Pekín, Moscú y Washington se ponen de ‎acuerdo en secreto sobre Afganistán

Estados Unidos y los talibanes realizaron negociaciones en Qatar, conversaciones en las que ‎no fueron admitidos representantes del gobierno afgano. Bajo presiones del Pentágono, ‎el presidente Donald Trump tuvo que renunciar a su proyecto de retirar de inmediato las tropas ‎estadounidenses presentes en Afganistán. ‎

Mientras tanto, una serie de consultas entre facciones afganas se desarrollaron en Rusia, por ‎iniciativa rusa. ‎

El hecho es que Estados Unidos, Rusia y China iniciaron en marzo de 2019 consultas trilaterales ‎para restablecer la paz en Afganistán. ‎

Según el más reciente informe trimestral de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en ‎Afganistán (UNAMA, siglas en inglés), el número de víctimas imputable al gobierno afgano es ‎ahora más elevado que la cantidad de víctimas imputables a los talibanes [1].‎

Después de una primera reunión en Washington, una segunda reunión tripartita tuvo lugar en ‎Moscú, el 25 de abril de 2019. Participaron en esa reunión Deng Xijun (por China), Zalmay ‎Khalilzad (Estados Unidos) y Zamir Kabulov (Rusia).‎

En el periodo transcurrido entre las dos reuniones, el Departamento de Estado inició una ‎reorganización de la embajada estadounidense en Kabul. La cantidad de empleados de esa ‎embajada (1 500 personas) se reducirá a la mitad en los próximas semanas. Washington no ha ‎explicado esa reducción de efectivos. ‎

Según el comunicado final de la reunión de Moscú [2], Rusia, Estados Unidos y China están de acuerdo en:‎

  • estimular los talibanes a que luchen contra las organizaciones terroristas internacionales –‎principalmente contra el Emirato Islámico (Daesh), al-Qaeda y el Movimiento Islámico del Este de ‎Turquestán– y contra la producción de drogas;
  • a que participen en negociaciones, no sólo con Estados Unidos sino también con el gobierno ‎afgano, en pro de una retirada gradual de las fuerzas extranjeras. ‎

Las reuniones tripartitas anteriormente mencionadas son las únicas organizadas bajo ese formato ‎y no se divulgaron fotos oficiales de esos encuentros. ‎

NOTAS

[1] Afghanistan ‎Protection of Civilians in Armed Conflict Quarterly Report — 1º de marzo de 2019, UNAMA, 24 de ‎abril de 2019.

[2] “Consensus on Afghan Peace Process by ‎Russia, China and the United States”, Voltaire Network, 25 de abril ‎de 2019.

ELESPIADIGITAL.COM

Al menos 15 muertos en una operación policial por los atentados de Sri Lanka

Foto: Miembros del ejército de Sri Lanka en la capital del país, Colombo. (Reuters)
Miembros del ejército de Sri Lanka en la capital del país, Colombo. (Reuters)

Al menos 15 personas han muerto, seis de ellos niños, durante un enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y un grupo armado sospechoso de haber participado en los atentados del Domingo de Resurrección en Sri Lanka, en los que murieron más de 250 personas y otras 500 resultaron heridas, confirmaron hoy fuentes oficiales.

En la operación murieron seis niños, tres mujeres, un civil y seis terroristas, además de causar cinco heridos, confirmó a Efe una fuente del Ejército de la isla que precisó que “no hubo bajas dentro de las tropas”, en referencia a las fuerzas policiales. El operativo en la ciudad oriental de Kalmunai se inició la noche del viernes, tras recibir un aviso sobre la existencia de una casa donde se ocultaban personas vinculadas con los atentados suicidas, lo que desencadenó un tiroteo y una serie de explosiones.

CHATHURI DISSANAYAKE. COLOMBO (SRI LANKA) (EFE)

Las muertes se produjeron cuando, de acuerdo a las autoridades, los suicidas cargados de explosivos se inmolaron matando a sus propias familias. “Ellos (los terroristas) se hicieron explotar con sus familias“, aseguró la fuente militar. Los enfrentamientos se desarrollaron durante varias horas en Kalmunai, después de que las fuerzas de seguridad llevasen a cabo redadas en varias localidades del país.

Imagen del funeral multitudinario de los fallecidos en los atentados. (Reuters)
Imagen del funeral multitudinario de los fallecidos en los atentados. (Reuters)

Las redadas llegan después de los atentados suicidas en tres iglesias y tres hoteles de lujo en Sri Lanka, con más de 250 muertos y 500 heridos, y de los que se responsabilizó el grupo yihadista Estado Islámico (EI). La serie de ataques ocurridos el pasado domingo casi simultáneamente fueron cometidos por al menos nueve suicidascargados de potentes explosivos.

Horas después, una séptima detonación tuvo lugar en un pequeño hotel situado a una decena de kilómetros al sur de la capital, y la última en un complejo residencial, también en Colombo. Atentados de esta magnitud no habían tenido lugar en Sri Lanka desde la guerra civil entre la guerrilla tamil y el Gobierno, un conflicto que duró 26 años y finalizó en 2009, y en el que, según datos de la ONU, perdieron la vida más de 40.000 civiles.

