Baréin amenaza a Catar: La presencia de tropas turcas es una ‘escalada militar’

El canciller bareiní acusa a Catar de una ‘escalada militar’ en la crisis diplomática con ciertos países árabes del Golfo Pérsico.

El ministro de Asuntos Exteriores de Baréin, el sheij Jalid Bin Ahmad Al Jalifa, ha insistido este lunes en que el desacuerdo con Doha es una disputa política y de seguridad, empero nunca militar.

En una clara referencia a la presencia de las tropas turcas en Catar, ha acusado a Doha de tomar medidas militares en medio de la crisis diplomática con algunos países árabes.

“El despliegue de tropas extranjeras con sus vehículos blindados es una escalada militar, por lo que Catar tendrá que asumir las consecuencias”, ha manifestado el canciller de Baréin a través de un mensaje en Twitter.

El pasado 5 de junio Arabia Saudí, Baréin, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) rompieron relaciones diplomáticas con Catar tras acusarle de patrocinar el terrorismo. Al bloqueo diplomático se sumaron posteriormente el Gobierno provisional de Libia, Egipto, Yemen, Maldivas, Mauritania y Comoras. A su vez, Jordania y Yibuti rebajaron el rango de sus relaciones diplomáticas mientras que Chad y Senegal llamaron a consultas a sus embajadores.

Desde el principio de la crisis, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, tomó partido por Catar, ratificando el 7 de junio una ley adoptada por el Parlamento que prevé el envío de tropas a una base turca en Catar, algo que fue saludado desde Doha.

El despliegue de tropas extranjeras con sus vehículos blindados es una escalada militar, por lo que Catar tendrá que asumir las consecuencias”, dice el canciller de Baréin, el sheij Jalid Bin Ahmad Al Jalifa.

En este contexto, el sheij Jalid Bin Ahmad Al Jalifa también ha tuiteado que algunas potencias regionales se están equivocando, si creen que su intervención resolverá el problema.

A su vez, Doha califica medidas en su contra como injustas, asegurando que se basan en afirmaciones y suposiciones falsas, y acusa asimismo a sus vecinos, en particular a Riad, de imponer un “asedio” en su contra.

La hiriente respuesta de Qatar a Arabia Saudí: Ampliaremos las relaciones con Irán

Doha sigue desafiando a Riad. El emir de Qatar ha expresado su disposición a ampliar las relaciones con Irán en respuesta a la lista de 13 condiciones establecidas por Arabia Saudí para poner fin a su bloqueo anti-qatarí.

En una conversación telefónica con el presidente de Irán, Hassan Rohani, con motivo del Eid al Fitr, el emir de Qatar, Tamim ben Hamad Al Thani, dijo su país está interesado en dar impulso a las relaciones con la República Islámica de Irán. Hace dos días, Riad envió a Doha una lista donde exige, entre otras condiciones, el final de las relaciones económicas, comerciales y políticas de Qatar con Irán.

Tamim Al Thani dijo que Qatar recibe con los brazos abiertos el desarrollo de las relaciones e interacciones con Irán y llamó a “incrementar” la cooperación entre Teherán y Doha en todos los niveles.

Por su parte, el Presidente de la República Islámica de Irán, Hassan Rohani, dijo que era el aislamiento terrestre, marítimo y aéreo contra Qatar es “inaceptable” y dijo que ese país es “un vecino amigo de Irán”.

Rohani añadió que Irán busca contribuir al reforzamiento de la economía de Qatar expandiendo la relación entre el sector privado de los dos países.

Arabia Saudí y sus aliados, que mantienen el bloqueo contra Qatar, recientemente fijaron 13 condiciones para la reanudación de las relaciones con Doha. Estos puntos son tan exigentes que fueron criticados incluso por Washington, un aliado cercano de Riad. La ruptura de relaciones diplomáticas con Irán, el desmantelamiento de la base militar de Turquía en Qatar, el cierre del canal de noticias Al Yazira y el pago de una “compensación” por parte de Qatar figuran entre las 13 condiciones.

