Archivos para febrero, 2017

El movimiento popular yemení Ansarolá dice haber derribado un caza F-16 de Jordania en la frontera saudí-yemení.

“Un avión perteneciente a los agresores fue derribado en el frente de Najran por disparos de la defensa aérea” de los comités populares, apostilla un comunicado publicado este viernes por Ansarolá, sin ofrecer más detalles sobre la suerte del piloto.

La aeronave, de un solo motor, fue alcanzada por un misil yemení mientras retornaba de una operación para ayudar al avance de las fuerzas leales al expresidente fugitivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, en la localidad de Al-Shabaka, cerca de la frontera, según alega la agencia oficial de noticias yemení SABA.

Un avión perteneciente a los agresores fue derribado en el frente de Najran por disparos de la defensa aérea” de los comités populares, apostilla un comunicado del movimiento popular yemení Ansarolá.

Entretanto, la cadena de televisión estatal saudí Al-Arabiya ha achacado la caída del aparato a un “fallo técnico”. Por su parte, un portavoz del Ejército jordano, citado por la agencia oficial de ese país, Petra, confirmó la colisión del avión, aunque se negó a precisar la causa del accidente.

De acuerdo con Petra, el piloto, el primer teniente Adnan Naim Nabbas, logró eyectarse y resultó ileso. Luego fue trasladado a su país en coordinación con la Fuerza Aérea del régimen de Riad.

En la misma jornada de viernes, la agencia oficial emiratí WAM ha informado de la muerte de un soldado del país, identificado como Jalid Ali Gharib al-Balushi, a manos de las fuerzas de Ansarolá en Yemen.

Desde que Arabia Saudí inició su brutal campaña militar contra Yemen, en marzo de 2015, han sido frecuentes los ataques misilísticos de Ansarolá y del Ejército yemení contra las posiciones militares saudíes en las zonas fronterizas, sobre todo en la provincia de Najran.

Dura réplica yemení: mueren decenas de militares saudíes en Najran

Fuerzas yemeníes abaten a decenas de militares de Arabia Saudí en Najran, sur del reino árabe, en respuesta a sus incesantes agresiones.

Según ha informado la agencia yemení de noticias Saba News, la artillería yemení logró el viernes lanzar ataques contra un centro militar en Najran y, a raíz de los mismos, murieron decenas de militares y todo el equipamiento militar instalado quedó completamente destruido.

Este avance se produjo paralelamente con el éxito cosechado por las fuerzas yemeníes con la destrucción de un caza F-16 de Jordania en Najran y cerca de la frontera saudí-yemení.

En respuesta a las agresiones de Arabia Saudí y sus aliados contra Yemen, iniciadas en marzo de 2015, las fuerzas yemeníes han lanzado fuertes ataques contra el reino y han podido destruir, en ya infinidad de veces, los equipamientos militares enemigos, incluidos helicópteros, aviones no tripulados (drones) y buques de guerra.

ELESPIADIGITAL.COM

Cientos de coptos huyen de Al Arish, la capital del norte del Sinaí, tras el asesinato de siete feligreses en un mes

 

“A Kamal lo mataron delante de mis ojos. Eran seis encapuchados. Le dieron el alto y le pidieron el carné. Cuando vieron que era cristiano, le descerrajaron un tiro en la nuca y huyeron en varias motocicletas”. Abdalá Shukrali relata el asesinato aturdido aún por un suceso que ha trastocado su existencia y la de cientos de residentes cristianos de Al Arish, la capital del norte del Sinaí. En el último mes los militantes de la filial local del autodenominado Estado Islámico, que campan a sus anchas por la geografía de una península fronteriza con la franja de Gaza, han segado la vida de siete miembros de la minoría copta. El último crimen se registró el pasado jueves y desde entonces decenas de familias como la de Abdalá han emprendido una atropellada huida hacia Ismailia, una de las principales ciudades egipcias que jalonan el canal de Suez.

“Alguien dejó un mensaje con amenazas debajo de la puerta. A la mañana siguiente escapamos con lo puesto. He vivido durante 40 años en el Sinaí y jamás había abandonado mi casa como lo he hecho ahora”, balbucea este jubilado de 65 años, enfundado en galabiya (túnica tradicional) y turbante.