 

ELCONFIDENCIAL.COM

EE.UU. muestra por primera vez el lanzamiento de su interceptor exoatmosférico de misiles

alt

Dos de esos dispositivos EKV destruyen un presunto proyectil enemigo durante un simulacro del sistema de defensa GMD.

La Agencia de Defensa de Misiles de Estados Unidos (MDA, por sus siglas en inglés) ha lanzado por primera vez dos Vehículos Exoatmosféricos de Destrucción (EKV) para probar su sistema antimisiles con base en tierra (GMD), el componente principal y más ambicioso de la defensa contra esos proyectiles que tiene Washington.

Raytheon, la empresa que ha diseñado estos dispositivos, informa que uno de esos vehículos destruyó un misil balístico intercontinental simulado y el otro recopiló datos, en una maniobra que denomina “ataque de dos lanzamientos”.

Se trata de la undécima intercepción del programa GMD, diseñado para proteger a EE.UU. mediante la destrucción de misiles balísticos de largo alcance que se dirigen a objetivos norteamericanos mientras aún se encuentran en el espacio y no han comenzado a caer.

Este “histórico” doble lanzamiento desde la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg en California reflejó un presunto escenario real, en el que  para garantizar el éxito de la misión.

El sistema “se encuentra entre los más complejos y sirve como primera línea de EE.UU. para defenderse de misiles balísticos”, explicó la presidenta de Raytheon Missile Systems, Taylor W. Lawrence, en una declaración posterior a este test.

¿Como funciona?

Un radar detecta el lanzamiento de un misil enemigo y transmite esa información al sistema GMD, que lanza un proyectil interceptor desde un silo. Cuando este cohete entra en el espacio, el EKV se separa del portador y, con sus propios radares y los sensores instalados en tierra que le envían información de manera continua, se dirige al objetivo.

Su ojiva está desprovista de carga explosiva, pero no la necesita: el EKV destruye sus blancos por impacto directo a gran velocidad (10 km/s) gracias a sus medios de detección y guiado en la etapa final, un sensor infrarrojo que le permite detectar y discriminar señuelos de sus verdaderos objetos.

El EKV pesa cerca de 64 kilogramos y mide unos 1,4 metros de largo y 0,6 de diámetro. También tiene propulsión propia, enlace de comunicación, algoritmos de discriminación, sistemas de orientación y control y computadoras que ayudan a seleccionar e interceptar misiles enemigos.

ELESPIADIGITAL.COM

Detienen en EE.UU. a un exmarine por su participación en el asalto de la Embajada norcoreana en Madrid

Un exmarine llamado Christopher Ahn ha sido detenido este jueves en EE.UU. por su presunta participación en el asalto de la Embajada norcoreana en Madrid (España), ocurrido el pasado mes de febrero, informa The Washington Post, que cita fuentes familiarizadas con el caso.

Según el medio estadounidense, Ahn es miembro de Cheollima Civil Defense —también conocido como ‘Free Joseon’—, la organización disidente secreta comprometida con el derrocamiento de la dinastía Kim que el pasado marzo reivindió la autoría de los hechos. Asimismo, detalla que el hombre compareció este viernes ante un tribunal de Los Ángeles.

Por otro lado, las autoridades han registrado la vivienda de Adrian Hong Chang, mexicano residente en EE.UU. y líder de ‘Free Joseon’. Su abogado, Lee Wolosky, dijo estar “consternado” al ver que las autoridades “decidieron ejecutar órdenes judiciales contra ciudadanos estadounidenses que derivan de demandas criminales presentadas por el régimen de Corea del Norte”. Además, Wolosky añadió que el último ciudadano estadounidense que quedó bajo custodia de Pionyang “regresó a casa tullido por las torturas y no sobrevivió”, en referencia a Otto Warmbien, que fue detenido en 2016 en el país asiático y falleció un año después tras regresar a EE.UU.

La portavoz del Departamento de Justicia de EE.UU., Nicole Navas Oxman, se negó a pronunciarse al respecto de esta información.

El pasado 22 de febrero un grupo de diez hombres irrumpió en la Embajada de Corea del Norte en la capital española, inmovilizó al personal que encontró en el interior durante al menos cuatro horas y robó varios equipos informáticos. Una empleada de la sede diplomática consiguió escapar y pedir auxilio, después de lo cual los asaltantes se dieron a la fuga con vehículos de alta gama. Los delincuentes huyeron a Lisboa (Portugal) y desde allí, al menos el cabecilla, voló hasta Nueva York (EE.UU.).

¿Está la CIA detrás?

Al cabo de un mes trascendió la noticia de que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la Policía Nacional española consideran que la CIA está detrás de dicho incidente. Desde Washington han negado la implicación de su servicio de inteligencia.

El Gobierno estadounidense aseguró no tener ninguna relación con el asalto, que tuvo lugar tan solo cinco días antes de la segunda cumbre entre el mandatario norcoreano Kim Jong-un y el presidente estadounidense, Donald Trump, celebrada durante los días 27 y 28 de febrero en Hanoi (Vietnam), que terminó sin acuerdo. Son embargo, medios estadounidenses aseguraron que el Buró Federal de Investigación de EE.UU. (FBI, por su siglas en inglés), recibió los datos robados.

