Cacheos indiscriminados y toques de queda contra los ataques con cuchillos en Reino Unido

Autobuses rojos recorren Londres, el pasado día 29. AFP

Los ataques con cuchillo aumentan un 22% en un año en Reino Unido

Londres registra ya más asesinatos que Nueva York

La última víctima es Nedim Bilgin, un joven de 17 años que fue apuñalado hasta la muerte el martes tras negarse a entregar su bicicleta en un atraco

Reino Unido ha anunciado hoy la introducción de una serie de medidas dirigidas a acabar con el crimen por arma blanca, una lacra especialmente sensible entre los adolescentes captados por las bandas dedicadas al tráfico de drogas. Medidas como toques de queda, restricciones en el acceso a internet e incluso la prohibición de visitar territorios en los que estén establecidas las supuestas bandas enemigas. Con ello se pretende tener más controlados a los sospechosos habituales y a los jóvenes que se consideren más vulnerables. Eso sí, falta por aclarar cómo se controlará el cumplimiento de todas estas restricciones.

“Haré todo lo que esté en mi mano para acabar con la violencia sin sentido que está traumatizando a nuestras comunidades y reclamando las vidas de demasiados jóvenes. La policía ya tiene herramientas para mantener nuestras calles seguras, pero podemos hacer más para ayudarles a librar esta batalla”, explicó el ministro del Interior, Sajid Javid, a través de un comunicado.

Las medidas, muchas de las cuales requerirán la autorización previa de juez para poder ejercerse contra cualquiera mayor de 12 años, incluyen restringir el acceso a ciertas páginas de internet y la prohibición de contactar por aplicaciones de mensajería instantánea con determinados individuos, hecho clave para evitar el reclutamiento de adolescentes por parte de las bandas.

A partir de ahora, además, la policía podrá cachear a cualquiera que crea que puede portar un arma blanca, incluyendo a los sospechosos habituales y a los que ya hayan sido condenados antes por un crimen de este tipo. Además, también se reconoce la posibilidad de confinar a los sospechosos en sus casas o prohibirles visitar determinadas partes de la ciudad.

Esta decisión por parte del Gobierno llega tan solo unos meses después de que en septiembre se anunciase que el número de incidentes relacionados con el crimen con cuchillos había aumentado en Inglaterra y Gales un 8% durante el último año hasta situarse en una cifra cercana a los 40.000. Estas medidas que se anuncian hoy se basarán más en las “probabilidades” que en la perpetración de un crimen concreto.

Cualquier sanción que resulte de ellas durará dos años, pero será revisada a los 12 meses por un juez en el caso de los adultos y con mayor regularidad en el caso de los menores con el fin de saber si han modificado su conducta. Cualquiera mayor de 18 años que sea descubierto con un cuchillo se enfrentará a un mínimo de seis meses en prisión, mientras que las sentencias para los adolescentes se rebajarán a los cuatro meses.

La policía ya tuvo que poner en funcionamiento esta misma semana en el norte de Londres lo que se conoce como la ‘sección 60’, que legitima a los agentes a detener y cachear indiscriminadamente a cualquiera que consideren sospechoso de portar un arma blanca. La alerta se produjo después de que Nedim Bilgin, un joven de 17 años, fuese apuñalado hasta la muerte en Islington el martes tras negarse a entregar su bicicleta durante un atraco.

Tres adolescentes de 16, 17 y 18 años ya han sido detenidos en relación con el asesinato, el octavo en la capital este año, y la prensa británica asegura que fue cometido con lo que comúnmente se conoce como un cuchillo Rambo, un tipo de arma blanca de supervivencia que en ocasiones tiene serrada una parte del filo para desgarrar.

Dentro de esa política de endurecimiento que está llevando a cabo el Gobierno británico, hoy mismo se ha anunciado también la revisión de la sentencia para el joven de 17 años que atacó con un cuchillo zombi a un conductor por golpear ligeramente su bicicleta con el coche en el sur de Londres. En un primer momento, Joshua Gardner, ahora de 19 años, fue condenado a dos años de cárcel por los hechos y por portar un tipo de arma que fue prohibida en 2016, pero ahora, tras una revisión del caso, se ha decidido incrementar su estancia en prisión hasta los tres años y medio.

