Las armas más innovadoras que presenta Rusia en la exposición internacional IDEX de Abu Dabi


alt

Este 17 de febrero, en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) ha comenzado la exhibición internacional de armas IDEX, que acogerá a los visitantes hasta el 21 de febrero. Esta feria es una de las más importantes del mundo y se celebra dos veces al año. Estas son las armas rusas más destacadas exhibidas en esta edición.

Pántsir-ME

La empresa rusa Rosoboronexport presenta por primera vez en el extranjero a tamaño real el Pántsir-ME, sistema antiaéreo naval combinado de misiles y de armas de artillería que es capaz de disparar simultáneamente contra cuatro objetivos situados a hasta 20 kilómetros de distancia y hasta 15 kilómetros en altitud, incluso si vienen de lados diferentes

El Pántsir-ME puede instalarse en los barcos con desplazamiento superior a 300 toneladas y proporciona una defensa segura frente a todo tipo de ataques aéreos.

Sistema de defensa antiaérea Viking

El Viking es una versión de exportación mejorada del sistema de defensa antiaérea de mediano alcance Buk-M3. El alcance máximo de disparo del Viking es de 65 kilómetros. Además, el sistema puede destruir seis objetivos a la vez.

Misiles S-13T

El consorcio ruso Tejmash, especializado en el desarrollo de distintas municiones, presenta en IDEX sus novedosos misiles de tipo aire-tierra S-13T, que pueden atravesar las armaduras pesadas y hormigón grueso y seguir volando hacia sus objetivos terrestres.

Estos proyectiles están diseñados para destruir aeronaves, equipos y efectivos del enemigo, ocultos en refugios de hormigón armado o subterráneos. Dependiendo de la modificación, tiene un rango de alcance de 1.100 a 4.000 metros. Son capaces de perforar hasta 6 metros de suelo y un metro de hormigón armado.

Tanque T-90MS

El nuevo tanque T-90MS, presentado en Abu Dabi, es un arma de alta precisión que está equipado con un cañón mejorado de 125 milímetros. Además, cuenta con gran variedad de municiones, que incluye un misil guiado y un proyectil de fragmentación de alta explosividad con espoleta retardada.

Este modelo de tanque puede ser particularmente interesante para los países desérticos porque puede operar en condiciones de altas temperaturas ambientales. Los ensayos también mostraron que es igualmente bueno para cruzar vías navegables y otros obstáculos.

Dron autoexplosivo de Kaláshnikov

El consorcio ruso Kaláshnikov ha presentado en forma de modelo a escala 1:2 su flamante dron KYB. El dron en sí mismo es una carga explosiva que estalla al alcanzar su objetivo. Estas son algunas de las características de este equipo fabricado y desarrollado por la empresa ZALA Aero:

  • velocidad de vuelo: 80-130 kilómetros por hora
  • autonomía de vuelo: 30 minutos
  • carga máxima: 3 kilos
  • dimensiones: 1.210 х 950 х 165 mm.

ELESPIADIGITAL.COM

Suecia registró en 2017 una media de 20 violaciones cada día y el gobierno feminista ordenó a la policía que no las investigara

“Suecia -afirmó su gobierno en noviembre de 2015- tiene un gobierno feminista. Situamos la igualdad de género en el corazón del trabajo nacional e internacional. […] El objetivo general de la política de igualdad de género del Gobierno es la igualdad de poder para las mujeres y los hombres para moldear la sociedad y sus propias vidas. Esto es definitivamente una cuestión de democracia y justicia social”.

Un momento. ¿No deberían las mujeres que viven bajo un “gobierno feminista” ser capaces -como mínimo indispensable- salir de su casa sin miedo a convertirse en víctimas de una agresión sexual?

Se denunciaron 22.000 delitos sexuales en 2017 a la policía sueca, 7.370 de ellos violaciones, según el Consejo Nacional Sueco para la Prevención de la Delincuencia (Brottsförebygganderådet o Brå). Esa cifra se corresponde con una media de 20 violaciones denunciadas al día, el doble que en 2005. Ésas son sólo las violaciones denunciadas. En 2012, por ejemplo, sólo el 20% de todas las violaciones fueron denunciadas a la policía, según el Brå.

A diferencia de lo que los medios suecos han estado predicando durante años -que la mayoría de las violaciones se producen en ámbitos privados y se cometen contra víctimas que ya conocen a su agresor-, la gran mayoría de las violaciones son, en realidad, cometidas en el ámbito público por hombres que jamás se habían visto antes con su víctima, según el Brå.

De los 842 hombres sentenciados por violación o intento de violación en los últimos cinco años, como señaló un reportaje de SvtNyheter (la televisión sueca), el 58% era de origen extranjero: de Oriente Medio y el norte de África, de algunas partes del sur de África y otros lugares fuera de Europa. En lo que respectaba a los hombres sentenciados por intento de violación, así como por violación con violencia, donde la víctima y el agresor no se conocían de antemano, el 80% de los hombres era de origen extranjero y el 40% sólo llevaba en Suecia un año o menos.

Conseguir que la policía tramite incluso una denuncia de intento de violación contra una mujer es, cuando menos, difícil, lo que es en sí mismo una señal de que algo está podrido en el reino “feminista” de Suecia.

En la pequeña localidad de Deje, en el centro de Suecia, por ejemplo, un inmigrante afgano, que vive en el centro de inmigrantes de la ciudad, hace poco agredió con un cuchillo e intentó violar a una mujer, MikaelaBlixt, cuando ésta paseaba con su perro en pleno día.

El agresor primero le dio una patada al perrito de Blixt, y después obligó a Blixt a tumbarse y le rajó la cadera con un cuchillo. Ella logró escapar de su agresor, y consiguió llegar a casa con su perro. Conmocionada y sangrando, intentó denunciar la agresión a la policía.

Ese intentó resultó casi imposible. Cuando Blixt llamó por teléfono a los servicios de emergencia, la policía se negó incluso a hablar con ella. Le dijeron que la agresión ya no estaba teniendo lugar, y que tenía que llamar a otra línea que no fuese la de emergencias.

“Si quiere denunciar la agresión tendrá que esperar un poco más en línea”, le advirtió una policía, según Blixt. Tras pasar casi todo el día intentando en vano conseguir hablar con la policía por teléfono, condujo al día siguiente a la comisaría más cercana de la localidad vecina, donde, 24 horas después de la agresión, la policía recogió finalmente la denuncia.

