¿Será el MiG-31 vector del misil crucero con motor nuclear Burevestnik?

alt

Valentin Vasilescu

servicios de inteligencia de Estados Unidos afirman que los ensayos rusos con misiles crucero de propulsión nuclear han sido un fracaso. Pero la embajadora estadounidense ante la OTAN ha declarado abrupta e irresponsablemente que Estados Unidos destruirá los misiles rusos que violen el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF). El experto ValentinVasilescu explica el asunto.

Un país dotado de misiles crucero de propulsión nuclear puede ser un peligro para los Estados que pretendan invadirlo. Ese tipo de artefacto sería capaz de patrullar durante días el espacio aéreo de zonas pobladas de un Estado enemigo sin que la defensa antiaérea se atreva derribarlo porque hacerlo sólo podría provocar una catástrofe nuclear sobre el territorio que pretende defender.

Durante el salón aeronáutico Berlin Air Show, en abril de 2018, Francia y Alemania anunciaron que Airbus (constructor del Eurofighter, el principal avión de guerra de la fuerza aérea alemana) y DassaultAviation (fabricante del Rafale francés) han iniciado la concepción de un nuevo caza de quinta generacion. Debido al Brexit, Inglaterra no fue incluida en ese proyecto.

En julio de 2018, el fabricante estadounidense Lockheed Martin hizo volar un F-35 que portaba el número 300.

El 2 de julio de 2018, el viceministro de Defensa de la Federación Rusa, Yuri Borisov, declaró que el Su-57 no es una prioridad y que las fuerzas armadas rusas han limitado su pedido a sólo 12 ejemplares de ese nuevo avión de guerra. Eso implica que se ha pospuesto el inicio de su producción en serie. Se plantea entonces una interrogante: ¿Cuál es la prioridad de la fuerza aérea rusa en materia de equipamiento?

A principios de 2018, una de las prioridades de las fuerzas armadas rusas era la modernización de 10 interceptores supersónicos de largo radio de acción MiG-31 BM, transformados en MiG-31 BP para poder equiparlos con misiles antibuqueKh-47M2 Kinzhal. Este tipo de misiles, cuyo alcance es de 2 000 kilómetros, está destinado a la eliminación de portaviones y portahelicópteros.

Pero el escudo antimisiles de Estados Unidos instalado en Rumania, Polonia, Sudcorea y Alaska será con certeza objetivo seguro para los misiles rusos Kh-47M2 Kinzhal (ver foto debajo). IlyaTarasenko, director general de la sociedad MiG, había declarado en 2017 a Sputnik que tenían previsto reemplazar los MiG-31 por el nuevo proyecto MiG-41, un interceptor de quinta generación capaz de volar a Mach 4.3.

alt

¿Por qué la modernización de un avión que no se fabrica desde 1994 se ha convertido bruscamente en prioridad?

El MiG-31 BM está concebido para interceptar los aviones de alerta temprana AWACS [1] y está equipado con misiles Vympel R-37, cuyo alcance es de 384 kilómetros. Después fue adaptado para garantizar la intercepción de misiles crucero a baja altitud. El radar del MiG-31 BM contiene en la memoria de la tarjeta numérica del microprocesador la topografía del terreno que sobrevuela, lo cual le permite hacer comparaciones y detectar la presencia de misiles crucero. El MiG-31 tiene algunos límites ya que no es un avión multipropósito capaz de efectuar maniobras de combate aéreo. Es un avión biplaza, tripulado por un piloto y un operador de armamento, capaz de realizar patrullas a gran altitud durante 2 horas.

El MiG-31 pesa 46 toneladas en el momento del despegue, con un tanque interno de carburante cuya capacidad es de 12,8 toneladas, su velocidad máxima es de Mach 2,83 (3 000 km/h), y es capaz de volar a 20 600 metros de altitud. Este avión está protegido por un revestimiento de aleaciones de titanio que lo hace resistente al calor cinético generado durante el vuelo a altas velocidades. En 2016, durante un ejercicio de verano, un MiG-31 BM realizó un vuelo de 7 horas, de Krasnoyarsk a Astrakan, recorriendo una distancia de 8 000 kilómetros con 3 reabastecimientos en vuelo. Esas características y posibilidades hacen del Mig-31 BM el vector ideal para aumentar el alcance de los misiles aire-tierra, gracias a su velocidad inicial y la poca densidad de la atmósfera que favorece el lanzamiento de misiles desde grandes altitudes.

Todos se sorprendieron cuando la embajadora de Estados Unidos ante la OTAN, Kay Bailey Hutchison, llamó a Rusia a poner fin al programa de misiles-crucero afirmando que era una violación del Tratado INF, y sobre todo cuando agregó que de no hacerlo Estados Unidos y sus aliados emprenderían una acción militar.

Junto a la difusión de esa declaración, los medios occidentales publicaron fotos de un MiG-31 BM, portador de la identificación «81 Blue», que llevaba bajo su fuselaje un nuevo tipo de misil del que nada se sabe (ver foto abajo). Este avión fue fotografiado en la base aérea Jukovski, está concebido para someter a prueba nuevos tipos de armamento y no dispone del sistema necesario para portar armamento bajo las alas, como en la configuración del MiG-31 BP.

alt

En cuanto al nuevo misil fotografiado con el MiG-31, aunque fuese un misil nuclear de alcance intermedio –o sea del tipo IRBM (Intermediate-RangeBallisticMissile) con un alcance de entre 3 000 y 5 500 kilómetros– no entraría en el campo de aplicación del Tratado INF ya que ese tratado concierne únicamente los misiles terrestres. Debido a la elevada velocidad inicial y la altura que le conferiría el lanzamiento desde un MiG-31, un misil con un radio acción superior al de un misil del tipo IRBM no pasaría de 7 o 9 toneladas de peso, mientras que un IRBM lanzado desde el suelo sobrepasa las 25 toneladas.