ELMUNDO.ES

“Cinco mil soldados en Colombia”, el apunte de Bolton sobre la crisis de Venezuela que sembró la intriga

El consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, sostiene una libreta con la anotación misteriosa. JIM YOUNGREUTERS

Una de las pocas cosas en común entre Estados Unidos y Venezuela es la sutileza de sus respectivos Gobiernos. Aunque Nicolás Maduro es imbatible en ese terreno,Donald Trump no le sigue de lejos. El mejor ejemplo fue el cuaderno con el que apareció el consejero de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, el lunes, en la rueda de prensa en la Casa Blanca en la que el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, anunciaba un embargo petrolero a Venezuela.

“5.000 soldados a Colombia“, estaba escrito a mano en el cuaderno de hojas amarillas que Bolton llevaba bajo el brazo, tal y como se ve en las fotos de la rueda de prensa. Además, la Casa Blanca no quiso quitar importancia a la anotación. “Tal y como el presidente ha dicho, todas las opciones están sobre la mesa”, declararon los portavoces de Donald Trump a los medios de comunicación en la tarde del lunes y este martes.

La especulación que se ha desatado ha sido tal que el propio ministro de Exteriores colombiano, Carlos Holmes Trujillo, ha colgado un vídeo en Internet, declarando que “se desconoce el alcance y la intención de dicha anotación” y reafirma la intención del Gobierno de Bogotá de continuar trabajando “política y diplomáticamente” para el restablecimiento “del orden democrático” en Venezuela.

Todo, así, parece una forma más de presionar al Gobierno de Caracas. Pero es una estrategia arriesgada. “Hablar de una intervención es el mayor regalo que se puede hacer a Maduro”, ha declarado para EL MUNDO José Miguel Vivanco, director para las Américas de la ONG Observatorio de los Derechos Humanos (Human Rights Watch).

Según esa tesis, esa política permite al dictador venezolano jugar la baza del nacionalismo para reforzar su régimen. Además, 5.000 soldados son una fuerza totalmente insuficiente para llevar a cabo cualquier tipo de operación militar seria en Venezuela, un país de 32 millones de habitantes cuya superficie es casi el doble de la de España.

No es la primera vez que EEUU pone sobre la mesa operaciones militares en Venezuela. Trump ya lo planteó explícitamente en agosto de 2017, y en septiembre el vicepresidente Mike Pence volvió a hablar de eso en el caso de que Venezuela atacara a Colombia.

ELMUNDO.ES

Decenas de muertos y heridos en un atentado reivindicado por el IS contra una catedral en Filipinas

Soldados del ejército filipino continúan con el asalto a los insurgentes del grupo Maute en Marawi (Filipinas), este miércoles. JORGE SILVAREUTERS

El ataque se produjo en un reducto de la insurgencia islamista después de que se confirmara la aprobación de una región autónoma musulmana en el sur del país

Al menos 27 personas resultaron muertas y decenas de ellas heridas en el doble atentado que sacudió la misa dominical que se celebraba en la catedral de Nuestra Señora del Monte Carmelo, en la ciudad sureña filipina de Jolo, en el archipiélago de Sulu, un reducto de la insurgencia islamista de Abu Sayaf, según datos de los medios locales.

Un portavoz de la policía, Bernard Banc, confirmó que se trató de un doble atentado. Uno de los explosivos estalló en el interior del templo en torno a las 08:30 de la mañana, mientras que el segundo explotó en un aparcamiento cercano cuando las víctimas del primer suceso huían del recinto presas del pánico y eran asistidas por los uniformados que se habían congregado en el lugar. Entre las víctimas mortales no sólo figuran los asistentes a la ceremonia religiosa sino siete soldados.

El proclamado Estado Islámico ha reivindicado este atentado terrorista.

