La Geopolítica desde América Latina

alt

Salvador González Briceño

El escenario mundial actual es de ruptura, y caos —efecto mariposa, lo llaman algunos—. Y de una crudeza tal que promueve, amenazante, la violencia en todas sus formas, como el terrorismo dirigido —capacitado, financiado y armado—, con fines estratégicos —propaganda en las redes y falsas banderas a la orden del día.

El principal promotor es, desatado, el imperialismo estadounidense, convertido en enemigo de países, instituciones, sociedades, culturas. Porque se resiste a perder su carácter hegemónico.

Por su parte, la globalización económica —expresión light del capitalismo desarrollado en imperialismo— sirvió para meter a países y regiones al orden liberal, con instituciones del sistema financiero como el BM, FMI, BCE, OCDE, a nombre de una libertad y democracia (¡ah, el ardid de los derechos humanos!) que el imperio exige pero no practica.

Devino la destrucción de los Estados nación desde la siembra obligada del modelo neoliberal por todo el planeta —con honrosas excepciones—, a partir de los años 80 del siglo XX vía la privatización patrimonial del Estado de bienestar. De ahí surgió la desestabilización de los países, la ilegitimidad, la ingobernabilidad y los poderes fácticos, como el que representa el crimen organizado. La riqueza profundizó las diferencias al interior de sociedades y países.

Pero como las leyes del capitalismo no perdonan, el sistema cayó en desgracia cuando llegó la crisis económico-financiera de 2008, que agudizó la decadencia sistémica de la cual el mundo no se recupera todavía.

Siguen los lastres, en la vida económica, política y social mundial, con amenazas de destruir a la especie. Es la ambición por la riqueza, la furia del interés privado, que se impone por encima de todo.

Por lo demás, si el mundo actual entró a una fase superior de la globalización, ¿cómo llamarle cuando su principal característica es la complejidad? Solo no olvidemos el trasfondo.

Una hipótesis es cierta, el desorden internacional de ahora superó ya los escenarios de la Guerra Fría. Aquél era un equilibrio tenso, pero con ciertas reglas. La ONU era respetada, la OMC contribuía a un ajuste más o menos equilibrado del comercio. Todo aquello se acabó.

Ahora rige un sistema financiero global que lo domina todo. Con algunos países al frente.

Gran Bretaña y los Estados Unidos de América (EUA) —por cierto los principales promotores de la destrucción de los Estados con la herramienta del neoliberalismo—, hoy no quieren recoger los lastres que han dejado a su paso décadas atrás.

Al contrario, el Brexit de Gran Bretaña y el muro de la ignominia de EUA con México, son ejemplo del repudio a la inmigración, cuando como garantes del capitalimperialismo se han servido de los recursos y la mano de obra esclava. Latinoamérica, Asia, pero sobre todo África son el ejemplo.

Hoy sabemos que el orden internacional pasó de la bipolaridad surgida desde el fin de la Segunda Guerra, a la unipolaridad tras la caída de la Unión Soviética en 1991, y que el hegemón estadounidense adoptó el “fin de la historia” como premisa.

Y que EUA actuó en consecuencia. La ofensiva de “guerra perpetua” contra el mundo, irrumpió tras los atentados a las Torres Gemelas de Nueva York en 2001, como meta de sobrevivencia imperial.

Ahí anidó el caos, las guerras por los recursos energéticos y el rompimiento del orden global anterior. El mundo entró en una nueva etapa o periodo de guerras continuas, por eso es que hoy no se ve más que desorden y caos. Cero reglas. Y a río revuelto…

Desde entonces quedó claro que EUA no quiere competencia, ni por el empuje económico de China ni por el resurgimiento de Rusia durante la era Putin; ambas potencias emergentes. Claro que China está a un tris de superar a los EUA en la economía global, y Rusia ha remontado ya en el terreno de la geopolítica.

