Irán lanza con éxito un misil de crucero desde un submarino

alt

La Armada de Irán ha lanzado con éxito un misil de crucero desde el submarino ‘Qadir’ durante el tercer día de maniobras en el estrecho de Ormuz.

“En el tercer día de los ejercicios, un submarino de la Marina iraní de la clase Qadir lanzó con éxito un misil de crucero antisuperficie”, informa este domingo la agencia persa de noticias Tasnim.

Otros submarinos semipesados de fabricación nacional, entre ellos Tareq y Fateh, también tienen la capacidad de lanzar misiles de crucero, agrega la citada fuente sin ofrecer más detalles al respecto.

El lanzamiento de misiles de crucero, prosigue, no puede ser detectado por los enemigos, mientras que existe la posibilidad de que los submarinos lanzadores sean detectados al disparar torpedos, que tienen un alcance comparativamente más corto.

En el tercer día de los ejercicios, un submarino de la marina iraní de la clase Qadir lanzó con éxito un misil de crucero antisuperficie”, informa la agencia persa de noticias Tasnim.

Los ejercicios militares a gran escala, bautizados como Velayat 97, comenzaron el viernes en las aguas del sur del país, que se extiende desde el estrecho de Ormuz hasta el mar de Omán y el norte del océano Índico.

Irán realiza con regularidad maniobras en esta zona y vela por la seguridad de estas aguas. El estrecho de Ormuz, que conecta el golfo de Omán con el Golfo Pérsico, es una de las rutas de petróleo más importantes del mundo, y por el pasa más de un tercio del crudo transportado por vía marítima.

El principal objetivo de las maniobras Velayat 97 es poner en práctica planes diseñados para enfrentar cualquier amenaza, demostrar el poder militar, evaluar la preparación de las Fuerzas Armadas a fin de aumentar sus habilidades para garantizar la seguridad en las áreas marítimas, ha señalado el comandante de la Fuerza Naval del Ejército de Irán, el almirante Hosein Janzadi.

VIDEO

Irán prueba misiles Qadir y Qader en el Golfo Pérsico

Irán está preparado para defender sus costas de cualquier agresor. Las Fuerzas Armadas marcan el segundo día de ejercicios navales en las aguas del sur del país.

Irán hace gala de su alta preparación defensiva en el segundo día de las maniobras navales a gran escala que se llevan a cabo en el sur del país.

Los ejercicios “Velayat 97” se realizan en el Golfo Pérsico y el mar de Omán, y se extienden hasta el océano Índico. En total, cubren dos millones de kilómetros cuadrados.

Son tres días de maniobras en las que se implicarán más de 100 unidades navales: submarinos, buques de guerra, aviones de reconocimiento y patrulla marítima, bombarderos, helicópteros y drones (aviones no tripulados).

Además, participan por primera vez el submarino Fateh y el destructor Sahand. Ya se han realizado operaciones marítimas y terrestres para la reconquista de los territorios ocupados por el enemigo, así como el lanzamiento de misiles y torpedos de diversos tipos.

Desde tierra, mar y aire se lanzaron misiles crucero de largo alcance Qadir y Qader, de fabricación nacional. El misil Qadir tienen un rango de 300 kilómetros y el misil Qader 250.

Irán realiza con regularidad maniobras en esta zona y vela por la seguridad de estas aguas. El estrecho de Ormuz, que conecta el golfo de Omán con el Golfo Pérsico, es una de las rutas de petróleo más importantes del mundo, por la que pasa más de un tercio del crudo transportado por vía marítima.

ELESPIADIGITAL.COM

Yihadismo y alta traición

alt

Los europeos que fueron estimulados a irse a la guerra contra Siria junto a los ‎mercenarios pagados por Occidente no pueden ser acusados ahora de «connivencia ‎con el enemigo» ni de alta traición ya que pueden alegar que en su momento gozaron ‎del apoyo de la OTAN y de los países miembros de esa alianza militar. Los Estados ‎europeos no podrán juzgarlos sin examinar la responsabilidad fundamental de ‎sus propios gobiernos y dirigentes en la guerra contra Siria. ‎

El presidente estadounidense Donald Trump ha solicitado a sus aliados occidentales que repatrien ‎a sus yihadistas hechos prisioneros por la Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) y que los juzguen en ‎sus propios países. El Reino Unido se opone y Francia sólo se plantea la posibilidad de analizar ‎cada caso por separado. ‎

