Turquía reanuda ataques contra kurdos en Siria tras lo que Erdogan considera una traición de EEUU

Publicado: mayo 16, 2017 en 1- NEWS

El Ejército turco renovó el miércoles su ataque contra las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), lideradas por los kurdos en el norte de Siria, bombardeando las posiciones de aquellas cerca de la ciudad estratégica de Tal Rifaat.

Según la página de medios sociales del Escudo del Éufrates, los militares turcos atacaron al “PKK” (Fuerzas Democráticas Sirias) en Tal Rifaat, infligiendo daños materiales a sus defensas en esta ciudad de Aleppo.

Las Fuerzas Democráticas Sirias no han informado de víctimas.

Este último ataque por parte del Ejército turco se produce una semana después de la firma del memorándum de creación de las zonas de distensión durante las conversaciones de paz de Astaná, destinadas a poner fin a la violencia en Siria.

Turquía también condenó como “inaceptable” un anuncio de EEUU de que suministrará armas y equipos militares a los militantes kurdos en Siria.

El Pentágono hizo el anuncio el martes, enfatizando que el armar a las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) es “asegurar una victoria clara” en las operaciones destinadas a liberar a la ciudad de Raqqah, en el norte de Siria, del grupo terrorista EI.

Raqqah, que cayó en las manos del EI en 2014, es el principal bastión del grupo terrorista takfiri en Siria.

La alianza de las FDS, a la que EEUU ha estado enviando ayuda militar, está dirigida por las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG).

El viceprimer ministro turco, NurettinCanikli, reaccionó el miércoles a la decisión de EEUU, diciendo que “el suministro de armas a las YPG es inaceptable”.

“Esta política no beneficiará a nadie”, agregó.

Ankara considera a las YPG como la rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que lucha desde 1984 por un estado independiente kurdo dentro de Turquía.

Los kurdos sirios izan banderas rusas en la frontera con Turquía

ANKARA (Sputnik) — Las milicias kurdas izaron banderas rusas y sirias en la localidad siria de Afrin, cerca de la frontera con Turquía, informó la agencia Anadolu, citando a fuentes locales.

Ankara cataloga de terroristas a las Unidades kurdas de Protección Popular (YPG) y las vincula al proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Los habitantes de las aldeas turcas fronterizas aseguran que las banderas fueron puestas en varios puntos de la zona controlada por los kurdos sirios.

Según varias fuentes locales, el objetivo es impedir que los grupos armados de la oposición siria y el Ejército turco bombardeen la zona.

La agencia comunicó también que las tropas turcas reforzaron la defensa en este tramo de la frontera y continúan el levantamiento de un muro de concreto.

Erdogan advierte a Trump sobre el suministro de armas a kurdos

MOSCÚ (Sputnik) — El presidente turco, RecepTayyipErdogan, expresó su repudio al propósito de Estados Unidos de armar a las Unidades kurdas de Protección Popular (YPG) y advirtió que este plan torpedea la alianza estratégica entre los dos países.

El 9 de mayo el Pentágono informó que el presidente estadounidense, Donald Trump, aprobó el envío de armas a las milicias kurdas que combaten al grupo terrorista Daesh (autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia y otros países), a pesar de las objeciones de Turquía.

“La entrega de ayuda militar a las YPG por parte de Estados Unidos daña nuestras relaciones estratégicas y se lo diré a Trump en nuestra próxima reunión”, dijo Erdogan en una rueda de prensa en Ankara.

El mandatario turco tiene previsto reunirse con su homólogo norteamericano el próximo 17 de mayo en Washington.

Las YPG han sido el aliado más fuerte de EEUU en su lucha contra Daesh en Siria, pero Turquía considera que el grupo es una extensión del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), organización señalada como terrorista por Ankara.

“Utilizar una organización terrorista para acabar con otra no es una buena política”, subrayó Erdogan.

Según el líder otomano, las YPG amenazan a la seguridad nacional de Turquía, que “lucha con mayor eficacia contra Daesh”.

