Qué es ‘big data’ y cuáles son sus aplicaciones

alt

En el vocabulario sobre las tecnologías 4.0 se suele mencionar a los llamados ‘big data’. Si alguna vez te preguntaste qué hay detrás de este concepto revolucionario, Sputnik te explica en detalle de qué se trata y por qué es importante hoy en día.

En español, también se los denomina macrodatos o inteligencia de datos. Es un campo de las nuevas tecnologías de la información que abre un abanico de posibilidades en todos los sectores productivos.

Los pueden utilizar las ciudades inteligentes para planificar su desarrollo y conocer mejor los hábitos de los ciudadanos. Pero en el comercio, la banca, el transporte, el análisis de audiencias o el turismo también sobran ejemplos sobre su aplicación, como explicó a SputnikLing García, encargado de ventas especialista en big data de Telefónica Chile.

Por ejemplo, en el caso de Telefónica, las antenas de telefonía móvil recaban millones de datos cada día. Estos pasan por un proceso de “anonimización”, para resguardar la privacidad de los usuarios y asegurar que se cumplan las normas de protección de datos personales. Luego la información se “colectiviza” y a partir de ahí comienza su análisis.

En momentos en los que la telefonía móvil de voz y datos tiene una penetración masiva en todo el mundo, las antenas almacenan datos que permiten conocer el perfil de los usuarios de manera agregada.

“Big data siempre ha existido, pero es una terminología que rompe con los paradigmas. No necesariamente debes tener gran cantidad o millones de datos para aplicarla. (…) Se trata un poco de entender el valor que hoy día tienen los datos y cómo puedes tomar mejores decisiones en base a ellos”, dijo García.

“A eso es a lo que está apostando Telefónica: a acompañar a las empresas para que sean ‘data-driving’, es decir, que tomen decisiones en base a sus datos”, agregó. La multinacional de telecomunicaciones de origen español es una de las que expone sus últimos avances en América Digital, una de las citas más importantes del mundo de la tecnología y los negocios de la región.

Por ejemplo, las antenas de telecomunicaciones pueden brindar qué características tienen los usuarios que transitan por un comercio o por una zona en un momento dado. En el caso de una tienda, distinguir cuántos son hombres y cuántos mujeres, si residen o no en la zona o qué perfil socioeconómico tienen. El procesamiento de esta información permite “inyectar inteligencia de negocios”.

“Si tú sabes que los jueves te visitan más hombres que mujeres, con una edad de entre 40 y 45 años, eso te da el poder de decidir cuál va a ser el producto que vas a ofrecer para esos días”, ejemplificó el representante de Telefónica.

Hoy en día, Telefónica ofrece sus servicios a empresas de toda talla: desde pymes hasta grandes compañías. Según explicó García, el diferencial de esta empresa es, además, la importancia que da a la innovación y el desarrollo.

Telefónica es una de las empresas más destacadas que expone en América Digital, el congreso de tecnología y negocios más importante de la región. Esta cita se lleva a cabo en Santiago de Chile, el 5 y 6 de septiembre. Sputnik participa de este acontecimiento como ‘media partner’.

ELESPIADIGITAL.COM

Base de Manta 2.0: la renovada presencia militar de EEUU en Ecuador

alt

Martín Pastor

Con la justificación de la ‘cooperación’ y el humanitarismo, fuerzas militares estadounidenses retornan al Ecuador después de una década de haber sido expulsadas.

Esta renovada presencia, no solo reactivará la misión de la Base de Manta (1999-2009), sino que accionará una nueva fase de injerencia militar en el país. La cual se materializó, el pasado 2 de agosto de 2018, con la apertura de una Oficina de Cooperación de Seguridad (OCS) entre ambas naciones.

Según el Departamento de Defensa, las OCS pertenecen a la Agencia de Asistencia de Seguridad de Defensa y su rol es realizar acciones que “promuevan los intereses de seguridad específicos de los EE.UU., incluidas todas las actividades internacionales de cooperación de armamentos y actividades de asistencia de seguridad”. Lo que quiere decir, satisfacer los intereses del imperialismo norteamericano en el país.

A través de las OCS se promueven programas formales como Ventas y Financiamiento militar al extranjero (FMS/FMF), Educación y Capacitación Militar Internacional (IMET), Asistencia Humanitaria (HAP), ejercicios conjuntos, Intercambios de Expertos (SMEEs) y actividades de preparación para desastres. Siendo el mismo modelo que se implementó en Irak (OSC-I) al reformular la estrategia militar en 2012 luego de la invasión suscitada en 2003.