Para algunos medios de comunicación, entre ellos AFP, Sputnik y Al Monitor, la conversación telefónica entre el emir de Qatar y el presidente de Irán, con ocasión del Eid al Fitr es una “respuesta clara” de Qatar a Arabia Saudí, EAU, Bahrein y Egipto, que quieren la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Doha y Teherán.

Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Egipto rompieron el 5 de Junio sus relaciones diplomáticas y económicas con Qatar acusando al emirato de “apoyar a las organizaciones extremistas” que “tratan de desestabilizar la región” y de acercarse a Irán, el rival regional del régimen saudí.

Irán anunció hace unos días el envío diario por mar de unas 1.100 toneladas de frutas y verduras a Qatar para abastecer a dicho país y romper el bloqueo decretado contra el emirato por sus vecinos.

ELESPIADIGITAL.COM

EE.UU., India y Japón realizarán ejercicios conjuntos en el océano Índico

Las maniobras navales, que contarán con la participación de las Armadas de los tres países, serán las “más grandes jamás realizadas al oeste del océano Índico”.

 

EE.UU., India y Japón realizarán ejercicios conjuntos en el océano Índico

El primer ministro de la India, Narendra Modi, junto con el presidente de EE.UU, Donald Trump, en Washington. 26 de junio de 2017
Kevin Lamarque / Reuters

El presidente de EE.UU, Donald Trump, ha confirmado en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro indio Narendra Modi que las Armadas de ambos países, junto con Japón, realizarán en julio importantes ejercicios navales en el océano Índico.

“Nuestras Fuerzas Armadas trabajan cada día para fortalecer la cooperación entre los militares. El próximo mes, se unirán con la Armada de Japón para tomar parte en los ejercicios navales más grandes jamás realizados al oeste del océano Índico“, anunció este lunes Trump.

El mandatario hizo hincapié en que los militares de Estados Unidos y la India también están trabajando juntos para fortalecer la cooperación respecto a la lucha contra el terrorismo.

“Nuestras dos naciones fueron atacadas por la plaga del terrorismo. Por ello, estamos determinados a destruir las organizaciones terroristas y la ideología radical. Destruiremos el terrorismo islámico radical“, aseveró el presidente Trump.

Tras su reunión en la Casa Blanca, Trump y Modi anunciaron, además, que durante sus primeras negociaciones bilaterales habían discutido las cuestiones de comercio, seguridad, energía e inmigración, así como cuestiones regionales entre la India y Pakistán.

Exhibición de fuerza

La Armada estadounidense y las Fuerzas Marítimas de Autodefensa de Japón ya realizaron ejercicios militares conjuntos de gran escala a principio de este mes. Las maniobras se prolongarán durante tres días en el mar de Japón.

Esta exhibición de músculo se produjo en medio de las crecientes tensiones en la península coreana: los ensayos militares tuvieron lugar solo días después de que el Ejército Popular de Corea del Norte lanzara un misil balístico de corto alcance tipo Scud.

actualidad.rt.com

¿Necesita EE.UU. desesperadamente una nueva guerra?

alt

Carlos Santa María

Definitivamente la respuesta es afirmativa. Corroborando lo dicho, este jueves 8 de junio los aviones de la coalición internacional, liderada por EE.UU., han bombardeado posiciones del Ejército sirio y sus aliados cerca de la frontera con Irak, por segunda vez esta semana y tercera en tres semanas, donde la Fuerza Aérea de Estados Unidos obstruye los ataques a grupos terroristas causando un número alto de muertes para protegerlos.

Respecto a la urgencia de una guerra directa del régimen estadounidense, es preciso denotar lo siguiente:

Barack Obama mantuvo durante todo su periodo presidencial de 8 años un proceso militarista de intervención y agresión en numerosas naciones consideradas peligrosas o de su interés económico, que no cesó en ningún momento con el fin de mantener el caos en diversos frentes y provocar una declaración de guerra a su país.

Pese a la formación artificial de focos conflictivos, en Ucrania no condujo a Vladímir Putin a involucrarse en una conflagración, provocando una escisión del país y el referéndum de Crimea aprobando masivamente hacer parte de Rusia. Ello dio como resultado mayores tensiones con Occidente, producto del fracaso político, en especial con EE.UU. y la Unión Europea como un órgano vasallo, lo que condujo a una escalada de la OTAN, incrementando su presencia en Europa del Este y en clara violación de tratados internacionales.

