Misiles crucero en el Golfo de México, la “Panza Vulnerable” de EEUU

Publicado: febrero 14, 2017 en 1- NEWS

alt

Dr. Lajos Szaszdi Leon-Borja

El siguiente análisis se basa en el peligro de que estalle una guerra entre Rusia y EE.UU. por Siria, conflicto que bien pudo haberse iniciado y escalado en una III Guerra Mundial nuclear.

Esto, ante la intervención del régimen del Presidente Obama en Siria, aliada de Moscú, a través de grupos terroristas radicales patrocinados por Washington y sus aliados, incluyendo al Reino Unido, Francia, Alemania, Canadá, Turquía, Arabia Saudita, Australia, Israel, Qatar, Jordania, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, la Libia post-Gadafi pro-occidental, Rumanía, Bulgaria, Croacia, República Checa y Eslovaquia. Otros países junto a varios de los mencionados han participado realmente contra Siria e Irak (otro amigo de Rusia), bombardeando infraestructura de ambos países de manera selectiva so pretexto de atacar desde el aire al grupo terrorista radical Daesh, pero en realidad llevando a cabo el deseo de EE.UU. de destruir la infraestructura siria e iraquí hasta el punto que les cause serias pérdidas económicas que los lleve al borde de ser Estados fallidos y al menos Estados débiles y atrasados, en beneficio de Israel.

El siguiente escenario considera la posibilidad de que, de estallar dicha guerra nuclear, Rusia buscará de forma asimétrica la manera de asestar un golpe devastador a EE.UU. Una forma de hacerlo sería desplegando un submarino de propulsión nuclear y de ataque en el Golfo de México, armado de misiles crucero con ojivas nucleares. Dicho escenario no es meramente hipotético o ficticio, porque según un informe, un submarino ruso de la clase Akula operó sin ser detectado en el Golfo de México en 2012.

De acuerdo a Eric Wertheim en la publicación del Instituto Naval de EE.UU. (USNI) The Naval Institute Guide to Combat Fleets of the World, 16th Edition, los submarinos de las clases Akula I y Akula II pueden ir armados de 28 misiles crucero estratégicos armados con ojivas nucleares, teniendo la capacidad cada submarino de llevar 40 torpedos, misiles crucero y misiles antisubmarinos lanzados desde sus tubos lanzatorpedos. Los submarinos de la clase Akula pueden operar según Wertheim a 520 metros de profundidad bajo el mar, siendo 900 metros la profundidad en la que colapsaría su casco de presión.

El misil crucero de ataque a tierra (LACM) Kalibr (Calibre) 3M14, identificado por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) como el misil SS-N-30, como se ha dicho previamente tendría un alcance de hasta 3,800 km, volando, según datos de Duncan Lennox en el libro de referencia británico IHS Jane’s Weapons: Strategic 2012-2013, a una altura de más de 10 km – que podrían ser de 12 km como el misil crucero de lanzamiento aéreo (ALCM) Kh-55 (AS-15A según la denominación de la OTAN) – y a una velocidad de crucero de Mach 0.8.

Con un alcance menor el misil Kalibr puede volar bajo a una altura de 60 metros a 150 metros sobre la tierra, de acuerdo a datos de Lennox, ó 30 metros sobre la superficie de la tierra según Sputnik. Para ataques contra blancos estratégicos el misil Kalibr 3M14 LACM podría ir armado de una ojiva nuclear de 200 kilotones a 250 kilotones, atribuyéndosele al misil crucero una precisión de 3 metros de error circular de probabilidad (CEP).

Un submarino ruso de la clase Akula o de la nueva clase Yasen operando en el Golfo de México no estaría allí meramente para hundir barcos enemigos, de guerra y mercantes, con torpedos sino para amenazar con misiles crucero dotados de ojivas nucleares el territorio continental de EE.UU. a lo largo del arco que representa el Golfo de México, contra blancos de importancia estratégica en la costa u cerca de ésta, y potencialmente contra objetivos estratégicos a lo largo y ancho de EE.UU., tanto en el interior y centro del país siguiendo un eje más o menos paralelo al Río Misisipi como contra objetivos en las costas este y oeste y contra blancos entre ambas costas. Un submarino podría lanzar misiles crucero desde el Golfo de México, por ejemplo, contra blancos estratégicos desde el este hasta el oeste de EE.UU., lanzando las salvas de misiles en una forma como si se tratara de un abanico de mano extendido, siguiendo la forma del arco de la costa continental del Golfo de México.

Las aparentes pocas defensas o la ausencia de defensas antiaéreas – los misiles crucero vuelan dentro de la atmósfera como los aviones – y de defensas antimisiles basadas en tierra, junto con la merma de los números de aviones caza de la Fuerza Aérea de EE.UU. (USAF) dedicados a la defensa del espacio aéreo estadounidense, hacen de la región del Golfo de México, y del interior o hinterland de EE.UU. al que se accede desde el Golfo de México, una “panza vulnerable”, que se podría considerar indefensa y expuesta a ataques con ojivas nucleares portadas por misiles crucero.

