Un helicóptero de la OTAN con seis personas a bordo desaparece en el mar Jónico

El helicóptero de las fuerzas aéreas canadienses se encontraba en aguas internacionales entre Grecia e Italia

Imagen de archivo de un helicóptero de la fuerza aérea de Australia. REUTERS

Un helicóptero de las fuerzas canadienses con seis personas a bordo desapareció en aguas internacionales entre Grecia e Italia, durante una operación de vigilancia de la OTAN, informó el miércoles la fuerza aérea griega.

Según las primeras informaciones, el helicóptero se hallaba fuera de la zona de control de Grecia, “a 50 millas marinas de las costas de la isla griega de Cefalonia y participaba en una operación de vigilancia de la zona” a cargo de la Alianza Atlántica, según la misma fuente.

elmundo.es

Irak y Estados Unidos negociarán en junio la retirada de las tropas del país

El general de brigada estadounidense Vincent B. Barker (izquierda) da la mano al general de división Mohammad Fadhel Abbas durante la ceremonia de entrega de la base aérea K1, cerca de Kirkuk, en el norte de Iraq

PHOTO/AMEER AL MOHAMMEDAW  –   El general de brigada estadounidense Vincent B. Barker (izquierda) da la mano al general de división Mohammad Fadhel Abbas durante la ceremonia de entrega de la base aérea K1, cerca de Kirkuk, en el norte de Iraq

Junio parece la fecha elegida por Washington y Bagdad para sentarse en una mesa de negociación y hablar sobre la retirada de las tropas estadounidenses de Irak. Así lo ha anunciado el portavoz del Comandante Jefe de las Fuerzas Armadas iraquíes, el general Abdul Karim Khalaf en el diario iraquí Al-Sabah.

Esta retirada se encuadra dentro de la decisión tomada por parte del Parlamento iraquí de proceder a la salida de todas las tropas extranjeras en territorio iraquí. Esta medida fue tomada pocos días después del asesinato del General Qassem Soleimani, general iraní y hombre clave en la República Islámica, y del Abu Mahdi al-Muhandis, comandante militar iraquí que lideraba la alianza paramilitar iraquí Fuerzas de Movilización Popular (PMF, por sus siglas en inglés).

Sobre esta decisión, el General Khalaf ha señalado que el embajador estadounidense en Bagdad, Douglas A. Silliman, mostró su buena voluntad de contribuir a esta retirada, y así se lo hizo saber al primer ministro interino, Adel Abdul-Mahdi, conversación en la que también abordaron las nuevas relaciones que se establecerán entre ambos países una vez acabe la retirada. “Estados Unidos ha reducido significativamente sus fuerzas militares en Irak, como un gesto de buena voluntad, y hay señales positivas de comprensión por parte del lado americano”, ha dicho el General.

Un soldado estadounidense está detrás de los soldados iraquíes con máscaras durante la ceremonia de entrega de la Base Aérea K1 cerca de Kirkuk en el norte de Irak
PHOTO/AMEER AL MOHAMMEDAW – Un soldado estadounidense está detrás de los soldados iraquíes con máscaras durante la ceremonia de entrega de la Base Aérea K1 cerca de Kirkuk en el norte de Irak
Continuará la colaboración militar

Sin embargo, el General Khalaf señaló que “las relaciones de seguridad entre Irak y Estados Unidos mantendrán el intercambio de experiencias y de entrenamientos, incluso si la retirada se implementa”. “Las negociaciones tratarán toda tipo de relaciones entre ambos países en cuanto a la economía, cultura, política y la seguridad estableciendo un Acuerdo Marco Estratégico”.

Según fuentes militares, se estima que aún quedan unos 5.200 soldados estadounidenses distribuidos en las bases militares al norte y oeste del país, incluida la base en Ain al-Asad, en la provincia de Anbar, cercana a Siria. En esta provincia las tropas americanas tenían planeado construir una nueva base militar, en el área de Umm Samij e instalar ahí sistemas de defensa antiaérea del modelo Patriot.

El pasado 11 de febrero, las fuerzas estadounidenses comenzaron a retirarse de 15 bases militares. El rotativo Al-Sabah asegura que la decisión final de la retirada no se llevará a cabo hasta que en Irak no se forme un gobierno, ya que el Parlamento no está autorizado a tomar decisiones sobre la retirada de las tropas americanas, pues es competencia absoluta del Gobierno.

Desde la dimisión de Mahdi, que ha seguido como presidente interino, a finales de noviembre del año pasado, el país no ha sido capaz de encontrar una estabilidad política que pueda solucionar los diferentes frentes abiertos que tiene el país. A mediados de abril, el presidente iraquí, Barham Saleh encomendó la tarea de formar gobierno al antiguo jefe de los servicios de inteligencia, Mustafa al-Kazemi.

Un soldado del ejército de EEUU hace guardia en el aeródromo de Qayyarah Oeste (Q-West)
PHOTO/AMEER AL MOHAMMEDAW – Un soldado del ejército de EEUU hace guardia en el aeródromo de Qayyarah Oeste (Q-West)
Sospechas sobre el acuerdo de retirada

Hace unas semanas, Karim Al-Muhamadawi, parlamentario iraquí y miembro de la Comisión de Seguridad y Defensa del Parlamento denunció que la política llevada a cabo por Washington no cuadraba con la retirada de las tropas, sino que estaría tratando de aumentar su capacidad ofensiva y sus ataques contra las milicias iraquíes pro-iraníes, como las PMF. “La retirada de las tropas estadounidenses de varias bases militares no está en la línea con la resolución parlamentaria iraquí que insta al Gobierno de Bagdad a expulsar a las fuerzas extranjeras del país. Es más bien parte de los planes de redistribución de las tropas de EEUU dentro de Irak”, apuntaba el parlamentario.

En consonancia con estas declaraciones, el domingo, una fuente de seguridad iraquí advirtió sobre el repentino aumento en el número de tropas estadounidenses desplegadas en la base aérea de Ain al-Asad, según recoge la agencia de noticias árabe al-Maalomah.

Según los últimos movimientos, parece probable que este años se retire la mayoría de las fuerzas militares estadounidense, igual que las francesas, inglesas y australianas que a principios de año solicitaron también la retirada de sus tropas. Ahora queda ver qué tipo de relación se establecerá entre Washington y Bagdad.

Soldados del ejército de EEUU están fuera de su vehículo blindado en una base conjunta con el ejército iraquí, al sur de Mosul, Irak
PHOTO/AP – Soldados del ejército de EEUU están fuera de su vehículo blindado en una base conjunta con el ejército iraquí, al sur de Mosul, Irak

Barack Obama retiró tropas de Irak en 2011, incapaz de asegurar un nuevo acuerdo con el gobierno iraquí para mantenerlos allí por más tiempo. Irak se vio obligado a invitar al Ejército estadounidense a volver para luchar contra Daesh, que en el verano de 2014 amenazaba con el genocidio contra los yazidíes y decapitaba a los rehenes, incluidos los estadounidenses.

