Archivos para mayo, 2015

alt

Por Thierry Meyssan

La situación en el Levante se agrava considerablemente al cortar el Emirato Islámico la llamada «ruta de la seda», o sea el paso de Irán hacia el Mediterráneo. Para ello sólo existen dos opciones: pasar por Deir ez-Zor y Alepo o por Palmira y Damasco. La primera vía está cortada desde inicios de 2013 y la segunda acaba de verse interrumpida. La caída de Palmira tendrá, por consiguiente, consecuencias considerables para todo el conjunto del equilibrio regional.

La prensa occidental dedica en estos días sus titulares a Siria, algo que no sucedía desde que se habló, hace 2 años, de los ataques químicos perpetrados en las afueras de Damasco y del proyecto de intervención militar de la OTAN. Los periodistas expresan inquietud ante el avance del Emirato Islámico y la posible destrucción de los vestigios de la antigua ciudad de Palmira.

Pero son pocos los que conocen la historia de la reina Zenobia, quien –aprovechando la debilidad de Roma, que acababa de perder la Galia– proclamó a su hijo «emperador» y asumió ella misma la posición de «regente». La reina Zenobia no sólo liberó Siria. También redimió a los pueblos que habitaban los territorios de los actuales Egipto, Palestina, Jordania, Líbano, Irak, parte de Turquía e incluso Irán. Su capital, Palmira, fue una ciudad que se caracterizaba por su refinamiento, abierta a todas las religiones, una escala brillante en la ruta de la seda entre Damasco y China. Sin embargo, después de un exitoso golpe de Estado en Roma, el general Aureliano logró restablecer la unidad del imperio aplastando primeramente las fuerzas de la reina Zenobia, y posteriormente el imperio galo, antes de poner fin a la libertad religiosa, imponer el culto al Sol invicto y proclamarse Dios a sí mismo. Esta prestigiosa historia hace de Palmira el símbolo de la resistencia del Levante ante el imperialismo occidental de la Antigüedad.

Pero resulta sorprendente el relieve que ha dado la prensa occidental a la caída de Palmira, sobre todo teniendo en cuenta que el mayor avance del Emirato Islámico esta semana no fue en Siria, ni tampoco en Irak, sino en Libia con la caída de Sirte, ciudad 5 o 6 veces más poblada que la ciudad siria de Palmira. Pese a ello, los mismos periodistas que durante los 2 últimos meses no hablaban de otra cosa que del caos reinante en Libia y lanzaban constantes llamados a favor de una intervención militar europea, oficialmente dirigida a poner fin a la oleada de migrantes, no hablan de ese avance del Emirato Islámico en Libia. Claro, hay que recordar que quien encabeza el Emirato Islámico en Libia es Abdelhakim Belhadj, nombrado –con el respaldo de la OTAN– gobernador militar de Trípoli [1] y recibido oficialmente en París, el 2 de mayo de 2014, por el ministerio francés de Relaciones Exteriores.

Para agregar dramatismo a la situación en Siria, los periodistas occidentales afirman en coro que ahora «Daesh [2] controla la mitad del territorio sirio». Afirmación que contradicen los mapas que ellos mismos publican, en los que el lector atento puede comprobar que Daesh sólo controla unas cuantas ciudades y carreteras sin llegar a tener bajo control regiones enteras del país.

Es evidente que el objetivo del tratamiento mediático de la situación en el «Medio Oriente ampliado» no es ofrecer al público occidental una imagen real sino instrumentalizar sólo ciertos factores cuidadosamente seleccionados para justificar determinadas políticas.

El Emirato Islámico y la importancia de Palmira

Mucho nos gustaría que la inquietud ante la caída de Palmira fuese sincera y que las potencias occidentales, después de haber masacrado millones de personas en esta región a lo largo de una década, finalmente se hubiesen decidido a poner fin a esos crímenes. Pero no podemos dejarnos engañar. Esa inquietud de fachada no busca otra cosa que justificar una reacción militar invocando la amenaza del Emirato Islámico.

