Rusia prueba nuevo misil de alcance extralargo para el sistema S-400 Triumf

alt

El Ministerio de Defensa ruso publica un video con ejercicios de las dotaciones de sistemas antiaéreos S-400 en el polígono de KapustinYar.

Las dotaciones de sistemas antiaéreos rusos S-400 Triumf han llevado a cabo de manera exitosa una serie de ejercicios en el polígono de KapustinYar, en la región de Astracán. En ellos han sido interceptados a muy baja altura 8 blancos simulados de tres tipos, explica el Ministerio de Defensa ruso junto a la publicación de un video.

En octubre de este año se informó de que el misil guiado de gran alcance 40N6 para el sistema S-400 Triumf iba a ser adoptado por el Ejército ruso. Durante este otoño se están produciendo las entregas a los distintos regimientos con los citados sistemas.

El alcance anunciado de los nuevos misiles llega a los 380 kilómetros en lo relativo a objetivos aerodinámicos (es decir aviones y misiles de crucero) y 15 kilómetros si se enfrentan a objetivos balísticos. Su rango de altitudes varía desde los 10 metros hasta 35 kilómetros.

El sistema análogo estadounidense Patriot tiene capacidad para derrotar sus objetivos solo a partir de 100 metros de altitud.

Los misiles antiaéreos usados actualmente por el sistema ruso del S-400 (9M96, 48N6, 48N6DM) tienen un alcance de hasta 250 kilómetros.

Rusia ensaya un nuevo propulsor espacial de yodo

MOSCÚ (Sputnik) — La corporación rusa RKK Energia comunicó que llevó a cabo los ensayos de un nuevo motor de cohete de propulsión eléctrica que utiliza yodo.

“La RKK Energia lleva a cabo experimentos en la Tierra para investigar el funcionamiento de un nuevo motor de retropropulsión eléctrica que se alimenta de yodo, los especialistas del laboratorio de diseño de los motores avanzados estudiaron el encendimiento del motor de yodo en distintos modos”, dice el comunicado.

La nota indica que después de los experimentos en la Tierra, la corporación continuará los ensayos en la órbita.

Como parte del experimento, el nuevo motor será instalado en el carguero ruso Progress y lo encenderán mientras esté desacoplado del segmento ruso de la Estación Espacial Internacional (EEI) durante 30 días.

Los motores eléctricos de retropropulsión utilizan la energía cinética de un liquido o un gas.

Generalmente se usa el gas xenón, que es caro y no se produce en grandes cantidades.

Mientras el yodo es mucho más barato y no requiere condiciones especiales de almacenamiento, mientras los parámetros de los motores de yodo, según la corporación rusa, son los mismos que los de xenón.

Rusia pone en órbita tres satélites militares

MOSCÚ (Sputnik) — Rusia realizó un exitoso lanzamiento del cohete Rókot con tres satélites militares a bordo, informó el Ministerio de Defensa ruso.

“Un cohete ligero Rókot que despegó hoy, a las 5.27 hora Moscú (2.27 GMT), desde la base espacial de Plesetsk, en la región de Argánguelsk, puso en la órbita programada tres satélites para el Ministerio de Defensa”, dice el comunicado.

​La etapa superior con los tres satélites, Briz-KM, se separó del lanzador a las 5.33 hora Moscú (2.33 GMT).

ELESPIADIGITAL.COM

¿Hacia una alianza de Al Qaeda y el ISIS?

alt

Viktor Mikhin*

Las organizaciones terroristas el Estado Islámico (ISIS) y Al-Qaeda sufrieron una derrota catastrófica en el Medio Oriente, que se produjo con el apoyo activo de Rusia. Sin embargo, la evidencia muestra que no solo la amenaza terrorista no se ha eliminado por completo, sino que se ha transformado en algo nuevo, con sus propias formas sin precedentes y peligrosas. Alexander Bortnikov, Director del FSB, abordó el tema al afirmar que la unificación de ISIS y Al-Qaeda es vista por Moscú como una posibilidad bastante seria, cargada de numerosas consecuencias negativas. Según Bortnikov, hay una serie de indicadores que apuntan a su posible unificación.

Esta es una declaración seria hecha, además, por un profesional experimentado y experto en terrorismo. De hecho, hasta hace poco, los medios de comunicación mundiales, especialmente los occidentales, han escrito, por razones desconocidas, sobre desacuerdos e incluso conflictos entre las dos organizaciones terroristas. Pero, de nuevo, este comportamiento es comprensible, ya que Occidente, específicamente los Estados Unidos, fue la base de apoyo de estas organizaciones terroristas al proporcionarles dinero y armas.

Es bien sabido que Al Qaeda fue creada para combatir a las tropas soviéticas que entraron en Afganistán.  Osama bin Laden de Arabia Saudita fue reclutado por la CIA y era un mercenario. Dirigió esta organización, pero luego se peleó con sus amigos estadounidenses. Pero Arabia Saudita demostró su utilidad después de convertirse en el chivo expiatorio del trágico evento que tuvo lugar en los Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001. La sociedad estadounidense todavía no está segura de quién estaba realmente detrás del ataque. En cualquier caso, hay una famosa frase latina que parece adecuada: “Cui prodest? Cui bono? ¿Quién se beneficia? ”. Esos infames ataques fueron, después de todo, seguidos por afirmaciones de los Estados Unidos de que tenían el derecho legítimo de ir a la guerra en cualquier lugar y en cualquier momento. Y luego las llamas de la guerra envolvieron el Medio Oriente y el norte de África.