Actualmente, y siguiendo dicha tendencia, Donald Trump ha continuado con la injerencia, presionando a diversas naciones con el objetivo de obtener una respuesta que dé inicio a una guerra donde EE.UU. pueda participar directamente, ya que los negocios de venta militar no son suficientes sin una acción directa, lo que dispararía el comercio bélico. O también, fomentar contradicciones de países aliados con otras naciones para involucrarse al «defender la democracia, la paz y el destino manifiesto» de su régimen.

Se comprende, entonces, que la Coalición haya masacrado a 62 soldados sirios en Deir Ezzor e incitado a Bashar al-Assad para responder del mismo modo y justificar su participación, aunque no ocurrió así. De igual modo, el reciente ataque al Ejército sirio en su propio territorio, hace pensar que otra agresión a las naciones que defienden la soberanía como su principio básico los debería exasperar al máximo. Se entiende los problemas causados por Israel en sus fronteras o los de Jordania, con el fin de exasperar al presidente sirio. Afortunadamente, nada les ha salido bien ante la inteligencia de Assad.

Cabe aclarar que las razones esgrimidas para agredir a los combatientes antiterroristas por parte de la coalición (en tanto organización ilegal en territorio sirio y entrenando a grupos takfiríes en sus bases), es que las fuerzas gubernamentales ya se encontraban entre 25 a 55 kilómetros de una base militar donde están desplegadas tropas estadounidenses y occidentales, lo que indica la usurpación de territorio extranjero.

El cobarde atentado a Irán (cuyo autor intelectual es el Pentágono, quien creó a Daesh y Al Qaeda), se ha visto reflejado en la posición tomada por Arabia Saudí, la cual fomenta el terrorismo en todos los frentes manteniendo un genocidio en Yemen. En este caso, cerrar las fronteras con Catar por estimular el diálogo regional con el Gobierno de Hasán Rouhaní, confirma su propuesta de caos controlado.

Desafortunadamente para el régimen estadounidense, no ha podido iniciar la guerra en América al atentar contra Venezuela, pese a que la CIA sostuvo que el presidente constitucional Nicolás Maduro sólo duraría tres meses desde su elección. Así, a esta construcción de crisis han «aportado» los cuatro países de mayor alianza con USA: Chile con su gobierno «socialista inversor», México con 32.000 personas desaparecidas, Colombia y Perú, entre los países más desiguales, según el último informe de la CEPAL. La OEA o Ministerio de Colonias ha sido un gran apoyo a la desestabilización. En esta dirección, no se puede desconocer las amenazas a Corea del Norte, haciéndolo parecer como el agresor para justificar un nuevo lío mundial.

En esencia, todos los intentos de iniciar una guerra a gran escala han sido disuadidos gracias a la cordura de los gobiernos soberanos y permiten explicar por qué éstos no han respondido militarmente, pues sería entregar la oportunidad de enfrentamiento que necesitan urgentemente las élites financiero-militar. Y además, permite comprender las razones por las cuales las naciones autónomamente no se involucran directamente en una conflagración internacional.

Se considera por las élites que la crisis interna de EE.UU. obliga a equilibrar la economía gracias a una nueva batalla donde ese país pueda aumentar el gasto militar y poner a la región en marcha castrense. Se cree que de ese modo saldrá de su caída libre en el campo global, además de desviar la atención de sus graves problemas internos. No se puede olvidar que la intensa campaña de desprestigio desde las huestes de Hillary Clinton y el posible inicio del juicio a Donald Trump, lo obliga a desviar la atención y una guerra sería doblemente beneficiosa: ampara a las élites y esconde la atención interior.

La intervención en Afganistán, Libia, Irak, Siria, Malí, Sudán del Sur, Yemen, Venezuela, las agresiones a Rusia, China e Irán, entre muchas otras, son la muestra palpable de que un estallido planetario es el mayor propósito de las transnacionales del Orden Mundial.

