El esperpento catalán provoca una editorial de «Le Monde» donde acusa a TV3 de «propaganda independentista, simplista y mentirosa». El análisis del golpe

Mientras las reacciones sobre el proceso de aplicación del artículo 155 de la Constitución se multiplican, la gravísima situación que atraviesa Cataluña acapara la atención de la prensa internacional. Así ha sucedido este lunes con el diario francés «Le Monde», que en un duro editorial, titulado «En Cataluña, la política de lo peor», ha lamentado la grave crisis desatada por la Generalitat.

«España vive una tragedia», sentencia el diario en la primera línea de su editorial, para acto seguido depositar la reponsabilidad del desafío secesionista en el presidente de la Generalitat: «El jefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, se ha situado fuera de la ley (…) A la cabeza de una mayoría independentista tambaleante, el señor Puigdemont cuenta con la radicalización de una parte de la opinión. Sabe bien que la administración directa de Cataluña por Madrid va a unir al bando independentista. Confía en los “atropellos”, apuesta por el empobrecimiento», prosigue. «Los independentistas viven en una burbuja, venden ilusión (…), pero no se atreven a organizar un escrutinio regional bajo el control de la autoridad electoral española (…). Prefieren la política de lo peor», indica el vespertino.

Las críticas no quedan ahí. «Le Monde» también cuestiona los resultados del referéndum celebrado el 1 de octubre —«Es ilegal, contrario a la Constitución de 1978 (…) poco fiable»—, añadiendo que Puigdemont ha perdido «el respeto por la democracia». «Se puede tener la mayor simpatía por las aspiraciones de los catalanes de cara a una mayor autonomía. Se puede denunciar la actitud pasiva de Madrid desde 2010. (Pero) no se puede obviar que el señor Puigdemont tiene bien poco respeto por la democracia», apunta. Además, el editorial no duda en arremeter contra la televisión pública catalana,TV3, a la que acusa de «bombardear una propaganda independentista, simplista y mentirosa», recurriendo «a una retórica de victimización que quiere hacer creer, de forma grotesca, que Cataluña es víctima de un regreso de la dictadura franquista. No es el caso».

Lo cierto es que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha mostrado un firme apoyo al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante toda la crisis desatada desde Barcelona. Un ejemplo claro de ello se produjo en junio, cuando el mandatario afirmó: «Conozco un socio y un amigo, España, España toda entera».

Le Monde: En Catalogne, la politique du pire

España vive una tragedia. Empujado hasta el límite por los independentistas en el poder en Barcelona, preparado para todos los abusos, el gobierno central de Madrid decidió suspender el estatuto de autonomía de Cataluña y administrar directamente la región. El jefe del gobierno catalán, Carles Puigdemont, ha sido declarado ilegal. Se arriesgó a un enfrentamiento cara a cara con Madrid que puede volverse violento.

Corresponderá al Senado español ratificar el viernes 27 de octubre la decisión del jefe de Gobierno, el conservador Mariano Rajoy, que cuenta con el pleno apoyo de los socialistas del PSOE y de los centristas de Ciudadanos. El jefe del Partido Popular vaciló, esperó, dio tiempo al tiempo. Propuso que el gobierno catalán celebre elecciones en la provincia. Rajoy dijo que no estaba cerrado a una forma de diálogo cuando Puigdemont volviera a la ley sin someter a los catalanes al referéndum ilegal del 1 de octubre sobre la autodeterminación.

Nada ha hecho al respecto. Puigdemont cuenta con una radicalización de una parte de la dirigencia de la  mayoría independentista. Sabe muy bien que la administración directa de Cataluña por Madrid unirá el campo de la independencia. Cuenta con las “manchas”, apuesta a la putrefacción. Muchos militantes independentistas pidieron que la tutela de Cataluña -la activación del artículo 155 de la Constitución española- se sometiera a la supervisión de Cataluña para que se estableciera una situación insostenible en la provincia.

Los independentistas venden ilusión

¿Está el Sr. Rajoy a la altura de la tarea, suficientemente “creativo”, inteligentemente “político”? El referéndum celebrado por el Sr. Puigdemont fue ilegal, contrariamente a la Constitución de 1978, aprobada masivamente por los catalanes. Apenas el 40% de los votantes votaron. El resultado es poco fiable: un 90% de síes, cuya única magnitud es cuestionable. ¿Qué podemos hacer con la expresión de este ultra-micro-nacionalismo llevado por personas que denuncian los peligros del nacionalismo?

El Sr. Puigdemont sin duda convocará al parlamento regional en el momento de la reunión del Senado en Madrid. Es probable que responda a la votación sobre el artículo 155 proclamando su independencia. Esta es la estrategia de la tensión. Podemos tener la mayor simpatía por las aspiraciones catalanas de mayor autonomía. Podemos denunciar la obstinada actitud de espera de Madrid desde 2010. Pero no podemos dejar de constatar que el Sr. Puigdemont respeta muy poco la democracia.

No se trata sólo del referéndum ilegal del 1 de octubre. El Parlamento catalán no se ha reunido desde hace semanas, simplemente porque la mayoría se niega a responder a las preguntas de la oposición. La televisión pública catalana, TV3, lleva meses haciendo propaganda independentista simplista y engañosa. Y meses de retórica victimizadora que pretende hacer ver, de forma grotesca, que Catalunya es víctima de un retorno a la dictadura franquista. Ese no es el caso.