En contraste con la antigua Base de Manta, que era una Forward Operating Location (FOL), este modelo no opera desde una locación fija. Y para esta nueva fase de injerencia, tal como lo dijo Thomas Shannon, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos, “realmente no creo que necesitemos una base en ese sentido”.

Al utilizar una OCS, les permitirá ahorrar los altos gastos logísticos de personal militar e infraestructura, además de brindarles flexibilidad y escalabilidad ya que ‘cooperan’ con las Fuerzas Armadas locales, obteniendo los mismos o incluso mejores beneficios. De esta manera lograron que, desde septiembre de 2018, un avión de inteligencia de EE.UU. sobrevuele los mares y fronteras ecuatorianas operando desde Guayaquil durante cuatro días todos los meses.

Su objetivo será retomar todas las actividades de la Base de Manta, tal como lo afirmó el ministro de Defensa de Ecuador, Oswaldo Jarrín. “Lo importante es reconocer que todo lo que hacía, en su época, la base, lo puede hacer ahora un solo avión, es por el avance de la tecnología que tiene solamente con la capacidad de una potencia como Estados Unidos”.

Es así que en menos de un mes de funcionamiento, a través de la OCS, reinstauraron la capacidad operativa de una base denunciada y rechazada por los ecuatorianos,que incluso el presidente Lenín Moreno concluyó que “violó de alguna forma nuestra soberanía”. Pero el avión espía es solo el principio.

Luego de 11 años de ausencia, el Ecuador volverá a participar en el Ejercicio Multinacional de Maniobras Militares (Unitas), organizado por Estados Unidos. Como otros ejercicios similares realizados en la región, este sirve para el adoctrinamiento bajo el comando estadounidense, tal como lo indicó el comandante general de la Armada ecuatoriana, Renán Ruiz.

A esta creciente militarización extranjera de la región se suma otra estrategia de colonialismo, bajo la bandera de las ‘labores humanitarias’. Uno de estos mecanismos es el buque hospital, USNS Comfort, que nuevamente operará de forma regular y periódica en las costas ecuatorianas.

Aunque tiene denominación de embarcación no combatiente, como el resto de buques de guerra se adhiere a la misión de la Armada de EE.UU. que profesa, “mantener, entrenar y equipar para el combate a las fuerzas navales, capaces de conseguir la victoria de la guerra, disuadir agresiones y mantener la libertad en los mares”.

Esto quiere decir que en el caso de un conflicto no solo tiene capacidad bélica sino debe brindar apoyo logístico al Ejército norteamericano, convirtiéndose en una amenaza encubierta como ya lo alertó el presidente boliviano, Evo Morales. No es coincidencia entonces, que en otras circunstancias, pero bajo la misma bandera del humanitarismo, estuvieron presentes al inicio de la Guerra del Golfo (1990-1991) y la Invasión a Irak (2002-2003).

A su vez todos estos programas son combinados con la estrategia de focalización de compras de armamento para alimentar la industria bélica y generar dependencia militar. En Ecuador, el Ministerio de Defensa anunció que, a pesar de las políticas de austeridad, con su presupuesto anual de 108 millones de dólares se realizará la compra de armamento e implementos bélicos.

Decisión que debería preocupar a los ecuatorianos ya que el actual ministro, durante su periodo en la misma cartera de Estado en 2005-2006, demostró un “manejo del presupuesto y recursos militares muy malos” en los que “mantuvo una estrategia militar basada en un constante pedido a los Estados Unidos de recursos militares (que no se entregaron)”, como lo demuestra César Cedeño, analista en operaciones militares.

Es así que a través de los Foreign Military Sales/ Ventas militares extranjeras (FMS) dirigirán nuevamente el gasto militar ecuatoriano. Algo que no es sorpresa ya que al ser un imperio militar basa su política externa en la industria bélica y la promoción de conflictos nacionales e internacionales, a través de una diplomacia bélica.

Al 2018, como lo confirmó el General Jon Dunford Jr., presidente del Estado Mayor Conjunto de EE.UU, su país tiene presencia militar en 177 países del mundo, es decir el 91% de Estados. Y ahora, luego de una década de ausencia, Ecuador conformará parte de esa lista.