Eso explica la reacción en cadena. Los países que conforman la OTAN tratan de contener a Rusia en el escenario continental europeo, con el Pentágono al frente; es decir, hoy la confrontación no es —como en la Guerra Fría— de EUA vs. la URSS, sino de la OTAN vs. Rusia. Con todo y Rusia promueve el comercio con Europa, no así la confrontación. Sin embargo, hay que recordar que el potencial nuclear está de por medio, y no solo es disuasivo.

Desde el punto de vista geopolítico, es claro que de manera paulatina se ha ido fortaleciendo militarmente desde Europa Oriental el cerco contra Rusia, como el corazón de “Eurasia”; de igual manera, no cesa la presencia terrorista desde la “región cardial”, la periferia o el Heartland de Mackinder, como son Iraq, Afganistán, Siria, etcétera. Los dos grandes frentes de guerra de la OTAN y el Pentágono en tierra firme contra Rusia.

El otro frente está en el Mar meridional, la región de Asia Pacífico en contra de China, comandado por las fuerzas marítimas estadounidenses, con una fuerte presencia en la región.

Hay otros frentes que estarían prestos a entrar en acción. Es el caso de la ciberseguridad, el ciberespionaje, la ciberguerra y el ciberterrorismo, que tanto amenazan desde las redes del internet y herramientas todas para distintos tipos de atentados, como verbigracia la llamada “guerra hibrida” —todo como parte de la complejidad.

De ese modo la estrategia geopolítica desde el mundo Occidental con EUA al frente, está claramente dirigida contra Rusia, pero también China, tanto por la OTAN como por el Pentágono. Una tiene como escenarios los países del este europeo, otra la región del Pacífico.

Es claro que Occidente sabe que Rusia posee el arsenal atómico de la ex Unión Soviética, altamente disuasivo. Además, que fueron ejército y pueblo soviéticos quienes pusieron límites al expansionismo fascista de Hitler y puso fin a la Segunda Guerra Mundial.

Mientras tanto, Rusia y China impulsan mecanismos de cooperación y desarrollo por el mundo —aún dentro de la globalización, el libre comercio— con mecanismos  como BRICS, APEC, OCS, y la puesta en marcha de la nueva “ruta de la seda y la franja”. En tanto EUA continúa amenazante con las guerras, de ahí sus elevados presupuestos militares.

En todo esto la geopolítica tiene mucho qué decir. No como estrategia de guerra —la alemana de la Segunda Guerra o la estadounidense de hoy—, sino como método para entender la realidad; tan pragmática como coyuntural, para una realidad manipulada desde los centros del poder global. Afortunadamente existe ya la geopolítica crítica, la desarrollada por la escuela francesa.

Para este espacio, “México Rusia Hoy” es un pretexto. Porque la guía de este proyecto es, sobre todo, como lo dicta el eslogan: “La Geopolítica desde América Latina”. O, La Geopolítica Hoy.

Crisis en Siria: murieron unos dos mil civiles en Guta Oriental en los últimos tres meses

Más de dos mil civiles fueron muertos y casi cinco mil resultaron heridos en los últimos tres meses en Ghuta Oriental, el área al este de Damasco controlada por grupos de la oposición y donde hay unos 400.000 civiles asediados.

 

Lo denunció en una conferencia de prensa en Estambul Salwa Aksoy, vicepresidenta de la Coalición Nacional Siria, en el exilio en Turquía.

 

“Lo que está sucediendo en Ghuta es una guerra de exterminio y un crimen contra la humanidad”, dijo Aksoy, según informó ANSA.

 

Según la Coalición Nacional Siria, en los últimos tres meses son 32 las estructuras médicas destruidas en el área por los ataques de Damasco y sus aliados, incluyendo a Rusia.

