La crisis económica y la corrupción reactivan las protestas en Líbano

Soldados libaneses con equipo antidisturbios se despliegan durante los enfrentamientos con los manifestantes antigubernamentales en la ciudad portuaria septentrional de Trípoli

AFP/FATHI AL-MARSI  –   Soldados libaneses con equipo antidisturbios se despliegan durante los enfrentamientos con los manifestantes antigubernamentales en la ciudad portuaria septentrional de Trípoli

“Todas las medidas emprendidas en nombre del rescate de la economía se convierten, como tocadas por una varita mágica, en medidas que sirven para enriquecer a los ricos y empobrecer a los pobres”. Con estas palabras el filósofo polaco Zygmunt Bauman reflexionaba sobre el poder del capitalismo liberal sin ser consciente de que varios años más tarde este sistema económico llevaría a Líbano al borde del abismo. La crisis económica que azota a este país ha creado el escenario perfecto para el resurgimiento del espíritu de las protestas de octubre de 2019, al mismo tiempo que  tiempo que aumenta la tensión entre los partidarios y opositores del grupo chiíta Hezbolá, respaldado por Irán.

Manifestantes libaneses antigubernamentales se enfrentan a las fuerzas de seguridad en la ciudad portuaria norteña de Trípoli, a finales de junio de 2020, en medio de nuevas protestas por la espiral de la crisis económica
AFP/FATHI AL-MARSI – Manifestantes libaneses antigubernamentales se enfrentan a las fuerzas de seguridad en la ciudad portuaria norteña de Trípoli, a finales de junio de 2020, en medio de nuevas protestas por la espiral de la crisis económica

Los enfrentamientos entre los partidarios Movimiento del Futuro –partido político del Líbano liderado por Saad Hariri – y el movimiento Amal, organización política chií alineada con Hezbollah han protagonizado las protestas este fin de semana.  El colapso de la moneda, el aumento de la inflación y la profunda crisis financiera que atraviesa Líbano han llevado a cientos de personas a acudir a las manifestaciones que se han celebrado en todo el país. Sin embargo, la violencia se ha apoderado del sentimiento de protesta y ha provocado que estas manifestaciones pacíficas acabaran con decenas de neumáticos en llamas, el uso de gas lacrimógeno por parte de la policía y el despliegue del Ejército libanés.

En Líbano, la crisis económica ha adquirido una dimensión política. El primer ministro de Líbano, respaldado por Hezbollah, salió el pasado viernes a dar un discurso para tratar de apaciguar los ánimos. “Vuestro derechos están garantizados por los bancos y por el Banco Central. El Estado es el garantizador, por eso tenemos que proteger al Estado para que sea el garantizador de todos sus hijos, sus pertenencias, su dinero y su futuro”, afirmó durante un discurso televisado. No obstante, estas declaraciones no convencieron a los cientos y cientos de manifestantes que durante el fin de semana han salido a las calles de Beirut y otras ciudades del país.

Sucursal quemada de un banco libanés después de que fuera incendiada y vandalizada por los manifestantes anteriormente, en la plaza al-Nour en la ciudad portuaria norteña de Trípoli el 12 de junio de 2020
AFP/ IBRAHIM CHALHOUB – Sucursal quemada de un banco libanés después de que fuera incendiada y vandalizada por los manifestantes anteriormente, en la plaza al-Nour en la ciudad portuaria norteña de Trípoli el 12 de junio de 2020

En este discurso, el mandatario libanés insistió en que “el país no está en bancarrota”, sino que enfrenta “dificultades económicas” y aseguró que desde el Ejecutivo “no permitirán que se pierda dinero del pueblo”, culpando a los anteriores gobiernos de empobrecer a la nación Árabe. El periódico Arab News considera, sin embargo, que las instituciones financieras han sido los “principales puntos de blanqueo de dinero iraní y sirio”. “Estados Unidos está listo para imponer nuevas sanciones contra el régimen de Assad, al mismo tiempo que Líbano seguirá pagando las consecuencias por milésima vez. Es el precio de ser arrastrado al “eje de la resistencia” de Teherán”, han aseverado.

