Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, declarado culpable por narcotráfico en Estados Unidos

El mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. EL MUNDO (Vídeo) // REUTERS (Foto)

El capo mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán pasará lo que le queda de vida en la cárcel. Probablemente estará en torno a 23 horas diarias totalmente solo en una celda con un retrete, un lavabo, una ducha, una cama de cemento, una silla y una mesa, y sin ventanas al exterior. Sólo verá la luz del sol unas pocas horas a la semana -en algunos casos, a los reclusos solo se les permite tres horas cada siete días- en un patio de cemento. Es posible que no vuelva a estar al aire libre jamás, porque frecuentemente esos patios están cubiertos por tejados de plástico, que dejan pasar los rayos solares, pero no el aire. Cuando un preso de alta seguridad está allí, siempre está solo. Es posible que El Chapo no tenga acceso a internet jamás, y que sólo pueda comunicarse realizando llamadas a cobro revertido desde una cabina situada en un pequeño compartimento en el que apenas cabe una persona.

Ése parece el futuro más probable para el narcotraficante vivo más famoso del mundo después de que un juzgado del barrio neoyorquino de Brooklyn, formado por ocho mujeres y cuatro hombres, le encontrara culpable de los 10 cargos en su contra por el que ha sido juzgado en los últimos dos meses. El juez del caso, Brian Cogan, leyó la sentencia al ‘narco’, que iba vestido con un traje gris y corbata beige. Según los medios de comunicación presentes en el juico, Guzmán, de 61 años, no demostró ninguna emoción mientras se leyó el veredicto, aunque él y su esposa, Emma Coronel, 32 años más joven que él, se hicieron señas cuyo significado es una incógnita. Cuando la policía se llevó a El Chapo, Coronel le hizo un signo de ánimo con el pulgar de la mano hacia arriba, se cruzó las manos sobre el pecho, y le lanzó un beso.

Así concluye una carrera criminal de más de tres décadas, en la que Guzmán, de 61 años, dirigió en compañía de su socio Ismael Zambada -que está en paradero desconocido, presumiblemente en México- la mayor organización de tráfico de cocaína del mundo, con la que habría introducido en Estados Unidos medio millón de toneladas de esa droga, el equivalente de un gramo y medio por habitante de este país. Además, Guzmán ha sido declarado culpable de llevar a Estados Unidos heroína, metanfetamina, y marihuana, además de conspiración para llevar a cabo asesinatos. En el proceso, Guzmán se hizo con una fortuna estimada en cientos de millones de dólares, y contribuyó de manera decisiva a agravar los problemas de corrupción y falta de seguridad de México, un país donde el año pasado fallecieron de muerte violenta 33.000 personas.

Ese sendero de destrucción es el legado de El Chapo, que durante 8 años dirigió y expandió su imperio desde una cárcel en la ciudad mexicana de Jalisco, donde disfrutó de una vida de lujo hasta el extremo de que sus colaboradores le ofrecían un menú de comidas para que eligiera qué platos quería comer, y hasta le llevaban prostitutas a la prisión. Cuando en 2001 las autoridades mexicanas se plantearon extraditar a El Chapo a Estados Unidos, éste escapó tranquilamente. En 2014, volvió a ser arrestado, esta vez con la ayuda de Estados Unidos. Y un año más tarde volvió a escapar. En 2016 volvió a ser apresado, y un año más tarde, en un intento de congraciarse con el nuevo Gobierno de Donald Trump, México decidió llevar a cabo la decisión que más teme un ‘narco’: la extradición a Estados Unidos.

El juicio y la condena de El Chapo es una victoria para el sistema judicial de Estados Unidos, que así puede sacarse la espina que tiene desde la década de los 90, cuando nunca logró procesar al colombiano Pablo Escobar, acaso el narcotraficante más violento y poderoso que haya existido, y que provocó una oleada de violencia que causó 7.000 muertos en ese país latinoamericano.

Escobar fue abatido por la policía colombiana. El Chapo sigue vivo. Pero lo que le espera es como ser enterrado en vida.

