El Ejército Nacional de Libia anuncia la detención de siete terroristas afiliados a Al-Qaeda

Raúl Redondo

Tropas leales al GNA en Trípoli, Libia

PHOTO/REUTERS  –   Tropas leales al GNA en Trípoli, Libia

Ahmed al-Mismari, portavoz del Ejército Nacional de Libia (LNA, por sus siglas en inglés), comunicó de manera oficial el arresto de siete integrantes del grupo terrorista yihadista Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y el norte de África tras una intervención llevada a cabo en la región de Ubari, en el suroeste del territorio libio. 

En una nota oficial difundida, Ahmed al-Mismari reseñó que diversas unidades de los cuerpos de operaciones especiales ligados a Tariq bin Ziyad y las 116 Brigadas de Infantería lanzaron una operación sobre los vecindarios de Al-Taraqin Al-Sharib en el suroeste de Libia, con los escondites de la organización terrorista Al-Qaeda en el Magreb Islámico como objetivos principales. 

El portavoz del LNA señaló que siete terroristas de AQMI fueron arrestados, entre ellos Hassan al-Washi, comandante de Al-Qaeda que regresó de Mali durante la semana pasada, y Omar al-Washi. También explicó que las fuerzas del LNA se hicieron con grandes cantidades de municiones, armas y documentos muy importantes de elementos insurgentes. 

Al-Mismari también aseguró que esta operación se enmarca en las estrategias de seguridad destinadas a perseguir y eliminar células terroristas, hacer cumplir la ley, mantener el prestigio del Estado en todo su territorio geográfico, asegurar la integridad de sus ciudadanos y lograr y preservar la seguridad nacional.

El LNA, comandado por el mariscal Jalifa Haftar, siempre ha manifestado que su principal reto en la guerra civil que se desarrolla en Libia es terminar tomando Trípoli, sede del poder del rival Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA, por sus siglas en inglés) del primer ministro Fayez Sarraj, para dar por terminado el enfrentamiento bélico, pacificar el país, acabar con los milicianos ligados al terrorismo yihadista alojados en la zona y poder celebrar elecciones posteriormente. 

La guerra civil libia se desarrolla desde 2014 entre el GNA de Fayez Sarraj y el LNA de Jalifa Haftar, asociado este a su vez al otro Ejecutivo oriental de Tobruk. El conflicto bélico en el país norteafricano se ha convertido desde hace ya mucho tiempo en un tablero de juego en el que participan varias naciones foráneas con intereses creados sobre la importancia geopolítica de Libia en el Mediterráneo y sobre sus recursos petrolíferos. En este escenario, el GNA es reconocido por la Organización de Naciones Unidas (ONU) desde 2016 y recibe el apoyo militar de Turquía (incluidos mercenarios provenientes de Siria y vinculados a grupos ligados en el pasado con organizaciones terroristas yihadistas como Al-Qaeda o Daesh) y el sustento financiero de Qatar. Mientras, el LNA es apoyado por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto (estos tres grandes rivales del Estado qatarí, al que impusieron un bloque económico y político en 2017 tras acusarle de dar soporte el terrorismo transfronterizo), Rusia y Francia. 

La irrupción de Turquía en la guerra varió el curso de esta, que tenía como favorito al Ejército de Haftar tras la ofensiva final lanzada en abril del año pasado sobre el bastión tripolitano, y el GNA recuperó posiciones hasta amenazar incluso con tomar núcleos importantes como Sirte o Jufra. 

En este punto, llegaron los últimos contactos diplomáticos llevados a cabo en Marruecos, Egipto y Suiza para poder llegar a un acuerdo de paz. Algo que parece que sigue avanzando tras los últimos entendimientos alcanzados entre las partes enfrentadas sobre organización política e institucional una vez se ponga fin a la disputa armada. Incluso, los contactos materializados en Ginebra (Suiza) por los representantes militares de ambas facciones significaron la materialización de un alto el fuego permanente orientado a facilitar la evolución de las conversaciones entre las partes. 

atalayar.com

Sahel: mismo fin, diferente estrategia

Diego Urteaga

Soldado Francés

AFP/ MICHELE CATTANI  –   Soldados del ejército francés patrullan una zona rural durante la operación Barkhane en el norte de Burkina Faso el 9 de noviembre de 2019

Los éxitos recientes de operaciones contra el yihadismo en el Sahel por parte de tropas francesas, especialmente en la zona denominada de las tres fronteras, no oculta una realidad: hay evidentes signos de agotamiento. No sólo desde un punto de vista nacional y político en Mali en particular, sino para el propio país europeo. El coste de la operación Barkhane se sitúa alrededor de los 1.000 millones de euros anuales para mantener una presencia militar que empieza a acercarse a la década de duración, y que ha dejado medio centenar de bajas en las filas francesas. En ambos sentidos, una cifra récord para Francia desde la década de los 60. Además, para el particular maliense, cuya inestabilidad política no proviene exclusivamente de la violencia casi crónica de algunos de sus territorios, la presencia francesa empieza a repercutir negativamente en un amplio porcentaje de la población, lo que redunda en mayor contestación social y política.

Soldados franceses
AFP/ MICHELE CATTANI – Soldados del ejército francés en el norte de Burkina Faso el 12 de noviembre de 2019

Mali ya ha dado ciertos pasos para definir su propia forma de interactuar con los grupos terroristas presentes en la región, mostrando un claro aperturismo hacia el diálogo. Tanto desde el Ejecutivo del depuesto presidente Ibrahim Boubacar Keïta, como desde el recientemente formado tras el golpe de Estado de este verano, se sondea la posibilidad de negociación con ciertos grupos o actores dentro de los entramados que forman las filiales tanto de Daesh como de Al-Qaeda en el Sahel. Sin ir más lejos, la liberación de varios rehenes a cambio de casi dos centenares de yihadistas iniciada por el Gobierno maliense, no ha sido demasiado celebrada, ni vista como un éxito diplomático notable en París. Este perfil más bajo de lo habitual en un presidente como Emmanuel Macron y un país como Francia, deja entrever cierta tirantez y discrepancia en las formas y, sobre todo, en el coste de la liberación. Algo que, por supuesto, no ha verbalizado la diplomacia francesa.

cooperante Sohpie Petronin
AFP/ GONZALO FUENTES – El presidente francés Emmanuel Macron (R) está junto a la cooperante francesa Sophie Petronin (C), quien es recibida por su familia después de que unos presuntos secuestradores yihadistas liberaran a esta mujer de 75 años de edad de casi cuatro años de cautiverio en Malí a su llegada al aeropuerto militar de Villacoublay, cerca de París, el 9 de octubre de 2020

Ni la presencia militar, ni la negociación con grupos yihadistas implicarán una solución definitiva ni inmediata a la crisis que vive esta región africana desde hace años. La primera es una consecuencia de la existencia de esos grupos terroristas con los que se busca negociar, terrorismo que es a su vez consecuencia de la falta de buena gobernanza y presencia del Estado en el conjunto del territorio, también de la fricción étnica, de la falta de desarrollo y oportunidades, etc. Por tanto, la única solución duradera pasa por atajar de raíz esas problemáticas, y que, en esas soluciones, actores externos vayan teniendo cada vez más peso. Buscando pasar de la casi tutela – incluso casi sustitución en el ámbito militar por parte de Francia –, a un acompañamiento por parte de aquellos que tienen las capacidades y los medios para hacerlo, como es el caso de actores como la Unión Europea. 