Tras la visita de Blixt a la comisaría, vio que una prueba de su agresión sexual estaba colgada fuera del centro de inmigrantes: los pantalones que llevaba su agresor habían sido lavados y tendidos, pero quizá tuviera restos de su sangre. Avisó a la policía, pero ésta no tuvo tiempo para ir ese día a asegurar la integridad de la prueba. De hecho, según Blixt, la policía no hizo nada, aunque ella sabía dónde vivía su agresor y podía haberlo identificado fácilmente.

Blixt escribió sobre su experiencia en una página de una comunidad local en Facebook, intentando al parecer ponerse en contacto con otra mujer, que había sido violada en la zona dos semanas antes. La nota de Blixt fue compartida miles de veces, lo que llevó a la policía a ponerse en contacto con Blixt para advertirle de que estaba perjudicando la investigación en proceso, que, según todas las apariencias, no estaba ni mínimamente en proceso. La policía también se negó a hacer pública la descripción del agresor, afirmando que, incomprensiblemente, el agresor podría poner “más difícil” la investigación.

Aunque la policía no tuviese supuestamente ni el tiempo ni los recursos para atender ese intento de violación, sí demostró su fuerza cuando 80 ciudadanos de Deje se reunieron en una manifestación para mostrar su solidaridad con Blixt y “contra la violencia”. Dos patrullas de policía y un policía de paisano fueron a vigilar el acto pacífico y, una vez que hubo terminado, acusó a su organización de quebrantar el orden público. Al parecer, no había solicitado el permiso para manifestarse. La policía sueca no tiene problemas con los violadores inmigrantes, pero no quiere sufrir manifestaciones pacíficas no anunciadas.

El medio sueco Expressen, uno de los principales de Suecia, quiso entrevistar a Blixt, pero, según ella, sólo con la condición de que no mencionara que el agresor era un inmigrante afgano.

Lo que es inquietante es que la policía mostrase un meticuloso desinterés por encontrar y detener al violador, al menos hasta que su caso se hizo viral en Facebook. Sólo una semana después de que Blixt fuese agredida, tres mujeres en la localidad vecina de Karlstad fueron violadas en la misma noche. Al día siguiente, una cuarta mujer fue víctima de un intento de violación allí.

Que la policía no dé prioridad a esos casos de violación no es al parecer una novedad. En septiembre de 2017, la policía sueca admitió que no tienen suficiente personal para resolver los casos de violaciones, aun en los casos en que saben quién es el violador.

Es curioso, pues, que la policía no sólo tenga los suficientes recursos para acusar a la gente que asiste a manifestaciones pacíficas, sino también a las personas que han cometido presuntamente delitos de pensamiento. En octubre, Christopher Larsson, político de los Demócratas Suecos (SD) en el municipio de Karlskrona, fue acusado de “incitar al odio” (“hetsmotfolkgrupp”) después de escribir en la página de Facebook del SD:

“Este es un día de tristeza, un viernes, cuando el minarete sonará por primera vez en Karlskrona:

“Alá es grande”, las mismas palabras, “Alá Akbar”, que los islamistas gritan cuando se inmolan”.

Un diputado de los Social Demócratas ­-el partido que sigue gobernando el país, ya que Suecia no ha sido capaz de formar un nuevo gobierno desde las elecciones en septiembre- incluso hizo público un comunicado donde decía que la publicación de Larsson en la página de Facebook “vincula el nuevo minarete con el terrorismo”. Según el fiscal, la publicación de Larsson “identifica a los musulmanes como culpables al describirlos como terroristas y opresores de las mujeres y cuando afirma que sus puntos de vista son medievales”.

Da la casualidad de que no sólo las mujeres, sino uno de cada tres suecos suecos no se sienten seguros en Suecia, según una nueva encuesta que entrevistó a 6.300 suecos sobre lo seguros que se sienten en sus casas y comunidades. Asombrosamente, cuando el periódico que publicó la encuesta le pidió a una psicóloga, SiriHelle, que explicara la estadística, dijo que simplemente a la gente “le asusta la oscuridad”: “Vivimos en uno de los países más seguros del mundo y jamás hemos estado tan seguros como ahora”.

Lo que podría ser importante preguntar es: ¿Qué le está pasando a Suecia?

Locura: Mujer es arrestada por llamar “hombre” a una persona trans en Twitter

Una mujer de 38 años fue arrestada frente a sus hijos por haber llamado “hombre” a una persona transgénero, durante una discusión en Twitter.

Kate Scottoe, fue denunciada por la activista transexual Stephanie Hayden por acoso verbal e intimidación en las redes sociales.

Según consta en la denuncia, Kate Scottoe, utilizó dos cuentas de Twitter, para hostigar, difamar y publicar tweets despectivos hacía Stephanie Hayden por su condición de mujer transgénero.

Sin embargo, Kate Scottoe, originaria de Inglaterra, Reino Unido, negó los cargos y señaló que durante la discusión en Twitter, solo puntualizó que “un ser humano no puede cambiar de sexo”.

En tanto,el Juez Adjunto Jason Coppel QC, resolvió a favor de Stephanie Hayden y le prohibió a Kate Scottoe hacer cualquier comentario sobre Hayden, en redes sociales.

Fuente: limaaldia.com

La CIA utiliza a Turquía para presionar ‎a China ‎ ‎

alt

Thierry Meyssan

Turquía se había acercado a China para resolver su propia crisis económica. Pero ahora, ‎basándose en información falsa, Ankara denuncia públicamente una represión china ‎sobre los uigures. Parece como si, después de la liquidación de Daesh en Irak y ‎en Siria, Ankara estuviese reanudando las acciones secretas por cuenta de la CIA, ‎ahora en la región china de Xinjiang.‎

Yihadistas chinos uigures en Siria.‎

Hace varias semanas que la prensa turca viene dedicando espacios a hablar de los uigures, ‎población musulmana de lengua turca en la Républica Popular China. Los partidos políticos de la ‎oposición turca, incluyendo a los kemalistas compiten entre sí sobre cuál de ellos denuncia ‎con más fuerza la represión de los han [1] contra esa minoría y contra ‎su religión.‎ ‎ ‎ Esta efervescencia aparece en Turquía a raíz de:‎