En 2016, y ya con Trump en la Casa Blanca, aceleró la campaña militar contra Daesh y obtuvo la caída de la capital iraquí del Estado Islámico en 2017. En 2019, el presidente norteamericano declaró la derrota territorial de Daesh y ese mismo año, tras una redada de operaciones especiales de Estados Unidos, el líder del grupo terrorista, Abu Bakr al-Baghdadi, perdía la vida.

La labor de EEUU en Irak parecía terminada, pero Trump no prometió retirarse de Irak, aunque sí lo ha hecho con sus tropas en Siria. La decisión de permanecer en el país puede tener varias intenciones, como la de presionar a un aliado de Irán en su propio territorio. El asesinato al general Soleimani en territorio iraquí demostró cuán efectiva es la presencia norteamericana en Irak. La campaña de Trump contra Irán ha sido cada vez más intensa con sanciones contra el régimen del ayatolá Jomeini.

Ahora queda ver en qué condiciones y cómo se lleva a cabo la desescalada de las tropas norteamericanas en Irak.

atalayar.com

Turquía y el antiguo Frente al-Nusra, unos socios mal avenidos en Siria

Mercenarios sirios apoyados por Turquía se reúnen en la parte trasera de un vehículo blindado en la ciudad de Afis, en las afueras de la ciudad de Saraqeb

AFP/BARK ALKASEM  –   Mercenarios sirios apoyados por Turquía se reúnen en la parte trasera de un vehículo blindado en la ciudad de Afis, en las afueras de la ciudad de Saraqeb

El pasado 10 de abril, salió a la luz un audio -filtrado, no oficial- que hizo saltar las frágiles costuras que unen a Turquía con uno de sus aliados más importantes en la guerra siria: el grupo terrorista Hayat Tahrir al-Sham (HTS), anteriormente conocido como Frente al-Nusra. 

El audio, al que medios especializados han otorgado credibilidad, refleja las voces de varios combatientes de la organización. Entre ellos, se encontraba Abu al-Fateh al-Farghali, uno de sus hombres más prominentes. Lo que se le oía relatar a los presentes visibilizaba a las claras que la relación del grupo con Ankara es, como mínimo, ambivalente.

¿Qué decía Al-Farghali?

El mensaje que transmitía el líder terrorista a sus correligionarios no es el reconocimiento de una derrota estratégica, pero casi. En líneas generales, Al-Farghali venía a decir que el poder parece estar cambiando de manos en Idlib.

Cuando HTS negoció su alianza con Ankara para luchar contra el régimen de Bachar al-Asad, lo hizo, más o menos, desde una posición de fuerza. Al fin y al cabo, se trataba, quizá, de la organización más sólida entre la miríada de grupos que se oponían al avance del Ejército Árabe Sirio. En cierto modo, tenían la sartén por el mango y los turcos eran unos recién llegados.

Sin embargo, ha ido cambiando paulatinamente. Al menos, es lo que se desprende de lo que cuenta Al-Farghali. A lo largo de los últimos meses, Turquía está actuando mucho más por libre. El envío de tropas a la zona de Idlib en el curso de sucesivas operaciones militares -la última, ‘Escudo de Primavera’- no parece haber sido consensuado con sus socios a nivel local.

El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan habla al comienzo de una reunión sobre el coronavirus con sus ministros, en Ankara (Turquía)
PHOTO/AP – El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan habla al comienzo de una reunión sobre el coronavirus con sus ministros, en Ankara (Turquía)

La consecuencia más inmediata es que, naturalmente, el equilibrio de poder ha variado y se ha decantado a favor de las Fuerzas Armadas desplegadas por el Ejecutivo de Recep Tayyip Erdogan. El territorio que una vez estuvo bajo control de los rebeldes está pasando a manos turcas. No solo eso: en virtud del acuerdo de alto el fuego firmado con Rusia a principios del pasado mes de marzo, Turquía se compromete, al menos en el plano teórico, a apoyar en la medida de lo posible la lucha contra el terrorismo.

En vista de este desarrollo, ¿puede decirse que Ankara traicionó a sus socios? No está claro, puesto que, según lo que comenta Al-Farghali, el HTS -o, al menos, algunos de sus sectores- nunca se fio del todo de la otra parte. De hecho, “infiel” y “apóstata” son algunos de los calificativos que el terrorista dedica al Gobierno turco en la grabación.

Solo unos pocos días después de las declaraciones de Al-Farghali, otra filtración: esta vez, un vídeo. En el metraje, también autenticado, varios integrantes de HTS aparecían burlándose de los soldados del Ejército turco. Los protagonistas del fragmento llegaban a amenazarlos con la decapitación.

Comunicación de crisis

Demasiadas curvas en el camino. El vídeo de los milicianos díscolos fue más de lo que la cúpula de HTS pudo aguantar sin intervenir. El día 16 de abril, a través de Ibaa, uno de sus canales de comunicación, el grupo emitió una nota, esta vez oficial. Se elaboró en lengua turca, de modo que era evidente a quién iba dirigida.

El escrito reafirmaba que el Ejército turco es “un socio en la guerra de la revolución siria contra el régimen y sus aliados” y recalcaba que los soldados proporcionados por Ankara “han luchado en las trincheras […] dando su sangre en defensa de las tierras liberadas”. El grupo añadía que estaba investigando quiénes eran los combatientes que aparecían en el vídeo para aclarar cuáles habían sido sus motivaciones.

Soldados turcos en la ciudad siria de Ras al-Ain, al noreste de Siria
PHOTO/UGAR CAN vía AP – Soldados turcos en la ciudad siria de Ras al-Ain, al noreste de Siria
Divisiones en HTS

La duda que se plantea es bastante clara: ¿quién dice la verdad y quién miente? ¿Debe creerse a Al-Farghali y a los críticos que reniegan de su “socio” o bien la versión oficial, centrada en apaciguar los ánimos entre teóricos aliados? Puede que, en parte, las dos posturas sean válidas.

¿Por qué? Realmente, HTS, sobre todo desde que empezó a tener a Turquía como compañera de viaje, no es un bloque monolítico. Está integrado por un sector más pragmático, representado por su líder Abu Mohammad al-Golani, y otro más intransigente. 

La rama oficial parece haber asumido lo innegable: que Turquía ha pasado a dominar la situación, al menos en el campo de la oposición a Al-Asad. Por esa razón, al menos a corto plazo, se ha mostrado más dispuesta a seguir cooperando y, hasta cierto punto, a comulgar con las líneas estratégicas de acción que dicte Ankara. Hay analistas, como el periodista turco Fehim Tastekin, que apuntan a que el objetivo final de Erdogan puede ser integrar directamente bajo su mando a las corrientes más moderadas de HTS y otros grupos terroristas.

Ahora bien, ¿qué pasará con los disidentes? La base de HTS, especialmente los combatientes extranjeros, está altamente ideologizada. Para muchos, combatir a las órdenes de un Gobierno constituido a imagen de los sistemas de democracia representativa -y, a todas luces, ‘takfir’, empleando la terminología yihadista-, no es ni siquiera una opción. 