Se ha especulado que el misterioso misil quizás sea una versión modernizada del misil antisatélite de 3 etapas Kontakt 79M6, capaz de alcanzar 600 kilómetros de altitud. El Kontakt fue sometido a ensayos, desde 1987, utilizando dos MiG-31 D modificados, uno de ellos identificado como «072 Blue». El misil Kontakt mide 7,25 metros de largo, pesa 7 toneladas y fue lanzado desde 15 a 18 kilómetros de altitud desde aparatos del tipo MiG-31 D que volaban a velocidades entre 2 120 y 2 230 km/h. Sin embargo, después del derrumbe de la URSS se abandonó el programa y tanto los aviones como los misiles terminaron en un museo.

alt

En definitiva, en el caso de las fotos del MiG-31 BM identificado como «81 Blue», podría tratarse de cualquier tipo de misil, incluso de un misil antisatélite. En su discurso del 1º de marzo de 2018, el presidente Vladimir Putin anunció que Rusia había sometido a prueba un misil crucero 9М729/9M730 Burevestnik, con capacidades de maniobra y alcance ilimitado ya que dispone de propulsión nuclear [2].

El Burevestnik tendría un alcance al menos 10 veces mayor que el misil crucero Tomahawk estadounidense y permitiría a Rusia evitar las zonas protegidas por la defensa antiaérea para golpear cualquier objetivo en cualquier lugar del mundo. Estados Unidos se halla completamente indefenso ante ese tipo de arma ya que no tiene nada que puede hacerle frente, ni tampoco ningún proyecto que le permita concebir algo parecido a ese tipo de misil crucero en un futuro próximo.

alt

El Burevestnik se sometió a prueba en el polígono Nenowska, en la región de Arkhangelsk. El lanzamiento del misil 9М730 desde una rampa terrestre se garantizó con un motor de combustible sólido. En teoría, el motor nuclear es simple, está situado cerca de los estatoreactores, no hay piezas en movimiento y no requiere grandes tanques de carburante. El aire penetra en el dispositivo de admisión del misil crucero, llega al reactor nuclear y se calienta a una temperatura de entre 1 400 y 1 600 °C para salir por la tobera propulsando el artefacto.

El uso de ese tipo de misil tiene grandes ventajas pero también podía plantear grandes riesgos ya que existían posibilidades de que aparecieran fisuras en el aparato durante el vuelo o de que se afectara el aislamiento del reactor. Por consiguiente, durante los ensayos, el misil en vuelo era escoltado por dos grandes aviones Ilushin-76 convertidos en laboratorios volantes equipados para la detección de radiaciones por la empresa Rosatom. También se utilizaba un Ilushin-976 portador de un equipamiento de telemetría de la trayectoria del misil en funcionamiento con los canales de comunicación por satélite.

Citando fuentes anónimas del Pentágono, los canales de televisión Fox News y CNBC afirmaron que la inteligencia estadounidense había seguido los 4 ensayos rusos de misiles crucero propulsados por energía nuclear realizados en noviembre de 2017 y febrero de 2018 y que todos los artefactos habían terminado estrellándose en el Ártico.

Pero las afirmaciones que las fuentes de la inteligencia estadounidense hacen llegar a las estaciones de televisión no concuerdan con la exigencia que la embajadora Kay Bailey Hutchison acaba de plantear a Rusia. Si la embajadora estadounidense ante la OTAN declara que Estados Unidos hará todo lo que pueda para impedir el desarrollo de un programa… es porque ese programa no ha fracasado.

Por otro lado, si los resultados de los ensayos del misil Burevestnikno hubiesen sido concluyentes, ¿qué interés tendría Rusia en adaptarlo al MiG-31 BM?

El hecho es que el misterioso misil que aparece en las fotos del MiG-31 BM no se parece al misil Kinzhal, su nariz no está hecha para vuelos a velocidades hipersónicas sino más bien para velocidades subsónicas, como en todos los misiles crucero. Y también se distingue en esas fotos la tobera característica de un motor de combustible sólido utilizado en la fase de aceleración, inmediatamente después del lanzamiento desde el MiG-31 BM.

NOTAS

[1] Las siglas AWACS (AirborneEarlyWarning and Control) designan principalmente diversos tipos de aviones-radares utilizados tanto en misiones de vigilancia y reconocimiento radioelectrónico como para garantizar el control y mando de los medios de combate en el campo de batalla. Nota de la Red Voltaire.

[2] “Vladimir Putin Address to theRussian Federal Assembly”, por Vladimir Putin, Voltaire Network, 1º de marzo de 2018.

El nuevo bombardero estratégico chino se prepara para despegar y “desafiar a EEUU”

alt

El Hong-20, o H-20, un bombardero estratégico furtivo de nueva generación que ha estado en construcción durante más de una década, podría despegar muy pronto, informa el medio chino Global Times, que ha recabado datos de expertos militares y de la televisión oficial del país.

La presentación pública del bombardero sugiere que podrían haber terminado de probar los sistemas de presión hidráulica, el suministro eléctrico y la aviónica, opina el analista militar Song Zhongping, consultado por el medio después de que la Televisión Central de China (CCTV) confirmara que el primer vuelo de prueba del H-20 ya se atisba en el horizonte.

Según Song, “la nueva generación de bombarderos puede portar más bombas que los bombarderos H-6K anteriores, cuentan con la ventaja de ser furtivos y pueden atacar objetivos desde distancias muy largas”.

El Hong-20 podría mejorar las capacidades defensivas y ofensivas de la fuerza aérea de China y “permitir que el ejército disponga de una disuasión nuclear y convencional más fuerte”, añadió.

A pesar de que hay poca información disponible sobre el H-20, se sabe que el bombardero chino tiene la configuración de un ala volante, un diseño similar al B-2 Spirit estadounidense, y que puede transportar al menos 10 toneladas de armamento a una distancia de 8.000 km sin necesidad de reabastecerse.

Los medios señalan que la función del Hong-20 es actuar como arma de ataque contra los grupos de portaviones de la Marina de EEUU.

Con una carga completa de misiles de crucero CJ-10, que pueden transportar una ojiva convencional o nuclear, el avión podría brindarle a China una capacidad estratégica totalmente nueva para disuadir a posibles oponentes, señala Joseph Trevithick, periodista y colaborador del medio The Drive.

Según Trevithick, los bombarderos también podrían ser herramientas críticas para defender los reclamos territoriales del gigante asiático en la región del Pacífico, especialmente en el mar de China Meridional. El Gobierno chino ya ha adoptado una postura más dura para establecer su control sobre la zona: uno de sus buques de guerra se acercó peligrosamente al destructor estadounidense de la clase Arleigh Burke en septiembre, observa Trevithick.