A esto hay que añadir que partiendo de la premisa que un submarino de propulsión nuclear y de ataque es la mejor arma de guerra antisubmarina (ASW) – lo ideal en este sentido es interceptar y hundir un submarino enemigo antes que pueda atacar a EE.UU. – pero la base más cercana de submarinos de ataque de la Marina de Guerra de EE.UU. (U.S. Navy) no está en el Golfo de México sino en la costa del Atlántico en Norfolk, Virginia, en donde hay desplegados solo unos 6. La base de submarinos de Nueva Londres (New London) en Groton, Conecticut, alberga unos 19 submarinos de ataque, pero está mucho más lejos del Golfo de México, sus submarinos desplegados más para enfrentar una amenaza naval rusa que proviniese del Mar de Barents y Mar de Noruega e intentase abrirse paso al Atlántico a través de la brecha de Groenlandia-Islandia y de Islandia-Reino Unido (GIUK gap).

De un submarino de ataque de propulsión nuclear ruso, de la clase Akula II ó de la clase Akula I Mejorado, lanzar 28 misiles crucero Kalibr 3M14, armados con ojivas nucleares de 250 kilotones, desde un punto en el Golfo de México, podría llegar un misil a la sede del Mando Sur de las Fuerzas Armadas de EE.UU. en Doral, la Florida, a unos 977 km de distancia. Si la velocidad de crucero a altura del misil Kalibr 3M14 es de Mach 0.8 ó unos 980 km por hora, le tomaría al misil llegar a su objetivo en alrededor de 60 minutos, dependiendo también de la distancia de lanzamiento sumergido del misil. Una explosión aérea sobre el objetivo en Doral podría provocar inicialmente según un método de cálculo hasta 99,000 muertos y 357,000 heridos.

Otro misil crucero Kalibr 3M14 lanzado desde el Golfo de México a una distancia de unos 983 km podría impactar al Aeropuerto Internacional de Miami en unos 60 minutos volando a Mach 0.8, para destruir este importante punto de comunicaciones aéreas regionales, causando una ojiva de 250 kilotones un estimado inicial de 114,000 muertos y 450,000 heridos. Éste podría ser un objetivo estratégico número 2 a atacar por un submarino de la clase Akula.

Un misil Kalibr 3M14 lanzado a una distancia de 805 km desde el Golfo de México podría impactar la sede del Mando Central de las Fuerzas Armadas de EE.UU., en la Base Aérea de MacDill en la ciudad de Tampa, la Florida, en unos 49 minutos volando a Mach 0.8, causando inicialmente 20,000 muertos y unos 77,000 heridos. Éste podría ser un objetivo número 3 a atacar por un submarino. Otro misil Kalibr 3M14 con una ojiva de 250 kilotones podría atacar a Cabo Cañaveral, la estación de la Fuerza Aérea de EE.UU. (USAF) y base de lanzamiento de cohetes espaciales de la agencia espacial civil estadounidense NASA, a unos 1,000 km de distancia, tomándole unos 61 minutos llegar al objetivo. Éste podría ser el número 4 a ser atacado por un submarino.

La Base Aérea de Tyndall en la Florida, que alberga a unos 53 aviones caza F-22A invisibles al radar, quizás actualmente el caza de superioridad aérea más poderoso de Occidente, podría ser atacada por un misil Kalibr 3M14 con una ojiva de 250 kilotones, lanzado a unos 690 km de distancia desde el Golfo de México, tomándole al misil unos 42 minutos para llegar al objetivo a una velocidad de crucero de Mach 0.8. La detonación nuclear aérea sobre la base de Tyndall causaría unos 2,830 muertos – de una población en la base reportada en 2010 de 2,994 – y cerca de 19,000 heridos.

El propósito de un  ataque a la Base Aérea de Tyndall – potencialmente el objetivo número 5 a ser atacado por un submarino de la clase Akula – sería el destruir a la fuerza de aviones caza F-22A allí basada, cazas cuya producción cesó en 2011, para reducir los números de por sí limitados – unos 186 recibidos – de este avión caza y así además impedir que se utilicen como parte de la defensa aérea de EE.UU. para interceptar misiles crucero, lanzados desde submarinos y bombarderos estratégicos rusos. La Florida podría así recibir unos 5 ataques de misiles crucero armados con ojivas nucleares lanzados desde el Golfo de México.

Otros blanco potencial de un ataque de misiles crucero por un submarino ruso de la clase Akula I Mejorado o Akula II sería el Puerto de Luisiana del Sur, el puerto de EE.UU. que en 2013 administró en términos de toneladas el mayor volumen de mercancías del sector naviero de este país norteamericano. También se lo considera como el “puerto de mayor tonelaje en el Hemisferio Occidental”. Volando a una velocidad de crucero de Mach 0.8, tan solo le tomaría unos 33 minutos al misil crucero Kalibr 3M14 con una ojiva de 250 kilotones impactar el Puerto de Luisiana del Sur, de ser lanzado desde un punto en el centro del Golfo de México a 532 km del puerto. La detonación nuclear aérea sobre la localidad de Laplace, donde se halla la sede del puerto, causaría unos 23,000 muertos y unos 14,000 heridos. Este puerto podría ser el blanco número 6 de un ataque de misiles crucero.