El ministro de Defensa turco Hulusi Akar en una reunión en el Sitio de Comando Táctico en Hatay
PHOTO/ Ministerio de Defensa turco – El ministro de Defensa turco Hulusi Akar en una reunión en el Sitio de Comando Táctico en Hatay
¿Desertores con destino a Al-Qaeda?

Precisamente, empieza a haber profundas divisiones internas en la organización. Algunos de los militantes más radicales no es que hayan cambiado de mando, pero sí de filiación. Otro de los grupos destacados establecidos en la zona de Idlib es la Organización de Guardianes de la Religión (GRO, por sus siglas en inglés).

Esta entidad posee vínculos bastante sólidos con la red global Al-Qaeda y, a ojos de los combatientes más extremistas, podría ser una opción más que atractiva frente a un HTS que acabe, eventualmente, sometido a los designios de Turquía. Así lo sugiere un análisis publicado en el diario Al-Monitor por Khaled al-Khateb, antiguo profesor de Geografía en la Universidad de Alepo.

Incluso, ambas organizaciones podrían verse abocadas a combates entre ellas por consolidar su posición alrededor de Idlib, en caso de que Turquía continúe enviando refuerzos.

Combatientes sirios apoyados por Turquía se suben a un tanque con la bandera islámica utilizada por Hayat Tahrir al-Sham en Saraqeb, el 27 de febrero de 2020
AFP/BARK ALKASEM – Combatientes sirios apoyados por Turquía se suben a un tanque con la bandera islámica utilizada por Hayat Tahrir al-Sham en Saraqeb, el 27 de febrero de 2020
Una posición complicada

Así pues, la situación en la que ha quedado HTS no es para nada sencilla. Por una parte, se encuentra combatiendo a las tropas del Ejército Árabe Sirio de Al-Asad que, además, cuentan con el apoyo desde el aire de la potente aviación rusa. Por otra, las intervenciones militares de Turquía, su teórico socio, le han arrebatado un poder que no parece que vaya a recobrar pronto. 

No hay ninguna indicación de que Ankara, en plena política exterior expansionista, vaya a relajar la presión en las próximas semanas, a pesar de que la pandemia del coronavirus haya hecho que las actividades de sus Fuerzas Armadas en suelo sirio disminuyan ligeramente.

Los herederos del Frente al-Nusra parecen estar entre la espada y la pared: si no se pliegan al plan que conciba Erdogan, pueden pasar a tenerlo como enemigo. Y si lo hacen, es muy probable que continúen sufriendo la pérdida de numerosos integrantes que partan hacia otras organizaciones todavía más extremistas.

atalayar.com

Israel: un atacante apuñaló a una mujer minutos después del homenaje a las víctimas del terrorismo

Una mujer israelí fue atacada con arma blanca en la ciudad de Kfar Saba (Policía de Israel)
Una mujer israelí fue atacada con arma blanca en la ciudad de Kfar Saba (Policía de Israel)

Una mujer de 62 años fue apuñalada en la ciudad de Kfar Saba, en el centro del país, en un aparente ataque terrorista, señalaron fuentes policiales.

El atentado tuvo lugar poco después de que se escuchara la sirena de dos minutos en el Día del Recuerdo (Iom Hazikaron) para honrar a los soldados caídos y a las víctimas del terrorismo.

La víctima fue trasladada en un estado catalogado como de moderado a grave por el servicio de ambulancias Magen David Adom (Estrella de David Roja), o “MADA”, al Hospital Meir de la ciudad.

La Policía israelí calificó el incidente de “terrorista”, denominación que hace alusión al conflicto entre palestinos e israelíes y más tarde confirmó que el autor era un palestino de 19 años.

El atacante, de 19 años, que tenía puesto una mascarilla tal como exigen las regulaciones del Ministerio de Salud, fue repelido por las balas de un ciudadano que trabaja como guardia de seguridad e hizo uso de su arma personal. Sufrió heridas leves y fue detenido por la policía.

Los disparos que alcanzaron al atacante fueron realizados por un ciudadano que presenció el ataque e iba armado

Los disparos que alcanzaron al atacante fueron realizados por un ciudadano que presenció el ataque e iba armado

El hecho ocurrió en la calle Galgalei Haplada adyacente al centro comercial o shopping G de Kfar Saba, informaron los paramédicos de MADA.

Desde que comenzara la crisis por la pandemia se han reducido este tipo de incidentes, que se producen sobre todo en los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este, y en menor medida en ciudades israelíes.

Los ataques suelen realizarlos palestinos con arma blanca, y en algunos casos con armas de fuego, y en menor número los autores han sido árabes con ciudadanía israelí.

 

(Con información de Aurora y EFE)

infobae.com

El gasto militar mundial creció un 3,6% en 2019, el mayor aumento de la última década

Un sistema de misiles balísticos intercontinentales rusos Yars RS-24 (REUTERS / Grigory Dukor / Foto de archivo)
Un sistema de misiles balísticos intercontinentales rusos Yars RS-24 (REUTERS / Grigory Dukor / Foto de archivo)

El gasto militar a nivel mundial alcanzó los 1,91 billones de dólares en 2019, lo que supone un aumento del 3,6 por ciento con respecto a la cifra del año anterior, el mayor incremento en la partida militar en la última década, según el anuario elaborado por el Instituto de Investigación Internacional para la Paz de Estocolmo (SIPRI).

El informe apunta que el aumento en el gasto global se ha acelerado en los últimos años y desde 2010 ha experimentado un crecimiento del 7,2 por ciento. En términos totales la inversión en Defensa el pasado año representa el 2,2 por ciento del PIB mundial, aproximadamente 249 dólares por persona.

El gasto mundial se concentró en cinco países, que suman el 62 por ciento del gasto militar mundial. Por este orden, Estados Unidos, China, India, Rusia y Arabia Saudí son las principales potencias por gasto militar. En el contexto europeo destaca Alemania, que destinó un 10 por ciento más a esta partida el último año, siendo el país que más incrementó el gasto en Defensa entre las principales potencias militares.

Estados Unidos ha incrementado su presupuesto militar

Estados Unidos ha incrementado su presupuesto militar

EEUU representa un 38% del gasto total

Estados Unidos se mantiene a la cabeza en el gasto militar a nivel global, según recoge el informe en su estadística desglosada por países. Washington contabilizó el pasado año un 38% del gasto mundial en Defensa, con 732.000 millones de dólares, y aumentó un 5,3 por ciento su inversión con respecto a 2018.

Para dar cuenta de las cifras de gasto militar estadounidense, el incremento por parte de la administración norteamericana equivale a la inversión total realizada por Alemania.

“El reciente aumento militar en Estados Unidos se debe a que vuelve de nuevo la percepción de que hay una competencia militar entre grandes potencias”, ha asegurado el investigador del SIPRI Pieter Wezeman.