Stephen McGown liberado
AFP PHOTO/GULSHAN KHAN – El rehén sudafricano liberado Stephen McGown (izquierda), que fue mantenido como rehén por Al-Qaeda en Malí durante casi seis años, estrecha la mano de Mohamed Yehia Dicko (derecha), que participó en las negociaciones para su liberación, después de una conferencia de prensa, diez días después de haber sido liberado, en la sede de la fundación Gift of the Givers, el 10 de agosto de 2017 en Johannesburgo (Sudáfrica)

En esa línea lleva un tiempo trabajando Francia, que trata de atraer a sus socios europeos a involucrarse militarmente en la región, repartiendo la carga que ahora mismo sostiene París casi en exclusiva. Ese es el objetivo de la Task Force Takuba, que poco a poco va sumando países no sólo al apoyo político de la operación, algo que España ni siquiera ha hecho, sino también al envío de efectivos. Según la ministra de Defensa francesa, Florence Parly, Portugal e Italia serían los últimos en sumarse a otros como Suecia, República Checa o Estonia. Un híbrido, palabras del exoficial francés Michel Goya, entre la finalización de la presencia francesa y el actual rol que lleva a cabo la operación Barkhane. En este marco también pueden situarse nuevas plataformas como la Alianza por el Sahel, que pretende canalizar las inversiones en desarrollo que se realizan en la región.

Programa de entrenamiento
AFP PHOTO / ECPAD / EJÉRCITO FRANCÉS – Programa de entrenamiento por los instructores de la EUTM

La Unión Europea, por su parte, también entiende que la buena gobernanza es el pilar fundamental para que todo lo invertido en el Sahel, desde tiempo, a dinero y también, claro, vidas humanas, tenga sentido y fructifique en la consolidación de los Estados de la región. La labor de formación que lleva a cabo la EUTM-Mali o proyectos como el GAR-SI Sahel, junto al papel militar y securitario que debe ir fortaleciendo el G5 Sahel.
Es una evidencia que el terrorismo sigue propagándose por la región, amenazando ahora también a los países costeros como Ghana o Costa de Marfil, pese a la cantidad de esfuerzos puestos en la región. La meta sigue siendo la misma, pero los medios para alcanzar, Barkhane entre ellos, puede que necesiten ser revisados.

atalayar.com

Israel emitió una alerta a todas sus embajadas en el mundo por temor a un atentado de Irán

Benjamin Netanyahu. EFE/EPA/Emil Salman/Archivo
Benjamin Netanyahu. EFE/EPA/Emil Salman/Archivo

Israel puso hoy en alerta a sus embajadas por temor a represalias de Irán que le acusó de estar detrás de la muerte este viernes del prominente científico nuclear iraní Mohsen Fajrizadeh en la provincia de Teherán, informaron medios israelíes.

Preguntado por Efe, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí respondió que “no comentan sobre asuntos relacionados con la seguridad”, igual que ayer la Oficina del Primer Ministro declinó manifestarse ante las acusaciones que le responsabilizan del asesinato junto a Estados Unidos.

Fajrizadeh murió en un ataque en la provincia de Teherán, tras al menos una explosión y un tiroteo contra su vehículo realizado por un número indeterminado de hombres armados. El presidente iraní, Hasan Rohaní, advirtió hoy de que su país responderá “en el momento apropiado y de la forma adecuada”, al tiempo que acusó a Israel de querer “crear el caos”.

Por su parte, el líder supremo iraní, Alí Jameneí, ordenó a las autoridades del país castigar a los autores materiales e intelectuales del asesinato. Por el momento, las autoridades iraníes no han informado de arrestos relacionados con el ataque ni desvelaron si los autores murieron en el asalto.

Fajrizadeh era el jefe de la Organización de Investigación e Innovación Defensiva del Ministerio de Defensa, y fue considerado por los servicios de inteligencia occidentales como el líder del antiguo programa secreto para desarrollar armas nucleares. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, había señalado en 2018 al científico como líder de un supuesto programa nuclear secreto, una semana antes de que Washington abandonara el pacto entre Irán y seis potencias para limitar su desarrollo nuclear.El auto en el que viajaba Fajrizadeh (EFE)El auto en el que viajaba Fajrizadeh (EFE)

El pacto, firmado en 2015 y conocido como JCPOA en sus siglas en inglés, está muy debilitado desde que Washington se retiró del mismo y volvió a imponer sanciones a Irán.

Fajrizadeh, de 63 años, era oficial de la Guardia Revolucionaria Iraní y profesor de física en la Universidad Imam Hussein de Teherán. Según un informe del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, también ocupaba el cargo de científico superior del Ministerio de Defensa y Logística de las Fuerzas Armadas y anteriormente había sido director del Centro de Investigación Física (PHRC).

Es considerado la fuerza motriz detrás del programa de armas nucleares en los últimos 20 años, y continuó liderando el trabajo en el área después de que la mayor parte del esfuerzo se disolviera silenciosamente a principios de la década de 2000, según las evaluaciones de la inteligencia estadounidense y documentos nucleares iraníes obtenidos por Israel. En estos informes se conoció que el programa nuclear era denominado oficialmente como Proyecto 111.Mohsen FakhrizadehMohsen Fakhrizadeh

Otro documento interno iraní de 2007 filtrado al Sunday Times de Londres identificó a Fakhrizadeh como el presidente de la organización Field for the Expansion of Deployment of Advanced Technology (FEDAT), el nombre de portada de la organización que dirige el programa de armas nucleares de Irán. El documento, titulado “Perspectivas de las actividades especiales relacionadas con los neutrones en los próximos 4 años”, establece ese período de tiempo para desarrollar un iniciador de neutrones deuteridos de uranio.

Utiliza varios apodos y aparentemente posee tres pasaportes con distintos nombres. Está casado y tiene tres hijos”, explicó Afshin Jam, activista de derechos humanos, político y miembro fundador de Peace and HumanityJam escapó de Irán durante los inicios de la revolución islámica en 1979 y actualmente reside en Canadá. “Su familia está involucrada en la importación de tecnologías avanzadas, incluyendo variedades de cámaras profesionales de grabación, personales e industriales para distintos propósitos”, agregó.

Su nombre apareció, por primera vez, en el radar del periodismo el 8 de julio de 2008 cuando se lo añadió a la lista de Nacionales Especialmente Designados (SDN) que mantiene la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

La muerte coincide con los últimos días en la Casa Blanca del presidente estadounidense, Donald Trump, que ha liderado una política beligerante contra Irán y con Israel como socio principal en la región, antes de ser sustituido en enero por el demócrata, Joe Biden.

Israel puso hoy en alerta a sus embajadas por temor a represalias de Irán que le acusó de estar detrás de la muerte este viernes del prominente científico nuclear iraní Mohsen Fajrizadeh en la provincia de Teherán, informaron medios israelíes.

Preguntado por Efe, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí respondió que “no comentan sobre asuntos relacionados con la seguridad”, igual que ayer la Oficina del Primer Ministro declinó manifestarse ante las acusaciones que le responsabilizan del asesinato junto a Estados Unidos.

Fajrizadeh murió en un ataque en la provincia de Teherán, tras al menos una explosión y un tiroteo contra su vehículo realizado por un número indeterminado de hombres armados. El presidente iraní, Hasan Rohaní, advirtió hoy de que su país responderá “en el momento apropiado y de la forma adecuada”, al tiempo que acusó a Israel de querer “crear el caos”.

Por su parte, el líder supremo iraní, Alí Jameneí, ordenó a las autoridades del país castigar a los autores materiales e intelectuales del asesinato. Por el momento, las autoridades iraníes no han informado de arrestos relacionados con el ataque ni desvelaron si los autores murieron en el asalto.

Fajrizadeh era el jefe de la Organización de Investigación e Innovación Defensiva del Ministerio de Defensa, y fue considerado por los servicios de inteligencia occidentales como el líder del antiguo programa secreto para desarrollar armas nucleares. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, había señalado en 2018 al científico como líder de un supuesto programa nuclear secreto, una semana antes de que Washington abandonara el pacto entre Irán y seis potencias para limitar su desarrollo nuclear.El auto en el que viajaba Fajrizadeh (EFE)El auto en el que viajaba Fajrizadeh (EFE)

El pacto, firmado en 2015 y conocido como JCPOA en sus siglas en inglés, está muy debilitado desde que Washington se retiró del mismo y volvió a imponer sanciones a Irán.

