Afganistán: veinte años no es nada

Miguel Ángel Medina

Atalayar_Afganistan tropas Estados Unido

Como dice la canción, veinte años no es nada, pero sí lo son los casi 2.500 soldados estadounidenses muertos en Afganistán en estas dos décadas. Cuando a principios de octubre de 2001 George W. Bush ordenaba el despliegue de las tropas norteamericanas en el país centroasiático para hacer frente a Bin Laden y a los grupúsculos talibanes, ni analistas, ni académicos ni responsables políticos seguramente podíamos imaginar que, veinte años después, el teatro afgano seguiría siendo el escenario del conflicto más virulento a nivel internacional (superando, con creces, conflictos como el sirio, el yemení, el libio o el congoleño). El anuncio de la retirada de las tropas de Estados Unidos, idea concebida por la Administración Obama en 2011, pero prevista para el próximo 11 de septiembre de 2021, nos pone sobre la mesa diversas consideraciones acerca de este conflicto, que desgranaremos a continuación.

La primera es la fuerte carga simbólica de la retirada. Aunque Joe Biden decidió extender la presencia militar más allá del 1 de mayo -fecha límite que su predecesor en el Despacho Oval de la Casa Blanca había acordado con los talibanes, pese a las amenazas de ataques- la decisión final está tomada. El 11 de septiembre no solo marca el vigésimo aniversario de los atentados contra las Torres Gemelas y al Pentágono, sino que manifiesta que Estados Unidos no puede ser eternamente el policía del mundo. Afganistán ha sido una guerra que Washington no ha podido ganar y no ha sabido cómo terminar, y la retirada lleva implícita consigo un mensaje al mundo; dos décadas después, EEUU ha dicho basta.

La segunda derivada nos lleva a vislumbrar una política exterior de la Administración Biden que se antoja más pragmática, más austera, más utilitarista incluso. El anuncio de la retirada no es una sorpresa absoluta, pero sí lo es la forma en la que se hará efectiva. Antony Blinken quiere pasar página cuanto antes y cerrar ese sangriento libro de la historia reciente. Afganistán ha sido una de las piedras en el zapato de EEUU desde el fin de la Guerra fría, y la nueva política exterior del país pasa por la apuesta en firme de retirar definitivamente los cerca de 3.000 soldados que tiene desplegados en Afganistán, una vez se haya asegurado una salida segura, ordenada y decidida. Sin grandilocuencia, pero con pulso firme. Estrategia muy parecida a la seguida en Libia, por cierto.

El tercer elemento para destacar es qué puede suponer la decisión en cuanto a relaciones transatlánticas se refiere. Se ha repetido a ambas orillas del Atlántico que en Afganistán ‘entramos juntos, aprendimos juntos, luchamos juntos, nos vamos juntos’. El anuncio de la retirada de Washington del país centroasiático vino acompañada, unas horas más tarde, por el anuncio de la retirada de la Alianza Atlántica. Pone así la OTAN punto y final a su operación internacional de mantenimiento de la paz más longeva (18 años) y más robusta (ISAF llegó a contar con 130.000 efectivos sobre el terreno y medio centenar de países participantes). Es casi imposible imaginar una misión internacional en el país asiático que no esté liderada por Washington, y habrá que analizar qué incidencia tiene el nuevo escenario en las áreas geográficas y temáticas de interés común para todos los aliados: relaciones con Rusia y con China, lucha contra el terrorismo a escala internacional, Estados fallidos, armas de destrucción masiva… Y recordemos que en el conflicto afgano ha sido la única vez que los aliados invocaron el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte, y no para aumentar el paraguas de seguridad norteamericano en Europa, sino para que los países europeos ayudaran a Washington.