Se trata de un elemento indispensable si Washington quiere realmente concretar la firma del acuerdo que ha venido negociando –desde hace 2 años– con Teherán.

En efecto, el Emirato Islámico fue creado por Estados Unidos con ayuda de Turquía, de las monarquías del Golfo y de Israel, algo que siempre hemos denunciado y que ahora aparece demostrado en un documento de la DIA (siglas en inglés de la Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos) parcialmente desclasificado esta semana, documento que el lector interesado puede leer gracias al vínculo que incluimos al final de este artículo.

En contradicción con las sandeces que publican los periodistas que acusan al «régimen de Bachar» (sic) de haber creado ese grupo yihadista para dividir la oposición siria y hacerla caer en el radicalismo, el documento de la DIA demuestra que el Emirato Islámico actúa de conformidad con la estrategia de Estados Unidos. Este informe de la Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa estadounidense, fechado el 12 de agosto de 2012 y que circuló ampliamente en el seno de la administración Obama, anunciaba claramente los planes de Washington:

«Si se produce un desenlace, existirá la posibilidad de establecer un principado de salafistas, reconocido o no, en el este de Siria (Hassake y Deir ez-Zor), lo cual es exactamente el objetivo de la oposición [los Estados occidentales, los Estados del Golfo y Turquía], para aislar al régimen sirio, considerado como la profundidad estratégica de la expansión chiita (Irak e Irán).»

Como siempre dijimos, la creación y desarrollo del Emirato Islámico son resultado de una decisión del Congreso de Estados Unidos, adoptada durante una sesión secreta realizada en enero de 2014, para concretar la aplicación del plan Wright. Se trataba entonces de crear un «Kurdistán» y un «Sunnistán» que abarcarían territorios pertenecientes a Siria e Irak para cortar así la «ruta de la seda», después del soborno y la traición que hicieron posible la caída de Deir ez-Zor en manos de los yihadistas (funcionaros corruptos de Deir ez-Zor se dejaron sobornar y entregaron la ciudad sin combatir).

Desde los tiempos de la Alta Antigüedad, una red de vías terrestres de comunicación conecta Xi’an (la antigua capital china) con la costa del Mediterráneo. Esa ruta vincula a Irán con el mar a través del desierto, ya sea pasando por Deir ez-Zor y Alepo o pasando por Palmira y Damasco. Actualmente garantizaba el transporte de armas hacia Siria y el Hezbollah y posteriormente debía ser utilizada para transportar el gas de los yacimientos de Fars (en Irán) hacia el puerto de Latakia (en Siria).

Palmira, la «ciudad del desierto», es por consiguiente mucho más que el inestimable vestigio de un maravilloso pasado. Es ante todo una plaza de enorme importancia estratégica en el equilibrio regional. Precisamente por eso es grotesco afirmar que el Ejército Árabe Sirio no trató de defenderla. En realidad, el Ejército Árabe Sirio actuó allí como ha venido haciéndolo desde que comenzó la llegada de mercenarios a Siria: en aras de evitar bajas entre la población civil, se repliega cuando los mercenarios avanzan en pequeños grupos que coordinan sus acciones entre sí (gracias a los modernos medios de comunicación que reciben de las potencias occidentales) y vuelve a golpearlos cuando se reagrupan en posiciones definidas.

Otra realidad es que la coalición internacional anti-Daesh, creada por Estados Unidos en agosto de 2014, nunca ha combatido realmente a los yihadistas. Está más que demostrado –no una sino unas 40 veces– que los aviones occidentales lanzan en paracaídas armamento y municiones que acaban en manos del Emirato Islámico.

También es notorio que, aunque la llamada coalición de 22 países dice disponer de una cantidad superior de hombres, mejor entrenados y mejor equipados que los del Emirato Islámico, lo cierto es que esa “coalición” no logra hacer retroceder a los yihadistas, quienes –como estamos viendo– siguen conquistando nuevas vías terrestres de comunicación.