“El H-20 también representaría una amenaza más general para EEUU en la región del Pacífico, puesto que daría a la Fuerza Aérea de China otra oportunidad para desafiar a las fuerzas navales estadounidenses de superficie, como los grupos de combate de portaviones, y a las principales bases aéreas y navales en tierra, incluida Guam”, advierte el columnista.

De acuerdo con Trevithick, el Ejército de EEUU ya se está preparando cada vez más para una situación en la que sus instalaciones podrían terminar destruidas o no estar disponibles por alguna razón. En este contexto, recientemente los bombarderos B-2 practicaron operaciones desde la remota Isla Wake por primera vez en la historia.

“Revelar el H-20 ahora (…) busca prevenir que los países como EEUU interfieran en áreas como el mar del Sur de China”, concluye.

ELESPIADIGITAL.COM

Relaciones internacionales. ¿Qué tempestad pudiera sobrevenir después de la calma?

alt

Thierry Meyssan

Todos los problemas internacionales están en suspenso, en espera de las elecciones legislativas estadounidenses. Los partidarios del antiguo orden internacional apuestan por un cambio de mayoría en el Congreso de Estados Unidos y una rápida destitución del presidente Trump. Si el inquilino de la Casa Blanca logra mantenerse en ella, los promotores de la guerra contra Siria tendrán que admitir su derrota y buscar otros campos de batalla. Pero si Trump pierde la elección, el Reino Unido reactivará de inmediato el conflicto en Siria.

El actual periodo, que se inició con el anuncio de la respuesta rusa al derribo de su avión militar Ilushin-20y debe terminar con las elecciones legislativas estadounidenses del 6 de noviembre, está plagado de incertitudes. Todos los protagonistas de la guerra en Siria están en espera de saber si la Casa Blanca podrá continuar su política de ruptura con el actual orden internacional o si el Congreso pasará a hallarse bajo el control de la oposición y tratará de destituir al presidente Trump.

Los orígenes de la guerra

Ya está claro que el proyecto inicial de Estados Unidos, Reino Unido, Israel, Arabia Saudita y Qatar no podrá concretarse. Como tampoco podrán concretarse los proyectos de Francia y de Turquía, dos potencias que entraron tardíamente en guerra contra Siria.

Si algo debemos recordar imperativamente no es lo que creímos ver al inicio de los acontecimientos sino lo que hemos descubierto desde entonces.

Al principio nos presentaban las manifestaciones de Deraa como una «revuelta espontánea» ante la «represión de una dictadura». Hoy sabemos que aquellos hechos fueron preparados desde mucho antes [1].

Por otro lado, no podemos seguir creyendo que todos los miembros de una coalición, aunque se unan para alcanzar un mismo objetivo, comparten la misma estrategia. Sea cual sea el grado de influencia de cada uno de ellos, cada Estado sigue teniendo su propia historia, sus propios intereses y sus propios objetivos de guerra.

Estados Unidos aplicaba la estrategia del almirante Arthur Cebrowski –la destrucción de las estructuras mismas de los Estados en los países del Medio Oriente ampliado, o Gran Medio Oriente [2]. Para concretar esa estrategia, Estados Unidos se apoyaba en el Reino Unido, que a su vez aplicaba la estrategia de Tony Blair tendiente a poner la Hermandad Musulmana en el poder en esa región [3].

Estados Unidos se apoyaba también en Israel, que a su vez retomaba la estrategia de dominación sobre la región que habían trazado Oded Yinon [4] y David Wurmser [5]. Arabia Saudita se encargó de almacenar previamente las armas para la revuelta de Deraa en la mezquita Omar [6] y Qatar inventó la historia de los niños sirios torturados por «el régimen».

En aquel momento, Arabia Saudita no trataba de imponer a Siria un cambio de política, ni siquiera trataba de derrocar el gobierno sirio. Lo único que quería Riad era impedir que una personalidad no sunnita fuese presidente en Siria. En una extraña evolución histórica, los wahabitas –que hace 2 siglos consideraban herejes tanto a los sunnitas como a los chiitas, hoy se erigen en defensores de los sunnitas y exterminadores de chiitas.

En cuanto a Qatar, este pequeño emirato estaba simplemente vengándose por la interrupción de su proyecto de gasoducto, que debía pasar a través de Siria [7].

Francia, a pesar de que los acuerdos de Lancaster House estipulaban su participación en el complot contra Siria, fue mantenida al margen debido a las iniciativas imprevistas que había tomado en Libia. El entonces ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, trató de empujar a Francia a que se uniera a los conspiradores, pero el embajador francés en Damasco, Eric Chevalier, veía en el terreno la diferencia entre la realidad y la versión distorsionada de los hechos que se difundía… y se negaba de plano a colaborar con los intervencionistas [8].

Cuando Francia fue admitida nuevamente entre los conspiradores contra Siria, lo que hizo fue perseguir su propio objetivo de 1915 –colonizar ese país– en concordancia con los acuerdos Sykes-Picot-Sazonov. El mandato francés sobre Siria había sido considerado transitorio, en relación con la colonización de Argelia [9]. De la misma manera, en el siglo XXI es considerado secundario en relación con el control del Sahel. Al mismo tiempo, en un intento por concretar su viejo compromiso, París empuja además a la creación de un “hogar nacional” kurdo, siguiendo el esquema de lo que los británicos hicieron con los judíos en Palestina en 1917. Para eso, París se alió con Turquía –mediante un Acuerdo franco-turco, firmado en 2011 por Alain Juppé y AhmetDavutoglu, que nunca se ha publicado–, país que, invocando el «Juramento Nacional» de Ataturk [10], invade el norte de Siria para crear allí un Estado hacia donde poder expulsar después a los kurdos de Turquía.

Si bien los objetivos de guerra de los 4 primeros agresores son compatibles entre sí, los objetivos de los 2 últimos no son compatibles con los demás.

Por otra parte, Francia, el Reino Unido y Turquía son 3 antiguas potencias coloniales. Estos tres países tratan de imponer cada uno su poder sobre un mismo trono. Por consiguiente, la guerra contra Siria reaviva sus rivalidades pasadas.