Los militantes independentistas viven en una burbuja, venden ilusión, capitalizan la complejidad de la situación catalana. Pero no se atreven a organizar unas elecciones autonómicas bajo el control de la comisión electoral española; un voto libre precedido de una campaña libre sobre los verdaderos retos de la “independencia”; un voto legal que diga cómo está dividido el pueblo catalán. Prefieren la política de la peor de las situaciones.

Relaciones rotas entre los cuerpos de seguridad

Las relaciones entre la Policía Nacional y la Guardia Civil, por un lado, y los Mossos, por otro, están rotas. Los equipos conjuntos están congelados, se han devuelto medallas, algunos guardias y policías se han dado de baja como profesores en la escuela de los Mossos, incluso en lo más elemental, como puede ser compartir una mesa en una cantina, los agentes notan cómo ese trato se ha deteriorado. La fractura en esta ocasión ha ido más allá de los mandos, y salpica a todas las áreas y escalafones de las policías que trabajan en Cataluña.

Un gesto muy simbólico de ese día a día lo cuenta un mosso de base. “Normalmente, cuando hay colas en la Ronda de Litoral, entramos por el puerto de Barcelona para esquivar el atasco. Antes entrabas, saludabas y salías. Ahora te piden que te pares y te escolta una patrulla de la Guardia Civil”, relata. Otro agente admite que en el aeropuerto, donde conviven los tres cuerpos policiales, el trato es más frío, y algunos policías ya no comparten mesa en la cantina, como solían hacer.

A nivel operativo, las áreas de investigación e información, donde Guardia Civil, Mossos y Policía Nacional suelen trabajar de forma conjunta, son las más afectadas. En información, los desencuentros empezaron con el atentado terrorista de Barcelona del 17 de agosto, según diversas fuentes policiales consultadas, debido a las acusaciones cruzadas de deslealtad. Pero a pesar de esa situación, admitida por todos, nadie duda de que la lucha antiterrorista es primordial. “Seguimos adelante con la investigación que está coordinada desde el CITCO [Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado] sobre los atentados de Barcelona, como no puede ser de otra manera”, asegura un mando. Los Mossos también asisten a las reuniones semanales sobre la evaluación de la amenaza terrorista. “Vamos allí donde se nos invita como policías”, subraya.

En investigación, las operaciones conjuntas judicializadas sobre crimen organizado están congeladas, a la espera de que alguien tome la iniciativa, coinciden distintas fuentes de los cuerpos policiales. “La comunicación es únicamente la imprescindible. A la espera de acontecimientos”, añade otro mando de la policía.

En las gestiones diarias, también ha habido un retroceso. “Ahora se tarda más en responder una petición normal, como puede ser de Extranjería [competencia exclusiva de la Policía Nacional]. Y cosas que antes se solucionaban con una llamada de teléfono ahora se piden por escrito”, lamentan investigadores. “Se ha acabado el colegueo, pero la relación de trabajo diaria es la misma. No nos podemos permitir que por nuestras diferencias salgan perjudicadas las mujeres, que son víctimas”, suaviza una fuente policial de Extranjería.

También en la calle se palpa la frialdad. Mossos y policías comparten la vigilancia de los edificios estatales. Antes era habitual que ambos cuerpos se dividiesen una fachada. “Ahora no solemos compartir acera, y nos toca colocarnos enfrente, o, si hay mucha gente, entonces entre la masa de gente y los policías”, explica una fuente de los Mossos. “También se ha perdido el trato cordial y la facilidad con la que se hacían las cosas”, añade.

En las sedes judiciales, la situación es parecida. “Si la Policía Nacional trae detenidos, llegan con ganas de irse. Antes era distinto, saludaban, hablábamos un rato…”, relata otra fuente policial. Lo mismo pasa en algunas prisiones, donde la custodia la ejercen los Mossos. “Cuando entra la Guardia Civil hay tensión en el ambiente, nada fuera de tono, pero frialdad”, explican.

Nadie oculta que las relaciones entre cuerpos policiales nunca han sido fáciles. “También la Guardia Civil y la Policía Nacional las hemos tenido. Todo el mundo se quiere poner esa medalla”, apunta un agente veterano en Cataluña. Pero hasta ahora, los rifirrafes y recelos se vivían sobre todo en la cúpula. Los equipos operativos intentaban trabajar alejados de esos conflictos.

“Eso va a costar ahora. No se les perdona que hubiese personas rompiendo los cristales de los coches que sacaban a los detenidos y ellos estuviesen con los brazos cruzados”, añade otra fuente de la Guardia Civil sobre la policía catalana. Algunos agentes han roto sus relaciones personales con mossos. Hasta entre sindicatos ha habido reproches. Pero no todo el mundo lo vive igual: “Sigo manteniendo a mis amigos, da igual del cuerpo que sean”. Incluso hay quien se muestran confiado sobre el futuro: “El tiempo lo cura todo. Esta época pasará y los policías de abajo volveremos a ser compañeros”.

“¿Quién se va a sentar con la Guardia Civil?”