Por su parte, un juez español emitió varias órdenes de detención internacional contra los diez asaltantes por presuntos delitos de allanamiento de morada, retenciones ilegales, lesiones, falsificación documental, amenazas y robo, cometidos por organización criminal.

Desde del Ministerio norcoreano de Asuntos Exteriores tacharon el asalto de “grave ataque terrorista” y “flagrante violación del derecho internacional”, al mismo tiempo que dijeron aguardar una investigación al respecto por parte de las autoridades españolas para que los autores materiales y quienes los apoyan respondan ante la Justicia.

Un representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte definió a finales de marzo el asalto a la Embajada como un “grave ataque terrorista” y advirtió de que Pyongyang está investigando si el FBI y otros grupos están detrás de este asalto. Sin embargo, Corea del Norte no llegó a culpar directamente a Washington por este asalto. Por otra parte, pidió a las autoridades españolas que realicen la investigación de una manera “responsable”.

En un escrito publicado en la red bajo el título ‘Información sobre Madrid’, y fechado el 26 de marzo, el CCD aseguró que el asalto respondió a “una situación urgente” en la Embajada, a la que fueron invitados, y subrayó que en el transcurso de esta acción “nadie fue amordazado o golpeado” y que los funcionarios fueron tratados “con dignidad” y con el necesario “cuidado”.

Asimismo, el grupo disidente defendió que no se utilizaron “armas” por respeto a España y, en este sentido, se disculpó con las autoridades españolas por cualquier “inconveniente” causado al haberse visto atrapadas en medio de una situación “difícil”. El auto de De la Mata contradice esta versión. Por su parte, las autoridades de Estados Unidos se han desvinculado de este asalto y ha subrayado que el Gobierno de Donald Trump “no tuvo nada que ver con esto”.

ELESPIADIGITAL.COM

¿Se unirán Turkmenistán y Uzbekistán a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva?

alt

Dmitry Bokarev

Es primavera en el hemisferio norte. La nieve se está derritiendo y las carreteras son cada vez más transitables, y el calor y las largas horas de luz nos animan a disfrutar más tiempo al aire libre. Con el mundo natural despertándose a tiempo para la primavera, los humanos se están volviendo cada vez más activos en todas las esferas de sus vidas, incluidas las ilegales. Los pasos de montaña en la frontera entre Afganistán y Tayikistán que se liberan de la nieve significan que una vez más, como todos los años, aumenta la probabilidad de que grupos armados de Afganistán entren en Tayikistán.

Durante muchos años, una guerra civil ha envuelto a la República Islámica de Afganistán, y partes del país están controladas por varias organizaciones terroristas, que utilizan a la nación como base para luego llevar su lucha a otros países. En comparación con otras naciones de Asia Central, Tayikistán comparte la frontera más larga con Afganistán (1.356 km), lo cual, para empeorar las cosas, es bastante difícil de patrullar, ya que secciones sustanciales de esta frontera son regiones montañosas inaccesibles. Los terroristas con experiencia en atravesar montañas pueden cruzar la frontera de Afganistán y llegar a Tayikistán, desde donde pueden viajar a otros países de Asia Central, incluidos Kazajstán y China.

Los envíos de drogas siguen esta misma ruta. Por lo tanto, la frontera entre Afganistán y Tayikistán recibe atención no solo de Tayikistán sino también de todos los demás países de la región. Y defender esta zona es una prioridad para la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), que comprende a Rusia, Bielorrusia, Armenia, Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán. El objetivo principal de esta organización es garantizar la seguridad en todos sus estados miembros mediante esfuerzos conjuntos. En el marco de esta cooperación, la gran base militar rusa No. 201 está estacionada en Tayikistán, no lejos de su frontera con Afganistán. El personal militar ruso, que se encuentra en la base, está involucrado en garantizar la seguridad en Tayikistán, y realiza simulacros regulares con sus homólogos tayikos. Debido a la situación volátil en Afganistán, sin duda, la presencia de esta base militar juega un papel importante en el mantenimiento de la paz en toda la región. No obstante, en cierto momento, algunas naciones decidieron que eran capaces de abordar las amenazas a su seguridad nacional por sí mismas. Como resultado, en 1999, Azerbaiyán, Georgia y Uzbekistán, quienes se unieron a la OTSC a principios de la década de 1990, abandonaron la organización.

Vale la pena mencionar que Uzbekistán también comparte frontera con Afganistán, y en 1999, como es el caso en este momento, se estaba librando una guerra civil en la República Islámica de Afganistán. En ese momento, Uzbekistán todavía optó por defender su seguridad nacional sin la ayuda de la OTSC. Sólo recientemente, la provincia afgana de Balkh, en la frontera con Uzbekistán, fue considerada como una de las regiones más seguras de Afganistán, que apenas fue tocada por la guerra civil. En 2006, Uzbekistán volvió a unirse a los rangos de la CSTO por poco tiempo, pues una vez más dejó la organización en 2012.