Líbano -un país con unos cinco millones de habitantes y que alberga a más de un millón y medio de refugiados- es una de las naciones más endeudadas del mundo. En estos momentos, el estado liderado por el primer ministro, Hasán Diab, se enfrenta a su peor crisis económica desde la guerra civil que sufrió el país entre 1975 y 1990. Las protestas que comenzaron en octubre para poner fin a la mala gestión de los recursos se han convertido, tras el parón por la pandemia del coronavirus, en enfrentamientos entre los partidarios de Hezbollah o aquellos que piden su desarme.

Soldados libaneses se enfrentan a manifestantes antigubernamentales en el barrio de Bab al-Tabbaneh en la ciudad portuaria norteña de Trípoli, el 13 de junio de 2020
AFP/FATHI AL-MARSI – Soldados libaneses se enfrentan a manifestantes antigubernamentales en el barrio de Bab al-Tabbaneh en la ciudad portuaria norteña de Trípoli, el 13 de junio de 2020

Los ciudadanos del Líbano han mostrado su preocupación por el rápido aumento de la inflación y el descenso del nivel de calidad de vida en su nación, exacerbado durante los últimos meses por la pandemia del coronavirus. Al Monitor ha asegurado que tras producirse varios enfrentamientos entre los partidarios de Amal y Hezbolláh en el centro de Beirut, los simpatizantes del grupo chiíta irrumpieron con “unas 200 motocicletas” en uno de los principales focos de protesta, según Elie Hindy, director ejecutivo del centro de investigación del partido mayoritariamente cristiano Fuerzas Libanesas.

Zeina Helou, activista política e investigadora, ha explicado a Al Monitor que no se sentía cómoda con la convocatoria de la manifestación de este sábado por varias razones, entre ellas el aumento del papel de los partidos políticos. “Sabía que muchos partidos políticos estaban detrás de esto y algunos grupos nuevos que no son muy transparentes. Personalmente no confío en los partidos políticos, incluso en aquellos que actualmente afirman estar fuera del gobierno y que se han unido a la oposición”, ha manifestado.

El ejército libanés trata de bloquear a los partidarios de los grupos chiítas libaneses Hezbollah y Amal mientras hacen gestos y cantan consignas contra los manifestantes antigubernamentales, en Beirut, Líbano, el 6 de junio de 2020
PHOTO/REUTERS – El ejército libanés trata de bloquear a los partidarios de los grupos chiítas libaneses Hezbollah y Amal mientras hacen gestos y cantan consignas contra los manifestantes antigubernamentales, en Beirut, Líbano, el 6 de junio de 2020

Por su parte, Mustafa Allouch, miembro de la oficina política del Movimiento del Futuro considera que “el liderazgo al menos del lado suní, está ausente”. “Al mismo tiempo vemos la pobreza, la pérdida de la esperanza. Todo esto llevará al caos. Y cuando digo caos, es caos porque se traducirá en atrocidades en la calle, saqueos, anarquía”, ha alertado.

El presidente Aoun convocará el Consejo Superior de Defensa el lunes por la tarde para estudiar la situación de la seguridad tras los últimos acontecimientos”, anunció su oficina en la red social Twitter al conocer el impacto de estos enfrentamientos. La crisis económica que asola a Líbano – que ha provocado un aumento del desempleo y ha obligado al país a incumplir su deuda soberana por primera vez – ha desatado la ira entre las miles de personas que han salido a la calle a protestar contra el sistema político existente.

Partidarios de los movimientos chiítas libaneses Hezbolá y Amal gritan consignas contra los manifestantes en el centro de Beirut el 6 de junio de 2020
PHOTO/AFP – Partidarios de los movimientos chiítas libaneses Hezbolá y Amal gritan consignas contra los manifestantes en el centro de Beirut el 6 de junio de 2020

El Gobierno ha elaborado un paquete de reformas para relanzar la economía y está en negociaciones con el Fondo Monetario Internacional para atraer ayuda financiera; mientras que las previsiones no son nada favorables para este país, ya que se espera que la inflación supere el 50 % antes de acabar el año, en un estado donde más del 45 % de la población vive por debajo del umbral de pobreza.

atalayar.com

Corea del Sur reforzó la vigilancia militar ante las amenazas de Pyongyang de dar instrucciones al ejército para llevar a cabo “la próxima acción”

Militares surcoreanos en una zona fronteriza con Corea del Norte. REUTERS/Kim Hong-JiMilitares surcoreanos en una zona fronteriza con Corea del Norte. REUTERS/Kim Hong-Ji

Las Fuerzas Armadas surcoreanas han reforzado la vigilancia, según dijo hoy el ministro de Defensa, Jeong Kyeon-doo, a raíz del mensaje emitido el fin de semana por el Norte, que amenazó con cortar lazos con el vecino y emprender acciones militares.