Fajrizadeh, de 63 años, era oficial de la Guardia Revolucionaria Iraní y profesor de física en la Universidad Imam Hussein de Teherán. Según un informe del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, también ocupaba el cargo de científico superior del Ministerio de Defensa y Logística de las Fuerzas Armadas y anteriormente había sido director del Centro de Investigación Física (PHRC).

Es considerado la fuerza motriz detrás del programa de armas nucleares en los últimos 20 años, y continuó liderando el trabajo en el área después de que la mayor parte del esfuerzo se disolviera silenciosamente a principios de la década de 2000, según las evaluaciones de la inteligencia estadounidense y documentos nucleares iraníes obtenidos por Israel. En estos informes se conoció que el programa nuclear era denominado oficialmente como Proyecto 111.Mohsen FakhrizadehMohsen Fakhrizadeh

Otro documento interno iraní de 2007 filtrado al Sunday Times de Londres identificó a Fakhrizadeh como el presidente de la organización Field for the Expansion of Deployment of Advanced Technology (FEDAT), el nombre de portada de la organización que dirige el programa de armas nucleares de Irán. El documento, titulado “Perspectivas de las actividades especiales relacionadas con los neutrones en los próximos 4 años”, establece ese período de tiempo para desarrollar un iniciador de neutrones deuteridos de uranio.

Utiliza varios apodos y aparentemente posee tres pasaportes con distintos nombres. Está casado y tiene tres hijos”, explicó Afshin Jam, activista de derechos humanos, político y miembro fundador de Peace and HumanityJam escapó de Irán durante los inicios de la revolución islámica en 1979 y actualmente reside en Canadá. “Su familia está involucrada en la importación de tecnologías avanzadas, incluyendo variedades de cámaras profesionales de grabación, personales e industriales para distintos propósitos”, agregó.

Su nombre apareció, por primera vez, en el radar del periodismo el 8 de julio de 2008 cuando se lo añadió a la lista de Nacionales Especialmente Designados (SDN) que mantiene la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

La muerte coincide con los últimos días en la Casa Blanca del presidente estadounidense, Donald Trump, que ha liderado una política beligerante contra Irán y con Israel como socio principal en la región, antes de ser sustituido en enero por el demócrata, Joe Biden.

infobae.com

El Ejército de Etiopía bombardea con artillería pesada la capital de Tigray

EFE

Militares etíopes reunidos en una carretera en una zona cercana a la frontera de las regiones de Tigray y Amhara de Etiopía

PHOTO/Agencia de Noticias Etíope vía AP  –   Militares etíopes reunidos en una carretera en una zona cercana a la frontera de las regiones de Tigray y Amhara de Etiopía

El Ejército de Etiopía bombardeó este sábado con artillería pesada Mekele, la capital de Tigray, donde el Gobierno federal ha iniciado una guerra con el Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT), informaron a Efe fuentes diplomáticas.

“Hasta ahora hemos identificado la presencia de fuertes explosiones en la parte central de Mekele y otra explosión en las afueras”, dijo el diplomático, que indicó que han sido atacadas instalaciones pertenecientes al FPLT.

Según una declaración del Gobierno regional de Tigray, publicada por Tigray Media House, “desde ayer, Abiy Ahmed y las fuerzas eritreas han estado bombardeando con artillería pesada”, hoy “principalmente contra lugares e infraestructuras civiles”.

El 26 de noviembre, el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ordenó el ataque final contra las autoridades rebeldes de la región de Tigray y prometió “mucho cuidado” para no herir a civiles en el despliegue para tomar Mekele, de casi medio millón de habitantes.

El teniente general Hassen Ibrahim, jefe del Departamento de Drenaje de la Fuerza de Defensa Nacional, declaró en un comunicado que el Ejército ha tomado el control de la ciudad de Wukro, a unos 50 kilómetros al norte de Mekele, y que controlará Mekele en unos días, según recogió el portal etíope fanabc.com.

Los bombardeos a la capital de Tigray tienen lugar tras la reunión de ayer de Abiy con los expresidentes Joaquim Chissano (Mozambique), Ellen Johnson-Sirleaf (Liberia) y Kgalema Motlanthe (Sudáfrica), enviados por la Unión Africana (UA) para mediar en la guerra en la que el primer ministro rechazó el diálogo como vía de solución.

El único diálogo que contempla el mandatario es con “partidos políticos que operan legalmente en la región” y con representantes de la sociedad civil.

Por ahora, el primer ministro etíope, Premio Nobel de la Paz en 2019, ha desoído los llamamientos internacionales a un cese o descenso de las hostilidades contra el FPLT, el partido que gobierna Tigray, región fronteriza con Eritrea y Sudán.

Desde el pasado día 4, cuando Abiy ordenó la ofensiva contra el FPLT en respuesta a un ataque de fuerzas tigriñas a una base del Ejército federal en la región, cientos de personas han muerto y más de 43.000 etíopes han escapado al vecino Sudán.

Aunque la contienda empezó el pasado día 4, el contencioso de Tigray comienza en la refundación de Etiopía tras la caída del régimen comunista en 1991, cuando se promueve una política de federalismo étnico, donde supuestamente todas las etnias tienen igual valor y representación.

Sin embargo, el FPLT -que representa al 5 % de los 110 millones de habitantes de Etiopía- lideró desde entonces la coalición étnica que conformaba el gobernante Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (FDRPE).

Esa hegemonía duró hasta el nombramiento en 2018 de Abiy, un joven político de origen oromo, como primer ministro, quien quiso extirpar el etnicismo de la política refundando el FDRPE en el Partido de la Prosperidad (PP), del que se desvinculó el FPLT.

Tras retrasarse las elecciones generales, que debían tener lugar el pasado agosto, por la COVID-19, el FPLT celebró en septiembre comicios parlamentarios regionales, que el Gobierno central tachó de ilegales, de ahí que busque restaurar en Tigray el “orden constitucional”.

Asimismo, desde el 5 de octubre, fecha en la que teóricamente vencía el mandato de Abiy, el Gobierno de Tigray no reconoce la autoridad del Ejecutivo federal.

El conflicto se ha convertido en una disputa internacional tras el ataque del FPLT la noche del 14 de noviembre en Eritrea -país aliado del Gobierno etíope- a instalaciones, incluido el aeropuerto de Asmara, la capital, “usadas para perpetrar ataques en Tigray”.

Según una alerta de seguridad emitida por la Embajada de Estados Unidos en Asmara, este 27 de noviembre por la noche “se escuchó un fuerte ruido, posiblemente una explosión”. La Embajada estadounidense instó a sus ciudadanos en el país a continuar siendo “cautelosos” y que “permanezcan en sus hogares (cuando no estén en el trabajo), realicen solo viajes esenciales y permanezcan en situación consciente de las hostilidades en curso en la región de Tigray en Etiopía”.

atalayar.com

El UAV MQ-9 Reaper será mejorado con inteligencia artificial

Diego Urteaga

AVIONES

AFP/ISAAC BREKKEN  –   Un avión MQ-9 Reaper pilotado remotamente pasa volando durante una misión de entrenamiento 

La empresa estadounidense General Atomics Aeronautical Systems se ha hecho con un contrato cercano a los cien millones de dólares para desarrollar y potenciar la inteligencia artificial de los vehículos aéreos no tripulados (UAVs por sus siglas en inglés). El contrato es financiado por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, en particular por el Centro Adjunto de Inteligencia Artificial (JAIC). Estados Unidos busca con esta inversión mejorar las capacidades de los UAVs a través de la detección autónoma de elementos. La mejora de la capacidad de reconocimiento gracias a la inteligencia artificial potenciará las prestaciones y posibilidades de estos aviones no tripulados en cualquiera de las operaciones militares en las que pueden participar: desde las de reconocimiento e inteligencia, hasta las de ataque. 