Desfile militar para celebrar el 90 aniversario de la fundación del Ejército Popular de Liberación de China en la base de entrenamiento de Zhurihe (Tpg Via Zuma Press/Shutterstock)

Desfile militar para celebrar el 90 aniversario de la fundación del Ejército Popular de Liberación de China en la base de entrenamiento de Zhurihe (Tpg Via Zuma Press/Shutterstock)

China ha sido el segundo país del mundo con mayor gasto militar, con 261.000 millones de dólares, y un aumento del 5,1 por en 2019. Mientras que India es el tercero con una inversión de 71.100 millones y un crecimiento del 6,8 por ciento. Según Wezeman, estas cifras se explican por la rivalidad regional entre Pakistán, India y China, lo que ha llevado a estas dos últimas potencias a registrar uno de los mayores aumentos en su inversión en Defensa.

Por su parte, Rusia se sitúa como cuarta principal potencia militar por inversión en Defensa. El pasado año destinó 65.000 millones, para un incremento interanual del 4,5 por ciento. Este gasto representa el 3,9 por ciento de su PIB, lo que le sitúa como una de las naciones que más invierte en términos porcentuales.

En el contexto europeo, destaca el incremento del 10 por ciento del gasto en Alemania, para una inversión total de 49,3 mil millones de dólares. El informe atribuye este auge en el gasto de Defensa a los esfuerzos de Berlín, en el marco de la OTAN, para hacer frente a la amenaza rusa en el Báltico. Sin embargo, otras potencias europeas como Francia o Reino Unido mantuvieron estable su inversión militar.

Otras regiones mundiales como Sudamérica no experimentaron cambios en su gasto militar. El gasto conjunto de la región alcanzó los 52.000 millones, con Brasil liderando la inversión con un 51 por ciento.

En el caso de África, el gasto combinado de todo el continente se estima en 41.000 millones de dólares, lo que representa un incremento del 1,5 por ciento con respecto al año anterior. Es la primera vez en cinco años que aumenta el gasto en Defensa.

 

(Con información de Europa Press)

infobae.com

El mariscal Haftar anuncia que asume el control político de Libia

El mariscal Haftar anuncia que asume el control político de Libia

 –

El mariscal Jalifa Haftar, líder del Ejecutivo no reconocido en el este de Libia y hombre fuerte del país, anunció hoy que el Consejo militar que preside se dispone a asumir el control político y que por tanto se desliga definitivamente del acuerdo forzado por la ONU en 2015 en la ciudad marroquí de Skhirat, que impuso la formación del actual Gobierno de Acuerdo Nacional en Trípoli (GNA).

En un breve discurso difundido a través de la televisión, Haftar. jefe del LNA, el Ejército Nacional Libio, no detalló que tipo de gobierno pretende liderar y simplemente se limitó a subrayar que responde a lo que en su opinión es “la voluntad del pueblo”.

“Queremos anunciar que el comando general ha escuchado el deseo del pueblo, y que, pese a la enorme responsabilidad, el tamaño y las muchas obligaciones que supone, aceptaremos el deseo popular”, afirmó.

Antiguo miembro de la cúpula militar que derrocó al rey Idris al final de la década de los setenta, Haftar fue reclutado por CIA y trasladado a Estados Unidos a finales de la década de los ochenta cuando era un alto mando del Ejercito de Muamar al Gadafi y se convirtió en uno de los principales opositores al dictador en el exilio.

Regresó al país en marzo de 2011, apenas un mes y medio después de que estallara la rebelión popular que nueve meses después acabó con la vida y el régimen del dictador.

En 2014 fue nombrado jefe del Ejército regular Libio (LNA) por el Parlamento elegido ese mismo año en las urnas, que debió huir a la ciudad oriental de Tobruk después de que el gobierno en Trípoli no reconociera la derrota electoral.

La ONU lanzó entonces un fallido proceso de paz que concluyó en diciembre de 2015 en Skhirat con un acuerdo para la formación de un gobierno en Trípoli formado únicamente por grupos minoritarios de ambas partes, y que tanto el antiguo Ejecutivo de corte islamista como el Parlamento tutelado por Haftar, nunca aceptaron.

Desde entonces, la guerra civil y el caos dominan Libia, un conflicto que ha devenido en el último año en un conflicto multinacional sin ejércitos librado por decenas de milicias locales y de grupos de mercenarios privados vinculados tanto al Gobierno sostenido por la ONU en Trípoli (GNA) como a las fuerzas bajo el mando del mariscal.

El enfrentamiento armado se agudizó en abril del pasado año, fecha en la que Haftar -que cuenta con el apoyo de Jordania, Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Rusia- puso cerco al gobierno en la capital, al que respaldan militarmente Italia, Catar y Turquía.

Desde entonces han muerto cerca de dos mil personas -alrededor de 350 de ellos civiles-, en torno a 20.000 han resultado heridos y más de 200.000 se han visto obligadas a abandonar sus hogares y convertirse en desplazados internos.

atalayar.com

Guerrilleros y paramilitares colombianos instalaron sus bases en 28 fincas del estado venezolano de Zulia

Los puntos en verde son fincas desalojadas Varias con paramilitares Y en los puntos rojos está el ELN
Los puntos en verde son fincas desalojadas Varias con paramilitares Y en los puntos rojos está el ELN

Ya no queda ningún civil, productores o dueños de finca, en los sectores La Motilona y Caño 14, municipio Catatumbo del venezolano estado Zulia. Todo el territorio está invadido de guerrilleros y paramilitares. Hasta la escuela Caño 14 fue tomada por el Ejército de Liberación Nacional (ELN), mientras que el sanguinario grupo Los Rastrojos se instaló sobre 22 fincas, de las cuales han venido desalojando a sus dueños progresivamente.

Los productores perdieron el control de sus fincas, pero también muchos se han empobrecido vertiginosamente, después de que les acabaron la producción, les robaron la mayoría del ganado, herramientas y útiles de trabajo.

“Solo pudimos sacar unas poquitas cosas”, relata a Infobae una señora que toda su vida vivió en ese lugar, invirtió sus mejores años en trabajar y sacar la familia adelante. “No nos han permitido regresar para por lo menos llevarnos algo de lo mucho que dejamos en nuestra finca”, cuenta con indignación un hombre joven, que manifiesta sentir mucha rabia porque nadie los auxilió. “Ni siquiera a los militares les importó. A veces uno no sabe quienes son peores, si nos irregulares colombianos o los militares venezolanos”.

Guerrilleros y paracos amenazaron a los habitantes de La Motilona y Caño 14 hasta que los obligaron a abandonar sus fincas y con armas, bombas y minas se instalaron en esa parte del territorio venezolano.

Todo el municipio es impactado por la guerra que libran ELN y Los Rastrojos. Desde el 17 de febrero huno un recrudecimiento de los enfrentamientos entre ellos. Más aún desde que el 14 de febrero, ni siquiera por ser el día del amor y la amistad, los irregulares hicieron tregua y en Boca de Grita los elenos acorralaron a los Paramilitares, obligándolo a desplazarse hacia Caño Motilón.

Los guerrilleros y los paracos están en sectores a menos de dos kilómetros uno de otro, pero ese espacio lo llenaron de minas antipersonas.