“¿Quién se va a sentar en la mesa con la Guardia Civil?”. El comentario es recurrente entre los mossosEl instituto armado es quien ha aportado los informes a la Audiencia Nacional para sustentar la acusación de inacción de la policía catalana. En el cuerpo autonómico, la sensación de decepción es mayor que si proviniera de la Policía Nacional, con quien históricamente han mantenido unas relaciones más complicadas. El major Trapero fue quien dirigió en 2009 una investigación contra una trama de policías nacionales que cobraban de burdeles a cambio de hacer la vista gorda (el caso Riviera y Saratoga), y en ocasiones denunció que la policía bloqueaba el acceso a la información. Por eso, las investigaciones conjuntas eran más frecuentes con la Guardia Civil o con los equipos de la Policía Nacional pero de fuera de Cataluña.

Análisis: La trama oculta del Golpe pretende una Primavera Árabe para Cataluña

Manuel Cerdán

Lo intentaron en Bielorrusia con el movimiento blanco, en 2006, lo lograron en Kosovo y también con la revolución naranja en Ucrania, en 2004. Lo intentaron de manera fallida en Irán, en 2009, con la revolución verde, pero lo lograron con la primavera árabe, aunque desencadenando la guerra en Siria y la división de Libia. Ahora pretenden aplicar en Cataluña la misma estrategia de colores con el edulcorante de no-violencia para alcanzar la independencia.

Pero detrás de la campaña secesionista no sólo aparecen el sello de los varios organismos de la Generalitat, como el Consejo de Diplomacia (Diplocat) o el CIDOB, y el agitprop -la agitación y propaganda- de la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) y Ómnium Cultural, ambas financiadas con dinero público, sino también se proyecta la sombra alargada de conocidos multimillonarios, magnates de medios de comunicación, corruptos y prohombres catalanes que forman la trama oculta del golpe, como se pudo apreciar antes y después del 1-O.

OKDIARIO ya desveló hace unos días que los independentistas seguían a pie juntillas las consignas de la protesta no-violencia del politólogo americano Gene Sharp, que consiguió con sus postulados los movimientos pacifistas de la Primavera Árabe y la caída del presidente de Ukrania Yanukovich, en 2014.

Los agitadores del independentismo no se limitan a los Ocho apellidos catalanes. Este diario ha podido constatar la presencia en Cataluña de fundaciones, ONG’s e organizaciones internacionales que, con fondos públicos y de filántropos como George Soros, llevan años diseñando la secesión de Cataluña de España.

En medio del escenario rupturista también hay que destacar la intervención de Julian Assange, el fundador de Wikileaks, que apoyó a los golpistas independentistas desde la Embajada de Ecuador en Londres por videoconferencia y comparó la intervención de la policía española con la represión china de la plaza de Tiananmén.

Después hay destacar una serie de caraduras, como acuña un político de la oposición catalana, que juegan al secesionismo cuando su riqueza y sus dividendos económicos proceden del resto de España. Son casos como el de Jaume Roures con los derechos del fútbol español de La Liga, por los que, en 2015, pagó 1.900 millones de euros. Un año después los revendió a Telefónica por 2.400 y consiguió que los partidos los retransmitieran sus canales BeIN.

O como cuando obtuvo del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero la concesión de una cadena de televisión privada, de la que obtuvo unos pingües beneficios. Sin olvidar, las concesiones de emisores de radio en comunidades como Andalucía o Murcia.

O el caso de Carlos Vilarrubí, el ex viceperesidente del Barça que presionó a Bartomeu para que el club blaugrana suspendiera el partido contra Las Palmas el 1-O. No lo consiguió porque los jugadores se opusieron ya que aquel desaire les suponía la pérdida de seis puntos pero, finalmente, se celebró con las gradas vacías.

Los negocios Roures/Soros

Roures es socio en Mediapro del grupo publicitario británico WPP y de Gala Capital, propiedad del gurú de las finanzas George Soros. El multimillonario estadounidense de origen húngaro desembarcó hace años en Barcelona y apoya al independentismo a través de su organización sin ánimo de lucro Open Society Foundation.

Está organización internacional, que colabora con Diplocat y el CIDOB de la Generalitat, aparece tras muchos de los movimientos de colores, como los de Ukrania y Bielorrusia.

Jordi Sánchez, presidente de la ANC, en la cárcel por sedición, adoptó la estrategia de la no-violencia de esta ONG y de las teorías del pacifismo que el profesor estadounidense Gene Sharp logró exportar a los movimientos de la Primavera Árabe.

Sin embargo, el pasado de Sánchez no puede relacionarse con una conducta anti violencia. El líder independentista fue uno de los mayores activistas de La Crida a la Solidaritat en Defensa de la Llengua, la Cultura i la Nació Catalanes desde 1981 hasta su disolución en 1993. Después en 2015 sustituyó a Carmen Forcadell en la Presidencia de la ANC.

La Crida, que fue uno de los primeros movimientos en defender el independentismo, estaba subvencionado por los fondos que le proporcionaba el entonces presidente Jordi Pujol, cuando el molt honorable llenaba a escondidas las arcas de Convergència y de sus cuentas en Andorra con fondos públicos.

La larga sombra de ETA

Durante el mandato de Sánchez, La Crida organizaba actos políticos conjuntamente con Herri Batasuna, como el del 12 de noviembre de 1985, en el que se apoyaba una “negociación política con ETA”. O se publicaban documentos denigrantes sobre el atentado de la banda terrorista en Hipercor.