El episodio “Daesh” en medio de la guerra contra Siria e Irak

A finales de 2013, el Pentágono revisó sus planes en el marco de la estrategia de Cebrowski. Y modificó sus planes iniciales –los que habían sido revelados por Ralph Peters [11]–, reemplazándolos por el plan, revelado por la investigadora estadounidense Robin Wright, de creación de un «Sunnistán» que debía abarcar territorios pertenecientes a Siria e Irak [12].

Sin embargo, en septiembre de 2015, el despliegue militar ruso en Siria, destinado a contrarrestar la creación de un «Sunnistán» por parte del Emirato Islámico (Daesh) arruinó los proyectos de los 6 principales promotores de la guerra.

Los 3 años de guerra que siguieron después respondían a otro objetivo: por un lado, crear un nuevo Estado en territorios pertenecientes a Irak y Siria, en el marco de la estrategia de Cebrowski, y, por otro lado, utilizar a Daesh para cortar la «ruta de la seda» que la China de Xi Jinping quería reactivar y mantener así la dominación «occidental» sobre la región.

La victoria de Siria y Rusia y el cambio de posición de Estados Unidos

El derribo de un avión militar ruso Ilushin-20, el 17 de septiembre de 2018, dio a Rusia la posibilidad de poner fin a esta prolongada guerra y de ponerse de acuerdo con la Casa Blanca en contra de los demás agresores. Se trata de una repetición, a menor escala, de la reacción común de la Unión Soviética y Estados Unidos durante la crisis de Suez, en 1956 [13].

No sólo Moscú acaba de entregar al Ejército Árabe Sirio varias baterías de misiles antiaéreos S-300 sino que además ha desplegado todo un sistema de vigilancia integral automatizada del espacio aéreo. Cuando este dispositivo entre en operaciones y los oficiales sirios hayan recibido la formación necesaria para utilizarlo, en 3 meses como máximo, las fuerzas aéreas de las potencias occidentales ya no podrán seguir sobrevolando Siria sin autorización del gobierno de Damasco [14].

El presidente Trump había anunciado de antemano que pensaba retirar las tropas estadounidenses presentes en Siria. Pero la presión del Pentágono lo hizo cambiar de posición. Acordó entonces con sus generales mantener la presión sobre Damasco mientras Estados Unidos esté excluido de las negociaciones de paz de Sochi. El despliegue del nuevo armamento ruso –probablemente con el previo acuerdo de la Casa Blanca– dio al presidente Trump la posibilidad de obligar el Pentagono a retroceder. El Pentágono retiraría entonces las fuerzas estadounidenses pero mantendría a sus mercenarios locales –los kurdos y árabes de las llamadas «Fuerzas Democráticas Sirias» (FDS) [15].

El ministro de Exteriores de la República Árabe Siria, Walid el-Mouallem, exigió desde la tribuna de la Asamblea General de la ONU la retirada inmediata e incondicional de las fuerzas extranjeras que Estados Unidos, Francia y Turquía mantienen ilegalmente en suelo sirio [16].

Si Estados Unidos se retira, Francia y Turquía no podrán mantenerse en suelo sirio. La aviación de Israel tampoco podrá seguir sobrevolando y bombardeando el territorio de la República Árabe Siria. Y el Reino Unido ya se replegó.

Pero Tel Aviv, París y Ankara aún abrigan la esperanza de que el presidente Trump pierda las elecciones legislativas del 6 de noviembre y que un Congreso con mayoría demócrata lo destituya. Así que están esperando el resultado de ese fatídico escrutinio antes de decidir qué hacer.

Si Donald Trump gana las elecciones legislativas y se mantiene la mayoría republicana en el Congreso estadounidense, aparecerá otra interrogante. Si las potencias occidentales se ven obligadas a renunciar a la guerra en Siria, ¿dónde van continuar a su guerra sin fin?

Si hay una realidad en la que concuerdan todos los expertos es que la clase dirigente occidental se ha vuelto tan engreída y revanchista que no puede aceptar verse relegada a un papel de segundo nivel por las nuevas potencias asiáticas.

Lo sabio sería que, al ver que han perdido la guerra, los agresores se retiren. Pero la predisposición intelectual de los occidentales les impide hacerlo. La guerra no terminará en esta parte del mundo hasta que hayan encontrado un motivo de conflicto en otra parte.

Sólo el Reino Unido ha previsto su respuesta. Ya es evidente que aunque Londres mantiene su presión diplomática sobre Siria a través del «Pequeño Grupo» (Small Group), su atención ya está centrada en la reactivación del «Gran Juego», que enfrentó la Corona británica con el imperio del Zar a lo largo de todo el siglo XIX. Después de haber inventado el «Caso Skripal», siguiendo el modelo de la «Carta de Zinoviev» –conocida también como el “Telegrama de Zinoviev”– [17], Londres acaba de sorprender in fraganti a la inteligencia exterior rusa cuando esta trataba de descubrir lo que se tramaba contra su país tras las paredes de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

El «Gran Juego» es una doctrina geopolítica que no depende de los acontecimientos que utiliza como pretexto. Fue la estrategia del Imperio británico y el Reino Unido vuelve a ella como consecuencia del Brexit y de la política de «Global Britain». Como en el siglo XIX, esta configuración anti-rusa se verá acompañada en definitiva por una rivalidad exacerbada entre Londres y París. Por el contrario, un fracaso de TheresaMay, un retroceso del Brexit y el mantenimiento del Reino Unido en la Unión Europea anularían todas esas variantes.

