Boko Haram mata a al menos 70 personas en Nigeria

Convoy del ejército nigeriano, Bama, estado de Borno

PHOTO/REUTERS  –   Convoy del ejército nigeriano, Bama, estado de Borno

Al menos 70 personas perdieron la vida en Nigeria tras un ataque del grupo islamista Boko Haram a una aldea en el estado nororiental de Borno, principal bastión de la insurgencia yihadista, informaron este miércoles fuentes militares. Hombres en motocicletas y armados con AK-47 invadieron a mediodía de ayer la aldea de Faduma Koloram, en el estado de Borno, incendiando sus viviendas y robando más de mil reses, relata bajo condición de anonimato una fuente de seguridad al medio local The Cable.

Acusaron a la gente del lugar de espiarles y prometieron que les darían una lección. Literalmente todas las casas del pueblo fueron quemadas”, continúa esta misma fuente, que argumenta como pretexto para el ataque el supuesto intercambio de información entre los residentes y las fuerzas de seguridad.

Localización
AFP/AFP – Mapa de Nigeria que localiza el noreste del estado de Borno, donde un ataque yihadista del martes dejó docenas de muertos

Boko Haram fue creado en 2002 en la localidad de Maiduguri (noreste de Nigeria) por el líder espiritual Mohameh Yusuf con el propósito de denunciar el abandono al que las autoridades habían sumido a un marginado y empobrecido norte del país. En aquel momento solo efectuaba ataques contra la policía nigeriana, al representar al Estado, pero desde que Yusuf fue abatido por agentes en 2009 el grupo se radicalizó e inició una sangrienta campaña para imponer un Estado de corte islámico. Desde entonces, el noreste de Nigeria -y en los últimos años las áreas de Camerún, Chad y Níger fronterizas a su vez con la cuenca del lago Chad- viven bajo una doble amenaza yihadista.

En la última década tanto Boko Haram, como más tarde su escisión el Estado Islámico en la provincia de África Occidental (ISWAP), han asesinado a más de 27.000 personas y desplazado de sus casas a cerca de tres millones, según datos de la ONU.

atalayar.com

Milicias pro-turcas atacan una planta italiana de gas en Libia

Vista del complejo de petróleo y gas de Mellitah, a 100 km al oeste de Trípoli, Trípoli

REUTERS/ISMAIL ZITOUNY  –   Vista del complejo de petróleo y gas de Mellitah, a 100 km al oeste de Trípoli, Libia

Nuevo episodio en la guerra de Libia con los recursos energéticos como protagonistas. Las milicias pro-Turquía que apoyan al Gobierno de Unidad Nacional (GNA, por sus siglas en inglés), liderado por el primer ministro Fayez Sarraj, han asaltado este miércoles un complejo de gas explotado por la compañía italiana Eni, Mellitah, ubicado al oeste del país. 

El ataque fue responsabilidad de una célula radicada en la ciudad libia pro-turca de Zuwara, según ha podido saber Al-Ain. Los asaltantes consiguieron cerrar por la fuerza el gasoducto que atraviesa el mar hacia la costa italiana de Gela, en Sicilia -de 520 kilómetros- interrumpiendo el bombeo de gas al país europeo durante unas horas. La producción ya se ha reanudado en las instalaciones, de acuerdo con la información de un funcionario del Sindicato de Trabajadores del Petróleo publicada en el medio local Sada. A través de Greenstream -el nombre de la tubería- Libia proporciona a Italia 11.000 millones de metros cúbicos de gas al año.

La ofensiva contra Mellitah se habría producido en respuesta al acuerdo firmado este martes entre Italia y Grecia, que habría enfurecido a Turquía. El pacto suscrito entre los dos Estados miembros de la UE contempla la demarcación de las fronteras de la zona económica exclusiva en el mar Jónico, que separa a los dos países vecinos. En la práctica, esto se traduce en que se reconocen los derechos de Roma y Atenas para la exploración energética, el uso de los recursos marítimos y sobre la pesca, si bien no han trascendido detalles más concretos. El entendimiento pone fin a un tema que había estado pendiente durante 40 años, declaró el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis. “Hoy es buen día para Grecia, Italia, Europa y todo el Mediterráneo”, aseguró el jefe del Gobierno heleno. “Hoy es un día histórico”, añadió el ministro de Relaciones Exteriores griego, Nikos Dendias. Por su parte, el responsable de la diplomacia italiana, Luigi di Maio, consideró el acuerdo como un “logro importante” y que significa que “nos aferramos a nuestra región común, el Mediterráneo”. Está claro que Turquía no lo ha visto de este modo.

Cabe recordar, en este punto, que Ankara firmó con el GNA libio un acuerdo el pasado mes de noviembre en el que se atribuía amplias zonas del Mediterráneo oriental, donde existen importantes bolsas de gas. De hecho, hace tan solo unas semanas, buques turcos comenzaron a realizar tareas de exploración y perforación de este recurso, ante la indignación de los países comunitarios, como Chipre y Grecia, que reclaman dichas zonas bajo su soberanía.