Al retirarse de Siria, Estados Unidos reconoce que las FDS no son un ejército propiamente dicho ‎sino sólo un grupo armado bajo control estadounidense. También reconoce que no existe ‎en suelo sirio ningún Estado kurdo y que lo que algunos llamaron «Rojava» es sólo una ficción ‎creada para consumo de los periodistas. Por consiguiente, la «justicia kurda» fue sólo un ‎invento y los medios para aplicar sus supuestas decisiones van a desaparecer en cuestión de ‎semanas. El resultado es que los islamistas detenidos por las FDS tendrán que ser liberados o entregados a la ‎República Árabe Siria, que los juzgará según sus propias leyes –leyes que por cierto se derivan del ‎derecho francés. La diferencia reside en que las leyes sirias incluyen la pena de muerte, a la cual ‎los europeos se oponen hoy en día. ‎

En derecho, los ciudadanos de países europeos que se unieron a la yihad en Siria cometieron un ‎acto de «connivencia o asociación con el enemigo» y, eventualmente, cometieron un crimen de ‎‎«alta traición» al combatir contra intereses europeos. Sin embargo, debido a los actos ‎cometidos por los mismos Estados occidentales durante esta guerra contra Siria, ningún yihadista ‎occidental será condenado bajo esos cargos en su propio país. ‎

El fin de esta guerra nos devuelve a la realidad. Durante 8 años, los países europeos fingieron ‎descubrir sorprendidos una «revolución» popular contra una «dictadura alauita». Pero ‎los actos cometidos por los Estados europeos son ahora fáciles de exponer y las pruebas son ‎innumerables. Y esos actos no coinciden con la narración anterior. Potencias europeas ‎prepararon, desde 2003, los acontecimientos que comenzaron en 2011 y los organizaron hasta ‎este momento [1]. Esta guerra se ha prolongado tanto que las mentiras han ido saliendo ‎a la luz. ‎

Si yihadistas europeos llegasen a ser juzgados por «connivencia con el enemigo» o por ‎alta traición, los tribunales podrían condenarlos solamente por las atrocidades que cometieron ‎contra los sirios y, eventualmente, por los crímenes cometidos en sus propios países contra ‎sus conciudadanos –y aún esto último teniendo en cuenta que el fanatismo no es un delito. ‎Pero esos mismos tribunales tendrían que llegar a la conclusión de que sólo los dirigentes ‎occidentales tendrían que ser juzgados por alta traición. ‎

Primero que todo, tenemos que precisar que la objeción según la cual los grupos yihadistas como ‎al-Qaeda y el Emirato Islámico (Daesh) no pueden considerarse Estados reconocidos simplemente ‎no se sostiene. Es evidente que organizaciones que disponen de medios militares de tanta ‎envergadura no podrían existir sin el respaldo de Estados. ‎

Veamos, por ejemplo, cómo podría armarse en Francia un alegato en defensa de esos ‎fanáticos:‎

Los yihadistas son soldados y no pueden ser considerados traidores

1. Los acusados no hicieron más que actuar a pedido del gobierno francés cuando se fueron a ‎luchar contra la República Árabe Siria y su presidente, Bachar al-Assad. Las autoridades francesas ‎siempre han calificado la República Árabe Siria de «dictadura alauita», llegando incluso a lanzar ‎llamados a asesinar al presidente Bachar al-Assad. ‎

Por ejemplo, el actual presidente del Consejo Constitucional de Francia, Laurent Fabius, declaró, ‎cuando era ministro de Exteriores, que «después de haber oído los testimonios estremecedores de ‎las personas aquí (…) cuando oímos esto, y estoy consciente de la fuerza de lo que estoy diciendo, ‎el señor Bachar al-Assad no debería estar sobre la tierra», palabras particularmente fuertes ‎viniendo del ministro de un país que abrogó la pena de muerte. ‎

Para que no hubiese confusión y que se entendiera bien que esa invitación al asesinato no se ‎dirigía sólo a los sirios sino a todos los franceses, la ciudad de París organizó, por iniciativa de su ‎alcaldesa, la señora Anne Hidalgo, una jornada de solidaridad con la oposición siria, abriendo incluso una oficina de reclutamiento al pie de la torre Eiffel, que fue por demás ampliamente ‎mencionada en la prensa. ‎

Ese respaldo se hizo después menos visible y, a partir de 2016 –o sea, 5 años después del inicio ‎de la guerra contra Siria– las autoridades francesas comenzaron a tomar medidas para detener ‎las salidas hacia Siria. Pero nunca contradijeron sus declaraciones anteriores, así que ‎los acusados podían pensar que Francia sólo estaba tratando de adaptarse a sus obligaciones ‎internacionales pero que no había cambiado de posición sobre la legitimidad de tal acto. ‎