ELMUNDO.ES

La OTAN se prepara para “un mundo con más misiles rusos”

Foto: Misiles balísticos intercontinentales Yars RS-24 durante un desfile en la Plaza Roja de Moscú. (Reuters)
Misiles balísticos intercontinentales Yars RS-24 durante un desfile en la Plaza Roja de Moscú. (Reuters)

La OTAN no tiene intención de desplegar nuevos misiles en Europapese al desarrollo de este armamento por parte de Rusia, en el caso de que fracase el tratado para la eliminación de armas nucleares de medio y corto alcance (INF), aseguró este martes su secretario general, Jens Stoltenberg, quien urgió una vez más a Moscú a volver a cumplir con un tratado que EEUU ha decidido abandonar.

La cuestión del INF será el epicentro de la Conferencia de Seguridad de Múnich que se celebra esta semana. Aunque Rusia ha descartado una nueva Guerra Fría tras la suspensión por parte de Washington -y posteriormente de Moscú- del tratado, el primer acuerdo de desarme sellado en 1987 entre ambos países y destinado a eliminar todos los misiles nucleares y convencionales de rango corto y medio, la Alianza se prepara para “un mundo sin el INF”, afirmó Stoltenberg.

“No tenemos intención de desplegar nuevos misiles nucleares de tierra en Europa”, indicó el secretario general de la OTAN, quien confirmó que los ministros aliados de Defensa abordarán en su reunión del miércoles y jueves en Bruselas “qué pasos debemos dar” paraadaptarse al incumplimiento ruso del INF y a “un mundo con más misiles rusos”.

Washington y Moscú se acusan mutuamente de violar INF, que prohíbe fabricar, desplegar o realizar pruebas de misiles de corto alcance (500-1.000 kilómetros) y de medio alcance (1.000-5.500 kilómetros). La decisión de retirarse de un tratado de misiles tan decisivo no fue una excentricidad más del presidente Donald Trump, sino que responde auna exigencia de la comunidad estratégica de EEUU, liderada por el Consejero de Seguridad Nacional John Bolton, que demanda una relación más realista con Rusia.

ÓSCAR VALERO. ATENAS

El fin del INF -y sus consecuencias de calado para la seguridad del continente europeo- tiene sus orígenes en la retirada de EEUU del ABM, un tratado que prohibía, o al menos limitaba, el uso de misiles anti-balísticos, en 2002. Desde ese mismo año la OTAN ha desarrollado un sistema antimisiles destinado a proteger a Europa de una potencial amenaza nuclear rusa, al que Moscú ha respondido con la construcción de una zona de denegación de acceso A2/AD con despliegue de misiles antiaéreos (S-300 y S-400) en Kola, Kaliningrado, Abjasia, Crimea y Siria.

Mientras, la Rusia de Vladimir Putin no sólo ha violado reiteradamente otros acuerdos internacionales como el INF, sino que directamente se ha retirado de otro importante mecanismo de desarme como es el CFE, un tratado que limitaba el despliegue capacidades convencionales en una amplia zona de Europa que va del Atlántico hasta los Urales.

“Mantendremos una disuasión efectiva”

Stoltenberg dijo que la OTAN quiere “mantener una disuasión y defensa efectivas” pero no quiso “especular sobre qué pasos” dará la Alianza. “Cualquier paso que demos será coordinado, mesurado y defensivo”, se limitó a señalar. El político noruego insistió en que la OTAN sigue “comprometida con un control de armas significativo y los esfuerzos de no proliferación”. “La OTAN no quiere una nueva carrera armamentística. No sería del interés de nadie”, aseguró.

El secretario general aliado aseguró que Moscú “sigue desarrollando y desplegando varios batallones del misil SSC-8″ en suelo europeo, “a pesar de los esfuerzos de EEUU y otros aliados durante muchos años para animar a Rusia a volver a cumplir” el tratado INF. “Todos sabemos que un tratado que solo respeta una parte no puede mantenernos seguros”, añadió, y justificó en ese contexto que Washington haya anunciado, “con el completo apoyo de todos los aliados de la OTAN”, su intención de retirarse del INF, algo que se hará efectivo en seis meses.