El Puerto de Nueva Orleans podría ser impactado por un misil Kalibr 3M14 lanzado a unos 514 km de distancia en el Golfo de México, tomándole unos 32 minutos llegar al objetivo a una velocidad de Mach 0.8. Este puerto podría ser el objetivo número 7 de un ataque de misiles crucero lanzados por un submarino. Una ojiva de 250 kilotones podría destruir la infraestructura del Puerto de Nuevo Orleans, el séptimo puerto de EE.UU. en 2013 en términos de volumen de cargamento que por éste pasa. Se estima que dicha explosión nuclear causaría unos 112,000 muertos y 229,000 heridos. El Puerto de Nuevo Orleans, junto con el Puerto de Luisiana del Sur, constituyen uno de los mayores complejos portuarios del mundo en términos del volumen de carga que por ellos pasan anualmente.

El Puerto de Houston, el segundo puerto de EE.UU. en 2013 en cuanto a volumen de mercancías y toneladas que por éste pasan, podría ser impactado en su Terminal de Contenedores del Corte de Barbour, la terminal portuaria más activa en el Punto de Morgan, por un misil Kalibr 3M14 lanzado desde el Golfo de México a unos 688 km de distancia, pudiendo llegar al objetivo en 42 minutos volando a Mach 0.8. El Puerto de Houston podría ser el objetivo estratégico número 8 de un ataque por un submarino operando en el Golfo de México. La explosión nuclear de 250 kilotones en el aire sobre el Corte de Barbour podría causar más de 7,200 muertos y unos 50,300 heridos, probablemente destruyendo también al Puente de Fred Hartman.

El Puerto de Beaumont en Texas podría ser el objetivo número 9 a atacar en caso de guerra por Rusia, pudiendo alcanzar a su objetivo un misil crucero Kalibr 3M14 armado con una ojiva nuclear de 250 kilotones, lanzado por un submarino de la clase Akula ruso operando en el Golfo de México a una distancia de unos 663 km, llegando en unos 41 minutos al blanco a una velocidad de crucero de Mach 0.8. El Puerto de Beaumont fue en 2013 el cuarto de EE.UU. en volumen de carga y ha sido el puerto militar más activo a nivel global en el manejo de equipo y material de guerra estadounidense. Una detonación de 250 kilotones en el aire sobre el Puerto de Beaumont podría provocar unos 33,700 muertos y 56,400 heridos.

El Puerto de Corpus Cristi también en Texas y el octavo puerto de EE.UU. en volumen de carga administrada, podría ser impactado por un misil Kalibr 3M14 disparado a 781 km de distancia, que llegaría a su objetivo en unos 48 minutos a una velocidad de Mach 0.8. La explosión de una ojiva nuclear de 250 kilotones sobre el Puerto de Corpus Cristi, que podría ser el blanco número 10 a atacar en caso de guerra por un submarino ruso en el Golfo de México, podría causar 39,000 muertos y unos 76,100 heridos.

El Puerto del Gran Baton Rouge localizado en Puerto Allen en Luisiana, el noveno puerto de EE.UU. en 2013 en cuanto a volumen de carga procesada, podría ser impactada por un misil Kalibr 3M14 con ojiva nuclear de 250 kilotones lanzado a una distancia de unos 583 km, lo que le tomaría unos 36 minutos llegar a su objetivo a una velocidad de Mach 0.8, calculándose unos 39,000 muertos y 97,500 heridos víctimas de dicho ataque. El Puerto del Gran Baton Rouge es de importancia para el tráfico marítimo internacional como para el fluvial en el Río Misisipi, siendo “cabeza” de la navegación de gran calado en este río, además de proporcionar acceso a 15,000 millas de navegación de transporte fluvial. La importancia de este puerto lo podría convertir en el blanco número 11 a atacar por un submarino ruso operando en el Golfo de México.

El Puerto de Plaquemines, a 20 millas al sur del Puerto de Nuevo Orleans, que proporciona acceso portuario a 33 estados de EE.UU., ha sido en 2013 el puerto estadounidense número 11 en cuanto a volumen de carga procesada. Un misil crucero Kalibr 3M14 lanzado desde el Golfo de México a una distancia de 507 km podría impactar al Puerto de Plaquemines en 31 minutos volando a una velocidad de Mach 0.8. Éste puerto podría ser su blanco estratégico número 12 a destruir. Una detonación aérea sobre el Puerto de Plaquemines podría causar unos 15,300 muertos y 89,500 heridos.

El Puerto del Lago Carlos, también en el estado de Luisiana, ha sido en 2013 el número 12 de EE.UU. por el volumen y toneladas de carga procesada. Un misil crucero Kalibr 3M14 disparado por un submarino desde una distancia de 630 km llegaría a este objetivo estratégico, el número 13 a atacar, en unos 39 minutos volando a Mach 0.8. Una explosión en el aire sobre el Puerto del Lago Carlos podría causar unos 24,000 muertos y 57,100 heridos.

El Puerto de Ciudad de Texas, el número 14 de EE.UU. en 2013 por el volumen y toneladas de carga procesada y el tercero más grande de Texas, podría ser el objetivo estratégico número 14 a atacar por un misil Kalibr 3M14, lanzado a 659 km de distancia del objetivo desde el Golfo de México, que volando a Mach 0.8 llegaría al Puerto de Ciudad de Texas en unos 40 minutos. Una detonación aérea sobre el Puerto de Ciudad de Texas podría causar unos 11,000 muertos y 34,000 heridos.