2. Todos los acusados gozaron de la ayuda indirecta del gobierno francés mientras participaban ‎en la yihad.Los grupúsculos yihadistas que operan contra Siria fueron armados y financiados ‎desde el exterior. Las licitaciones del Pentágono demuestran que Estados Unidos creó canales ‎permanentes para enviar armas a los yihadistas que operaban en Siria [2]. Gracias a las investigaciones de la prensa ‎no alineada, hoy está demostrado –con pruebas indiscutibles– que varias decenas de miles de ‎toneladas de armas fueron enviadas ilegalmente a los yihadistas que operaban en Siria durante la ‎operación llamada TimberSycamore, operación que se inició bajo control de la CIA para pasar ‎después a manos del fondo de inversiones privado KKR [3]. En ese ‎tráfico ilegal de armas participaron al menos 17 países, entre ellos Alemania y Reino Unido. ‎La participación directa de Francia no ha podido comprobarse, pero sí está demostrado que ‎Francia está implicada en la repartición y la entrega de ese armamento a través del LandCom (el ‎Mando de las Fuerzas Terrestres) de la OTAN. ‎

3. Los acusados que pertenecieron a grupos vinculados a al-Qaeda tuvieron ayuda directa del ‎gobierno francés. El 14 de julio de 2014, el embajador sirio, Bachar al-Jaafari, entregó al ‎Consejo de Seguridad de la ONU una carta que así lo demuestra. Fechada el 14 de enero ‎de 2014 y firmada por el “comandante en jefe” del “Ejército Sirio Libre” (ASL), esa carta expone ‎la repartición de las municiones que Francia ofreció a los yihadistas y precisa que el gobierno ‎francés asignó la tercera parte de esas municiones al “Ejército Sirio Libre” mientras que el resto –‎dos terceras partes– debía ser entregado a al-Qaeda –al llamado “Frente al-Nusra”. No está ‎demás recordar que Laurent Fabius, el entonces ministro de Exteriores de Francia, había declarado ‎que «al-Nusra está haciendo un buen trabajo» [4]. ‎

Por lo tanto, los yihadistas que obedecieron instrucciones del gobierno francés y que recibieron ‎indirectamente armas y directamente municiones del Estado francés no pueden ser acusados ‎ahora de «connivencia con el enemigo» ni de alta traición. ‎

Son los dirigentes europeos quienes traicionaron a sus países

Sin embargo, los dirigentes franceses –quienes clamaban públicamente su respeto por los ‎derechos humanos… mientras que respaldaban a los yihadistas en secreto– tendrían que ‎rendir cuentas ante los tribunales. Y también tendrían que explicar de qué manera la República ‎Árabe Siria –que ellos designan como «enemigo» de Francia– ha perjudicado los intereses de los ‎franceses. ‎

Al principio del conflicto, se oía decir frecuentemente que –en 1981–, o sea durante la ‎guerra civil libanesa, Siria había hecho asesinar al embajador francés Louis Delamare. Además de ‎que 30 años transcurrieron entre ese asesinato y el inicio de la guerra contra Siria, está también ‎el hecho que Francia respondió en aquella época con la realización de un atentado dinamitero ‎contra la oficina nacional de inscripción militar en la capital siria –con un saldo de 175 muertos–, ‎hecho que fue incluso reivindicado después por el almirante Pierre Lacoste, quien era director de la DGSE (el ‎espionaje francés) en el momento de los hechos.‎

También se ha dicho que la República Árabe Siria perjudicó los intereses franceses con el asesinato ‎del ex primer ministro libanés Rafic Hariri. Francia apoyó, y todavía apoya, una entidad híbrida‎ ‎llamada «Tribunal Especial para el Líbano», creada expresamente para juzgar a Emile Lahoud –‎presidente del Líbano en el momento del asesinato de Rafic Hariri– y al presidente sirio Bachar al-‎Assad. Pero esa entidad –que hace simultáneamente el papel de fiscal y de juez– retiró sus ‎acusaciones después de haber quedado demostrado que aquellas acusaciones se basaban en ‎declaraciones de testigos falsos, pagados por los acusadores. Exceptuando a los empleados de ‎ese “Tribunal”, ya nadie cree en aquellas acusaciones falsas, ni siquiera los hijos de la víctima, ‎al extremo que Bahaa Hariri, el hijo mayor de Rafic Hariri, sostuvo en enero un caluroso ‎encuentro en Damasco con el presidente Bachar al-Assad. ‎

Empeñados en hacer la guerra a un país amigo –Siria– los dirigentes franceses no vacilaron en ‎aportar su apoyo a los yihadistas. Al hacerlo, no sólo ensuciaron la imagen de Francia en el ‎mundo. También afectaron los intereses del pueblo francés ya que pusieron fin a una ‎colaboración muy fructuosa en materia de antiterrorismo y se pusieron deliberadamente ‎del lado de los terroristas. Algunos de sus protegidos ya han logrado regresar a Francia por ‎propia iniciativa y han cometido atentados en suelo francés. ‎

Esos dirigentes de Francia deben ser llevados ante los tribunales como cómplices de las ‎organizaciones terroristas que han perpetrado atentados en suelo francés, y por connivencia con el ‎enemigo y alta traición. ‎

NOTAS

[1] Ver Sous nos yeux. Du 11-Septembre à Donald Trump, éditions Demi-lune, 2017. ‎ Libro disponible también en inglés, español, italiano, ruso(por el momento agotado), en turco y ‎próximamente en árabe.