La evolución de los intereses estadounidenses

En todo caso, Washington ha cambiado de estrategia. La reciente nominación del coronel James H. Baker como nuevo estratega del Pentágono [3], demuestra que la administración Obama ha pasado la página de la estrategia del caos. Estados Unidos vuelve ahora a una concepción imperial clásica, basada en la existencia de Estados estables. Y para firmar su acuerdo con Irán tendrá que evacuar al Emirato Islámico del Levante antes del 30 de junio.

La ingente campaña de prensa sobre la caída de Palmira podría no ser otra cosa que una forma de preparar a la opinión pública con vista a una verdadera implicación militar en contra del Emirato Islámico. Ese será el sentido de la reunión de los 22 miembros de la coalición anti-Daesh (y de 2 organizaciones internacionales) a celebrarse en París el próximo 2 de junio. El Pentágono tendrá que decidir para esa fecha si opta finalmente por destruir el Emirato Islámico o por desplazarlo hacia otra parte para asignarle nuevas tareas. Tres destinos son previsibles para un redespliegue de los yihadistas: Libia, el África negra o el Cáucaso.

De no ser así, Irán no firmará el acuerdo y la guerra seguirá agravándose ya que la caída de Palmira bajo los ataques de los yihadistas, fabricados y amamantados por Occidente, tendrá las mismas consecuencias que su conquista por las legiones del emperador Aureliano. Ya en este momento, ese hecho amenaza la supervivencia del «Eje de la Resistencia», o sea la coalición Irán-Siria-Líbano-Palestina. El Hezbollah se plantea decretar la movilización general.

NOTAS

[1] «De cómo los hombres de al-Qaeda llegaron al poder en Libia», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 7 de septiembre de 2011; «Los Contras sirios apoyados por Washington están bajo el mando de un “ex” terrorista de al-Qaeda», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 19 de diciembre de 2011; y «Según Interpol, Abdelhakim Belhadj es el jefe del Emirato Islámico en Magreb», Red Voltaire, 25 de febrero de 2015.

[2] Daesh es el acrónimo árabe del Emirato Islámico, también conocido en Occidente como “Estado Islámico”, anteriormente designado bajo las siglas EIIL (Emirato Islámico en Irak y el Levante), y también ISIS (Islamic State in Irak and Syria) o ISIL (Islamic State in Irak and Levant). Nota de la Red Voltaire.

[3] «Nominación del nuevo estratega del Pentágono», Red Voltaire, 17 de mayo de 2015.

Tres dirigentes de ETA durante la grabación de uno de sus comunicados.

El guardia civil Anido, como el espía Lejarza, vive ahora en la clandestinidad y, al igual que Lejarza, no ha recibido el homenaje a que se han hecho acreedores tras jugarse la vida para poner fin al terrorismo.

Hace veinte años, en abril de 1995, se produjo un hecho dramático en la casa de Estrasburgo en que vivían Antonio Anido y Rosalía Martínez. Eran los padres de un joven guardia civil, José Antonio, que les había informado años antes de que se iba a infiltrar en ETA con su auténtica identidad. Para ello, era imprescindible que sus padres conocieran que iba a pasar de ser un joven ejemplar a otro con problemas con la Justicia.

Objetor de conciencia

En 1989, el joven gallego se desplazó a Bayona, en el sur de Francia, para dotar de credibilidad a la que iba a ser su tapadera. Se convirtió en Joseph, un objetor de concienciaque había ido a vivir allí tras desertar del Ejército.

Gracias a ser perseguido por los jueces españoles, consiguió entrar en los grupos de simpatizantes de la banda. No ocultó en ningún momento que sus padres vivían en Estrasburgo y le apoyaban al cien por cien.

Fue por eso que a sus padres no les pilló por sorpresa, aunque les creara mucha tensión, la visita, un día del mes de abril de hace 20 años, de varios jóvenes que dijeron ser compañeros de Joseph en ETA. Su hijo les había advertido de que, si esa situación se producía, fueran amables y así actuaron.

Les dieron comida y alojamiento y hablaron con ellos como amigos que eran de su hijo. Ellos sabían lo que José Antonio estaba haciendo pero desconocían a qué se había dedicado concretamente en los últimos seis años.