Veamos dónde están ubicados los guerrilleros y los paramilitares en La Motilona y Caño 14, parroquia Udón Pérez del municipio Catatumbo.

Territorio Rastrojo

1) Finca conocida como “Construcción”, está en manos de Los Rastrojos y es usada como base y armería.

8°28′41.3″N 72°27′19.2″W

8.478148, -72.455319

2) En esta ubicación está la finca conocida como la “Pollera”, también en manos de los paracos. Era una especie de hotel 5 estrellas, con habitaciones con lujo y todo tipo de instalaciones para realizar sus fiestas.

8°28′23.5″N 72°27′31.3″W

8.473183, -72.458694

3) Las siguientes coordenadas pertenecen a lo que es la finca propiedad de un productor llamado Edgar Morales, y que los irregulares del paramilitarismo se la tomaron como punto de control hacia La Primavera y Casa de Zinc.

8°28’17.7″N 72°28’30.4″W

8.471576, -72.475121

4) La finca “Casa Rosada” está en manos de Los Rastrojos, quienes la usan como paradero y acaparamiento del ganado de las que se apropian de las fincas desalojadas.

8°29′40.8″N 72°26′37.4″W

8.494668, -72.443721

5) En este lugar está una finca propiedad de Domingo Contreras, a quien los paracos desalojaron, para instalar ahí su primer punto de control hacia La Motilona.

8°29′23.6″N 72°26′40.3″W

8.489887, -72.444521

6) Aquí está otra finca de Domingo Contreras, desalojado por Los Rastrojos y que hoy en día está siendo como punto de control entre La Motilona y Caño Motilón.

8°28’14.7″N 72°27’02.1″W

8.470754, -72.450587

7) La parcela de un señor conocido como Adán, fue desalojada y tomada por los paracos, quienes la usan como punto de control hacia La Motilona.

8°29’25.6″N 72°26’12.1″W

8.490437, -72.436706

8) Justo aquí está la intersección conocida como la Y, entre Motilón y el sector de Mene Mauroa, punto de control de los paracos.

8°28′16.0″N 72°25′04.0″W

8.471110, -72.417765

9) En la entrada al camellón de Caño El Medio, la Guardia Nacional Bolivariana instaló un puesto, después de los fuertes enfrentamiento entre Los Rastrojos y ELN , pero los militares lo usan para extorsionar a los productores.

8°32′15.6″N 72°22′20.7″W

8.537668, -72.372407

10) Este lugar es donde está la finca de Jesús Sánchez, con casa desalojada y tomada como base del Comandante de Comunicación de Los Rastrojos.

8°28′19.9″N 72°25′06.8″W

8.472187, -72.418542

11) En este lugar está la finca conocida como “Las Tablas” tomada por Los Rastrojos, desde hace dos años para centro de recreación y descanso del comandante Camaleón.

8°27’07.4″N 72°25’45.4″W

8.452046, -72.429266

12) La finca propiedad de Eduardo Rey, fue tomada hace dos meses por el comandante Camaleón, para instalar su centro de operaciones y su lugar de descanso para el stress, desde que se le empezó a hacer más difícil pasar a “Las Tablas” porque las lluvias les dejan los carros accidentados en el barro.

8°26′35.9″N 72°26′55.8″W

8.443314, -72.448845

13) Hay un señor que en la zona conocen como Mincho, quien tiene una finca en esas coordenadas, pero Los Rastrojos se la quitaron hace tres meses.

8°26’17.7″N 72°25’34.7″W

8.438262, -72.426303

14) La finca del señor Orésteres fue tomada por los paramilitares hace tres meses. He ahí el lugar:

8°26’08.6″N 72°25’44.4″W

8.435722, -72.428988

15) En la finca de un señor que en vida se llamó Roso, están los paracos para hacer control entre Mene Mauroa y el sector de Matecoco.

8°25′43.7″N 72°26′34.8″W

8.428801, -72.442994

16) Desde hace más de cinco años los paracos se instalaron en la finca conocida como Los Paticos, que es el lugar de descanso y operaciones del Comandante de Finanzas de Los Rastrojos, alias Felipe.

8°25′22.3″N 72°26′20.4″W

8.422862, -72.438985

17) En ese lugar está una finca, dónde hacen presencia Los Rastrojos, a unos 200 metros del puesto de la Guardia Nacional Bolivariana de Matecoco.

8°24’55.9″N 72°26’49.5″W

8.415533, -72.447069

18) Aquí queda la finca “La Vaquera”, que fue tomada por los paracos desde hace años para instalarse y controlar la base del Ejército venezolano bajo el mando del Fuerte Motilón de Casigua. Los Rastrojos están a menos de 800 metros

8°26’42.7″N 72°23’36.5″W

8.445186, -72.393465

19) En este lugar está una finca, que fue tomada por los paracos hace años. Desde ahí hacen control hacia el sector “La Estrella”, que comunica a Venezuela con Colombia.

8°24’27.2″N 72°24’45.3″W

8.407567, -72.412594

20) Este punto es conocido como Puerto Cartucho, está controlado por paracos que así tienen acceso al río y pueden cruzar a Boca de Grita. Es un lugar que usan para realizar ejecuciones, torturas y otras atrocidades.

8°23’48.5″N 72°24’18.5″W

8.396815, -72.405140

21) Este es el punto conocido como Puente Hierro, un lugar con gran presencia de paramilitares patrullando para tener bajo sus órdenes a los guardias y regular la entrada de los civiles. No dejan pasar a ningún desconocido en la zona, porque de hacerlo no se le vuelve a ver más.

22) En este lugar hay una finca, ubicada entre Motilón y Caño El Medio, que se ha convertido en el sitio de abastecimiento y descanso de pelotones de paracos, quienes q patrullan toda esa área entre los dos sectores.

8°30’42.6″N 72°23’24.1″W

8.511832, -72.390024

Las fincas tomadas por el ELN

23) En ese lugar está una finca que se conoce como “Casa de Tubo”, y que sus dueños se vieron obligados a desalojar por presión de la guerrilla. Es la primera que está al entrar al sector La Motilona y es el primer control que tiene el ELN: está a 200 metros del puente Las Cruces.

8°31’55.6″N 72°24’34.3″W

8.532121, -72.409519

24) En esas coordenadas se inicia el camellón Caño 14; la parcela que está ahí fue desalojada y hoy es punto de control del ELN.

8°31’08.2″N 72°26’15.4″W

8.518934, -72.437607

25) Aquí queda la escuela Caño 14, que fue desalojada desde hace varios años y tomada por el ELN como principal base de operaciones. El ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz hace silencio.

8°30’43.8″N 72°26’55.6″W

8.512174, -72.448789

26) En ese lugar queda la finca “Casa Blanca”, propiedad de Gerson Contreras. Ellos fueron desalojados por el Ejército de Liberación Nacional, que tomó posesión del predio.

8°29’40.6″N 72°27’56.2″W

8.494619, -72.465604

27) Al productor Ángel Contreras lo desalojo el ELN de su propiedad, ubicada en esas coordenadas, y es parte del territorio controlado por la guerrilla.