  • el informe de la Jamestown Foundation sobre los «73 centros secretos de detención chinos» ‎‎ [2];‎
    la campaña de Radio Free Asia, que ha transmitido numerosas entrevistas de ex prisioneros de ‎los centros chinos y que llegó al extremo de afirmar que China prohibía el Corán (sic) [3];‎
    la campaña, iniciada el 13 de noviembre de 2018 por Estados Unidos y sus aliados en el Consejo ‎de los Derechos Humanos, en Ginebra, sobre la represión contra el islam en China [4];‎
    y la audiencia, organizada en Washington el 28 de noviembre de 2018, por el senador ‎republicano Marco Rubio y el representante, también republicano, Chris Smith, ante la Comisión ‎Conjunta del Congreso y del Ejecutivo para China (Congressional-ExecutiveCommissionon China – ‎CECC) sobre «La represión del Partido Comunista Chino contra las Religiones» [5]. En esa audiencia se dijo que entre ‎uno y 3 millones de uigures estaban siendo torturados con electricidad en campamentos de ‎reeducación.‎

Aministía Internacional y Human RightsWatch inmediatamente se hicieron eco de esas ‎acusaciones.‎

‎‎ ‎ ‎ Fue en ese contexto que HamiAksoy, el vocero del ministerio de Exteriores de Turquía, publicó –el ‎‎9 de febrero de 2019– un comunicado que denunciaba oficialmente la voluntad de forzar a «identidades étnicas, religiosas y culturales de los turcos uigures» a que ‎adopten características chinas. Ese comunicado denunciaba igualmente la muerte en prisión del conocido poeta AbdurehimHeyit, quien cumplía «8 años» de reclusión ‎‎«por una de sus canciones» [6].‎

Esa actitud de Turquía fue como un trueno en el cielo de las relaciones entre Ankara y Pekín. ‎Desde que el presidente Donald Trump retiró el respaldo estadounidense a la economía turca, ‎Turquía se había vuelto hacia China, en agosto de 2018, y ya no puede vivir sin ella.‎

En la tarde del día siguiente, China publicaba un video donde el poeta “muerto” declaraba: ‎‎«Mi nombre es AbdurehimHeyit. Hoy es 10 de febrero de 2019. Estoy bajo investigación como ‎sospechoso de haber violado leyes nacionales. Estoy en buen estado de salud y nunca he sido ‎sometido a ningún abuso.»‎

‎‎

Un día después, el 11 de febrero, la portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Hua ‎Chunying, criticaba duramente los «errores» y «la irresponsabilidad» de Turquía [7].‎

Está demostrado que al menos 10 000 uigures implicados en actividades terroristas han sido ‎encarcelados. Pero nada respalda la afirmación sobre la supuesta existencia de entre uno y ‎‎3 millones de prisioneros uigures.‎

El 1º de junio de 2017 y el 13 de diciembre de 2018, el gobierno chino ya había divulgado ‎‎2 documentos, uno sobre Los Derechos Humanos en Xinjiang [8] y ‎otro sobre La Protección de la Cultura y el Desarrollo en Xinjiang [9].‎ ‎ ‎

Pero el Partido Comunista no sabe cómo lidiar con el islam político. Está abordando este asunto ‎desde su visión de un pasado particular, el de la Revolución Cultural y la ya abrogada prohibición ‎no sólo del islam sino de todas las religiones. Ahora, después de haber establecido una política de ‎libertad en ese aspecto, está viendo resurgir las divisiones de los tiempos de la Guerra Civil, ‎mientras se multiplican los atentados yihadistas [10]. El 1º de febrero de 2018, el Partido Comunista ‎emprendió en materia de religión una nueva política tendiente a asimilar el islam mediante la ‎supresión de ciertas prácticas particulares de esa confesión [11]. ‎Por ejemplo, los miembros del Partido deben dar el ejemplo negándose a consumir alimentos ‎‎halal [12]. Lo cierto es que, a pesar de la aplicación de esa política, en la región de Xinjiang ‎se mantienen abiertas no menos de 24 000 mezquitas para los 13 millones de musulmanes que ‎viven en esa parte de la República Popular China.‎

Hace 25 años que organizaciones uigures pretenden crear un Estado independiente. Primero ‎afirmaron que sería un Estado laico, ahora dicen que sería «islámico» (no en el sentido religioso ‎sino en el sentido político que la Hermandad Musulmana atribuye a ese término) y que ‎lo llamarían Turkestán Oriental, que es la apelación medieval de la región de Xinjiang. ‎Esas organizaciones contaron de inmediato con el apoyo de la CIA contra las autoridades de ‎Pekín.‎

En 1997 se creó el Movimiento Islámico del Turkestán Oriental (MITO), cuyos miembros iban a ‎formarse en Afganistán, con los talibanes y con ciertos elementos de al-Qaeda. Es un movimiento ‎surgido del islam político con financiamiento directo de la CIA.‎

En septiembre de 2004, Anwar YusufTurani fundó en Washington un «gobierno del Turkestán ‎Oriental en el exilio» que reconstituye la alianza del Kuomintang con el Dalai Lama y Taiwan, ‎como en tiempos de la guerra civil china de 1927-1950.‎

En noviembre de ese mismo año se crea en Munich un Congreso Mundial Uigur. RebiyaKadeer ‎se convertirá después en presidente de ese Congreso, que promueve un separatismo étnico.‎

Tanto el «gobierno del Turkestán Oriental en el exilio» como el Congreso Mundial Uigur son ‎financiados por la NationalEndowmentforDemocracy (NED), una agencia de los «Cinco Ojos» ‎‎ [13].‎ ‎ ‎ La región de Xinjiang fue teatro de graves desórdenes en febrero de 1997 y en julio de 2009. ‎Los manifestantes abogaban simultáneamente por el separatismo uigur, por el anticomunismo ‎del Kuomintang y el islam político. ‎

Pekín restableció la calma concediendo ciertos privilegios a los uigures, como eximirlos de la ‎política del hijo único, actualmente abandonada para todos los chinos [14].‎

Hoy en día, la inversión del estadounidense Erik Prince, fundador de la firma seguridad privada ‎Blackwater, en asociación con las autoridades de Xinjiang [15] ‎parece contradecir la campaña de Estados Unidos sobre la represión contra los uigures. Pero Erik ‎Prince, además de ser el principal hombre de negocios especializado en la creación de ejércitos ‎privados, es también el hermano de BetsyDeVos, secretaria de Educación de la administración ‎Trump. Los agentes de seguridad de Prince parecen ser más bien mercenarios que trabajan para la ‎milicia han de Xinjiang, denominada Bingtuan.‎

En los años 1990, cuando era el jefe de la Milli Gorus y alcalde de Estambul, el actual presidente ‎de Turquía, RecepTayyipErdogan, garantizaba una base de retaguardia a los movimientos ‎terroristas islamistas, tanto tártaros, como chechenos y uigures [16].‎