En total, unos 5 puertos del estado de Luisiana podrían ser atacados por misiles Kalibr 3M14 armados con ojivas nucleares y lanzados desde el Golfo de México. A su vez, unos 4 puertos del estado de Texas podrían ser atacados por sendos misiles Kalibr 3M14 lanzados por un submarino desde el Golfo de México.

El objetivo estratégico número 15 a atacar por un submarino ruso podría ser el Puerto de Mobila en Alabama, en 2013 el puerto número 13 en volumen y toneladas de carga administradas, y la sede del astillero naval Austal USA donde se construyen los modernos Navíos de Combate Litoral (LCS) de la clase Independence, de desplazamiento correspondiente a una fragata como las de la clase Leander británica. Volando a una velocidad de Mach 0.8 un misil Kalibr 3M14 lanzado a 632 km de distancia en el Golfo de México llegaría a su objetivo en 39 minutos, estimándose que podría provocar unos 33,000 muertos y unos 66,000 heridos.

En total, un ataque ruso con misiles crucero Kalibr 3M14 armados con ojivas nucleares de 250 kilotones, lanzados desde el Golfo de México por un submarinos ruso de la clase Akula, podrían destruir 10 de los que en 2013 fueron los 14 mayores puertos de EE.UU., en términos de volumen de carga procesada. Estos 10 puertos se hallan en el Golfo de México.

Otro blanco potencial estratégico, el número 16, de un ataque con misiles crucero por un submarino en el Golfo de México sería el importante astillero naval de Ingalls Shipbuilding en Pascagoula, estado de Misisipi. De acuerdo a Wertheim, el astillero de Ingalls ha construido hasta la fecha 30 destructores de misiles teledirigidos de la clase Arleigh Burke, además de haber construido grandes navíos de guerra anfibia para la Marina de Guerra de EE.UU. Actualmente hay 2 destructores más en construcción y 2 más contratados, probablemente participando en un futuro en la construcción de parte de 16 destructores más, de ser su construcción aprobada. Aparte de proporcionar defensa antiaérea, los Arleigh Burke pueden cumplir misiones de defensa antimisil y antisubmarina.

Un misil Kalibr 3M14 armado con una ojiva nuclear de 250 kilotones, volando a una velocidad de crucero de Mach 0.8 y lanzado desde el Golfo de México a una distancia de 582 km, llegaría a su objetivo en unos 36 minutos. La explosión en el aire sobre los astilleros de Ingalls en Pascagoula mataría a unos 25,000 y heriría a unos 15,000 según un estimado. La explosión nuclear destruiría también la refinaría de petróleo de la empresa Chevron en Pascagoula, considerada la mayor refinería de esta compañía en EE.UU. y una de las principales refinerías en este país.

El blanco número 17 de un ataque de misiles crucero Kalibr 3M14 armados con ojivas nucleares de 250 kilotones, lanzados por un submarino desde el Golfo de México, podría ser la Base Aérea de Barksdale en el estado de Luisiana, por albergar la 2ª Ala de Bombardeo del USAF dotada de bombarderos estratégicos B-52H con capacidad de bombardeo nuclear, por contener el cuartel general del Mando de Ataque Global de la Fuerza Aérea (Air Force Global Strike Command) americana y por ser también la sede de la 8ª Fuerza Aérea del USAF. Volando a una velocidad de crucero de Mach 0.8, un misil Kalibr 3M14 llegaría a la Base Aérea de Barksdale en unos 54 minutos, pudiendo causar por su detonación nuclear en el aire unos 15,000 muertos y unos 75,000 heridos según un estimado.

El objetivo número 18 de un ataque de misiles crucero por un submarino podría ser la Base Aérea de Peterson en el estado de Colorado, por ser la sede del cuartel general del Mando de Defensa Aeroespacial Norteamericana (NORAD) y por contener también el cuartel general del Mando Septentrional de Estados Unidos (USNORTHCOM), siendo éste último el mando que se encargaría de defender a EE.UU. en América de una invasión enemiga. Volando a una velocidad de Mach 0.8, un misil Kalibr 3M14 armado de una ojiva nuclear de 250 kilotones llegaría a la Base Aérea de Peterson en unas 2 horas, y su detonación aérea sobre la base causaría, según una estimación, más de 27,000 muertos y unos 125,000 heridos.

El objetivo número 19 de un ataque de misiles crucero desde un submarino en el Golfo de México podría ser el Centro Espacial Johnson de la NASA, dedicado a los vuelos espaciales tripulados, y en particular su Centro de Control de Misión Houston, así llamado por su cercanía a la ciudad de Houston, Texas, y que se encarga de controlar los vuelos tripulados espaciales de EE.UU. Un misil crucero Kalibr 3M14 armado de una ojiva de 250 kilotones podría ser lanzado a una distancia de 687 km, tomándole unos 42 minutos llegar a su objetivo volando a una velocidad de Mach 0.8, causando con una detonación aérea sobre el Centro de Control de Misión Houston unos 46,000 muertos y más de 113,000 heridos en el área afectada por la explosión nuclear, de acuerdo a un estimado.