Los suyos no son los únicos lamentos que se han instalado en las iglesias de Ismailia y en las estancias del albergue juvenil que acoge a parte de la diáspora. En el jardín del hotel con vistas a una de las rutas marítimas más transitadas del planeta, Nawa Fauzi descansa vestida de riguroso luto. Su cuñado Medhat falleció la semana pasada en otro de los homicidios que han sembrado el terror en Al Arish. “Eran las diez de la noche. Llamaron a la puerta. Medhat abrió y le dispararon sin mediar palabra. Saad, su padre, también fue asesinado. Luego prendieron fuego a la casa”, narra Nawa, que no ha regresado al pueblo desde el funeral. “Lo dejé todo allí. No tengo esperanza de volver pronto”, admite en voz baja.

El dolor se ha propagado entre quienes a diario cruzan el canal. “Son ya 120 familias las que han llegado y hay otras muchas en camino. Llegan en furgonetas y microbuses por la noche o a primera hora de la mañana tras cinco horas de viaje”, explica Fadi Muris, uno de los voluntarios que recibe a los desterrados entre los muros de la iglesia anglicana de Ismailia, un recinto plantado junto a una de las sedes del canal como recuerdo ajado de los británicos que controlaron una vez la hendidura. Por el patio de la parroquia, donde dos niños juegan al balón, despuntan unos destartalados tresillos y un puñado de solemnes sillas. Los recién llegados buscan acomodo en las estancias de una vieja escuela reconvertida en refugio.

Sangre y muerte

“Fui testigo de dos guerras y jamás pasó nada como esto”, murmura entre lágrimas Safin Girgis, un vecino de 95 años traumatizado por el éxodo. “Si la policía y el ejército, que están armados, no pueden hacer nada. ¿Qué será de nosotros? Cada día caen soldados y agentes. Ahora Al Arish es solo sangre y muerte”, maldice en mitad de la la desolación. Desde 2013 el régimen del ex jefe del ejército Abdelfatah al Sisi ha incrementado la presencia de fuerzas de seguridad en un área vetada a la prensa y ha destruido miles de viviendas para crear una “zona colchón” en el enclave fronterizo de Rafah.

Lejos de ahogar a la insurgencia, las huestes de “Wilayat Sinai” -la rama local del califato proclamado a caballo de Siria e Irak- han firmado ataques cada vez más audaces. En octubre de 2015 reivindicaron el atentado contra un avión ruso que cubría la ruta Sharm el Sheij-San Petersburgo acabando con la vida de las 224 personas que viajaban a bordo. Cientos de soldados y policías egipcios han perecido en continuos atentados a puestos de control y emboscadas.

“Me he acostumbrado a ver los cadáveres de los asesinatos”, confiesa Girgis Saba, un empleado cristiano del hospital de Al Arish. “En la ciudad hueles la muerte y las sirenas de las ambulancias nunca dejan de sonar. Hay un toque de queda desde la una de la madrugada hasta las cinco de la mañana pero no sirve de nada. Los terroristas salen de sus escondites a las 9 de la noche”, desliza cargado de desconfianza.

“Los miembros del Daesh [acrónimo del Estado Islámico en árabe] son como diablos. Viven entre nosotros. Llegan, golpean tu puerta o la derriban, te matan y desaparecen. Nadie sabe quienes son y las fuerzas de seguridad, que suelen montar guardia en los alrededores pero no patrullan el interior de la ciudad, no pueden pararle los pies”. Un “modus operandi” que ha desatado el pánico a un enemigo escurridizo y ubicuo. “Es una cacería. Primero fueron a por los policías y los soldados. Ahora el blanco son nuestros fieles”, confirma el padre Yohanna Ibrahim mientras arrastra su sotana negra por los pasillos del albergue que acoge a una nueva comitiva de parias, atormentados por su solitaria fuga. “No sé si los terroristas les amenazaron pero la policía no acudió a ayudarnos ni nos escoltó cuando emprendimos el camino”, despotrica Adi el Munir, un padre de familia de 53 años que suspira por volver algún día a su hogar. “Al Arish es mi vida. Si lo visitas, lo entenderás. A su lado, Alejandría no vale nada”.