Ahora se plantea la cuestión de saber si la declaración turca contra la represión de los uigures ‎no pasa de ser una simple posición expresada para consumo de la opinión turca –para ‎no quedarse atrás en relación con los partidos de oposición– o si es una nueva política del Estado ‎turco, relacionada con las responsabilidades que antes ocupaba el presidente Erdogan en el ‎dispositivo terrorista de la CIA. ‎

El Movimiento Islámico del Turkestán Oriental estuvo muy activo durante la guerra contra Siria, ‎contando además con el respaldo de los servicios secretos turcos (MIT). Hace muchos meses que ‎‎18 000 uigures –entre los que se cuentan al menos 5 000 combatientes yihadistas– viven ‎apartados de otras poblaciones en al-Zambari, ciudad de la gobernación siria de Idlib. Esos uigures ‎se mantienen en al-Zambari, justo en la frontera con Turquía, con el apoyo de fuerzas especiales ‎de Alemania y Francia [17].‎

Mientras la administración Trump sigue enfrascada en su prueba de fuerza comercial con Pekín, ‎todo parece indicar que ha habido una reconciliación entre la CIA y Turquía, lo cual augura ‎nuevas acciones secretas contra China. ‎

NOTAS

[1] Los han son el grupo étnico y cultural mayoritario ‎en China (más del 90% de la población). Son además el grupo étnico más numeroso del mundo ‎‎(cerca del 20% de la población mundial). Nota de la Red Voltaire.

[2] “List of government bids related to re-education facilities”, Jamestown Foundation, 15 de mayo ‎de 2017.

[3] «Afirma ‎Washington que Pekín acaba de prohibir el Corán (sic)», Red Voltaire, 5 de octubre de 2017.

[4] «Occidente ‎asume la defensa de los islamistas chinos», ‎‎Red Voltaire, 16 de noviembre de 2018.

[5] Esa comisión fue ‎creada en 2001 y se compone de 15 miembros: 5 designados por el Senado, 5 designados por la ‎Cámara de Representantes y otros 5 designados por el gobierno federal. La administración no ha ‎designado personalidades para participar en esa comisión.

[6] «La Turquiecondamne la Chine», Réseau ‎Voltaire, 9 de febrero de 2019.

[7] “China ‎responds to Turkey”, Voltaire Network, 11 de febrero de 2019.

[8] “Human Rights in Xinjiang – ‎Development and Progress”, Voltaire Network, 1º de junio de 2017.

[9] “Cultural Protection and ‎Development in Xinjiang”, Voltaire Network, 13 de diciembre de 2018.

[10] «Yihadistas que regresan de Siria ya han ‎causado más de 150 muertes en China», ‎‎Red Voltaire, 3 de noviembre de 2014.

[11] “China revises regulation on ‎religious affairs”, Voltaire Network, 7 de septiembre de 2017.

[12] Se califican como halal los alimentos considerados aptos para el consumo de los ‎devotos del islam, en oposición a los alimentos y prácticas considerados haram, o sea ‎prohibidos.

[13] Los «Cinco Ojos» son una alianza militar creada durante la Segunda Guerra Mundial entre ‎Australia, Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda y el Reino Unido. Esa alianza controla el ‎sistema de intercepción de las comunicaciones mundiales conocido como Echelon y las acciones ‎de «promoción de la democracia».

[14] «¿Qué pasa en Xinjiang?», por DomenicoLosurdo, Red Voltaire, 12 de julio ‎de 2009.

[15] «El fundador de Blackwater invierte ‎en China», Red Voltaire, 7 de febrero de 2019.

[16] A raíz de su alianza con Rusia, ‎el presidente turco Erdogan ha suspendido su dispositivo de apoyo a los islamistas tártaros y ‎chechenos. Ver «Ucrania y Turquía han creado una brigada internacional islámica contra Rusia», por Thierry Meyssan, Televisión Nacional siria, ‎‎Red Voltaire, 15 de agosto de 2015.

[17] «Los 18 000 uigures de al-Qaeda en Siria», Red Voltaire, 19 de agosto de 2018.

Alta tensión entre India y Pakistán tras informar la Fuerza Aérea de la India el derribó a un F-16 pakistaní

Este jueves, el vicemarisca lKapoor de la Fuerza Aérea de la India (IAF, por sus siglas en inglés) ha anunciado ante los reporteros que un F-16 de la Fuerza Aérea de Pakistán fue derribado por un MiG-21 Bisonindio luego de incursionar en el espacio aéreo de la India.

Después de que el caza pakistaní fuera atacado por el MIG-21, este cruzó la Línea de Control, mientras estaba cayendo, y se estrelló en la parte de Cachemira administrada por Pakistán.

Asimismo, Kapoor ha añadido que el avión derribado era uno del grupo aéreo pakistaní que este 27 de febrero lanzó bombas contra las instalaciones militares en el territorio indio, pero no logró causar daños. La parte india también ha demostrado restos de uno de los misiles lanzados por un F-16 pakistaní durante el ataque.

Asimismo, Kapoor admitió que un MiG-21 indio fue derribado por la parte pakistaní, y los dos pilotos, tras catapultarse de la aeronave, cayeron en el territorio de Cachemira administrado por Islamabad y fueron “puestos en custodia” por el Ejército de Pakistán.

El día anterior, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la India ya anunció que sus Fuerzas Armadas derribaron un avión de combate pakistaní y, al mismo tiempo, reconoció haber perdido un MiG-21 en el país vecino.

Reportan un ataque de Pakistán contra poblados en la frontera con la India

Pakistán ha violado el alto el fuego en la frontera con la India con un ataque este jueves en contra de unos poblados en la región india de Cachemira, según informa ANI.

El reporte menciona disparos no provocados y un extenso uso de morteros contra la localidad india de Poonch, a menos de diez kilómetros de la Línea de Control que ‘de facto’ divide a ambos países.

De acuerdo con la agencia, el Ejército indio tomó represalias con el uso de artillería en una batalla que duró cerca de una hora. Trascendió que al menos otras dos violaciones similares de la tregua habrían ocurrido en las últimas horas de parte de Pakistán.

Grupos terroristas de Pakistán “reciben apoyo directo de aliados claves de EE.UU.”, sostiene analista político

“Jaish-e-Mohammad y otros grupos terroristas asentados en Pakistán reciben apoyo directo de aliados claves de EE.UU., inlcuyendo especialmente a Arabia Saudita”, sostiene Darius Shahtahmasebi, analista legal y politico de Nueva Zelanda, en un artículo de opinión para RT.