En 1988, durante su quinta asamblea, La Crida exigió la inmediata liberación del terrorista catalán Carles Castellanos, en la cárcel por su vinculación con Terra Lliure, tras un atentado contra la Guardia Civil en Sant Just Desvern.

Los vínculos de Roures y Sánchez proceden de aquellos años cuando el empresario de la comunicación militaba en la Liga Comunista Revolucionaria (LCR). Después, coincidieron en la televisión pública catalana cuando Roures trabajaba en TV3 y Sánchez era consejero de la Corporación Catalana de Radio y Televisión, entre 1996 y 2004.

A Roures también le une un pasado político común con otro independentistas como Xavier Vendrell, ex director de campaña de ERC. Vendrell Militó a comienzo de los ochenta en el Movimiento de Defensa de la Tierra (MDT), lo que podría calificarse como la rama política de Terra Lliure.

El primero de julio de 1983, el magnate Roures, mientras era militante de la LCR, fue detenido por agentes de la Guardia Civil por acoger en su casa a un legal de ETA p-m VIII Asamblea. Se trataba de Iñaki Ibero, que había participado en el secuestro de Orbegozo y pretendía reorganizar en la Ciudad Condal el comando Barcelona.

Roures y su compañera Monserrat Cervera, que se declararon ante la Guardia Civil como dirigentes de la LCR, permanecieron siete días en el calabozo por aplicación de la legislación antiterrorista hasta que fueron puestos en libertad por la Audiencia Nacional. En aquellas fechas la LCR, de tendencia trotskista, a pesar de que la Constitución había sido aprobada cinco años antes, estaba a favor de la lucha revolucionaria para conseguir la autodeterminación de todos los pueblos de España.

En 2009, en una entrevista publicada en el diario Liberation, el periodista francés presentaba a Roures como el “Citizen Katalan” y decía de él que se había convertido en el “Murdoch español”. El magnate de la televisión declaraba en la entrevista que la crisis económica demostraba “la crisis del capitalismo” y daba “actualidad al mensaje de Marx”. Y se apuntaba a una teoría que después se le ha podido escuchar en más de una ocasión a Pablo Iglesias: “Se habla mucho de las víctimas del terrorismo de ETA, pero no de las de Fraga Iribarne o Martín Villa, presidente de Sogecable”.

Era una de las muchas contradicciones de un multimillonario trotskista que renuncia al internacionalismo por el secesionismo nacionalista catalán; se proclama independentista y gana el dinero en España; compara los casi 900 asesinados de ETA con los cinco trabajadores muertos en Vitoria durante la manifestación de 1976; se presenta como republicano y hace negocio con la retransmisión de boda de los Príncipes; su hija nace en la Nicaragua sandinista, pero su entramado empresarial radica en paraísos fiscales; y produce y realiza un documental sobre una supuestas cloacas de Interior mientras se olvida de la corrupción de los Pujol y de las cloacas de la Generalitat.

Lo que ocultan las bambalinas del proceso

Miquel Giménez

Los gobiernos de España y de la Generalitat viven una escalada de declaraciones acusatorias el uno contra el otro. La sociedad catalana padece una enorme fractura social. La economía en Cataluña experimenta un terrible retroceso. No parece existir una vía de diálogo. ¿O sí?

¿Traición o inteligencia política?

Cuando el presidente Adolfo Suárez quiso sondear de qué madera estaba hecho el por entonces President de la Generalitat en el exilio, el MH Josep Tarradellas, no envió a un cualquiera a verlo en su nombre. Hasta el pequeño pueblecito de Sant Martin-le-Beau donde residía el President viajó el teniente coronel Andrés Casinello, hombre de confianza de Suárez y adscrito, además, a los servicios de inteligencia españoles. Porque, a pesar de la imagen de Mortadelo y Filemón que se ofrece de lo que popularmente se conoce como el servicio secreto español, el nuestro tiene y ha tenido desde siempre un gran nivel. Baste recordar algunos nombres como, por ejemplo, el del coronel Eduardo Blanco, capaz en plenos años sesenta de pactar con el KGB soviético la entrega de un fichero completo por parte de los rusos con cientos de militantes españoles en organizaciones comunistas no afines al PCUS. Y todo eso con Franco en el poder. Excuso hablar del general Emilio Alonso Manglano, que llevó al CESID del que fue director a un nivel equiparable con los mejores servicios de inteligencia mundiales, siendo el primero en tener noticias, por ejemplo, del intento de golpe de estado contra Gorbachov.

Todo eso viene a propósito del proceso, de las declaraciones incendiarias de unos y de otros, de la irresponsabilidad de los líderes procesistas y de la inquietud en la que vive la población catalana. Es lógico y muy humano. Si uno se limita a ver los informativos de TV3,tal parece que la revolución haya estallado o que las tropas de un país extranjero nos hayan invadido. De ahí la necesidad que surge en explicar lo que jamás se cuenta en público, lo que quedará archivado en alguna carpeta, perdida oportunamente, para que dentro de un siglo algún tenaz historiador la encentre.

