Canadian special forces sniper kills an ISIS fighter from TWO MILES away in the longest confirmed kill shot in history

A Canadian sniper has beat the record for the longest confirmed kill in military history by picking off an ISIS fighter from a staggering 11,319 feet.

The bullet was fired from a McMillan TAC-50 rifle set on a high-rise tower and took 10 seconds to travel the 2.14 miles towards the fighter, who was attacking Iraqi soldiers.

This smashed the last record set by a Briton Craig Harrison, who killed a Taliban soldier with a 338 Lapua Magnum rifle at a range of 8,120 feet(1.54 miles) in 2009.

A Canadian sniper has broken the world record for the longest kill shot. Pictured: A Canadian sniper team in southern Kandahar, Iraq (file photo)

A Canadian sniper has broken the world record for the longest kill shot. Pictured: A Canadian sniper team in southern Kandahar, Iraq (file photo)

A military source told The Globe and Mail the kill was verified by video, adding: ‘This is an incredible feat. It is a world record that might never be equalled.’

The third longest kill was by Canadian Corporal Rob Furlong, who shot down an Afghan insurgent from 7,972 feet(1.51 miles) in 2002 during Operation Anaconda.

And prior to that, Master Corporal Arron Perry hit a terrorist from 7579 feet. He was also Canadian and serving in the same operation.

The longest kill from a US sniper was done by sergeant Bryan Kremer, who hit an Iraqi insurgent at 7,546 feet(1.42 miles) with his Barrett M82A1 rifle in 2004.

The Canadian who achieved the longest kill was operating with Joint Task Force 2, which is training Kurdish forces to fight IS.

Few details are available about their operation, but their last reported location was in the north of Iraq, where a major operation is underway to recapture Mosul.

The sniper has not been named for security reasons and the exact location of the kill has not been confirmed.

Canada’s special forces are known for the high skill of their snipers, who are considered among the best in the world.

The Canadians dominate the list of the world's longest confirmed sniper kills. The county's special forces are known for the skill of its snipers

The Canadians dominate the list of the world’s longest confirmed sniper kills. The county’s special forces are known for the skill of its snipers

The outstanding accuracy of the Tac-50 makes it the choice long-range weapon of the Canadian Army since 2000

The outstanding accuracy of the Tac-50 makes it the choice long-range weapon of the Canadian Army since 2000

They have been fighting in the Middle East for several years, and were involved in the first confirmed ground battle between ISIS and western forces in January 2015.

Soldiers visiting front-line positions with Kurdish Peshmerga forces came under heavy mortar and machine gun fire.

McMillan Tac-50: Killing machine with lethal range of 2.3miles

The outstanding accuracy of the Tac-50 makes it the choice long-range weapon of the Canadian Army since 2000. It is used mainly against individual enemy targets, but can also take out light armoured vehicles.

Designed in Arizona in the 1980s, it weighs 26 pounds and is 57 inches in length. The magazine can hold five cartridges, with dimensions of 12.7 x 99mm.

The grooved barrel is designed to dissipate heat, allowing regular firing, while a muzzle break reduces recoil. It has a metal finish and comes in black, olive, grey, tan, or dark earth.

The rifle has seen action in the Afghan War, Syrian Civil War and Iraqi Civil War.

The Canadians used sniper fire to ‘neutralise’ the ISIS threat without taking any casualties.

Brigadier General Michael Rouleau said the troops, whose job it is to train the Iraqi military, fired back only in self-defence.

He added: ‘My troops had completed a planning session with senior Iraqi leaders several kilometres behind the front lines.’

Special forces fighting in Iraq and Syria regularly make use of sniper rifles, as they are considered a more accurate way of targeting insurgents than airstrikes.

Last month, a British SAS sniper is said to have shot dead an ISIS jihadi from 7,920 feet (1.50 miles) away using the world’s most powerful rifle.

The kill was unconfirmed by the military so is not included in the league table.

It took three whole seconds for the bullet to reach its target – the throat of an Islamic State terrorist in the Iraqi city of Mosul.

The British marksman was using a CheyTac M200 Intervention gun which is produced in South Carolina and retails at $13,800 (£10,500) and can vaporise a person’s organs from 8,200 feet.

As the terrorist was leaving a burned-out building two weeks ago, the SAS gunman is said to have pulled the trigger, registering one of the most difficult kills in the regiment’s history.

This graphic shows the distance from which the Canadian sniper hit the ISIS fighter. It includes a relative comparison to the Shard in London and Burj Khalifa in Dubai

Widely regarded as the most powerful rifle on the planet in its class, it has a working range of up to 9,842 feet and holds the record for the world’s longest shot.