Entre otros ataques, a Jaish-e-Mohammad se le atribuye el atentadocontra un convoy policial que dejó decenas de muertos en la región india de Cachemira el pasado 14 de febrero.

Tras recibir reportes de Inteligencia sobre nuevos ataques planeados por esa organización terrorista en el territorio de la India, este 26 de febrero Nueva Delhi autorizó que 12 aviones de combate Mirage 2000 lanzaran bombas –con un peso total de 1.000 kilogramos– sobre “el mayor campo de entrenamiento” de ese gupo en el pueblo pakistaní de Balakot.

Un día más tarde Pakistán, que niega brindar albergue a Jaish-e-Mohammad, replicó con un ataque aéreo en Cachemira, en el cual dos aviones indios resultaron derribados y sus pilotos  fueron capturados.

La fuente más importante de financiamiento para los grupos terroristas

De acuerdo con Shahtahmasebi, EE. UU. tiene una “larga y documentada historia de respaldo a grupos terroristas pakistaníes y anti-iraníes, con base en zonas controladas por sunitas”.

En respaldo de su afirmación, el autor cita una ‘solicitud de acción’ –filtrada por Wikileaks– que documenta actividades de financiamiento ilícito a tales agrupaciones en Afganistán y Pakistán. Inicialmente, el documento señala que “ha sido un desafío constante persuadir a los funcionarios sauditas para que traten el financiamiento del terrorismo que emana de Arabia Saudita como una prioridad estratégica“.

“Aun así, los donantes de Arabia Saudita son la fuente más importante de financiamiento para los grupos terroristas sunitas en todo el mundo”, destaca el documento, agregando que ese país “sigue siendo una base de apoyo financiero fundamental” para Al-Qaeda, los talibanes, Lashkar-e-Taiba [organización terrorista con sede en Pakistán, que también está interesada en la región de Cachemira] y otros grupos terroristas”.

El apoyo de la Inteligencia de Pakistán

Según Shahtahmasebi, tanto Lashkar-e-Taiba como Jaish-e-Mohammad han recibido “un apoyo abrumador” de la Dirección de Inteligencia Inter-Servicios de Pakistán (ISI, por sus siglas en inglés) desde principios de los años noventa.

De hecho, continúa el autor, Lashkar-e-Taiba formó parte en el año 1993 del Consejo Unido de Jihad (United Jihad Council), un grupo coordinador para militantes islamistas que operaban en Cachemira. Y, al hacerlo, estableció una alianza directa con Jaish-e-Mohammad.

Según el Departamento de Estado de EE.UU., los dos grupos son casi idénticos.

La propia ISI de Pakistán fue el principal receptor de miles de millones en ayuda estadounidense, en particular bajo la administración de George W. Bush, señala Shahtahmasebi. Según el documento de Wikileaks, EE.UU. estaba consciente de que diversos elementos dentro de esa Dirección pakistaní mantenían vínculos con Lashkar-e-Taiba.

La solicitud de acción señala, además, que Catar, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos han brindado apoyo a Lashkar-e-Taiba y otros grupos terroristas que operan en la región. Todos estos países son aliados de Estados Unidos.

Otro documento de Wikileaks confirma que Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos han estado transfiriendo dinero directamente no solo a Lashkar-e-Taiba sino a Jaish-e-Mohammad.

El “juego de tira y afloja” de Arabia Saudita contra Pakistán

La financiación de Arabia Saudita a los citados grupos terroristas podría ser la razón por la que este país “fue bastante amplio en sus garantías a Islamabad de que no tenía que perseguir directamente a Jaish-e-Mohammad”, continúa Shahtahmasebi, “aun cuando el liderazgo del grupo aparentemente continúa viviendo cómodamente dentro de Pakistán”.

De acuerdo con el analista, Arabia Saudita quiere “ganarle a Pakistán en un juego de tira y afloja en el que Islamabad se encuentra en el centro”, por lo cual ha otorgado 10.000 millones de dólares para construir una refinería de petróleo en el puerto de Gwadar, que “en realidad pone el proyecto saudita mayor en la frontera iraní”.

Sin embargo, según el experto, “lo más inquietante” son los rumores que Arabia Saudita podría obtener armas nucleares de Pakistán, tras firmar una serie de acuerdos de inversión por un valor de 20.000 millones de dólares con ese país.

“Si no es suficientemente malo que India y Pakistán tengan armas nucleares y ahora estén potencialmente lanzando cada uno ataques aéreos en el territorio del otro, la idea de que estas armas apocalípticas puedan algún día terminar en manos del Reino de Arabia Saudita –país que actualmente desencadena una guerra genocida en Yemen y respalda a yihadistas conocidos en toda la región, mientras constantemente amenaza con la guerra a Teherán–, no es nada menos que un suicidio“, concluye Shahtahmasebi.

Análisis: India y Pakistán al borde de una nueva guerra, ¿por qué ahora?

Alberto García

Mientras los principales medios de masas se la pasan hablando del teatro de la oposición en Venezuela, dos potencias nucleares están viviendo una escalada de tensiones que no se daba en décadas. India y Pakistán están al borde de una nueva guerra, pero ¿por qué ahora?

El pasado 26 de febrero aviones indios se adentraron 80 kilómetros en territorio pakistaní en el marco de una operación antiterrorista para bombardear un campamento del grupo yihadista Jaysh -e- Mohammed, que menos de dos semanas atrás había cometido en Pulwama el atentado más letal contra fuerzas indias en décadas. Murieron 42 soldados, y supuso el punto de inflexión en una guerra asimétrica que Pakistán lleva realizando desde 2003 contra India a través de grupos islamistas y separatistas en la región disputada de Jammu y Cachemira.

A pesar de que India justificó la violación de la soberanía territorial de Pakistán con que se trataba de una operación anti-terrorista, el gobierno pakistaní vio la operación como una agresiónque no se daba desde la guerra de 1971; ni siquiera durante la guerra de Kargil en 1999 aviones indios entraron en territorio pakistaní. Esa misma noche, el ejército de Pakistán inició una serie de ataques a lo largo de la frontera militar que divide ambos países, iniciando una escalada de hostilidades que, en este momento, no sabemos cómo puede terminar. Ambos países ya han perdido un avión de combate cada uno, y las fuerzas pakistaníes tienen como rehén a un piloto indio.