(**)

El siguiente escenario considera la posibilidad de que, de estallar una guerra nuclear entre EE.UU. y Rusia por Siria, Rusia buscará de forma asimétrica la manera de asestar un golpe devastador a EE.UU.

Una forma de hacerlo sería desplegando un submarino de propulsión nuclear y de ataque en el Golfo de México, armado de misiles crucero con ojivas nucleares. Dicho escenario no es meramente hipotético o ficticio, porque según un informe, un submarino ruso de la clase Akula operó sin ser detectado en el Golfo de México en 2012.

El objetivo número 20 podría ser el Aeropuerto Internacional de Dallas/Ft. Worth, el cuarto de EE.UU. en volumen de pasajeros – habiendo transitado en el aeropuerto más de 65 millones de pasajeros desde noviembre de 2016 a noviembre de 2016. Por su importancia como centro de comunicaciones aéreas internas e internacionales de EE.UU., este aeropuerto podría ser un objetivo estratégico a atacar por un misil crucero. Así, un misil Kalibr 3M14 lanzado desde el Golfo de México por un submarino a una distancia de unos 1,083 km llegaría al Aeropuerto Internacional de Dallas/Ft. Worth en unos 66 minutos, volando a Mach 0.8. Detonando su ojiva de 250 kilotones en el aire sobre el objetivo, un misil Kalibr podría causar un estimado de más de 20,000 muertos y unos 179,000 heridos.

La Compañía Aeronáutica Lockheed Martin, una de las principales subsidiarias de la gran empresa aeroespacial americana Lockheed Martin, tiene su sede en la Planta 4 de la Fuerza Aérea de EE.UU. (United States Air Force Plant 4) en Fuerte Worth, Texas, habiéndose producido y ensamblado en estas instalaciones el avión caza F-16, el más numeroso avión caza del USAF, ensamblándose actualmente el nuevo avión caza americano de V Generación y de tecnología furtiva al radar, el F-35. Por este motivo, la Planta 4 de la Fuerza Aérea de EE.UU. sería el objetivo estratégico número 21 para un ataque con misil crucero lanzado desde un submarino en el Golfo de México. Un misil crucero Kalibr 3M14 armado con una ojiva nuclear de 250 kilotones destruiría tanto las instalaciones donde se ensamblan los nuevos cazas F-35 como también la Estación Naval Aérea y Base de Reserva Conjunta de Fuerte Worth (Naval Air Station Joint Reserve Base Ft. Worth), que está al lado de las instalaciones usadas por la Compañía Aeronáutica Lockheed Martin. Lanzado a una distancia de 1,098 km desde el Golfo de México, un misil Kalibr 3M14 con ojiva de 250 kilotones llegaría a su objetivo en unos 67 minutos a una velocidad de Mach 0.8, detonando en el aire sobre el blanco y causando la muerte a 33,000 personas y heridas a unas 134,000.

El objetivo número 22 podría ser la Base de la Fuerza Aérea de Whiteman, que es la sede del 509ª Ala de Bombardeo que opera los bombarderos estratégicos invisibles al radar B-2 Espíritu, hallándose en el estado de Misuri. Un misil crucero Kalibr 3M14 lanzado desde el Golfo de México por un submarino de la clase Akula a 1,530 km de distancia podría llegar a la base en 1 hora y 34 minutos, causando con una detonación nuclear aérea de 250 kilotones sobre el objetivo unos 7,500 muertos y 3,400 heridos.

Las instalaciones de Boeing Defense, Space & Security, subsidiaria de la gran empresa aeroespacial americana Boeing, están establecidas en Berkeley, un suburbio de San Luis de Misuri. En estas instalaciones se fabrican los aviones caza F-15 de superioridad aérea para el USAF y países aliados, y los multipropósito F/A-18E/F para los portaaviones de la Marina de Guerra de EE.UU. y las fuerzas aéreas de países aliados del país norteamericano. Estas instalaciones podrían ser el objetivo estratégico número 23 para un ataque de misiles crucero por un submarino de la clase Akula. Un misil Kalibr 3M14 lanzado a 1,497 km de distancia en el Golfo de México llegaría al objetivo en alrededor de 1 hora y 32 minutos, volando a una velocidad de Mach 0.8. Una detonación sobre Berkeley, Misuri, sobre las instalaciones de Boeing Defense, Space & Security podría causar unos 44,400 muertos y unos 196,500 heridos, destruyendo no solo las instalaciones de la empresa Boeing pero también al Aeropuerto Internacional de San Luis, el aeropuerto número 32 de EE.UU. en actividad en 2015, con un volumen de pasajeros de unos 12 millones 750 mil.