Miren, la comunicación entre Palau y Moncloa no ha dejado nunca de funcionar. Unas veces ha sido más fluida y otras menos, pero siempre ha estado abierto un canal para intercambiar opiniones. Éstas se han vehiculado en ocasiones a través de personas vinculadas al mundo empresarial, en otros casos han sido algunos expolíticos de relevancia, e incluso para cuestiones de una cierta gravedad se ha utilizado a cargos públicos en activo. No en último lugar debemos consignar las llamadas que dirigentes de la Generalitat y del proceso han efectuado en persona a Moncloa. Insisto, siempre ha existido un resquicio por el que hacer llegar a la otra parte el mensaje.

Soraya Sáez de Santamaría, al inicio de lo que se llamó “Operación Cataluña”, se entrevistó con mucha gente de lo que se denomina sociedad civil. También con el vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras. El papel de algunos exdirigentes de la extinta Unió Democrática no ha sido ni mucho menos menor, como bien sabe el Delegado del Gobierno en Cataluña, el señor Millo. Mención aparte merecen los mismos servicios de inteligencia, cuya misión de prospectiva en Cataluña debe ser tratada con el respeto y la discreción que merecen.

¿Qué han sacado en limpio de todas esas conversaciones alejadas de las luces y del público? Es triste decirlo, pero lo único que prevalece en todas es el intento de salvar la cara por parte de Carles Puigdemont y, por el otro lado, el temor de Mariano Rajoy a quedar como un fascista. Tiene el presidente del gobierno de España dos frentes muy poderosos que están en su contra: los que le acusan de tibieza desde las filas de su propio partido y los que le dicen desde fuera que es poco menos que un dictador como Franco.

Sin embargo, hace tiempo que existe una propuesta que ahora parece haber recobrado una cierta relevancia Se trataría de lo siguiente: introducción en el preámbulo de la Constitución de una frase que hiciese mención a Cataluña, singularizándola respecto a España y al resto de comunidades autónomas; segundo, blindaje de las competencias en educación y cultura para la Generalitat; tercero, un nuevo acuerdo fiscal basado en los principios de ordinalidad y bilateralidad que recogía el Estatut del 2006. Estatut, por cierto, que recortaron al alimón ZapateroMas, cosa que pocos recuerdan ahora. Y eso es todo. El texto, que ya está redactado en forma de pacto. dividido en una introducción más o menos hiperbólica y una serie de cláusulas específicas, por dos expertos juristas de mucho prestigio, uno catalán y el otro no, sería sometido a votación en Cataluña y aquí paz y después gloria.

Pero los casos de corrupción en el PP y en la antigua Convergencia, los registros de la Guardia Civil en la sede de la fundación de esta última, el caso del tres por ciento, el acoso y derribo de las CUP, la caída de Artur Mas, todo eso ha hecho poco menos imposible que el pacto pudiera fructificar. Por cierto, ese Mas al que se le piden responsabilidades por aquel 9-N y multas millonarias, pero al que no le cayó encima ningún 155, y eso que la organización fue mejor.

A pesar de que el momento sea crítico, existen aún cenáculos en los que se apuesta por dicho acuerdo. Se trataría de salvarles la cara a los chicos exconvergentes para que se pudiesen presentar como los salvadores de la cosa patriótica catalana y utilizarlos como cortafuegos ante Esquerra y las CUP, especialmente contra éstas. Nadie niega lo complicado del tema ni le auspicia el menor éxito, al menos por ahora. Está todo lo suficientemente envenenado para dar pasos valientes hacia delante.

Pero el hecho de que Puigdemont quiera acudir al Senado cuando hace nada ni se le pasaba por la cabeza, que convoque un pleno para debatir el 155 cuando hace tres días quería proclamar ya la república catalana, el estado de choque que ha producido en la política catalana la marcha de tantas y tantas empresas, la inequívoca posición de la UE y, no en menor medida, el ingreso en prisión de los dirigentes de la ANC y Ómnium, podría haber hecho reflexionar, si no al President, sí a bastantes de sus cargos.

Algún restaurante situado en la parte alta de Barcelona, alguna masía aislada de la Cerdaña o alguna oficina sita en Paseo de Gracia podrían decirnos mucho más acerca de todo esto. Incluso cierta embajada española en un país vecino.

De momento toca que la ley se cumpla, que nadie la vulnere, esperar y barajar.

Fuente: Vozpopuli

La cobardía de Puigdemont ante el 155

Miguel Alba

Pasado este calendario, una vez que se haya rebajado el suflé de sentimientos y contrasentimientos alrededor del procés, la memoria colectiva, especialmente la catalana, ajustará cuentas con Carles Puigdemont. El president que es una mezcla de cobardía, autoengaño y oportunismo político del peor calibre. Incapaz de asumir el madero y sus clavos, esos que significarían una proclamación unilateral de la independencia de Cataluña. No lo esperen. Tiempo ya tuvo de hacerlo, ‘provocaciones’ del Estado todas -la última, la dura cirugía del artículo 155-, y ni por esas. Su aspecto de líder noqueado en su vacío discurso del pasado sábado es sólo sinónimo de una enorme falsedad del proceso separatista, un movimiento pretendidamente puro y democrático, tanto, que nadie está dispuesto a inmolarse en la candidatura del PDeCAT en las próximas elecciones autonómicas.