La creación de ISIS también fue iniciada por los estadounidenses, que se produjo después de su invasión no provocada de Irak. Como resultado, se desmantelaron las estructuras estatales de Iraq, se destruyeron los sectores manufacturero y agrícola y se demolió la infraestructura. Los comandantes militares de los Estados Unidos se habían puesto de acuerdo con oficiales iraquíes para traicionar a Saddam Hussein y capitular sin luchar. Los ingenuos iraquíes confiaron en sus aliados estadounidenses, quienes los habían traicionado en más de una ocasión, en su palabra, y siguieron con el plan esperando de  recibir treinta monedas de plata por traicionar a su país. Pero, como dice la Biblia, por regla general a los traidores no se les paga. Posteriormente, estos amargos oficiales iraquíes crearon la organización armada Estado Islámico de Irak, que más tarde se alió con sirios de ideas afines para formar ISIS.

Sin embargo, Washington, el Pentágono y la CIA encontraron rápidamente un terreno común con esta nueva organización terrorista y los Jefes del Califato restablecido. Comenzaron a suministrarlo con fondos ilimitados (sin duda, con la participación activa de las Monarquías del Golfo Pérsico) y armas, al mismo tiempo que pusieron en marcha sus propios planes, que incluyeron la expulsión ilegal del presidente de Siria, Bashar al-Assad. Si no fuera por la guerra decisiva emprendida por Rusia contra el terrorismo, Washington y sus cómplices en las organizaciones terroristas habrían logrado ahogar a Oriente Medio en sangre.

Occidente acusa a Rusia y al resto del mundo de todos los pecados mortales, pero, por regla general, no presenta ninguna prueba para apoyar sus acusaciones, porque la verdad convencional y la vida real no encajan en su marco de mentiras y engaños. Hay más que suficiente evidencia que apunta a una alianza entre los Estados Unidos y los terroristas, y el apoyo de los Estados Unidos a los matones e insurgentes. Aquí está la prueba más reciente que vino de Siria. Las fuerzas armadas sirias, junto con el Consejo Nacional de la Paz, continúan recolectando armas, municiones y medicamentos, dejados por los insurgentes en Jubata al-Khashab y BeitJinn (cerca de la gobernación de Quneitra). Los trofeos no solo incluyen armas y municiones estadounidenses, como ametralladoras, rifles de francotirador, misiles antitanque TOW, sino también equipos médicos. Por ejemplo, Se encontró una ambulancia fabricada en EE. UU., tanques de oxígeno y equipos de ECG – EKG. Está claro que EE. UU. no puede renunciar a la más mínima oportunidad de ganar dinero vendiendo armamento moderno, pagado generosamente por los estados árabes del Golfo Pérsico, a terroristas y matones. Y, para reformular el dicho ruso, “para algunos las guerras solo son sufrimiento, para los EE. UU., solo la oportunidad de buenos negocios”.

En cada esquina, los medios de comunicación occidentales elogian a los Estados Unidos por sus esfuerzos, calurosamente descritos como una batalla incansable contra la Hidra del terrorismo. Pero ya hemos visto quién crio a este monstruo y le suministró armas. Esto plantea la pregunta “¿Cómo es que están luchando tan desinteresadamente?”. Según un estudio, publicado por el Instituto Watson de Asuntos Internacionales y Públicos, casi medio millón de personas murieron en Irak, Afganistán y Pakistán como resultado de la llamada Guerra contra el Terror declarada por los Estados Unidos, que comenzó después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. El informe señala que aproximadamente 7,000 militares de EE. UU. murieron en Irak y Afganistán. Por cierto, todavía no hay una respuesta clara y definitiva sobre quién había instigado estos actos criminales.

En el estudio, el número de víctimas enumeradas es de alrededor de medio millón, pero los expertos afirman que el número real es mucho mayor. Por ejemplo, en los últimos dos años, en los que se publicó el informe anterior, el número de víctimas ascendió a no menos de 110,000 personas. Si bien la sociedad, los medios de comunicación y los legisladores de los EE. UU. a menudo tienden a pasarlo por alto, la creciente cifra de muertos habla del hecho de que la Guerra contra el Terror, no está disminuyendo sino que continúa intensificándose.

La autora de este estudio, Neta Crawford, dijo que muchos de ellos, considerados como militantes por las fuerzas locales y estadounidenses, eran probablemente civiles. Probablemente nunca sabremos el número real de víctimas. La estimación tampoco incluye a las personas que murieron indirectamente como consecuencia de la guerra, debido a la infraestructura destruida, el empeoramiento de las condiciones económicas y personas que abandonan sus hogares.

Al analizar la declaración, hecha por Alexander Bortnikov, podemos afirmar, con plena confianza, que los eventos recientes que tienen lugar en el Medio Oriente pueden interpretarse con razón como signos claros de relaciones más estrechas entre el ISIS y Al-Qaeda. ISIS, que se debilitó considerablemente en Siria e Irak, y perdió terreno significativo en el norte de África, recientemente ha rebajado su agresiva retórica hacia Al-Qaeda. Y, aparentemente, los líderes de las dos organizaciones terroristas podrían, en alguna etapa y bajo ciertas condiciones, unificar, al menos en parte, sus fuerzas o realizar operaciones conjuntas.

Esta previsión también está respaldada por el hecho de que Ayman Mohammed Rabie al-Zawahiri, el líder de la organización terrorista, expresa una postura más moderada en comparación con la defendida por Osama bin Laden. Las declaraciones de Al-Zawahir fomentan la convergencia de varios movimientos jihadistas de todo el mundo en aras de la lucha para establecer la Sharia. Estas palabras, por ejemplo, podrían interpretarse como la extensión de la mano de la amistad al ISIS y otros grupos terroristas. A pesar de los conflictos armados entre los grupos de Al Qaeda e ISIS, muchos terroristas, guiados por el interés propio, los cambios en los campos de batalla y muchas otras razones, cambian con frecuencia de una organización terrorista a otra. Por cierto, las organizaciones terroristas ya se están fusionando en la infosfera.