Si bien Francia se plantea ahora abandonar el Medio Oriente para concentrarse en el Sahel, la posición de Estados Unidos es mucho más problemática. A partir del 11 de septiembre de 2001, el Pentágono ha venido gozando de cierta autonomía. Los comandantes de los 10 Mandos Unificados de Combate de las fuerzas armadas estadounidenses no pueden recibir órdenes del jefe del Estado Mayor Conjunto sino sólo del secretario de Defensa [18]. Con el tiempo, esos diez comandantes se han convertido en verdaderos “virreyes” del Imperio estadounidense, con prerrogativas que no están dispuestos a dejarse quitar por el presidente Trump. Algunos, como el comandante del US SouthCom, designado en Latinoamérica como el “Comando Sur”, pretenden seguir adelante con la estrategia del almirante Cebrowski, a pesar de las órdenes de la Casa Blanca. [19]

Subsisten, por consiguiente, muchas fuentes de incertitud. Lo único seguro es lo sucedido con Daesh. Durante 3 años, las potencias occidentales dijeron luchar contra ese grupo terrorista… mientras le enviaban armas. Hoy en día, Trump ha ordenado poner fin al experimento tendiente a crear el Estado abiertamente terrorista que fue el Califato de Daesh, y las fuerzas armadas de Siria, con la importante contribución de Rusia, han logrado rechazar a los yihadistas. Las potencias occidentales no quieren que sus otrora entrañables «rebeldes moderados», a los que ahora califican de «terroristas», se replieguen hacia Occidente. O sea, aunque no lo digan, quieren verlos morir en Siria.

Las próximas elecciones legislativas estadounidenses dirán si la guerra se mantiene en Siria o si se desplaza hacia otro campo de batalla.

NOTAS

[1] «Agresión disfrazada de guerras civiles», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 27 de febrero de 2018.

[2] The Pentagon’s New Map, Thomas P. M. Barnett, Putnam Publishing Group, 2004. «El proyecto militar de Estados Unidos para el mundo», por Thierry Meyssan, Haïti Liberté (Haití) , Red Voltaire, 22 de agosto de 2017.

[3] “Tony Blair speech at the World Affairs Council in Los Angeles”, por Tony Blair, Voltaire Network, 1º de agosto de 2006. When Progressives Treat with Reactionaries.The British State’s flirtation with radical Islamism, Martin Bright, Policy Exchange, septiembre de 2004. “I had no choice but to leak”, Derek Pasquill, New Statesman, 17 de enero de 2008.

[4] «Une stratégiepourIsraëldans les années 80», por OdedYinon, Kivunim (Israel), Réseau Voltaire, febrero de 1982.

[5] El plan A Clean Break: A New StrategyforSecuringtheRealm, InstituteforAdvancedStrategic and PoliticalStudies, julio de 2006, ha sido atribuido a sus firmantes, principalmente a Richard Perle y Douglas Feith. Pero, según el propio Douglas Feith, el texto fue redactado por David Wurmser y los firmantes no tuvieron la posibilidad de modificarlo. Ver “Creditfor Israel ReportClarified”, Douglas Feith, Washington Post, 16 de septiembre de 2004.

[6] Ver la entrevista del general saudita Anwar Al-Eshki realizada por la BBC, en 2011. https://youtu.be/EGu3sh4MMK8.

[7] “Syria’sPipelineistanwar”, Pepe Escobar, Al-Jazeera, 6 de agosto de 2012. “Syria intervention plan fueled by oil interests, not chemical weapon concern”, Nafeez Ahmed, The Guardian, 30 de agosto de 2013.“Syria attraction: Russia moving into Eastern Mediterranean oil bonanza”, William Engdhal, Russia Today, 13 de enero de 2014. “Why the Arabs don’t want us in Syria”, Robert Kennedy Jr, Politico, 23 de febrero de 2016.

[8] «Alain Juppé acusado por su propia administración de haber falsificado los informes sobre Siria», Red Voltaire, 22 de marzo de 2012.

[9] France, Syrie et Liban 1918-1946: Les ambiguïtés et les dynamiques de la relationmandataire, NadineMéouchy, Presses de IFPO, 2013.

[10] «Juramento Nacional turco», Red Voltaire, 28 de enero de 1920.

[11] “Blood borders – How a better Middle East would look”, Coronel Ralph Peters, Armed Forces Journal, 1º de junio de 2006.

[12] “Imagining a Remapped Middle East”, Robin Wright, The New York Times Sunday Review, 8 de septiembre de 2013.

[13] «¿Y ahora qué? ¿Sanciones de Moscú y Washington contra Londres, París y Tel Aviv?», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 25 de septiembre de 2018.

[14] «¿Qué implica la creación de una gestión integrada moderna del espacio aéreo sirio?», por ValentinVasilescu, Red Voltaire, 3 de octubre de 2018.

[15] “Trump eyeing Arab ‘boots on the ground’ to counter Iran in Syria”, Travis J. Tritten, Washington Examiner, 29 de septiembre de 2018.

[16] “Remarks by Walid Al-Moualem to the 73rd Session of the United Nations General Assembly”, porWalid Al-Moualem, Voltaire Network, 29 de septiembre de 2018.

[17] «Caso Skripal, ¿la mentira que colma la copa?», por Michael JabaraCarley, Strategic Culture Foundation (Rusia), Red Voltaire, 28 de abril de 2018.

[18] Las fuerzas armadas estadounidenses están estructuradas en 10 Mandos Unificados de Combate (UnifiedCombatantCommand, UCC). Seis de esos Mandos Unificados de Combate se ocupan del control de las tropas que Estados Unidos mantiene permanentemente en las zonas del mundo asignadas a cada uno de ellos. Cada uno de esos 6 Mandos se encarga además de la coordinación y control de las fuerzas que participan en las operaciones militares que Estados Unidos pueda emprender en la región del mundo designada, según la jerga del Pentágono, como su «área de responsabilidad». Por ejemplo, el US SouthCom, con sede en Miami, tristemente conocido en Latinoamérica como “Comando Sur”, tiene bajo su mando todas las tropas que Estados Unidos mantiene en sus bases de Sudamérica, América Central y el Caribe, así como las fuerzas y medios navales, aéreos o terrestres que el Pentágono decida desplegar allí en el marco de maniobras u operaciones de combate. Lo mismo sucede con el US EuCom, cuya «área de responsabilidad» abarca toda Europa. Nota de la Red Voltaire.

[19] Sobre el caso específico del comandante del “Comando Sur”, ver el documento “Plan to overthrowtheVenezuelanDictatorship – “Masterstroke””, por Kurt W. Tidd, Voltaire Network, 23 de febrero de 2018; y el artículo «El “Golpe Maestro” de Estados Unidos contra Venezuela (Documento del Comando Sur)», por Stella Calloni, Red Voltaire, 9 de mayo de 2018.