Una denuncia que también ha sido compartida por otras potencias, como la Unión Europea, Estados Unidos, Rusia, Egipto e Israel, que han criticado abiertamente el acuerdo entre Turquía y el Gobierno de Sarraj y le han pedido al presidente de la nación euroasiática, Recep Tayyip Erdogan, que “forje una delineación más conciliadora de las aguas de su franja territorial con Grecia”, explica el analista John Psaropoulos en Al Jazeera.

El acuerdo suscrito entre Roma y Atenas le confiere a este último el reconocimiento explícito de su derecho a tener zonas marítimas, algo que Ankara siempre ha rechazado. Por eso, el pacto supone un duro revés para Turquía, puesto que le aísla, todavía más, de la órbita mediterránea.

La complejidad del tablero libio

Lo que sorprende de este último episodio es el juego de intereses de los actores involucrados. Las milicias pro-turcas, que sirven al GNA, han atentado contra una instalación italiana, y cabe recordar que Roma firmó con el Gobierno de Sarraj la semana pasada un acuerdo bilateral para reforzar la cooperación entre ambas administraciones; por lo que Ankara habría atacado directamente a un aliado de su aliado. 

El entendimiento entre Italia y el GNA incluye la cesión al Gobierno de Roma la explotación del Aeropuerto de Maitika/Mitiga, que será reconstruido por un consorcio italiano una vez sea limpiado de las minas que, según el GNA, dejó la facción rival, el Ejército de Liberación Nacional libio (LNA), en su retirada. “Hemos firmado un acuerdo con Italia para recibir apoyo técnico y habilidades para eliminar minas y los restos de la guerra”, comunicó entonces el primer ministro libio. El coste de las obras del aeródromo, que durarán unos diez meses, se eleva a 79 millones de euros.

Las aspiraciones turcas

Uno de los intereses de Turquía en la contienda libia son sus recursos energéticos, como ha quedado demostrado con sus últimas acciones. De hecho, este lunes, el propio Erdogan admitió en una entrevista de televisión que estaba tratando de hacerse con el control de la ciudad petrolera de Sirte. “Las operaciones en esta ciudad libia son importantes y de carácter sensible, debido a la presencia de pozos de petróleo y gas”, declaró al respecto.

atalayar.com

El ejército de Colombia detuvo a un sargento venezolano acusado de espiar unidades militares

Soldado del ejercito colombianoSoldado del ejercito colombiano

El Ejército colombiano detuvo en una carretera del norte del país a un ciudadano venezolano que hace parte de la Fuerza Armada Nacional de Venezuela (FAN) y que ingresó al territorio nacional para espiar unidades militares, informó este miércoles esa institución.

La detención del individuo, identificado como Gerardo José Rojas Castillo, procedente de la ciudad de Carora, en el estado Lara (Centro occidente de Venezuela), tuvo lugar en la carretera entre la ciudad de Valledupar y el departamento de La Guajira, limítrofe con ese país.

En la detención intervinieron soldados de la Décima Brigada Blindada en coordinación con funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores y de Migración Colombia, según un comunicado del Ejército.

“En el momento de su aprehensión esta persona tenía en su poder documentos que le acreditan como militar activo en el grado de sargento segundo”, detalló el Ejército sobre el resultado de un trabajo de contrainteligencia de más de un año de seguimiento.

La detención ocurrió en un puesto de control instalado en un punto llamado La Ye de Corazones, tras establecer que Rojas ingresó a Colombia en “calidad de refugiado” para espiar las unidades militares en el territorio nacional, especialmente en los departamentos de La Guajira y Cesar, cuya capital es Valledupar.

Según la información, el detenido fingía ser el dueño de un puesto de venta de jugos frente a instalaciones militares del Ejército “y posteriormente logró ingresar a una empresa de Transportes de Valledupar como vigilante de seguridad”.

Miembros del ejército colombiano montan guardiaMiembros del ejército colombiano montan guardia

Con ese trabajo, “el hombre podía observar de forma permanente los movimientos externos del cantón militar de la Décima Brigada Blindada”, describió el comunicado.

El Ejército también pudo confirmar que Rojas cuenta con capacitación militar de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DIGECIN), como cursos de cazador, de Fuerzas Especiales o Caribe, de paracaidista, de mando y conducción, y de infiltración.

El detenido quedó a “disposición de las autoridades competentes, que serán las encargadas de iniciar las medidas migratorias y administrativas a que haya lugar por sus actividades, que pusieron en riesgo la seguridad nacional”.

A mediados de mayo, el ministro de Defensa de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, aseguró que investigaría si en las Fuerzas Armadas había vínculos “con regímenes dictatoriales de la región”, en respuesta a la supuesta infiltración del régimen venezolano en los organismos de inteligencia del país.