Las imágenes difundidas permiten ver los amplios destrozos que sufrió el edificio, un camión militar dañado por la metralla y varios cadáveres alineados sobre el asfalto. Aunque nadie ha asumido la autoría de esta sangrienta acción, todos los representantes de las fuerzas de seguridad y del ejército filipino coincidieron en que el principal sospechoso es el grupo insurgente Abu Sayaf, tristemente célebre por su repetidos secuestros.

“El motivo es seguramente terrorismo. Esta es la gente que no quiere paz”, declaró el teniente coronel Gerry Besana. De hecho, la catedral de Jolo o su entorno más cercano han sido objetivo de cerca de una decena de ataques con granadas de mano y explosivos improvisados desde el año 2000, que habían provocado más de 11 muertos y múltiples heridos.

La presente agresión contra la iglesia se produce a las pocas horas de que las autoridades confirmaran la ratificación por una aplastante mayoría de la creación de una nueva región autónoma musulmana en el sur del país -donde estará incluido Sulu- en el referéndum que se celebró en esa zona el pasado día 21.

La Ley de Autonomía del Bangsamoro (conocida por las siglas BOL) recibió el respaldo del 85 por ciento de los participantes, pero precisamente en la provincia de Sulu el No ganó al Sí por 163.526 votos contra 137.631.

El feudo de Abu Sayaf se había significado por su oposición a la BOL y hasta su gobernador, Abdusakur Toto Tan, intentó paralizar la última votación aduciendo que era inconstitucional. El remoto archipiélago siempre ha sido un territorio difícil de controlar, donde la lejana influencia del estado compite con la de clanes locales como la citada familia Tan y una historia que no olvida el sultanato musulmán que existió allí durante siglos.

Desde 1989 Sulu forma parte de la Región Autónoma del Mindanao Musulmán, una entidad precursora de Bangsamoro, que será asimilada por la nueva autonomía, uno de los proyectos más simbólicos del presidente Rodrigo Duterte, empeñado en conseguir poner fin al conflicto que se libra en el sur de Filipinas con los movimientos armados musulmanes desde la década de los 70, una de las confrontaciones de más larga duración de todo el planeta, que ha dejado más de 150.000 muertos.

La normativa prevé la creación de una demarcación política que podrá tener su propio parlamento y administración de justicia basada en los preceptos islámicos, dispondrá de una fuerza de seguridad local y podrá recaudar impuestos.

Los 600.000 habitantes de la provincia de Lanao del Norte decidirán el próximo día 6 en una segunda votación si se integran a Bangsamoro. El plan ha recibido el apoyo de la principal agrupación rebelde de la zona, el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI) -que ha aceptado desarmar a sus huestes- pero ha sido rechazado por facciones más radicales como Abu Sayaf y otras que se han declarado leales al desaparecido califato del Estado Islámico.

Uno de estos movimientos, liderado por un cabecilla de Abu Sayaf, Isnilon Hapilon, fue protagonista en 2017 de la destructiva ofensiva que sufrió la ciudad de Marawi, que se extendió durante 5 meses y provocó la muerte de más de 1.200 personas.

Según Octavio Dinampo, un activista local citado por la página Inquirer, las fuerzas armadas ya habían descubierto un plan de Abu Sayaf para atentar en Jolo hace cinco meses e incluso llegaron a clausurar las calles que rodean la catedral de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

Dinampo, residente den Jolo y víctima de un secuestro de Abu Sayaf en 2008, aclaró que las explosiones fueron tan potentes que pudo oírlas desde su casa, sita a 3 ó 4 kilómetros del escenario del suceso. “Se produjeron con un intervalo de 45 segundo. Pensé que nuestras tropas estaban disparando” artillería pesada, argumentó.

ELMUNDO.ES

Los talibán ultiman con EEUU un pacto que incluye el adiós de sus tropas

El enviado especial de Estados Unidos a la paz, Zalmay Khalilzad. AFP

Los talibán cantarán victoria pronto. Fuentes de la organización islamista, radicada en Afganistán, aseguran que el borrador de la hoja de ruta que están negociando con Washington incluye el repliegue de fuerzas estadounidenses del país en guerra. El acuerdo, que podría firmarse en breve, supone un espaldarazo al proyecto político de los talibán, cada vez más firmes en su desafío al Gobierno afgano.