Las YPG, brazo armado del Partido kurdo sirio de Unión Democrática y componente principal de las Fuerzas Democráticas Sirias, participan en una operación para cercar Al Raqa con el apoyo de la aviación y las tropas de élite de Estados Unidos y los países de su órbita.

Una bomba debajo de la silla de Erdogan

Una bomba debajo de la silla. Es lo que siente el presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan que le plantó su homólogo de EEUU, Donald Trump, al armar a los kurdos hasta los dientes. El anuncio de la Casa Blanca estremeció a Erdogan, quien prometió decirle a Trump en la cara lo que entiende como una repudiable decisión, el próximo 17 de Mayo.

Armamento pesado y de alta tecnología. Es lo que recibirán los kurdos sirios de parte de EEUU. Una decisión extraña para alguien que en su momento pretendió ser el bombero del conflicto en el país árabe al anunciar que su nación abandonaría las aventuras guerreristas fuera de fronteras.

Proveer a los kurdos con estas armas podría empeorar el conflicto hasta límites insospechados, y las consecuencias podrían sentirse en la propia Turquía. Por eso la reacción encendida del líder turco.

“La entrega de ayuda militar a las YPG (Unidades kurdas de Protección Popular) por parte de Estados Unidos daña nuestras relaciones estratégicas y se lo diré a Trump en nuestra próxima reunión”, dijo presidente turco, Recep Tayyip Erdogan en una rueda de prensa en Ankara.

El director de Elespiadigital.com y analista internacional Juan A Aguilar explica que “aquí se cruzan los planes estratégicos que se refieren al propio conflicto en Siria e Irak con el Estado Islámico, y las tensiones con Turquía”. Algo que ocurre porque “los objetivos son distintos”.

El experto señala que “aquí hay por un lado, la intención de EEUU de mantener atada a Turquía a la OTAN y a la alianza occidental, y por otro lado, el plan que han llevado desde hace ya cinco años, de intentar derrocar a Bashar Asad y dividir Siria”.

Estos planes chocan, opina el analista, y lo fundamenta. “Cuando el plan para derrocar a Bashar Asad pasaba por una especie de insurrección o de ‘revolución de color’, con una denominada ‘oposición siria’ fantasmagórica, que acabó en una especie de guerra civil, esa fase fracasó, se acabó. Entonces lanzaron la segunda fase de este caos controlado que era estimular más a las fuerzas que estaban apoyando Arabia Saudí y los países del golfo, que era el Frente Al Nusra, o sea, Al Qaeda, y el Estado Islámico”.

“Lógicamente, con el transcurso del tiempo y el apoyo ruso y de otros aliados al Gobierno sirio, esta fase está también prácticamente acabada, y su punto final puede ser la conversación de Trump con Putin, aceptando el acuerdo establecido en Astaná, con Irán y con Turquía para crear una zona de seguridad lo cual permite al Ejército sirio concentrarse en los frentes que son estratégicos”, explica Aguilar.

El envío de armas pesadas a los kurdos por parte de Washington, ha sido interpretado como una advertencia, o incluso una amenaza por parte de Trump a Erdogan. Aguilar sostiene que “EEUU tiene la llave ahora mismo para subir o bajar la presión sobre Erdogan. Puede subir la presión apoyando a los kurdos, por tanto amenazando la propia estabilidad interna de Turquía, o puede bajar la presión limitando ese apoyo y tranquilizando a Ankara”.

“¿De qué va a depender subir o bajar esa presión?”, se pregunta el analista. “De que Erdogan mantenga su alineamiento con EEUU y la OTAN. Y ahí es donde se produce esa situación en la cual muchas veces Erdogan, a pesar de que es un tipo listo, parece que da una de cal y una de arena: hay veces que se acerca a Rusia o la Unión Euroasiática (UEE), y hay veces que vuelve a exigir a la UE que mire su situación porque ya pasa el tiempo y se está cansando”.