Chófer de Mikel Antza

Los visitantes, sin embargo, aprovecharon que estaban en la casa para revolver papeles y encontraron escondido en un armario unos álbumes de fotos, en los que los padres habían guardado fotos históricas de su hijo, algunas de ellas vestido de guardia civil.

Robaron la foto y salieron corriendo, produciendo pánico en los padres, que rápidamente avisaron a la Guardia Civil para intentar salvar la vida de su hijo. Por suerte lo consiguieron, aunque ahí acabó el trabajo operativo del topo.

El ‘etarra’ Anido había conseguido, como lo hizo Mikel Lejarza, alcanzar a la cúpula de ETA, donde muy pocos llegan debido a los estrictos controles de seguridad de la banda. Cuando fue descubierto se había convertido en el chófer de Mikel Antza, el jefe terrorista, a quien llevaba de un lugar a otro para mantener las reuniones secretas que nadie debía conocer.

Entre sus éxitos conocidos está la captura de Alberto López de la Calle, alias ‘Mobutu’, uno de sus principales asesinos, en 1994, y la caída de la cúpula en Bidart en 1992.

Una bala para Anido

Si todos los comandos de ETA habían llevado hasta ese momento una bala en la recámara para matar a ‘El Lobo’, a partir de ese momento sumaron una para Anido. El entonces CESID, ahora CNI, lo envió fuera de España para evitar que lo localizaran y un suceso fortuito permitió tres años después que fuera identificado.

Anido se encontraba destinado en el embajada española en Bogotá. Un día trasladaba cinco millones de pesetas junto a un compañero cuando fueron asaltados. El también guardia civil Domingo Gómez, perdió la vida, y Anido consiguió escapar poniendo a salvo el dinero de la embajada, aunque recibió un tiro en la pierna.

En la prensa mundial se descubrió que detrás de Antonio Cabana Romar, los segundos apellidos de sus padres, se escondía el topo que se infiltró en ETA. Desde entonces, ha vuelto al mundo de las sombras.

En el CNI muchos agentes piensan que tanto Anido como Lejarza merecen el reconocimiento de la sociedad española, como se hace en otros países que no olvidan a sus héroes.

elconfidencialdigital.com

(defensa.com) La Fuerza Aérea Brasileña (FAB) y el Comando Sur del Departamento de Defensa de los Estados Unidos desarrollaron  un taller de evaluación operativa sobre el SNap 3 (Programa de  Nano satélites). La constelación consta de tres nano satélites de órbita baja  diseñados para proporcionar enlace de comunicaciones en  operaciones militares y en  acciones civiles, como  búsqueda y rescate en casos de desastres naturales.

El proyecto estadounidense intenta probar, junto con Brasil, si en el Amazonas el equipo proporciona comunicaciones (audio y texto) en lugares de difícil acceso. El clima tropical, con ríos y densa selva, es un marco óptimo para probar la funcionalidad del programa. Los grandes árboles en el área forman una barrera natural y filtran la radiación desde el satélite, dificultando la propagación de ondas electromagnéticas. “No tenemos este tipo de terreno en los Estados Unidos, probar estos sistemas en este entorno es muy ventajoso para nosotros.”. Las pruebas de funcionamiento de la pequeña constelación de nano satélites que se lanzará al espacio en septiembre, desde la Base Vandenberg de la Fuerza Aérea en California, comenzará tres meses más tarde, cuando el equipo ya esté en órbita.

Para el comandante del Núcleo de Operaciones Espaciales Principal (NUCOPE-P),  coronel Hélcio Vieira Junior, el interés de la FAB se relaciona con el uso potencial de este tipo de comunicaciones por satélite para las misiones de búsqueda y rescate (SAR). “En el accidente del Boeing 777 de Air France -en 2009- sobre el océano, el mando y control de las operaciones fue muy  difícil. A veces, las aeronaves (SC-295 Amazonas y C-130 Hércules) despegaban a realizar una búsqueda y debíamos  esperar a otras para establecer la comunicación con el avión que estaba en la zona de búsqueda. Si  hubiéramos tenido algún tipo de comunicación por satélite podríamos haber cambiado la zona de búsqueda y actualizar  las misiones en vuelo “, explica. Además de en Brasil, los estadounidenses van a probar sus satélites con Colombia y Perú. (Javier Bonilla)

Desde la partida de las tropas de la OTAN, las fuerzas afganas se encuentran solas ante la insurrección de talibanes. AFP / ARCHIVO

Un camión con una tonelada de explosivos detona a la entrada de un complejo gubernamental.