La épica ya no es lo que era. Ahogado por las presiones políticas y financieras, el presidente catalán lleva días ensayando diferentes piruetas retóricas para frenar al borde del precipicio sin asumir el costo de decirles en la cara a sus seguidores que les había hecho una promesa incumplible. Que la independencia de Cataluña es imposible. That’sall folks!!! En sus artificios dialécticos aseguró que asumía “el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república”, para de inmediato decir que suspendía los efectos de lo que acababa de afirmar para abrir una puerta al diálogo. ¿Qué significa eso? Algo así como estar medio embarazada.

Después de desafiar la Constitución y de desobedecer las sentencias que le ordenaban cancelar esa consulta, Puigdemont se saltó también su propia ley. La declaración de independencia nunca se votó. Se lo restregó el jefe del bloque socialista, Miquel Iceta: ¿Cómo se suspende una declaración que no se hizo? La vista ayudaba más que el oído en el Parlamento. Puigdemont, un hombre que hasta hace dos años jugaba en las ligas menores de la política, se ha enfrentado a la historia con la piel enrojecida, los ojos vidriosos, el rostro pétreo, sin sonrisas. Demasiado morlaco para los hombros de un Puigdemont incapaz de mantener un mínimo relato coherente sobre el futuro económico de su Cataluña alone. La fuga masiva de empresas, el riesgo de un corralito bancario puso a temblar a la burguesía catalana, sostén del partido del presidente, PDeCAT. Pero no solamente: miles de catalanes de a pie que ansían la independencia habían peregrinado a los bancos a preguntar qué hacer con sus ahorros. Incluso muchos de ellos trasladaron sus ahorros a cuentas espejo hacia Madrid, Zaragoza, Sevilla, Valencia, Pamplona… Indepes, sí; pero protegiendo el bolsillo.

La soledad de los separatistas es patente. Europa no está con ellos. Existe un consenso internacional sobre la imposibilidad de admitir una Cataluña independiente, sobre todo desde la plataforma de una declaración unilateral. También que la hipótesis improbable de esa Cataluña independiente sería el desplome de la primera piedra angular de la Unión Europea, que principalmente se puso en marcha contra la catástrofe que significó para Europa la eclosión de los nacionalismos en el siglo XX. La última esperanza de la plana mayor del secesionismo radicaba en una mediación internacional que no aparece por ninguna parte. Los tribunales tampoco están con los líderes del procés. Ni siquiera la sociedad catalana o al menos una mitad que se resiste a la ruptura de España, que ya se atreve a ocupar las calles de Barcelona. La pasada semana, en una importante cena en Madrid, con varios altos mandos militares, todos ellos coincidían en la necesidad de negociar ante el rival caído. “Ahora es el momento de hablar, tender puentes ante la debilidad de Puigdemont para que el Estado puede volver a enterrar por un buen puñado de años este tema”, explicaba uno de ellos alrededor del mantel. Las negociaciones que se vienen celebrando en la sombra no se han desactivado, si quiera, con el sábado del botón nuclear. El sábado del 155 en su versión más dura y demoledora, activando todas las herramientas del Estado contra las autoridades catalanas. Un ‘ERE’ de extinción a todo el Govern (Puigdemont, Junquerasy compañía) y la suspensión del Parlament (el castigo al Golpe de Estado que favoreció Forcadell, los pasados 6 y 7 de septiembre) que queda ahora bajo mandato del Senado.

El presidente catalán vive frente a una pared desde que no se ha atrevido a decir ni si ha declarado la independencia, ni no, sino todo lo contrario. Algunos le pedían acelerar y que del choque naciera una crisis inmanejable que, quizá, terminara por abrir la puerta a la independencia. Pesó más la voz de los moderados del PDeCAT, muy sensibles a la voz del poder económico. Primaba evitar el suicidio. A Puigdemont sólo le quedaba vestir la rendición. No le alcanzó. Los simpatizantes que esperan todavía esa imagen de Puigdemont proclamando la independencia en pantallas gigantes se retiran cada día llorando, gritando traiciones. Llevan semanas esperando una fiesta y se preparan para ver un funeral político.

La deriva de los últimos 10 días de vértigo ha dejado al separatismo con las manos atadas. Los procesos judiciales contra sus líderes por la convocatoria del referéndum no se detendrán. Rajoy, que ha tardado en salir de su letargo de la inacción, ha diseñado un 155 nuclear. Y el frente que gobierna Cataluña ha quedado al borde de la fractura. Un llamado urgente a elecciones autonómicas se intuye inevitable. Rajoy puede sentirse tentado de celebrar un triunfo de su tancredismo. Jamás aceptará el diálogo con Puigdemont y sus aliados, a los que considera poco menos que golpistas. Pero el problema sigue ahí: mientras una porción importante de la población de la región más rica del país esté incómoda dentro de España la crisis no estará resuelta. Muchos dudan que la solución se encierre detrás de unas elecciones autonómicas. De una u otra manera, tras la aplicación del 155 o bien ante un cambio súbito de paso de Puigdemont en las próximas horas, los catalanes pasarán por las urnas nuevamente y decidirán en clave electoral qué salida prefieren a esta contienda con el Estado. De su resultado habrá muchas lecturas, pero la principal será saber si se ha superado el cisma o, por el contrario, se ha enfangado aún más. Todo por un líder político cobarde con cara, ojos y flequillo a lo Beatle: Carles Puigdemont.