8°30’24.9″N 72°28’07.9″W

8.506902, -72.468859

28) Aquí está el último punto de control del ELN hacia Caño Motilón. Antes la finca estaba ocupada por Rafael Masabet y su familia hasta que la guerrilla los desalojó.

8°30’12.0″N 72°26’06.8″W

8.503337, -72.435227

infobae.com

Los separatistas del sur de Yemen declaran el autogobierno y la crisis se agudiza

Convoy de las fuerzas del STC. Los vehículos llevan la bandera de la antigua república de Yemen del Sur

AFP/SALEH AL-OBEIDI  –   Convoy de las fuerzas del STC. Los vehículos llevan la bandera de la antigua república de Yemen del Sur

Los secesionistas sureños de Yemen decretaron su autonomía después de que no fructificase el acuerdo de paz firmado con el Ejecutivo reconocido internacionalmente de Abd Rabbuh Mansur al-Hadi profundizando así en la grave crisis que atraviesa el país, sumido en una guerra civil desde 2014 en la que las milicias rebeldes hutíes, grupos chiíes respaldados por la República Islámica de Irán, tratan de socavar el poder establecido. Un escenario complicado en lo que fue considerada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) como la peor crisis humanitaria del planeta padecida además en el territorio más pobre de Oriente Medio.

El principal foco bélico en Yemen confronta a los rebeldes hutíes, apoyados por Irán y que controlan el norte del país incluida la capital Saná, y a las fuerzas progubernamentales, que reciben el soporte militar de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, gran enemigo regional de los iraníes y estandarte máximo de la rama suní del islam, contrapuesta a la chií representada por el régimen de los ayatolás.

Pero en las filas de las fuerzas leales al poder oficial también existen profundas divisiones entre el Gobierno en el exilio de Al-Hadi, en Adén (al sur del territorio yemení), y el movimiento separatista del Consejo de Transición del Sur o Consejo Transicional Sureño (STC, por sus siglas en inglés).

A pesar de que el pasado 5 de noviembre se rubricó en Riad, capital del reino saudí, un pacto para limar diferencias después de que los separatistas tomaran el control del enclave de Adén, el STC acusó este domingo al Gobierno de Al-Hadi de violar los términos del mismo y de “conspirar” contra la causa del sur. Ese acuerdo contemplaba el establecimiento de un nuevo gobierno con representación igualitaria de ambas partes, además del retorno de las autoridades reconocidas internacionalmente a Adén.

Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, presidente de Yemen reconocido internacionalmente
AFP/NATALIA KOLESNIKOVA – Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, presidente de Yemen reconocido internacionalmente

Y es que, en agosto pasado, los separatistas se hicieron con las instituciones en Adén, sede temporal del Gobierno, algo que el Ejecutivo de Abd Rabbuh Mansur al-Hadi calificó de “golpe de Estado”, pero entonces las partes terminaron llegando a un entendimiento en Riad. 

Desde el STC se ha venido denunciando el deterioro de los servicios públicos y de las condiciones en el sur del país ante la inacción del Ejecutivo, al que acusan de no suministrar alimentos, de la depreciación de la moneda y de no surtir fondos para pagar a los funcionarios.

Debido a esta situación, se tomó la decisión de instaurar “la autonomía” de la región, la cual ha entrado en vigor este domingo. “Un comité de autonomía iniciará sus trabajos sobre la base de una lista de tareas asignadas por la Presidencia del Consejo”, indicó una nota oficial del STC.

Por su parte, el Ejecutivo oficialista rápidamente ha calificado de “catástrofe” esta postura, denunciando esta proclamación independentista unilateral. En una declaración oficial, la Administración Al-Hadi reseñó que los separatistas sureños serán responsables del “resultado catastrófico y peligroso” de esta deriva. Además, llamó a Arabia Saudí, al frente de la coalición árabe (de la que forman parte países como Emiratos Árabes Unidos), a tomar medidas “estrictas”.

Mohammed bin Saeed al-Jaber (D), embajador saudí en Yemen y director del Centro de Apoyo a las Operaciones Humanitarias Integrales en Yemen (YCHO), se reúne con el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths.
PHOTO/SAUDI PRESS AGENCY – Mohammed bin Saeed al-Jaber (D), embajador saudí en Yemen y director del Centro de Apoyo a las Operaciones Humanitarias Integrales en Yemen (YCHO, por sus siglas en inglés), se reúne con el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths

El ministro yemení de Asuntos Exteriores, Mohamed al-Hadhrami, fue más allá y declaró que la decisión del STC es “una extensión de la rebelión” y que el STC tendrá que “soportar solo las serias y catastróficas consecuencias de tal declaración”.

Las fuerzas armadas del STC se desplegaron masivamente por Adén tras este anuncio de la ruptura del acuerdo con el Gobierno estableciendo puestos de control “en todas las instalaciones gubernamentales, entre ellas el Banco Central y el puerto”, como reconoció una fuente consultada por la agencia AFP.

Las disensiones internas también dejaron aflorar divisiones externas entre firmes aliados, ya que Arabia Saudí ha venido apoyando sin fisuras al Gobierno de Al-Hadi, mientras Emiratos ha venido financiando y formando castrensemente a los separatistas del sur. Situación que significó una contradicción en las filas de la alianza árabe con una nación como la emiratí que parecía estar alineada a la vez con dos bandos enfrentados.

La ruptura de este acuerdo entre los que hasta ahora eran socios en la guerra de Yemen llega en un escenario en el que la alianza internacional dirigida por Arabia Saudí, que sustenta al Gobierno internacionalmente reconocido en su batalla contra los hutíes, prorrogó un alto el fuego unilateral que tenía como objetivo detener la propagación de la pandemia del coronavirus, que está dejando a nivel mundial centenares de miles de muertos y millones de personas afectadas. De momento, en el país de la península arábiga solamente hay reconocido un caso de infectado por coronavirus, un trabajador portuario de Al-Sheher, localidad al sur enclavada en la provincia de Hadramut, controlada por el Ejecutivo oficialista.

Ciudad portuaria de Adén
REUTERS/FAWAZ SALMAN – Ciudad portuaria de Adén

A pesar de la tregua -rechazada por los hutíes-, los combates prosiguen en un país que registra el peor desastre humanitario del mundo, según la ONU, y sobre el que existe un gran temor de que haya un brote serio de la enfermedad COVID-19 porque la nación no cuenta lógicamente con las infraestructuras sanitarias necesarias para hacer frente a los rigores de esta pandemia, en medio de una cruenta guerra civil que ha dejado ya decenas de miles de muertos en los últimos cinco años provocados por los choques entre las fuerzas progubernamentales y los rebeldes hutíes. A esto se suma también que zonas del país sufrieron últimamente lluvias torrenciales y, al menos, 21 personas fallecieron esta semana por las fuertes precipitaciones padecidas en Adén.

atalayar.com

Turquía envía nuevos destacamentos de mercenarios sirios con destino a Libia

Combatientes sirios respaldados por Turquía

AFP/BULENT KILIC  –   Combatientes sirios respaldados por Turquía

Turquía ha iniciado el proceso de transferencia de nuevos grupos de milicianos sirios a sueldo desde la región de Tal-Abyad, localizada al norte de Siria en la frontera con el país turco, para reclutarlos y enviarlos desde suelo otomano a la guerra civil de Libia.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), organización radicada en Reino Unido que cuenta con una amplia red de observadores sobre el terreno, ha alertado de esta circunstancia remarcando que los servicios de inteligencia turcos habían instado a los dirigentes de las milicias sirias pro-turcas a que detallasen listados de cientos de combatientes de cara a destinarlos a Libia a luchar próximamente.