Para Stoltenberg, Rusia “tiene una última oportunidad de tomar un camino responsable. De volver a cumplir y salvar el tratado INF. Urgimos a Rusia a aprovechar esta oportunidad”. Afirmó, asimismo, que “no hay nuevos misiles estadounidenses en Europa” y dejó claro que la OTAN lo que mantiene es sistemas de defensa de misiles balísticos “en los que no hay misiles” e “interceptadores que no están armados”, que forman parte del acuerdo con Rumanía y Polonia sobre que “no habrá misiles ofensivos en esa parte” de la Alianza.

elconfidencial.com

El líder de Daesh sobrevive a un golpe de estado interno en Siria

Foto: El líder del autodenominado Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi. (Reuters)
El líder del autodenominado Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi. (Reuters)

El líder del autodenominado Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi, sobrevivió el mes pasado a un golpe de estado interno en Siria organizado por la sección extranjera del grupo, supuestamente liderados por el veterano combatiente Abu Muaz al Jazairi, según fuentes diplomáticas occidentales citadas por el diario británico ‘The Guardian’.

El incidente habría tenido lugar el pasado 10 de enero cerca de la localidad de Hayin, en la provincia de Deir Ezzor, uno de los últimos reductos en Siria de la organización yihadista. El ataque fue ejecutado por “combatientes extranjeros” que se enfrentaron a tiros contra los guardaespaldas de Al Baghdadi, a quien consiguieron sacar ileso del ataque.

“Los guardaespaldas descubrieron el plan justo a tiempo. Hubo un enfrentamiento y murieron dos personas. Han sido los combatientes extranjeros”, de acuerdo con las fuentes citadas por el diario británico. El Estado Islámico no ha acusado todavía en público a Abu Muaz al Jazairi pero ya ha ofrecido una recompensa por la cabeza de este individuo, uno de los 500 combatientes de Estado Islámico que quedan en la zona y del que las fuentes destacan su veteranía en combate.

ÁNGEL MARTÍNEZ. PALMIRA (SIRIA)

Deir Ezzor se ha convertido en el último bastión sirio de Estado Islámico. En sus guaridas están los principales líderes de la organización y lo que queda de la “sección internacional” del grupo yihadista, extranjeros que acudieron a Siria e Irak entre 2013 y 2015 hasta aumentar las filas del grupo hasta los 70.000 efectivos, según la Inteligencia de EEUU. Ahora solo quedan en Deir Ezzor unos 600 yihadistas, contando a la cúpula de la organización, atrapados en la frontera entre Siria e Irak; presionados desde Siria por las fuerzas kurdas aliadas de Washington, y desde Irak por las milicias chiíes respaldadas por Irán.

A medida que el Estado Islámico ha ido perdiendo territorio, la coalición internacional ha comenzado a buscar con más intensidad a Al Baghdadi, el hombre más perseguido de la región, diabético y, según los rumores, parcialmente incapacitado tras ser herido en un bombardeo hace años.

Las fuentes de Inteligencia consultadas por el diario británico creen que Al Baghdadi vive rodeado por los subordinados más fieles, después de que incluso algunos de sus asesores más cercanos decidieran rendirse en las últimas tres semanas a las fuerzas kurdas de las SDF. Muchos eran integrantes de la “sección extranjera”.

ELCONFIDENCIAL.COM

Ejecuciones públicas en Yemen entre vítores y flashes

Agentes de policía del Gobierno yemení preparan a Wadah Refat y Mohamed Khaled para su ejecución, en Adén.FAWAZ SALMANREUTERS

Cientos de personas presencian en Aden la aplicación de la sentencia de muerte contra dos hombres por raptar, violar y asesinar a un niño de 12 años

Yemen, dos años de violencia que han dejado más de 60.000 muertos

Cientos de personas se dieron cita ayer en un árido descampado de la ciudad portuaria yemení de Aden. A las nueve y media de la mañana una multitud de hombres se arremolinó junto al club Al Nasr, con el horizonte salpicado de rudimentarias viviendas. Entre el público, hubo quien se acercó, tentado por la curiosidad, a bordo de motocicletas haciendo rugir sus motores. Otros, en cambio, optaron por aproximarse a pie y unirse al círculo humano que, móvil en mano, observaba expectante el centro del corro. En las primeras filas, los niños se sentaron atropelladamente sin desviar la mirada de la escena. En las últimas, los más rezagados disfrutaron de una visibilidad tardía encaramándose sobre los vehículos. Desde todos los ángulos, en el centro del improvisado escenario, tendidos sobre una manta de rayas, se hallaban Wadah Refat y Mohamed Jaled. Los dos jóvenes, de 28 y 31 años respectivamente, fueron los protagonistas. El tumulto formado por grandes y pequeños acudió a ver sus últimos estertores.

