Atentados de Teherán: Todas las miradas se dirigen a Arabia Saudí

Publicado: junio 10, 2017 en 1- NEWS

El ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Yavad Zarif, declaró el jueves por la mañana que los terroristas que llevaron a cabo los atentados en Teherán son “los sicarios de aquellos que quieren proyectar la guerra contra Irán”.

En su cuenta de Twitter, él colocó este mensaje:

“Los acólitos del terrorismo amenazan a Irán con una guerra. Sus mercenarios están programados para atacar lo que ellos detestan más: la democracia”.

Los atentados de Irán llegaron un mes después de que el hijo del rey, ministro de Defensa y segundo príncipe heredero, Mohammad bin Salman, declarara que Riad llevaría la guerra al interior de Irán.

Por su parte, un nervioso ministro saudí de Exteriores, Adel al Yubeir, rechazó el miércoles toda implicación en los atentados.

“No existe ninguna prueba de la implicación de extremistas saudíes en los atentados de Teherán. Riad condena los atentados terroristas dondequiera que tengan lugar”, declaró.

“No conocemos al autor de los atentados de Teherán”, añadió.

El pasado 6 de Junio, sin embargo, Jubeir declaró que Irán debía ser castigado por lo que calificó de “injerencias” en los asuntos de los países de la región, una afirmación risible viniendo del representante de un estado que ha enviado tropas contra su vecino, Yemen, que tiene militares en Bahrein para ayudar al régimen de ese país a reprimir a su población, que mantiene un bloqueo contra Qatar y que apoya a los terroristas en Siria e Iraq,

Por su parte, el diario Rai al Youm publicado en Londres se refirió en su edición del 8 de junio a los ataques en Teherán y cree que Arabia Saudí podría ser el instigador de una próxima “guerra contra la seguridad” en la región.

“No está claro si los acontecimientos en Teherán están directamente relacionados o no con las declaraciones del príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, de que estaba planeando una guerra dentro de Irán”, informó el periódico. El diario cita también la identidad del pensamiento religioso wahabí que comparten Arabia Saudí y el EI.

Análisis: Atentado en Irán: la desesperación del terrorismo

Carlos Santa María

El doble atentado terrorista en Teherán, muestra la angustia de los terroristas por salvarse del cerco que implementan las fuerzas soberanas contra dicho flagelo promovido por reinos árabes y el Occidente.

El atentado terrorista de este miércoles en Teherán, afectando materialmente y con vidas las instalaciones parlamentarias y el mausoleo del Imam Jomeini (el fundador de la República Islámica de Irán), es un mensaje que denota la angustia de los grupos takfiríes por salvarse del cerco que implementan las fuerzas soberanas contra dicho flagelo promovido por reinos del Golfo Pérsico y potencias occidentales, entre otros.

En ese sentido, hay que analizar objetivamente las declaraciones que se han producido inmediatamente después de la infamia dando a cada una de ellas su justa interpretación, es decir, que en su contenido deben portar tanto una palabra de consternación y otra de acción coherente.

Por ejemplo, Arabia Saudí a través de su canciller Adel al-Yubeir, descartó la vinculación de ciudadanos saudíes pues no existía prueba alguna de ello y ni siquiera conocían a los implicados, además de condenar estos actos donde se produzcan. Sin embargo,  horas antes de los ataques de Teherán, Al-Yubeir había dicho que la República Islámica de Irán debía ser “castigada” por lo que consideró “interferencia” en la región, afirmando que es el principal apoyo del terrorismo en el mundo. Si se conecta con sus declaraciones un mes atrás, exponiendo que el conflicto con Irak y Siria debía extenderse a Irán, evidencia una relación que no puede ser desechada.

Daesh ha reivindicado la tragedia ensalzando a sus “combatientes”, manifestando que responde castigando las políticas infieles, aunque su modus operandi deja serias dudas sobre quien organiza pese a dicha reivindicación supuesta, por la forma, conexión de datos y grupos operativos clandestinos, según el experto en asuntos del Oriente Medio, Moisés Garduño. Se puede comprender, entonces, como una operación ya planificada la cual puede ser atribuida al problema con Catar por favorecer el diálogo con Irán o ya definida para realizarse con antelación básicamente.

El Departamento de Estado de EE.UU. no sólo ha condenado los dos atentados, sino que los ha calificado como “depravación del terrorismo” sin lugar en el mundo. Lo paradójico es que, pese a lamentar lo sucedido, no existe concordancia entre palabras y hechos pues pese a luchar la nación persa contra el extremismo y ser objeto de ésta, el Senado de USA ha aprobado este miércoles, con 92 votos a favor, el proyecto para imponer nuevas sanciones a la República Islámica de Irán. El proyecto de ley ratifica las sanciones a personas involucradas en el programa de misiles balísticos de Irán y a cualquiera que haga negocios con ellas. Asimismo, se aplicaría un embargo de armas contra el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI), además del arsenal inmenso de bloqueos ya existente.

Lo que se puede afirmar con certeza es que el gobierno presidido por el presidente Hasan Rohani no actuará impulsivamente, cayendo en la trampa de involucrarse en una batalla contra otros países, pues daría la oportunidad a Donald Trump de iniciar la guerra que las empresas multinacionales requieren con urgencia. Por el contrario, en vez de debilitar al gobierno y a la ciudadanía, dichas acciones invitan a unirse mucho más al pueblo, a estar alertas y defenderse de modo cohesionado. Obviamente desestabilizar a Irán favorecería a EE.UU., lo que no se logrará ni por estos medios ni por otros lesivos a la vida de sus habitantes, tal como lo ha planteado Juan Aguilar, director de El Espía Digital y el analista Angel Molina.

Solidarizarse con Irán es la responsabilidad ética de quien se considera amante de la paz, compartiendo la idea que esta acción no podrá afectar a la tranquilidad de la nación. De allí que la conclusión más importante es que el terrorismo impulsado por actores foráneos no tiene futuro con Daesh ni Al Qaeda ya que pronto serán derrotados y, además, delatarán a sus patrocinadores como lo han estado haciendo aquellos mercenarios que han sido capturados. Parece que el atentado es la única forma de expresar la frustración, lo que indica que la batalla por la dominación la están perdiendo irremediablemente y frenar la influencia o diálogos de convergencia en la región será imposible. Así será.

elespiadigital.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s