AFP/ETHAN MILLER : Un avión teledirigido MQ-9 Reaper volando en la base aérea de Creech en Indian Springs, Nevada 
AFP/ETHAN MILLER : Un avión teledirigido MQ-9 Reaper volando en la base aérea de Creech en Indian Springs, Nevada 

General Atomics ha elegido su reconocido MQ-9 Reaper para la puesta en práctica del desarrollo de esta nueva tecnología, ya que, en palabras de la compañía a través del vicepresidente de Estrategia de Negocio John Reid, “este modelo cuenta con el Sistema de Asistencia de Protección Digital y del radar de apertura artificial Lynx”. Esta será sólo una de las múltiples capacidades que proporciona este enorme – tiene una longitud de 11 metros – modelo de UAV, presente en las Fuerzas Armadas estadounidenses desde 2007, tras el éxito de su predecesor, el MQ-1. Un modelo muy exportado 

Las capacidades que aporta este modelo le han permitido ser exportado a países como Francia, Italia, Reino Unido o Países Bajos. También España adquirió cuatro aparatos por un total de 158 millones de dólares, tras la decisión tomada en 2015 en la que se valoró también el modelo israelí Heron TP. El primero de estos UAVs fue entregado en diciembre de 2019, y ha sido probado durante los últimos meses por el Ejército del Aire. A pesar de que este UAV puede ser armado, España no contempla por ahora dotarlo de esa capacidad de ataque, como sí hace Estados Unidos o nuestra vecina Francia con los que mantiene desplegados en el Sahel en el marco de la operación Barkhane. España no cuenta aún con los cuatro modelos disponibles, pues sigue recibiendo – la última se produjo hace unos días – material relativo a este aparato, que no consta solo del propio UAV, sino de sus estaciones de uso remoto. 

PHOTO/ SA-SECURITY/DRONES REUTERS/Airman 1st Class Michael Shoemaker/USAF : Operadores de drones vuelan una misión de entrenamiento del MQ-9 Reaper desde una estación de control en tierra en la Base Aérea Holloman, Nuevo México 
PHOTO/ SA-SECURITY/DRONES REUTERS/Airman 1st Class Michael Shoemaker/USAF : Operadores de drones vuelan una misión de entrenamiento del MQ-9 Reaper desde una estación de control en tierra en la Base Aérea Holloman, Nuevo México 

Aparte de su exportación a países europeos y miembros de la OTAN, resulta significativa la reciente aprobación de la venta del MQ-9 Reaper a Emiratos Árabes Unidos. Tras los Acuerdos de Abraham con los que se normalizaban las relaciones entre el país del Golfo e Israel, se anunció una compra masiva de material militar. Además del medio centenar de F-35 por valor de 10.000 millones de dólares, Emiratos Árabes Unidos solicitó la compra de hasta 18 MQ-9 por valor de otros 3.000 millones de dólares. Junto con los UAVs, se adquirirían los elementos necesarios para armarlos, misiles aire-aire y aire-tierra, entre los que se encuentran los misiles Hellfire, por valor de otros 10.000 millones de dólares.  

PHOTO/MINISTERIO DE DEFENSA: MQ-9 Predator B del Ejército del Aire Español 
PHOTO/MINISTERIO DE DEFENSA: MQ-9 Predator B del Ejército del Aire Español 

También es importante destacar que Marruecos opera el hermano pequeño de este MQ-9 Reaper, el citado anteriormente MQ-1 Predator. Aunque las capacidades del modelo actual son muy superiores, Marruecos, con la ayuda de Estados Unidos, mantiene sus cuatro aeronaves muy actualizadas. 

atalayar.com

El tercer gran golpe del año contra el régimen iraní aleja un posibe acuerdo con Biden

Gustavo Sierra

La escena del ataque contra el científico Mohsen Fakhrizadeh en la localidad de Admadav, en las afueras de Teherán. (IRIB NEWS AGENCY/AFP)

La escena del ataque contra el científico Mohsen Fakhrizadeh en la localidad de Admadav, en las afueras de Teherán. (IRIB NEWS AGENCY/AFP)


El régimen de los ayatollahs de Irán recibió el tercer gran golpe de este año contra su seguridad. Ayer cayó en un atentado en Teherán, supuestamente organizado por agentes israelíes infiltrados, el principal científico nuclear iraní, Mohsen Fakhrizadeh, a quien la inteligencia estadounidense e israelí señalan desde hace años como el jefe del programa secreto nuclear para diseñar una ojiva atómica. Hace tres meses, había muerto en otro ataque de similares características y también en la capital iraní, Abdulá Ahmed Abdulá, el número dos de la red terrorista Al Qaeda, la matriz de la yihad global. Y apenas a tres días de comenzado este 2020, había sido alcanzado por un misil lanzado por un drone del ejército estadounidense el general de división Qasem Soleimani, la segunda persona más poderosa de Irán tras el Líder Supremo Ali Khamenei.

El sistema de seguridad de Teherán, uno de los más efectivos y cerrados del mundo, casi impenetrable desde los años de la consolidación de la revolución islámica de 1979, fue violado por tercera vez en diez meses poniendo en duda su eficacia y lanzando un torrente de especulaciones. Si se confirma que el atentado contra Fakhrizadeh fue obra de un comando infiltrado israelí que también actuó en el caso de Abdulá, como se menciona en algunos reportes de la prensa de Tel Aviv, por primera vez en 40 años las fuerzas pro-occidentales habrían logrado lo que tanto buscaron: debilitar al régimen iraní y su programa de armamento nuclear. En ese sentido, la desaparición de Fakhrizadeh es un retroceso sustancial –sino definitivo- para las aspiraciones de los ayatollahs.

El físico Mohsen Fakhrizadeh Mahabadi, de 63 años, era oficial de la Guardia Revolucionaria Iraní y profesor de física en la Universidad Imam Hussein de Teherán. Según un informe del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, también ocupaba el cargo de científico superior del Ministerio de Defensa y Logística de las Fuerzas Armadas y anteriormente había sido director del Centro de Investigación Física (PHRC). Es considerado la fuerza motriz detrás del programa de armas nucleares en los últimos 20 años, y continuó liderando el trabajo en el área después de que la mayor parte del esfuerzo se disolviera silenciosamente a principios de la década de 2000, según las evaluaciones de la inteligencia estadounidense y documentos nucleares iraníes obtenidos por Israel. En estos informes se conoció que el programa nuclear era denominado oficialmente como Proyecto 111. Otro documento interno iraní de 2007 filtrado al Sunday Times de Londres identificó a Fakhrizadeh como el presidente de la organización Field for the Expansion of Deployment of Advanced Technology (FEDAT), el nombre de portada de la organización que dirige el programa de armas nucleares de Irán. El documento, titulado “Perspectivas de las actividades especiales relacionadas con los neutrones en los próximos 4 años”, establece ese período de tiempo para desarrollar un iniciador de neutrones deuteridos de uranio.

La planta nuclear de Bushehr, una de las utilizadas en el plan iraní para convertir el uranio en armas atómicas que estaba dirigido por  Fakhrizadeh.(Abedin Taherkenare/EFE)


La planta nuclear de Bushehr, una de las utilizadas en el plan iraní para convertir el uranio en armas atómicas que estaba dirigido por Fakhrizadeh.(Abedin Taherkenare/EFE)
El nombre de Mohsen Fakhrizadeh apareció, por primera vez, en el radar del periodismo el 8 de julio de 2008 cuando se lo añadió a la lista de Nacionales Especialmente Designados (SDN) que mantiene la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Antes, figuraba en un anexo de la Resolución 1747 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, del 24 de marzo de 2007, como persona involucrada en las actividades nucleares o de misiles balísticos de Irán. Un mes más tarde engrosó la lista de la Unión Europea de las personas a las que se les congelaban los fondos que pudiera tener en ese continente. Pero la primera foto pública de Fakhrizadeh la mostró el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu el 8 de mayo de 2018 cuando rebeló que su gobierno había obtenido más de 100.000 documentos originales iraníes en los que se probaba que el régimen continuaba con su programa nuclear a pesar de haber firmado un acuerdo para no hacerlo con la Administración del presidente Barack Obama.

