Archivos para junio 2, 2017

CARTEL.png
-Duración: 5 días.
-Nº Máximo de alumnos: 10.
-Idioma: Castellano.
-Requisitos:
  • Documento de Antecedentes Penales.
  • Certificado Médico.
PRECIO: 300 EUROS.
PRECIO (Miembros de RRTSIA): 150 EUROS.*
EL PRECIO INCLUYE: PERTENENCIA A ISKMA POR TODO 2017.
DOBLE CERTIFICACIÓN: RRTSIA – ISKMA.
* El precio no incluye hospedaje, comidas ni traslados.
Se puede realizar el curso “a medida” para personal en España o en sus países de origen.
Información y reservas: info@rrtsia.com

El magistrado, que regresaba a su domicilio en horas de la noche, intentó superar una barricada, cuando fue interceptado y baleado.

La noche de este miércoles fue asesinado el juez venezolano Nelson Moncada (37 años) cuando intentaba superar una barricada instalada por grupos antichavistas en El Paraíso, un sector al noroeste de Caracas.

A través de Twitter, el Ministerio Público venezolano confirmó que Moncada, juez 41 de Control del Área Metropolitana de Caracas, recibió varios disparos al pasar por un corte de ruta.

Fiscal 36° Nacional investiga muerte del juez Nelson Moncada Gómez, ocurrida anoche en El Paraíso 1/2

2/2 El juez Moncada Gómez recibió varios disparos cuando intentó evadir una barricada

El móvil del hecho

Este jueves, en una rueda de prensa televisada por el canal estatal, el Ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, recordó que el juez Nelson Moncada integró el tribunal de apelación que ratificó, en 2016, la condena contra Leopoldo López, promotor del plan insurreccional llamado ‘La Salida’.

“No se descarta que en la muerte del juez Nelson Moncada el móvil sea el sicariato”, ya que fue uno de los jueces que “ratificó condena a Leopoldo López”, declaró el ministro Reverol.

Se han designado a los mejores detectives del Cicpc, para investigar el asesinato del juez de control del área metropolitana, Nelson Moncada

La noche de este miércoles, el juez regresaba a su domicilio cuando se topó con una ‘guarimba’ en la concurrida avenida Páez de El Paraíso. Luego de ser baleado, Moncada fue despojado de sus pertenencias.

El ministro Reverol aseguró que las pesquisas estarán a cargo del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC).

actualidad.rt.com

Según el Wall Street Journal, Francia y Bélgica están utilizando a terceros, desde hace al menos 7 meses, para asesinar a algunos de sus ciudadanos enrolados en el Emirato Islámico (Daesh).

Según el diario estadounidense, París y Bruselas han entregado a Bagdad una lista de “blancos” prioritarios. Si sobreviven a los combates y llegan a caer en manos del ejército iraquí, las personas que aparecen en esa lista son condenadas a muerte y ejecutadas.

Al igual que los demás países miembros de la Unión Europea, Francia y Bélgica renunciaron hace años a la pena de muerte… oficialmente.

En Irak, miembros de las fuerzas especiales francesas actúan, por cuenta de los gobiernos de Francia y Bélgica, disfrazados de militares iraquíes y utilizando vehículos con las insignias del ejército de Bagdad. Escondiendo así su verdadera identidad, esos miembros de las fuerzas especiales francesas se presentan en hospitales y morgues para recoger muestras del ADN de los posibles ciudadanos franceses o belgas eliminados y compararlos con los que tienen en su base de datos, para mantener actualizada la lista de personas por liquidar.

“France Directs Kills of French Fighters in ISIS”, Tamer El-Ghobashy, Maria Abi-Habib y Benoit Faucon, The Wall Street Journal, 30 de mayo de 2017.

ELESPIADIGITAL.COM

Caos en las calles de Manila tras las explosiones y los tiroteos REUTERS

El jefe de la policía dice que los asaltantes no dispararon contra los clientes y acusa al grupo radical de buscar “propaganda”

Diez soldados filipinos mueren en un ataque de su propia aviación en los combates contra el IS

El asalto contra el complejo de lujo y casino filipino Resorts World Manila ha concluido en medio de la confusión y una trágico balance, después de que las fuerzas de seguridad locales descubrieran 37 cadáveres, incluido el cuerpo del único pistolero al que atribuyeron el suceso.