El origen del conflicto: La descolonización británica

Sin embargo, para entender el conflicto actual debemos remontarnos a 1947.

Las tensiones actuales entre India y Pakistán se deben a una disputa por los territorios de Jammu y Cachemira (J&C) que surge con la descolonización británica en 1947.

Los líderes del Jammu y Cachemira querían que ese territorio se mantuviese independiente de India y Pakistán, algo que fue posible gracias a la Ley de Independencia de la India del Parlamento británico, que aprobaba la descolonización de los territorios.

Su gobernador Hari Singh, sin embargo, debido a que era hindú, quiso integrar el territorio en India. Esto provocó que las tribus pastún de Pakistán invadiesen el territorio, de mayoría musulmana, iniciando así la primera de las cuatro guerras indo-pakistaníes.

Cuando las tropas de Hari Singh estaban siendo derrotadas por las tribus pakistaníes, éste firmó el 26 de octubre de 1947 el ‘Instrumento de Adhesión’, que convertía oficialmente el territorio de Cachemira en parte de la India.

Tras esto, las fuerzas indias entraron en Jammu y Cachemira para frenar el avance pakistaní. La contienda se saldó con una victoria de las fuerzas indias que sufrieron menos bajas, menos heridos y mantuvieron el control de dos tercios de Jammu y Cachemira.

Los ciudadanos musulmanes de esta zona pasaron a una posición secundaria en la sociedad debido a la exaltación del nacionalismo hindú que promovía y sigue promoviendo India. Esto lo aprovechó Pakistán para comenzar su injerencia a través del apoyo de insurgentes en los territorios indios de la región.

En 1971 India utilizó la misma táctica contra Pakistán, apoyando a movimientos independentistas y explotando un conflicto que terminaría en una guerra y la creación del nuevo estado de Bangladesh en territorios que habían sido pakistaníes. Esta guerra llevó las relaciones de India y Pakistán a un punto irreconciliable y forzaron la creación de la ‘Línea de Control’, una frontera militar de más de 700 kilómetros de largo que divide el territorio de Jammu y Cachemira entre la zona india y la zona pakistaní.

Pakistán nunca aceptó las derrotas de 1947, 1965 y 1971, por lo que a finales de los años 80 y principios de los 90 se lanzó a apoyar grupos integristas islámicos inspirados en los muyahidines afganos como una fuerza de choque contra la presencia hindú en las regiones disputadas.

Cuando las tensiones parecía que no podían ir a más, hubo un nuevo repunte en 1999 cuando soldados pakistaníes y grupos integristas se infiltraron en Kargil, Cachemira India, e iniciaron una nueva guerra que duraría hasta el alto el fuego de 2003.

El alto el fuego de 2003 supuso la apertura de rutas que unían por primera vez las dos Cachemiras con la repercusión positiva en la economía que ello suponía, pero más allá de eso, no sirvió para nada.

Aprovechando el alto el fuego y las condiciones del mismo, Pakistán decidió pasar de la guerra convencional a la guerra asimétrica, supliendo su inferioridad militar con el apoyo a la insurgencia islamista anti-hindú y pro-pakistaní de Jammu y Cachemira. De este modo, encontramos que a pesar del alto el fuego, India y Pakistán no dejaron de seguir en una guerra limitada con escaramuzas constantes donde no buscan grandes victorias, sino el desgaste mutuo.

Para entender la inutilidad del alto el fuego de 2003, basta con mirar los datos. En 2017 india violó el alto el fuego alrededor de 1.300 veces. Al año siguiente, en 2018, Pakistán violaría el alto el fuego 2.936 veces, llevando las hostilidades a un punto que no se veía en 15 años y que causaron 61 muertes.

Los grupos terroristas que operan en Pakistán

Aunque Pakistán lo niega, su inteligencia, los Inter-Servicios de Inteligencia (ISI), está estrechamente ligada a grupos islamistas, separatistas y de la órbita de al-Qaeda.

Hizbul Mujahideen (Partido de los Guerreros Sagrados), un grupo que aunque separatista rechaza el nacionalismo y la democracia y busca crear un califato islámico en Jammu y Cachemira, está estrechamente ligado al Estado Islámico, y desde su origen en 1989 cuenta con la complicidad del gobierno pakistaní. Diversos académicos apuntan que Hizbul Mujahideen fue una iniciativa del partido islamista similar a la versión pakistaní de los Hermanos Musulmanes Jama -e- Islami para combatir la narrativa del Frente de Liberación de Jammu y Cachemira; de ideología secular y enfrentado tanto a la ocupación india como pakistaní.

Pero Hizbul Mujahideen no es el único grupo terrorista ligado a Pakistán. Jaysh -e- Mohammed (el Ejército de Mahoma), un grupo ligado a al-Qaeda y el más letal de todos los que operan en J&C también tiene conexiones innegables con Pakistán.

Aunque Pakistán asegura haber ilegalizado al grupo terrorista Jaysh -e- Mohammed después de que éste atacase el parlamento indio en 2001, a niveles prácticos esto no ha pasado. El grupo todavía opera en territorio pakistaní bajo distintos nombres, y cuenta con bases, campos de entrenamiento y una extensa red de madrasas y organizaciones de caridad con las cuales financiarse y captar nuevos combatientes.

La permisividad de Pakistán con estos grupos le ha supuesto el aislamiento respecto a sus vecinos Afganistán e Irán, pero sigue manteniéndolos como una herramienta para desestabilizar el territorio disputado con India y aumentar las tensiones regionales hasta un punto en el que sean insostenibles para el gobierno indio.

Las políticas de India tampoco han ayudado a la estabilización de Jammu y Cachemira, con unas políticas supremacistas hindúes que maltratan a la población musulmana autóctona.

El conflicto y la tensión siempre han estado presentes, pero cuando en 2014 Narendra Modi asumió el cargo de Primer Ministro tras la victoria de su partido de corte al derechista y ultra-nacionalista Bharata Janata Party (BJP), la violencia comenzó a aumentar en la regiónhasta unas cifras que no se daban desde la guerra.

En 2016 la situación era tal que Jaysh -e- Mohammed, bajo la sombra del ISI Pakistaní, cometió un atentado contra una base militar indiaen Uri que causó la muerte de 17 soldados. Se trató de uno de los ataques más duros que recibía India en años, por lo que el país no dudó en realizar una respuesta quirúrgica por tierra contra la organización. Cualquier posibilidad de dialogo con Pakistán quedó claro que no se daría, y Modi aseguró en un discurso posterior que “nunca olvidarán” el ataque de Uri, por el cual responsabiliza a Pakistán; calificando al país como “una nación que exporta terroristas”.