Jeong dijo hoy durante un seminario celebrado en Seúl que la tensión en la península es “extremadamente alta” y que el ejército está atento “a cualquier situación posible”, en referencia a lo dicho el sábado en un comunicado por Kim Yo-jong, hermana del líder norcoreano Kim Jong-un.

El ministro aseguró, en declaraciones que recoge la agencia Yonhap, que Corea del Sur ha desplegado activos avanzados adquiridos recientemente, como cazas furtivos F-35A y drones Global Hawk, ante la amenaza.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Defensa, Kim Jun-rak, aseguró en rueda de prensa que el Sur está “vigilando estrechamente los movimientos militares norcoreanos” y añadió que, “por el momento”, no se han detectado actividades inusuales.

En su comunicado del sábado Kim Yo-jong amenazó con cortar definitivamente lazos con los surcoreanos en respuesta al envío de propaganda contraria al régimen por parte de activistas desde el Sur y con dar instrucciones al ejército para llevar a cabo “la próxima acción”.

Kim Yo-jong. REUTERS/Jorge Silva/Pool/File PhotoKim Yo-jong. REUTERS/Jorge Silva/Pool/File Photo

En el mensaje Kim advirtió de que la oficina de enlace intercoreana abierta en la localidad fronteriza norcoreana de Kaesong en 2018 como símbolo del importante acercamiento logrado ese año, podría “colapsar por completo” en el futuro.

Ante los temores a que Pyongyang decida destruir el edificio, que está vacio desde enero debido al coronavirus, el principal diario del régimen, el Rodong, publicó hoy una pieza en la que varios mineros del oeste del país expresaban su deseo de “hacer volar por los aires” la mencionada oficina.

Corea del Norte ha ido endureciendo su postura con EEUU y Corea del Sur en el último año tras el fracaso de la cumbre sobre desnuclearización de Hanói, en la que Washington consideró insuficiente la propuesta de desarme del régimen.

Las dos Coreas permanecen técnicamente en guerra, ya que el conflicto que las enfrentó entre 1950 y 1953 y en el que Estados Unidos lideró la coalición que apoyó al Sur acabó con un alto el fuego y no un tratado de paz.

Con información de EFE

infobae.com

Turquía bombardea posiciones kurdas en el norte de Irak

Un F-16 Fighting Falcon de la Fuerza Aérea Turca

PHOTO/REUTERS  –   Un F-16 Fighting Falcon de la Fuerza Aérea Turca

Al menos 81 posiciones rebeldes kurdas en el norte de Irak han sido bombardeadas este domingo por el régimen turco, en una nueva “operación antiterrorista” denominada Claw-Eagle y apenas tres días después de que el jefe de los servicios de inteligencia de la nación euroasiática, Hakan Fidan visitase Irak para reunirse con políticos y otros altos cargos de este país, según han informado varios medios locales y el propio Ministerio de Defensa turco.

A través de la red social Twitter, este organismo ha explicado que los aviones de combate utilizados en esta operación habían destruido las cuevas donde se refugiaban los rebeldes, así como algunas de las principales bases kurdas en el norte de Irak; concretamente en Sinjar, Qandil, Karacak, Zap, Avasin-Basyan y Hakurk. En total, esta operación – en la que se han utilizado armas y municiones de producción nacional — ha ido dirigida contra al menos 80 objetivos.

“Mientras planificaban y ejecutaban la operación, las fuerzas turcas tuvieron mucho cuidado de proteger la vida y la propiedad de los civiles, así como el medio ambiente”, ha explicado el Ministerio en declaraciones que han sido recogidas por el medio Daily Sabah. En esta misma declaración, el Ministerio de Defensa ha descrito este ataque como “un gran golpe contra los terroristas” que viven en estas regiones.

