El ‘califato’ de las niñas-bomba

Una niña en la puerta de una escuela islámica en Zaria (Nigeria). AFOLABI SOTUNDEREUTERS

Boko Haram ya ha usado a 100 menores para ejecutar atentadosLa última no fue capaz de activar el cinturón explosivo al reconocer a sus padres entre las personas a las que iba a matar.
ALBERTO ROJAS@rojas1977

Es el ‘califato’ o la muerte, porque ni siquiera la huida está permitida. La organización terrorista Boko Haram, que lleva una década matando, ha cambiado de táctica. Antes atacaba aldeas disfrazados de militares nigerianos o con coches llenos de explosivos. Desde hace unas semanas ha incluido los campos de refugiados entre sus objetivos y los ataca de la manera más diabólica posible para eludir los controles del ejército: con niñas bomba. Desde junio de 2014, ya han usado a 100 niñas y ocho niños pequeños. En uno de esos agujeros negros llenos de gente que huye, Dikwa Camp, enviaron a tres niñas bomba secuestradas previamente. Dos de ellas hicieron explotar sus cinturones bomba matando a 58 inocentes y ellas mismas, víctimas también. La última de ellas, al ver a sus propios padres entre la gente que pensaba matar, decidió no hacerlo y entregarse. Esta historia, publicada por ‘The New York Times’ con testimonios sobre el terreno de Sani Datti, del National Emergency Management Agency en el Estado de Borno, muestra cómo el objetivo de los terroristas de Boko Haram es el uso de menores para sus fines y la ruptura de sus vínculos afectivos para conseguirlo.

Sólo la visión de sus padres consigue revertir ese proceso. A pesar de los ataques, o precisamente por ellos, se van quedando vacías enormes áreas del norte de Nigeria bajo la ley del ‘califato’. Boko Haram, sucursal nigeriana del Estado Islámico, está provocando una legión de víctimas que viajan hacia el sur creando ciudades de trapos y arena, en mitad de ninguna parte, a la espera de cruzar la frontera con Chad o Níger, donde los yihadistas se infiltran aprovechando las antiguas rutas del tráfico de drogas, armas o personas. Uno de estos lugares es Diffa.

La carretera hacia esta ciudad naranja en medio del Sahel es una sucesión de pequeños y polvorientos asentamientos de plásticos y telas en los que la gente se protege del sol y las tormentas de arena. Se trata de una de las zonas más pobres del mundo, con hambrunas cíclicas y un subdesarrollo secular que Boko Haram apuntala con sus ataques. La gente hace cientos de kilómetros a pie por su seguridad, pero ni siquiera pasando las fronteras están a salvo. Una de sus víctimas favoritas son los musulmanes chiíes, minoría en la región, que huyen de sus balas a voluntad.

Acabar con Boko Haram sigue siendo la prioridad del presidente Buhari, que ha desplegado enormes recursos para ello, como la Rapid Reaction Force, tropas de élite muchos más efectivas que el ejército regular. Además, ha decretado el cierre de mercados donde la organización yihadista podía cobrar su impuesto revolucionario a los tenderos. El problema es que zonas enteras quedan ahora desabastecidas. Y la comida ya era escasa. Además, la expansión de los terroristas ha provocado un resurgimiento de los grupos llamados ‘vigilante’ o de autodefensa y de milicias cristianas. “Estos grupos nacen ante la imposibilidad del Estado nigeriano de defender su propio territorio.

Están mal armados y son bastante crueles, pero mucha gente acaba enrolándose en ellos al no confiar en sus propias fuerzas de seguridad”, afirman fuentes humanitarias en el norte de Nigeria.Mientras tanto, aldeas enteras en el norte de Nigeria son incendiadas con sus habitantes dentro. Más odio, más paro, más muertos, más subdesarrollo y más frustración. El cóctel preferido de Boko Haram. Sólo queda añadirle el yihadismo y ya consigue la fórmula perfecta.

ELMUNDO.ES

 

¿Qué oculta el despliegue militar saudí en Siria?

El envío por Arabia Saudita de tropas a una base militar turca ha desatado rumores sobre una inminente invasión terrestre, pero ¿qué hacen en realidad los soldados en la región?

 

La confirmación por parte del ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, del despliegue de Fuerzas Armadas de Arabia Saudita en una base militar turca ha desatado los rumores de los analistas internacionales, que entreven en esta maniobra una política de dos pesos pesados que están perdiendo terreno en Siria, escribe ‘The Independent’.

“Turquía y Arabia Saudita podrían lanzar una operación terrestre“, reconoció Mevlut Cavusoglu, que enfatizó la necesidad que ambos países tienen de elaborar “una amplia estrategia orientada a los resultados en la lucha contra los terroristas del Estado Islámico“.

