AP: Emiratos Árabes Unidos opera prisiones secretas de tortura en Yemen con ayuda de EE.UU.

Abu Dabi es parte de la coalición de naciones árabes liderada por Arabia Saudita, que en marzo del 2015 inició una campaña militar contra los rebeldes hutíes.

Emiratos Árabes Unidos opera una red de prisiones secretas en Yemen, donde los sospechosos de terrorismo son torturados, y el personal militar estadounidense también está involucrado en algunos de esos interrogatorios, informa Associated Press.

Serían 18 cárceles clandestinas en el sur de Yemen, que son operadas por Abu Dabi o por las fuerzas yemeníes creadas y entrenadas por varias monarquías del Golfo. Los cerca de 2.000 confinados en esas prisiones no cuentan con protección legal, afirmaron fuentes citadas por la agencia.

Según AP, el Ejército estadounidense proporciona las preguntas para los interrogatorios y posteriormente recibe las transcripciones de las indagaciones. Además señala que el personal norteamericano ha estado directamente involucrado en algunos de los interrogatorios, aunque se desconoce si participaron en las torturas.

“Casi todos están enfermos”

Emiratos Árabes Unidos forma parte de la coalición de naciones árabes liderada por Arabia Saudita, que en marzo del 2015 inició una campaña militar contra los rebeldes hutíes, que le ha costado la vida a más de 10.000 personas y ha generado una crisis humanitaria, incluida la falta de alimentos en Yemen.

Las prisiones secretas han sido establecidas en bases militares, barcos, puertos, un aeropuerto, villas privadas e incluso en una discoteca. Algunas de las personas que se encontraban recluidas en esas cárceles dijeron que “casi todos los reclusos están enfermos” y muchos “al borde de la muerte“. Además relataron que si un interno llega a quejarse, directamente “es llevado a la cámara de tortura”.

Funcionarios yemeníes citados por AP, indicaron que expertos estadounidenses realizan los interrogatorios a bordo de embarcaciones que se encuentran frente a la costa de ese país. Portavoces del Pentágono dijeron desconocer la existencia de esas prisiones, mientras que las autoridades emiratíes han negado que se lleven a cabo torturas en esas instalaciones.

Creadores del programa de tortura de la CIA: “Nos llamaron cobardes cuando quisimos parar”

Los dos psicólogos militares que crearon las técnicas de interrogatorio de la CIA testificaron que los funcionarios de inteligencia comenzaron a insultarlos cuando quisieron detener las torturas.

Los dos psicólogos militares que crearon las técnicas de interrogatorio ‘mejoradas’, utilizadas por la CIA tras el ataque del 11 de septiembre de 2001, testificaron que los funcionarios de inteligencia comenzaron a insultarlos cuando quisieron detener las torturas a los sospechosos.

John Bruce Jessen y James Mitchell han sido demandados por la Unión Americana de Libertades Civiles en nombre de algunos de los exdetenidos. El reciente reportaje sobre ellos ha sido elaborado por The New York Times.

“Ustedes han perdido su espina dorsal. No son nada más que unos cobardes (‘pussies, en inglés’). Va a haber otro ataque en Estados Unidos y la sangre de civiles muertos va a estar en sus manos”.

Estas palabras fueron usadas, según Mitchell, por algunos funcionarios de la CIA cuando él y su colega pidieron suspender la tortura conocida como ‘submarino’. Está práctica consiste en cortar al torturado el acceso al aire para que se sienta ahogado.

Jessen también afirmó: “[Los funcionarios de la CIA] me decían todos los días que una bomba nuclear iba a estallar en Estados Unidos porque yo les había dicho que pararan [las torturas], y que iba a ser culpa mía por haberme echado atrás”.

Trece de las técnicas de interrogatorio desarrolladas por los dos psicólogos fueron aprobadas por el Departamento de Justicia en 2002 y 2005. En 2014, el Comité de Inteligencia del Senado publicó un informe criticando el programa de interrogatorio como “brutal” y “profundamente defectuoso”, y reconociendo que muchas de las técnicas incluían la tortura.

ELESPIADIGITAL.COM

Lo que debe saber sobre el ataque desde un helicóptero en Caracas

Este martes, las sedes del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y del ministerio de Interior y Justicia fueron atacados con disparon y granadas, lanzados desde un helicóptero secuestrado.