La llamada del IS

Hace una semana el Estado Islámico lanzó la enésima amenaza contra la minoría cristiana, que representa alrededor del 8 por ciento de la población egipcia. En el vídeo, Abu Abdalá al Masri -identificado como el suicida que mató a 28 personas el pasado diciembre en una iglesia de la catedral copta de El Cairo- prometía “matar a los infieles” que pueblan la tierra de los faraones. “A mis hermanos presos. No vaciléis ni os aflijáis. Juro que pronto liberaremos El Cairo”, clamó el yihadista. Desde entonces la angustia carcome a los cristianos del norte del Sinaí.

“Los terroristas aseguraron que tienen listados con los cristianos que viven en la ciudad. Nos vigilan y conocen nuestros movimientos”, apunta Remi Refaat, un maestro que ha escapado con sus padres y hermanos. “Salimos precipitadamente -agrega- porque han amenazado de muerte a todos los conductores que ayuden a los cristianos a huir de Al Arish”. El desamparo ha vuelto a colocar al régimen egipcio en el ojo del huracán. “No hay suficientes policías en las calles de Al Arish. Hemos pedido que los agentes patrullen la ciudad. Esperamos que los cristianos puedan regresar cuando la seguridad mejore”, admite a este diario el parlamentario Hosam Refai.

ELMUNDO.ES

alt

Con las pruebas realizadas por China con misiles cinco veces más rápidos que el sonido como telón de fondo, los militares de EEUU se apresuran a introducir las armas hipersónicas ya para la década del 2020, informa The National Interest.

Está previsto que las armas hipersónicas entren en servicio del Ejército estadounidense en un futuro cercano. Se especula con que, para el año 2030, aparecerán los drones hipersónicos, mientras que, ya en el 2020, la Fuerza Aérea de EEUU tendrá los primeros modelos de armas letales con semejantes características.

“(…) Es muy difícil derribarlos… Con una velocidad de aproximadamente una milla (1,6 km) por segundo, se podrá cargar combustible para unos 1.000 segundos y tendremos 1.000 millas (1.609 km) de alcance. Esto permitirá el lanzamiento desde muy larga distancia”, aseguró Greg Zacharias, científico jefe de la Fuerza Aérea de EEUU.

Sin embargo, es cierto que todavía queda mucho por hacer y mejorar para que las armas hipersónicas estén listas para los combates desde el punto de vista técnico, puesto que es necesario resolver asuntos pendientes, tales como la orientación, el control de navegación, la ciencia de materiales, municiones, la transferencia de calor, etc.

Cabe destacar que el rasgo más letal de las armas hipersónicas radica en su velocidad, que hace imposible que los enemigos puedan reaccionar —tendrán solo unos segundos para defenderse—, advierte el autor.

En cuanto a la competencia en este asunto con China, el artículo subraya que los militares estadounidenses siguieron con mucha atención las pruebas realizadas por el gigante asiático a través de satélites y que, una vez que Pekín disponga de armas hipersónicas sofisticadas, esto afectará drásticamente a las capacidades anti-acceso y de negación de área del Ejército estadounidense.

Además, el Pentágono y la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de Estados Unidos (DARPA, por sus siglas en inglés) planean crear una aeronave hipersónica tomando como base el modelo X-51, ya probado en mayo de 2013.

El X-51 es un avión con un motor scramjet, es decir, un estatorreactor de combustión supersónica, lo que le permite superar la velocidad de Mach 5 —6.000 km/h—.

ELESPIADIGITAL.COM

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha destacado el papel de las Fuerzas de Operaciones Especiales.

Putin elogia a un poderoso instrumento en la defensa de los intereses nacionales

Imagen ilustrativa 
Nikolay Hiznyak 
Sputnik

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha felicitado a los integrantes de las Fuerzas de Operaciones Especiales destacando su papel y afirmando que son “un instrumento potente y eficaz para la protección de los intereses nacionales”. Putin también ha declarado que su creación constituye “una etapa importante en el desarrollo cualitativo de las Fuerzas Armadas de Rusia”.