Sin embargo, según el diario, esto parece tener menos que ver con el Estado Islámico que con la realidad de que los rebeles suníes, apoyados por los sauditas y los turcos, estén perdiendo rápidamente posiciones en Siria ante las fuerzas de Bashar al Assad, apoyadas por las ataques aéreos rusos, voluntarios iraníes y el grupo libanés Hezbolá.

Sin embargo, el ministro de Defensa de Arabia Saudita y aparente heredero al trono, el príncipe Mohamed bin Salmán, no hizo ningún comentario respecto a una invasión por tierra durante la presentación de los planes militares de su país en Siria este jueves en una cumbre celebrada en la sede central de la OTAN en Bruselas.

Tanto Riad como Ankara tienen depositadas pocas esperanzas en la durabilidad del actual acuerdo de alto el fuego en Siria, lo que supone una traba para sus supuestos planes de actuar en el país, siendo uno de sus principales objetivos atacar a la milicia kurda siria YPG (Unidades de Protección Popular), aliada de los kurdos turcos del PKK, enemigos de Ankara. El envío de tropas a Turquía no implica una invasión inminente, pero no se puede descartar esa posibilidad, concluye ‘The Independent’.

actualidad.rt.com

Más de 11.000 civiles resultaron muertos o heridos en Afganistán en 2015


Destrozos causados por un ataque en Kabul en junio de 2015. REUTERS

2.829 niños han muerto: una de cada cuatro víctimasEl número de muertos aumentó especialmente entre mujeres y menores
DPA

En el primer año después del final de la misión de combate de la OTAN en Afganistán, el balance de civiles muertos y heridos en el país alcanzó en 2015 una cifra récord: 11.002 personas afectadas. Una de cada cuatro víctimas era un niño y ha habido numerosas ejecuciones y condenas a latigazos de mujeres, según un informe de la ONU.

El documento presentado este domingo en Kabul registra 11.002 casos, indicó Danielle Bell, jefa del departamento de derechos humanos de la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (Unama). De ellos, 3.545 son muertos y 7.457 heridos, un 4% más que en 2014.La mayoría de las personas murieron (1.116) o resultaron heridas (3.021) al quedar atrapadas entre dos frente en los combates de las partes en conflicto.Aumentó de manera especial el número de víctimas entre mujeres y niños. Entre las primeras en un 37% a 1.246, y entre los menores en un 14% a 2.829. Una de cada cuatro víctimas es un niño, destacó Bell.

También subrayó la “preocupante tendencia” de aumento de las ejecuciones y latigazos impuestos por los talibanes a las mujeres por “delitos contra la moral”, una situación que continúa en 2016. Los medios afganos y las autoridades informaron solamente la semana pasada de dos casos de mujeres condenadas a latigazos y una que fue ejecutada a disparos.La ONU observa asimismo un fuerte incremento de los asesinatos planificados de civiles en 2015, por ejemplo de líderes municipales, mulás, jueces o miembros del Gobierno.

En total la ONU responsabiliza a los talibanes y otros extremistas de 6.858 muertos y heridos, un 62% del total. 82 casos fueron responsabilidad de la milicia terrorista Estado Islámico.Según el informe, un 14% de las víctimas civiles fueron causadas por las fuerzas de seguridad afganas (un aumento del 28%), y un 2% por militares extranjeros. Aunque la misión de la OTAN acabó a finales de 2014, fuerzas de la Alianza apoyan desde el aire con bombardeos y con unidades especiales. El resto de las víctimas no pudo ser atribuida a ninguna de las partes.Desde el inicio del recuento de víctimas civiles en 2009, la ONU ha registrado 58.736 casos -21.323 muertes y 37.413 heridos-.

La cifra es sin embargo muy conservadora, pues cada víctima tiene que ser confirmada por tres fuentes distintas, algo que cada vez es más complicado porque la mala situación de seguridad en las provincias hace que hayan cerrado muchas oficinas de la ONU y que las ONGs hayan reducido su presencia. Por ello los expertos creen que hay muchas más víctimas no documentadas.

ELMUNDO.ES

Turquía lanza nuevos ataques de artillería contra los kurdos en Siria

Las fuerzas armadas turcas han lanzado este domingo un nuevo ataque contra los territorios controlados por kurdos en Siria, según informan medios estatales turcos.

 

Los ataques se producen después de que este sábado Turquía lanzó un ataque de artillería contra la base aérea de Minnigh, ubicada en la provincia siria de Alepo, y que está controlada por los kurdos, informó AFP.
actualidad.rt.com