El proverbio afgano ‘ustedes tienen los relojes, nosotros el tiempo’ ha sido válido para los talibán. Diecisiete años después de la intervención lanzada por Estados Unidos que los depuso, acusándolos de complicidad con la red fundamentalista armada Al Qaeda, una negociación con los mismos que los sacaron del poder podría facilitar que lo recuperasen. Sólo han tenido que esperar.

Los deseos de Donald Trump de traer de vuelta a casa a sus soldados, y la constatación del vigor de los talibán -no en vano, el Ejecutivo afgano sólo controla el 55,5% del país- han sido razones de peso para sentarse a dialogar esta semana en Doha, donde los talibán tienen un despacho. Tras seis días de conversaciones, los afganos han anunciado a la agencia Reuters la culminación de un borrador de pacto.

Según han asegurado los talibán al medio, los negociadores estadounidenses han aceptado estipular en el texto un plazo de retirada de fuerzas extranjeras de Afganistán de 18 meses. A cambio, los talibaán se han comprometido a garantizar que ni Al Qaeda ni el Estado Islámico puedan planificar, desde suelo afgano, ataques contra EEUU o sus aliados.

Washington no ha confirmado la versión de los talibán del borrador de acuerdo, cuyo texto no ha trascendido. Según Reuters, el enviado especial de EEUU para alcanzar un pacto con los talibán, Zalmay Khalilzad, se desplazará en breve de Qatar a Afganistán para informar a Kabul de los términos exactos de la entente, que podría firmarse pronto.

Aunque el Gobierno de Ashraf Ghani no ha criticado abiertamente las conversaciones entre EEUU y los talibán para acabar con uno de los períodos más convulsos de la historia reciente afgana, sí han enfatizado que no habrá acuerdo definitivo hasta que ellos se sienten directamente con sus rivales. Ghani, candidato a la reelección, ha rechazado su exigencia de un Gobierno interino.

Esta demanda de los talibán junto a otras, como el alzamiento del veto a viajar a varios de sus líderes y un intercambio de prisioneros, forman parte de la hoja de ruta presuntamente culminada en Qatar el sábado. De acuerdo con los talibán, una provisión del pacto incluye un alto al fuego, a negociar con las autoridades afganas, para poner punto y final a su enfrentamiento. Más de 1.500 civiles murieron el año pasado por su causa.

Las concesiones concretas de Estados Unidos siguen la línea de Trump, quien, el pasado noviembre, ordenó el repliegue total de tropas en Siria y planteó el regreso de Afganistán de 7.000 soldados, la mitad de su contingente. La mayoría de observadores cuestiona la capacidad de las autoridades afganas, y sus fuerzas armadas, de confrontar la creciente expansión talibán sin apoyo de EEUU sobre el terreno.

A cambio, la Casa Blanca obtiene de los extremistas el compromiso -no se especifica cómo se verificará su cumplimiento- de no permitir que el Estado Islámico, al que ya han combatido, se haga fuerte en el país. Como novedad, Al Qaeda también deberá estar en la mirilla de los talibanes, casi dos décadas después de que la presencia de Osama bin Laden en Afganistán sirviera de excusa para intervenir allí.

ELMUNDO.ES

Paramilitares rusos viajaron a Venezuela para proteger a Maduro

Nicolas Maduro habla frente a la cúpula militar de Venezuela, este viernes en Caracas.
Nicolas Maduro habla frente a la cúpula militar de Venezuela, este viernes en Caracas. ARIANA CUBILLOSAP

Contratistas militares rusos viajaron a Venezuela hace unos días para reforzar la seguridad de Nicolás Maduro frente a las protestas de la oposición, según ha podido saber Reuters. La agencia, que cita varias fuentes, apunta que los mercenarios son miembros del conocido como Grupo Wagner, una oscura empresa de seguridad privada con vínculos con el Kremlin que ya ha estado presente en lugares como Ucrania, Siria, Sudán o República Centroafricana, según distintas investigaciones. La Venezuela de Maduro es un aliado valioso para Rusia, que ha apoyado a su régimen con miles de millones en ayudas, acuerdos y préstamos en los últimos años.