En esta partida endiablada de ajedrez, como lo entiende Juan Aguilar, “el único que de alguna forma tiene la forma de manejar los tiempos, las distintas variables, de tratar con todos los actores, es Putin y sus aliados, fundamentalmente Irán. Porque sus objetivos han estado claros desde el principio, el apoyo a Siria ha sido evidente y sin fisuras, hay intereses geopolíticos muy importantes, que van desde El Líbano hasta el centro de Asia, y tiene abierta comunicación con todos los actores: con Erdogan, con los kurdos, con Siria, y ahora con Washington”, explica.

“Con lo cual, dependerá mucho efectivamente de el buen hacer de la diplomacia rusa, y en eso ya han dado pruebas de que Lavrov es un auténtico genio, y es quien puede llevar a una situación de estabilidad a la zona y que acabe el conflicto”.

“El problema es cómo darle un salida airosa, sobre todo a EEUU, porque es posible que no consiga ninguno de los objetivos que se habían planteado incialmente”, sentencia Juan Aguilar.

DECLARACIONES COMPLETAS

Erdogan, traicionado por EEUU

El “cabeza de turco” es un término que se adapta perfectamente al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Seis años después de se empeñara en cuerpo y alma en promover el conflicto en Siria y apoyar a los grupos terroristas, tal esfuerzo no ha reportado nada a Turquía, a excepción de inseguridad, la desconfianza de sus vecinos y la desaceleración de la economía nacional.

Erdogan se enfrenta a la dura realidad: el aliado norteamericano ha decidido no apostar por él, sino por los kurdos.

En Siria, los estadounidenses anunciaron que apoyan firmemente a los kurdos y han comenzado a armarlos con armas pesadas.

Las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) tienen el apoyo de Washington para “tomar la ciudad de Raqqa de manos de los terroristas del EI”. Todo ello supone “un cuchillo envenenado plantado en el corazón de Erdogan.” Tanto éste como sus ministros han condenado la decisión de Washington y pedido que sea anulada, pero en vano.

El periódico Rai al Yum se refiere a la decisión de los norteamericanos de optar por los kurdos, y no por Turquía, y sobre la importancia que reviste el hecho de dotar a aquellos con armas pesadas, creando así una indiscutible amenaza para los militares turcos. Estas armas son tanques, vehículos blindados, artillería pesada y bulldozers, a los que se añaden misiles antitanque y armas ligeras. Nadie se engaña sobre el significado de esto y menos aún los turcos. Este arsenal no está destinado a una simple milicia sino a crear un “ejército regular”. Se trata de un ejército que debería apoyar a un “estado kurdo”, que nacería en las fronteras sirio-turcas.

El periódico ve este hecho como “un verdadero desafío lanzado a Erdogan”, que se dispone a visitar Washington el 16 de Mayo y ha apostado mucho por esta visita. Erdogan tuvo que soportar ya una humillación cuando blindados y tanques del Ejército de EEUU se interpusieron entre sus tropas y las milicias kurdas hace varios días y ha visto patrullas conjuntas kurdo-estadounidenses a lo largo de la frontera turca con Siria. Él se siente, pues, frustrado, decepcionado y, sobre todo, traicionado por un aliado estadounidense que ha escogido claramente a los kurdos en detrimento de Turquía, que es miembro de la OTAN, señala el periódico.

Pero, ¿por qué Washington ha apostado por los kurdos en lugar de por la Turquía de Erdogan? Rai al Yum responde: “Existen dos razones que explican esta elección: los kurdos, como todos saben, son combatientes endurecidos. Sin embargo, lo más importante es la voluntad de EEUU y sus socios occidentales de provocar el desmembramiento de los países de Oriente Medio tras los acuerdos de Syke-Picot de 1920 y dividir la región para tratar de asegurar la hegemonía del régimen sionista. Se trata, pues, de aplicar el plan sionista de dividir los estados de la región. EEUU y Europa quieren ahora la emergencia de un estado kurdo, un proyecto en el que ellos trabajan en este momento.