¿Puede Estados Unidos instaurar un bloqueo naval contra Rusia?

alt

Valentin Vasilescu

Un ministro estadounidense habló recientemente de un posible bloqueo naval de Estados Unidos contra Rusia. El especialista en temas militares ValentinVasilescu nos muestra que esa posibilidad no existe. El principio de las grandes unidades ya no funciona en el campo de batalla, ni con el despliegue de portaviones, ni tampoco con tanques. Así quedó demostrado en 2006, con la clara victoria del Hezbollah libanés frente a los tanques Merkava de Israel.

El secretario estadounidense del Interior –o sea el ministro a cargo del patrimonio natural–, RyanZinke, afirmó en Pittsburgh, durante el evento ConsumerEnergy, que si Rusia ha desplegado su aviación en el Medio Oriente para respaldar al presidente sirio Bachar al-Assad es porque Moscú quiere controlar el marcado energético en esa parte del mundo. Y agregó que la marina de guerra de Estados Unidos podría optar por emprender una acción militar e imponer a Rusia un bloqueo naval para impedir el envío de recursos energéticos rusos al mercado del Medio Oriente [1].

Varios países del Medio Oriente –Arabia Saudita, Qatar, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Siria, Irak e Irán– disponen de enormes reservas de petróleo y de gas natural. Con excepción de Siria, esos países son exportadores de energía. Rusia ni siquiera piensa en rivalizar con ellos en ese sector.

En cuanto a la hipótesis de un bloqueo naval contra Rusia, la declaración de RyanZinke parece pertinente, sobre todo porque Estados Unidos reactivó recientemente la Segunda Flota de su marina de guerra, cuya zona de operaciones es el Atlántico norte. ¿Qué razón pudiera existir para mantener la Sexta Flota estadounidense en el Mediterráneo?

Para comprender la situación actual tenemos que tener en mente la insistencia de Rumania ante la OTAN a favor de la creación de una flota estadounidense con presencia permanente en el Mar Negro. Lo cual, en este momento, ya es imposible porque –al contrario de RyanZinke– el Pentágono reconoce que Rusia tiene la capacidad necesaria para defender sus objetivos… tanto en el Mar Negro como en todo el Mediterráneo.

Ese era el objetivo estratégico de la participación de Rusia en la campaña de Siria junto al presidente Bachar al-Assad: crear bases aéreas y aeronavales rusas, garantizar su presencia en el Mediterráneo, garantizar también la protección de sus fuerzas aeronavales con un paraguas antiaéreo sólido y un sistema de interferencia radioelectrónica eficaz y, finalmente, convertir su Flota del Mar Negro en flota del Mediterraneo [2].

Para imponer un bloqueo contra Rusia, Estados Unidos ha creado grupos expedicionarios estructurados alrededor de portaviones y portahelicópteros. En el marco de la nueva estrategia combinada con el uso de misiles antibarcos lanzados desde aviones, Rusia puede hundir esos grupos expedicionarios en cuanto pasen el estrecho de Gibraltar. Con misiles antibuques lanzados por unidades navales de superficie o por submarinos, Rusia puede hundir grupos expedicionarios de Estados Unidos en el sur de Italia. Esas decisiones se toman antes de que los aviones despeguen de los portaviones –los F-18estadounidenses sólo pueden alcanzar objetivos situados a 720 kilómetros del portaviones desde donde despegan. Normalmente, los F-18 que deben realizar misiones en Crimea o en la costa rusa del Mar Negro no despegan de sus portaviones hasta que estos llegan al norte del Mar Egeo.

Hasta ahora, las baterías costeras, los aviones de las fuerzas aeronavales, las unidades navales de superficie y los submarinos rusos de ataque estaban equipados con misiles subsónicos Kh-35, con un alcance de 300 kilómetros, equivalente al de los misiles mar-mar estadounidenses AGM-84 Harpoon.

El mando estratégico del sur de la Federación Rusa, que tiene bajo sus órdenes la Flota del Mar Negro, anunció a principios de 2018 que ya está operando una escuadrilla de 10 MiG-31 BParmados de misiles antibuque Kh-47M2 Kinzhal. Ese misil de dos etapas, derivado de la versión terrestre del 9K720 Iskander, tiene un alcance de 2 000 kilómetros, su velocidad es de Mach 10 (12 250 km/h) y puede alcanzar una altitud máxima de crucero de 40 000 a 50 000 metros. Se escogió el Iskander para elaborar una versión lanzada desde aviones porque la precisión de ese misil fluctúa entre 2 y 6 metros, además de que el Iskanderes capaz de retener las coordenadas GPS del objetivo mientras se dirige hacia él.

El misil Kinzhal se dispara desde un avión capaz de portar un artefacto de 7 toneladas. El avión portador deber ser además supersónico y capaz de alcanzar entre 13 000 y 15 000 metros de altitud para lanzar este misil. Por consiguiente, los aviones perfectos para servir de vector al Kh-47M2 Kinzhal son el MiG-31 y los bombarderos supersónicos Tu-22M3 y Tu-160. El alcance máximo de esos tres aviones rusos permite desplegarlos en Siria desde Rusia, en secreto y sin necesidad de reabastecimiento en vuelo.

En el momento del lanzamiento del misil Kinzhal, el avión portador transmite al misil las coordenadas del blanco, obtenidas por el sistema satelital GLONASS (equivalente ruso del GPS estadounidense). Si se trata de un objetivo fijo, el misil cae directamente en el punto de contacto establecido por esas coordenadas. Si se trata de un objetivo en movimiento (como un barco de guerra), 3 tipos de captores incluidos en el sistema comienzan a buscar el blanco partiendo de su última posición conocida y, después de identificarlo, el misil inicia las maniobras de ataque necesarias. Contrariamente al Iskander, el Kinzhalconserva en su memoria una serie de datos que le permiten distinguir un portaviones de todos los demás blancos. El tiempo de vuelo del Kinzhal 47M2 hasta su objetivo es de 15 minutos, durante los cuales el objetivo puede haberse desplazado a más de 10 kilómetros de las coordenadas iniciales proporcionadas por el sistema GLONASS. Pero a partir del momento del lanzamiento, los captores autónomos del misil cubren una zona de 50 kilómetros alrededor del punto designado por las coordenadas iniciales.