Tras la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, que ha recibido el apoyo de varios países, entre ellos Estados Unidos, Moscú ha hecho una férrea defensa de Maduro y ha alertado de que cualquier intervención para desalojarle del poder puede provocar una catástrofe y un “derramamiento de sangre”.

En Rusia la figura del mercenario es ilegal: combatir en el exterior está penado con hasta 16 años de cárcel. Como teóricamente no existen, no pueden, por ejemplo, cobrar una pensión. Y el Kremlin nunca ha reconocido la existencia de estos ‘soldados secretos’ ni sus propios vínculos con Wagner. Esta semana, sin embargo, ha declarado que “instructores” privados están trabajando en Sudán, ya que sí es legal proporcionar asesoramiento.

Yevgeni Shabaiev — un exmilitar que lidera el comité de la unión de militares rusos, y que ha abogado por regularizar la situación de los mercenarios que vuelven a Rusia— ha afirmado que dos vuelos charter salieron desde Rusia a Cuba para dirigirse desde allí a Venezuela a principios de esta semana.

Shabaiev, activista cosaco, declara que, según sus estimaciones y conversaciones con familiares de paramilitares, son unos 400 los mercenarios que han ido al país latinoamericano. “Están allí para ofrecer protección directa [a Maduro]”, ha afirmado.

El Gobierno ruso declinó comentar la exclusiva de Reuters revelada este viernes. De hecho, jamás ha reconocido que paramilitares de Wagner operen en primera línea de batalla en el exterior. Pero investigaciones periodísticas han calculado que por las filas de esta organización han pasado unos 3.000 mercenarios, muchos de ellos exmilitares retirados del servicio. Se les ha identificado combatiendo en Siria y en el Donbás, junto a los separatistas prorrusos, por ejemplo.

Pese a todo, a Wagner le sigue rodeando un halo de gran secretismo. Sus ramificaciones llegan hasta el Kremlin: su fundador es Dmitri Utkin, que fue un oficial (condecorado por Putin)  de la inteligencia militar rusa (GRU), según las investigaciones del diario Fontanka. Sin embargo, la inteligencia estadounidense cree que el hombre tras el grupo paramilitar es Evgueni Prigozhin, un empresario de San Petersburgo proveedor de comidas preparadas y conocido como el chef de Putin. El oligarca está vinculado también a la fábrica de trolls que buscó influir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Varios analistas que han investigado la empresa de seguridad remarcan que el despliegue de soldados secretos es una estrategia del Kremlin para enviar fuerzas a lugares en los que oficialmente no puede estar. Wagner y sus vínculos con el poder también están ahora bajo el foco tras el asesinato el 31 de julio pasado de tres periodistas rusos que investigaban la presencia de mercenarios de esta empresa en la República Centroafricana.

elpais.com

La amenaza ‘militar’ de China a Taiwán esconde un mensaje para Estados Unidos

Foto: El presidente chino Xi Jinping (C) durante su discurso en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín. (Reuters)
El presidente chino Xi Jinping (C) durante su discurso en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín. (Reuters)

La independencia (de Taiwán) es un callejón sin salida“. La frase podría resumir el discurso con el que el presidente de China, Xi Jinping, conmemoró ayer el cuadragésimo aniversario de la “Carta a los compatriotas de Taiwán“, que inició un giro hacia la solución pacífica del conflicto bajo el principio de “un país, dos sistemas”. El líder chino pidió al Gobierno taiwanés que rechace la independencia y acepte una “reunificación pacífica” con China, aunque aseguró que su país se reservará el uso de la fuerza en la consecución de dicha reunificación.

No prometemos renunciar al uso de la fuerza y nos reservamos la opción de tomar todas las medidas necesarias”, apuntó Xi Jinpingdurante su intervención, en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín. El presidente chino indicó que ésta iría dirigida contra fuerzas externas y “el pequeño número de separatistas” de Taiwán. “China debe ser y será reunificada”, apostilló el presidente, cuyo mensaje no es nuevo -Xi apuesta de forma innegociable por la reunificación desde que, en 2013, ocupó la presidencia-, pero sí denota mayor firmeza contra la soberanía política y las libertades de la isla que en ocasiones precedentes.