KANDAHAR, AFGANISTÁN (25/MAY/2015).- Un camión bomba de los talibanes detonado con alrededor de una tonelada de explosivos a la entrada de un complejo gubernamental en el sur deAfganistán dejó más de 70 personas heridas este lunes, en el marco de la ofensiva de primavera del grupo armado.

Mujeres y niños resultaron heridos en este ataque en Qalat, capital de la provincia de Zabul, a las puertas de un complejo de edificios que alberga las dependencias del gobierno provincial.

Los ataques de los talibanes se han intensificado contra objetivos gubernamentales y extranjeros, a pesar de las reiteradas peticiones de Kabul de reanudar negociaciones de paz con los insurgentes.

“Setenta y tres personas resultaron heridas en un ataque suicida en el complejo” en la capital provincial, Qalat, dijo el jefe adjunto de la policía provincial, Ghulam Jilani.

El jefe de la policía provincial, Mirwais Noorzai, dijo que más de setenta personas habían resultado heridas y que cuatro de ellas estaban en condiciones críticas.

Un anterior balance de la policía daba cuenta de 40 personas heridas.

“Se utilizaron alrededor de mil kilogramos de explosivos en el ataque”, agregó Noorzai.

Seis oficiales de policía y cuatro miembros del consejo provincial estaban entre los heridos, mientras que trabajadores del gobierno y residentes de la zona también resultaron heridos.

Por otra parte, en el distrito de Shahwalikot en la provincia de Kandahar (sur), seis civiles al menos resultaron muertos cuando la camioneta pick-up en la que se trasladaban chocó contra un coche bomba, anunciaron las autoridades sin brindar más precisiones.

Los talibanes, que llevan 13 años enfrentándose en una guerra contra el gobierno afgano, respaldado por Estados Unidos, revindicaron el ataque.

Los talibanes afganos lanzaron su ofensiva de primavera, denominada “Azm” (“Determinación”), a finales de abril, prometiendo ataques por todo el país en lo que podría ser la temporada de combates más sangrienta de la última década, después de que las fuerzas de la OTAN se retiraran del frente.

También en Kabul, el pasado 19 de mayo, la explosión de un coche bomba de los talibanes en un aparcamiento del ministerio de Justicia mató a cuatro personas y dejó docenas de heridos.


Aumenta el número de civiles muertos

Según la Misión de Asistencia en Afganistán de Naciones Unidas (Unama), en los primeros cuatro meses de 2015, las muertes de civiles se incrementaron un 16 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

El gobierno de Afganistán ha sido objeto de críticas por su incapacidad para acabar con los ataques de los insurgentes, un hecho que se atribuye a las luchas políticas internas y al retraso para formar un gabinete.

El pasado jueves, el presidente Ashraf Ghani propuso a Mohamad Masoom Stanekzai, secretario del organismo encargado de los procesos de paz del país, para el puesto de ministro de Defensa, una proposición que deberá ser aprobada por el parlamento.

El cargo había quedado vacante por los desacuerdos entre Ghani y su jefe del ejecutivo, su antiguo rival en las elecciones presidenciales de 2014, Abdulá Abdulá, que respaldaba a otro candidato.

Desde la partida de la mayor parte de las tropas de combate de la OTAN en diciembre, las fuerzas de seguridad afganas se encuentran solas ante la insurrección de los talibanes. Una fuerza de unos 12 mil 500 hombres quedó bajo bandera de la OTAN para colaborar en la formación del ejército local hasta 2016.

informador.com.mx

Una fuente del Ministerio iraquí del Interior, citada por el canal, explicó que el ataque se llevó a cabo en la zona de Al Qaem, fronteriza con Siria.

