Las “malas decisiones” que podrían desencadenar un conflicto entre EE.UU. y Corea del Norte

alt

Un analista en el ámbito nuclear predice posibles escenarios de una guerra entre ambas naciones y asegura que un conflicto bélico en la península es “la alternativa menos mala”.

El mundo “entra en un terreno de malas decisiones” debido a los intentos de Corea del Norte de crear un misil balístico intercontinental nuclear, por lo que considerar inevitable un conflicto armado entre el país comunista y Estados Unidos es “una suposición justa”, opina Crispin Rovere, analista en el ámbito de políticas relacionadas con el ámbito nuclear y miembro del Partido Laborista Australiano en un artículo para el portal Real Clear Defense.

A su juicio, las iniciativas que persiguen resolver las tensiones en la península coreana por la vía diplomática van a fracasar, siendo una guerra “la alternativa menos mala”. En este sentido, Rovere prevé dos posibles escenarios de un conflicto bélico entre Washington y Pionyang.

La primera opción: EE.UU. decide no atacar

La primera causa que podría desencadenar una guerra estaría vinculada a la falta de acciones militares por parte de Washington dirigidas a la eliminación del programa nuclear norcoreano, afirma Rovere. Según explica, en este caso Pionyang realizará con éxito una prueba de un misil nuclear de largo alcance capaz de abatir blancos en la atmósfera y “en los próximos cinco o diez años seguirá ampliando, diversificando y protegiendo su arsenal nuclear”.

En consecuencia, el país asiático seguirá con sus provocaciones contra la comunidad internacional, desestabilizando la región y reduciendo la influencia de EE.UU. en Asia. Además, Rovere prevé que Corea del Norte invada Corea del Sur, obligando a este país, así como a Japón y a Australia, a desarrollar sus respectivos arsenales nucleares para contrarrestar las provocaciones, lo que desembocará en la proliferación de armas nucleares, primero en Asia y después en el resto del mundo.

Asimismo, el analista supone que ante la falta de acciones por parte de Washington, China también desarrollará su arsenal nuclear e invadirá Taiwán, minando la credibilidad de EE.UU. en el Pacífico y abocándolo a una guerra contra Corea del Norte. Rovere opina que Pekín podría intentar aprovechar la situación para lanzar un ataque inesperado contra las tropas estadounidenses, formando una alianza con Corea del Sur, a la que ofrecería una oportunidad de tener la península bajo su control.

La segunda opción: EE.UU. decide atacar

Según el otro escenario barajado por el experto, si EE.UU. se entera que Corea del Norte cuenta con un arma nuclear capaz de alcanzar Los Ángeles, el presidente Donald Trump podría lanzar “la mayor campaña aérea militar de la historia moderna“.

Si este escenario se hiciera realidad, Rovere cree que Pionyang respondería con un ataque contra Seúl y después, mientras los submarinos norcoreanos atacan a la Armada estadounidense, con un bombardeo masivo con misiles contra Japón en el que morirían cientos de miles de civiles. En cualquier caso, el analista asegura que el país comunista perderá la guerra, si bien logrará provocar una escalada nuclear, que derivará en una crisis económica tanto en Asia como en EE.UU.

Asimismo, el experto piensa que China intentará apoyar de forma subrepticia a determinados insurgentes en Corea del Norte, fortaleciendo sus propias posiciones en esta parte de la península. En cualquier caso, Rovere admite que solo se concentra en las posibles consecuencias negativas de cada opción.

¿Habrá resultados positivos?

En cuanto a las consecuencias positivas, el analista asegura que la primera opción “no contiene ninguna”, mientras que la segunda, o sea un conflicto bélico, demostraría que con las armas nucleares un país no logra”ninguna licencia para amenazar la paz mundial” y, al mismo tiempo, “uniría a una gente dividida de forma artificial y extinguiría un régimen que es una afrenta para la humanidad”. Además, sostiene que una guerra como esta podría mejorar las posiciones de Estados Unidos en Asia a largo plazo.