Al igual que el sistema antiaéreo terrestre MIM-104 Patriot, los misiles antiaéreos de los sistemas navales RIM-67 SM-2ERson efectivos hasta una altura máxima de 30 000 a 33 000 metros. El misil antiaéreo naval SM-2ER sólo puede intervenir cuando el Kinzhal vuela por debajo de esa altura. Pero el Kinzhal es difícil de interceptar porque no desciende por debajo de esa altitud hasta que se halla a sólo 50 kilómetros del blanco y el tiempo disponible para la intercepción de ese misil –hipersónico– es por tanto extremadamente reducido… unos 60 segundos.

Además, el operador del radar del portaviones estadounidenses a cargo del direccionamiento de los misiles antiaéreos no puede distinguir el misil Kinzhal de los 20 blancos falsos que ese artefacto dispersa a su alrededor. Por consiguiente, para garantizar el derribo de un solo Kinzhal, habría que lanzar más de 20 misiles antiaéreos pero una batería no puede disparar más 8 o 12 misiles de diferentes tipos en tan poco tiempo.

El sistema naval AEGIS que equipa los cruceros y destructores estadounidenses que acompañan los portaviones en grupos expedicionarios, así como los escudos antibalísticos desplegados en Polonia y Rumania, utilizan misiles antiaéreos SM-3 block IIA y IB, concebidos para interceptar misiles balísticos en vuelo de crucero a altitudes de entre 80 y 50 kilómetros. Por debajo de los 80 kilómetros de altitud, esos misiles antiaéreos pierden su precisión ante el sistema de protección cinética de los misiles rusos y los captores que los guían no pueden interceptar ningún blanco.

Las unidades navales rusas de superficie así como los submarinos y los bombarderos supersónicos están armados con otro misil hipersónico: el 3M22 Zircon. El Zirkon, con un alcance de 1 000 kilómetros y velocidad de Mach 8 (9 800 km/h), vuela a una altitud de crucero de 40 000 metros y es capaz de maniobrar durante la fase de acercamiento al blanco. Lo que lo diferencia del Kinzhal es que el Zircondispone de un estatorreactor de combustión supersónica (motor del tipo llamado scramjet), que funciona con aire y queroseno. En los navíos, los misiles Zircon están emplazados en nuevas lanzaderas verticales universales 3S-14-11442M parecidas al sistema estadounidense MK-41, que dispone de 128 células de lanzamiento. Es importante tener en cuenta que la energía cinética de impacto sobre el blanco de los misiles antibuques hipersónicos es 50 veces superior a la de los misiles aire-mar y mar-mar existentes, generalmente subsónicos.

En paralelo con el misil mar-mar hipersónico 3M22 Zirconexiste también una versión llamada BrahMos-II, con un alcance de 300 kilómetros y cuya velocidad es Mach 7.

En el año 2000, el departamento de investigación del ministerio de la Industria de Defensa de la India y el grupo industrial del ministerio de Defensa de la Federación Rusa (NPO Mașinostroeyenia) crearon un joint-venture llamado BrahMosAerospacePrivateLimited. BrahMos es la contracción de los nombres del río indio Brahmaputra y del río ruso Moscova.

El BrahMos II es el segundo misil crucero de la serie BrahMos. Su antecesor, el BrahMos I, equipado de un estatorreactor que le confiere una velocidad de entre Mach 2,8 y Mach 3 es parte del armamento de la marina de guerra de la India, así como de la fuerza aérea y de las fuerzas terrestres de ese país. El BrahMos Ies una variante del misil mar-mar, tierra-mar y aire-mar Yakhont(versión para la exportación del Onyx-800 P que equipa las fuerzas armadas rusas). El alcance de los BrahMos estaba limitado a 300 kilómetros ya que Rusia está integrada al régimen internacional de control de la tecnología en materia de misiles, lo cual le prohíbe ayudar otros países a desarrollar misiles cuyo alcance sobrepase los 300 kilómetros.

Los inicios del motor de tipo scramjet se remontan a 1979, cuando los estudios Baranov y Zhukovski de concepción en el sector aeronáutico y espacial optaron, durante la época soviética, por el proyecto de concepción y desarrollo «Kholod». Aquel motor medía 1,2 metros de largo, 40 centímetros de diámetro, pesaba 180 kilogramos (sin contar un tanque de combustible de 45 kilogramos) y podía funcionar con aire e hidrógeno líquido, proporcionando entre 500 y 800 kp [3] de empuje.

En 1991, a pesar de la clara degradación de la economía soviética, el motor scramjet Kholod terminó el programa de ensayos. En esos ensayos fueron utilizados misiles antiaéreos de gran alcance, del tipo S-200, para llevar el motor Kholod a una altitud de 20 kilómetros a una velocidad de Mach 3 (3 600 km/h). Después de la separación del cohete portador, el motor Kholod funcionó durante 77 segundos, elevando la velocidad del artefacto a Mach 6,5 (7 966 km/h) y alcanzando 35 kilómetros de altitud.

En 1994, la NASA se unió al programa Kholod para el desarrollo de un motor del tipo scramjet más grande (el 58L) que el concebido y desarrollado por el departamento 101 del centro de investigación Khimavtomatiki de Voronezh. Después de haber hecho muchísimas promesas, la NASA no aportó un verdadero apoyo a los ensayos hasta el 12 de febrero de 1998, cuando el motor «58L» alcanzó una altitud de 27,1 kilómetros y sobrepasó la velocidad de Mach 6,41. Después de haber recibido toda la documentación sobre el proyecto, los estadounidenses se retiraron del programa y diseñaron y sometieron a ensayos su propio vehículo (el avión X-43a) propulsado por un motor scramjet, probablemente copiado del Kholod.

En 2003, el segundo prototipo del X-43A estadounidense, lanzado desde un bombardero estratégico B-52 fue acelerado por el cohete estadounidense Pegasus. El motor de hidrógeno líquido del X-43A, funcionó durante 10 segundos y alcanzó Mach 7.

En noviembre de 2004, el X-43A alcanzó Mach 9,8 y después las fuerzas armadas de Estados Unidos estimó que ese tipo de artefacto no tenía porvenir y suspendió el financiamiento del programa.