[2] «Desde Camp Darby, armas estadounidenses para la guerra contra Siria y Yemen», por Manlio Dinucci, ‎‎Il Manifesto (Italia), Red Voltaire, 19 de abril de 2017.

[3] «Armamento por miles de millones de dólares utilizado contra Siria», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 18 de julio de 2017.

[4] Esta frase del ministro de Exteriores francés ‎incluso aparece citada en «Pressionmilitaire et succèsdiplomatiquepour les rebellessyriens» (En español, “Presión militar y éxito ‎diplomático para los rebeldes sirios”), por IsabelleMaudraud, Le Monde, 13 de diciembre ‎de 2012.

ELESPIADIGITAL.COM

Las ’10 crisis globales’, según los intereses de Soros e International Crisis Group

Alfredo Jalife-Rahme

Suena cómico que Internacional Crisis Group (ICG), que promueve listas de interesadas ‘crisis globales’, se autodenomine ‘independiente’ cuando recibe suculentos donativos ‘filantrópicos’ del polémico megaespeculador George Soros.

Soros le dio a ICG 200.000 dólares, y su hijo Alexander Soros aportó500.000. ¿Qué ‘independencia’?

La compra-venta y la bursatilización ideológica de cierto estereotipo de ‘académicos’ en EEUU fueron exhibidas en forma lastimosa por el documental ‘Inside Job’, laureado con el Oscar en 2011. Tales ‘académicos’ parecían mercenarios por no ver la grave crisis financiera de 2008 en Wall Street y la quiebra de Lehman Brothers.

Más hilarante aún es que Crisis Group tenga en su junta Directiva a Alexander Soros, de 34 años, al unísono de connotados palafreneros de su padre, George, de 88 años.

El vástago de George Soros ha creado su propia entelequia, la Alexander Soros Foundation, que pretende promover en forma interesada los “derechos civiles, la justicia social y la educación en EEUU y en el extranjero (sic)” y que goza de una permisividad pasmosa. A esto hay que sumar una flagrante capacidad de injerencia en los asuntos internos de países, que busca desestabilizar y/o derrocar mediante el aburrido estribillo de un mejor ‘cambio de régimen’, con notorio interés geopolítico, para avanzar la agenda globalizadora de los banqueros Rothschild.

Alexander es miembro de la polémica Fundación Open Society, además del Bend the Arc Jewish Action; que exige la renuncia de Trump, cuyas posturas son publicitadas en rotativos afines: The Guardian, Forward, Miami Herald, ‘Politico’, la agencia británica Reuters, Sun-Sentinel, El País etc.

Crisis Group, influenciada pecuniariamente por el nepotismo de los Soros padre e hijo, lanza su visión interesada de ‘Las 10 Crisis Globales del 2019’ en colaboración con Empirical Studies of Conflict Project y ‘academicos’ muy bien lubricados de las universidades de Princeton, Stanford, Washington, San Diego California, etc.

Resulta perturbadora la penetracion del nepotismo de los Soros padre y en connotadas universidades de EEUU, sino también en varios ‘think tanks’ que son financiados por multimillonarios.

Resalta la penetración específica de George Soros en Woodrow Wilson International Center for Scholars, Human Rights Watch, Economic Policy Institute, Center of Budget and Policy Priorities, Center for International Policy, Center for Economic and Policy Research, Center for American Progress, CATO Institute —la catedral del neoliberalismo financiero—, Carnegie Endowment For International Peace (sic), Atlantic Council of the United States, etc.

Los ’10 Conflictos a Seguir en 2019′, publicados en Foreign Policy —revista fundada hace casi medio siglo por Samuel Hungtington, connotado balcanizador del ‘Choque de las Civilizaciones’— abultan el caos global: “un mundo con pocas reglas” cuando “se desvanece la Era de la primacía de EEUU”, mientras “el orden internacional fue arrojado a las turbulencias”, lo cual “coloca en estado de sitio al multilateralismo y sus restricciones”, desafiado por la política de suma cero y transaccional.

​Crisis Group alucina sobre el ‘multilateralismo’ que nunca existió en la fase unipolar anglosajona y no ocultan su desdén sobre la “mezcla nociva del nacionalismo y autoritarismo”, cuyo principal representante es Trump, acoplado al Brexit y su “nativismo”.

