Aumentan a 45 los muertos en una ola de atentados en Bagdad

 Al menos 45 personas han muerto este martes en una serie de atentados con bomba en todo Irak, especialmente en concurridos mercados y zonas comerciales de Bagdad, según fuentes policiales y médicas.

   El más mortífero de los ataques en Bagdad se ha producido en el distrito de Shaab, predominantemente chií y situado en el norte de la capital, donde la explosión de dos coches bomba se ha cobrado la vida de ocho personas. También se han producido ataques en los distritos de Abu Dsheer, Kamaliya, Tobchi y Shula.

“Una explosión afectó a un mercado abarrotado de personas comprando”, ha explicado el agente Ali Sadoun. “Cuando los policías y la gente se acercó para auxiliar a los heridos, se produjo una segunda explosión”, ha explicado.

A las afueras de Bagdad, seis personas han fallecido en la explosión de una bomba durante un ceremonia funeraria. En la provincia de Amara, en el sur de Irak, cuatro personas han fallecido por la explosión de un coche bomba. En la ciudad de Basora, tres personas han resultado heridas en un atentado contra un hotel.

El lunes, al menos 27 personas fallecieron en diferentes atentados contra zonas de mayoría chií. En junio, el número de personas fallecidas en Irak en atentados terroristas o ataques de insurgentes alcanzó la cifra de 761.

Los continuos atentados en Irak han aumentado los temores a que vuelvan a producirse nuevos enfrentamientos entre los miembros de las diferentes ramas del islam, mientras que el Gobierno, que debe estar compuesto por kurdos, chiíes y suníes, aún no cuenta con suficiente estabilidad.

La insurgencia se ha estado nutriendo de los suníes, quienes acusan a los chiíes de dominar el país desde que Estados Unidos invadió en 2003 Irak y expulsó del poder al presidente suní Sadam Hussein. Además, las luchas interreligiosas han aumentado por la guerra civil en la vecina Siria.

 

FUENTE: REUTERS

Al menos seis muertos por un ataque miliciano a un puesto de control en Pakistán

 Al menos seis soldados paramilitares han muerto y otros siete han resultado heridos en un ataque perpetrado a última hora del martes por una milicia contra un puesto de control policial ubicado en la ciudad de Peshawar, en el noroeste de Pakistán.

   El ataque se ha producido alrededor de la medianoche del miércoles contra el puesto de control fronterizo de Kishan Ganga, por un grupo de hombres armados.

Fuentes de seguridad han informado a Geo News de que seis miembros de la fuerza paramilitar Jasadar han fallecido, siete han resultado heridos y otros tres están desaparecidos.

 

FUENTE: EUROPAPRESS.ES

Hombres armados sitian el Ministerio de Interior de Libia

Cientos de hombres armados han sitiado a última hora del martes el Ministerio de Interior de Libia, ubicado en Trípoli, para exigir la dimisión de su titular, Mohamed Al Sheij, según han informado diversas fuentes.

   Según ‘The Libya Herald’, cientos de hombres fuertemente armados han llegado a las puertas del Ministerio de Interior y han abierto fuego contra los guardias de seguridad, que se han retirado, cerrando la entrada principal.

Una fuente del Ministerio de Interior ha revelado que los asaltantes han exigido la dimisión de Al Sheij, porque consideran que no posee la suficiente autoridad; el desarme de todas las milicias de Trípoli; y el pago de salarios atrasados.

Otra fuente del Ministerio de Interior, citada por Reuters, ha explicado que los asaltantes han pedido la salida de Al Sheij por sus vínculos con el Comité Supremo de Seguridad (CSS), una amalgama de milicias apoyada por el Gobierno para garantizar el orden público.

De momento, se desconoce la identidad de los asaltantes, pero por el tipo de armamento que llevaban se cree que podrían proceder de la ciudad de Zintan, ubicada a 160 kilómetros de la capital libia.

El Gobierno de Alí Zeidan ha enviado una comisión ministerial para negociar con los asaltantes, pero su intervención no ha sido necesaria, porque cuatro horas después del asalto han decidido marcharse.

Al parecer, a su retirada han amenazado con sitiar un edificio gubernamental, empezando por los ministerios, todas las noches a partir de ahora y hasta que las autoridades libias atiendan sus demandas.

El asalto se produce una semana después de que el CSS y las milicias capitalinas se enfrentaran, dando lugar a una ola de violencia que se saldó con al menos diez muertos y un centenar de heridos y llevó a la destitución del ministro de Defensa, Mohamed Mahmud al Bargati.

Desde la caída del régimen de Muamar Gadafi, el 20 de octubre de 2011, las nuevas autoridades libias tratan de restaurar la seguridad en todo el territorio, imponiéndose a las milicias que lucharon para derrocar al ex coronel y que ahora se niegan a entregar las armas.

 

FUENTE: UROPAPRESS.ES