Ambos fueron condenados a pena capital hace unos meses por raptar, violar y asesinar a Mohamed Saad, de 12 años. Los hechos sucedieron el pasado mayo. El muchacho jugaba junto a la casa de uno de sus verdugos en el distrito de Al Basatin, en la urbe del sur de Yemen convertida en capital del Gobierno del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, respaldado por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Los reos le arrastraron hasta el hogar y le violaron entre sus muros. “Tras la violación, no pudieron acallar los gritos del niño que suplicaba ayuda. Uno de ellos agarró un cuchillo y le rajó el cuello”, detalla el veredicto de tribunal. En el suceso fueron implicadas otras dos personas. También fue condenada a muerte una mujer de 33 años, pariente de uno de los violadores, por ayudar a descuartizar el cuerpo. Su ejecución pública, sin embargo, fue aplazada por su embarazo. Tendrá lugar cuando expire el periodo de lactancia. La cuarta persona involucrada fue sentenciada a dos años entre rejas.

Enfundados en pantalón y camisas azules, esposados y rodeados de uniformados, Wadah y Mohamed perecieron bajo las ráfagas de un pelotón de fusilamiento, el método habitual con el que las fuerzas de seguridad aplican las penas capitales dictadas por las cortes del país más pobre del Golfo Pérsico, deshecho por cuatro años de guerra civil en la que Irán y Arabia Saudí litigan por su hegemonía regional. El código penal contempla como alternativas la lapidación, el cadalso y la decapitación. A pesar de las trincheras que recorren su geografía, las ejecuciones públicas unen a los bandos en liza. En Saná, controlada por el grupo rival de los hutíes, un puñado de criminales acusados de violaciones y asesinatos de niños han sido fusilados en la céntrica plaza Tahrir. Sus cadáveres fueron luego colgados de una farola. Los fotogramas de las ejecuciones mostraban el mismo gentío subido a marquesinas y paradas de autobús, ávido de seguir en directo la muerte de los condenados. “He presenciado alguna ejecución y la gente la disfruta. Grita ‘justicia, justicia'”, relata a EL MUNDO.es el periodista yemení Ahmad al Gohbary.

“La ejecución pública es una violación de los derechos humanos aún más grotesca, particularmente en un país donde la capacidad de los acusados para obtener una representación legal adecuada y la cobertura del proceso es altamente limitada”, apunta a este diario Sarah Leah Whitson, directora regional de Human Rights Watch. La penúltima ejecución multitudinaria ocurrió en enero en Abb, a unos 200 kilómetros al sur de Saná. El ajusticiamiento, celebrado en un abarrotado estadio, recibió tal atención que fue grabado con un dron y distribuido después por la televisión. El preso que pereció sobre el campo se llamaba Yusef al Zawabi y había sido acusado de violar y asesinar a Alaa al Hamiri, una adolescente de la urbe. Padeció la misma agonía que Wadah y Mohamed: un batallón de agentes, provisto de rifles automáticos, abrió fuego sobre su corazón, siguiendo las indicaciones de un galeno. Arropado por una estruendo de vítores y flashes.

ELMUNDO.ES

Golpe a los intereses de Rusia: la OTAN pone otra pica en los Balcanes

Foto: Miembros de la guardia de honor de Macedonia durante una ceremonia de bienvenida al ministro de Defensa croata en Skopje. (Reuters)
Miembros de la guardia de honor de Macedonia durante una ceremonia de bienvenida al ministro de Defensa croata en Skopje. (Reuters)

Con una ovación cerrada de los otros 29 miembros, la OTANescenificaba que la firma del protocolo de adhesión de Macedonia del Norte a la Alianza es uno de los pocos motivos de alegría que ha tenido en los últimos tiempos. La retirada de EEUU del tratado balístico INF, que podría reactivar una carrera armamentística con Rusia; la seria consideración de Francia y Alemania de dar pasos hacia un ejército europeo y, sobre todo la actitud de Donald Trump hacia el organismo nacido de la Guerra Fría han puesto en entredicho su cometido.