Por lo tanto, la aparición de un nuevo monstruo terrorista, que comenzará a operar en regiones como Afganistán, Asia Central e Indonesia, es una posibilidad clara en un futuro próximo. El Ministro de Defensa de Indonesia, RyamizardRyacudu, ha enfatizado que los terroristas son enemigos del Islam y que sus acciones no reflejan las enseñanzas tradicionales, informa Antaranews. “El terrorismo no es el Islam, el Islam es diferente. Los terroristas dañan el Islam”, declaró el Ministro de Defensa.

El control del petróleo tras el genocidio en Yemen

alt

F. William Engdahl*

El genocidio de facto en curso en la República de Yemen en una guerra cuya fase más intensa comenzó en 2015, hasta hace muy poco ha sido casi ignorado por los principales medios de comunicación occidentales.

Lo que también se ha ignorado es el casus belli fundamental para la guerra saudí respaldada por Estados Unidos, aparentemente contra los chiíes Houthi por parte de los sunitas wahabitas sauditas. Al igual que con prácticamente todas las guerras y desestabilizaciones desde que los británicos descubrieron por primera vez el petróleo abundante en el Golfo Pérsico hace más de un siglo, la guerra de Yemen se trata del petróleo, más precisamente del control del petróleo, una gran cantidad de petróleo.

Yemen es una extensión de tierra geopolítica estratégicamente clave en el punto crítico de conexión del Mar Rojo que conecta con el Mediterráneo a través del Canal de Suez y el Océano Índico. Es el lugar donde se encuentra uno de los puntos de estrangulamiento más estratégicos del mundo, el Bab el Mandab, un pasaje estrecho a solo 18 millas de Djibouti en el Cuerno de África, lo que lo convierte en uno de los Chokepoints del Tránsito de Petróleo a los EE. UU. Según el Departamento de Energía de los EE. UU., aproximadamente 4,7 millones de barriles de petróleo pasan a través de Bab el Mandab diariamente en ambas direcciones, incluido el petróleo destinado a China.

En marzo de 2015 se desató una nueva guerra civil en Yemen entre el grupo conocido popularmente como Houthis creado por Hussein Badreddin al-Houthi, de la secta Zaidi del Islam. El grupo Zaidi tradicionalmente es un grupo moderado que favorece la igualdad de las mujeres, algo que es un anatema para los wahabitas sauditas. Los Zaidi habían gobernado Yemen durante más de 1.000 años hasta 1962.

El movimiento Houthi había forzado la destitución del presidente yemení Ali Abdullah Saleh a finales de 2011 por cargos de corrupción. Fue sucedido por Abdrabbuh Mansur Hadi, vicepresidente de Saleh. En ese momento, tanto Saleh como Hadi eran presidentes con gran influencia saudí.

Las cosas comenzaron a cambiar cuando Hadi se negó a dimitir después de que su mandato expiró. Su decisión de reducir los subsidios en los precios del combustible y de rechazar las reformas acordadas lo llevó a ser arrestado por las fuerzas del movimiento Houthi a principios de 2015. Posteriormente logró escapar a Arabia Saudita el 25 de marzo de 2015 y ese mismo día el Ministro de Defensa saudí Mohammed bin Salman, ordenó el inicio de la guerra en curso contra Yemen y los Houthis.

A fines de 2015, el príncipe bin Salman y su coalición en la operación llamada Tormenta Decisiva (recuerden la de Tormenta del Desierto) habían infligido atrocidades a la población civil de Yemen. Después de seis meses de implacables bombardeos dirigidos por Arabia Saudita, la ONU declaró a Yemen como una emergencia de “Nivel Tres”, el nivel más alto. Los bombardeos destruyeron infraestructuras civiles críticas, instalaciones de salud y los saudíes bloquearon la necesidad urgente de alimentos, agua y asistencia médica para aproximadamente 20 millones de yemeníes, en violación del derecho internacional. Unos 2.500.000 civiles yemeníes han sido desplazados. El hambre y el cólera son rampantes. En definitiva, es un genocidio.

Las guerras del petróleo de Cheney

Las raíces de la actual guerra de Yemen con la coalición liderada por los saudíes de los estados del Golfo se remontan a la Administración Bush-Cheney tras el 11 de septiembre de 2001 y la declaración de la llamada Guerra contra el Terror.

La invasión de Irak en 2003 fue por el petróleo. Varios funcionarios de Estados Unidos lo admitieron, incluido Paul Wolfowitz. “Hay que ir donde está el petróleo. No pienso mucho en eso (volatilidad política) “, dijo Cheney en una reunión de petroleros de Texas en 1998, cuando aún era el CEO de Halliburton, la compañía de servicios petroleros más grande del mundo. Como vicepresidente de Bush Jr, Cheney, según todas las indicaciones, diseñó las campañas militares con el secretario de Defensa Don Rumsfeld para “eliminar a siete países en cinco años”, como el general Wesley Clark informó de ello varios años después. Todos esos siete son estratégicos para controlar los enormes flujos de petróleo del Medio Oriente hacia China, la UE y la economía mundial.

En 2004, cuando la “Guerra contra el Terror” de Cheney-Bush llegó a Yemen para apoyar al entonces presidente Saleh, la dominación saudí de Yemen era incuestionable. Las fuerzas estadounidenses y británicas respaldaron a Saleh contra un levantamiento de la minoría Houthi que comenzó después de que Saleh intentara arrestar a Hussein Badreddin al-Houthi, el líder religioso Zaidi.

Para el año 2015, esa guerra de los Estados Unidos cambió y el Pentágono y la Administración de Obama respaldaron silenciosamente un asalto militar saudí catastrófico a gran escala en Yemen.