El Aeropuerto Internacional O’Hare de Chicago es el tercero de EE.UU. en volumen de pasajeros con cerca de 77 millones que habían circulado por el aeropuerto en 2015, y el cuarto aeropuerto del mundo más transitado en aquel año. El aeropuerto internacional de la ciudad de Chicago, ésta la tercera en población de EE.UU., podría ser por su importancia estratégica el objetivo número 24 de un ataque de misiles crucero lanzado por un submarino ruso. La distancia desde un punto del Golfo de México hasta el Aeropuerto Internacional O’Hare puede ser de unos 1,866 km, lo que le tomaría a un misil Kalibr 3M14 una hora y 54 minutos en llegar al objetivo, volando a una velocidad de crucero de Mach 0.8. La detonación aérea sobre el aeropuerto de una ojiva nuclear de 250 kilotones podría causar unos 45,000 muertos y unos 353,500 heridos.

El blanco estratégico número 25 de en ataque de misiles crucero por un submarino de la clase Akula podría ser el astillero naval de Marinette Marine en la ciudad de Marinette en el estado de Wisconsin. El astillero construye actualmente los Navíos de Combate Litoral (LCS) de la clase Freedom para la Marina de Guerra de EE.UU. (U.S. Navy), realmente fragatas de 3,380 toneladas de desplazamiento a plena carga. Un misil Kalibr 3M14 lanzado desde el Golfo de México a unos 2,215 km de distancia le tomaría, volando a una velocidad de crucero de Mach 0.8, unas 2 horas y 16 minutos para llegar al objetivo. La detonación aérea sobre el astillero de Marinette Marine podría provocar unos 18,000 muertos y 6,300 heridos. Según Wertheim está planeada la construcción, entre el astillero Austal USA del Puerto de Mobila en Alabama y el astillero Marinette Marine de Wisconsin, de 52 Navíos de Combate Litoral. Una de las misiones que estos navíos pueden cumplir es la de guerra antisubmarina en zonas litorales.

El blanco número 26 para un submarino de la clase Akula, con la misión de lanzar 28 misiles crucero armados de ojivas nucleares contra EE.UU. desde el Golfo de México, podría ser el Laboratorio Nacional de Los Álamos en el estado de Nuevo México, donde se ha llevado a cabo investigación y desarrollo de armas nucleares, siendo actualmente también un centro de importancia mundial en investigación científica y tecnológica. El Laboratorio de Los Álamos podría ser impactado por un misil Kalibr 3M14 lanzado desde el Golfo de México a una distancia de unos 1,943 km, que llegaría a su objetivo tras unas 2 horas de vuelo a una velocidad de Mach 0.8. La explosión de una ojiva de 250 kilotones sobre el blanco podría causar la muerte de unas 4,700 personas y heridas a unas 9,000 más.

La base de submarinos de propulsión nuclear y misiles balísticos (SSBN) de King’s Bay (Bahía del Rey) en el estado de Georgia sería un seguro objetivo, para fines de este estudio el número 27 sin seguir un orden de importancia, de un ataque de misiles crucero con ojivas nucleares lanzado por un submarino ruso, operando sin ser detectado en el Golfo de México. Operan desde la base de King’s Bay 6 submarinos de propulsión nuclear y misiles balísticos (SSBN) de la clase Ohio. La base también alberga a 2 de los 4 submarinos de propulsión nuclear de la clase Ohio transformados en submarinos lanzamisiles crucero (SSGN), el USS Florida y el USS Georgia. Un misil Kalibr 3M14 lanzado a una distancia de 1,038 km desde un punto en el Golfo de México podría llegar a la base de submarinos de King’s Bay en unos 64 minutos, a una velocidad de crucero de Mach 0.8. La detonación aérea de una ojiva de 250 kilotones sobre los muelles cubiertos de la base de submarinos de King’s Bay en la orilla oeste del Arroyo de Fancy Bluff (Fancy Bluff Creek) podría causar unos 1,800 muertos y 11,500 heridos, destruyendo a los mandos operacionales de la fuerza submarina establecidos en la base, y probablemente también a al menos 2 de los submarinos de misiles balísticos que estarían en puerto por mantenimiento.

El Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta, Georgia, podría ser uno de los blancos a atacar por un submarino ruso en el Golfo de México, siendo para fines de este estudio potencialmente el objetivo estratégico número 28 a ser atacado en caso de guerra. El Aeropuerto Internacional de Atlanta es el primer aeropuerto de EE.UU. en volumen de pasajeros, con alrededor de 101 millones 500 mil que habían circulado por el aeropuerto en 2015, y el aeropuerto más transitado del mundo en aquel año. Tras ser lanzado desde un punto en el Golfo de México, un misil Kalibr 3M14 podría alcanzar el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson tras volar una distancia de 1,076 km, alcanzando su objetivo en unos 66 minutos volando a una velocidad de crucero de Mach 0.8. La explosión nuclear de 250 kilotones de la ojiva del misil sobre el aeropuerto podría producir la muerte  a unas 37,200 personas y heridas a unas 161,000.

Otro blanco alternativo para un ataque en caso de guerra con 28 misiles crucero por parte de un submarino ruso operando en el Golfo de México podría ser la Base de la Fuerza Aérea de Dyess en Texas, donde está basada la 7ª Ala de Bombardeo del USAF, constituida por el 9º Escuadrón de Bombardeo y el 28º Escuadrón de Bombardeo, ambos compuestos por bombarderos estratégicos supersónicos B-1B. Este objetivo sería el número 29 para un submarino que pudiese llevar más de 28 misiles crucero. Un misil Kalibr 3M14 lanzado desde el Golfo de México a 1,238 km de distancia llegaría a la base de Dyess en 1 hora y 16 minutos volando a velocidad de crucero de Mach 0.8. La detonación nuclear de 250 kilotones sobre el objetivo podría causar unos 5,700 muertos y 36,000 heridos.