A modo de conclusión, el analista asegura que “si hay que elegir entre relaciones de disuasión mutua con Corea del Norte y una guerra en la península, la segunda es la única opción viable“.

ELESPIADIGITAL.COM

Filtración turca: hacen pública los datos y localizaciones de las bases militares estadounidenses en Siria

Washington está indignado por la publicación de los mapas con la ubicación de las bases militares estadounidenses en Siria. Ankara, por supuesto, hace un gesto indefenso, como dicen, no estamos involucrados.

Los estadounidenses no creen y dicen que Turquía, como miembro de la OTAN, no debe comportarse de esa manera. El Pentágono cree que la desclasificación de las bases estadounidenses en el Kurdistán sirio pone al ejército estadounidense bajo ataque y puede llevar a la interrupción de varias operaciones importantes contra ISIS.

El mapa muestra 10 bases militares estadounidenses en el norte de Siria, incluyendo 2 bases aéreas. En algunos casos, los turcos también indicaron cuántos soldados estadounidenses están en la guarnición.

Pero los negocios son negocios. Los estadounidenses eligieron a los kurdos como sus aliados y sabían cómo reaccionaría Turquía a esto. Se espera que ISIS colapse en los próximos meses, después de lo cual los «jugadores sirios» se encontrarán cara a cara. ¿Cuándo más deben los turcos golpear en los EE.UU., si no ahora?!

Permítanme recordarles que ayer los estadounidenses se negaron a apoyar a la oposición siria. Turquía simplemente no tenía ningún argumento para continuar la línea pro-americana en Siria, de la cual retrocedieron desde el momento del golpe hace un año.
La rápida desaparición de dos facciones del mapa sirio (ISIS y la oposición pro-americana) obliga a los actores reales a dejar caer sus máscaras. Israel y Estados Unidos ya están atacando periódicamente a las fuerzas del gobierno sirio. Irán juega una posición más independiente, promoviendo el concepto del «cinturón chiíta».

El centro de atracción es la provincia de Deir ez-Zor, rica en petróleo. Los turcos, como es sabido, de acuerdo con el gobierno sirio pararon su ofensiva al sur bajo Al-Bab en la provincia de Alepo, pero esto no les impide intentar frenar la ofensiva de americanos y kurdos en Deir ez-Zor .

Bueno, queda por esperar que el Ejército Árabe Sirio se aproveche de un probable atasco en el campo de los estadounidenses y los kurdos, y hará todo lo posible por el rápido desbloqueo de Deir ez-Zor. Cualquier otro escenario sólo conducirá a la continuación del derramamiento de sangre.

Lavrov: las bases militares de EEUU en Siria están fuera de ley

MOSCÚ (Sputnik) — El titular ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, cuestionó la legalidad de la presencia militar estadounidense en Siria al trascender que el Pentágono desplegó diez bases en el país árabe.

La agencia de noticias turca Anadolu reveló el 19 de julio que EEUU contaba con una decena de bases militares en el territorio sirio.

“Los estadounidenses no hacen públicas sus bases y es que es obvio para todos que no tienen fundamento legal alguno”, dijo Lavrov en una rueda de prensa.

A diferencia de Estados Unidos, sostuvo el ministro, Rusia no oculta sus dos bases en Siria.

“(Las bases rusas) están allí en virtud de acuerdos intergubernamentales para apoyar la lucha contra los terroristas”, remarcó.

Serguéi Lavrov, declaró que no se opondría a la presencia militar de EEUU en Siria si esta contara con autorización del Gobierno del país.

“No me opondría a las bases estadounidenses en Siria, siempre y cuando EEUU replegara su presencia ilegal en la república árabe porque, a diferencia de Rusia, no se le invitó”, apuntó en una entrevista con NBC News.

Según Lavrov, una vez que en Siria se derrote el terrorismo y se alcance la paz entre “todos los grupos étnicos y confesionales”, la decisión sobre la presencia de militares y bases extranjeras corresponderá solo a las autoridades.