Este no es el primer asesinato de científicos iraníes involucrados en el desarrollo de ojivas nucleares. Entre 2010 y 2012, cuatro físicos nucleares murieron en diferentes atentados (Masoud Alimohammadi, Majid Shahriari, Darioush Rezaeinejad y Mostafa Ahmadi Roshan). Dos de los asesinatos se llevaron a cabo con bombas magnéticas fijadas a los coches de los objetivos; otro fue alcanzado por varios disparos y el último murió por la explosión de una motobomba. El gobierno iraní acusó a Israel de complicidad en los asesinatos y poco después fueron arrestados varios ciudadanos iraníes del grupo Muyahidines del Pueblo de Irán (MEK), que supuestamente habían llevado a cabo la campaña de asesinatos con apoyo del Mossad, el servicio de inteligencia israelí. Las agencias occidentales y funcionarios de Washington confirmaron en ese entonces la conexión entre ese grupo de resistencia iraní y el Mossad. Israel no confirmó ni negó su participación, pero el ministro de defensa israelí Moshe Ya’alon dijo que “actuaremos de cualquier manera y no estamos dispuestos a tolerar un Irán con armas nucleares. Preferimos que esto se haga por medio de sanciones, pero al final, Israel debería ser capaz de defenderse”. La campaña de asesinatos terminó en 2013 tras la presión diplomática de Estados Unidos, que intentaba negociar en ese momento un acuerdo de restricciones a las actividades nucleares de Irán.

Según la agencia de inteligencia privada americana Stratfor, un quinto científico iraní fue envenenado por agentes israelíes y en enero de 2015, las autoridades de Irán informaron que habían frustrado otro intento del Mossad de asesinar a un científico nuclear iraní.

El primer ministro Benjamin Netanyahu durante la conferencia de prensa del 30 de abril de 2018 en la que mostró, por primera vez, una foto de Fakrizade. (REUTERS/ Amir Cohen)

El primer ministro Benjamin Netanyahu durante la conferencia de prensa del 30 de abril de 2018 en la que mostró, por primera vez, una foto de Fakrizade. (REUTERS/ Amir Cohen)

En el caso de Fakhrizadeh, de acuerdo al New York Times, dos oficiales de inteligencia y un funcionario del área confirmaron que Israel estaba detrás del ataque al científico. Aunque no está claro cuánto podía saber Estados Unidos sobre la operación con antelación, pero los dos países comparten desde hace tiempo la información confidencial sobre Irán. La Casa Blanca y la C.I.A. no hicieron comentarios. Desde ya, el asesinato es un revés para las aspiraciones del presidente electo Joe Biden de revivir el acuerdo nuclear de 2015. “Un golpe así en vísperas de una nueva administración podría envenenar las relaciones con Teherán hasta tal punto que negociar un restablecimiento del acuerdo, o endurecer sus términos, podría ser imposible”, decía un analista del principal diario neoyorquino.

Desde que Trump echó al Secretario de Defensa, Mark T. Esper, y otros altos funcionarios del Pentágono la semana pasada, la comunidad de inteligencia de Washington teme que el presidente saliente ordene iniciar operaciones, ya sean abiertas o secretas, contra Irán u otros adversarios. Otra especulación es que Netanyahu, que fue frenado por sucesivos gobiernos estadounidenses cuando estaba a punto de atacar las instalaciones nucleares de Irán, podría haber actuado aprovechando la debilidad de la actual Administración y el hecho de que sería improbable que Trump lo sancionara. Tampoco hay que descartar que el tema haya sido discutido en la reunión secreta que aparentemente mantuvieron en el desierto de las afueras de Riyadh esta semana, el primer ministro israelí Netanyahu, el secretario Pompeo y el príncipe de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman.

infobae.com

Tensión en el Sáhara Occidental: origen e implicaciones para España

Alberto Suárez Gil

Puesto fronterizo entre Marruecos y Mauritania en Guerguerat, situado en el Sáhara Occidental, el 24 de noviembre de 2020, tras la intervención de las fuerzas armadas reales marroquíes en la zona

AFP/FADEL SENNA  –   Puesto fronterizo entre Marruecos y Mauritania en Guerguerat, situado en el Sáhara Occidental, el 24 de noviembre de 2020, tras la intervención de las fuerzas armadas reales marroquíes en la zona

En Canarias y en la Península el asunto ha despertado vivas reacciones, especialmente de solidaridad hacia las aspiraciones independentistas saharauis. ¿Cuál es el vínculo que nos une a este territorio? ¿Cuáles son las implicaciones geopolíticas y de seguridad que deberíamos tener en cuenta si la situación se degrada?

Empecemos por la primera pregunta. El Sáhara fue hasta 1975 colonia española. Prueba de ello son las memorias de personas de cierta edad sobre el pavor que causaba en los jóvenes hacer el servicio militar allí y las imágenes de legionarios en Land Rover con turbante y sandalias. Administrativamente, el Sáhara no era una colonia, sino una provincia más de España.

El origen de la actual tensión empezó en 1975. Ese año -mientras Franco agonizaba- Marruecos -que reclama para sí el Sáhara- invadió la provincia en la famosa Marcha Verde. El conflicto se resolvió con los Acuerdos de Madrid, por los cuales España se comprometía a dejar el Sáhara y a administrarla temporalmente con Marruecos y Mauritania. Sin embargo, las cosas no se desarrollaron como estaban previstas: España se marchó un año más tarde, situación que aprovecharon Rabat y Nuakchot para ocupar el Sáhara. El Frente Polisario, que había luchado contra España, se vio ahora enfrentándose a Marruecos y Mauritania. 

Aunque Mauritania se retiró en 1979, la guerra entre el Polisario y Marruecos se alargó hasta 1991, cuando ambas partes acordaron un alto el fuego y el establecimiento de la MINURSO de Naciones Unidas, encargada de velar por el alto el fuego y la elaboración de un referéndum. El referéndum no se ha celebrado y el conflicto se ha enquistado, llegando a tal punto de irrelevancia que la palabra referéndum ya no aparece en los comunicados de la ONU y que, desde 2019, no se ha nombrado un Representante Especial. 

Un empeoramiento del conflicto debería preocuparnos, especialmente desde el ángulo migratorio y antiterrorista. 

Saharauis Guerguerat
PHOTO/AF – Un  hombre saharaui sostiene una bandera del Frente Polisario en la zona de Al-Mahbes en el Sáhara Occidental controlado por el Polisario, a unos 1.000 kilómetros al noroeste del cruce fronterizo de Guerguerat 

Si Marruecos decide declararle la guerra al Polisario (hasta ahora, sólo el Polisario está en guerra), el conflicto tendría el potencial de empeorar la crisis migratoria que desde hace unos meses padece el archipiélago canario. En lo que va de año han llegado a costas canarias 18.000 migrantes, la mayor parte de Marruecos y saliendo de las costas del territorio en disputa. Si hubiera guerra, es muy probable que muchos jóvenes marroquíes, con pocas oportunidades de trabajo, no quieran luchar, especialmente si tenemos en cuenta que en Marruecos el servicio militar obligatorio afecta a los varones entre 19 y 25 años. A este flujo habría que añadirle el de los saharauis que escaparían tanto del conflicto como de la represión de Marruecos, pues Rabat no tolerará ninguna manifestación de simpatía por el Polisario en lo que considera sus Provincias del Sur. 