Fuente: Vozpopuli

Islandia bloqueó el paso de 16 toneladas de gas lacrimógeno que el régimen de Maduro le compró a China

El chavismo reprimió con gases lacrimógenos todas la marchas de la oposición
El chavismo reprimió con gases lacrimógenos todas la marchas de la oposición

La Agencia de Transporte de Islandia tramitó un pedido de para transferir 16 toneladas de gas lacrimógeno proveniente de China cuyo destino era Venezuela. El material debía hacer una escala en el aeropuerto de Keflavik, al sur de Reikiavik, la capital de Islandia, informó panampost.com.

Sin embargo, el Ministerio de Transporte y Gobierno fue tajante. Según se lee en la página web del Gobierno europeo, “el ministerio recomienda a la Agencia de Transporte de Islandia que se rechacen las consultas mencionadas sobre la transferencia de datos militares en el territorio islandés”.

El argumento sería que en Venezuela “se puede ver cómo las zonas vulnerables donde no se respetan los derechos humanos básicos”.

“Según el reglamento, el principio es que la transferencia de equipo militar no está permitida excepto con el permiso especial de la Agencia de Transporte de Islandia. La Agencia de Transporte consultará al Ministerio de Transporte y al Gobierno local cuando una solicitud de transporte implica una gran cantidad de datos militares, alta frecuencia o transporte inusual o especialmente delicado y tránsito a una zona peligrosa”, señala la nota del Gobierno.

Un manifestante patea una bomba de gas lacrimógeno lanzada por la policía militar chavista (EFE)

Un manifestante patea una bomba de gas lacrimógeno lanzada por la policía militar chavista (EFE)

Según Islandia, las 16 toneladas de material antidisturbios proviene de China pero no se sabe si se trata de un pago reciente o un acuerdo de hace un tiempo, que no se había llegado a cumplir.

No es la primera vez que bloquean un cargamento de gases lacrimógenos al gobierno de Maduro, que los usa para la brutal represión de las protestas opositoras. En julio pasado, Brasil detuvo la exportación de gas lacrimógeno a Venezuela por las “masacres” del régimen chavista.

infobae.com

‘Xi, el nuevo Mao’: China da un golpe de Estado incruento

La inclusión de las ideas de Xi Jinping en la carta del Partido Comunista le pone prácticamente al mismo nivel de influencia política que Mao Zedong.

Los delegados del XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China aprobaron una serie de modificaciones en su Carta. La más importante de ellas fue la introducción del nombre y las principales ideas de Xi Jinping en el texto del principal documento del partido. Los delegados aprobaron por unanimidad la enmienda que menciona “la idea de Xi sobre un socialismo con características chinas para una nueva era”.

Xi Jinping se convierte así en el segundo líder chino —después del primer presidente de la República Popular China, Mao Zedong— cuyo nombre se inscribe en la carta oficial de la formación antes de que expire su mandato. En el documento también figura el nombre del exlíder e importante reformador Deng Xiaoping.

Algunos medios aseguran que los acontecimientos que tuvieron lugar en el Congreso del Partido Comunista de China son incluso “equivalentes a un golpe de Estado incruento”, después del cual el actual líder del país es oficialmente “intocable”.

Este es un paso simbólico e importante para fortalecer la posición de Xi dentro del partido”, dijo a RIA Novosti Alexandr Gabúyev, jefe del programa ‘Rusia en la región Asia-Pacífico’, del centro Carnegie en Moscú. Según sus palabras, es la siguiente etapa de su transformación en un líder tan poderoso como Mao Zedong.

Lucha contra la corrupción y la nueva Ruta de la Seda

En los estatutos del Partido Comunista también se registraron las iniciativas de Xi sobre la lucha contra la corrupción. Según el presidente del país asiático, “el partido debe aplicar con firmeza el autocontrol y seguir de cerca sus actividades en todos los aspectos”.

En la inauguración del Congreso, Xi Jinping calificó la corrupción como la mayor amenaza que enfrenta el partido. En los últimos cinco años, en China se iniciaron investigaciones de la “violación de la disciplina del partido” con respecto a 440 funcionarios regionales y nacionales, algunos de ellos miembros del partido.

La iniciativa global ‘Un cinturón, un camino’ para la creación de tres corredores económicos también fue incluida en la Carta. El documento también consolidó la postura de Xi que aboga por “un control absoluto” del Partido Comunista sobre las Fuerzas Armadas del país.

“Camino al culto a la personalidad”

La directora de Estudios Asiáticos en el Consejo de Relaciones Exteriores, con sede en Nueva York, Elizabeth Economy, explicó a Bloomberg que la consolidación de la ideología de Xi Jinping en el documento significa que ahora el político es percibido como uno de los principales transformadores del país, junto con Mao y Deng. Se trata de “la consolidación del poder en torno a Xi”, algo que le permitirá influir en las políticas de China durante décadas.

“Consolidó su poder ya antes del XIX Congreso. Tomó en sus manos prácticamente todos los ámbitos de la política. Por eso puede decirse que se está dirigiendo hacia el culto a la personalidad. Pero la verdad es que no ha introducido nada ideológico”, señaló el vicerrector de la Academia Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Alexandr Lukín.

actualidad.rt.com

La muerte de la turista española bajo fuego policial en Brasil: revelan un video de la persecución

Una grabación de cámaras de seguridad divulgada por el diario brasileño O Globo muestra como el auto avanza por la callese escuchan disparos y varios policías corren en dirección al vehículo.