En los últimos años la situación en Afganistán empeoró sustancialmente. La operación militar que los Estados Unidos iniciaron luego de los ataques terroristas coordinados en su suelo el 11 de septiembre de 2001, no dio lugar al establecimiento de un estado de derecho en la región. El régimen talibán fue derrocado, pero los talibanes continúan controlando partes sustanciales del país y conquistando nuevos territorios. El poder de Al-Qaeda también fue considerablemente socavado, pero este grupo terrorista fue reemplazado por el joven y enérgico ISIS. Las incesantes operaciones militares han endurecido a la población afgana, que comenzó a mostrar un apoyo aún mayor a los terroristas.

Las naciones de Asia Central que no son miembros de la OTSC (Uzbekistán y Turkmenistán) han empezado a sentir más agudamente la amenaza planteada por el terrorismo. Y las preocupaciones de toda la región sobre la frontera entre Afganistán y Tayikistán se han exacerbado aún más por la ansiedad sobre las fronteras de estos dos países. Cada año, las actividades terroristas en la provincia de Badghis en Afganistán, que, en el norte, limita con Turkmenistán, siguen aumentando. En junio de 2018, los puestos de control de la patrulla fronteriza turcomana fueron atacados cerca de Tagtabazar. Ocho guardias fronterizos fueron asesinados. No hubo informes sobre si los atacantes pertenecían a alguno de los grupos terroristas.

En otoño de 2018, la primera noticia preocupante provino de la provincia de Balkh mencionada anteriormente, que comparte frontera con Uzbekistán, y que hasta ese momento era notable por su seguridad. Varias regiones en ella fueron tomadas por los talibanes. En enero de 2019, hubo informes de los medios de comunicación sobre ataques en los alrededores de Hairatan. Hairatan es una ciudad afgana situada a orillas del río Amu Darya (a lo largo de la frontera entre Afganistán y Uzbekistán). La ciudad está conectada a Uzbekistán por un puente ferroviario. Hairatan es un importante centro de transporte, con rutas terrestres que unen la República Islámica de Afganistán con otros países que lo atraviesan. La toma de esta ciudad por terroristas podría haber exacerbado sustancialmente la situación en la que se encuentran Afganistán y sus aliados occidentales.

En marzo de 2019, los talibanes se acercaron sustancialmente a la frontera con Turkmenistán. Habiendo diezmado a las fuerzas militares y policiales del gobierno afgano, los talibanes se apoderaron de una parte considerable de la provincia de Badghis y colocaron a su centro administrativo, Qala-e-Naw, bajo sitio. Mientras escapaban de los terroristas, un número considerable de residentes afganos, incluidos aproximadamente 50 guardias de patrulla fronteriza, cruzaron la frontera entre Afganistán y Turkmenistán. Mientras tanto, los talibanes capturaron varias regiones nuevas en la provincia de Balkh.

Es de conocimiento general que los talibanes no han anunciado ningún plan que involucre territorios fuera de Afganistán. Sin embargo, además de los talibanes, ISIS también opera en la República Islámica de Afganistán. Este grupo terrorista ha hablado repetidamente sobre su intención de crear un califato mundial que, al menos, incluya a todas las naciones modernas con una población musulmana. En los últimos años, ISIS ha demostrado ser un rival digno de los talibanes y ha expulsado a este último de algunos de sus territorios. Y ahora, tras la derrota de ISIS en Siria, las filas de ISIS afganas se están llenando rápidamente con sus homólogos sirios “sin trabajo”. Como resultado, esta organización terrorista puede consolidar aún más su posición en Afganistán.

Evidentemente, tanto Turkmenistán como Uzbekistán deben comenzar a pensar en fortalecer sus defensas por medios que incluyen aumentar la cooperación armada con otras naciones. Y una asociación con la OTSC y Rusia parece ser una opción lógica en esta situación, ya que ambas constituyen la fuerza militar clave en la región y tienen una experiencia sustancial en la lucha contra el terrorismo. Uzbekistán ya ha dado sus primeros pasos en esta dirección. En febrero de 2019, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el líder de Uzbekistán, Shavkat Mirziyoyev, ratificaron un acuerdo sobre el uso conjunto del espacio aéreo por parte de sus fuerzas aéreas militares. En marzo de 2018, los medios de comunicación informaron que Uzbekistán estaba considerando convertirse en miembro de la OTSC una vez más.

Sin embargo, Turkmenistán todavía tiene que tomar medidas similares. Debido a la difícil situación económica en esta nación, Turkmenistán se encuentra en una situación bastante peligrosa, que amenaza a todos los países vecinos. Quizás, los últimos eventos en Afganistán incitarán a la dirección turcomana a reconsiderar su política aislacionista.