A diferencia de Estados Unidos, sostuvo Lavrov, Rusia no oculta sus dos bases en Siria, que “están allí en virtud de acuerdos intergubernamentales para apoyar la lucha contra los terroristas”.

Anadolu desveló que dos instalaciones militares estadounidenses funcionan desde 2015 en la gobernación de Al Hasaka.

En marzo de 2016 el Pentágono abrió una base en la ciudad de Ayn al Arab para albergar helicópteros y que sirve también como un punto logístico para suministrar ayuda militar a los kurdos sirios.

Al Hasaka alberga otras tres bases que están destinadas a la lucha contra los terroristas de Daesh (autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia y otros países).

EEUU mantiene además sus tropas en dos puntos de la ciudad de Manbij, desde donde realiza operaciones para apoyar a las fuerzas kurdas.

Otras tres bases norteamericanas se ubican en el norte de la gobernación de Al Raqa.

La cooperación en materia de seguridad

Asimismo, Lavrov informó que Rusia y EEUU ultiman los detalles del funcionamiento de la zona de distensión en el sur de Siria.

Según el canciller ruso, “el proceso de la creación de esta zona continúa y los parámetros claves ya están acordados”.

“Actualmente se coordinan los detalles relacionados con su funcionamiento para controlar el cese de las hostilidades entre las tropas gubernamentales y la oposición armada y para garantizar el acceso humanitario libre”, dijo Lavrov.

Según el canciller ruso, “este trabajo terminará en el futuro próximo”.

El 7 de julio el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, anunció que expertos de Rusia, EEUU y Jordania lograron un memorándum sobre la creación de una zona de distensión en el suroeste de Siria que abarcará las áreas de Deraa, Al Quneitra y Suwaida.

El alto el fuego en la zona entró en vigor el 9 de julio a partir de las 09.00 GMT.

El pasado 13 de julio el presidente de EEUU, Donald Trump, durante una rueda de prensa conjunta con el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció que EEUU y Rusia cooperan para declarar un nuevo cese de hostilidades en una región “complicada” de Siria.

Trump recordó que la tregua en el suroeste de Siria declarada el 9 de julio se hizo posible gracias a los contactos con Rusia.

Posteriormente el viceministro de Exteriores ruso Serguéi Riabkov declaró que el trabajo de Rusia y EEUU respecto a las zonas de distensión en Siria se intensifica y surge la posibilidad de continuar y profundizar los correspondientes contactos.

Análisis: La venganza de Erdogan

Irritado por el apoyo norteamericano a los kurdos en Siria, el gobierno de Ankara ha decidido vengarse. La agencia oficial de noticias de Turquía, Anadolu, ha divulgado las localizaciones de 10 bases militares norteamericanas en el norte de Siria, donde Washington está llevando a cabo una operación para combatir allí al EI y tomar su autoproclamada capital, Raqqa.

La lista publicada por la agencia de prensa Anadolu muestra una presencia norteamericana de un extremo a otro de la región kurda siria – una distancia de unos 320 kms. La agencia Anadolu incluso enumera el número de tropas estadounidenses en cada una de las localizaciones.

Turquía ha criticado abiertamente a la Administración Trump -y a la Administración Obama antes de ella- por apoyar a la milicia kurda, las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), vinculadas al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un movimiento terrorista que busca la independencia del Sudeste de Turquía, de mayoría kurda. Para camuflar el apoyo a las YPG, EEUU creó las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias, que cuenta con un pequeño componente árabe, pero los turcos no se dejaron engañar.

Aunque el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, expresa regularmente su ira contra EEUU, resulta inusual para un país de la OTAN revelar detalles de un despliegue militar de EEUU durante las operaciones activas en una zona de guerra. Sin embargo, el despliegue de EEUU en Siria es inusual porque se realiza en contra del gobierno del país donde se realiza, Siria, lo cual constituye una grosera violación del Derecho Internacional y la soberanía de Siria. Además, las entregas de armas a la milicia kurda violan la seguridad nacional de Turquía, según el gobierno de Erdogan.