 

La exponente de la oposición a Bashar al Assad sostuvo luego que, según las reglas de la ONU, Moscú no debería poder votar en la resolución del Consejo de Seguridad sobre Ghuta, en discusión en estas horas en Nueva York, porque está directamente involucrada en el conflicto.

infobae.com

Informe: La actividad militar de EE.UU. en Latinoamérica pretende “cambiar de régimen” en Venezuela

Informe: La actividad militar de EE.UU. en Latinoamérica pretende "cambiar de régimen" en Venezuela

Un miembro de la Fuerza Aérea de EE. UU. durante la operación AmazonLog, en Tabatinga, Brasil el 11 de noviembre de 2017.
Leonardo Benassatto / Reuters

La Administración de Donald Trump adelanta una guerra de amplio espectro contra Venezuela, asegura un informepublicado por el  Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag)

El texto, titulado ‘Fuerzas Armadas en América Latina: armas, capacitación y el cerco a Venezuela’, precisa que esta acción implica la conformación de una fuerza multilateral para intervenir la nación gobernada por Nicolás Maduro, “en lo económico y político, también en lo militar”.

Según el documento, los recientes movimientos militares registrados en Panamá y Colombia; las bases militares con las que EE.UU. cuenta en Colombia, Perú y Honduras; los ejercicios militares denominados AmazonLog, y, por si fuera poco, los acuerdos con las fuerzas armadas argentinas suponen una “demostración de fuerza” para el “cambio de régimen” en Caracas.

La presencia de EE.UU en Centroamérica justificada por el ejercicio militar “Nuevos Horizontes” coincide con el calendario de las elecciones presidenciales venezolanas establecidas para Abril. ¿Pura coincidencia?

➡️ http://www.celag.org/ffaa-america-latina-armas-capacitacion-cerco-venezuela/ 

Para el Celag, no es coincidente que tropas estadounidenses aterrizaran el pasado mes de enero en Panamá para la realización de los ejercicios denominados Nuevos Horizontes. Estas maniobras, organizadas por el Comando Sur, durarán hasta mediados de 2018, un período “que abarca las elecciones presidenciales venezolanas establecidas para abril”, resalta la publicación.

Este tipo de operativos, agrega el documento “forman parte de escenarios que [aparentemente] requieren una intervención humanitaria, en países con ‘desorden interno'”.

Por último, y luego de detallar las millonarias compras de armamento realizadas durante 2016 por los gobiernos de Colombia, México, Brasil y Argentina, el Celag recuerda que el Ministerio de Defensa de Perú también informó sobre la ejecución del llamado Ejercicio Fuerzas Aliadas Humanitarias entre los días 16 y 27 de abril de 2018.

“La realización del ejercicio también coincide con el período en el que se llevarán a cabo las elecciones en Venezuela”, finaliza el texto.

actualidad.rt.com

12 militares de EAU muertos y 4 vehículos blindados destruidos en emboscada de fuerzas yemeníes

alt

Doce soldados emiratíes a bordo de 4 vehículos blindados fueron abatidos el domingo a consecuencia de una emboscada de las fuerzas yemeníes en el frente de Mozaa (oeste).

Algunos oficiales se encuentran entre los militares muertos, dijo una fuente militar citada por el canal yemení Al Masirah, quien informó sobre la destrucción de 4 vehículos militares.

Un número de mercenarios, respaldados por la aviación de la coalición, fueron enviados rápidamente al campo de batalla para evacuar a los muertos emiratíes, dijo la fuente.

Sin embargo, los soldados del Ejército y Ansarulá rodearon a los emiratíes en Mozaa, impidiendo a los mercenarios acercarse a ellos.

Durante estos combates varios mercenarios fueron muertos y heridos. Pero esta vez, no fallecieron por disparos yemeníes sino por las bombas de racimo lanzadas por aviones de la coalición liderada por Arabia Saudí contra aquellos que intentaron huir y retirarse de Mozaa.

En Maarib y Taiz, varios mercenarios de la coalición hallaron la muerte tras una ofensiva de las fuerzas yemeníes y a consecuencia de los disparos de artillería que alcanzaron sus posiciones.