Entre los extremistas fallecidos, la mayoría de ellos extranjeros, figura el experto en edición de vídeos del EI, Abu Mohamed al Suri, apodado Abu Samra, de nacionalidad estadounidense.

El principal objetivo de la actual ofensiva de Bagdad es recuperar Ramadi, arrebatada al Ejército por los yihadistas el pasado 17 de mayo en una operación relámpago que forzó la huida precipitada de los soldados iraquíes

Asimismo, perdieron la vida el dirigente Abu Harez al Shami; el experto en explosivos Abu Aisha al Ansari; el marroquí Abu Yusef al Yazraui; y el responsable del Departamento de la Limosna o “zaka”, Abu Husein al Salimani.

También pereció Abdelatif Yomá Al Mohamadaui, el encargado de la brigada de suicidas de la ciudad de Fallujah, la segunda mayor ciudad de Al Anbar.

El Ministerio iraquí del Interior informó el viernes, en un comunicado, de que otra veintena de cabecillas del EI, entre ellos algunos extranjeros, perdieron la vida en un ataque lanzado en la ciudad de Al Qaem.

Por otro lado, una fuente de seguridad, citada por EFE, informó que las tropas iraquíes y las milicias chiitas Multitud Popular lograron recuperar hoy el control de la Dirección del Tráfico de Al Anbar, al oeste de Ramadi, que estaba en manos de los yihadistas.

Añadió que al menos 15 soldados y milicianos chiitas murieron y otros 22 sufrieron heridas en un ataque del EI con ocho vehículos conducidos por suicidas.

El múltiple atentado fue seguido de otro lanzado contra un cuartel militar, cerca de la localidad de Al Karma, al este de Fallujah.

El principal objetivo de la actual ofensiva de Bagdad es recuperar Ramadi, arrebatada al Ejército por los yihadistas el pasado 17 de mayo en una operación relámpago que forzó la huida precipitada de los soldados iraquíes.

telam.com.ar

Foto: Turistas durante una visita a la histórica ciudad de Palmira, el 14 de abril de 2007 (Reuters).
Turistas durante una visita a la histórica ciudad de Palmira, el 14 de abril de 2007 (Reuters).

El grupo yihadista Estado Islámico asesinó este miércoles a veinte miembros de las fuerzas del régimen de Bachar al Asad en el teatro romano de la ciudad monumental de Palmira, en el centro de Siria, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, grupo opositor con sede en Londres. La ONG, que citó a habitantes en la zona, explicó que los yihadistas mataron a balazos a sus víctimas delante de un grupo de civiles que congregaron en el teatro, situado en la parte antigua de la localidad.

Con estos muertos se elevan a 237 el número de personas asesinadas por los yihadistas en Palmira y otras áreas que han tomado en el este de la provincia central siria de Homs desde el 16 de mayo, según los datos del Observatorio. Entre esos fallecidos hay 67 civiles, de los que catorce eran menores de edad y cinco enfermeras, que murieron a manos del ISIS en las poblaciones de Al Sujna y Al Ameriya, y cerca de unas viviendas de oficiales del Ejército en Palmira, acusados de colaborar y esconder a efectivos del régimen en sus casas.

Las autoridades sirias disponen de una cifra de muertos superior y han asegurado que el ISIS habría decapitado a al menos 400 personas, en su mayoría niños, mujeres y ancianos, en Palmira desde el 20 de mayo, cuando el grupo terrorista se hizo con su dominio después de una semana de intensos combates con las tropas leales al régimen sirio, que terminaron rindiendo la ciudad tras evacuar parte de las estatuas y de la población civil. Los extremistas iniciaron una semana antes una ofensiva en la región oriental de Homs, fronteriza con la provincia iraquí de Al Anbar, que actualmente el Gobierno de Irak, apoyado por las temidas milicias chiíes, trata de reconquistar.

The temple of bel is illuminated in the historical city of palmyra
The temple of bel is illuminated in the historical city of palmyra

Las ruinas de Palmira son uno de los seis emplazamientos sirios que están incluidos en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Situada en un oasis, la ciudad fue en los siglos I y II d.C. uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el árido desierto del centro de Siria. Antes del inicio de la contienda en el país, en marzo de 2011, sus ruinas eran una de las principales atracciones turísticas del Estado árabe y de la región.