Un objetivo en el que el gobierno de los Estados Unidos ya venía trabajando con varios años de anterioridad. En agosto de 2016 durante la ceremonia de posesión de Lenín Moreno, Michael Fitzpatrick, vicesecretario adjunto de Estado para Asuntos de América del Sur, dirigió la comitiva estadounidense y afirmó que “Ecuador es un país de gran interés para Estados Unidos” razón por la cual lo visitó primero en su gira latinoamericana.

Dos años más tarde con la apertura de la OCS, se anunció que el actual Embajador, será reemplazado por Fitzpatrick. Un cambio importante ya que las Oficinas de Cooperación son lideradas por el representante de la misión diplomática in situ, y en este caso un experto en contra inteligencia que estuvo involucrado en las estrategias contra insurgentes del Departamento de Estado en Centroamérica desde 1986.

Sin embargo, lo más sensible de esta “cooperación” y la que debería alertar a los ecuatorianos es su inconstitucionalidad. Según el artículo 5 de la Constitución de 2008, el Ecuador se declara como un territorio de paz, donde “no se permitirá el establecimiento de bases militares extranjeras ni de instalaciones extranjeras con propósitos militares. Además de que se prohíbe ceder bases militares nacionales a fuerzas armadas o de seguridad extranjeras”.

Pero para el Gobierno, la Carta Magna no es importante. Todas las estrategias implementadas en el primer mes de vigencia de la OSC son actos de guerra en los que no solo se establecerán instalaciones extranjeras sino dispositivos a corto, mediano y largo plazo para ceder la soberanía nacional, la institucionalidad del Estado y la paz ecuatoriana. Parecería que el grito de ‘Gringos, go home’ se silencia en el Ecuador para dar por inaugurada con impunidad la Base de Manta 2.0.

EEUU deja en evidencia la Corte Penal Internacional y sancionará a La Haya si investiga sus crímenes en Afganistán

EE.UU. sancionará a los jueces de la Corte de La Haya, en caso de que este tribunal abra una pesquisa sobre los crímenes de guerra de Washington en Afganistán.

De ello ha informado este lunes la agencia británica Reuters, recogiendo el borrador de un discurso que ofrecerá este lunes el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton.

“Estados Unidos usará todos los medios necesarios para proteger a nuestros ciudadanos y los de nuestros aliados de la persecución injusta por parte de este tribunal ilegítimo”, reza el borrador del discurso de Bolton.

El proyecto de alocución de Bolton indica que la Administración de EE.UU., presidida por Donald Trump, “contraatacará” si la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya procede formalmente a abrir una investigación sobre presuntos crímenes de guerra cometidos por miembros del servicio estadounidense y profesionales de la Inteligencia en Afganistán, donde el país norteamericano invadió en 2001.

Entre las respuestas que podría adoptar Washington figuran la de prohibir que los jueces y fiscales de la corte entren en EE.UU., imponer sanciones a los fondos que tengan en el sistema financiero de EE.UU. y enjuiciarlos en el sistema judicial estadounidense.

Según el medio, Bolton también anunciará en su discurso el cierre de la oficina de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Washington, en un apoyo al “amigo y aliado” Israel ante el rechazo de los palestinos a iniciar negociaciones directas y significativas con este régimen.

El consejero de Trump ha señalado que Washington prevé negociar “acuerdos bilaterales aún más vinculantes” con otros países para prohibir que “entreguen personas estadounidenses a la CPI”: “Nos aseguraremos de que los [acuerdos] sean honrados por nuestros gobiernos homólogos”, ha indicado.

Ese asesor presidencial ha afirmado que su país considera tomar medidas en el Consejo de Seguridad de la ONU para “limitar los amplios poderes de la Corte; incluso, garantizar que la CPI no ejerza su jurisdicción sobre los estadounidenses y los ciudadanos de nuestros aliados que no han ratificado el Estatuto de Roma”.

Bolton ha amenazado con que EE.UU. sancionará a los jueces de la Corte Penal Internacional si desean procesar a estadounidenses o ciudadanos de sus países aliados: “Prohibiremos el ingreso de jueces y fiscales a EE.UU., sancionaremos sus fondos en el sistema financiero norteamericano y los enjuiciaremos en nuestro sistema criminal“, ha declarado este representante de Trump, quien ha asegurado que “haremos lo mismo con cualquier compañía o Estado que ayude a una investigación de la CPI contra estadounidenses”.