El conflicto no dejó de escalar, y en 2017 una serie de protestas anti-indias en Cachemira derivaron en unos índices de violencia similares a los de un conflicto armado. Murieron casi 300 personas entre militantes islamistas, separatistas, civiles y fuerza de seguridad indias. Más de 15.000 resultaron heridas.

Cachemira no vivía tanta violencia desde 2010, cuando unas revueltas independentistas terminaron con 112 muertos.

El respaldo de Pakistán y los abusos de India son el caldo de cultivo perfecto para el auge de grupos extremistas que embaucan con cada vez más facilidad a los jóvenes musulmanes de Jammu y Cachemira, que se sienten humillados y maltratados por los nacionalistas hindúes.

El 14 de febrero, como en 2016, Jaysh -e- Mohammed cometió el atentado más violento que sufrían las fuerzas indias en décadas. Como entonces, India respondió con una operación anti-terrorista, pero violando la soberanía territorial de Pakistán con aviones de combate; como no sucedía desde 1971.

¿Hacia una nueva guerra entre dos potencias nucleares?

Marx decía: “La historia se repite dos veces: la primera como tragedia, la segunda como farsa”.

Ahora, siete décadas después, y como si no hubiesen aprendido de las experiencias anteriores, Pakistán y la India vuelven a escalar tensiones amenazando con una quinta guerra. Pero esta vez, lo hacen con arsenales nucleares.

A India no le interesa una guerra. Un conflicto armado lo único que conseguiría es provocar una recesión en el crecimiento económico que vive el país y una mayor inestabilidad en Jammu y Cachemira, que ya de por sí cuenta con una insurgencia imposible de controlar sin cometer masacres contra civiles.

Pero Narendra Modi, siempre se ha presentado como el hombre fuerte, que ante la amenaza saca músculo y defiende los intereses de India sobre todo lo demás. No reaccionar al ataque pakistaní, supondría ser el débil; algo que no se puede permitir a 2-3 meses de las elecciones.

Pakistán atacó a India para evitar el descrédito de aceptar que otro país viole su soberanía territorial con aviones de combate. Sin embargo, con ese movimiento, solo se ha enfangado aún más forzando un conflicto inasumible para su economía. El apoyo al terrorismo ha aislado a los pakistaníes, y su frágil economía apenas podría soportar unas pocas semanas de guerra convencional. Por eso amenaza con utilizar el armamento nuclear si no hay negociaciones para reducir tensiones.

Lo que suceda en las próximas horas será determinante para saber si todo queda en nada o si hablamos de una nueva guerra. El Primer Ministro pakistaní, Imran Khan, llama a la paz y el dialogo, mientras que su contra-parte india, Narendra Modi, mantiene una postura intransigente y anuncia nuevas operaciones contra Pakistán.

De momento continúan los pequeños enfrentamientos en la ‘Línea de Control’. Hay alerta máxima en Karachi, Pasni, Sindh, Sialkot y todas las bases aéreas pakistaníes. Los civiles de Cachemira que viven cerca de la ‘Línea de Control’ están evacuando sus casas. India ha comenzado a construir 14.000 búnkeres para no tener que evacuar a toda la población.

Y mientras, los más radicales, cegados por las llamas de la guerra, piden violencia. Piden una guerra a dos países que juntos suman casi 300 cabezas nucleares.

Lo que parecía una operación anti-terrorista perfecta para las fuerzas indias y una jugada electoral inmejorable, pronto ha degenerado en la escalada de tensiones de un conflicto sin solucionar… y sin aparente solución.

La politización de la operación por parte del partido del Primer Ministro indio y que no hayan mostrado todavía pruebas que confirmen el éxito del bombardeo, incluso, hacen que la gente realmente se esté llegando a cuestionar la versión oficial.

Lo que pase en las próximas 48 horas determinará si esta farsa se convierte en tragedia. Mientras, solo cabe confiar en la contención de ambos países y los llamamientos a des-escalar la tensión y recuperar la estabilidad en la ‘Línea de Control’. Porque en palabras de Bertrand Rusell, una guerra no determina quién tiene razón; solo quién queda.

ELESPIADIGITAL.COM

Trump y Kim no logran un acuerdo en la cumbre de Hanói

HANÓI (Sputnik) — La segunda cumbre entre los presidentes de EEUU y Corea del Norte, Donald Trump y Kim Jong-un, terminó sin un acuerdo, aunque las partes quedaron en mantener más reuniones en el futuro, declaró la Casa Blanca.

“Los dos líderes discutieron varias vías para sacar adelante la desnuclearización y las cuestiones económicas relacionadas. No se llegó a un acuerdo esta vez, pero sus respectivos equipos esperan mantener reuniones en el futuro”, declaró la portavoz del gobierno estadounidense, Sarah Sanders, al término del encuentro.

Por su parte el presidente de EEUU, Donald Trump, declaró que el líder norcoreano, Kim Jong-un, le prometió que no realizaría ensayos nucleares.

“Dijo que no va a realizar pruebas de cohetes o misiles ni algo que tenga que ver con la energía nuclear”, afirmó Trump en una rueda de prensa al término de su cumbre con Kim en la capital de Vietnam.

El mandatario estadounidense añadió que quiere mantener buenas relaciones con Corea del Norte.

“Simplemente nos gustamos uno al otro… hay un calor que tenemos y espero que esto persista”, afirmó Trump.

Asimismo el presidente estadounidense declaró que las sanciones norteamericanas impuestas a Corea del Norte continuarán en vigor.

“En general, [Corea del Norte] querría que se levanten todas las sanciones, no podíamos hacerlo. Estaba dispuesta a desnuclearizar una gran parte de las zonas que querríamos, pero no podíamos anular todas las sanciones por ello”, dijo a la prensa.

Preguntado, si EEUU mantiene las sanciones a Corea del Norte, el presidente estadounidense confirmó: “están en vigor”.

Precisó que Corea del Norte estaba dispuesta a desmantelar el complejo nuclear Yongbyon a cambio de levantamiento de las sanciones.

Kim “lo habría hecho, pero a cambio quiere levantar las sanciones, y como saben, además de ese [complejo] aún queda mucho, así que pensé que eso no habría estado bien (…), esta instalación es muy grande, pero [desmantelarla] no es suficiente para lo que hacemos (…) querríamos más”, señaló el presidente estadounidense.

