Grupo Wagner, el misterioso ejército de mercenarios rusos que luchan y mueren en Siria

El ministro de Defensa ruso Sergei Shoigu, el presidente Vladimir Putin y le jefe de las FFAA s Valery Gerasimov (Reuters)
El ministro de Defensa ruso Sergei Shoigu, el presidente Vladimir Putin y le jefe de las FFAA s Valery Gerasimov (Reuters)

Rusia no lo reconoce, pero según activistas opositores que investigan desde hace cuatro años la participación de mercenarios en las guerras de Ucrania y Siria, centenares de rusos integrados en las filas del llamado Grupo Wagner combaten al lado de las tropas gubernamentales sirias.

“Hemos confirmado que al menos cuatro ciudadanos rusos murieron el pasado 7 de febrero en la provincia siria de Deir al Zur”, dijo a EFE Ruslán Levíev, director del Conflict Intelligence Team (CIT), un grupo que investiga desde 2014 la cara oculta de las campañas militares rusas, primero en Ucrania y ahora en Siria.

La muerte de los cuatro combatientes, que figuran con nombres y apellidos en la investigación, ha sido confirmada por otros medios locales que enseguida se hicieron eco de la denuncia.

Las fuerzas rusas oficiales en Siria

Las fuerzas rusas oficiales en Siria

Según los activistas, estos mercenarios eran miembros de una compañía militar privada llamada Wagner, que tiene una base de entrenamiento en el sur de Rusia y que coordina sus operaciones con el Ministerio de Defensa.

Todo apunta a que perdieron la vida durante el bombardeo que lanzó Estados Unidos contra milicias aliadas del régimen de Bashar al Assad que entraron en combate con las Fuerzas de Siria Democrática, una alianza liderada por los kurdos y respaldada por Washington.

“Nos siguen llegando nuevos nombres de contratistas rusos muertos en ese bombardeo, y creemos que cuando se confirme, estaremos hablando de una treintena de mercenarios rusos muertos en ese bombardeo“, advirtió Levíev.

El Kremlin se ha visto obligado a reaccionar a la noticia después de que el veterano opositor Grigori Yavlinski, candidato a la presidencia de Rusia en los comicios del próximo mes, exigiera investigar la supuesta muerte de ciudadanos rusos en Siria.

Bashar al Assad y Vladimir Putin

Bashar al Assad y Vladimir Putin

“Solo operamos con datos de militares de las Fuerzas Armadas de Rusia que participan en la operación en apoyo del Ejército sirio”, dijo hoy el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quien recomendó a la prensa dirigirse al Ministerio de Defensa.

EFE requirió a la cartera militar rusa un comentario sobre las denuncias del CIT, pero no obtuvo respuesta. En declaraciones a otros medios, el ministerio afirmó que no había militares rusos en la zona del bombardeo y aseguró que los milicianos pro-Al Assad actuaban por su propia cuenta.

 Levíev y sus colegas calculan que al menos 250 mercenarios rusos han muerto en combates en Siria desde 2015

Levíev y sus colegas calculan que al menos 250 mercenarios rusos han muerto en combates en Siria desde 2015, mientras que el número de bajas oficiales entre las fuerzas regulares rusas apenas se acerca al medio centenar desde que Moscú puso en marcha su operación militar en el país árabe.

“Todos los mercenarios rusos que combaten del lado de Rusia pertenecen al Grupo Wagner. Aunque lo llaman compañía militar privada, en realidad se trata de una unidad creada y financiada por el Gobierno ruso“, denunció el activista.

El CIT asegura tener pruebas para lanzar acusaciones tan graves, pero lo cierto es que su mejor baza son los comentarios privados en redes sociales, incluidos los de amigos y familiares de ciudadanos rusos muertos en Siria.

El Grupo Wagner “comparte base con la Décima Brigada de las Fuerzas Especiales del Servicio de Inteligencia Militar (GRU, en sus siglas en ruso), acuartelada en la región de Krasnodar”, en el sur de Rusia, explicó Levíev.

(Getty)

(Getty)

“Nuestros activistas e investigadores de otros medios, entre ellos del periódico Fontanka (San Petersburgo), se han acercado a ese cuartel, y los soldados han reconocido que el Wagner tiene su base ahí“, apuntó.