The soldiers is said to have only taken a single shot to take down his man, living up to the gun manufacturer CheyTac’s motto of ‘Make every shot count’.

A source told The Star on Sunday: ‘It was a classic counter-sniper operation. The ISIS gunman was moving all the time to get into the best position to get a kill.’

The sniper has not been named for security reasons and the exact location of the kill has not been confirmed

The sniper has not been named for security reasons and the exact location of the kill has not been confirmed

This smashed the last record set by a Briton Craig Harrison, who killed a Taliban soldier from 1.54 miles. Pictured: An Iraqi fighter clashes with ISIS in Mosul, Iraq, on May 21, 2017

This smashed the last record set by a Briton Craig Harrison, who killed a Taliban soldier from 1.54 miles. Pictured: An Iraqi fighter clashes with ISIS in Mosul, Iraq, on May 21, 2017

dailymail.co.uk

La temeraria singularidad del mundo de hoy

alt

Alberto Hutschenreuter

La compleja situación por la que atraviesan las relaciones internacionales prácticamente ha despejado el campo de reflexiones o hipótesis en clave de esperanzas, es decir, consideraciones sobre cursos previsibles del orden internacional. Es cierto que, salvo agoreros imperecederos, nadie aventura escenarios catastróficos inmediatos; pero es innegable que ante la sucesión vertiginosa de hechos, la confianza en un orden internacional estable ha disminuido.

Hace tiempo que los hechos rebajaron sensiblemente las expectativas, pero fueron sin duda los acontecimientos ocurridos recientemente los que produjeron mayor impacto, particularmente la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, hecho que implicó que en algunos segmentos relativos con las relaciones entre Estados y temas globales el escenario internacional (clásico y “nuevo”) sufriera rápidas consecuencias de escala, por caso, la relación estratégica atlanto-europea o los esfuerzos frente al reto que implica el cambio climático.

Resulta interesante comprobar cómo la talla de poder de Estados Unidos perturba las relaciones internacionales, tanto cuando la potencia despliega políticas intervencionistas o globalistas, como lo ha venido haciendo desde 1945, como cuando adopta un patrón externo en buena medida reluctante o aislacionista.

Pero volviendo al punto inicial, la causa que en gran parte explica el pesimismo que existe en relación con el curso de la política internacional reside en que todos los niveles del “orden internacional” están simultáneamente atravesados por importantes grados de crisis, situación que implica una notable y peligrosa singularidad.

Comenzando por el nivel clásico, es decir, el de las relaciones entre Estados, los principales “cinturones de fragmentación” del mundo se hallan bajo crisis, esto es, Europa centro-oriental, Oriente Medio/Golfo Pérsico y Asia-Pacífico.

En las tres áreas la tensión entre Estados se encuentra en ascenso e incluso en la zona de crisis casi irreductible, es decir, la segunda, surgen tensiones o “averías” nuevas que se suman a las tradicionales, por caso, entre las petromonarquías del Golfo Pérsico.

Según el balance del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), el gasto militar del mundo en 2016 fue superior al de 2015, siendo los actores preeminentes y potencias medias ubicados en las tres placas geopolíticas los que más invirtieron en el rubro (dejando de lado, claro, la “excepcionalidad estadounidense” en la materia: 612.000 millones de dólares).

Es tal la acumulación militar por parte de los Estados en esas regiones que, como advertía Bismarck, “en cualquier momento los cañones comenzarán a dispararse solos”.

En cuanto al nivel intraestatal o “estadoméstico”, es decir, el que acontece hacia dentro de los Estados, en algunos casos el grado de violencia es abrumador, particularmente en Siria, donde el número de muertos en casi siete años asciende a más de 330.000 y el de desplazados a más de diez millones, hecho que redujo la población del convulsionado país a menos de la mitad.

Algunos expertos denominan “nuevas guerras” a las confrontaciones intraestatales. Si bien es cierto que se trata de “guerras entre la gente” en la que se difuminan los campos de batalla, intervienen múltiples partes y se combate casi indefinidamente, el rasgo novedoso de estas guerras es su descontrol como consecuencia de la ausencia de lo que se denomina “amortiguadores del conflictos”, esto es, la capacidad de regulación de los actores preeminentes sobre esos países.

La crisis de los niveles inter e intratestatal nos lleva al tercer nivel de crisis, la de las organizaciones multilaterales y regímenes internacionales.