El jefe de Estado ha señalado que las Fuerzas “deben estar preparadas para llevar a cabo de manera inmediata y en todas las regiones sus misiones, garantizar la seguridad de Rusia y sus aliados, luchar contra el terrorismo internacional y otras amenazas”.

Las Fuerzas de Operaciones Especiales son una sección de las Fuerzas Armadas de Rusia diseñadas para llevar a cabo operaciones de reconocimiento, subversión y lucha contra el terrorismo, el sabotaje y la contrainteligencia, entre otras [actividades]”.

actualidad.rt.com

Tras la intervención del Secretario General de la ONU, Marruecos ha aceptado retirar a la avanzadilla desplegada fuera del muro militar, para evitar un enfrentamiento armado con el Frente Polisario
Foto: Combatientes del Polisario conducen una camioneta armada en Bir Lahlou, Sáhara Occidental, en septiembre de 2016 (Reuters)
Combatientes del Polisario conducen una camioneta armada en Bir Lahlou, Sáhara Occidental, en septiembre de 2016 (Reuters)

Antonio Guterres, el nuevo secretario general de la ONU, da la impresión de tener una varita mágica en el conflicto del Sáhara Occidental. Con un comunicado y un par de conversaciones ha desactivado, el pasado fin de semana, un incidente que estaba a punto con dar al traste con más de un cuarto de siglo de alto el fuego en la antigua colonia española.

Más de seis meses después del inicio de la llamada “operación Guerguerat”, en el extremo sur del Sáhara, Marruecos vuelve al punto de partida. Los civiles y gendarmes marroquíes que, por primera vez desde 1991, atravesaron el muro militar en agosto penetrando en la llamada “zona tampón” lo volvieron a cruzar ayer, pero en sentido inverso. Renunciaron así a acabar de asfaltar la pista de unos cinco kilómetros que conduce desde la muralla marroquí hasta la aduana de Mauritania.

IGNACIO CEMBRERO

Guterres se alarmó el viernes al recibir una llamada telefónica de Mohamed VI, el rey de Marruecos. Contactó de inmediato con Ahmed Boukhari, el representante del Frente Polisario ante la ONU. Veinticuatro horas después publicaba un comunicado en el que se declaraba “profundamente preocupado por las crecientes tensiones” en Guerguerat y lanzaba un llamamiento a que se retirasen cuanto antes. El alto el fuego, vigente desde 1991, parecía peligrar.

En su comunicado Guterres arremete primero contra el Polisario, al que no nombra, cuando subraya que “el tráfico comercial no debe ser obstruido” y que no debe tomarse ninguna medida que “modifique el status quo de la zona tampón”. Desde principios de la semana pasada los milicianos saharauis no dejaban pasar a Mauritania a los camiones en cuya carrocería había sido pintada una bandera marroquí o un mapa de Marruecos que incluyese al Sáhara. “Es propaganda de la ocupación [marroquí] que rechazamos”, explicó al teléfono Mhamed Khadad, coordinador de las relaciones del Polisario con la MINURSO, el contingente de la ONU desplegado en el Sahara.

El secretario general también reprende a Marruecos al exhortar a ambas partes en conflicto “a retirar cuanto antes sin condiciones a los elementos armados de la zona tampón (…)”. Deja así claro que también Rabat está violando el alto el fuego. Las autoridades marroquíes habían insistido en que no fueron sus militares sino sus gendarmes los que cruzaron el muro, como si estos fuesen desarmados.

El rey Mohamed VI durante una sesión de jefes de estado de la Unión Africana en Addis Abeba, el 31 de enero de 2017 (Reuters)
El rey Mohamed VI durante una sesión de jefes de estado de la Unión Africana en Addis Abeba, el 31 de enero de 2017 (Reuters)

“Retirada unilateral”

Ayer mismo regresaron a sus puntos de partida de hace seis meses. Ateniéndose a las “altas instrucciones del Rey y con el propósito de que la petición del secretario general sea respetada y aplicada de inmediato, el Reino de Marruecos efectuará hoy mismo una retirada unilateral de la zona”, reza un comunicado, publicado el domingo a mediodía, por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos.