El inquilino de la Casa Blanca ha insinuado que Washington podría retirarse de la OTAN, argumentando que casi nadie cumple con la contribución del 2% del PIB prometida y que, por tanto, le deben dinero. Para terror del establishment, parece que esta decisión es una prerrogativa presidencial, por lo que ni los Congresistas ni Senadorespodrían detenerle si quisiera hacerlo. Rusia observa desde un sillón privilegiado, viendo como el miembro más poderoso aliena al resto.

La OTAN, hasta hace muy poco uno de los principales resortes de presión de occidente sobre Moscú y sus aliados, está más débil que nunca, si no militarmente sí a nivel de legitimidad internacional, precisamente por el aislacionismo trumpiano. Su llegada a 30 miembros, no obstante, le da ciertamente un balón de oxígeno. Tal y como sucedió con Montenegro en el año 2017 ha vuelto a ganarle la partida a Rusia en un país eslavo y en uno de los avisperos de Europa, los Balcanes. Moscú tenía sin duda la influencia en la élite conservadora y nacionalista macedonia, pero el apoyo popular en el país para entrar en la Alianza era masivo, ni la propaganda ni los hackers han podido remontar eso.

ÓSCAR VALERO. ATENAS

La llegada de Macedonia del Norte a la Alianza no ha sido ni mucho menos sencilla y el proceso ha estado a punto de descarrilar en repetidas ocasiones porque a pesar del predicamento de la organización en el país había que salvar varios importantes escollos. Grecia ha bloqueado hasta ahora el acceso a la OTAN (y a la UE) de la llamada desde la independencia Antigua República Yugoslava de Macedonia por el llamado contencioso del nombre. Atenas consideraba históricamente -y así lo mantuvieron gobiernos conservadores y socialistas- que el uso de “Macedonia” dentro del nombre del vecino del norte podía alimentar los sueños irredentistas de una parte de la población y, consecuentemente, despertar las reclamaciones territoriales sobre su región macedonia. Los políticos macedonios, que para consumo interno usaban República de Macedonia, no estaban dispuestos a ceder un nombre que, además les ayudaba a construir una identidad nacional alrededor del líder macedonio por excelencia: Alejandro Magno.

Solo la llegada de dos líderes con menos veta nacionalista que sus predecesores, los primeros ministros Zoran Zaev y Alexis Tsipras, pudo concebir el acuerdo de Prespa, que terminaba con las diferencias y abría el mundo a la República de Macedonia del Norte.

Las coaliciones parlamentarias de Zaev y Tsipras sufrieron graves pérdidas, y el pulso no estuvo del todo ganado hasta la votación del acuerdo en la Cámara helena en enero. Macedonia del Norte había celebrado un referéndum ampliamente boicoteado por la oposición y Tsipras casi se queda sin el poder. Las protestas en ambos países por parte de los nutridos grupos nacionalistas habían puesto a ambos Gobiernos muchas veces contra las cuerdas. Muchas de estas manifestaciones contaron con la participación de agentes provocadores financiados por Moscú, como descubrieron las autoridades griegas, que llegaron a expulsar a diplomáticos rusosacusados de querer sobornar a funcionarios para descarrilar el acuerdo. Se podría decir la llegada de Macedonia del Norte a la OTAN fue precedida por una disputa por ‘proxy’, aunque de guante blanco, entre el bloque EEUU-UE y Rusia, que ha terminado por ganar el primero.

El ministro de Exteriores macedonia Nikola Dimitrov y el Secretario General de la OTAN dan una rueda de prensa conjunta tras la firma del acuerdo formal de adhesión al organismo, en Bruselas, el 6 de febrero de 2019. (Reuters)
El ministro de Exteriores macedonia Nikola Dimitrov y el Secretario General de la OTAN dan una rueda de prensa conjunta tras la firma del acuerdo formal de adhesión al organismo, en Bruselas, el 6 de febrero de 2019. (Reuters)

¿Objetivo Serbia?