La declinación de la ONU hace tiempo dejó de ser una tendencia para convertirse en una de las más firmes realidades del mundo actual. Hace años que las “misiones onusianas” se encuentran con serias dificultades para operar en escenarios de alta belicosidad, logrando, a veces y con mucha voluntad de las partes en conflicto tanto internas como (sobre todo) externas, el establecimiento de precarios “bolsones” o corredores humanitarios.

Algunos expertos consideran que el problema del declive del multilateralismo responde a que la composición de las organizaciones refleja la estructura de poder de un mundo que ya no es; por tanto, su “recuperación” solo podrá ser posible a partir de la creación de nuevos foros establecidos sobre la base de las “actuales sintonías” de poder en el mundo.

En este sentido, sin duda que la “gestión” de las cuestiones globales de foros como el G-7 se ve seriamente restringida al carecer de un elenco más integral: ello explica el reciente fracaso de la cumbre del grupo en Taormina.

En otros casos, el intento de regimentar determinadas cuestiones, principalmente la relativa con las armas de exterminio masivo, se ve dificultado no por la falta de “democratización” del segmento, sino por el amparo y capacidad de deferencia estratégica inigualable que para los países implica la posesión del arma. En buena medida, ello explica la nuclearización de Corea del Norte y antes la de Israel, India, Pakistán…

De todos modos, más allá de la necesidad de “reinventar” las organizaciones internacionales, las mismas siempre sufrirán la contundencia de una de las “leyes de hierro” de la política entre Estados en clave realista: la que sentencia que ninguno poder preeminente permitirá que una organización internacional adopte decisiones por ellos. Pero la situación es más dramática cuando, como hoy, no existe régimen internacional alguno ni tampoco perspectivas de acuerdo, pues ello empuja a los poderes a maximizar permanentemente su condición de autoayuda.

El nivel de la integración y de las interdependencias entre Estados también se encuentra perturbado por crisis de escala, y ello en buena medida se debe a la desaparición de los contextos de equilibrio que moderaban los conflictos. En otros términos, como bien destaca el experto Bertrand Badie, la integración funcionó mientras no había crisis; pero cuando estas brotan, por caso, turbas de inmigrantes, terrorismo, tensión militar, etc., reaparece el nacionalismo como primer y último refugio y se resiente y hasta desaparece la cesión de soberanía de los Estados hacia un nuevo centro u “orden postnacional”.

En este sentido, la “excepción europea” como modelo de transferencia de lealtades hacia una esfera supraestatal puede estar dejando de serlo, hecho que por vez primera rompe el “principio internacional” que sostiene que la interdependencia entre Estados reduce las crisis. Peor aún, como sostiene Mark Leonard, “la interdependencia se volvió causa de conflicto intraeuropeo (en vez de ponerle fin)”.

La crisis en el nivel de los actores no estatales, básicamente nos referimos el terrorismo (sin omitir la importancia de otros “poderes fácticos” que erosionan capacidades a los Estados), impacta tanto en el segmento internacional como nacional. Hasta hace poco se hablaba de terrorismo transnacional, pero dado el carácter fuertemente local del mismo acaso haya que resignificar el concepto, dato que nos proporciona una idea aproximada del vertiginoso cambio que sufre este fenómeno.

En otros términos, el terrorismo de nuevo cuño se ha vuelto a “territorializar”, pero ahora, a diferencia de la “territorialización” que significó desplazamiento global de terroristas para perpetrar atentados en espacios nacionales seguros, como sucedió en Estados Unidos o más vulnerables como en la India, hoy la territorialización del fenómeno implica actos terroristas mayormente de inspiración islamita, ejecutados por sujetos locales o nacionales.

La crisis en este segmento se agudiza por el “carácter funcional” o de reciprocidad que existe entre organizaciones situadas fuera del territorio nacional, por caso, el ISIS, y los terroristas o yihadistas nacionales.

Esto significa que más allá que exista conexión entre el atacante y la organización, el primero encuentra en la segunda la inspiración y referencia para “fugarse hacia adelante” y morir matando; en tanto que la segunda mantiene o aumenta su “reputación”, fortalece la radicalización (si, como sostiene Gilles Kepel en su obra “El terror entre nosotros”, se incrementa el seguimiento, control y represión de musulmanes en Europa) y, finalmente, obtiene ganancias de poder a pesar de perder terreno y fuerzas en los espacios de combate directo (en Siria e Irak).

En breve, no es una novedad que Estados Unidos y otros actores preeminentes del orden interestatal planteen el “interés nacional ante todo”, se desmarquen de los regímenes u organizaciones intergubernamentales o tensionen las relaciones entre ellos o con otros Estados. Es pertinente recordar que durante la primera década del siglo XXI Estados Unidos desplegó una política exterior que casi acabó por identificar los intereses del sistema internacional con sus propios intereses nacionales.