Recuerda también de paso que Guterres tomó la iniciativa tras “la conversación telefónica” mantenida con Mohamed VI. Cuando le tuvo al teléfono, el soberano instó a Guterres a tomar “medidas urgentes” para acabar con las “provocaciones” del Polisario que amenazan el alto el fuego, según el comunicado que el gabinete de Mohamed VI difundió el viernes por la noche.

Los gobiernos de España y Francia aplaudieron al unísono la decisión del monarca alauí en sendos comunicados. Asuntos Exteriores expresó “su confianza de que el Polisario proceda también de forma inmediata a retirar sus efectivos de la zona (…)”. Cuando Marruecos cruzó el muro en agosto la diplomacia española guardó silencio.

Todo empezó el 14 de agosto de 2016 cuando un puñado de peones camineros e ingenieros civiles marroquíes, escoltados por gendarmes, rebasaron el muro construido en los ochenta por las Fuerzas Armadas Reales (FAR) en el Sáhara para asfaltar en tierra de nadie la pista de menos de cinco kilómetros que separa el murallón marroquí de la aduana mauritana.

El Polisario se movilizó entonces para que la ONU impidiese lo que, en su opinión, era una violación del alto el fuego. El Consejo de Seguridad no reaccionó. El movimiento saharaui tomó entonces la iniciativa, el 28 de agosto, y envió a sus milicianos a bloquear el avance marroquí. Marruecos, que había empezado los trámites para regresar a la Unión Africana, se mostró prudente. Sus gendarmes se detuvieron a 120 metros de los saharauis.

Aunque la MINURSO se interpuso rápidamente de día entre ambos bandos –de noche se retiraba a sus acuartelamientos- la situación continuó deteriorándose. El Polisario empezó a construir unos barracones para protegerse y alojar a sus hombres. Sus jefes dejaron incluso caer que podrían tomar más medidas para ejercer su autoridad en un territorio que consideran “liberado de la ocupación” marroquí: registrar los vehículos que se dirigían a Mauritania o estampillar los pasaportes con el sello de la República Árabe Saharaui Democrática.

Combatientes del Polisario en una base en Tifariti, Sáhara Occidental, en septiembre de 2016 (Reuters)
Combatientes del Polisario en una base en Tifariti, Sáhara Occidental, en septiembre de 2016 (Reuters)

¿Tanto para el Polisario?

En las capitales europeas que siguen de cerca el conflicto del Sáhara se empezó entonces a temer que, por primera vez desde la proclamación del alto el fuego, se produjera un enfrentamiento armado. La prensa marroquí esbozaba la misma hipótesis. Especulaba con que una escolta de gendarmes intentaría acompañar a los camiones hasta la aduana mauritana. El diario marroquí Le Desk señalaba que Rabat sopesaba invocar un supuesto derecho a perseguir en caliente a aquellos que perturban el tráfico fronterizo.

Nada de eso ha sucedido gracias a la eficacia de Guterres. Si el Consejo de Seguridad hubiese actuado con la misma seriedad el Polisario y las fuerzas de seguridad marroquíes no habrían estado en pie de guerra durante un largo semestre, pero fue incapaz de rebajar la tensión. El máximo órgano de Naciones Unidas ha resultado hasta ahora ser totalmente inoperante en el Sáhara. Ni siquiera ha logrado que regresen al territorio todos los agentes de la rama civil de la MINURSO –faltan aún 17- que Rabat expulsó en marzo pasado cuando se enfadó con Ban Ki-moon.

IGNACIO CEMBRERO. MADRID

No parece que el Polisario vaya a seguir el ejemplo marroquí. El domingo por la noche tachó de “patraña” el repliegue de Rabat. Recuerda además que cuando entró en vigor el alto el fuego no había ni carretera ni tráfico comercial entre el “muro de ocupación” y Mauritania por lo que su existencia hoy en día constituye “una violación del estatuto del territorio”.