En la lista de 2019, respecto a la del 2018, desaparecen Corea del Norte —su lugar es tomado por las tensiones de EEUU y China— y la crisis rohinyás es sustituida por Nigeria, mientras el Sahel y el Congo son remplazados por Sudán del Sur y Camerún. Además, agregan a Israel en la ‘rivalidad’ triangular de EEUU, Arabia Saudí e Irán.

El nepotismo de los Soros juzga que la lista de los 10 conflictos de 2019 será “zarandeada y peligrosa”:

Yemen padece la “peor crisis humanitaria del mundo”, que “se puede deteriorar aún más” debido a que “uno de cada dos yemenís sufre severa inseguridad alimentaria” después de “cuatro años de guerra y del sitio saudí”. La mediación del enviado especial de la ONU, Martin Griffiths, puede tener éxito con la presión de Europa, Omán e Irán sobre los hutíes (nota: en su mayoría chiitas que conforman el grupo insurgente Ansarolá) y de “EEUU sobre Arabia Saudí y la Unión de Emiratos Árabes Unidos”.

Afganistán sufre la “guerra más letal del mundo”. A mediados de diciembre, Trump anunció el “retiro de 7.000 soldados, la mitad del total del Ejército de EEUU”, mientras los insurgentes del Talibán “controlan quizá la mitad del país”. La lista señala que Irán, Pakistán, Rusia y China están implicados y “desean el retiro de EEUU”. Aduce que el veterano diplomático Zalmay Khalilzad (nota: el carnicero de la guerra de Irak) de EEUU no fue notificado de la decisión unilateral de Trump de retirar parte del Ejército.

Tensiones EEUU/China: su “rivalidad podría tener las mas graves consecuencias geopolíticas que todas las otras crisis enlistadas”, ya que “China es un adversario con quien EEUU se encuentra inexorablemente atrapado en una competencia estratégica”. Igual que Soros, ICG fulmina contra el mandarín Xi y cita la Estrategia de Defensa Nacional de Trump contra China y Rusia. Arguye que China puede sabotear los “esfuerzos diplomáticos (sic) de EEUU en Afganistán y Corea del Norte” y concluye que los “riesgos de un conflicto directo siguen siendo escasos (sic), pero el Mar del Sur de China es un punto candente perturbador“. Alega que algunos “pequeños países del sudeste asiático buscan la protección (sic) de Washington”, pero es probable que el “duradero choque económico y geopolítico haya alcanzado su punto de ruptura”.

Arabia Saudí, EEUU, Israel e Irán: la principal fuente de tensión ha sido el retiro de EEUU del arreglo nuclear y reporta que Irán “espera que Trump no sea reelegido” y arguye que los Demócratas de la Cámara de Representantes adoptarán una mayor dureza cuando todavía no se apaga el fuego del asesinato de Khashoggi.

Siria: se adentra en la hipercomplejidad de su avispero y juzga que el “retiro precipitado de los 2.000 soldados de EEUU” dejarían sin protección a los kurdos que hoy controlan la tercera parte del territorio sirio y que pueden ser aplastados por Turquía.

Nigeria: las elecciones presidenciales, los choques de cristianos contra musulmanes y las tensiones por el petróleo en el Delta del río Níger exacerban la violencia.

Sudán del Sur: paroxismo de su guerra civil desde hace 5 años, que lleva 400.000 muertos y que afecta a Sudán, de la que se desprendió.

Camerún: la crisis en las áreas anglófonas (quinta parte de la población) se encuentra en el punto de “una escalada a una guerra civil” en el país francófono.

Ucrania: como era de esperar, en forma aburrida e imprecisa, ICG culpa a Rusia de haber “bloqueado el acceso al estrecho Kerch”, que se suma a la “anexión” de Crimea y al apoyo de Moscú a los separatistas de Donbás.

Venezuela: “Hogar de enormes reservas de petróleo” cuya “implosión amenaza provocar una crisis regional”. La “oposición está paralizada por su lucha interna” y una de sus facciones solicita el “derrocamiento de Maduro por la fuerza de potencias foráneas”. En caso de que “no se genere una transición pacífica (sic)”, el “colapso de Venezuela es posible” con sus “vecinos recolectando las piezas”. ICG incita a la balcanización, en particular de la región de Zulia, junto al lago Maracaibo, pletórico de petróleo.

​En fechas recientes, el portal colombiano elnodo.co reveló la pertenencia del expresidente colombiano y Premio Nobel de la Paz, Juan Manuel Santos, a Crisis Group de George Soros.

CONCLUSIÓN: Las exorbitantes ganancias bursátiles de Soros padre se basan en la ‘teoría del caos’ que provoca geopolíticamente. Y pareciera que su obsesión anualizada por ‘las 10 crisis’ forma parte de su anhelado esquema especulativo mediante su clandestino gobierno paralelo global que goza de la doble bendición de la banca Rothschild, al unísono de la Casa Real Británica y de la CIA.