Lo novedoso y temerario es que simultáneamente todos los niveles de la política internacional de hoy, sin excepción, a los que se deben sumar los “viejos temas de siempre” (escasez de recursos, sobrepoblación, inequidad socioeconómica, etc.), están atravesados por crisis de escala y, en la mayoría de los casos, sin vías de salida.

Esta peligrosa singularidad del mundo actual nos deja frente a un porvenir que necesariamente deberá contar con una elevada y calibrada diplomacia de y entre los Estados. Pero, por el momento, la diplomacia internacional dista de estas condiciones.

¿Será el hijo de Gadafi el nuevo líder de Libia?

El segundo hijo de Muamar Gadafi, Seif Islam, podría acceder al poder en Libia por gozar del apoyo necesario, escribe el diario ruso Izvestia, que cita a personalidades políticas y fuentes militares locales.

El 9 de junio, Seif Islam fue liberado de prisión, donde se encontraba desde la Primavera Árabe de 2011. No se descarta que pronto llegue a la Presidencia de Libia, porque está apoyado por una parte significativa de las tribus más poderosas del país, expresó a Izvestia el portavoz de la Asociación de Tribus Libias, Basem Sol.

«La gran mayoría de la sociedad libia ansía que Seif Islam vuelva a la gran política y se convierta en presidente. Esta es una figura simbólica, capaz de conducir al país hacia la reconciliación nacional», expresó Basem Sol.

Al mismo tiempo, los expertos señalan que, en este caso, se trata de una posición alta, honorable, pero más bien simbólica, que no otorga poderes reales.

A pesar de que Seif Islam no ocupaba ninguna posición oficial en el Gobierno de su padre, su influencia sobre la política de Libia era enorme. Muchos lo vieron en su momento como el sucesor de Muamar Gadafi.

Sin embargo, en noviembre de 2011, fue detenido por uno de los grupos armados y, hasta hace poco, se encontraba en la ciudad de Zintan. Según Izvestia, fueron los militares libios quienes insistieron en la liberación de Gadafi.

«El Ejército necesita el apoyo de las tribus en el sur y el oeste de Libia. Siguen favoreciendo al antiguo régimen, por lo que Seif Islam fue puesto en libertad para unir a la sociedad en la lucha contra los militantes de los ‘Hermanos Musulmanes’ —organización prohibida en Rusia y otros países—, que controla Trípoli. Ahora, este hijo de Gadafi está en situación de volver a la política», explica uno de los interlocutores del diario ruso en el Ejército libio.

ELESPIADIGITAL.COM

La Fuerza Aérea rusa interceptó 14 aviones espía en una semana

Según los datos del Ministerio de Defensa de Rusia, los aviones extranjeros llevaron a cabo 23 vuelos de reconocimiento cerca de la frontera del país.

 

La Fuerza Aérea rusa interceptó 14 aviones espía en una semana

Un caza ruso MiG-31
Vitali Ankov / RIA Novosti

Los aviones militares rusos despegaron 14 veces en una semana para interceptar aviones espías extranjeros, según los datos del Ministerio de Defensa de Rusia publicados en el periódico oficial del órgano, ‘Krasnaya Zvezdá‘. Las intercepciones las realizaron cazas de la fuerza de defensa antiaérea MiG-31 y Su-27.

En los últimos siete días los militares rusos han detectado 23 vuelos de reconcomiento de aviones extranjeros cerca de la frontera rusa, entre ellos:

  • 10 vuelos de aviones espía estadounidenses (RC-135, aviones no tripulados Global Hawk)
  • 4 vuelos de la Aviación noruega (P-3С Orion)
  • 3 vuelos de aeronaves suecas (Gulfstream)

 

Las Fuerzas Aéreas del Reino Unido y Francia han realizado dos vuelos cada una, y también se acercaron a la frontera rusa aviones de Portugal y Japón.

Durante la semana los bombarderos estratégicos rusos Tu-160 patrullaron dos veces el espacio aéreo sobre el mar Báltico. También patrullaron sobre esa zona cazas Su-27 y un avión de alerta temprana A-50.

El jueves 22 de junio un caza F-16 intentó acercarse a la aeronave en la que viajaba el ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigú. Sin embargo, fue instado a abandonar la zona por un avión de combate ruso Su-27 que le mostró su arsenal y se retiró. El incidente se produjo sobre aguas neutrales del mar Báltico durante el vuelo del ministro a Kaliningrado, donde tenía prevista una reunión con el mando de las tropas.

actualidad.rt.com