Este lunes, las fuerzas yemeníes destruyeron un vehículo saudí y bombardearon posiciones de los mercenarios en Nayran (sur de Arabia).

ELESPIADIGITAL.COM

Un nuevo informe señaló que desaparecieron 82 mil personas durante el conflicto armado en Colombia

La desaparición forzada es una violación al Derecho Internacional Humanitario, y también fue una de las prácticas más usadas por los actores armados en el marco del conflicto colombiano de más de 50 años. 10.350 casos a manos de guerrilla fueron registrados por el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH): 3.606 de las FARC y 615 del ELN.

 

Así reveló a Blu Radio el director del CNMH, Andrés Suárez, quien dijo que los mayoresresponsables del flagelo son los grupos paramilitares, a los que se les atribuyen 26 mil casos. Aunque las cifras pueden aumentar, porque muchos de esos casos están “escondidos” bajo otros mecanismos criminales como el secuestro.

Tal cual se reavivó el caso de Enrique Márquez Díaz, secuestrado hace 19 años por el Frente 53 de las FARC. Después de ese tiempo sin saber nada de él, la familia hoy supo qué fue de su paraderoSu captor, el ex guerrillero Henry Castellanos, alias ‘Romaña’, confesó que lo habían asesinado.

 

El CNMH aclara que otros grupos armados ya extintos también fueron responsables de desapariciones forzadas. Y hasta la fecha tienen registro de 82 mil casos en total, indicaBlu Radio.

 

Pero la situación ya no se trata de cifras históricas, estas se siguen alimentando en medio de un posconflicto con las FARC, que intenta salir adelante mientras otros grupos insurgentes siguen alzados en armas. Reza un reciente informe de Amnistía Internacional que pese al acuerdo de paz, el conflicto se intensificó en 2017 en algunas zonas de Colombia por los enfrentamientos de dichas organizaciones.

Norte de Santander, Cauca, Antioquia, Nariño y Chocó son los departamentos más afectados por violaciones de derechos humanos como la instalación de minas antipersonas, el reclutamiento forzado de niños, la violencia sexualdesplazamientos forzados colectivos y homicidios selectivos.

 

Uno de los ejemplos que da la organización son los enfrentamientos entre la guerrilla del ELN y grupos mafiosos herederos del paramilitarismo –como El Clan del Golfo, considerado el más grande–, que se disputan el control de la producción de cultivos ilícitos, poniendo en “grave peligro” comunidades indígenas y afrodescendientes.

infobae.com

La desorientación geopolítica del gobierno argentino que ignora al sistema mundo del siglo XXI

alt

Miguel Ángel Barrios

Antes de la caída del muro de Berlín en 1989 hemos venido afirmando que la implosión de la Unión Soviética no significaba la caída de un  polo y la victoria del otro polo –refiriéndonos al  de los Estados Unidos- como lo sostenía el entonces presidente de los Estados Unidos George Bush (padre) que anuncio un “Nuevo Orden Mundial” y el teórico japonés Norteamericano Francis Fukuyama en su libro tan publicitado “El Fin de la Historia”, como si se tratase de que el paradigma de la sociedad norteamericana representaba la cúspide de la evolución humana.  Recordamos que muchos intelectuales, universidades, políticos, empresarios, economistas, etc, se convirtieron en fanáticos de éste último.

Pero la realidad, demostró contundentemente que no estábamos en el fin de la historia sino que la historia nunca se había ido, y por lo tanto se iniciaba una nueva lógica mundial que conducía inexorablemente a contramano de lo que decía Fukuyama hacia un “nuevo orden mundial” multipolar, desoccidental, multicivilizacional y donde los Estados Regiones o Continentales con matriz civilizacional propia serían los únicos que tendrían la capacidad de autonomía –Soberanía- en un sistema mundo interdependiente y asimétrico.