La ironía es que, mientras tanto, Rusia acababa de recibir de la India casi 1 000 millones de dólares para continuar las investigaciones y finalizar el proyecto BrahMos.

Desde 1998, Rusia siguió concibiendo y sometiendo a pruebas, principalmente en túneles aerodinámicos y bastante menos en el polígono de pruebas, artefactos con motores del tipo scramjet en el marco del programa secreto «IGLA». El primer modelo (GLL-PA-02) de 3 metros de largo y con un peso de 600 kilogramos parece haber realizado su primer vuelo en 2005, alcanzando una velocidad de Mach 6 a 27 kilómetros de altitud. Después vino el GLL-31, de 8 metros de largo y 3,8 toneladas de peso, que voló a Mach 9. El último de ese tipo fue el GLL-8 (GLL-VK), concebido para ser lanzado desde una plataforma aérea. El GLL-8 tenía 8 metros de largo, pesaba 2,2 toneladas y volaba a Mach 15 a 70 kilómetros de altitud.

Se supone que el misil hipersónico maniobrable ruso Avangard, dotado de ojivas nucleares, es propulsado por un motor del tipo scramjet. Después de su reingreso en la atmósfera –a Mach 20 (24 500 km/h), Avangard actúa de manera diferente a todos los misiles balísticos existentes y es imposible alcanzarlo ya que es capaz de subir, de volar horizontalmente y de cambiar de dirección.

Simulación representando el misil hipersónico Avanguard presentada por el presidente ruso Vladimir Putin durante su discurso al Parlamento, el 1º de marzo de 2018.

NOTAS

[1] “Ryan Zinke: Naval blockade is an option for dealing with Russia”, por John Siciliano, Washington Examiner, 28 de septiembre de 2018.

[2] Ese fue ya el objetivo de guerra de la zarina Catalina La Grande en el siglo XVIII. Es por consiguiente una estupidez afirmar, como lo hace la propaganda atlantista– que el apoyo de Rusia a Siria se debe a supuestas similitudes entre los regímenes políticos de ambos países. Nota de la Redacción.

[3] El kp (kilopondio) o kgf (kilogramo-fuerza) es la unidad de medida utilizada para expresar la fuerza. Nota de la Red Voltaire.

Putin y Al Sisi realizan un ‘test drive’ con el auto ruso Aurus en la pista de F1 de Sochi

Putin y Al Sisi realizan un 'test drive' con el auto ruso Aurus en la pista de F1 de Sochi (FOTOS)

Alexéi Druzhinin / Sputnik

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, se puso al volante de un auto de fabricación rusa del proyecto Kortezh para mostrar a su homólogo egipcio, Abdelfatah al Sisi, cómo se ve el circuito de Fórmula 1 de la ciudad de Sochi.

 

Después de concluir sus conversaciones este miércoles, ambos líderes se dirigieron al autódromo de Sochi (al sur de Rusia), que recientemente fue escenario del Gran Premio de Rusia de F1, en la nueva limusina Aurus Senat del presidente Putin. El vehículo fue estrenado durante la ceremonia de investidura del mandatario en mayo.

Alexéi Druzhinin / Sputnik

En la pista, el ministro de Comercio ruso, Denís Mantúrov, mostró a Putin y Al Sisi otros dos modelos de Aurus: el sedán Senat y la minivan Arsenal. Ambos forman parte de la caravana de autos del presidente ruso.

Alexéi Druzhinin / Sputnik

En ese contexto, el mandatario ruso ofreció a su par egipcio realizar un ‘test drive’ del sedán Aurus. Al Sisi respaldó la idea de Putin y recorrieron el circuito con el presidente ruso al volante y su homólogo egipcio como copiloto.

Al Sisi no es el primer líder extranjero en conocer la marca Aurus. Putin mostró también los autos rusos al príncipe heredero de Abu Dabi, Mohammed bin Zayed Al Nahyan, en junio de este año.

actualidad.rt.com

La primera ministra saliente de la República Srpska gana las presidenciales en Bosnia

BELGRADO (Sputnik) — La primera ministra saliente de la República Srpska de Bosnia y Herzegovina, Zeljka Cvijanovic, ganó los comicios presidenciales, anunció la Comisión Electoral Central (CEC) tras concluir el escrutinio del 100% de las papeletas electorales.

Los ciudadanos eligieron el 7 de octubre a tres miembros de la presidencia de Bosnia y Herzegovina, a los diputados del Parlamento nacional y de las asambleas legislativas de dos partes integrantes del país, así como a los organismos de poder locales, entre 7.500 candidatos en total.

La Comisión Electoral Central de Bosnia y Herzegovina registró a 3.350.000 ciudadanos con derecho a voto; la votación se desarrolló en 5.794 colegios y 314 puestos móviles.

“La candidata Zeljka Cvijanovic reunió 308.877 sufragios o el 47,58%, según resultados del escrutinio del 100% del material en la República Srpska”, informó la CEC.

El rival más cercano de Cvijanovic, Vukota Govedaric, recibió el apoyo del 42,96% del electorado.

Cvijanovic nació en 1967 en la ciudad de Teslic, en el oeste de Bosnia y Herzegovina; se graduó de la facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Banja Luka; se desempeñó como asesora del presidente del Gobierno de la República Srpska; en 2010 ocupó el puesto de ministra de relaciones económicas y cooperación regional de la RS y en 2013 fue nombrada primera ministra.

Se espera que durante su mandato presidencial de cuatro años Cvijanovic continúe la línea política de acercamiento con Rusia que ha venido aplicando el presidente Milorad Dodik.

Bosnia y Herzegovina celebrará el 21 de noviembre el 23 aniversario de la firma de los Acuerdos de Dayton, que pusieron fin a la cruel guerra civil entre los serbios, los croatas y los musulmanes, que duró de 1992 a 1995 y ocasionó la muerte a más de 100.000 personas.

Los Acuerdos de Dayton determinaron la estructura del nuevo Estado: la Federación de Bosnia-Herzegovina, la República Srpska y el distrito especial de Brcko y establecieron la representación de estas tres entidades en una Presidencia con tres miembros, que sustituye al presidente, y en otros órganos de poder.