Es tranquilizante para el planeta que Irán, en un coherente concepto, no reaccionara de modo impulsivo a lo que contribuiría al terrorismo para crear nuevas conflagraciones, similar posición que sostienen las naciones soberanas, lo que no obsta para que en caso de peligro real exista una respuesta contundente. Ello significa valentía y prudencia, alejada de la cobardía. Por otra parte, causa grave preocupación que el negocio de las armas y el complejo financiero no descansan en su propósito desalmado.

El tiempo se agota, la derrota del terrorismo está pronta históricamente y la crisis se acerca para el régimen estadounidense. Por tanto, las contradicciones se agudizarán y, ante ello, debe primar la inteligencia y dignidad de las naciones soberanas. El peligro nuclear está latente.

Arabia Saudí: ¿Peligrosos cambios en la región?

La selección de Mohamed bin Salman, hijo del rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, como nuevo heredero al trono es importante de analizar pues no es un simple cambio, sino que adquiere un significado duro en la inestable situación de la región.

En primer lugar, cabe señalar que el nuevo heredero es quien ha dirigido y estimulado la agresión a Yemen lo que implica por una parte ratificar su mandato y, por otro, aceptar las demandas en cuanto a mejorar sustancialmente el presupuesto para financiar a las tropas que combaten en esa guerra. Cabe señalar que no solo mantiene su puesto al frente del Ministerio de Defensa, sino que también ha sido designado como viceprimer ministro del reino árabe.

En segundo lugar, el mes de abril, el rey Salman nombró al hermano de Mohamad, el príncipe Jaled bin Salman bin Abdulaziz Al Saud, como nuevo embajador saudí en Estados Unidos, el cual había sido piloto en las Fuerzas Aéreas y participó directamente en la agresión a Yemen. También, nombró a otro hijo suyo, Abdulaziz bin Salman bin Abdulaziz Al Saud, como ministro de Asuntos de la Energía del país, ratificando que se concentra el poder familiar junto con abrir los lazos con Washington para futuros negocios de armamento y recepción de órdenes, que ya se dieron con la visita geoestratégica de Donald Trump.

En tercer lugar, Mohamed era el segundo en la línea de sucesión del país árabe después de su primo, Mohamed bin Nayef bin Abdulaziz Al Saud, lo que implica un reforzamiento claro de su padre en la Administración para marcar la línea dura de su mandato y dejar la opción de nombrarlo pronto como el nuevo rey. Respecto al sustituido, Bin Nayef, se conoce que ha manifestado su lealtad a Mohamad, sin conflictos por haber sido despojado de su cargo.

Esta decisión del rey saudí permite predecir que la tensión en la zona se incrementará paralelamente a las amenazas de la OTAN a Rusia, a Irán, a Venezuela y otras naciones insubordinadas a la hegemonía imperial, puesto que la idea es generar nuevos conflictos o agudizar los existentes con el fin de incrementar el mercado de armas, a la vez que se maneja al pueblo con el miedo a una confrontación, lo que permite el mejor dominio de la población y reprimir de modo directo sin consecuencias.

La elección indica que el poder debe concentrarse en gente absolutamente fiel a los principios del reino, los que están vinculados al terrorismo de Daesh y Al Qaeda como política no pública aunque real, así como a la alianza con los tradicionales enemigos de la nación palestina como son el régimen israelí y estadounidense. No se puede olvidar que es una monarquía y la política la decide el rey sin tomar en cuenta el parecer de los ciudadanos sino basado en su propia convicción de lo que es bueno o malo para su feudo.

En términos estratégicos se confirma que Mohamed bin Zayed Al Nahyan, el príncipe heredero de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), está como mentor de Bin Salman, según revelaban medios de comunicación develando un plan para hacer que el príncipe heredero adjunto saudí, Mohamed, accediera al trono antes del final de este año, asesorado  para que pueda obtener el apoyo de Estados Unidos a través una campaña mediática intensa que lo convierta en héroe nacional.  La estrategia que propondría Al Nahyan Bin Salman sería, presuntamente, acabar con el gobierno del wahabismo y tendría que abrir un fuerte canal de comunicación con Israel. El año pasado se reveló que tanto Riad y el régimen de Tel Aviv, sin relaciones diplomáticas formales, cohonestaron todos los esfuerzos para impedir la firma del Acuerdo Nuclear de la República Iraní con la Casa Blanca.