En el año 2008 sacábamos un poco en soledad el Diccionario Latinoamericano de Seguridad y Geopolítica con un grupo de investigadores latinoamericanos (Barrios Miguel Ángel –Director-.  Diccionario Latinoamericano de Seguridad y Geopolítica. Biblos. Bs As. 2008).  Allí planteábamos el descenso relativo de los EEUU en el sistema mundial y la emergencia de poderes regionales del Asia Pacífico.  Y decíamos, que los EEUU, China, Rusia y la India eran los Estados Continentales Industriales con capacidad de juego en el sistema mundial.  Adelantábamos que Europa se estaba transformando en un continente museo en la medida en que no resolvía su identidad entre la Unión Europea, la OTAN y el Euro.  También apuntalábamos el papel central como Estados pivot en sus respectivas regiones de Turquía e Irán.  Y por último, señalábamos la urgente necesidad de consolidar una doctrina de defensa nacional y de seguridad ciudadana, primero en América del Sur, para luego si las fuerzas nos daban  la densidad necesaria llevarla a América Latina y al Caribe con el Comandantes Chávez.

Eran épocas de victorias, que parecían estructurales, pero a la luz de los acontecimientos observamos que fueron fugaces, tal vez altisonantes en los discursos pero en la práctica el entusiasmo no nos brindó la madurez de articular el proyecto.  Y como se dice vulgarmente la historia nos dió una vieja lección: los imperios no duermen.  Pero esto no quiere decir que quedemos anestesiados, sino  pensar y accionar con fineza estratégica.

El gobierno del Presidente Macri de un principio, como ignorando la nueva correlación de fuerzas a nivel mundial, en forma irresponsable se alinea automáticamente y acriticamente con la política exterior de los EEUU, no solo ignorando la vieja tradición diplomática argentina del Derecho Internacional de la neutralidad y el pacifismo,( nos referimos a la doctrina Calvo y la doctrina Drago) en el ámbito latinoamericano opinando sobre la democracia en Venezuela y optando por un llamativo silencio en el golpe de estado en el Brasil a Dilma Roussef o los asesinatos de líderes sociales –más de 100- en Colombia sino que la cuestión tomó mayor gravedad, cuando el gobierno argentino se inclina decididamente con la política norteamericana en Medio Oriente –a tal punto que fue uno de los pocos países latinoamericano que se abstuvo sobre el status de Jerusalén en el que EEUU pretende hacerla capital de Israel- y creando tal incertidumbre, que si se agudiza lo que el Papa Francisco denomina “la tercera guerra mundial a trozos”, la Argentina corre el riesgo de ser llevada a un conflicto mundial.

Es decir, sin medias tintas hay que plantear directamente el tema: o hay un alineamiento irrestricto con una Estados Unidos desorientada estratégicamente y considerado un Estado Terrorista por muchos prestigiosos analistas mundiales, o estamos siendo engañados en el rostro por el gobierno argentino.  Más aún, bajo la mentira del alineamiento irrestricto no ha entrado un solo dólar al circuito productivo argentino sino al círculo financiero especulativo, en la cual el gobierno de Macri y mucho de sus integrantes son socios con los Fondos Buitres que pretenden saquear a la Argentina con la deuda externa.  Y todos los días entra miles de dólares y salen doblemente por la vía de la rentabilidad especulativa.

Debíamos necesariamente realizar esta introducción, y por primera vez en mi caso particular como académico comprometido con la Argentina, porque ha ocurrido un hecho gravísimo que nos brinda la prueba definitiva a que está jugando el gobierno argentino.  Esto no quiere decir para nada, de que estamos realizando un análisis de cabotaje partidario, sino de denunciar que el Interés Nacional está en peligro.  Nos hemos acostumbrados en los últimos años, que cualquier disidencia era elevada a nivel de traición de la patria.  Nada más alejado que esa falsa interpretación.