Diversas facciones elaboraron relaciones de efectivos que han llegado a sumar hasta los 2.200 nombres, encabezados por las fuerzas de Ahrar al-Sharqiya, grupo rebelde armado sirio fundado en 2016 por elementos exiliados y desplazados principalmente de la Gobernación de Deir Ezzor y otras provincias orientales, como Al-Hasaka, debido a la oposición firme de las kurdas Unidades de Protección del Pueblo (YPG, por sus siglas en turco) y del propio Gobierno sirio de Bachar al-Asad, fervientes enemigos de la Turquía presidida por Recep Tayyip Erdogan. Precisamente, muchos combatientes de Ahrar al-Sharqiya proceden del grupo terrorista del Frente al-Nusra, vinculado a la actividad de Al-Qaeda en Siria. Unos terroristas yihadistas que son objeto de hostigamiento por parte del régimen de Al-Asad.

El destino de estos 2.200 mercenarios es el de la guerra civil de Libia para luchar al servicio de la coalición formada por el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA, por sus siglas en inglés) del primer ministro Fayez Sarraj y el Estado turco comandado por Erdogan, que se enfrenta al Ejército Nacional de Libia (LNA, por sus siglas en inglés), liderado por el mariscal Jalifa Haftar.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan
PHOTO/PRESIDENCIA TURCA vía AP – El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan

Según el OSDH, la inteligencia turca presionó a las diversas facciones que conforman el conglomerado de milicianos sirios pro-turcos para proveer de más combatientes de cara a esta nueva remesa de efectivos, a pesar de las reticencias mostradas por estos ante el cese del apoyo financiero que se venía dando por parte del Estado turco.

Entre las facciones que se quejaban por este aspecto está la Legión de Rahman, con miembros provenientes de Guta y Homs, ciudades de la parte occidental de Siria; cuyo objetivo es derrocar al régimen sirio de Bachar al-Asad.

El Observatorio señaló que los servicios de inteligencia turcos presionaron a los integrantes de la Legión de Rahman para que hubiese un mayor suministro de soldados, después de la paralización por parte turca de la distribución de salarios durante unos dos meses y de la reducción de las asignaciones que se les proporcionaba a los milicianos con alimentos y municiones, como detalló también el medio Al-Ain.

Turquía continúa así el proceso de transporte de mercenarios y extremistas para luchar contra el LNA de Haftar. Mientras, estas milicias apoyadas por asesores turcos intensifican los ataques contra civiles en áreas bajo el control del Ejército libio, así como bombardean sus propiedades y centran su objetivo en hospitales, camiones de combustible y suministros médicos.

El mariscal del LNA Jalifa Haftar
REUTERS/COSTAS BALTAS – El mariscal del LNA Jalifa Haftar

El número de muertes de mercenarios sirios en Libia ha aumentado ya a 190, y Turquía ha duplicado el número de milicianos para compensar sus pérdidas ante el LNA.

Con este panorama, el descontento es patente en el seno del grupo de mercenarios sirios destinado por Turquía a Libia. El horror de la guerra y el incumplimiento de lo pactado por parte de Ankara ha generado un escenario en el que los milicianos sirios pro-turcos en territorio libio se levantan contra los propios oficiales turcos y los líderes de las fuerzas leales al GNA de Fayez Sarraj, intentando incluso emigrar ilegalmente a Europa a través del Mediterráneo, según detalló el diario The Arab Weekly.

Medios locales se hicieron eco también del hartazgo entre los mercenarios sirios y extranjeros enviados a Libia por el Ejecutivo de Recep Tayyip Erdogan ante los oficiales turcos, por un lado, y altos cargos de las milicias del GNA, que cuenta con el apoyo de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y cuya sede está en Trípoli, por otro; todo ello después de que Turquía incumpliese las promesas hechas y redujese sus salarios asignados.

Por su parte, los líderes de las fuerzas leales al GNA han tachado esta rebelión de acto de desobediencia e indisciplina por parte de los mercenarios.

El propio Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó el pasado domingo de que Turquía había reducido los emolumentos de los milicianos sirios que se habían ofrecido como voluntarios para luchar en el conflicto de Libia, provocando la protesta generalizada entre estos.

Se produce así una vuelta de tuerca más por parte del ‘sultán’ Erdogan dentro de su afán de expansionismo en áreas como Oriente Medio y el norte de África.

En el caso del conflicto bélico libio, el presidente de Turquía se alió con el GNA de Fayez Sarraj para hacer frente al rival LNA de Haftar en el marco de una guerra civil que se ha convertido últimamente en un pulso de potencias extranjeras que se han entrometido en la refriega. El conflicto se ha internacionalizado en los últimos meses con la incursión de países foráneos interesados en Libia, principalmente por sus importantes recursos, como el petróleo.

El LNA de Jalifa Haftar y el Ejecutivo oriental de Tobruk al que representa son apoyados por Rusia, Francia, Arabia Saudí, Egipto y Emiratos Árabes Unidos; mientras, en el otro bando, el GNA cuenta con el soporte de la ONU desde 2016 y, más recientemente, con el de Qatar y Turquía, país este último que desplazó a territorio libio equipamiento militar y efectivos armados (incluidos los citados mercenarios pro-turcos a sueldo procedentes de Siria) tras el pasado acuerdo de colaboración suscrito entre el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y el primer ministro Fayez Sarraj a finales del año pasado.

Este pacto entre la nación otomana y el GNA libio también se centró en lo económico con un acuerdo sobre el establecimiento de límites de aguas jurisdiccionales y zonas de explotación valiosas en el arco mediterráneo, donde Erdogan ha puesto sus ojos para la extracción de gas (aspecto este último que provocó la denuncia internacional de Chipre y Grecia, al entrar supuestamente en áreas correspondientes a islas griegas).

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y el jefe del Gobierno de Libia de Acuerdo Nacional (GNA), Fayez Sarraj, en Estambul, el 12 de enero de 2020
AFP/SERVICIO DE PRENSA PRESIDENCIAL TURCO/MUSTAFA KAMACI – El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y el jefe del Gobierno de Libia de Acuerdo Nacional (GNA), Fayez Sarraj, en Estambul, el 12 de enero de 2020

A pesar del último compromiso de tregua adquirido en la pasada cumbre de Berlín del 19 de enero, sigue habiendo transferencia de material militar y efectivos armados a las partes enfrentadas. El cónclave en tierras alemanas significó la reunión, por primera vez en años, de las partes opuestas en el conflicto libio, el cual dura ya desde 2011, cuando se derrocó al dictador Muamar el Gadafi.