Aunque su apoyo es mucho menos firme que en el pasado, EEUU sigue siendo el garante de la seguridad de Taiwán

El discurso del presidente chino ha captado la atención del mundo, que se pregunta cómo puede afectar a las relaciones entre ambos países ycuáles podrían ser sus consecuencias geopolíticas. El contenido del mensaje de Xi Jinping no aporta novedades de calado y pocos creen posible que Pekín vaya más allá de las palabras en el corto plazo y emprenda una operación militar contra Taiwán.

El verdadero objetivo del discurso de Xi sería enviar un mensaje a Estados Unidos: China no tolerará ninguna injerencia de Washington en la cuestión de Taiwán. “Las relaciones entre EEUU y el gigante asiático atraviesan una fase de tensión, y no solo por las recientes fricciones comerciales. Dicha relación está siendo moldeada por una cuestión más trascendental: quién dominará el mundo del mañana (ya sea en tecnología o geopolítica). Desde una perspectiva estadounidense, Taipéi juega un papel importante en la competencia estratégica de Washington con Pekín”, sostiene Philipp Bilsky, experto en la región, en ‘Deutsche Welle’.

Aunque su apoyo a Taiwán es mucho menos firme que en el pasado,EEUU sigue siendo el garante de la seguridad de la isla y, por ello, el tercer actor en la disputa. Los diversos conflictos territoriales por el mar de China (siete países se disputan varios islotes, un polvorín que amenaza con desestabilizar todo el Sudeste asiático) y la guerra comercial se suman a estas tensiones, que ya han empezado a enconarse y a retroalimentarse.

LUIS GARRIDO JULVE. HONG KONG

“Taiwán nunca aceptará ‘un país, dos sistemas'”

Durante el pasado año, Pekín aumentó la presión sobre Taiwán con el cerco a los intentos por participar en organismos internacionales de la isla, que es independiente ‘de facto’ desde la guerra civil de 1949, cuando los derrotados nacionalistas chinos del Kuomintang huyeron aTaipéi. La diplomacia taiwanesa perdió tres aliados en 2018 en beneficio de Pekín, incluidos República Dominicana y el Salvador.

La respuesta desde Taipéi ha sido rotunda. “Taiwán nunca aceptará ‘un país, dos sistemas’. La mayoría de los taiwaneses se oponen firmemente a ello y esto es el Consenso de Taiwán”, dijo ayer la presidenta Tsai Ing-wen, quien en su discurso de Año Nuevo pidió a Pekín que “se enfrente a la realidad de la existencia de la República de China (nombre oficial de Taiwán)” y respete “el compromiso de los 23 millones de taiwaneses con la libertad y la democracia”. Tsai dimitió como líder del Partido Progresista Democrático en noviembre después de que la histórica formación independentista encajara una derrota devastadora en las elecciones locales.

ELCONFIDENCIAL.COM

¿Qué pasará en Venezuela? Tres escenarios posibles

Manifestantes protestan contra Nicolás Maduro en Sao Paulo (Brasil). MIGUEL SCHINCARIOLAFP

Esta es la pregunta que me hago ahora. A estas alturas de la crisis política e institucional en Venezuela, la discusión sobre la ilegitimidad de Nicolás Madurono parece tener sentido. Lo relevante es preguntarnos si Maduro logrará permanecer en el poder como lo planea.

La falta de cohesión de la comunidad internacional y el apoyo castrense juegan a favor del régimen de un Maduro que se autoproclamó como presidente el pasado 10 de enero para un período de seis años de gobierno.

Por un lado Estados Unidos y Canadá, junto a países clave de América Latina como Brasil y Argentina, le dieron este 23 de enero un respaldo inmediato al presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), Juan Guaidó, para que ejerza interinamente la jefatura de Estado en Venezuela; empero, el otro factor de peso, la Unión Europea, deshoja la margarita: desconoce a Maduro y reconoce la legitimidad del Parlamento, pero no le da estatus a Guaidó de mandatario interino.