Lo que debe saber sobre el ataque desde un helicóptero en Caracas

Un hombre pasa delante de la Corte Suprema de Venezuela en Caracas, el 23 de diciembre de 2015.
Carlos Garcia Rawlins / Reuters

Un helicóptero del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) fue secuestrado este martes y atentó contra sedes del Poder Público en Caracas.

El ataque armado fue confirmado por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, quien detalló que el ataque fue perpetrado contra la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y del ministerio de Interior, Justicia y Paz, en el centro de la capital.

¿Cuándo ocurrió?

El hecho sucedió la tarde de este martes, justo cuando el presidente se encontraba en un acto en el Palacio de Miraflores con motivo de la entrega del Premio Nacional de Periodismo.

¿Quién es el responsable?

Según las primeras pesquisas y los videos difundidos por el atacante en redes sociales, uno de los secuestradores de la aeronave es Óscar Pérez, expiloto del exministro de Interior, Miguel Rodríguez Torres, acusado de tener nexos con la agencia de inteligencia norteamericana. Este martes, el antiguo titular de la cartera admitió los contactos con la CIA, pero alegó que fueron por órdenes del fallecido líder bolivariano, Hugo Chávez.

Pérez, en sus redes sociales, difundió un mensaje en el que exigía la renuncia del presidente junto al tren ministerial, así como la convocatoria a unas elecciones generales: “en este día estamos realizando un despliegue aéreo-terrestre con el único fin de devolver el poder al pueblo democrático”, rezaba el comunicado que leyó antes de perpetrar el ataque a las instituciones del Estado.

¿Cuáles son las reacciones?

El presidente Maduro indicó que tras los eventos de este martes podría reforzar el plan Zamora, un dispositivo de seguridad destinado a mantener el orden público: “haré siempre lo que tenga que hacer con mucha conciencia, con mucha seguridad, con mucha serenidad”. Las adyacencias del Palacio de Miraflores y Fuerte Tiuna fueron militarizadas.

El exministro Rodríguez Torres condenó ataque y aseguró que el responsable no fue su piloto: “Lamento desmentirlo de nuevo, señor Presidente. Siempre volé en los helicópteros del Sebin y el piloto fue el comisario Pedro Pérez”, escribió en redes sociales.

¿Cómo secuestraron el helicóptero?

El ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, confirmó la identidad del atacante y precisó que la aeronave fue sustraída de la Base Militar de La Carlota, en el este de Caracas, porque uno de los pilotos portaba credenciales como inspector adscrito de transporte aéreo.

¿Cómo ocurrió el ataque?

De acuerdo al comunicado leído por Villegas, desde el helicóptero se efectuaron 15 disparos al edificio del Ministerio de Interior y Justicia mientras se realizaba un agasajo con motivo del día del Periodista, al que asistían unas 80 personas. Posteriormente, la aeronave fue dirigida hacia la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), edificio al que fueron lanzadas cuatro granadas “de origen colombiano e israelí”. Los magistrados de la Sala Constitucional estaban en sesión y los trabajadores en sus oficinas.

¿Hay víctimas?

Hasta las 11:00 de la noche no habían reporte oficiales de víctimas fatales o heridos. El ministro Villegas precisó que una de las granadas lanzadas contra el TSJ no estalló y fue colectada por los organismos competentes.

¿Qué medidas tomó el presidente?

Villegas anunció que las Fuerzas Armadas “se encuentran desplegadas para capturar” a los responsables de los hechos y exhortaron a los venezolanos a dar cualquier detalle sobre el paradero de la aeronave al 911.

¿Y la reacción de oposición?

El presidente Maduro llamó a los factores de la oposición, aglutinados en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a rechazar el atentado y “deslindarse de la violencia”. Sin embargo, pocos minutos después del ataque, el gobernador opositor Henrique Capriles llamó a tomar el evento como un aliciente para mantener la convocatoria de protesta callejera, cuya masividad ha decaído en las últimas semanas. Reacción similar tuvo el dirigente de derecha Freddy Guevara: “no hay aún suficiente información sobre el helicóptero. Lo único seguro es que la calle debe seguir”, escribió en redes sociales.

Nazareth Balbás