Los saharauis creen haber marcado un tanto. Incluso si hubiesen sido desalojados de Guerguerat por la fuerza tenían algo que ganar con una breve refriega. Su nuevo jefe, Brahim Ghali, se esfuerza por sacar el conflicto del olvido en el que quedó sumido tras al alto el fuego. Desea que la comunidad internacional le vuelva a prestar atención y obligue a Marruecos a dialogar, algo que rehúsa hacer desde 2011 cuando celebró en Manhasset, en la periferia de Nueva York, la última ronda negociadora. Desenterrar el hacha de guerra sería además para Ghali una manera de demostrar a la juventud saharaui, que anhela retomar las armas, que tiene en cuenta sus aspiraciones.

Hace tiempo que Marruecos no quiere ya negociar el futuro de “su” Sáhara. Ni siquiera menciona con frecuencia esa oferta de autonomía para el territorioque formuló en 2007 y que París y Madrid tanto aplaudieron. Para acabar de consolidar su control de ese gran pedazo de desierto apuesta ante todo por el hundimiento de Argelia golpeada por una grave crisis económica, a causa de la caída del precio de los hidrocarburos, y que ni siquiera logra encontrar un sustituto a un presidente, Abdelaziz Bouteflika, gravemente enfermo. En Rabat se vaticina que si Argelia naufraga, el Polisario se ahogará con ella.

elconfidencial.com

La mafia calabresa entrega armas al ISIS a cambio de piezas arqueológicas robadas que desde Sirte, en Libia, llegan hasta el puerto de Gioia Tauro. Habla el periodista que lo ha descubierto
Foto: Imagen de la antigua ciudad de Ptolemais, en Libia, a unos 100 kilómetros de Bengasi (Reuters).
Imagen de la antigua ciudad de Ptolemais, en Libia, a unos 100 kilómetros de Bengasi (Reuters).

“A la ‘Ndrangheta le motiva el ‘business’, por eso no ha de llamar la atención que hayan entablado negocios con una organización como el Estado Islámico”. Domenico Quirico, periodista y enviado especial del diario ‘La Stampa’, vivió hace unos meses un episodio agridulce para un informador: alguien llamó a su puerta, confiándole una exclusiva de peso: la poderosa mafia calabresa estaba entregándole armas al ISIS, a cambio de piezas arqueológicas robadas que, desde los muelles de Sirte (Libia), llegaban hasta el puerto de Gioia Tauro. Es decir, precisamente en esa región del sur de Italia, Reggio Calabria, que es feudo de la ‘Ndrangheta.

Con esa exclusiva en la mano, Quirico -un informador veterano, especializado en Oriente medio y cuyo nombre se hizo conocido a nivel internacional después de que fuese secuestrado en Siria en 2013-, decidió comprobarlo ‘in situ’.  Se hizo pasar por un comprador y, meses después, logró que le concertasen un encuentro con un ndranghetista en la ciudadela de Vietri sul Mare, en la turística Costa Amalfitana. Así acabó en una especie de matadero, el lugar elegido por el criminal -perteneciente a un clan de la ciudad calabresa de Lamezia Terme- para mostrarle las mercancías al que creía un rico coleccionista turinés: estatuas, urnas funerarias, ánforas y otras vasijas provenientes mayoritariamente de las ruinas arqueológicas de las ciudades romanas de Leptis Magna, Cirene y Sabratha, localizadas en la Libia actual.

“Todos son objetos obtenidos del ISIS a cambios de armas vendidas por la ‘Ndrangheta, en su mayoría ametralladoras Kalashnikov y lanzacohetes antitanque portátiles RPG (de fabricación soviética)”, dice a El Confidencial Quirico, quien finalmente publicó su reportaje en el diario en el que trabaja. “También me dijeron que tenían otras piezas, más valiosas y provenientes de otros países de Oriente Medio, pero que para esas tenía que ir hasta Gioia Tauro y que eso era más peligroso”, puntualiza. “Por una estatua me pidieron 60.000 euros; por otra pieza, de la Antigua Grecia, me dijeron que valía 1 millón de euros, pero que me la podían dejar por 800.000 euros. También me aseguraron que para la compraventa podía traer a un arqueólogo, para probar su autenticidad”.