Trump se negó a hablar de la posibilidad de fortalecer las sanciones a Pyongyang, al subrayar que ya “son fuertes”.

El presidente de EEUU se mostró convencido de que expertos estadounidenses podrán inspeccionar con éxito los sitios nucleares en el territorio de Corea del Norte.

“Podríamos hacerlo fácilmente, tenemos tecnologías para ello”, dijo Trump respondiendo a una periodista de Sputnik.

El mandatario agregó que EEUU tiene información sobre sitios y objetivos nucleares en Corea del Norte que no son del dominio público.

“Podríamos realizar inspecciones, creemos que de manera muy exitosa”, reafirmó.

Además El presidente de EEUU destacó el papel de China y Rusia en la resolución del problema de Corea del Norte.e

“China es el mayor donante de Corea del Norte, hasta el 93% de la ayuda a Corea del Norte procede de China, que tiene un gran prestigio y ayuda mucho [en la resolución], Rusia también ayuda mucho en este proceso”, aseveró Trump en una rueda de prensa.

La reunión finalizó un par de horas antes de lo previsto, por lo que la rueda de prensa final fue adelantada de las 16.00 horas locales a las 14.00 (07.00 GMT).

Donald Trump y Kim Jong-un se dieron cita por primera vez el 12 de junio pasado en Singapur.

En aquella reunión histórica, los dos líderes se comprometieron a trabajar para la desnuclearización de la península de Corea y la normalización de las relaciones bilaterales.

La segunda cumbre bilateral se desarrolló en Hanói el 27 y el 28 de febrero.

Kim propuso a Trump desnuclearización a cambio del cese de sanciones, pero EE.UU. “no pudo aceptarlo”

“Hemos pensado que no era muy apropiado firmar algo”, ha explicado el presidente de EE.UU., Donald Trump, en referencia a la declaración no suscrita.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, en el marco de una rueda de prensa después de las negociaciones con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha anunciado que EE.UU. ha decidido no firmar una declaración conjunta con Corea del Norte, documento que recogería los resultados de la segunda cumbre entre los dos líderes que se ha finalizado más pronto de lo previsto.

“Hemos pensado que no era muy apropiado firmar algo”, ha explicado el mandatario estadounidense en referencia a la declaración no suscrita, al añadir que la parte norcoreana insistía en que “las sanciones se levantaran completamente, pero no podíamos hacer eso”.

“A veces te tienes que marchar. Y esta era una de esas ocasiones”, ha agregado Trump.

El presidente de EE.UU. ha explicado que lo ofrecido por el líder norcoreano a cambio de levantar las sanciones no satisface los intereses de Washington. “Kim propuso desmantelar el complejo nuclear de Yongbyon a cambio del levantamiento de nuestras sanciones, pero no podíamos aceptarlo”, ha reiterado el mandatario estadounidense. Ha agregado que aunque esta central nuclear es “muy grande” no es “lo suficientemente grande”.

“Él quiere desnuclearizar pero solo quiere hacerlo en áreas que sonmenos importantes que las zonas que queremos”, ha explicadoTrump.

“Conocemos muy bien el país. Conocemos cada centímetro de este país. Tenemos que conseguir lo que tenemos que conseguir“, ha aseverado el mandatario de EE.UU. en referencia a una desnuclearización “completa, verificable e irreversible”.

¿Una reunión productiva?

A pesar de no firmar el documento conjunto, el mandatario ha indicado que la reunión con Kim en esta segunda cumbre ha sido “productiva” y que el líder norcoreano le ha prometido no llevar a cabo pruebas de misiles en el futuro.

Además, ha indicado que el encuentro ha transcurrido en un ambiente “muy amigable”. “Nos gustamos uno a otro”, ha agregado en referencia al líder norcoreano.

Asimismo, Trump ha asegurado que Estados Unidos podría realizar inspecciones a los sitios nucleares norcoreanos de manera exitosa.

“Podremos hacerlo muy fácilmente. […] Las inspecciones en Corea del Norte se llevarán a cabo si hacemos algo con ellos, tenemos un calendario”, ha indicado el presidente. Ha señalado que la parte estadounidense tiene conocimiento de algunos sitios nucleares norcoreanos que “la gente no conoce”. “Podríamos hacer inspecciones —pensamos— de una manera muy exitosa”, ha concluido Trump.

“Kim no estaba preparado”

En el marco de la misma rueda de prensa, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, ha comentado los resultados de reciente reunión de Trump y Kim. Según sus declaraciones, el líder de Corea del Norte se negó a dar más pasos hacia la desnuclearización.

No logramos algo que finalmente tuviera sentido para Estados Unidos”, ha señalado Pompeo. “Le pedimos [a Kim] que hiciera más. No estaba preparado“, ha reiterado al añadir que “sigue siendo optimista”.

La rueda de prensa del presidente de EE.UU. se ha celebrado dos horas más pronto de lo previsto. Poco antes, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, a través de un comunicado ha anunciado que los líderes no lograron llegar a un acuerdo tras su reunión cara a cara seguida por negociaciones en un formato ampliado con la participación de miembros de delegaciones de ambos países en el hotel SofitelLegendMetropole en la capital vietnamita, Hanói.

En este sentido, el experto en asuntos del nordeste asiático, Santiago Castillo, ha dicho a RT que a pesar del “fracaso” de la segunda cumbre entre Trump y Kim hay que ser optimistas en lo que se refiere a una posible tercera cumbre bilateral.

Según el analista, ambos líderes necesitan que el proceso —que pusieron en marcha en su primer encuentro en Singapur en junio pasado— dé resultados: el presidente de EE.UU. lo necesita en las vísperas de las presidenciales del 2020 y el líder de Corea del Norte para seguir con el culto a su personalidad y mostrar sus habilidades diplomáticas.

Otra “gran reunión”

Este 27 de febrero, el presidente de EE.UU. calificó de “grande” su encuentro con el mandatario de Corea del Norte, celebrado la misma jornada en la capital vietnamita. Asimismo, Trump añadió que era “un honor” para él reunirse con el líder norcoreano.

Kim Jong-un, por su parte, calificó aquella conversación con el mandatario estadounidense de “muy interesante”. Resaltó que el presidente norteamericano “demostró su coraje” al participar en este encuentro.

El líder de país asiático destacó que EE.UU. y Corea del Norte están superando la desconfianza y los problemas de manera conjunta.

Después de un primer saludo, los líderes se reunieron cara a carapara mantener una conversación, tras lo cual compartieron una cena en el hotel SofitelLegendMetropole.