Anexo: El multimillonario Pierre Omidyar ‎financia medios de prensa para promover ‎la globalización ‎

Hace 5 años ya advertíamos sobre el doble juego del multimillonario irano-franco-estadounidense ‎Pierre Omidyar, fundador y presidente de eBay, en cuanto a acreditar la ideología de la ‎globalización político-económica [1]. ‎

Ahora, el sitio web MintPress acaba de revelar la envergadura de la red de ONGs que Omidyar ‎financia. Estas van desde la revista The Intercept–que respalda a Edward Snowden– hasta la ‎nueva revista de los neoconservadores (TheBulwark), pasando por la International Fact-‎Checking Network –que supuestamente lucha contra las fake news– y la News Integrity ‎Initiative, abiertamente hostil a Rusia.

Committee to Protect Journalists
Democracy Fund (Alliance for Securing Democracy, Center for Public Integrity, Defending Digital ‎Democracy)‎
First Look Media
Hopelab
Humanity United
International Fact-Checking Network (IFCN)‎
Luminate
News Integrity Initiative
Omidyar Network (Hromadske, Magambe Network, Rappler)‎
The Intercept
The Bulwark
Ulupono Initiative

How One of America’s Premier Data Monarchs is Funding a Global Information War and ‎Shaping the Media Landscape”, Alexander Rubinstein y Max Blumenthal, ‎‎Mint Press, 18 de febrero de 2019

[1] «Doble juego del multimillonario Pierre Omidyar», «La CIA invierte en el periodismo», Red Voltaire, 3 de marzo de 2014 et 23 de ‎septiembre de 2015.

¿La militarización secreta de Japón sirve a sus intereses nacionales?

alt

Jean Périer*

Según el Ministerio de Defensa de Japón, Tokio ha adoptado recientemente un conjunto de directrices destinadas a fortalecer su potencial de defensa nacional en el transcurso de la próxima década. Se estima que en el transcurso de los próximos cinco años, Japón tendrá que gastar en sus fuerzas armadas unos 238 mil millones de dólares para implementar con éxito este plan.

No hace falta decir que Washington contribuyó en gran medida a influir en esta decisión, ya que el presupuesto nacional japonés tendrá un gran impacto al tratar de soportar un aumento abrupto de los gastos militares. Hay pocos motivos para que Tokio dé ese paso por sí solo, ya que es altamente provocador, lo que significa que tendrá un impacto negativo en las relaciones de Japón con sus vecinos inmediatos. Después de todo, no había amenazas reales que Japón debía enfrentar en el futuro inmediato. Además, últimamente el panorama geopolítico de Asia oriental ha experimentado una serie de cambios positivos debido a las iniciativas de paz que Rusia está promoviendo, y ambas Coreas han reducido significativamente el nivel de tensiones bilaterales recientemente. Adicionalmente, no se debe olvidar que la columna vertebral del potencial de defensa de Tokio son las tropas estadounidenses desplegadas en todo Japón, ya que no hay forma de que pueda resistir una guerra con Rusia o China por su cuenta. Además, incluso diez años más tarde, después de gastar cientos de miles de millones de dólares, las fuerzas armadas japonesas no son comparables con el potencial militar de Corea del Norte, por no hablar de otros estados. Sin embargo, el actual presidente de EE. UU. ha estado ocupado vendiendo nuevos contratos en sus conversaciones con representantes de los estados satelites de EE. UU., argumentando que el llamado estatus de cliente debe tener un precio.

¿Es de extrañar entonces que la Guía del Programa de Defensa Nacional de Japón (NDPG) ponga especial énfasis en antagonizar tanto a China como a Rusia? Como era de esperar, este documento establece explícitamente que la alianza con Estados Unidos continúa siendo la piedra angular de la seguridad nacional  de Japón, lo que significa que Tokio se ha comprometido a apoyar a Washington en su competencia estratégica con China y Rusia, ya que los dos últimos “intentanalterar el orden global y regional. ”(sic)

Por lo tanto, tras un examen más detenido de las pautas adoptadas por el gobierno de Abe el 18 de diciembre, queda claro que Tokio está planeando aumentar drásticamente el volumen de armas y equipo militar que compra a los EE. UU. bajo el pretexto de una situación geopolítica algo difícil en la región. Si bien el único objetivo que podrá lograr a través de eso es el fortalecimiento del potencial militar de los EE. UU., lo que significa que Shinzo Abe continuará brindando apoyo incondicional al Pentágono en Asia-Pacífico.