¿Cuál es el interés de Estados Unidos o Arabia Saudita en Yemen? El control del petróleo es la respuesta corta, pero quizás no en el sentido habitual.

En noviembre de 2005, la República de Yemen expropió sus cuencas petroleras, el Bloque Marib Al-Jawf, a la estadounidense HuntOil Company y ExxonMobil. Eso fue un cambio de juego irritante pero no decisivo. Fue en 2014 cuando la rebelión hutí contra el presidente Hadi respaldado por Arabia Saudita, resultó victoriosa que la guerra tomó una nueva forma. En marzo de 2015, el Comité Revolucionario Supremo liderado por los hutíes declaró una movilización general para derrocar a Hadi, después de tomar el poder de Sana’a y del gobierno yemení y avanzar hacia Aden.

Potencial sin explotar

Hay dos aspectos estratégicos para quién tenga el control de Yemen, especialmente las áreas que ahora están bajo el control de los hutíes. Uno es el mencionado control geoestratégico de los flujos de petróleo que pasan por Bab el Mandab en el Cuerno de África. El segundo es el control de la riqueza petrolera en gran parte sin explotar de Yemen.

En 2002, un informe público del US Geological Survey (USGS) exclusivos de Estados Unidos concluyó que, “Cuando se agrega un potencial no descubierto a las reservas conocidas, la dotación total de petróleo para el TPS MadbiAmran / Qishn se eleva a 9.8 BBOE, que clasifica a Yemen en el puesto 51 por potencial de recursos de petróleo”.

Ahora, 10 mil millones de barriles de petróleo crudo pueden no parecer enormes en comparación con el reclamo de Arabia Saudita de tener reservas probadas de 266 mil millones de barriles. Aquí, sin embargo, un informe de la CIA de 1988 se vuelve interesante. El informe, Recursos petroleros del sur de Yemen: La quimera de la riqueza, ampliamente redactado y desclasificado, tiene una nota críptica sobre las posibles reservas de petróleo en la gran frontera en disputa entre Yemen y Arabia Saudita. La CIA apunta a reservas de petróleo y gas a todo lo largo de lo que durante la Guerra Fría fue la zona neutral entre el norte de Yemen y el sur de Yemen .

La Hunt Oil Company de Texas ha estado en el campo Alif desde 1982 y descubrió petróleo allí en 1984. El campo Alif se encuentra en el norte de Yemen, controlado por los Houthi, cerca de la frontera indefinida entre Arabia Saudita y Yemen. El autor tuvo la ocasión hace casi dos décadas, durante una entrevista con alguien asociado con el gobierno de los Estados Unidos, para discutir la geopolítica petrolera. En ese momento, la persona en discusión declaró que las tierras indefinidas del desierto entre Arabia Saudita y Yemen, de acuerdo con estudios aéreos y geofísicos de Estados Unidos no publicados, tenían un potencial de reserva de petróleo que probablemente superaba el de Arabia Saudita.

Si esa declaración era precisa no es posible confirmarlo de forma independiente. Lo que está claro es que el espacio rodeado por el Golfo Pérsico y el Mar Rojo, incluidos Yemen y Somalia, es una de las áreas tectónicamente más activas de nuestro planeta, un requisito previo para el descubrimiento de hidrocarburos. La presencia de enormes reservas de petróleo y gas en Yemen explicaría mucho sobre por qué el Pentágono ha respaldado activamente el brutal esfuerzo saudí para recuperar el control de Yemen de manos de los Houthi.

Todo esto tiene poco que ver con cualquier conflicto sunita, chiíta o wahabita. Más bien tiene que ver con el control estratégico de la energía mundial. Mientras Saana tuviera el control de un proxy saudí, ya fuera Saleh o Hadi, era una prioridad secundaria para Washington. El petróleo estaba “seguro”, incluso si el gobierno de Yemen había expropiado las propiedades petroleras de la compañía estadounidense. Una vez que una determinada fuerza independiente como Houthi Zaidi tomó el control de Yemen o de una parte importante, la amenaza se volvió lo suficientemente seria como para dar luz verde al nuevo ministro de Defensa saudí, el príncipe Mohammed bin Salman, para comenzar la guerra ya que un Yemen controlado por los Houthi sería un cliente potencial para las compañías petroleras rusas o chinas que explorarían su potencialidad. Eso, combinado con el hecho de que los houthi también tenían relaciones amistosas con Irán, claramente desató luces rojas en la administración de Obama.

Salman no es sorprendente que afirmara que era una guerra de “imperialistas” liderados por Irán contra las fuerzas sunitas “amantes de la libertad” liderados por Arabia Saudita. China ahora tiene su primera base militar en el extranjero frente a Yemen en Djibouti, al lado de los Estados Unidos cuyo Campo Lemonnier es la base militar permanente estadounidense más grande de África. La antigua Francia ocupante colonial también está allí. Hay mucho más en juego en Yemen de lo que se nos dice.