Esta nueva pica de la OTAN en los Balcanes es el preludio de la gran batalla que queda por librar en la región (con perdón de Bosnia):Serbia.

Si bien la guerra de Yugoslavia y los bombardeos sobre Belgrado dejan fuera de cualquier cuestión la incorporación de Serbia a la OTAN, la mayor aspiración de Belgrado actualmente es ingresar en la UE, algo que Rusia no parece dispuesta a permitir si está en su mano. La entrada de Serbia en el bloque occidental, habiendo sido uno de los aliados tradicionales de Moscú por afinidades culturales y religiosas, dejaría a Rusia con una influencia mínima en Europa más allá de la propaganda.

Bruselas ya ha puesto el caramelo: ha establecido que para 2025 el país podría unirse al bloque, lo que per se da margen para solucionar el gran obstáculo para la adhesión, es decir, la solución del problema de Kosovo que, aunque no pone condiciones, parece casi de cajón que debe pasar por un reconocimiento de la región como país autónomo. De hecho el ejemplo de la solución de Grecia y Macedonia del Norte sobre el nombre, un conflicto bastante enquistado, abre las expectativas de que es posible que en la región se puedan resolver disputas sin recurrir necesariamente a la violencia.

IRENE SAVIO. BELGRADO

Además las recientes visitas de Aleksandar Vucic a Rusia y de Putin a Serbia han servido para mostrar que entre Moscú y Belgrado no hay una gran sintonía. Además algunos acuerdos económicos de relevancia y muchas fotos de familia ambos mandatarios han mostrado que no tienen una gran afinidad política. Vucic, presionado por la oposición, que encadena semanas y semanas de protestas por sus modos autoritarios y le pide elecciones libres, busca avanzar y resolver el conflicto con Kosovo porque tanto él como gran parte de la elite serbia ve la UE como solución a muchos problemas. Rusia, como recuerdan muchos analistas, no tiene nada que ganar con la resolución del conflicto, y sí mucho que perder. Hasta ahora Serbia depende del veto ruso en la ONU para que no se admita a Kosovo. Si Belgrado reconoce a Prístina, se queda sin una de sus grandes bazas.

Rusia, apuntan algunos observadores, está dispuesta a desgarrar la sociedad del país declarándose guardiana de las esencias del patriotismo serbio incluso si eso se lleva por delante a los líderes como Vucic.

ELCONFIDENCIAL.COM

Amnistía denuncia que Emiratos desvía armamento pesado a milicias en Yemen en plena resaca del mediático viaje del Papa

Rebeldes hutíes patrullan una calle en Hodeida, Yemen. ABDULJABBAR ZEYADREUTERS

El emirato de Abu Dabi, que presume de tener sucursales locales del Louvre y la Sorbona, trata ahora de rentabilizar la visita del papa Francisco a su geografía de rascacielos y opulencia. Durante su histórico periplo, su Santidad clamó por el fin de la “carrera armamentistica” en el mundo. Una llamada desde Abu Dabi que cocha con la denuncia voceada este miércoles por Amnistía Internacional sobre el desvío de armamento avanzado por parte de Emiratos Árabes Unidos a milicias afines en Yemen.

La investigación, realizada por la organización internacional a partir de fuentes públicas y divulgada este miércoles, arroja luz sobre la entrega de armas adquiridas por Emiratos Árabes Unidos a milicias acusadas de haber cometido crímenes de guerra y otras graves violaciones en la nación más pobre del golfo Pérsico, escenario de la mayor crisis humanitaria del planeta. Entre el material suministrado “de manera imprudente” por la federación, figuran vehículos blindados, sistemas de mortero, rifles, pistolas y ametralladoras.