La policía sostiene que no se trató de un ataque vinculado a los combates que se libran en el sur del país entre el ejército y una facción radical afiliada al Estado Islámico (ISIS), pese a que la web especializada SITE aseguró esta madrugada que un miembro de ese movimiento vinculado a la acometida contra Marawi había reclamado su autoría diciendo que fueron “lobos solitarios” afines al grupo.

Un portavoz de los agentes indicó que el encapuchado que irrumpió a medianoche en el conocido recinto situado en las inmediaciones del aeropuerto capitalino concluyó su correría suicidándose.

“Parece que era caucasiano, hablaba inglés, era grande y blanco. Probablemente un extranjero”, explicó el jefe de la policía de Manila, Oscar Albayalde.

El máximo responsable de la policía a nivel nacional, Ronald dela Rosa, añadió que el atacante “se quemó” vivo dentro de una habitación del hotel. “Se tumbó en la cama, se cubrió con una manta gruesa y aparentemente se roció de gasolina”, precisó.

La motivación de este gravísimo incidente continúa también sin aclararse. Los agentes sostienen que pudo tratarse de un intento de robo, ya que en la bolsa del individuo se encontraron un número no precisado de fichas del casino valoradas en cerca de 113 millones de pesos (unos 2 millones de euros).

Dela Rosa opinó que no “se trata de terrorismo” ya que el sujeto no disparó contra las cientos de personas que se encontraba en el lugar.

Si hubiera sido del IS habría abatido a la gente y si planeaba suicidarse, y realmente era un terrorista, se habría colocado una bomba y se habría inmolado”, manifestó.

“Cualquier grupo puede responsabilizarse con un motivo propagandístico pero nosotros nos basamos en hechos”, añadió Dela Rosa.

Todos los civiles que murieron lo hicieron asfixiados por la humareda que generó el incendio provocado por el agresor y aparecieron amontonados en varias habitaciones donde semeja que se habían recluido para huir del caos que propició la aparición del hombre armado que empezó a quemar mesas de juego y disparar contra las cámaras de televisión. Más de media docena de personas resultaron heridas, algunas intoxicadas por el humo y otras al saltar desde algunos de los pisos al vacío intentando escapar.

Vídeos difundidos por las redes sociales filipinas al inicio del altercado dejaban escuchar disparos aislados y como una enorme columna de humo se elevaba del lugar. También permitían apreciar escenas de caos en las que decenas de personas intentaban huir del lugar.

“Un empleado me dijo que sacó una botella y comenzó a esparcir un líquido, que cree que era gasolina”, afirmó Jay Dones, un filipino presente en el lugar consultado por la cadena CNN.

La mayoría de los empleados han huido del complejo desde diferentes salidas. Los bomberos no pueden entrar, están mirando al fuego, porque la orden de la policía es que no se puede acceder al lugar, creen que los pistoleros (al principio se pensaba que eran varios los atacantes) todavía están dentro”, añadió Dones.

Mientras que el país espera a que se esclarezcan las circunstancias exactas de este turbulento episodio, las tropas filipinas seguían hoy peleando en Marawi, en la isla sureña de Mindanao, para intentar reducir la resistencia de los fundamentalistas que ocuparon parcialmente esta población el pasado 23 de mayo.

El general Rolando Bautista reiteró al medio filipino Rappler que la refriega se había producido cuando sus soldados intentaron capturar a Isnilon Hapilon, el autoproclamado líder del ISIS en Filipinas y antes comandante de Abu Sayyaf.

Bautista reconoció que habían recibido días antes informaciones de una posible ofensiva de los radicales contra Marawi y dijo que la acción contra Hapilon debió acelerar los planes de los insurgentes.

La expansión del ISIS en Filipinas se ha convertido ya en el principal desafío que ha enfrentado hasta ahora el presidente Rodrigo Duterte desde que asumió su mandato en 2016.