En el encuentro en la capital alemana, Sarraj y Haftar (antiguo miembro de la cúpula militar de Gadafi) pactaron un “plan integral” para cerrar el problema de la guerra libia, con la implementación de un cese de hostilidades  y una comisión de verificación conformada por ambos bandos para garantizar que no fuese incumplido. A pesar de esta cita, se vinieron sucediendo episodios violentos y la continuación de la escalada bélica bajo acusaciones mutuas de violaciones del alto el fuego.

El mariscal Haftar controla ya gran parte de Libia tras haber extendido su influencia sobre las grandes ciudades del sur y los yacimientos petrolíferos occidentales de Al-Sharara y Al-Fil; únicamente le queda tomar la ciudad-estado de Misrata y derribar el bastión resistente de Trípoli, sede del GNA y objetivo sobre el que el LNA lanzó una última gran ofensiva que dura ya desde hace un año. Aunque sufrió en la pasada semana contratiempos estratégicos como la pérdida de las localidades de Sorman y Sabratha, junto con la de otras pequeñas localidades más al sur, que pasaron a manos de las fuerzas tripolitanas.

Las tropas del GNA tomaron el control de las ciudades de Sabratha y Sorman
PHOTO/HAZEM TURKIA – Las tropas del GNA tomaron el control de las ciudades de Sabratha y Sorman

El LNA justifica su acción militar bajo la intención de acabar con los reductos terroristas refugiados en Trípoli para instaurar la paz en el país y llegar a un posterior proceso político de transición. Mientras, el GNA se presenta como el poder legítimo en Libia frente a lo que entienden como un golpe militar rebelde. 

atalayar.com

Recrudecimiento de los ataques en el norte de Mozambique

Mapa de Mozambique

 –

Desde principios de año, no han dejado de avanzar y ganar terreno. Estos días circula un vídeo por redes sociales donde algunos jóvenes milicianos aseguran estar en el distrito de Macomía, a unos cien kilómetros de Pemba, la capital de provincia; mucho más cerca de lo que se pensaba.

La afirmación no ha podido ser verificada, pero lo cierto es que, por ahora, parecen imparables en su marcha. Se trata del grupo islamista que opera en la provincia de Cabo Delgado, en el norte de Mozambique.

Ahlu Sunnah wa Jammah, como se hacen llamar, comenzó como una secta islamista en 2014 y, en 2017, tuvieron su primera escaramuza con la Policía al atacar el puesto de Mocimboa da Praia. Desde entonces, han actuado intermitentemente, pero, en los últimos meses, parecen haber regresado con fuerzas y determinación.

Aunque no hay confirmación oficial, algunos analistas piensan que el grupo está afiliado a Daesh a través de su Provincia de África Central (ISCAP). Las fotos tomadas por satélite tras el ataque a Quissanga que tuvo lugar el pasado 25 de marzo, muestran a hombres enmascarados en uniformes de combate junto a la bandera negra de Daesh. Esta organización también difundió un vídeo donde afirmaba que el Ejército mozambiqueño se habría retirado de Muidumbe tras un duro combate con sus fuerzas.

Posteriormente, han vuelto a entrar en Mocimboa da Praia en la que, hasta ahora, ha sido la operación más importante del grupo con un ataque combinado por tierra y mar que destruyó muchas de las barcazas que se utilizan para desembarcar materiales utilizados en la construcción de las infraestructuras de explotación del gas descubierto en la región. La última incursión registrada data del domingo 12 de abril y tuvo lugar en la isla de Ibo, en el archipiélago de las Kurimbas.

Algunos observadores dicen que los insurgentes utilizan las mismas tácticas que usó Renamo, el grupo guerrillero y luego partido de la oposición, en los años 80: rodear las poblaciones mientras cortan las líneas eléctricas y los suministros de agua en zonas rurales, que son más difíciles de vigilar, pero dejan fuera de su estrategia a las grandes ciudades.

Preocupa que haya indicios de que algunos miembros de las fuerzas de seguridad apoyan a los insurgentes. Según las redes sociales, el ataque a Mocimboa de Praia estuvo dirigido por Daitão Jamal Tevula, un exoficial de los marines que recientemente habría desertado para unirse a los insurgentes.

Otro de los temores se basa en que los terroristas estarían ganándose el apoyo de la población local a medida que esta pierde su fe en el Gobierno y en las fuerzas de seguridad. Y trabajan fuerte para lograrlo: tras la segunda captura de Mocimboa da Praia, los insurgentes saquearon bancos y tiendas y entregaron el dinero y los alimentos a los residentes, muchos de los cuales les vitorearon, señalan varias informaciones locales. Estas fuentes también afirman que cuando el Ejército retomó la ciudad al día siguiente, varios civiles fueron golpeados en represalia por el apoyo dado a los rebeldes.

Desde un primer momento, el Gobierno mozambiqueño optó por la fuerza para reprimir la rebelión: cientos de personas han sido arrestadas y algunas mezquitas cerradas e, incluso, alguna destruida. Se apunta a que se han contratado mercenarios para apoyar al Ejército en sus funciones. También los veteranos de guerra se habrían organizado para hacer frente a los islamistas.

Los miembros de Ahlu Sunnah wa Jammah son en su origen jóvenes marginados, prácticamente sin educación y desempleados. A ellos se han unido jóvenes migrantes que buscan una oportunidad en la vida y líderes religiosos educados fuera del país, especialmente en Arabia Saudí y otros países del Golfo. Los expertos indican que el surgimiento de este grupo es muy similar a la de Boko Haram en el norte de Nigeria. Empezó como una secta religiosa para, luego, transformarse en un grupo armado. Al igual que los islamistas del oeste, los mozambiqueños tienen como objetivo imponer la sharía, o ley islámica, de ahí su constante ataque a cualquier símbolo de la presencia del Gobierno (como pueden ser las escuelas, el sistema de salud o la ley), pero todavía no se conoce que haya hecho ninguna reivindicación política.

La duda que suscita este grupo es que su surgimiento coincide casi con el descubrimiento de las grandes reservas de petróleo y gas en la región.

Como en tantos otros conflictos, cuestiones económicas, religiosas y de seguridad están detrás del surgimiento de este grupo. La provincia de Cabo Delgado cuenta con 2,3 millones de personas, el 58% de las cuales son musulmanas. En la última década, se descubrieron en ella enormes depósitos de petróleo y gas, que son explotados por compañías extranjeras y que dejan pocos beneficios en la zona. Gran parte de su población vive en la pobreza y los jóvenes se quejan de la falta de oportunidades.

Son estas causas que se hallan en la raíz de esta insurgencia las que deben atacarse junto o antes incluso que la respuesta militar. Como en otras partes de África, esta solo consigue que la población local se decante por los insurgentes, lo que no ayuda a poner fin al conflicto.

atalayar.com