También aseguró que miembros de esa unidad tienen condecoraciones estatales y recordó que el presunto jefe del grupo, el subcoronel Dmitri Urkin, fue condecorado en el Kremlin por el mismo presidente ruso, Vladimir Putin.

Conseguir información veraz sobre los mercenarios fallecidos en combate no es fácil, por lo que los activistas recurren a técnicas “poco éticas” para confirmar datos, que consiguen sobre todo en foros y redes sociales, donde siguen las páginas de grupos patrióticos, militares y de veteranos de guerra, entre otros.

Llamamos a los familiares y allegados de los caídos. Nos hacemos pasar por sus amigos para confirmar su muerte en Siria y las circunstancias en las que se fueron al país árabe”, reconoció Levíev.

Tropas rusas en Siria

Tropas rusas en Siria

El CIT —con sede en Moscú e integrado por activistas políticos próximos a la oposición extraparlamentaria rusa, incluido el líder opositor Alexéi Navalni— también mantiene comunicación con fuentes en distintas unidades militares rusas y también en Siria.

La legislación rusa prohíbe las compañías militares privadas, pero un diputado oficialista anunció hace menos de un mes que trabaja en un proyecto de ley para permitir su creación y actividad en zonas de conflicto.

 

(Con información de EFE)

infobae.com

“Es nuestra tierra soberana”: Rusia responde a la OTAN por el “despliegue transparente de Iskanders”

El despliegue de armamento en Kaliningrado no es más que una reacción a la escalada de tensión militar provocada por los países occidentales, subraya un diputado ruso.

 

"Es nuestra tierra soberana": Rusia responde a la OTAN por el "despliegue transparente de Iskanders"

Militares rusos equipan un sistema de misiles tácticos Iskander en Kubinka, en las afueras de Moscú, Rusia, el 17 de junio de 2015.
Sergei Karpukhin / Reuters

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha pedido a Rusia “máxima transparencia” en el despliegue de los sistemas de misiles tácticos Iskander-M en la región de Kaliningrado.

“Por el momento no hemos visto ningún despliegue permanente de los Iskander en Kaliningrado, pero vemos que Rusia desarrolla allí su infraestructura militar y aumenta su presencia militar. Exhortamos a Rusia a observar una transparencia máxima“, afirmó Stoltenberg en una rueda de prensa.

“Lo hacemos en nuestro territorio soberano”

Es una maniobra informativa tradicional de la OTAN

En respuesta, Andréi Klímov, vicepresidente del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación (la Cámara Alta del Parlamento ruso), ha recordado a RT que la instalación de sistemas Iskander en la región de Kaliningrado se debe al hecho de que “la OTAN está expandiendo su actividad militar” cerca de las fronteras de Rusia. Si la actividad militar de la alianza disminuye, Moscú “tendrá menos motivos de preocupación”, ha añadido.

“Cabe señalar que lo hacemos en nuestro territorio soberano, y eso es lo importante. En cambio, los sistemas de defensa antimisiles estadounidenses se encuentran lejos de sus fronteras. Y su contingente militar se encuentra en todo el perímetro de Rusia“, ha resaltado el parlamentario.

“La escalada de tensión militar a lo largo de nuestras fronteras la provocaron nuestros socios occidentales. Y el despliegue de armamento en la región de Kaliningrado es una reacción a estas acciones”, ha comentado a RT Antón Morózov, miembro del Comité de la Duma Estatal para Asuntos Internacionales. También ha señalado que las exigencias de la OTAN resultan poco claras, ya que “cualquier equipo militar desplegado en el territorio de cualquier país se ve desde el espacio”.

Rusia como excusa

“Es una maniobra informativa tradicional de la OTAN para justificar la supuesta defensa o disuasión de la agresión rusa y el despliegue de fuerzas adicionales que tiene lugar en los países bálticos y en Polonia”, ha explicado el experto militar y jefe de redacción de la revista ‘Arsenal Otéchestva’, Víktor Murajovski.