Otro riesgo tiene que ver con el terrorismo. El Sáhara Occidental limita con el Sahel, que en los últimos años se ha convertido en un polvorín yihadista. Para complicar las cosas, el líder del Estado Islámico del Sahel Adnan Abu al-Walid al-Sahrawi es de origen saharaui, más específicamente del campamento de Tinduf, principal campo de refugiados del Polisario. De hecho, el yihadismo encontraría terreno fértil para reclutar en los campamentos saharauis pues en los últimos años ha aumentado la frustración por el enquistamiento del conflicto, el autoritarismo del liderazgo del Polisario y las míseras condiciones de vida en los campos de refugiados. Como resultado, una guerra que en principio no tiene conexión alguna con el yihadismo, podría ser secuestrada por el EIGS (Estado Islámico del Gran Sáhara), como ocurrió en Mali en el año 2012, cuando la insurrección tuareg fue acaparada por los yihadistas. 

También hay que considerar una posibilidad que, aunque desagradable, podría involucrar a España en el conflicto: la posibilidad de que España (especialmente las islas Canarias) se conviertan en el teatro de operaciones de actos terroristas por parte saharaui. Si bien es cierto que en Canarias existe simpatía por el Polisario, también es incuestionable que cuenta con una numerosa comunidad marroquí. Esto puede dar lugar a que ciertos saharauis -especialmente yihadistas- organicen atentados contra intereses marroquíes en las islas o contra instalaciones turísticas como represalia por el apoyo español a Marruecos. El impacto sobre el turismo sería grave, especialmente a la reputación de Canarias como un destino seguro, lo cual debilitaría aún más la economía de las islas. También aumentaría el rechazo local a los inmigrantes. Aunque el pueblo canario tiene fama de solidario, también ha aumentado el hastío popular frente a la crisis migratoria, más aún cuando la pandemia ha debilitado el principal motor económico de las islas (el turismo), del cual dependen muchas familias.

En conclusión, el vínculo colonial, la Marcha Verde de Marruecos y la subsiguiente retirada de España, unidas a la invasión del Sáhara Occidental por Marruecos y Mauritania y la guerra con Rabat hasta 1991, son los orígenes del actual conflicto saharaui. Para España, un agravamiento de la situación daría lugar a un aumento de la migración hacia Canarias de marroquíes y saharauis, empeorando la actual crisis migratoria en el archipiélago. En términos de seguridad, la sombra del yihadismo, especialmente del EIGS, se puede cernir sobre el Polisario, donde las condiciones son fértiles para la radicalización. Si el yihadismo se impone, España podría ser víctima de una campaña terrorista contra instalaciones turísticas e intereses marroquíes, con las islas Canarias siendo las más perjudicadas, impactando de manera negativa en la reputación turística del archipiélago. 

atalayar.com

Soldados azeríes vandalizaron un cementerio en Nagorno Karabaj y se reavivan los temores por la destrucción de la herencia armenia

Mientras continúa el avance de las tropas de Azerbaiyán tras el acuerdo de alto el fuego que puso fin a seis semanas de combates en Nagorno Karabaj, y a pesar de la presencia de fuerzas de paz rusas, los armenios temen por el destino del cientos de iglesias, monumentos y cementerios cristianos, que ahora estarán bajo el control de los azeríes, en su mayoría musulmanes.

Azerbaiyán ha dado garantías de que se conservarán los sitios culturales y religiosos armenios, pero los armenios y los académicos dicen que los azeríes han arrasado iglesias y han tratado de borrar los rastros de la herencia armenia en el pasado. Durante los recientes combates, las fuerzas de Azerbaiyán atacaron una catedral del siglo XIX en Shushi, causando graves daños, y bombardearon sitios arqueológicos.

Este jueves, el video de soldados azerbaiyanos vandalizando tumbas en un cementerio armenio parece justificar esos temores. La filmación, compartida por un portal militar armenio en Telegram, muestra a un grupo de azerbaiyanos mientras patean una tumba en el camposanto, cuya ubicación no se detalla. Los militares, entre risas, vandalizan el lugar hasta que la lápida cae.PlayVehículos azerbaiyanos regresando a su base en el distrito de Jabrayil

Ingreso en el distrito de Kalbajar

El episodio ocurre después que soldados azerbaiyanos y camiones militares entraran en el distrito de Kalbajar, que limita con el enclave armenio, la segunda de las tres zonas que Armenia debe devolver a Azerbaiyán.

Al firmar el acuerdo, Ereván aceptó devolver tres distritos que rodean Nagorno Karabaj que las fuerzas armenias controlan desde hace casi tres décadas, tras una primera guerra en los años 1990 en el enclave que causó 30.000 muertos y cientos de miles de desplazados.

El acuerdo que puso fin a los combates, firmado cuando la situación militar de Armenia era catastrófica, revalida las conquistas territoriales de Azerbaiyán, tras seis semanas de enfrentamientos, que dejaron miles de víctimas.Una mujer reza en el monasterio de Dadivank en la región de Nagorno-Karabaj, el 24 de noviembre de 2020. (Hayk Baghdasaryan/Photolure via REUTER)Una mujer reza en el monasterio de Dadivank en la región de Nagorno-Karabaj, el 24 de noviembre de 2020. (Hayk Baghdasaryan/Photolure via REUTER)

El pacto, no obstante, permite que Nagorno Karabaj subsista, y prevé el despliegue de 2.000 soldados rusos de mantenimiento de la paz.

El distrito de Kalbajar, así como Aghdam, devuelto el 20 de noviembre, y el de Lachín, que debe ser cedido el 1 de diciembre, constituían una zona de distensión que rodea el enclave. Otros cuatro distritos con la misma función pasaron a manos de Bakú durante los combates.

“Nuestros antepasados y nuestros amigos están enterrados aquí”

Por eso, desde hace días, los armenios se despiden con lágrimas no sólo desde sus casas, sino también de sus iglesias y cementerios.Hovhannés Hovhannisián, abad de Dadivank y párroco de Kalbajar, intentó salvar los objetos del monasterio de Dadivank. (REUTERS/Stringer)Hovhannés Hovhannisián, abad de Dadivank y párroco de Kalbajar, intentó salvar los objetos del monasterio de Dadivank. (REUTERS/Stringer)

“Tenemos muchas iglesias aquí”, dijo Armen Shakhnazarian , un soldado de 20 años a la AFP“Nuestros antepasados, nuestros mayores y nuestros amigos están enterrados aquí”.

Entre los monumentos que el miércoles debían pasar bajo control azería está el antiguo monasterio de Dadivank. Construido entre los siglos IX y XIII, el monasterio alberga la tumba de San Dadi, un discípulo del apóstol Tadeo, quien difundió el evangelio cristiano en Armenia, comúnmente considerado el primer estado en la historia en adoptar el cristianismo.

En los días previos a la llegada de las fuerzas de paz rusas, armenios devotos encendieron velas en la iglesia principal y cuatro capillas contiguas, y rezaron ante frescos medievales y escritura armenia grabada en las paredes. Muchos de los armenios dijeron que planeaban huir de la región, abandonando sus hogares y uniéndose a miles de otros. El 10 de noviembre,el abad del monasterio ordenó la evacuación a Armenia de importantes obras de arte cristiano, campanas y khachkars o cruces de piedras.Convertir el cementerio medieval de la ciudad de Julfa en tierra arrasada fue el punto máximo de una campaña para aniquilar los rastros de los armenios en un área en disputa
Convertir el cementerio medieval de la ciudad de Julfa en tierra arrasada fue el punto máximo de una campaña para aniquilar los rastros de los armenios en un área en disputa

Julfa, un peligroso antecedente

Los armenios buscan evitar que en Nagorno Karabaj ocurra lo mismo que pasó en Najicheván, un territorio dentro de los límites de Azerbaiyán que limita con Armenia e Irán, donde entre 1997 y 2006 tuvo lugar el que se considera el punto máximo de una campaña para aniquilar los rastros de un pueblo: la transformación del cementerio medieval de la ciudad de Julfa en tierra arrasada.

Los armenios vivieron en Jugha —como llamaban a la ciudad— hasta que a finales del siglo XIV el sha Abás el Grande los obligó a trasladarse a Io que sería la nueva capital de la Persia safávida. En Julfa quedaron sus muertos, a los que solían rendir homenaje con enormes esculturas funerarias, los jachkares. Pasaron los siglos y el perenne viento implacable; pasó también la Unión Soviética. Unos 22.000 jachkares quedaron en pie; según otras cuentas, unos 10.000. También 89 iglesias medievales armenias y 5.840 monumentos, según varias investigaciones.