Por ejemplo, NDPG estipula que Japón debe convertir sus portahelicópteros clase Izumo en portaaviones, capaces de lanzar cazas furtivos F-35B. Pero incluso antes de que comiencen los trabajos, el gobierno tiene que adquirir un total de dieciocho F-35B con capacidades de despegue vertical para desplegarlos a bordo del primer buque modificado. Esto significa que las Fuerzas de Autodefensa Marítima de Japón (MSDF) van a adquirir capacidades ofensivas, lo que significa que eventualmente se pueden desplegar en el sur de China, el Océano Índico o incluso el Mar Mediterráneo para apoyar otra agresión liderada por los Estados Unidos contra otro estado soberano.

A partir de hoy, MSDF opera dos portahelicópteros de clase Izumo que pueden describirse con mayor precisión como portaaviones: el barco líder del mismo nombre Izumo (DDH-183) entró en servicio en 2015, con su nave hermana Kaga (DDH-184) llegando dos años después en 2017. De acuerdo con Jane’s Defence Weekly, Japón planea reemplazar 99 aviones de combate multifunción F-15J obsoletos con nuevos aviones de combate F-35A, además de los 42 aviones que Tokio ya encargó a los EE. UU.

Además, las nuevas directrices establecen que durante la próxima década Japón comprará dos baterías de los sistemas antimisiles estadounidenses Aegis Ashore. Se cree que uno de ellos se desplegará en la prefectura norteña de Akita en 2023, mientras que el otro se instalará en la prefectura suroccidental de Yamaguchi. Sin embargo, la fase de despliegue puede acelerarse significativamente. Según la Agencia de Cooperación para la Defensa y la Seguridad del Pentágono, a fines de enero, el Departamento de Estado de los EE. UU. aprobó la venta de dos baterías Aegis a Japón, cuyo precio estimado superó los 2.100 millones de dólares.

Las Fuerzas de Autodefensa de Japón también aumentarán su potencial militar en áreas como la guerra espacial, las operaciones cibernéticas y electrónicas. En esencia, Japón trabajará con los Estados Unidos en estrecha cooperación para permitir que estos logren el dominio en aquellas áreas que Washington percibe como las más avanzadas.

Las pautas de defensa de Tokio ponen un énfasis particular en el progreso que China ha hecho recientemente en la exploración espacial, lo que, según las lógicas de los planificadores detrás de este documento, significa que Beijing adquirirá capacidades antisatélites en un futuro previsible. Para contrarrestar esta supuesta amenaza, Tokio creará una fuerza espacial, siguiendo el ejemplo de los Estados Unidos que anunció sus planes para crear fuerzas armadas espaciales hace mucho tiempo.

Cabe destacar que, después de esta última revisión de la estrategia de defensa nacional japonesa, Shinzo Abe iniciará la militarización secreta de Japón, impulsando la revisión de la Constitución japonesa de 2015, que amplió significativamente el alcance de las operaciones que las Fuerzas de Autodefensa de Japón. Esto también significa que Washington aumentará sus capacidades militares en toda la región sin gastar un solo centavo.

La rápida transformación que Japón experimenta en estos días refleja claramente las opiniones de un cierto grupo de élites gobernantes en Japón que están convencidos de que nadie puede servir a dos amos. Es por eso que, mientras elige entre el llamado orden internacional liderado por Estados Unidos y la buena reputación con sus vecinos inmediatos, Japón prefiere elegir el primero, mientras enfrenta un escalofrío en sus relaciones con Rusia y China. Por supuesto, cuando los pasos que toma un estado son tan drásticos, no pueden afectar las iniciativas de paz de manera positiva. Esto significa que el futuro de las negociaciones intercoreanas y el arreglo pacífico entre Moscú y Tokio están empezando a parecer sombríos una vez más.

*investigador y analista independiente y un reconocido experto en Oriente Próximo y Medio Oriente

Aviones rusos y sirios atacan base terrorista en Idleb: Más de 20 terroristas muertos

La Fuerza Aérea Árabe Siria y sus homólogos rusos llevaron a cabo un poderoso asalto en el sur de la provincia de Idleb el miércoles.

Liderados por los aviones Sujoi, las fuerzas aéreas siria y rusa lanzaron fuertes ataques contra una base del Yaish Al Izza cerca de la ciudad clave de Jan Sheijun, en el sur de Idleb.

Como resultado de estos ataques aéreos de las fuerzas aéreas sirias y rusas, más de 20 combatientes de Yaish Al Izza habrían muerto, junto con un comandante de alto rango del grupo militante.

El informe agregó que se cree que muchos de los combatientes del Yaish al Izza están actualmente bajo escombros mientras continúan despejando el área alrededor de su base destruida.

La Fuerza Aérea Siria ha atacado el área alrededor de Jan Sheijun en dos ocasiones diferentes en las últimas 24 horas, tomando como blanco también posiciones del Frente al Nusra, lo que ha llevado a los militantes a lanzar varios misiles y proyectiles de artillería hacia las ciudades controladas por el gobierno en el norte de Hama.