*consultor de riesgos estratégicos y profesor. Es licenciado en política por la Universidad de Princeton

¿A quién beneficia el incidente del ‎Estrecho de Kerch?‎

alt

Valentin Vasilescu

El especialista en temas militares ValentinVasilescu describe el papel de los aviones ‎de reconocimiento de Estados Unidos e Israel involucrados en el incidente del ‎Estrecho de Kerch. Estos datos han sido confirmados por el FSB –del cual dependen los ‎guardacostas de la Federación Rusa–, que además divulgó los videos grabados durante ‎los interrogatorios realizados a los marinos ucranianos detenidos y un documento ‎ocupado a bordo de una de las unidades de superficie de Ucrania. ‎

Los medios de prensa internacionales están divulgando información incorrecta sobre el incidente ‎ocurrido en el Estrecho de Kerch y lo hacen para hacer creer al público que fue un acto de Rusia ‎tendiente a restringir el tráfico marítimo internacional. Mi opinión es que este incidente puede ‎tener graves consecuencias para Rusia en el plano militar, incluyendo la posibilidad de perder ‎Crimea. ‎

Las tropas terrestres no siempre disponen de suficiente información sobre el enemigo y recurren ‎entonces a procedimientos de «reconocimiento» para recoger información adicional. ‎Por ejemplo, un grupo de reconocimiento que se desplaza en vehículos de alta movilidad inicia ‎un enfrentamiento de pocos minutos y después, si no es capturado, se retira muy rápidamente. ‎

Durante el incidente ocurrido en el Estrecho de Kerch, el 25 de noviembre de 2018, las 2 lanchas ‎blindadas y artilladas ucranianas (Berdyansk y Nikopol), de la clase Gyurza-M, efectuaron una ‎misión de reconocimiento. Su objetivo no era cruzar el Estrecho de Kerch sino provocar una ‎reacción del dispositivo ruso de combate a cargo de la defensa del puente que cruza el estrecho. ‎Las dos lanchas ucranianas son ideales para ese tipo de misión ya que son más rápidas y más ‎maniobrables que los guardacostas ucranianos y que los navíos mejor armados de Ucrania. ‎

alt

Esa fue la parte visible del incidente. Pero hubo otra parte, la parte invisible, que es mucho ‎más importante que todo lo que han mencionado los medios de prensa. ‎

El hecho es que las informaciones que se obtienen en una «operación de reconocimiento» ‎no son recogidas por el grupo de reconocimiento que entra en contacto con el enemigo –en ‎este caso las lanchas artilladas Berdyansk y Nikopol de la marina de guerra de Ucrania– sino ‎por otra estructura de reconocimiento que actúa en secreto. ‎

Esa estructura se encarga de vigilar la reacción del enemigo –en este caso, el dispositivo de ‎defensa del puente ruso y del Estrecho de Kerch– utilizando para ello puestos de observación terrestres, ‎medios aéreos, medios navales, sistemas de detección de transmisiones y radiofrecuencias, ‎sistemas de detección de señales de radar, sistemas de detección de emisiones infrarrojas, etc. ‎El ejército de Ucrania no ha desplegado en el Estrecho de Kerch un dispositivo de reconocimiento ‎tan complejo simplemente porque no dispone de los medios necesarios. Pero, como ya ‎mostrábamos en un artículo anterior, un poco antes del incidente, Estados Unidos e Israel sí ‎estuvieron muy activos en esa región [1]. ‎

El 5 de noviembre, un avión ruso Su-27 interceptó en la zona un avión estadounidense de ‎reconocimiento EP-3E [2], serie 157316, indicativo ‎AS17, proveniente de la base de Suda, en la isla de Creta (Grecia). El 19 de noviembre, un avión ‎israelí de reconocimiento de Israel Gulfstream G-550 NachshonAitam (indicativo de vuelo 537) ‎también sobrevoló el Mar Negro alrededor del Estrecho de Kerch. ‎

El incidente de Kerch fue seguido durante todo el día por aviones estadounidenses de ‎reconocimiento dedicado a la «inteligencia de señales» (SIGINT). Uno de esos aviones, del tipo ‎‎RC-135V, serie 64-14841, indicativo JONAS 21, con base en Suda, en la isla de Creta (Grecia), ‎voló sobre el litoral del Mar Negro, cerca de Crimea. Una segunda aeronave [estadounidense], ‎un drone de vuelo a gran altitud del tipo RQ-4B, serie 11-2047, indicativo FORTE10, voló al este ‎de Ucrania cerca del Mar de Azov. Ese droneRQ-4B se controla desde la base estadounidense ‎de Sigonella, en la isla de Sicilia (Italia). ‎

El 27 de noviembre, otro avión de reconocimiento P-8A, serie 168859, efectuó un vuelo de ‎reconocimiento en el Estrecho de Kerch y en Crimea, desde la base de Sigonella (Italia).‎

alt

‎SIGINT (siglas que corresponden a SignalsIntelligence es la vigilancia que incluye la detección y ‎posible intercepción de comunicaciones (radio, telefonía móvil, canales de transmisión de datos, ‎internet), o sea lo que se designa como COMINT (CommunicationsIntelligence) y la detección y ‎posible intercepción de señales de radares y de otros dispositivos de navegación, detección o ‎intercepción (señales infrarrojas, laser, etc.) que pertenecen a la categoría ELINT (Electronic ‎Intelligence). ‎

  • Gracias a ese equipamiento, montado en aviones de reconocimiento, el incidente provocado por ‎las unidades de superficie ucranianas en el Estrecho de Kerch permitió a los estadounidenses ‎conocer en detalle:
    La composición y emplazamiento del dispositivo terrestre y marítimo ruso destinado a proteger ‎el estrecho;
    la estructura de gestión de situaciones y las frecuencias de radio utilizadas;
    las etapas del procedimiento de intervención y las responsabilidades de las diferentes ‎subunidades rusas aéreas, terrestres y navales, según su plan de cooperación;
    las direcciones y sectores mal defendidos o vulnerables. ‎

En resumen, aunque las fuerzas rusas interceptaron las pequeñas unidades de superficie ‎ucranianas y detuvieron a sus tripulantes, esas unidades cumplieron su misión, misión que ‎sólo pudo haber sido determinada por Estados Unidos. ‎

NOTAS

[1] «Estrecho de Kerch: el incidente parece preparado y ‎planificado por Estados Unidos e Israel», por Valentin ‎Vasilescu, Red Voltaire, 28 de noviembre de 2018.