Y no nos olvidemos, por último, de cómo va a reaccionar la comunidad internacional a esta retirada estadounidense. Con o sin presencia militar de Washington y del resto de miembros de la OTAN, la consecución de un acuerdo de paz viable parece lejana, y el vacío de poder que supone la retirada de las tropas norteamericanas no hace sino acrecentar los interrogantes acerca de la posible solución al conflicto afgano. Señalemos que se trata de uno de los conflictos más poliédricos y multidimensionales del panorama internacional actual, y en el que se superponen varias capas en el mismo teatro: los talibanes, la presencia residual de Daesh, los señores de la guerra y los señores del opio, y el Gobierno central. Sería un gran error estratégico abandonar el país centroasiático completamente, por lo que mantener presencia diplomática, ayuda humanitaria y soporte logístico al Gobierno afgano probablemente sea una buena idea. Y sin olvidar la necesaria implicación de los países vecinos, directamente afectados por la inseguridad que emana de Kabul. Pakistán, Irán y, sobre todo, China, tendrán los ojos muy abiertos. Deberemos estar atentos a las conversaciones entre los talibanes y el Gobierno afgano que tendrán lugar en próximas fechas en Turquía, y ver cuál es el mensaje que la comunidad internacional lanza al país centroasiático a partir de septiembre.

Miguel Ángel Medina, subdirector de la Cátedra de Estudios Mundiales Antoni de Montserrat de la Universitat Abat Oliba CEU.

Publicado anteriormente en The Diplomat

atalayar.com

Putin avisa a Occidente de que se arrepentirá si decide cruzar “líneas rojas”

EFE

El presidente ruso Vladimir Putin pronuncia su discurso anual sobre el estado de la nación en la Asamblea Federal en la Sala de Exposiciones Manezh en Moscú el 21 de abril de 2021 AFP/MIKHAIL KLIMENTYEV

AFP/MIKHAIL KLIMENTYEV  –   El presidente ruso Vladimir Putin pronuncia su discurso anual sobre el estado de la nación en la Asamblea Federal en la Sala de Exposiciones Manezh en Moscú el 21 de abril de 2021

El presidente ruso, Vladímir Putin, advirtió a Occidente de que lamentará cualquier provocación y que el Kremlin responderá de manera “asimétrica, rápida y dura” si algún país decide cruzar “líneas rojas”. 

“No queremos quemar puentes, pero si alguien percibe nuestra buena intención como apatía o debilidad y pretende quemar esos puentes, entonces deben saber que la respuesta de Rusia será asimétrica, rápida y dura”, señaló el mandatario en su discurso sobre el estado de la nación ante la Asamblea Federal. 

“Lo lamentarán como hace mucho que no lo hacen”, advirtió.  

Militares ucranianos hacen guardia en un puesto de control con separatistas respaldados por Rusia cerca de Schastya, región de Lugansk, el 16 de abril de 2021 PHOTO/AFP
PHOTO/AFP-Militares ucranianos hacen guardia en un puesto de control con separatistas respaldados por Rusia cerca de Schastya, región de Lugansk, el 16 de abril de 2021

Ni Navalni ni Ucrania, provocaciones y golpes de Estado

En una alocución centrada en la pandemia y en la situación socioeconómica del país, Putin eludió mencionar el aumento de la presencia militar rusa en la frontera con Ucrania, que tanto preocupa a Occidente ni tampoco aludió al deterioro de la salud del encarcelado líder opositor, Alexéi Navalni. 

“No cesan los actos inamistosos contra Rusia. Los intentos por cualquier motivo o incluso sin motivo de acusar a Rusia se han convertido entre algunos países en una especie de deporte”, dijo. 

“Pero espero que nadie decida cruzar la llamada línea roja en las relaciones con Rusia”, afirmó Putin en la sala del Manezh ante ministros, diputados, senadores y jefes regionales, donde dejó claro que será el Kremlin el que decidirá en “cada caso” dónde está el límite de paciencia de Moscú. 

Putin quiso además subrayar lo que considera un comportamiento parcial de parte de Occidente, que, dijo, no se ha pronunciado sobre el supuesto “golpe de Estado” que denunciaron Minsk y Moscú la semana pasada, que incluía un plan para asesinar el autoritario líder bielorruso, Alexandr Lukashenko.  

“La práctica de organizar golpes de Estado, los planes de asesinatos políticos (…) eso ya es demasiado. Han sobrepasado todos los límites”, afirmó Putin.  

Guardia Nacional participando en un ejercicio militar cerca del puerto ucraniano de Mariupol en el mar de Azov el 19 de abril de 2021 AFP/MINISTERIO DEL INTERIOR DE UCRANIA
AFP/MINISTERIO DEL INTERIOR DE UCRANIA-Guardia Nacional participando en un ejercicio militar cerca del puerto ucraniano de Mariupol en el mar de Azov el 19 de abril de 2021

Un resquicio para la colaboración 

Eso sí, Putin tendió una mano a la comunidad internacional, al invitar sobre todo a los cinco estados nucleares -además de Rusia, EEUU, Reino Unido, Francia y China- a abordar la cuestión de la estabilidad global y estratégica. 