UAV Bayraktar TB2
AFP/BIROL BEBEK – UAV Bayraktar TB2

El ministro de Defensa Hulusi Akar y el mando de las Fuerzas Armadas turcas fueron los encargados de dirigir esta operación desde el Centro de Control del Mando de la Fuerza Aérea; operación en la que también se utilizaron vehículos aéreos no tripulados (UAV) y aviones de reabastecimiento de combustible. Akar ha felicitado a los pilotos encargados de llevar a cabo este ataque y les ha dado las gracias por realizarlo “de manera segura”. 

El Ministerio ha afirmado que los aviones “tuvieron el máximo cuidado de no dañar a los civiles y regresaron a sus bases al finalizar el ataque”. Al acabar la operación, Akar ha asegurado que los refugios donde “los terroristas (refiriéndose a los rebeldes kurdos) planeaban atroces ataques a nuestro país” han sido destruidos. Por su parte, el jefe del Estado Mayor, el comandante de las fuerzas terrestres y sus homólogos del ejército del aire y naval han estado entre el personal encargado de dirigir esta operación, cuyo objetivo era “garantizar la seguridad del pueblo turco y las fronteras del país, neutralizando al PKK y otras organizaciones terroristas que han estado intensificando su hostigamiento contra Ankara durante los últimos meses”, según la información a la que ha tenido acceso el digital Daily Sabah.

Las Fuerzas Armadas de Turquía realizan este tipo de operaciones en el norte de Irak con relativa frecuencia, al considerar que el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán)  tiene “escondites” en esta región. El PKK – quien, por el momento, no ha hablado de este ataque — es considerado organización terrorista por naciones como Turquía, Estados Unidos o la propia Unión Europea. Este partido cuenta con el apoyo de algunas facciones kurdas de Irak; sin embargo, no está respaldado por las autoridades de la región autónoma del Kurdistán iraquí. El conflicto entre este partido y Turquía ha causado la muerte de miles de personas desde que comenzó en 1984.

El ministro de Defensa turco Hulusi Akar
PHOTO/AP – El ministro de Defensa turco Hulusi Akar

Este ataque se ha producido después de que Hakan Fidan visitase Irak, según varios medios locales como Al-Arab quien ha señalado que “el jefe de la inteligencia turca hizo una visita secreta a Bagdad, durante la cual se reunió con varios funcionarios iraquíes en relación con el inicio de la primera ronda de diálogo entre Irak y EEUU, para desarrollar las relaciones diplomáticas entre los dos países”.

En esta misma línea, el digital Middle East Monitor ha destacado, tras consultar varias fuentes presentes durante este encuentro que “Ankara está tratando de explotar las relaciones que Fidan tenía con el primer ministro iraquí Mustafa Al-Kazemi cuando era jefe del servicio de inteligencia de su país, para asegurar sus intereses en Irak, que está reorganizando sus prioridades económicas en asociación con los EEUU”.

Los ataques contra las posiciones kurdas en Irak se han intensificado al mismo tiempo que han aumentado las protestas en el país; sobre todo después de que la pasada semana, el Partido Democrático del Pueblo (HDP) anunciase que llevaría a cabo distintas marchas entre el 15 y el 20 de junio para protestar por la anulación de las inmunidades parlamentarias de los diputados Leyla Güven y Musa Farisoğulları. El partido ha insistido en que continuará manifestándose contra las “innumerables injusticias” contra los políticos kurdos y la sociedad civil, a pesar del riesgo de exponerse a detenciones.

Todo ello, varios días después de que la Fiscalía turca ordenase la detención de 275 militares por “supuesto golpismo”.  Desde el golpe de Estado de julio de 2016, más de 19.500 miembros de las Fuerzas Armadas de la nación euroasiática han sido expulsados del Ejército, mientras que cientos de personas como periodistas, abogados e incluso investigadores han sido detenidos por sus presuntos vínculos con la cofradía del predicador Fethullah Gülen, acusado por el régimen de Erdogan de estar detrás de la asonada que cambió la historia de Turquía en 2016.

atalayar.com