El analista político Pedro González Munné ha asegurado a RT que esta postura de EE.UU. supone “un ataque” a la Justicia internacional: “Lo que están atacando es la imagen de un tribunal que se ha mantenido siempre en la línea de defender los intereses en contra de los genocidios, en contra de los crímenes de guerra”, ha afirmado este especialista.

Washington no ratificó el estatuto de Roma que constituyó en 2002 la Corte Penal Internacional, cuyo objetivo es llevar ante la justicia a los responsables de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio.

Desde entonces, el Gobierno estadounidense lleva a cabo una campaña multifacética contra la CPI, aduciendo que ésta puede comenzar enjuiciamientos motivados políticamente en contra de ciudadanos estadounidenses.

La “ilegítima” Corte Penal Internacional “ya está muerta para nosotros”

De este modo Estados Unidos reacciona ante una investigación de la institución sobre presuntos crímenes de guerra cometidos por militares estadounidenses en Afganistán, según un documento al que ha tenido acceso Reuters.

El consejero de Seguridad Nacional de Donald Trump, John Bolton, anunciará este lunes que Washington adoptará una postura agresiva contra la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya, amenazando con sanciones contra sus jueces si continúan con una investigación sobre presuntos crímenes de guerra cometidos por militares estadounidenses en Afganistán.

“Estados Unidos usará todos los medios necesarios para proteger a nuestros ciudadanos y los de nuestros aliados de la persecución injusta por parte de este tribunal ilegítimo”, reza el borrador del discurso de Bolton, recogido por la agencia Reuters.

Entre las respuestas que podría adoptar Washington figuran la de prohibir que los jueces y fiscales de la Corte entren en EE.UU., imponer sanciones a los fondos que tengan en el sistema financiero de EE.UU. y enjuiciarlos en el sistema judicial estadounidense.

Además, Estados Unidos puede negociar acuerdos bilaterales vinculantes con otros países para prohibirles entregar estadounidenses a la CPI, indica el texto

“No cooperaremos con la CPI. No proporcionaremos asistencia a la CPI. No nos uniremos a la CPI. Dejaremos que la CPI muera por sí misma. Después de todo, a todos los efectos, la CPI ya está muerta para nosotros”, reza el borrador del discurso de Bolton

Washington amenaza con sancionar a los jueces de la “ilegítima” CPI si procesan a sus ciudadanos

Washington no ratificó el estatuto de Roma que constituyó en el 2002 la Corte Penal Internacional, cuyo objetivo es llevar ante la justicia a los responsables de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio.

ELESPIADIGITAL.COM

EE.UU. advierte a Irán que responderá a cualquier ataque contra sus misiones diplomáticas en Irak

EE.UU. advierte a Irán que responderá a cualquier ataque contra sus misiones diplomáticas en Irak

Fuerzas de seguridad iraquíes en un puesto de control en la Zona Verde de Bagdad, Irak, el 5 de octubre de 2015.
Ahmed Saad / Reuters

EE.UU. ha advertido a Irán sobre las consecuencias de atacar sus instalaciones en Irak, luego de que se reportara una serie de incidentes cerca de complejos en ese país pertenecientes a Washington.

“En los últimos días, hemos visto ataques potencialmente mortales en Irak, incluyendo ataques en el Consulado de EE.UU. en Basora y contra el complejo de la Embajada estadounidense en Bagdad”, aseveró la Casa Blanca a través de un comunicado, acusando a Teherán de no actuar para detener estos ataques “de sus representantes” en el país vecino.

Afirmando que la República Islámica apoya con fondos, entrenamiento y armas a tales grupos militares en Irak, Washington añadió que “EE.UU. responsabilizará al régimen de Teherán por cualquier ataque que resulte en daños a las instalaciones del Gobierno de EE.UU. o lesiones a su personal”.

Previamente se había reportado el lanzamiento de cohetes cerca de las misiones diplomáticas de EE.UU. en Irak, luego de que el Consulado de Irán en la ciudad iraquí de Basora fuera incendiadocomo parte de unos violentos disturbios en los que más de una decena de personas perdieron la vida.

Por su parte, los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán realizaron días atrás un ataque con misiles contra un grupo rebelde kurdo iraní con base en Irak. En la ofensiva murieron más de una decena de miembros del Partido Democrático del Kurdistán Iraní (PDKI), un grupo considerado por Teherán como “terrorista” que ha llevado a cabo ataques esporádicos dentro de Irán desde sus bases en Irak.