Dentro de Venezuela este 23 de enero ha quedado en claro el rechazo mayoritario contra el régimen. Sin convocatoria en medios de comunicación formales, Guaidó y los diputados que encabezan la dirección de la Asamblea Nacional, lograron congregar manifestaciones con gran participación ciudadana a lo largo del país.

En poblados intermedios como Charallave (Estado de Miranda) o El Tocuyo (Estado de Lara), que eran tradicionales feudos del chavismo se registraron manifestaciones prodemocracia por primera vez en muchos años. El respaldo popular es una de las tres patas que según Guaidó podrían sostener su presidencia interina.

La otra pata está en lo que comúnmente se llama la comunidad internacional. Ésta tiene claridad, al menos entre la gran mayoría de países de América y Europa, en no reconocer a Maduro; sin embargo duda sobre el camino a seguir. En las Américas se apuesta a poner a Maduro contra las cuerdas, como se dice en el boxeo; los países europeos en tanto quieren negociar con Maduro unas elecciones libres y justas que se celebren en el corto plazo. La segunda pata que pidió Guaidó, por tanto, no está firme y a su favor. Habrá que ver el peso que puedan tener algunas cancillerías europeas que están a favor de profundizar en la presión contra Maduro y que así lo han dicho abiertamente.

La tercera pata de un proceso de transición, a los ojos de Guaidó, está -y con razón- en las fuerzas armadas. El sostén de un régimen como el de Maduro agobiado por la crisis económica, la impopularidad y la presión internacional, reposa hoy en el poder de fuego y represión que aún controla. En este momento esto resulta fundamental para entender la prolongación de los días de Maduro en el poder.

Este 24 de enero el alto mando ratificó que le respalda. Los militares apoyan a regímenes hasta que dejan de apoyarle. En el caso de Venezuela cabe preguntarse si será un respaldo a largo plazo y sobre todo si hay consenso en las filas castrenses, entre los oficiales medios y las tropas. Allí estará una de las claves sobre los escenarios posibles.

Tres escenarios

Visualizo, en este momento, tres escenarios. Permanencia de Maduro en el poder por un largo plazo, pero implicaría aumentar la represión, detener opositores y colocarse en contra de la mayor parte de países de América y Europa occidental. Para ir en esa dirección, tiene el régimen venezolano el apoyo sin cortapisas de Rusia, China y Turquía. El papel de los militares es clave para imaginar a Maduro por largo tiempo en el poder.

Un segundo escenario sería el diálogo por el que apuesta la UE y países latinoamericanos como Uruguay y México. El factor castrense tendría un rol de veedor sin tener una participación directa y visible, en aras de lograr garantías para los uniformados. La dificultad mayor de este escenario es que las cabezas visibles de la lucha democrática, en su gran mayoría -incluido Guaidó-, están negadas a negociar con Maduro. En dos oportunidades anteriores el régimen chavista no cumplió con lo acordado en mesas de negociación con opositores.

El tercer escenario sería una salida rápida de Maduro del poder. Un sector de las fuerzas armadas con apoyo internacional, especialmente de Estados Unidos, le retira el apoyo a Maduro y le obliga a abandonar el poder. Ello puede llevar, si tal proceso ocurre con el respaldo de sectores políticos del chavismo, a pensar que la transición la encabece otro hijo político de Chávez, pero con altas dosis de pragmatismo económico y abierto a la cooperación internacional.

Este tercer escenario podría tener una segunda salida, en caso de que no haya acuerdo entre chavistas y fuerzas armadas en quién debe ocupar la presidencia una vez que Maduro sea desalojado del poder, y que tal proceso se haga de forma desordenada. El respaldo de la comunidad internacional a Guaidó como presidente interino, en este escenario, lo llevaría a contar con poder real y encabezar la transición.

En Venezuela se dice amanecerá y veremos. Todo parece estar sobre la mesa.

ELMUNDO.ES