“Rusia una vez más invita a sus socios a abordar temas relacionados con armas estratégicas y garantías para la estabilidad global”, recalcó, y aseguró que la proporción de armas modernas en la llamada triada nuclear de Rusia -aviación estratégica, misiles intercontinentales y submarinos nucleares equipados con misiles- alcanzará este año el 88 %. 

Putin dedicó sin embargo la mayor parte de su discurso a asuntos domésticos, especialmente al estado de la economía y de las familias rusas tras la pandemia y la campaña de vacunación.  

El líder, que se ha vacunado recientemente contra el coronavirus, instó a la población rusa a vacunarse a fin de conseguir en otoño la inmunidad de rebaño en el país, de 146 millones de habitantes. 

Frasco con la etiqueta "vacuna contra la enfermedad del coronavirus Sputnik V (COVID-19)" REUTERS/DADO RUVIC
REUTERS/DADO RUVIC-Frasco con la etiqueta “vacuna contra la enfermedad del coronavirus Sputnik V (COVID-19)”

Llamamiento a la vacunación 

“La vacunación es ahora de una suma importancia y pido a todos los jefes de las regiones, al Gobierno, que trabajen cada día en esto. Y para otoño debemos formar la inmunidad de rebaño”, afirmó. 

Según la página digital GOGOV, la única que recoge datos sobre el proceso de vacunación en todas las regiones ante la falta de estadísticas oficiales, en Rusia se han inoculado 10,6 millones de personas ó el 7,24 % de la población con la primera dosis y 6,3 millones con la segunda (4,32 %). 

Según sus cálculos, a este ritmo la mitad de la población rusa solo estará vacunada dentro de 348 días, pero el ministro de Salud, Mijaíl Murashko, dijo hoy que el 60 % de la población estará vacunada en agosto

Putin abogó además por fomentar la natalidad ante la caída de la misma, a fin de alcanzar en 2030 una esperanza de vida de 78 años (actualmente es de 73,4 años) y por asegurar el crecimiento de los ingresos reales de los ciudadanos y la lucha contra la pobreza. 

El ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov REUTERS/DMITRY ASTAKHOV
REUTERS/DMITRY ASTAKHOV-El ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov

Ayudas a las familias 

Rusia, que está en recesión, cerró el primer trimestre con una caída del 1,3 % del PIB. Los ingresos reales de los rusos han aumentado en febrero un 2 % en términos interanuales, pero el número de desempleados se ha incrementado un 16,4 % interanual en marzo. 

Unos 17,8 millones de rusos tienen ingresos por debajo del nivel de subsistencia (11.653 rublos: 150 dólares o 126 euros), es decir un 12,1 por ciento de la población, según datos oficiales.  

En este contexto, Putin prometió medidas de apoyo a los rusos, entre ellas un pago de 5.650 rublos (74 dólares o 61 euros) a partir del 1 de julio para niños de 8 a 16 años en familias monoparentales; un desembolso de 6.359 rublos (83 dólares o 64 euros) para mujeres embarazadas en una situación financiera difícil o 10.000 rublos (131 dólares o 108 euros) para familias con niños en edad escolar. 

Según el ministro de Finanzas, Antón Siluánov, todas las medidas anunciadas por Putin con vistas a las elecciones parlamentarias de septiembre supondrán un desembolso de 400.000 millones de rublos en dos años (5.200 millones dólares o 4.350 millones de euros).

atalayar.com

La Policía tunecina frustra un inminente ataque terrorista

Andrea Polidura

Atalayar_Túnez Operacion Antiterrorista

 –  

El Ministerio del Interior de Túnez ha anunciado el desmantelamiento de una célula terrorista y la frustración de un inminente ataque contra un cuartel general de seguridad en la gobernación de Sfax, al este del país.

Un comunicado publicado por el propio Ministerio del Interior tunecino confirma que los presuntos terroristas de esta célula han sido detenidos, y que la investigación demostró que los terroristas tenían plena experiencia en la fabricación de materiales explosivos. Asimismo, fuentes oficiales confirman que esta célula tenía fuertes vinculaciones con Daesh.