El ISIS difundió ayer un vídeo con supuestas imágenes de Palmira en el que aparentemente no se apreciaban daños en el lugar arqueológico, lo que fue confirmado por las autoridades sirias, que afirmaron que hasta ese momento no se habían registrado daños materiales.

elconfidencial.com

ROBERTO R. BALLESTEROS

El Reino Unido, Francia, Alemania e Italia ya están sobre el terreno. Cada uno de estos cuatro países ha desplegado al menos un barco en la costa de Libia con el fin de recabar información y preparar la zona para la operación militar que la Unión Europea lanzará a finales de junio contra las mafias de inmigrantes del país africano

Los cuatro países mantienen fuerzas en el área más sensible bajo diferentes coberturas comunitarias a la espera de que el Consejo de Seguridad de la ONU apoye el plan que le ha trasladado la alta representante para la Política Exterior Europea, Federica Mogherini, que tiene el objetivo de neutralizar a las mafias que trafican con inmigrantes en Libia y que utilizan para bloquear a las autoridades europeas.

El objetivo oficial de estos barcos no es la preparación de la operación, sino que cada uno está teóricamente realizando diferente tipo de labores, desde el salvamento y rescate humanitario a otras funciones, todas ellas dentro del marco cubierto por organismos de la Unión Europea.

La operación –denominada EUNAVFOR– comenzará previsiblemente a finales de junio y será liderada por el Reino Unido, país que más medios ha puesto al servicio de la misión, que pretende neutralizar a las mafiasque tratan de colapsar las costas europeas con inmigrantes procedentes de Libia. De ahí que la operación tenga previsto desplegar tres estadios que se irán desarrollando por etapas.

Rescate de 700 inmigrantes. (Reuters)
Rescate de 700 inmigrantes. (Reuters)

El primero, según fuentes diplomáticas, será el patrullaje de la zona por parte de la UE; el segundo, el salvamento y rescate de los inmigrantes víctimas de las mencionadas mafias; el tercero, la intervención armada en las zonas sensibles “con todos los medios disponibles”, que tendrá el objetivo de neutralizar a los delincuentes y acabar con cualquier amenaza migratoria.

En la práctica, la tercera fase conllevará destruir las pateras que puedan encontrarse en las costas libias y desembarcar en puntos estratégicoscon el fin de proteger plataformas petrolíferas y otras zonas sensibles, explican las mismas fuentes.

En el Consejo de Seguridad de la ONU, por su parte, parece estar más cerca el consenso para aprobar la operación militar. Según las fuentes consultadas, únicamente Rusia faltaría por pronunciarse. El resto de países estaría dispuesto a apoyar la misión que tratará de hacer desaparecer a las mafias del norte de África.

Mogherini sigue trabajando, de hecho, para conseguir que ese consenso sea total en torno a la operación en las próximas semanas. En cualquier caso, la votación del Consejo de Seguridad de la ONU sería vinculante para la puesta en marcha del tercero de los estadios mencionados, el que conlleva la intervención armada sobre un país ajeno a la Unión Europea.

Manifestación de Anmistía Internacional en Barcelona. (Reuters)
Manifestación de Anmistía Internacional en Barcelona. (Reuters)

Fuentes comunitarias aseguran que la operación podría tener una duración de 14 meses desde el momento en el que se lance, además de un presupuesto que rondaría los 12 millones de euros. Por el momento, ya se han comprometido a participar en la ofensiva los mencionados Italia, Reino Unido, Francia y Alemania, a los que se sumaría previsiblementeEspaña.

La amenaza migratoria o incluso bélica por parte de las mafias y los yihadistas que ocupan plazas en Libia, anunciada por El Confidencial, ha amenazado la costa sur de Europa durante los últimos meses y ha generado tensión entre los países comunitarios, episodio que sigue de cerca también Estados Unidos a través de sus socios británicos.

elconfidencial.com