[2] El EP-3E es un avión estadounidense especializado en la detección y ‎seguimiento de señales radioeléctricas. Nota de la Red Voltaire.

G20: Europa teme a las consecuencias de la guerra EEUU-China

alt

Luis Rivas

El encuentro de Donald Trump y Xi Jinping en el G20 ha levantado más expectación que una final de Copa Libertadores. Buenos Aires acoge una nueva confrontación entre proteccionismo y apertura de mercados, pero también una serie de citas bilaterales con mucho picante.

Con Estados Unidos como animador del encuentro y China en el papel de rival designado, la Europa desunida teme convertirse en la víctima del foro.

No se le puede negar al presidente norteamericano su papel de agitador de reuniones internacionales. Tradicionalmente, una reunión del G20atraía la atención de especialistas que después se encargaban de traducir al público las consecuencias de lo decidido. Donald Trump no ama el consenso y se presentó como un candidato que defendería por encima de todo los intereses de su país, pasando, si es preciso, por la derogación de normas y acuerdos internacionales. Y así lo cumple.

​Trump ha diseñado, horas antes del inicio del G20 argentino, el menú del programa. Y los papeles estelares se los otorga a su país y a China. Washington amenazó con aplicar una nueva ola de tasas a las importaciones chinas por un nuevo monto de 200.000 millones de dólares, que reducirían el déficit comercial desfavorable con Pekín, estimado en 350.000 millones. Es decir, aumentar los derechos aduaneros del 10% actual, a un 25%. Antes de su llegada a Buenos Aires, sus portavoces calmaron el juego señalando que se podría llegar a acuerdos “si China se presenta con nuevas ideas, una nueva actitud y la voluntad de cooperar”.

Estados Unidos exige a su rival asiático reciprocidad en la apertura de su mercado interno, el respeto a la propiedad intelectual y el cese del intervencionismo estatal y el fin de la exigencia de transferir tecnología a su territorio. La Unión Europea coincide con Washington en estos puntos, pero no se atreve a decirlo tan alto y claro como su aliado del otro lado del Atlántico.

Europa viaja en ambulancia

Europa llega a la cita bonaerense herida y desmembrada física e ideológicamente. Europa no llega en avión, sino en ambulancia. Y esa debilidad es aprovechada tanto por Estados Unidos como por China. El presidente francés se atrevió a denunciar tímidamente la expansión comercial de Pekín alegando que no se puede vivir según “la ley de la selva”. Pero hasta ahí llegó la osadía y difícil será oír las mismas palabras en el G20.

Europa se presenta como árbitro y, al tiempo socio comercial de China, para hace frente a posibles medidas norteamericanas similares a las que Trump blande contra Pekín. Y en ese sentido, quien hace tiempo se echó a temblar es la Canciller alemana, Angela Merkel, que teme que los Mercedes, BMW o Porsche se agolpen en el muro aduanero con el que Trump amenaza a la industria alemana del automóvil. El dueño de la Casa Blanca, además, no se privará en su cara a cara con Merkel de volver a reprocharle el gasoducto Nordstream 2, que vehiculará el gas ruso hacia Europa pasando por Alemania.

​En horas bajas dentro de su país y en el interior de su partido, Merkel no tendrá demasiada ayuda en el colíder europeo, Emmanuel Macron. El presidente francés, que habita en los abismos de los sondeos de opinión y hace frente a una revuelta popular en su país, quiso convertirse en el interlocutor jefe europeo con el nuevo presidente norteamericano. Pero la “diplomacia del abrazo y caricias” aplicada por el francés certificó su final en las ceremonias por el Armisticio de la Segunda Guerra Mundial, cuando Macron defendió un ejército europeo para protegerse no solo de China y Rusia sino de Estados Unidos.

Macron ya había recibido del “amigo americano” otra sonora bofetada que será amplificada en Buenos Aires. Trump se retiró del proyecto estrella de Francia, el acuerdo de preservación del medioambiente Cop21, firmado en París con toda la pompa de la que es capaz el Elíseo.

Europa sale de viaje por primera vez después de su acuerdo con Londres para pactar el Brexit. Pero a Trump la historia de las “relaciones especiales” entre su país y Gran Bretaña le suenan a eso, a historia pasada, y considera que el pacto de Theresa May con la UE es demasiado positivo para la Unión Europea. El presidente norteamericano vierte agua en el champán de la premier británica, que contaba con Estados Unidos como socio comercial prioritario tras su divorcio con el club de los, ahora, 27.

El Brexit suramericano

Trump, por otra parte, no necesita esforzarse mucho en torpedear las pretensiones del mercado común euro-suramericano, el Mercosur. Otro Brexit se avecina desde Brasilia, sugerido por los asesores económicos del nuevo presidente electo, Jair Bolsonaro, que pretende convertirse en el mejor socio de Trump al sur del Pecos. Como prueba de esa intención, Bolsonaro ha decidido anular candidatura de su país para presidir la conferencia medioambiental COP25 que debe celebrarse en 2019.

​​En su afán de apertura comercial, Europa mira asustada a Washington y observa por el retrovisor cómo China avanza en su territorio. La Europa Central, integrada o no en la UE, es territorio fértil para las inversiones chinas. En Europa Central y Oriental, el proteccionismo es ideológico y no comercial. Se niegan a globalizar su historia, sus raíces y sus creencias. Y ante la impotencia de Bruselas, infraestructuras vitales, desde vías férreas a puertos, visten ya el color rojo de la bandera china. Portugal se perfila como la última etapa de la nueva ruta de la seda (“Belt and Road Inititive”). De Sanghai al Atlántico, pasando por los Urales.