En 2005, según testigos visuales expertos, todo había desaparecido.Tropas de paz rusas en el monasterio de Dadivank (REUTERS/Stringer)Tropas de paz rusas en el monasterio de Dadivank (REUTERS/Stringer)

Fue un episodio de destrucción cultural que desató comparaciones con el que, años más tarde, el Estado Islámico llevó adelante en la ciudad siria de Palmira.

La comunidad académica se moviliza

Ante el peligro, decenas de académicos de Estados Unidos y países europeos publicaron a principios de mes una carta abierta advirtiendo sobre el riesgo que corre el patrimonio cultural armenio en Nagorno-Karabaj, señalando el antecedente de Najicheván.

¿Está el monasterio de Gandzasar, una joya de la corona de la arquitectura armenia del siglo XIII, destinado a un olvido similar? ¿Qué pasa con el Monasterio de Amaras del siglo IV, la ubicación de la primera escuela en usar la escritura armenia y el lugar de enterramiento de San Grigoris, nieto del santo patrón y evangelizador de Armenia, Gregorio el Iluminador? La tumba de Grigoris del siglo V es una de las primeras estructuras funerarias cristianas armenias que sobreviven“, advirtieron.

Agregaron: “Estos son solo algunos ejemplos de los miles de sitios en Artsaj (como los armenios llaman a Nagorno) que ahora son vulnerables a la destrucción. Una vez que hayan desaparecido, será demasiado tarde”.

El Museo Metropolitano de Arte de Nueva York se ha sumado al llamamiento internacional para que se conserven los monumentos e iglesias armenios de Nagorno-Karabaj. El museo ha suscitado especial preocupación por un importante sitio arqueológico en Tigranakert, una ciudad armenia en ruinas que data del período helenístico y que lleva el nombre del rey armenio Tigranes el Grande.

infobae.com

Etiopía encara la ofensiva final en Tigray

Diego Urteaga

Primer ministro Etiopía Abiy Ahmed

REUTERS/MICHEL EULER  –   El primer ministro etíope Abiy Ahmed

“El periodo de 72 horas proporcionado al TPLF para una rendición pacífica ha terminado y comienza la etapa final de nuestra ofensiva”, con estas palabras, el primer ministro etíope Abiy Ahmed, encabezaba un comunicado compartido a través de Twitter esta misma mañana. El ultimátum lanzado por el gobierno federal de Etiopía el pasado domingo, conminaba al Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF) a deponer las armas o sufrir, si se negaban, un ataque final a la capital de la región, Mekelle, donde vive más de medio millón de personas.

Este mismo miércoles llegaban a Etiopía tres expresidentes africanos con el objetivo de mediar en la confrontación y evitar este asalto final que se ha anunciado a primera hora de esta mañana. Los tres enviados por la Unión Africana serían el expresidente de Mozambique Joaquim Chissano, Ellen Johnson Sirleaf, de Liberia y Kgalema Motlanthe, de Sudáfrica. 

militares etiopes
PHOTO/ Agencia de Noticias Etíope vía AP – Militares etíopes en una zona cercana a la frontera de las regiones de Tigray y Amhara de Etiopía

Desde la Unión Africana y otras instituciones como la Unión Europea, se mira con preocupación el desarrollo del conflicto que sacude Etiopía desde hace unas semanas, pues se considera que puede tener un gran impacto en África del Este. El Alto Representante de la Unión Europea, el español Josep Borrell, advertía este martes de las consecuencias que puede tener el conflicto, cuyo número de desplazados se eleva ya por encima de los 40.000 aunque Naciones Unidas estima que esta cifra podría ser hasta cinco veces superior. Además del creciente número de refugiados que ha empezado a llegar a Sudán, Eritrea ha movilizado sus tropas a la frontera con la región etíope, después de sufrir varios ataques con misiles en su territorio. 

A pesar de que esta escalada tiene su origen a principios de noviembre, las fricciones entre el gobierno de la región de Tigray y el gobierno central, viene de más atrás. No debemos olvidar, que el TPLF aun representando a un 6% de la población, era el partido político mayoritario, que ostentaba el poder de facto en el país a través del Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope, y que, hasta la llegada de Abiy Ahmed en 2018, había impuesto un régimen autoritario que se remontaba a principios de la década de los 90. Tras la llegada de Abiy Ahmed se disolvió esta plataforma de partidos, de la que también formaba parte el partido del ahora primer ministro, y se creó una nueva, de carácter pan etíope y, por tanto, menos federal.

AFP/AFP - La región de Tigray en Etiopía y su importancia en la política nacional
AFP/AFP – La región de Tigray en Etiopía y su importancia en la política nacional

El país encaraba entonces una serie de reformas políticas, económicas y sociales – la firma de la paz con Eritrea le valió el Premio Nobel de la Paz –, que no fueron bien vistas por el TPLF que veía como perdía todo el peso que había mantenido durante las últimas dos décadas. Una de las pretendidas reformas, fruto de esa intencionalidad unificadora, era precisamente la progresiva centralización de este país federal, buscando reducir así la confrontación étnica que se vivía en el territorio, alimentada entre otros actores por el citado TPLF.

En este contexto político, la tensión entre el gobierno regional y el central se ha ido incrementando – en octubre se votó a favor de una reducción de los fondos destinados a la región –, hasta que el pasado 4 de noviembre, el primer ministro acusaba al TPLF de haber atacado un puesto militar y tratado de robar elementos de artillería. Se daba así comienzo a una escalada que ahora, parece ser, trata de llegar a su fin. Sin embargo, desde diferentes organizaciones como la Human Rights Watch se alerta de la posibilidad que tiene este conflicto de esconder segundas intenciones por parte de Abiy Ahmed, y cuyas consecuencias podrían ser la limpieza étnica en la norteña región de Tigray e, incluso, el genocidio. El hecho de que la región este sometida a un bloqueo de las comunicaciones, incluido el internet, además del acceso físico al territorio, preocupa a estas organizaciones, que no pueden corroborar la situación en la que se encuentran los civiles.

militares etíopes
PHOTO/ Agencia de Noticias Etíope vía AP – Esta imagen, tomada de un vídeo sin fecha publicado por la agencia estatal de noticias de Etiopía el lunes 16 de noviembre de 2020, muestra a los militares etíopes reunidos en una carretera en una zona cercana a la frontera de las regiones de Tigray y Amhara de Etiopía. 

Según el International Crisis Group, el TPLF cuenta con fuerzas paramilitares y de milicia que se estiman en más de 250.000 efectivos, algo que podría provocar que los enfrentamientos con el ejército nacional etíope fueran cruentos y ocasionaran grandes daños colaterales. Muchos son los elementos que ponen en duda la verdadera naturaleza de estas operaciones, pues aunque el gobierno de Abiy Ahmed ha llevado a cabo importantes reformas, tampoco ha sido ajeno a denuncias de represión política y excesos, en particular a la región de Tigray, la única etnia que no está representada en esa unificación pretendida por el primer ministro. El Comité del Nobel ya anunciado que sigue con preocupación los acontecimientos. No fueron pocas las voces que tacharon de precipitada la elección de Abiy Ahmed como galardonado, a la espera de los acontecimientos recientes, quizás no estuvieran equivocados.

atalayar.com

Turquía continúa la lucha contra los kurdos dentro de Siria

Marta Trejo

Erdogan ejército

PHOTO/PRESIDENCIAL PRESS SERVICE via AP  –   El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en el centro, acompañado por el ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, segundo a la izquierda, y el jefe de Estado Mayor de Turquía, Yasar Guler, segundo a la derecha

Los kurdos se esconden de Erdogan, pero Turquía cruza las fronteras de Irak y de Siria para perseguir sus tropas sin importar mucho los límites que separan las competencias de los Estados. 