PILAR CEBRIÁN. ERBIL

Acto seguido, el 17 de octubre la fiscalía de Salerno, en Campania -la región donde nació otra mafia, la Camorra-, abrió un sumario bajo la hipótesis de delito de “tráfico con finalidades terroristas y la intermediación de asociaciones mafiosas”. Algo que puso en marcha una investigación que ahora está en manos de los carabineros y los agentes especializados de la Unidad de Patrimonio de la policía de Nápoles, al tiempo que se produjo la reacción del propio ministro de Interior de Italia, Angelino Alfano. “El papel de las organizaciones criminales (italianas) está siendo investigado también por las unidades de antiterrorismo y los servicios de inteligencia”, dijo Alfano, al subrayar que “se sabe que la venta de obras de arte robadas es un elemento del PIB del terror”. De confirmarse judicialmente, sería la primera vez que se conoce que las mafias italianas tienen negocios con el ISIS.

En realidad, ya lo había sugerido hace un año el fiscal de Reggio Calabria, Federico Cafiero De Raho, quien había contado en una entrevista que su oficina mantenía abiertas algunas investigaciones para comprobar si algunos extranjeros, presentes en Italia, llevaban a cabo tráfico de antigüedades con el ISIS u otras organizaciones terroristas. “Mantenemos la atención alta”, indicó entonces De Raho. “Seguramente ahora empezaremos por (el puerto de) Gioia Tauro”, ha afirmado ahora el fiscal, tras conocerse las nuevas informaciones sobre el uso del puerto calabrés como un punto de trapicheo de las actividades delictivas entre el grupo terrorista y la ‘Ndrangheta.

Periodistas en Palmira, Siria, ciudad Patrimonio de la Humanidad, tras la expulsión del Estado Islámico (Reuters).
Periodistas en Palmira, Siria, ciudad Patrimonio de la Humanidad, tras la expulsión del Estado Islámico (Reuters).

Según Maurizio Simoncelli, cofundador del Instituto de Investigaciones Internacionales ‘Archivo desarme’ -uno de los principales organismos especializados en comercio de armas en Italia-, en efecto, el caso es inquietante pero no sorprendente. “La ‘Ndrangheta es una organización que tiene la capacidad logística para llevar adelante un tráfico de este tipo, Italia goza de una posición geográfica muy particular y no es la primera vez que el puerto de Gioia Tauro está bajo sospecha”, explica a El Confidencial, puntualizando que “en años pasados, cargamentos ilegales de armas, secuestrados en Gioia Tauro, acabaron en manos de grupos (armados) en Libia pero luego Italia impuso el secreto de Estado sobre el asunto”.

“Aunque tampoco hay que olvidar que en los últimos años ha desaparecido un tercio del arsenal ucraniano y que los países productores de armas no son muchos”, añade. En efecto, en la lista de los principales productores de armamento están, en primera línea, Estados Unidos, Rusia, China, Alemania, Francia, Reino Unido, Ucrania, España y también Italia, según datos del International Peace Research Institute de Estocolmo (Sipri). Otros investigadores han señalado que el control de los puertos mediterráneos es todavía un asunto delicado, por la dificultad que existe en inspeccionar las enormes cantidades de mercancías que llegan diariamente.

¿Cuántas armas ha entregado al ISIS?

Así y todo, otra gran incógnita que de momento no ha sido despejada -ni por la policía ni por los observadores- es cuántas armas la Ndrangheta le habría entregado ya al Estado Islámico. Y si estos negocios se han llevado de manera sistemática también con los otros grupos presentes en Libia desde que cayó Muammar Gadafi (2011), o con los que actúan en otros países en guerra, como Siria o Irak. “Es difícil saberlo pues incluso los pocos organismos que investigan sobre el tráfico ilegal de armas tienen enormes dificultades en conseguir datos definitivos”, cuenta Simoncelli, en referencia a un proyecto del Research Centre on Transnational Crime, institución que está trabajando a un mapa sobre estos tráficos. “De lo que no hay duda -añade Quirico- es que una operación como la que presencié no la lleva adelante un individuo en solitario, sino que ha requerido la movilización de la estructura de la ‘Ndrangheta”.