Europa volverá a enfrentar en Buenos Aires su incoherencia diplomática. El incidente en el mar Negro le ofrece nuevos argumentos “morales” para seguir manteniendo las sanciones comerciales a Rusia. Pero ese “partido moral” europeo se convierte en “partido pragmático” cuando se hacen oídos sordos al denunciado “dumping social chino”, se venden armas a Arabia Saudí o se pagan cantidades exorbitantes para que Turquía haga de policía fronterizo de la UE.

En Buenos Aires quizá no se llegue a firmar acuerdo comercial alguno, pero una cita de los principales dirigentes mundiales con asuntos candentes como Siria, Yemen, el ‘affaire Kashoggi‘, el acuerdo nuclear con Irán y los cambios de gobierno en América Latina atrae obligatoriamente la atención, incluyendo la disposición de los asistentes en la foto oficial.

La Flota rusa cierra sus mares a los buques de EEUU

Si la tripulación del destructor estadounidense ha ‘demostrado’ algo es “un intento fallido de escapar de las fuerzas de la Flota del Pacífico que lo acompañaban”, ha anunciado el Ministerio de Defensa ruso.

El destructor estadounidense USS McCampbell “no se acercó a menos de 100 kilómetros de las aguas territoriales rusas”, ha informado ante los periodistas este jueves el portavoz oficial del Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia, el mayor general Ígor Konashénkov.

Asimismo, ha señalado que el Admiral Tributs, un gran buque antisubmarino de la Flota del Pacífico rusa, y la aviación naval han estado escoltando al navío estadounidense, el cual se encuentra en estos momentos en aguas del mar del Japón a 400 kilómetros de las costas de Rusia.

Anteriormente, la portavoz de la Flota del Pacífico de EE.UU., la teniente Rachel McMarr, comunicó que el USS McCampbell había navegado a pocos kilómetros del puerto de Vladivostok, en el Lejano Oriente de Rusia. “McCampbell navegó en las cercanías del [golfo] de Pedro el Grande para desafiar los excesivos reclamos marítimos de Rusia”, aseveró la vocera.

Según lo indicado a ese medio por otro oficial de la Marina de Guerra estadounidense, esta corresponde a la primera vez desde 1987 en que se conduce una operación de este tipo en ese golfo —el mayor del mar del Japón—, que alberga la base de la Flota del Pacífico de la Armada rusa.

McMarr señaló que el objetivo de la operación es garantizar la “libertad de navegación” más allá de las 12 millas náuticas establecidas en la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar, un tratado que ha sido ratificado por Rusia pero no por EE.UU.

El Ministerio de Defensa ruso pone los puntos sobre las íes sobre el acercamiento del destructor de EEUU

MOSCÚ (Sputnik) — El destructor de la Armada de EEUU no se acercó a las aguas territoriales rusas a más de 100 km, especificó el Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia.

El 5 de diciembre el destructor estadounidense USS McCampbell navegó por el mar de Japón acercándose a las aguas territoriales de Rusia, según informó la portavoz de la Flota del Pacífico de EEUU, Rachel McMarr, citada por CNN.

La Armada de EEUU precisó que la maniobra se efectuó para mostrar que los militares de EEUU “van a volar, navegar y actuar en cualquier lugar donde lo permita el derecho internacional”.

El destructor se mantuvo a una distancia prudente de las aguas territoriales y en todo momento permaneció bajo el control de las fuerzas navales rusas, declaró el Ministerio de Defensa de Rusia.

“En realidad, el destructor lanzamisiles McCampbell de la Marina de Guerra de EEUU no se acercó más que a 100 kilómetros a las aguas territoriales de Rusia”, dijo este 6 de diciembre el portavoz del ente, Ígor Konashénkov.

El representante de Defensa añadió que “mientras duró su navegación en las aguas internacionales, fue controlado por el buque antisubmarino Admiral Tributs de la Flota rusa del Pacífico, que se encontraba cerca, y por la aviación embarcada de la Flota del Pacífico”.

“Si algo han demostrado los tripulantes del destructor estadounidenses, ha sido su fallido intento de escapar a toda prisa de las fuerzas de la Flota del Pacífico que han estado escoltándoles”, ironizó Konashénkov.

Y agregó que “ahora hacen una exhibición de su coraje a más de 400 kilómetros de las aguas territoriales de Rusia, en la zona central del mar del Japón [mar del Este]”.

No habrá operaciones de »Libertad de navegación» de la Marina de Estados Unidos en el Océano Ártico de Rusia

El Ministerio de Defensa de Rusia dice que restringirá el acceso de buques de guerra extranjeros al paso Nort-Este

La declaración se produce después de que una aerolínea estadounidense navegó en el ártico noruego durante el ejercicio Trident Juncture de la OTAN por primera vez en 30 años

Rusia planea restringir el paso de buques de guerra extranjeros en el Océano Ártico el próximo año, dijo un alto funcionario de defensa.

Rusia ha trabajado apresuradamente para reafirmar su presencia militar en la frontera del Ártico y asegurar el acceso a un corredor estratégico del norte de navegación, la Ruta del Mar del Norte, entre Asia y Europa. El corredor tarda aproximadamente dos semanas menos que el Canal de Suez.

El viernes, el portavoz del Ministerio de Defensa, Mikhail Mizintsev, dijo que los ministerios de Rusia estaban trabajando para enmendar la legislación que exigiría que los buques de guerra extranjeros notifiquen a Rusia antes de poder pasar por el Ártico.

El trabajo se completará cuando las aguas sean navegables en 2019, dijo Interfax en una conferencia el viernes, según Mizintsev.

A principios de este año, el gigante naviero de Dinamarca, Maersk, probó la Ruta del Mar del Norte y completó un viaje de 37 días desde el puerto de Vladivostok, en el Pacífico, hasta el puerto de San Petersburgo en septiembre. Después de que se completó el viaje, el Director Técnico de Maersk, Palle Laursen, dijo que el paso a través de la ruta actualmente solo era posible en tres meses del año.