Un arsenal que se halla actualmente en manos de milicias respaldadas por Emiratos como los Security Belt, las fuerzas de élite Shabwani y “Los gigantes”. Su rastro ha sido identificado por Amnistía en la batalla por la estratégica ciudad portuaria de Hodeida. Allí, las milicias emplearon “una amplia variedad de vehículos blindados suministrados por EEUU y equipados con ametralladoras pesadas, incluidos los modelos M-ATV, Caiman y MaxxPro”; la belga FN Minimi, una ametralladora ligera; ametralladoras sebias Zastava M02 Coyote y vehículos acorazados Agrab equipados con un sistema de mortero singapurés de 120mm, un sistema combinado de armas del que Emiratos es el único cliente conocido.

El calculado y alarmante desvío de armas abre, a juicio de Amnistía, un nuevo episodio de la guerra en Yemen. “Se ha criticado con razón a Estados Unidos, Reino Unido, Francia y otros estados europeos por suministrar armas a fuerzas de la coalición árabe y se ha relacionado a Irán con el envío de armas a los hutíes. Ahora surge una nueva amenaza letal. Yemen se está convirtiendo en un refugio para milicias respaldadas por Emiratos que prácticamente no rinden cuentas de sus actos”, subraya Patrick Wilcken, investigador sobre Control de Armas y Derechos Humanos del grupo.

Desde el inicio de los bombardeos de la coalición árabe que lideran Arabia Saudí y Emiratos en marzo de 2015, los países occidentales han enviado armamento por valor de al menos 3.500 millones de dólares al ejército emiratí. Unos negocios en los que se hallan armas convencionales pesadas, como aeronaves y buques; armas pequeñas y ligeras y sus correspondientes repuestos y municiones. “Las fuerzas emiratíes reciben armas y se limitan a desviarlas hacia milicias en Yemen que no responden ante nadie y de las que se sabe que han cometido crímenes de guerra”, agrega Wilcken.

Una realidad desoladora sobre la que Amnistía pone el foco apenas un día después del final de la visita del papa Francisco. En uno de sus discursos públicos, ante el propio príncipe heredero, el Pontífice reclamó “la desmilitarizacion del corazón del hombre”. “La carrera armamentistica, la extensión de sus zonas de influencia, las políticas agresivas en detrimento de lo demás nunca traerán estabilidad”, advirtió Bergoglio, que citó expresamente la situación en Yemen, con varias decenas de miles de muertos y 15,9 millones de habitantes al borde de la hambruna.

“Durante la reciente visita del Papa a Emiratos, las autoridades locales trataron de dibujar la imagen de un país tolerante. Sin embargo, Emiratos ha sido de todo menos tolerante en Yemen, donde ha armado, financiado y entrenado a milicias que han incurrido en prácticas ilegales de detención, incluidas desapariciones forzadas, torturas con descargas eléctricas, simulacros de ahogamiento o humillación sexual,”, relata a EL MUNDO Rasha Mohamed, investigadora de Amnistía en Yemen.

“A pesar de las graves violaciones atribuidas a Emiratos y sus milicias en Yemen, decenas de estados continúan reponiendo sus existencias de armas. La única manera de resolver esto es que los países que suministran armamento dejen de hacerlo a todas las partes del conflicto yemení, incluidos los Emiratos pues existe el riesgo cierto de que dichos equipos se empleen para cometer o facilitar violaciones graves del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos”, agrega la activista de Amnistía.

Con la segunda ronda de negociaciones sobre Yemen en el horizonte, tras los avances cosechados en diciembre, Dinamarca, Finlandia, Noruega y Países Bajos anunciaron recientemente la suspensión de las transferencias de armas a Emiratos. Amnistía advierte de que otras naciones deberían “seguir su ejemplo si no desean tener parte de responsabilidad en las terribles consecuencias de estas transferencias para la población civil de Yemen”.

Las partes en liza en la guerra se hallan en plena elaboración de la lista definitiva de los prisioneros que se beneficiarán del canje pactado en diciembre. La ONU también busca impulsar la frágil tregua en Hodeida acordada en la primera ronda de diálogo, amenazada por la incapacidad de las partes beligerantes para alcanzar un consenso sobre quién controlará el puerto y la ciudad tras el repliegue de sus tropas. En busca de un acuerdo, representantes de ambos lados se reúnen este miércoles a bordo un barco en el mar Rojo.

 

ELMUNDO.ES