Según la agencia Anadolu, EEUU tiene dos bases, la de Rameilan, en el norte de la provincia de Hasaka, y Jarab Ishaq, cerca de Kobani, en la provincia de Alepo. La primera es lo bastante grande como para que aterricen aviones de transporte mientras que la segunda es utilizada sólo por helicópteros.

Las otras ocho bases más pequeñas o puestos avanzados se esconden a menudo detrás de señales de advertencia de “área prohibida” y son usadas para propósitos militares, como atacar con artillería la ciudad de Raqqa, o para actividades como el entrenamiento o el planeamiento operativo. Estas bases contienen piezas de artillería, lanzacohetes múltiples, equipos móviles para actividades de inteligencia y vehículos blindados norteamericanos. Anadolu incluso da el número de miembros de las Fuerzas Especiales de EEUU que están estacionados en esas bases.

Hay tres bases militares norteamericanas en la provincia de Raqqa, señala Anadolu, y las Fuerzas Especiales francesas están situadas en dos de ellas. Una de ellas sirve como centro de comunicación para la coalición contra el EI liderada por EEUU.

En Manbij, que las milicias de la YPG tomaron el pasado agosto, EEUU tiene ahora dos bases cuyo objetivo es proteger a estas últimas del Ejército de Turquía y de las milicias del Ejército Sirio Libre que operan bajo control turco.

Esta publicación provocará, sin duda, la ira del Ejército de EEUU, que está liderando las operaciones kurdas contra el EI. El coronel Joe Scroccam, director de Asuntos Públicos de la coalición, dijo que “las discusiones sobre números y localizaciones específicas podría poner en peligro a las fuerzas de la coalición y sus socios”. En este sentido, pidió al diario The Daily Beast, que no reproduzca todo el contenido del informe de Anadolu.

Sin embargo, la agencia Anadolu, que publicó el lunes el informe en turco, lo hizo al día siguiente en inglés asegurando así su difusión internacional.

Fuente: Anadolu

Berlín suspende entrega de armas a Turquía, ¿por motivos de DDHH?

El Gobierno alemán suspende la entrega de armamento a Turquía debido a que este no respeta los derechos humanos en su país, según informa el diario germano Bild.

“El Gobierno (alemán) suspende todas las entregas en curso o previstas (de armamento) a Turquía”, ha informado este viernes el periódico germano.

Tras conocerse esta noticia, el jefe de la Cancillería Federal de Alemania, Peter Altmaier, no ha confirmado ni ha informado al respecto, sino más bien no ha excluido nuevas medidas de retorsión contra Turquía, luego de las sanciones económicas evocadas en la víspera.

“Vamos en todo momento a examinar si las nuevas medidas son necesarias”, ha declarado Altmaier al canal de televisión ZDF.

El Gobierno (alemán) suspende todas las entregas en curso o previstas (de armamento) a Turquía”, ha informado el diario germano Bild.

Asimismo, ha subrayado que la “reorientación” de la política alemana hacia Ankara es un “proceso” que se instalará en el tiempo entre estos dos países aliados dentro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Según la prensa alemana, desde principios de 2016 Berlín bloqueó once exportaciones de “armas de puño, municiones o componentes de armamento” con destino a Turquía, por miedo a que fueran utilizadas para reprimir a la oposición turca.

La relaciones Berlín-Ankara empeoraron tras el reciente referéndum turco destinado a incrementar los poderes del presidente Recep Tayyip Erdogan y el encarcelamiento de Deniz Yucel, periodista turco-alemán de Die Welt, acusado de ser un “agente” alemán.

Desde julio del año pasado, cuando ocurrió una intentona golpista en el país, el Gobierno de Erdogan lanzó una purga que ha dado lugar a la detención de 50.000 personas y el despido de más de 100.000 por supuestos vínculos con la cofradía gülenista (el clérigo opositor Fethulá Gülen, autoexiliado en Estados Unidos, a quien Ankara acusa de la fallida asonada militar).

ELESPIADIGITAL.COM