Algunos analistas sostienen que el agravio al príncipe heredero Mohamed bin Nayef daría lugar a una lucha por el poder interno afectando al rey Salman, ya que la actual restructuración es un paso directo para aumentar la influencia de esta rama del árbol genealógico de los Al Saud. Informes   muestran que ya han tenido lugar llamamientos a las protestas a nivel nacional, además del despliegue de las fuerzas de seguridad en las calles centrales de la capitalina ciudad de Riad, lo que señalaría la manifestación de movimientos opositores en el reino.

Esta puede ser una coyuntura favorable para que los opositores al régimen puedan salir a las calles, aunque con el riesgo de muerte inminente al protestar por la política unívoca del rey y la falta de garantías democráticas mínimas. Es una posibilidad.

Lo evidente es que las tensiones se agravarán en la zona dada la continuación de la línea intransigente de la Casa Al Saud y la región deberá soportar alianzas públicas entre regímenes dictatoriales. Sin embargo, el avance de las fuerzas sirias e iraquíes y la defensa sólida de Yemen, por dar ejemplos, hacen predecir también que el polo multicolor de la democracia será restaurada pronto en términos históricos, aunque difíciles de precisar en sus consecuencias.

Irán equipara a Riad y Daesh por propagar ‘odio y demonización’

El canciller iraní advierte que la campaña de ‘odio y demonización’ propagada por Arabia Saudí en la región es muy similar a la promovida por el terrorista EIIL.

En una reunión del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR, en sus siglas en inglés), en Berlín, capital alemana, Mohamad Yavad Zarif ha afirmado este lunes que la actual crisis política entre Catar y Arabia Saudí y sus aliados árabes es un intento desesperado de Riad para evadir la responsabilidad por sus fracasos internos.

Catar y el resto de los Estados ribereños del Golfo Pérsico están envueltos en una crisis desde el 5 de junio, cuando Riad y sus aliados decidieron romper con Doha y cerrar sus fronteras terrestres, aéreas y marítimas a los medios de transporte cataríes, por “apoyar el terrorismo”, una acusación rechazada por Doha.

“Un día es Irán y otro día es Catar”, ha dicho Zarif, denunciando la campaña de “demonización” propagada por Riad contra Teherán y Doha. “Es un intento de evadir la responsabilidad, de escapar a la rendición de cuentas por el fracaso de sus sistemas estatales a la hora de abordar y dar respuestas a las demandas de sus pueblos”, ha sostenido.

Zarif ha visto mucha similitud entre el “discurso del odio” de Arabia Saudí y el promovido por el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en la región, alertando que esta campaña de violencia y odio “puede ser exportada a todo el mundo creando desastres más allá de lo que se puede imaginar”.

Es un intento de evadir la responsabilidad, de escapar a la rendición de cuentas por el fracaso de sus sistemas estatales a la hora de abordar y dar respuestas a las demandas de sus pueblos”, ha sostenido el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif.

El diplomático persa ha rechazado la carrera armamentística y la creciente demanda de las monarquías árabes de comprar armas de Europa y EE.UU., dejando en claro que “nadie puede comprar su seguridad desde el exterior”.

Ha asegurado que Oriente Medio no necesita armas, sino que un nuevo “foro de diálogo regional” para solventar las discrepancias, al tiempo que ha pedido que Europa utilice su influencia para calmar las tensiones en la región.

Desde el inicio de la tensión entre los Estados árabes, la República Islámica ha abogado por el diálogo y la cooperación para zanjar las cuestiones.

El domingo, el presidente iraní, Hasan Rohani, en una conversación telefónica con el emir catarí, el sheij Tamim bin Hamad Al Zani, afianzó el apoyo de Teherán a Doha y advirtió de que ‘la amenaza y presión’ no son medidas adecuadas para resolver disputas regionales.

ELESPIADIGITAL.COM