(Con información de EFE)

infobae.com

Se recrudece el conflicto diplomático entre Marruecos y Argelia

Banderas de Marruecos y Argelia en Saidia, en la frontera entre ambos países

AFP/FADEL SENNA  –   Banderas de Marruecos y Argelia en Saidia, en la frontera entre ambos países

“Argelia es un estado enemigo”, declaraba el cónsul marroquí en la ciudad argelina de Oran el pasado 13 de mayo. Con este mensaje, comenzaba un conflicto diplomático entre las dos potencias del Magreb que, hasta el momento, parece tener una difícil solución. El diplomático alaui ha acabado abandonado Argelia, según confirmó este martes el portavoz de la Presidencia argelina, Mohand Oussaïd Belaïd. “El cónsul marroquí ha abandonado el territorio nacional a pedido de Argelia […] Su actitud ha excedido todos los límites, incluidos los de aptitud e incluso las normas internacionales […] La actitud no fue sorprendente porque es un oficial de Inteligencia marroquí”, ha declarado el funcionario. “Descubrimos que se trataba de un agente de Inteligencia marroquí que fue nombrado cónsul en Oran por otras razones”, ha reiterado Belaïd en la agencia argelina TSA.

Estas denuncias, en las que se acusa al diplomático de no serlo y, en cambio, de trabajar para los servicios de Inteligencia del Reino, han despertado la “consternación” en Rabat. De hecho, el ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Nasser Bourita manifestó el “disgusto” de su país y el rechazo “a estas acusaciones ridículas e infundadas”. 

El mismo día que el cónsul pronunció las palabras que han levantado la polémica, Argelia ya convocó al embajador del Reino en su territorio para pedirle explicaciones por el comportamiento de su diplomático. “Si se confirma lo que sucedió, es una violación grave de las normas y tradiciones diplomáticas que de ninguna manera puede ser aceptada”, señalaron desde Argel. Además, las autoridades solicitaron a sus homólogas marroquíes “que tomen las medidas apropiadas para evitar cualquier repercusión de este incidente en las relaciones bilaterales entre los dos países”, algo que, con la expulsión del cónsul, no se ha conseguido.

El portavoz argelino, no obstante, ha asegurado que “esta página en las relaciones diplomáticas entre ambas partes se ha cerrado” y que están trabajando “para elevar el nivel a fin de preservar las relaciones entre los hermanos de Argelia y Marruecos”. Bourita, por su parte, también ha aseverado en la agencia marroquí MAP que el Reino “siempre ha optado por el apaciguamiento en sus relaciones con Argelia”.

El ministro marroquí de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Nasser Bourita
PHOTO/AP – El ministro marroquí de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Nasser Bourita

En cualquier caso, cabe destacar que la tensión entre los dos actores del Magreb se ha recrudecido en los últimos tiempos, con una cuestión como telón de fondo del distanciamiento: el contencioso del Sáhara Occidental. Argel apoya al Frente Polisario, que declaró la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), no reconocida por Rabat, que aboga por la autonomía de este territorio dentro de su soberanía. En este marco, el presidente argelino Abdelmadjid Tebboune denunció recientemente que existían “lobbies” contra el Ejército de su país que estaban tratando de desestabilizar el escenario argelino. Aunque no se refirió explícitamente al Reino, medios locales como L’Expression indicaron que el discurso del presidente se había producido en un “contexto de seguridad regional abundante”, pues coincidía con los “ataques incesantes y repetidos de los Makhzen hacia Argelia”, siendo ‘Makhzen’ un término utilizado para ilustrar al estado profundo marroquí y la forma de gestión del rey y la élite circundante en la vida política del país. “El Makhzen entiende la causa: Argelia es un enemigo permanente y, por lo tanto, debemos prepararnos para luchar contra él en cualquier momento”, exponía Brahim Takheroubt en dicha publicación.

Además, se conocía este lunes que Argelia tiene “la intención de fortalecer las medidas de seguridad en sus fronteras con Marruecos”, según informó el medio El Bilad. Una decisión que se habría tomado tras los numerosos intentos de contrabando de drogas y el notable aumento en el país del flujo de narcóticos desde el Reino, en particular desde las ciudades fronterizas del oeste del país. Entre los planes, se contempla la instalación de cámaras térmicas en “ciertas áreas que se sabe que son muy populares entre los traficantes marroquíes, como Maghnia, Tinduf, Naâma o Bechar”, de acuerdo con la publicación. “Esta nueva herramienta sofisticada permitirá, en particular, rastrear a los traficantes de noche. De hecho, los contrabandistas aprovechan el período nocturno para tratar de llegar al suelo argelino en vehículos de doble tracción y con la ayuda de mediadores argelinos”, explicaron desde El Bilad.

Pero el fortalecimiento de la seguridad en la frontera no es asunto exclusivo de Argel. Rabat comunicó el pasado 24 de mayo la construcción de una gran base militar en la provincia de Jerada, a tan solo un kilómetro de territorio argelino. Esta nueva instalación es parte de la estrategia militar implementada desde 2014 por Marruecos para proteger aún más su frontera terrestre con Argelia, de acuerdo con los medios locales.
Así, ambos países continúan mostrando músculo militar, con el objetivo último de conseguir el liderazgo regional en solitario. Como asevera el analista Lucas Martín en Atalayar, “ambos se miran con recelo, porque los intereses en juego son muchos”.

atalayar.com