Derrocamiento de Omar el-Bechir‎

alt

Thierry Meyssan

Omar el-Bechir ha sido derrocado pero todo sigue igual. Varias regiones sudanesas ‎siguen en guerra y en Kartum todavía hay un gobierno militar. Thierry Meyssan estima ‎que, después de 30 años de dictadura de la Hermandad Musulmana, el problema ‎sudanés es más bien de orden cultural. Lo que acaba de suceder en Sudán no tiene ‎nada que ver con la aspiración a la libertad sino sólo con el hambre. ‎

La simultaneidad de los acontecimientos registrados en Argelia, Libia y Sudán trae a la mente ‎lo sucedido en Túnez, Libia y Egipto en 2011. Algunos hablan de un movimiento revolucionario ‎contra las dictaduras mientras que otros afirman que es una reedición, orquestada por los ‎británicos, de la Gran Revuelta Árabe de 1916, igualmente estimulada por Londres. ‎

Sobre lo sucedido en 2011, la publicación de los correos electrónicos internos del ministerio ‎de Exteriores del Reino Unido –sacados a la luz por Derek Pasquill–, el papel y la coordinación de ‎la Hermandad Musulmana en todos esos países demostró definitivamente que todo fue resultado ‎de un movimiento que los británicos habían preparado durante 7 años, antes de concretarlo con ‎ayuda de Estados Unidos, para reemplazar regímenes laicos nacionalistas por regímenes ‎religiosos prooccidentales. ‎

‎¿Y qué está sucediendo ahora, en 2019? Sería pretencioso decir que vamos a responder esa ‎pregunta tratándose de acontecimientos que sólo acaban de comenzar y sin saber gran cosa de ‎los nuevos actores y de sus intenciones ni de las capacidades extranjeras. Lo más que se puede ‎hacer por ahora es no engañarnos, como se engañan a sí mismos quienes repiten las ‎consignas de la prensa occidental. ‎

A menudo hemos mencionado las situaciones existentes en Argelia y Libia. Aquí examinaremos ‎hoy la de Sudán y mostraremos la particularidad de ese país. ‎

El presidente sudanés Omar el-Bechir fue derrocado el 11 de abril de 2019 en medio de una ‎oleada de manifestaciones masivas que sacudían el país. Omar el-Bechir había llegado al poder ‎hace 30 años, durante un golpe de Estado militar y deja el poder expulsado por otro golpe de ‎Estado militar. Bajo su reino, nunca hubo paz ni elecciones libres en Sudán. ‎

Sudán ha desempeñado un papel especial en la escena internacional, el papel del Malo, mientras ‎mantenía, más o menos secretamente, relaciones privilegiadas con las potencias occidentales, ‎que siempre mantuvieron su disimulado respaldo a Omar el-Bechir. Dado ese contexto, la prensa ‎internacional hoy finge ignorar la verdad sobre ese doble juego y presenta la caída de Omar el-Bechir ‎como una revolución provocada por los crímenes que le atribuyen a él en particular. Pero todo eso es ‎falso. ‎

En primer lugar, los orígenes de la guerra que ensangrentó y que sigue ensangrentando el suelo ‎sudanés son anteriores a la Primera Guerra Mundial. Una secta inspirada en el islam se rebeló ‎contra la colonización anglo-egipcia. Su jefe era considerado como el «Mahdi» [1] y sus miembros lucharon contra las tropas anglo-egipcias –que ‎se componían de cristianos y musulmanes– tratando de imponer un modo de vida que reservaba ‎un gran espacio al esclavismo y a los castigos corporales. En su lucha, los miembros de esa secta ‎destruían las tumbas de los santos y las mezquitas de los musulmanes que ellos consideraban ‎‎«infieles». En ese particular contexto, los británicos se abstuvieron de tratar de convertir el país ‎al cristianismo –lo que hasta entonces habían hecho en todas partes– y, con ayuda del Gran ‎Muftí de Egipto y de la universidad al-Azar, optaron por inventar una forma de islam compatible ‎con la colonización. ‎

Aquella guerra se reinició 40 años después, incluso antes de la independencia de Sudán, decretada ‎en 1956. De 1972 a 1983 hubo un alto al fuego relativo seguido de una reactivación de ‎la guerra. Omar el-Bechir, quien no llegó al poder hasta 1989, no tiene por consiguiente ‎ninguna responsabilidad en el reinicio de esa guerra y no pasa de ser un tardío protagonista. ‎De hecho, el conflicto de ese inmenso país es resultado de la oposición entre una parte de la ‎población que desea simultáneamente liberar Sudán de los colonizadores e imponer su propio ‎modo de vida a otros grupos de la población –animistas, cristianos y musulmanes tradicionales– ‎que se resisten a aceptarlo. ‎

La Corte Penal Internacional (CPI) acusa a Omar el-Bechir, desde 2009, de crímenes contra la ‎humanidad y crímenes de guerra y desde 2010 lo acusa también de genocidio, pero lo hace ‎basándose en una interpretación de los acontecimientos que ignora el contexto que rodea ‎los hechos y atribuyendo por principio toda la responsabilidad al jefe de Estado. Las acusaciones ‎se sustentan por demás en las fantasiosas investigaciones del fiscal Luis Moreno Ocampo, ‎notoriamente corrupto además de violador, y han sido rechazadas tanto por la Liga Árabe‎ como ‎por la Unión Africana. ‎