Adicionalmente, estas declaraciones oficiales surgen una semana después de que se reportara un ataquecon proyectiles de mortero en la Zona Verde de Bagdad, en el que paralelamente se activaron sirenas en la Embajada de EE.UU.

 

actualidad.rt.com

Fuerte ofensiva talibán en el norte de Afganistán: 60 soldados afganos mueren en combates con los talibanes

Varios enfrentamientos en la noche del lunes causaron la muerte de al menos 60 integrantes del Ejército de Afganistán, además de varias decenas de heridos.

Los combates tuvieron lugar en las zonas norteñas de Afganistán, donde el grupo armado Talibán está más activo y dispone de más medios para llevar a cabo ofensivas y ataques sorpresas contra las fuerzas de seguridad.

Como resultado de los choques murieron al menos 39 talibanes mientras que otros 14 integrantes de este grupo armado resultaron heridos. Fuentes locales indican que el número de fallecidos de los extremistas podría ser mayor de lo previsto.

Los talibanes controlan una gran parte del territorio afgano. Kabul y el grupo armado se hallan bajo un continuo enfrentamiento, a lo que se unen los ataques terroristas que golpean a diario diferentes puntos de Afganistán.

Un ataque terrorista contra una manifestación provoca al menos 19 muertos

Se reporta que los manifestantes exigían la dimisión de Bilal Pacha, jefe de la Policía del distrito de Achin.

Un terrorista suicida se ha inmolado este martes en medio de los asistentes a una manifestación en la provincia de Nangarjar, en el este del Afganistán, informa la cadena Tolo News.

Ataullah Khogyani, portavoz del gobernador de la provincia de Nangarjar declaró que la explosión dejó al menos 19 muertos, mientras que más de 57 personas resultaron heridas.

Por su parte, Reuters eleva la cifra de víctimas del atentado a al menos 22 muertos y 23 heridos.

Se reporta que los manifestantes exigían la dimisión de Bilal Pacha, jefe de la Policía del distrito de Achin.

Los talibanes matan a 14 policías en Samangan y avanzan en otras zonas del norte

MOSCÚ (Sputnik) — Al menos 14 agentes murieron y seis resultaron heridos después de que los talibanes atacaran varios puestos de la policía en la provincia de Samangan, tras intensificar sus operaciones en el norte de Afganistán, informó el canal 1TV citando a un funcionario local.

Los insurgentes atacaron los puestos de control en Ziraki, una aldea del distrito de Dar-e-Suf, y se llevaron las armas, dijo el portavoz del gobierno provincial, SeddiqAzizi.

En el enfrentamiento, que se prolongó por una hora, fueron abatidos tres atacantes y heridos otros cuatro.

Por su parte, el canal Tolo News informó de un ataque talibán en otra provincia del norte, Sar-e Pul.

Los combates comenzaron el 9 de septiembre por la noche, después de que los talibanes atacaran desde tres direcciones el centro de la provincia, precisó un portavoz del gobierno regional, ZabihullahAmani.

“Ambos bandos han sufrido bajas, pero no tenemos información exacta”, dijo Amani.

El funcionario advirtió que “si el gobierno no envía refuerzos, el centro sucumbirá a los talibanes”.

Fuentes de seguridad citadas por este canal afirman que una base militar en la aldea de Balghali, en el centro de la provincia, ya cayó en manos talibanas, y que los insurgentes están a un par de kilómetros de la capital provincial, tras haber lanzado un ataque desde el distrito de Sayad, así como desde la periferia oeste y norte de la ciudad.

Funcionarios locales no han confirmado de momento la caída de la base militar, pero han pedido apoyo aéreo.

La carretera que conecta Sar-e-Pul con Jawzjan está cerrada al tráfico y hay puestos de control talibanes en la ruta.

Un centro distrital de Jawzjan, KhamAab, también cayó en manos de los insurgentes durante la madrugada del lunes 10 de septiembre, tras encarnizados enfrentamientos que habían comenzado anoche.

Más temprano se supo que al menos 15 agentes afganos murieron y 18 resultaron heridos en combates con los talibanes en el distrito de Dasht-e-Archi, en la provincia de Kunduz.

ELESPIADIGITAL.COM