El secretario de Defensa filipino, Delfin Lorenzana, había asegurado que los militares acabarían hoy con los últimos miembros de Maute, la franquicia local del ISIS, atrincherados en el centro de la villa, aunque algunos altos cargos del ejército pusieron en cuestión dicha posibilidad.

El jueves los uniformados sufrieron un serio quebranto al perder a 11 soldados cuando un avión erró en el bombardeo de los reductos que mantienen los milicianos en el centro de la urbe y mató a los uniformadores gubernamentales, hiriendo a otros 7.

Imágenes difundidas a través de internet permitieron ver varios vehículos blindados destruidos por los rebeldes y a uno de ellos usando un RPG para atacar a los soldados. El mismo vídeo deja apreciar como los alzados desmantelan después el armamento pesado de las tanquetas para usarlo en la refriega.

Los fundamentalistas aseveran que tienen en su poder a 240 rehenes, incluido un conocido sacerdote local y 14 de sus feligreses, y han amenazado con asesinarlos si el ejército no frena su ofensiva.

Según otro portavoz del ejército, el coronel Edgard Arevalo, sus tropas han acabado con la vida de 120 insurgentes, pero siguen sin poder doblegar la resistencia de varias decenas que permanecen atrincherados en un área donde también están atrapados hasta 2.000 civiles.

Las fuerzas leales a Manila dicen que entre los radicales abatidos han identificado a numerosos extranjeros, incluidos ciudadanos de Arabia Saudí, Yemen, Chechenia, Turquía, Malasia e Indonesia, lo que redunda en la capacidad de atracción que ha generado el ISIS en el territorio filipino.

“El IS se está reduciendo en Irak y Siria. Una de las zonas donde continúa su expansión es el Sudeste Asiático y Filipinas es su centro de gravedad“, aclaró Rohan Gunaratna, un experto del Colegio S.Rajaratnam de Estudios Internacionales de Singapur, a la agencia Reuters.

Un informe de los servicios de inteligencia de Indonesia al que tuvo acceso Reuters indica que según Jakarta hasta 38 de sus conciudadanos se han unido a los rebeldes en el sur filipino y 22 de ellos están peleando actualmente en Marawi.

La acción de Marawi entraña un notable simbolismo ya que fue otro ataque contra esa urbe en octubre de 1972 -que también supuso la ocupación parcial de la misma durante dos jornadas-, lo que se considera como la fecha de inicio de la última y larga insurrección de los grupos armados musulmanes del país que todavía continúa, pese a que las facciones más importantes de esa rebelión inicial mantienen ahora un alto el fuego con el ejército de Manila.

Irónicamente, en aquel año, los musulmanes se alzaron para combatir la ley marcial que había decretado el dictador Ferdinand Marcos, la misma media que ha establecido ahora Duterte en Mindanao, un declarado admirador del difunto autócrata.

Residentes de Marawi han afirmado a los medios locales que los insurgentes del grupo Maute, la franquicia local del Estado Islámico (ISIS), han utilizado a menores de edad en esta acometida, una hipótesis que consolida las imágenes recuperadas por el ejército en las que se ve a varios niños peleando en las filas de esa facción radical.

Las fotos y grabaciones mostradas por cadenas como Al Jazeera permiten ver a pequeños -algunos de poco más de 4 años- posando con ametralladoras frente a la bandera negra que enarbola el ISIS y a otros un poco mayores entrenándose junto a los adultos o participando en combates selváticos.

Desplazados como Mike Abbas, un vecino de Marawi que se ha visto obligado a huir hasta la cercana ciudad de Iligan declararon a CNN Philippines que su hijo de ocho años había quedado “traumatizado” tras ver como uno de los milicianos que participó en el ataque asalto contra Marawi no era más que un “niño”.

“¿Cómo no vas a estar asustando cuando ves que el que lleva el arma no es sino un niño?”, dijo.

Numerosas organizaciones civiles han denunciado desde hace años la participación de menores de edad en los diferentes grupos armados que proliferan por la isla sureña de Mindano.

Los representantes del estamento militar citados por Al Jazeera indicaron que Maute recluta a los chiquillos aprovechando su presencia en las sesiones de estudios coránicos y suele fijarse en los huérfanos de rebeldes que han sido abatidos con anterioridad.

ELMUNDO.ES