El paracaidista Omar el-Bechir se apoyó durante mucho tiempo en el carisma del intelectual ‎Hassan al-Turabi. Los dos eran miembros de la Hermandad Musulmana y trataron de adaptar la ‎ideología de Hassan al-Banna y SayyedQutb a las condiciones de Sudán. En 1999, al-Turabi trató ‎infructuosamente de deshacerse de el-Bechir, pero fue este último quien logró encarcelar a al-‎Turabi en 2004-2005, después le concedió una medida de gracia y al-Turabi murió finalmente de ‎muerte natural en 2016, a los 84 años. ‎

Toda esta situación se hace aún más confusa dado que la Hermandad Musulmana fue creada ‎por egipcios en el contexto de la alianza entre el Gran Muftí de Egipto y los británicos, ‎precisamente contra los mahdistas sudaneses, y que fue disuelta por los egipcios después de la ‎Segunda Guerra Mundial, antes de ser finalmente recreada por los británicos. ‎

Como todos los demás miembros de la Hermandad Musulmana, el-Bechir y al-Turabi han ‎cambiado de retórica en función de sus interlocutores, quienes los calificaron en diferentes ‎momentos de sinceros o de hipócritas, así como de fascistas o de comunistas. Además, el-Bechir ‎y al-Turabi reprodujeron el conflicto de los mahdistas contra los egipcios y se volvieron así ‎disidentes en relación con el resto de la Hermandad Musulmana. Así que adoptaron la misma ‎ambigüedad, no sólo ante la opinión pública internacional sino también ante el resto de la ‎Hermandad Musulmana. ‎

A lo largo de 30 años, Omar el-Bechir se mantuvo en el poder maniobrando hábilmente, ‎sin preocuparse nunca por mejorar el nivel de instrucción de los sudaneses. ‎

Omar el-Bechir restableció así, en la mayoría del país, la interpretación sudanesa de la charia ‎como ley penal. En Sudán se practica –supuestamente en nombre del islam– la amputación del ‎clítoris, la homosexualidad se castiga con la muerte, la flagelación y la pena de muerte por ‎lapidación son parte de las prácticas de la justicia, aunque su aplicación se había hecho poco ‎frecuente en los últimos años. ‎

Es común oír que Omar el-Bechir es el único culpable de las masacres perpetradas en la región de ‎Darfur. Pero no se dice que sus milicias baggaras (los «Janjawid») actuaban bajo la dirección ‎de una firma privada estadounidense de «seguridad», DynCorp International, que había recibido ‎del Pentágono la misión de alimentar el caos en esa región petrolera sudanesa para impedir que ‎China pudiera explotar sus recursos.‎

En el plano internacional, Sudán ofrece a las potencias occidentales una zona neutral ante los ‎conflictos ideológicos regionales. Sudán albergó y al mismo tiempo mantuvo bajo vigilancia a ‎elementos que se decían «antiestadounidenses», algunos sinceramente –como Ilich Ramírez ‎Sánchez (el célebre «Carlos») y otros sólo para engañar al público –como el mercenario de la OTAN ‎Osama ben Laden. La realidad es que, en definitiva, Sudán acabó entregando a «Carlos» pero ‎protegió a ben Laden. ‎

Sudán también se implicó en varios teatros de operaciones en el extranjero, sobre todo contra ‎Uganda, la República Democrática del Congo y la República Centroafricana, dando su apoyo a una ‎secta sanguinaria: el Ejército de Resistencia del Señor.‎

Más recientemente, Sudán recibió de Qatar mil millones de dólares para que retirara al general ‎sudanés que dirigía la misión de la Liga Árabe‎ en Siria porque aquella misión había desmentido la ‎propaganda sobre la existencia de una «revolución» contra el presidente sirio Bachar al-Assad. ‎Posteriormente, en 2015, Sudán envió fuerzas –que por cierto incluían numerosos menores de ‎entre 14 y 17 años– a luchar en Yemen contra los chiitas houthis bajo las órdenes de Israel y de ‎Arabia Saudita. Y en 2017, Sudán “alquiló” por 99 años la isla de Suakin a Turquía, que podrá ‎controlar desde esa isla sudanesa el Mar Rojo en detrimento de Arabia Saudita, Egipto e Israel. ‎En 2018, Omar el-Bechir hizo un viaje oficial a Damasco, etc. Pero no existe una lógica que ‎conecte esos actos entre sí, sólo una táctica bien estudiada que convierte a Sudán en un país ‎completamente aparte, simultáneamente amigo y enemigo de todos.‎