Desde el gobierno de Bush (hijo), EEUU al crear la doctrina de guerra preventiva (es decir,de poder atacar anticipadamente en cualquier jurisdicción del mundo a un actor “terrorista”, sin precisar que es el terrorismo) empieza a aplicar en América Latina y el Caribe la categoría geopolítica de “Estados Fallidos” (categoría geopolítica emanada de la revista “Foreign Policy” dirigida por Samuel Huntington, en la que en base a variables subjetivas identifican a estados “inseguros” y “carentes de gobernabilidad”.  Nosotros, en el Diccionario Latinoamericano de Seguridad y Geopolítica, afirmamos que con ese criterio, EEUU podría ser considerado legítimamente como un “Estado Fallido” o “Imperio Fallido”.  En ese sentido debe señalarse la peligrosidad de utilizar este concepto en forma mecánica y acrítica.  Lamentablemente, la mayoría de los “grandes especialistas” en Relaciones Internacionales utilizan el concepto de “Estado Fallido” como un concepto indiscutiblemente científico, signo del imperialismo anglosajón en las disciplinas de las Relaciones Internacionales).

Por lo tanto, se traslada a América Latina y el Caribe la categoría geopolítica de “áreas sin gobierno” o “Estados Fallidos”, bajo una doctrina de la “inseguridad nacional”, con el fin de norteamericanizar la seguridad de América del Sur, policializando a las Fuerzas Armadas y transformando a las policías en Guardias Auxiliares, y con esta nueva Doctrina que tiene dos enemigos extremos en apariencia: el Terrorismo y el Crimen Organizado, bajo el argumento de Nuevas Amenazas.

Aclaramos al pasar, que no desconocemos las amenazas en nuestra región, que son la pobreza, la exclusión, las desigualdades económicas, la baja institucionalidad y también el narcotráfico etc.

Pero aclaramos, que una doctrina de Defensa Nacional y de Seguridad Ciudadana debe surgir desde nosotros mismos.  El Terrorismo es una táctica de la violencia con fines políticos (o sea no hay una definición única de Terrorismo y puede ser desde un Estado a una persona individual, pero terrorista no es un actor social o un ciudadano islámico como lo aclaró muy bien el Papa Francisco.  Las causas más profundas del terrorismo siempre son la pobreza, etc) y el crimen organizado (actor político-económico que lleva a cabo diversos tipos de delitos a partir del narcotráfico está aliado al sistema financiero global, por lo tanto no hay crimen organizado sin alianza con los paraísos fiscales).

Por lo tanto, todos no hace pensar que la norteamericanización de la seguridad tiene una solo finalidad apropiarse de nuestros recursos naturales y llenar de bases militares a América del Sur, incluso con el pretexto de combatir las catástrofes naturales.

Por eso denunciamos abiertamente que el gobierno argentino  desde un principio con Patricia Bullrich como Ministra de Seguridad reorientó una política en la cual el enemigo es el crimen organizado y el terrorismo (encima en la llamada Triple Frontera).  Y se lleva de su visita a Washington el compromiso para crear pronto un “task forcé” contra el crimen internacional y el narcotráfico para el Noreste argentino con analistas de la DEA.  Además la delegación argentina busca colaboración estadounidense para revitalizar un “Centro de Análisis” en la Triple Frontera (es un espacio de intersección entre Paraguay Argentina Y Brasil.  Su extensión se circunscribe a tres ciudades: Ciudad del Este –Paraguay-, Puerto Iguazú –Argentina- y Foz de Iguazú –Brasil-, y a los tránsitos y flujos fronterizos.  Siempre fue el hito de las tres fronteras –como frutos de la hermandad-, pero a partir de los atentados a la Embajada de Israel en Buenos Aires en 1992 se empieza a denominar en los Estados Unidos: “Triple Frontera”.  El 11 de Setiembre de 2001, Douglas Feith, uno de los directores máximos del departamento de defensa, aconsejo la invasión de la zona porque era un santuario terrorista.  Sin embargo nunca se comprobó nada e inclusive hay informes de la CIA que allí estuvo Ben Laden, sin ninguna prueba de ningún tipo).