No está de más decir que un submarino operando en el Golfo de México podría también atacar al Canal de Panamá por su gran valor estratégico, hallándose la Esclusa de Gatún, por ejemplo, a unos 2,082 km de un punto en el Golfo de México, y la Esclusa de Miraflores a unos 2,127 km.

Cabe indicar que los misiles crucero estratégicos armados con ojivas nucleares Kalibr 3M14 LACM, de ataque a tierra, estarían probablemente dotados de tecnologías de invisibilidad al radar enemigo y de contramedidas electrónicas (ECM) para confundir los sistemas de guiado de misiles superficie-aire (SAM) antiaéreos y de misiles aire-aire (AAM) lanzados por cazas de defensa aérea.

En lugar de un submarino de la clase Akula, la Marina de Guerra Rusa podría desplegar un moderno submarino de IV Generación de propulsión nuclear y de ataque del Proyecto 885 y clase Yasen, el sucesor de la clase Akula de III Generación, que podría ser capaz de ir armado en sus 8 tubos verticales de lanzamiento de misiles crucero con 56 misiles del tipo Kalibr 3M14 ó SS-N-30, el sucesor del misil crucero estratégico SS-N-21 (según la denominación de la OTAN), sin contar los misiles crucero que podría lanzar desde sus tubos lanzatorpedos.

El despliegue de un submarino de la clase Yasen en el Golfo de México sin ser detectado permitiría el ataque a más blancos estratégicos en caso de guerra, potencialmente duplicando el número de objetivos que un submarino de la clase Akula podría atacar. De un submarino de la clase Yasen ir armado con 56 misiles crucero en sus 8 lanzadores verticales, y con al menos otros 28 misiles crucero del tipo del Kalibr 3M14 en su cámara interna de torpedos, para ser lanzado por sus tubos lanzatorpedos de 21 pulgadas (533 mm) de diámetro, dicho submarino de propulsión nuclear y ataque ruso podría atacar hasta 84 blancos estratégicos con misiles armados de ojivas nucleares.

Otros potenciales blancos estratégicos dentro del alcance de los estimados 3,800 km de alcance máximo de los misiles Kalibr 3M14 serían los siguientes, de ser lanzados los misiles crucero desde el Golfo de México: 30) las instalaciones de la empresa Boeing en El Paso, Texas; 31) el centro de la ciudad de Houston, Texas; 32) la Base de la Fuerza Aérea de Ellsworth,  Dakota del Sur; 33) el Aeropuerto Internacional Douglas de Charlotte, Carolina del Norte; 34) el Aeropuerto Internacional de Denver, Colorado; 35) el Puerto de Huntington Tri-Estatal fluvial; 36) el centro de la ciudad de Chicago; 37) el centro de la ciudad de Atlanta; 38) la Base de la Fuerza Aérea de Minot, Dakota del Norte; 39) la Base Naval de San Diego, California; 40) la Base Naval de Punto Loma, San Diego; 41) el centro de la ciudad de Los Ángeles, California; 42) el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles; 43) el Puerto de Los Ángeles; 44) el Puerto de Long Beach, California; 45) el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore en Livermore, California; 46) la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg, California; 47) la Base de la Fuerza Aérea de Edwards, California; 48) el centro de la ciudad de San Francisco; 49) el centro de la ciudad de Seattle, estado de Washington; 50) la Base Naval de Kitsap en Bangor, estado de Washington; 51) la base Naval de Kitsap en Bremerton, estado de Washington;

52) la Base Naval de Norfolk, Virginia; 53) el Puerto de Portsmouth, Virginia; 54) la Terminal de combustible de la Isla de Craney en Portsmouth, Virginia; 55) los astilleros navales de Newport News Shipbuilding, Virginia; 56) la Base de la Fuerza Aérea de Langley, Virginia; 57) la sede de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Langley, Virginia; 58) la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial (NGA) en Ft. Belvoir, Springfield, Virginia; 59) el Pentágono, Virginia; 60) la Base de la Fuerza Aérea de Andrews, Maryland; 61) la sede de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en Ft. Meade, Maryland; 62) la sede de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA), incluyendo la Base Conjunta Anacostia-Bolling en Washington, DC;

63) el centro financiero de la Ciudad de Nueva York en el Bajo Manhattan; 64) el Aeropuerto de La Guardia, Nueva York; 65) el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, Nueva York; 66) el Aeropuerto Internacional Newark Liberty, Nueva Jersey; 67) el Puerto de Nueva York y Nueva Jersey; 68) la Terminal marina Puerto Newark-Elizabeth, Nueva Jersey; 69) el Aeropuerto Internacional de Filadelfia, Pennsylvania; 70) la Instalación naval de mantenimiento de navíos inactivos de Filadelfia; 71) la Ciudad del Centro, Filadelfia; 72) el Distrito financiero de Boston, Masachusets; 73) el Aeropuerto Internacional Logan de Boston; 74) la Base naval de submarinos de Nueva Londres en Groton, Conecticut; 75) los astilleros navales de Bath Iron Works en Bath, Maine; 76) el Fuerte Allen en Puerto Rico (donde se halla emplazado un radar más allá del horizonte visual del U.S. Navy).