En todo caso, la realidad es que el actual levantamiento no tiene nada que ver con algún tipo de ‎aspiración democrática sino sólo con el alza de precios que asola el país desde que se proclamó ‎la independencia de Sudán del Sur –en 2011– con la consiguiente pérdida de los campos ‎petrolíferos que se hallan en ese territorio. El derrumbe económico provocado por ese hecho ha ‎resultado particularmente cruel para la población más pobre de Sudán. Un plan elaborado por el ‎Fondo Monetario Internacional (FMI) entró en aplicación en 2018… provocando en pocos meses ‎una inflación del 70% y, a partir de diciembre, un alza brutal del precio del pan, que se multiplicó ‎por 3, dando lugar a las actuales manifestaciones de la población, manifestaciones que acaban ‎de desembocar en el derrocamiento de Omar el-Bechir. Su sucesor, el general Ahmed Awad ‎Ibn Auf, dimitió al día siguiente a favor de otro general, AbdelFattahAbdelrahman al-Burhan. ‎Este último supuestamente presidiría una transición de 2 años antes de entregar el poder a un ‎gobierno civil. En espera de ese momento, los militares han derogado la Constitución.‎

Por el momento no se sabe qué ha pasado con Omar el-Bechir, tampoco se sabe si sus sucesores ‎son o no miembros de la Hermandad Musulmana, lo cual hace imposible explicar lo que sucede ‎con conocimiento de causa. ‎

Hasta el momento, la situación sigue siendo inestable pero nada ha cambiado en realidad, ni en ‎el plano cultural, ni en el plano político. Sudán sigue siendo una sociedad «islámica» que vive ‎bajo una dictadura militar. ‎

Los acontecimientos de los últimos días son una reacción popular ante la angustia provocada por el ‎recuerdo de la hambruna que se vivió en la región de Darfur en los años 1980, hambruna que ‎no fue resultado de la escasez de alimentos sino del hecho que los alimentos no estaban al alcance de los pobres. ‎

Esos hechos no tienen nada en común con lo que sucede en Argelia, un país con un buen nivel ‎de educación pero cuyo gobierno ha sido «privatizado» por un cártel de tres pandillas. ‎Tampoco tienen puntos comunes con lo que sucede en Libia, donde la OTAN destruyó el Estado ‎libio y asesinó a Muammar el-Kadhafi, haciendo así imposible las posibilidades de entendimiento ‎entre las tribus libias, condición previa para una solución democrática. ‎

NOTAS

[1] Para los ‎musulmanes, el Mahdi es aquel que recibe la guía de Dios para servir de guía a los demás. Nota ‎de la Red Voltaire.

Tensión en aumento: México confirma el incidente entre militares mexicanos y de EE.UU. en la frontera

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México lanzó un comunicadoel miércoles donde reconoce que se produjo un incidente entre militares locales y soldados de EE.UU. el pasado 13 de abril, cuando dos efectivos enviados por Washington a la frontera sur fueron detenidos por uniformados mexicanos en el propio territorio estadounidense, situación que desató la polémica.

Aquel altercado tuvo lugar en la división entre los estados de Texas (EE.UU.) y Coahuila (México), donde la cerca fronteriza no es exactamente igual al límite geográfico, situación que genera confusiones. Esto se debe a que en aquella zona se encuentra el paso de un lecho seco del Río Bravo, conocido como Río Grande en EE.UU. Durante la jornada, los estadounidenses fueron interrogados y apuntados con armas, aunque luego se aclaró la equivocación y fueron liberados.

A pesar de que el problema entre las fuerzas de ambos países se produjo varios días atrás, el asunto volvió a cobrar relevancia pública luego de que el mandatario republicano, Donald Trump, escribiera el 24 de abril en su cuenta de Twitter: “Los soldados de México recientemente lanzaron armas a nuestros soldados de la Guardia Nacional, probablemente como una táctica de distracción para los traficantes de drogas en la frontera”. Al mismo tiempo, añadió que se están “enviando soldados armados a la frontera”, aumentando la tensión.

Horas más tarde, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, respondió en rueda de prensa que se iba a “hacer la revisión del caso”, pero desmintió que las fuerzas estatales estén involucradas con redes criminales en la frontera: “No negociaremos con ninguna banda, con ninguna organización dedicada a cometer ilícitos. Está bien pintada la raya, la frontera, entre la delincuencia y la autoridad”.

Los hechos, según la Cancillería mexicana

Según la interpretación del suceso realizada por el Gobierno de López Obrador, la confusión se produjo a la altura de la colonia Parcelas, en Ciudad Juárez. Sin embargo, reconocen que los militares mexicanos se encontraron con los dos soldados estadounidenses al sur de la valla fronteriza, aunque seguía siendo parte del territorio vecino. Es decir,aquellos efectivos cruzaron la cerca, pero seguían en su propio país.

No obstante, Cancillería remarca que esos dos uniformados “realizaban operaciones de apoyo en un vehículo sin identificación“. En consecuencia, se determinó que continuaran con sus tareas en el automóvil, pero al norte de la valla fronteriza para evitar las confusiones.

Por último, con el fin de calmar la crispación, afirmaron que “este tipo de incidentes es común”, y sumaron que no tiene consecuencias para ningún Gobierno. A su vez, aseguraron que ambas Administraciones estuvieron en permanente contacto por este hecho, aunque la publicación de Trump en redes sociales haya aumentado la controversia.

Trump anuncia que está enviando “soldados armados” a la frontera con México

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se refirió al incidente del 13 de abril, cuando militares fronterizos mexicanos detuvieron a dos miembros de las fuerzas estadounidenses cerca de la ciudad de Clint, estado de Texas, donde la cerca instalada para dividir los territorios no coincide exactamente con el límite que separa a esas naciones.