“El caso es que tienen que explicar ante sus pueblos por qué, a pesar del aumento de sus gastos militares y del despliegue de fuerzas adicionales, el nivel de seguridad militar para los ciudadanos de estos países ha disminuido”, ha agregado el experto.

Mientras tanto, a principios de este mes el portavoz del presidente ruso, Dmitri Peskovsubrayó que “Rusia nunca amenaza ni ha amenazado a nadie”.

Igualmente recordó que el despliegue de armamento “es una cuestión exclusivamente soberana”.

Doble rasero

“La OTAN actúa de nuevo con doble rasero: con palabras dice una cosa, mientras que en la práctica está tramando otra cosa muy distinta”, ha comentado el diputado y vicepresidente del comité de Defensa de la Duma Estatal (la Cámara Baja), el exmilitar Yuri Shvytkin, al denunciar que la alianza no da pasos “reales” para que tenga lugar un diálogo constructivo.

Ha subrayado que Rusia no contradice las normas del derecho internacional, como sí hace EE.UU. con su despliegue de armamentos. “Es nuestro derecho [decidir] cuántos [misiles] instalar y dónde instalarlos (…) “a la vez que respetamos tanto nuestros intereses nacionales como las normas del derecho internacional”, ha sintetizado.

Iskander-M

El complejo de misiles táctico-operativos Iskander-M, que fue presentado por primera vez al Ejército ruso en 2013, tiene por objetivo sistemas de misiles, lanzacohetes, artillería de largo alcance y puestos de mando, así como aviones y helicópteros hasta una distancia de varios cientos de kilómetros.

El sistema, designado como SS-26 Stone por la OTAN, puede disparar dos tipos de proyectiles: el cuasibalístico 9M723 y el crucero 9M728. Ambos tipos pueden maniobrar rápidamente en su trayectoria de vuelo, complicando la intercepción por parte del armamento antimisil enemigo.

 actualidad.rt.com

La CIA pagó $100 mil a un ruso para obtener secretos de Trump

La Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos pagó 100.000 dólares a un ‘misterioso’ ciudadano ruso en 2017 para recuperar programas de hackeo robados e información comprometedora sobre el presidente del país norteamericano, Donald Trump, según informes.

Después de meses de negociaciones secretas, un misterioso ruso que prometió entregar datos robados de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. e información comprometedora sobre Trump, desplumó 100.000 dólares a espías estadounidenses en 2017, informó el viernes el diario The New York Times (NYT).

En este sentido, la fuente señala que el vendedor, quien no fue identificado y que tenía vínculos tanto con piratas informáticos como con la Inteligencia rusa, tentó a los espías estadounidenses con una oferta para recomprar los programas robados de la NSA que habían sido puestos a la venta en línea por un oscuro grupo llamado ‘Shadow Brokers’.

El dinero, agrega NYT, fue entregado al ruso por parte de los agentes estadounidenses en un maletín en la habitación de un hotel en Berlín, la capital alemana, en septiembre de 2017 como la primera parte de un pago total de un millón de dólares.

De acuerdo a oficiales estadounidenses y europeos, el misterioso ruso alegaba tener acceso a una asombrosa colección de secretos, desde el código de una computadora del que habían sido robadas informaciones de la NSA y la CIA hasta un vídeo de Trump junto a prostitutas en la habitación de un hotel de Moscú, la capital rusa, en el año 2013.

Asimismo, aseguraba que la información podría vincular al presidente y a sus colaboradores con Moscú. Sin embargo, el diario señala que en lugar de proporcionar las programas hackeados, el ruso entregó información no verificada y posiblemente fabricada relacionada con el mandatario estadounidense y otras personas.

Conforme al diario The Intercept, dicha operación ha generado aun más divisiones en la CIA. Cabe recordar que muchos funcionarios estadounidenses estaban molestos por los duros y reiterados comentarios del inquilino de la Casa Blanca respecto al papel de la agencia de inteligencia en la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

El Comité de Inteligencia del Senado de EE.UU. confirma los supuestos lazos entre Trump y Rusia durante la campaña electoral de 2016 y la transición de poder y advierte de que Rusia intentará influir en el resultado de las elecciones legislativas de 2018, acusación rechazada rotundamente por Moscú.

ELESPIADIGITAL.COM