Esto significa, con la visita de la funcionaria en el FBI y otros organismos, coartar la política de seguridad exitosa que está llevando a cabo la policía de la provincia de Misiones bajo la conducción del Comisario General (Re) Manuel Céspedes, que llegó a decomisar la friolera cifra de casi veinte mil kilos de marihuana.  Y mientras tanto, en detrimento de este éxito se debatía la nueva “Doctrina de Seguridad” en función del FBI.

Asimismo EEUU y Argentina cooperarán sobre la amenaza de la “influencia” del “Movimiento de Resistencia Islámico” de El Libano (Hezbolá) según lo conversado entre el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Tillerson en su gira por Argentina, en el encuentro con el Presidente Macri. Y a eso responde que las Fuerzas Armadas van a empezar a participar directamente en actividades “antiterroristas” en la Argentina, según lo anunciado por el Ministro de Defensa Aguad.

Esto, es la demostración definitiva, de porque Argentina no tiene una política de Defensa Nacional ni de Seguridad Ciudadana, por una sola razón las mismas son dictadas desde los Estados Unidos.

Hallaron 400 kilos de cocaína en la embajada de Rusia en la Argentina: hay un policía y diplomáticos detenidos

En un operativo conjunto en Buenos Aires y en Moscú, fueron detenidos un policía de la Ciudad y funcionarios diplomáticos vinculados con un hallazgo realizado en diciembre de 2016 pero que por sus características aún impresiona: 389 kilos de cocaína repartidos en 12 valijas que se encontraban en la Escuela de la Embajada de Rusia en la Argentina.

Si bien los detalles de la investigación se conocieron este jueves, la causa se inició hace casi un año por una denuncia que realizó el propio embajador ruso en la Argentina, Viktor Koronelli.  En ese momento la Gendarmería incautó la droga y se inició un expediente a cargo del juez federal Julián Ercolini, que derivó en las detenciones realizadas ayer.


Mapa: Escuela de la Embajada de Rusia, en Posadas al 1600

Está previsto que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, brinde una conferencia de prensa para dar más detalles sobre el caso. Uno de los involucrados que fue detenido es Iván Blizniouk, un policía argentino hijo de rusos. Había ingresado a la fuerza el 10 de agosto de 2013 proveniente de la Prefectura Naval Argentina. Según informaron desde la fuerza de seguridad, “en su legajo no aparecen sumarios ni licencias médicas ni extraordinarias”.

El año pasado fue transferido al Instituto Superior de Seguridad Pública (ISSP) a partir de una delegación proveniente de Rusia. Por su manejo del idioma era el enlace con el Ministerio del Interior de Rusia, con el que la Policía de la Ciudad tiene un convenio y varios efectivos de la Ciudad han ido a distintos institutos de ese país para capacitarse y realizar cursos.

Blizniouk fue detenido en el Aeropuerto de Ezeiza, cuando regresaba a la Argentina junto a su mujer.

La valuación del cargamento de droga es incalculable sobre todo por la máxima pureza de la cocaína“, explicaron los investigadores consultados por Infobae. En principio, no hay ninguna relación con el Mundial de Fútbol pese a que en algún momento se pensó en esa hipótesis.

El procedimiento, denominado “12 Reinas”, realizado a la par en Argentina y Rusia, tuvo detalles cinematográficos. Según trascendió, se montó una entrega controlada en un avión del servicio federal ruso que voló desde la Argentina en la que se reemplazó la droga por harina y se incluyeron rastreadores con GPS.

Tal fue la magnitud del movimiento, que las maletas con la droga falsa estuvieron un año almacenadas en la sede diplomática hasta que un importante representante del gobierno ruso involucrado en el operativo realizó una maniobra de engaño para sacar el supuesto cargamento y detener a los sospechosos.

El operativo terminó con cuatro personas detenidas, entre ellos el ex contador de la sede diplomática en Buenos Aires, identificado como Alexander Chikalo.

infobae.com