Según los comerciantes de la zona, se escucharon cinco tiros desde el Largo do Boiadeiro y, segundos después, otros cuatro disparos.

La turista española María Esperanza Ruiz Jiménez, de 67 años, falleció de un disparo en el cuello cuando el vehículo en que viajaba fue tiroteado por la Policía en la favela de la Rocinha, considerada la más grande y una de las más peligrosas de Río de Janeiro.

La víctima, que estaba de vacaciones en Río acompañada de su hermano y su cuñada, es natural del Puerto de Santa María (Cádiz) y sus restos, que todavía se encuentran en un hospital de la zona sur de Río de Janeiro, serán repatriados en breve a España.

Las circunstancias de su muerte aún están bajo investigación, aunque la Policía Militar sostiene que el vehículo en el que viajaba no respetó un control mientras que el conductor asegura que no recibió ninguna orden de parar ni es consciente de haberse saltado una barrera policial.

El incidente se produjo en las proximidades del Largo do Boiadeiro, una bulliciosa zona comercial de la parte baja de la Rocinha, donde desde hace mes y medio se libra una guerra abierta entre bandas rivales de narcotraficantes que las autoridades intentaron frenar con la presencia del Ejército.

Según la Policía Militar, el auto en que viajaba Jiménez “rompió el bloqueo policial” en las proximidades del Largo do Boiadeiro.

El documento de la víctima (Foto: O Globo)

El documento de la víctima (Foto: O Globo)

La policía disparó contra el coche y “durante el abordaje verificó que se trataba de un vehículo para el transporte de turistas”, en el que viajaba la víctima, su hermano, su cuñada, el chófer y una guía.

El conductor, un italiano que reside desde hace cuatro años en Río de Janeiro, declaró ante la policía, sin embargo, que no escuchó ninguna orden para detenerse ni es consciente de haberse saltado un control policial.

Según medios locales, el conductor afirmó que escuchó un disparo, aceleró y solo entonces se percató de que una de las turistas que ocupaba la parte trasera estaba herida en el cuello.

La Policía Militar “ya identificó la autoría y está adoptando procedimientos preliminares de investigación sobre los agentes envueltos en el caso de la turista en Rocinha”, señaló el organismo en un comunicado.

Pese a que la Rocinha es una de las zonas más peligrosas de Río, en especial en las últimas semanas por los enfrentamientos entre bandas rivales, los familiares de María Esperanza declararon a la policía que no fueron advertidos del riesgo que suponía el viaje por la agencia de turismo.

Los incidentes de turistas en favelas se han repetido en los últimos meses, aunque habitualmente los agresores son delincuentes y las víctimas acceden por error a las comunidades, como ocurrió en agosto con una inglesa tiroteada en Angra do Reis o el pasado diciembre, cuando un motorista italiano que fue confundido con un policía en una comunidad de Río.

Según estimaciones oficiales, en Río de Janeiro se registra una media de un tiroteo cada dos horas y, desde enero, han muerto más de 4.000 personas en actos de violencia, entre ellos más de 100 policías.

infobae.com

Corea del Norte prueba un nuevo motor de combustible sólido para misiles

Se trata del primer ensayo estático de este tipo desde marzo del 2016.

Corea del Norte prueba un nuevo motor de combustible sólido para misiles

KCNA / Reuters

Corea del Norte llevó a cabo una prueba estática para medir la eficiencia de un nuevo tipo de motor de combustible sólido destinado a misiles, según declaró a la revista ‘The Diplomat’ una fuente del Gobierno de EE.UU. que afirma conocer los programas balísticos de Pionyang.

La prueba tuvo lugar la semana pasada en un centro de ensayos en la ciudad de Hamhung, situada en la costa este del país. Se trata de la primera prueba estática de este tipo desde marzo del 2016. En aquella ocasión se informó que el líder norcoreano Kim Jong-un había inspeccionado “un motor de combustible sólido de alta potencia, y la separación de etapas”.

El motor fue ahora revisado bajo una configuración horizontal, en vez de la vertical que se utilizó en las pruebas previas de motores de misiles balísticos de combustible líquido.

Un nuevo misil

La revista hace ver que hasta el momento los motores de combustible sólido han estado asociados con la serie de misiles balísticos norcoreanos conocidos como ‘Pukguksong’. El motor revisado en marzo del 2016 se utilizó en uno de ellos, lanzado desde el submarino Pukguksong-1. El modelo tenía antes un sistema de combustible líquido, que en algún momento fue cambiado por sólido.

En febrero de este año, Pionyang efectuó un vuelo de prueba del misil balístico de alcance medio Pukguksong-2, que también cuenta con motor de combustible sólido. Según la revista, el líder norcoreano declaró, tras una segunda prueba, que dicho misil era operativo e instó a su producción a gran escala. La Inteligencia militar estadounidense ha detectado señales de que el Pukguksong-2 es ahora producido en serie.

Sin embargo, el motor probado la semana pasada parece ser diferente a los anteriores, según estiman los militares estadounidenses. ‘The Diplomat’ considera que Corea del Norte puede estar desarrollando un tercer modelo en la serie misilística, el Pukguksong-3, que pudiese tener un avanzado armazón de peso ligero, construido con una aleación de materiales.

actualidad.rt.com