De esta forma, los uniformados de México impusieron su autoridad en un país que no es el suyo, y por ello se desató la polémica. Por su parte, el mandatario publicó en su cuenta de Twitter: “Los soldados de México recientemente lanzaron armas a nuestros soldados de la Guardia Nacional, probablemente como una táctica de distracción para los traficantes de drogas en la frontera”.

Y continuó: “¡Mejor que no vuelva a suceder!”. Asimismo, Trump avisó desde aquella red social que ahora están “enviando soldados armados a la frontera”, y opinó que el país vecino no está haciendo lo suficiente para detener a los infractores y regresarlos.

¿Qué pasó?

El conflicto se originó porque, según la explicación de los soldados estadounidenses, la división entre los estados de Texas (EE.UU.) y Coahuila (México) no se corresponde con el límite geográfico real, debido al paso de un lecho seco del Río Bravo, conocido como Río Grande en EE.UU.

Así, según explicaron funcionarios del Pentágono a CNN, entre cinco y seis uniformados mexicanos detuvieron a dos soldados de su país, los desarmaron e interrogaron mientras les apuntaban con sus armas. Para evitar que el conflicto escale, los detenidos no opusieron resistencia, y uno de ellos que hablaba en español intentó explicar los motivos de la confusión. Una vez aclarada la situación, los estadounidenses fueron liberados.

Por otro lado, una investigación de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. confirmó que los miembros de la fuerza local no habían pisado el territorio mexicano, es decir, no salieron de su país.

La respuesta de México

En tanto, el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó el miércoles en su conferencia de prensa matutina: “Vamos a hacer la revisión del caso”. A su vez, negó que las fuerzas estatales tengan vínculos con el crimen organizado en la frontera, como insinuó el político estadounidense: “No negociaremos con ninguna banda, con ninguna organización dedicada a cometer ilícitos. Está bien pintada la raya, la frontera, entre la delincuencia y la autoridad”, dijo el mexicano.

Asimismo, la Cancillería emitió un comunicado este miércoles donde reconoce que el incidente entre los militares locales y los dos soldados estadounidenses existió, y admitió que los uniformados enviados por Washington se encontraban en territorio de EE.UU., a pesar de haber cruzado la valla fronteriza. No obstante, para bajar el nivel de tensión, manifestó que esta clase de hechos “es común”, y afirmó que ambas Administraciones estuvieron en contacto permanente por el conflicto del 13 de abril.

La política migratoria

En los primeros días de abril, luego de visitar el estado de California, Trump ya había prometido enviar más tropas a la frontera sur,declarando que “el país está lleno”, y por ello no se pueden recibir más migrantes ilegales, según el presidente.

Según una reciente publicación de Newsweek, que tuvo acceso a un documento del Departamento de Defensa, Trump habría ordenado el despliegue de entre 9.000 y 10.000 uniformados. Luego, otras fuentes del Pentágono aclararon que en realidad la cifra oscila entre 300 y 500 soldados, pero hoy no se sabe con exactitud la cantidad.

El conflicto migratorio y, principalmente, la situación de la frontera con México, es una tema de vital importancia para Washington. De hecho, fue uno de los asuntos que más trascendió en todo el mundo acerca de la campaña presidencial de Trump, antes de ocupar la Casa Blanca.

Asimismo, en los últimos meses se desarrollaron tensos debates parlamentarios por la partida presupuestaria, donde muchos legisladores demócratas demostraron su oposición para otorgarle grandes sumas de dinero público al Gobierno para financiar su política fronteriza. Así, Trump solo consiguió 1.400 millones de dólares aprobados por el Congreso, y Defensa ya comunicó el 9 de abril que se firmaron dos contratos para la construcción del muro en algunas zonas puntuales por un total de 976 millones de dólares.

Trump: “México debe detener al resto de migrantes o nos veremos obligados a cerrar esa sección de la frontera y llamar al ejército”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump se ha pronunciado este miércoles a través de su cuenta en Twitter sobre la reducción de la caravana de migrantes que llega procedente de México y otros países de América Central. Y ha amenazado con tomar medidas si el país vecino no frena el flujo de personas.

“Una caravana muy grande de más de 20.000 personas comenzó en México. Se ha reducido en tamaño, pero sigue llegando”, ha escrito el inquilino de la Casa Blanca.

“México debe detener el resto —de migrantes— o nos veremos obligados a cerrar esa sección de la frontera y llamar al ejército. ¡Los coyotes y cárteles tienen armas!”, ha amenazado Trump.

Este martes, cientos de migrantes centroamericanos fueron detenidos al sur de México por agentes migratorios en medio de un operativo en el que hombres, mujeres y niños fueron subidos en contra de su voluntad en vehículos oficiales.

Algunos analistas han explicado que las redadas en suelo mexicano contra la caravana de migrantes se deberían a cierta presión de Trump para poder controlar los flujos migratorios, una situación que el Gobierno mexicano negó este martes.

ELSPIADIGITAL.COM