En 2017, un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) encontró que el cambio climático y el derretimiento de la capa de hielo polar liberarían la navegación en el Ártico y beneficiarían económicamente a Rusia.

Rusia está fortificando el Ártico, vertiendo dinero y misiles, construyendo una nueva generación de rompehielos nucleares y abriendo nuevas bases en el mayor impulso militar del Ártico desde la caída de la Unión Soviética.

Ningún otro país tiene una flota de rompehielos nucleares, que Moscú utiliza para limpiar los canales de buques militares y civiles.

Rusia tiene suficientes fuerzas y medios para neutralizar a los buques de EEUU

MOSCÚ (Sputnik) — EEUU no debate una respuesta militar al incidente en el estrecho de Kerch porque sabe que Rusia posee las fuerzas y medios necesarios para neutralizar los buques estadounidenses en el mar Negro, dijo a Sputnik el presidente del Movimiento Ruso de Apoyo a la Flota, capitán de navío Mijaíl Nenáshev.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, Joseph Dunford, señaló estos días que Washington no estudia la posibilidad de dar una respuesta militar a la detención por los guardias fronterizos rusos de tres lanchas militares ucranianas que violaron la frontera de Rusia.

Agregó que no trató este tema con el jefe del Estado Mayor General de Rusia, Valeri Guerásimov, y que los respectivos mensajes llegan a Moscú de parte de los dirigentes políticos de EEUU.

Antes el canal de televisión CNN, al alegar unas fuentes suyas, informó que EEUU prepara el envío de sus buques al mar Negro con motivo del incidente en cuestión.

“En el caso de una agresión en el mar Negro por parte de EEUU, Rusia tiene suficientes fuerzas y medios para neutralizar a sus buques, entre los altos mandos de EEUU hay personas sensatas que prevén tal desenlace y por eso procuran evitar el conflicto militar”, dijo Nenáshev.

El 25 de noviembre pasado, tres barcos de las Fuerzas Navales ucranianas violaron la frontera rusa al entrar en una zona provisionalmente cerrada del mar Negro y avanzaron hacia el estrecho de Kerch, que une el mar Negro y el de Azov.

Las embarcaciones ucranianas realizaron maniobras peligrosas y desoyeron la exigencia de parar, por lo que fueron detenidas con sus 24 tripulantes, contra los que se abrieron expedientes penales.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, calificó el incidente de provocación, señaló que entre los tripulantes de los buques infractores se encontraban dos efectivos del Servicio de Seguridad de Ucrania, quienes de hecho estuvieron dirigiendo la operación, también subrayó que los guardias fronterizos rusos estaban cumpliendo su deber profesional.

Según Putin, la provocación en el mar Negro está relacionada con el bajo ranking del mandatario ucraniano, Petró Poroshenko, quien tiene poca probabilidad de pasar a la segunda ronda de las próximas presidenciales.

Rusia apuntará contra países que alberguen misiles de EEUU

Rusia advierte que si EE.UU. abandona el tratado de misiles INF, los países que albergan misiles estadounidenses se convertirían en blancos de ataques rusos.

“Siendo militares profesionales deberían entender que no solo el territorio estadounidense si no también los países que albergan sistemas de misiles de mediano y corto alcance de Estados Unidos se convertirán en blancos de Rusia”, dijo el miércoles el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, Valery Gerasimov, en una reunión con agregados militares de diferentes países.

El general ruso recordó que el anuncio por parte de EE.UU. sobre su intención de salir del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio Washington-Moscú (INF, por sus siglas en inglés) ha afectado de manera negativa la estabilidad en el mundo y advirtió de los peligros de la salida de Washington del INF.

En específico, alertó, Europa será la zona más perjudicada por la medida estadounidense dada la gran presencia de armamento nuclear y sistemas de misiles estadounidenses en un gran número de Estados europeos.

También rechazó las acusaciones de Estados Unidos en contra de Rusia sobre las violaciones del INF por este último y recordó que desde hace años Moscú ha estado exigiéndoles a las autoridades estadounidenses que terminen sus pruebas y simulaciones de ataque con misiles balísticos.

Además, según Gerasimov, EE.UU. y sus aliados están haciendo todo en su poder para tratar de disminuir el poderío militar y económico de Rusia con el fin de impedir el aumento de la influencia rusa a nivel global.

Siendo militares profesionales deberían entender que no solo el territorio estadounidense si no también los países que albergan sistemas de misiles de mediano y corto alcance de Estados Unidos se convertirán en blancos de Rusia”, dijo el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, Valery Gerasimov.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, volvió a acusar el martes a Moscú de “violar” el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio Washington-Moscú y dio un ultimátum de 60 días a Rusia para que cumpla con sus obligaciones, pues cuando llegue la fecha límite Washington suspendería su adhesión al pacto, alertó.

Desde el 20 de octubre, cuando el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó con retirarse del pacto, Rusia ha rechazado las acusaciones y expresado su disposición a dialogar sobre el tema. El Gobierno ruso ha invitado además a Pompeo a visitar Rusia y comprobar por sí mismo que no está violando el tratado de eliminación de armas nucleares de medio y corto alcance.

El INF se suscribió en 1987 por Estados Unidos y la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), y es de vital importancia para preservar la seguridad mundial.

Aparte de la decisión de abandonar el Tratado INF, EE.UU. se retiró en 2002 del Tratado de Misiles Antibalísticos (ABM, por sus siglas en inglés) y tampoco pretende debatir la prórroga del Tratado de Reducción de las Armas Estratégicas (START III, por sus siglas en inglés), temas ambos que han suscitado gran preocupación en Rusia y otros países del mundo.

ELESPIADIGITAL.COM