Además, con los grupos rebeldes negándose a abandonar la zona desmilitarizada, el Ejército sirio ha estado presionando para lanzar una nueva ofensiva para expulsar a los terroristas de esta área.

EEUU envía de retirada convoy militar de Siria a Irak

Un gran convoy militar de Estados Unidos partió de Siria con destino a la base aérea de Ain al-Asad en la provincia iraquí de Al-Anbar (oeste).

“El convoy incluía 30 camiones que transportaban diversos equipos militares desde la base (estadounidense) de Al-Tanf en Siria hacia la base aérea de Ain al-Asad en la provincia de Al-Anbar”, ha anunciado este jueves la agencia de noticias iraquí Almaalomah.

Según la fuente, el convoy salió escoltado por helicópteros estadounidenses, y cada camión transportaba uno o dos vehículos, así como equipamiento militar.

Almaalomah agregó que el traslado de las fuerzas estadounidenses de Siria a Irak es sospechoso, ya que incluso los funcionarios de seguridad iraquíes en la zona no habían informado al respecto.

La presencia de las tropas estadounidenses en Irak ha suscitado críticas y condenas de parte de varias facciones políticas iraquíes que acusan a Washington de crear grupos insurgentes y extremistas y de sumir el país en el caos tras la invasión del 2003.

El domingo, la organización iraquí Badr, que desempeñó un papel relevante en la lucha contra el terrorismo, reveló que Washington está entrenando a cientos de terroristas del grupo EIIL (Daesh, en árabe) en las áreas desérticas de Al-Anbar a fin de prolongar la crisis en el país árabe.

El convoy incluía 30 camiones que transportaban diversos equipos militares desde la base (estadounidense) de Al-Tanf en Siria hacia la base aérea de Ain al-Asad en la provincia (iraquí) de Al-Anbar”, ha anunciado la agencia local Almaalomah.

El pasado febrero, el diputado iraquí Hasan Salem explicó que los estadounidenses apoyan a Daesh por temor a que el Parlamento iraquí apruebe una ley que ponga fin a la presencia de las tropas extranjeras en el país, después de que Bagdad declare el fin del terrorismo. EE.UU. justifica su presencia en Irak bajo el pretexto de la lucha antiterrorista.

En los últimos meses, los legisladores iraquíes han insistido en la salida de EE.UU. de Irak. De hecho, el Parlamento tiene previsto analizar en breve un proyecto de ley, presentado por el bloque Saerun, en el que se exige la retirada de los soldados extranjeros de suelo iraquí.

Europa rechaza reemplazar a soldados de EEUU en Siria

EE.UU. fracasa en sus intentos para convencer a sus aliados europeos para que tomen la posta que las tropas estadounidenses dejarán en Siria, afirma un medio.

Según informó el miércoles el portal web Al-MonitorWashington no ha logrado convencer a sus aliados europeos para que desplieguen más tropas en el territorio sirio a fin de reemplazar a los soldados de EE.UU. que próximamente abandonarán Siria.

“Aún si quedaran en Siria unos 200 o 400 soldados estadounidenses, Francia y el Reino Unido no llenarían el vacío dejado tras la retirada de los 2000 uniformados de Estados Unidos. Sin duda alguna esto no llegará  a ocurrir”, dijo un oficial europeo, que prefirió el anonimato, en declaraciones a Al-Monitor.

Otras fuentes citadas aseguraron que todos los aliados europeos de Washington desconfían de la Administración de Donald Trump y les es muy difícil fiarse de las promesas hechas por los militares estadounidenses, dado que creen que en cualquier momento Trump podría adoptar una postura contraria a la declarada anteriormente.

Aún si quedaran en Siria unos 200 o 400 soldados estadounidenses, Francia y el Reino Unido no llenarían el vacío dejado tras la retirada de 2000 uniformados de Estados Unidos. Sin duda alguna esto no llegará a ocurrir”, dice un oficial europeo, que prefirió el anonimato.

El pasado mes de diciembre, el presidente estadounidense sorprendió a sus aliados occidentales al anunciar la retirada de los 2000 efectivos en Siria, alegando que la misión de derrotar al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) estaba cumplida.

La decisión del inquilino de la Casa Blanca de retirar las tropas estadounidenses de Siria, criticada por muchos aliados, e incluso algunas de las autoridades en EE.UU., fue la gota que colmó el vaso y provocó la renuncia del secretario estadounidense de Defensa, James Mattis.

Aun así, algunos países como Rusia dudan de que Washington realmente retire a la totalidad de las tropas que tiene desplegadas ilegalmente en el país árabe. El Gobierno sirio considera como invasoras a las fuerzas de EE.UU. en su territorio, ya que estas, a diferencia de las fuerzas rusas, no cuentan con la autorización de Damasco.

ELESPIADIGITAL.COM