‘Unas 100.000 piezas de gran importancia cultural están en zonas controladas por el ISIS’, escribió el representante permanente de Rusia ante la ONU, al estimar que el negocio aportaría al grupo entre 150 y 200 millones al añoLa compraventa de obras de arte robadas es un trabajo bien remunerado, lo cual explica la actuación de una mafia como la ‘Ndrangheta, que posee estructuras similares a la de una empresa corriente. Según estimaciones de Interpol y de la agencia Unesco, el tráfico de antigüedades y obras de arte genera cifras semejantes a las del comercio ilegal de armas o de drogas. Un negocio, por tanto, enorme que engrosaría los patrimonios de la ‘Ndrangheta y de la Camorra, organizaciones que han demostrado saber blanquear como pocos enormes sumas, llevándolas desde los bajos fondos de la ilegalidad hasta los circuitos de la economía corriente.

Por otra parte, hace tiempo que se denuncia que el Estado Islámico utiliza la venta de piezas arqueológicas como fuente de financiación. “Unas 100.000 piezas de gran importancia cultural para todo el mundo están en (en zonas) controladas por el Estado Islámico”, escribió el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vitaly Churkin, al estimar que ese negocio le aportaría al ISIS entre 150 y 200 millones al año. Ya en 2015, medios como The Washington Post, The Guardian o The Independent (con un artículo de Robert Fisk) publicaron que algunas piezas robadas por el ISIS fueron posteriormente vendidas en Londres y Nueva York. “Hay piezas sirias e iraquíes, robadas por el ISIS, que ya están en Europa. No siguen en Turquía, adonde primero llegaron (…) después de que destruyeran los templos donde se hallaban”, señaló la arqueóloga Joanne Farchakh a Fisk. En los últimos meses, a EEUU y Europa también se habrían sumado Rusia y Asia como destinos de estas piezas, algo que se produjo después de una investigación del FBI estadounidense en el que se alertó de que el dinero fruto de las transacciones acababa en manos del Estado Islámico y otros grupos que están involucrados en conflictos en Oriente Medio.

Otros incluso han implicado en el transporte de las piezas a barcos de China, país que recientemente ha aumentado su presencia en el Mediterráneo. Y hay quien dice que Turquía es uno de los estados desde donde zarpan muchos de estos navíos. No obstante, ninguna de estas circunstancias ha sido probada con certeza aún, algo que podría cambiar si la investigación que se ha abierto en Italia consigue información certera sobre el asunto.

elconfidencial.com

Este hombre, que se ha convertido en toda una leyenda, prometió “limpiar su país” de los yihadistas.

El francotirador de 62 años que eliminó a 321 terroristas del Estado Islámico (VIDEO)

Captura de pantalla / Iraq’s Popular Mobilisation Units

Abu Tahsin, un francotirador de 62 años, se hizo famoso el año pasado al asegurar que desde 2015 había matado al menos a 173 militantes de la organización terrorista Estado Islámico en Irak en un año.

Según un nuevo video publicado en la Red la semana pasada, el número de yihadistas abatidos por el francotirador se ha elevado a 321. En su última grabación, Abu Tahsin asegura que entre los milicianos eliminados por él figura uno de los importantes líderes del EI, Abu Hudaifa.

El francotirador, que se ha convertido en toda una leyenda entre sus compañeros de lucha, se unió en mayo de 2015 a las Fuerzas de Movilización Popular, una milicia chiíta iraquí, con el objetivo de “defender al país” y “limpiarlo” de los yihadistas. Actualmente, Tahsin se encuentra en las montañas de Sinyar, en la provincia de Nínive, en el noroeste de Irak.

El francotirador afirma que ha batallado en cinco guerras donde Irak estuvo involucrado y asegura que sus balas “empujan” y hacen retroceder “un metro” a sus objetivos islamistas antes de derribarlos.

actualidad.rt.com