Un marcado aumento de la actividad militar turca en el área entre Ain Issa y Tall Tamer en el norte de Siria muestra la iniciativa de Turquía para seguir frenando a los kurdos. Según informan medios como Al-Monitor, una nueva concentración militar turca está en marcha en la región de Ain Issa, al norte de Raqqa, alrededor de la carretera clave M4, lo que aumenta las posibilidades de otra ofensiva turca para frenar a los kurdos sirios. 

Se han estacionado vehículos militares, armamento pesado, radares y equipos de vigilancia remota en las áreas que forman la línea de contacto con las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) lideradas por los kurdos.  El Gobierno turco considera a las FSD como “terroristas” por sus vínculos con la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), activa en territorio turco. 

Según fuentes kurdas, el ejército turco y los grupos rebeldes aliados han establecido puestos militares en la aldea de Saida, al norte de Ain Issa, así como en los alrededores de Tell Tamer y Zirkan. A principios de noviembre, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) informó que las fuerzas turcas también estaban estacionadas en Kaffifa, Ain Rummana, Tina y Al-Rabea, todas cerca de la autopista M4.

Ejército  Turquía
PHOTO/ Ministerio de Defensa turco vía AP  –   Fotografia de archivo del viernes 19 de junio de 2020, el Ministro de Defensa turco Hulusi Akar, en el centro, con una máscara facial para protegerse del coronavirus, visita a las tropas turcas en la frontera con Irak, en la provincia de Hakkari, Turquía

Una ofensiva lenta y sorpresiva que perjudica a Turquía

Ayer las fuentes militares kurdas y las ONG de la zona informaron de más de veinte muertos en las filas de los grupos pro-turcos. Por su parte, Mervan Qamishli, uno de los portavoces de las SFD, aseguró a Efe que hay “decenas de heridos civiles” por los ataques que tuvieron lugar en la ciudad de Ain Aisa, controlada por las fuerzas kurdas. 

Aunque dijo no poder ofrecer cifras definitivas “porque los bombardeos continúan hasta ahora y las ambulancias no pueden llegar a algunos de los pueblos”. “Este bombardeo no es nuevo en esta zona pero es el más intenso, además nuestras fuerzas se enfrentaron con ellos en decenas de lugares en paralelo al ataque”, indicó Qamishli por teléfono.

Los enfrentamientos entre las fuerzas kurdas y las facciones sirias pro turcas son comunes desde que estos últimos invadieron, junto a soldados turcos, parte del noreste de Siria el pasado octubre en una ofensiva que duró dos semanas.

En paralelo, dos coches bomba explotaron en zonas del norte de Siria controladas por Turquía que previamente estaban dominadas por los kurdos, aunque hasta el momento nadie ha reivindicado la autoría de estos atentados.

kurdos
REUTERS/SERTAC KAYAR – Partidarios del partido pro-kurdo HDP se reúnen para protestar contra la detención de sus políticos locales en Diyarbakir, Turquía, el 25 de octubre de 2019

Turquía no tiene intención de retroceder en su avance fronterizo

Después de la Operación Manantial de Paz, los silos de granos en el pueblo de Shergirak cerca de Ain Issa se convirtieron en la base turca más grande en las cercanías de M4. Turquía ha estado reforzando tanto las bases como los nuevos sitios, según el periodista kurdo Nazim Dastan. Según los informes, también se están cavando trincheras, canales y túneles cerca de Medrut, no lejos de Tell Abyad, Zirkan y las aldeas de Hoshan y Khalidiya a lo largo de la M4.

Refiriéndose a Saida, que ha sido una especie de zona de amortiguación de los enfrentamientos entre las dos partes, Dastan dijo que “Los funcionarios turcos se reunieron con los rusos hace un tiempo, pidiendo establecer una base militar en Saida”. La respuesta de los rusos fue negativa. 

En respuesta comenzaron a cavar trincheras y túneles y a erigir una torre de vigilancia. Ahora están usando el sitio para monitorear el M4 y Ain Issa”. Según Rojava, Turquía ha intensificado simultáneamente el bombardeo de pueblos alrededor de Ain Issa y Tell Abyad. “La carretera se ha convertido en una travesía de saqueos, secuestros e intimidación” por parte de las milicias rebeldes alineadas con Turquía, explica Dastan.

Detención Turquia kurdos
PHOTO/CAVIT AKGUN/DHA-DEPO PHOTO via AP – Fotografía de archivo, oficiales del ejército turco escoltan a un hombre del intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016

Un centenar de activistas kurdos detenidos

La Fiscalía turca emitió la semana pasada una orden de detención para 101 personas, en su mayoría activistas y abogados kurdos, por supuestos vínculos con la organización terrorista Congreso de la Sociedad Democrática (TDK).

Todos los detenidos están acusados de tener vínculos con la organización civil TDK, una agrupación asamblearia de la izquierda kurda que defiende una descentralización de las regiones kurdas de Turquía basada en una visión federalista.

Los dirigentes del TDK son en su mayoría diputados o exdiputados del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), con 56 diputados el tercer partido del Parlamento turco.

Las autoridades turcas, sin embargo, consideran el TDK el “brazo legal” de la guerrilla kurda de Turquía, el proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), una guerrilla presente en varias provincias del sureste del país.

La portavoz del HDP, Ebru Günay, ha denunciado en una rueda de prensa en Ankara que la operación policial, que definió como “una masacre de la justicia”, se produce solo días después de que el Gobierno prometiera reformas judiciales y ha exigido la inmediata liberación de los abogados detenidos.

Kurdas
AFP/DELIL SOULEIMAN – Los kurdo-sirios llevan pancartas con imágenes de víctimas mientras participan en una manifestación en su capital de facto, Qamishli, el 5 de diciembre de 2019, contra la ofensiva turca en el noreste de Siria y los supuestos abusos cometidos por ellos y los rebeldes entrenados por Turquía contra la población kurda de la zona

Erdogan continuará con la lucha anti kurdos con o sin el apoyo de Estados Unidos

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan planteó la posibilidad de llevar a cabo una nueva operación ya que Estados Unidos está ocupado con la transición presidencial. 

Para Ankara, la asociación de Estados Unidos con las Unidades de Protección Popular kurdas (YPG) equivale a apoyar al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), el grupo armado que ha luchado contra Ankara durante casi cuatro décadas. 

 “Todavía hay áreas terroristas en Siria. O se limpian como se nos prometió o iremos y lo haremos nosotros mismos”, advirtió Erdogan el 3 de octubre. 

En otra advertencia a la comunidad internacional dijo que “se están realizando esfuerzos para establecer un estado terrorista. Turquía nunca permitirá la creación de tal estado a lo largo de sus fronteras. Haremos lo que sea necesario para drenar el pantano terrorista”. 

Turquía parece considerar constantemente la idea de lograr más avances sobre el terreno, aunque sea en territorio sirio o iraquí, mientras que el presidente Donald Trump, cuyas decisiones abruptas a menudo le han dado a Erdogan oportunidades para actuar, está preocupado por la transición de la Casa Blanca. 

La derrota de Trump parece haber alterado un poco el cálculo de Ankara. Las advertencias de Erdogan han cesado desde que se aseguró la victoria de Joe Biden, pero la actividad militar de Turquía sobre el terreno se ha acelerado.

La perspectiva de que Turquía aproveche el alboroto de la transición en Washington para expandir la Operación Fuente de Paz no puede descartarse todavía. La enemistad declarada de Ankara hacia el autogobierno kurdo de facto en el norte de Siria permanece sin cambios. 

Desde que descartó el proceso de diálogo y acuerdo con los kurdos en Turquía en 2015, Erdogan ha invertido un gran capital militar y de defensa en estas políticas, incluida su alianza con los nacionalistas de Turquía, que lo ayudó a instalar el nuevo sistema constitucional presidencialista en 2018. 

atalayar.com