En cuanto a los kurdos de Siria, ellos han calificado de “histórica” la decisión de EEUU de armarlos y de haber apostado por ellos en lugar de por los turcos. “En lo que se refiere a la lucha contra los terroristas, los norteamericanos hacen mejor en confiar en los kurdos que en los árabes y los turcos”, señalan fuentes kurdas citadas por el periódico.

De este modo, Erdogan está en cólera. No sólo no ha logrado su sueño de resucitar el imperio otomano, intento que sus vecinos árabes rechazan y condenan, sino que se va a encontrar quizás con lo que más temía, la aparición de un estado kurdo en las fronteras turcas, tanto en Siria como quizás en Iraq, donde los kurdos quieren organizar un referéndum de autodeterminación. Poco puede hacer Erdogan para impedir la aparición de un estado kurdo, que sería ciertamente una amenaza para la seguridad nacional de Turquía, donde un tercio del territorio está poblado por kurdos, muchos de los cuales aspiran a la independencia. La perspectiva de una larga guerra contra los kurdos, dotados de un “ejército”, aterroriza al “sultán”.

Seis años de apoyo ciego a los planes de EEUU en la región y su respaldo a las hordas terroristas, no ha generado, pues, más que desastres políticos y económicos para Turquía y para el propio Erdogan, incluyendo el abandono de EEUU.

Análisis: La alianza militar de Putin y Erdogan. Turquía enfrentada con EEUU y con un pie fuera de la OTAN

Manuel Freytas

Es un factor CLAVE que cambia las relaciones de fuerza y el tablero estratégico del PODER geopolítico y militar en Medio Oriente. Erdogan, un aliado CLAVE de la OTAN toma cada vez más DISTANCIA de EEUU y se acerca a Rusia. Lo que comenzó como un tibio ACERCAMIENTO con Putin ya se ha convertido en una ALIANZA ESTRATÉGICA regional entre Rusia y Turquía.

La CRISIS USA-Turquía se detonó con el GOLPE de Estado fallido contra el gobierno turco, en julio de 2016, de cuya autoría Erdogan responsabilizó a EEUU y a la REDES TERRORISTAS de la CIA. Y la grieta se profundizó esta semana con la decisión de Trump de proveer de ARMAMENTO pesado a las milicias del Kurdistán sirio, a las cuales Erdogan califica como un GRUPO TERRORISTA más.

Estos dos factores fueron claves para la PROFUNDIZACIÓN de la alianza militar de Rusia y Turquía en Siria.

En una cumbre en Sochi, en la costa del mar Negro, Putin y Erdogan acordaron una zona de EXCLUSIÓN AÉREA que torna imposible cualquier incursión militar en Siria (como el último bombardeo de EEUU) sin autorización. A su vez acordaron profundizar la ALIANZA MILITAR antiterrorista en terreno, según el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú.

El suministro de SISTEMAS ANTIMISILES rusos S-400 a Turquía está en la cima de los acuerdos.

En los económico, ambos países ratificaron un acuerdo firmado en octubre de 2016 para construir un GASODUCTO desde Rusia a Turquía por el fondo del mar Negro, que tendrá dos ramas (una para Turquía y otra en dirección a Grecia y la UE), con una capacidad respectiva de 15.75 mil millones de metros cúbicos de gas al año.

Rusia a su vez invierte 22.000 millones de dólares en la construcción de una CENTRAL NUCLEAR en Turquía, anunció el secretario de prensa del Kremlin, DmitriPeskov. “Hoy se puede constatar con seguridad que el periodo de RESTABLECIMIENTO de las relaciones ruso turcas ha concluido. Volvemos a la cooperación normal entre socios”, señaló Putin después de la cumbre de Sochi.

En resumen, un acontecimiento estratégico CLAVE, que potencia el liderazgo militar nuclear ruso en Medio Oriente, y precipita una RUPTURA definitiva de Turquía con EEUU y la OTAN.

elespiadigital.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s