Bajo los regímenes del Republicano George W. Bush (enero de 2001 a enero de 2009) y del Demócrata Barack H. Obama (enero de 2009 a enero de 2017), 16 años en total, las defensas de EE.UU. ante ataques de misiles crucero han sido descuidadas en favor de las empresas y operaciones militares expedicionarias predominantemente en el Cercano Oriente, Asia Central, Asia Meridional y África del Norte, o de promover y desplegar un sistema de defensa antimisil europeo ante una improbable amenaza de misiles balísticos de Corea del Norte a Europa, y una improbable, poco convincente y exagerada amenaza por parte de Irán. Dichos esfuerzos militares fuera de Norteamérica han resultado en que no hayan adecuadas o existentes defensas antiaéreas y antimisil en tierra contra misiles crucero, el que se haya producido una merma en la fuerza del USAF de aviones caza interceptores de la defensa aérea de EE.UU., y el que haya una más reducida fuerza de submarinos de ataque de propulsión nuclear que asuma tareas de guerra antisubmarina y defensa de EE.UU.

La planeada construcción de un muro con México representará una empresa costosa, tanto para erigirla como para combatir las contramedidas a las que los traficantes de inmigrantes indocumentados recurrirán, como la construcción de túneles para el tránsito de personas y de drogas, armas y ganancias ilícitas debajo del muro, y de túneles falsos para confundir a los guardias fronterizos. Más aún, los traficantes de personas buscarán vías alternativas para la entrada de inmigrantes indocumentados a EE.UU., por las costas estadounidenses del Pacífico y del Golfo de México, y por la larga frontera terrestre de Canadá con EE.UU. En vista de que probablemente no se podrá frenar el flujo de inmigrantes indocumentados a EE.UU. con la construcción del muro con México, la cantidad del costo del muro y su guardia podría utilizarse mejor en la defensa antisubmarina de las costas de EE.UU. y en la defensa antiaérea y antimisil del territorio continental de EE.UU., en vista de la vulnerabilidad de sus defensas.

La posibilidad de una guerra entre Rusia y EE.UU. por Siria era una amenaza que se pudo haber hecho realidad por la política del régimen de Obama de intervenir en Siria, estrecha aliada de Rusia. La amenaza de que dicha guerra se podía hacer realidad bajo una presidencia de Hillary Clinton era también patente mientras existía la posibilidad de que la ex Primera Dama fuese elegida Presidenta. Cabe aclarar que la intervención americana en Siria, por medio del patrocinio a grupos terroristas radicales sunitas, se hizo en gran medida por presiones de Israel, para destruir a su antiguo enemigo sirio.

El espectro de una guerra entre Rusia y EE.UU. en el Cercano Oriente aparentemente sigue siendo una posibilidad, ante el evidente apoyo incondicional de la nueva Administración Trump estadounidense a Israel y sus políticas agresivas contra Irán, éste también aliado estratégico de Moscú. De EE.UU. amenazar militarmente a Irán y a Siria por presiones del Estado Judío, esto puede llevar a perpetuar la Segunda Guerra Fría entre Rusia y EE.UU., que empezó bajo el régimen de George W. Bush y llegó al borde de la guerra bajo el régimen de Obama.

Una operación militar ofensiva contra Irán y Siria por EE.UU. y sus aliados, por las presiones de Tel Aviv, provocará una reacción militar rusa, que puede llevar a una escalada militar que desemboque en la III Guerra Mundial nuclear. Un acto de agresión conjunto americano-israelí contra El Líbano para destruir al partido político chiita y milicia armada de Hezbolá, éste aliado estratégico de Moscú en la Guerra de Siria y en la región, puede desembocar en una guerra regional que, por la escalada de acciones militares y el aumento de sus participantes, lleve al mundo a la guerra nuclear.

La nueva Administración Trump debe de evitar entrar en dicha guerra, ignorando para ello las presiones del régimen de Israel a cometer actos de agresión en el Cercano Oriente, como Tel Aviv logró al manipular a los regímenes de George W. Bush y Obama, dedicándose mejor a reforzar las defensas de EE.UU. en el Hemisferio Occidental contra misiles crucero armados de ojivas nucleares y submarinos, en vez de construir un muro que pretenderá, infructuosamente y a un alto costo, detener la marcha de hombres, mujeres y niños en busca de una vida y un futuro mejor, según el tan celebrado “sueño americano”.

La anunciada decisión del Presidente Trump de establecer “zonas seguras” en Siria para los refugiados en este país, con la participación del Pentágono y sin haber consultado la idea previamente con Rusia, lo que implica que EE.UU. tratará unilateralmente y en contra de las fuerzas rusas y sirias en la zona de conflicto, de establecer zonas de exclusión aérea impuestas sobre Siria, augura la posibilidad real de una guerra entre EE.UU. y Rusia, guerra que puede desembocar en un conflicto nuclear y la III Guerra Mundial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s