Atalayar_Túnez Operacion Antiterrorista

Túnez ha sufrido varios atentados y lucha contra los grupos armados y el tráfico de todo tipo en sus fronteras. Desde la revolución, el país intenta reestructurar y equipar sus servicios de defensa e interior, con la ayuda de la cooperación internacional. Los ataques armados contra la Guardia Nacional tunecina se han multiplicado en los últimos dos años, en especial, en la zona de Kasserine, en la frontera con Argelia, una zona montañosa en la que grupos armados de Túnez y de otras zonas del Sahel se han instaurado a raíz de las primaveras árabes.

Las acciones terroristas se han incrementado también en la capital del país durante el último año, el último el pasado 2 de marzo cuando dos presuntos suicidas que iban en una motocicleta detonaron un artefacto a la puerta de la embajada de Estados Unidos. Dos meses antes, una joven con un artefacto en el bolso se suicidó frente a una pareja de policías en la calle Habib Bourguiba, principal arteria de Túnez.

Atalayar_Túnez Operacion Antiterrorista

En 2015, tres atentados yihadistas en la capital y en Susa segaron la vida de 72 personas, 60 de ellas turistas extranjeros, y doce miembros de la guardia presidencial. Los ataques hundieron el turismo, uno de los pilares de la economía tunecina, a la que aportaba el 14 % del PIB, y de los que el país todavía no se ha podido recuperar.

El país tunecino es consciente de la problemática que se deriva del terrorismo, el propio ministro del Interior de Túnez, Hicham Mechichi, ya había revelado hace un año que Túnez aún enfrenta amenazas terroristas con la escalada de las actividades de organizaciones extremistas sobre todo durante el mes de Ramadán.

atalayar.com

Muere el recientemente reelegido presidente chadiano Idriss Déby tras 31 años en el poder

Beatriz de León Cobo

El presidente de Chad, Idriss Deby Itno, que gobernó la nación centroafricana durante más de tres décadas, murió en el campo de batalla el martes 20 de abril de 2021 en una lucha contra los rebeldes, según anunció el máximo comandante militar del país en la televisión y la radio nacionales

PHOTO/REGIS DUVIGNAU vía AP  –   El presidente de Chad, Idriss Deby Itno, que gobernó la nación centroafricana durante más de tres décadas, murió en el campo de batalla el martes 20 de abril de 2021 en una lucha contra los rebeldes, según anunció el máximo comandante militar del país en la televisión y la radio nacionales

El general Azem Bermandou Agouna, portavoz del Ejército chadiano, ha anunciado el fallecimiento del recientemente reelegido presidente Idriss Déby Itno. Según fuentes chadianas, la muerte fue causada por las heridas sufridas en el campo de batalla durante el lunes por la noche, en una ofensiva del Ejército chadiano contra los rebeldes del grupo Frente para la Alternancia y la Concordia en Chad (FACT) cerca de Mao, en la región de Kanem, al norte de la capital. El fallecimiento del presidente ocurre un día después de que la Comisión Nacional Electoral Independiente (CENI) anunciase los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales celebradas el pasado 11 de abril, que con el 79,32% de los votos, le habían otorgado la victoria. El presidente se presentaba por el partido Movimiento de Salvación Patriótica (MSP). 

Aparte de los retrasos en la apertura de algunos colegios electorales y a pesar de que hubo menos participación de la prevista, la jornada de las elecciones se celebró sin ningún incidente. Sin embargo, mientras se llevaba a cabo el recuento, se produjeron varios enfrentamientos al norte del país, entre el Ejército chadiano y el grupo armado FACT, dirigido por Mahamat Mahdi Ali. Ayer las autoridades militares chadianas anunciaron que los rebeldes habían sido contenidos tras la muerte de 300 milicianos y 5 militares. Sin embargo, el líder del grupo, Ali, aseguró en un comunicado que sus tropas todavía controlan varias localidades al norte de la Yamena y que el presidente fue herido durante el combate. Esa información no pudo ser contrastada hasta el anuncio del general debido a la imposibilidad de acceder al terreno. Ahora se confirma que fue durante estas operaciones militares cuando el presidente chadiano resultó mortalmente herido.

Datos clave sobre el presidente de Chad, Idriss Deby, fallecido el 20 de abril de 2021
AFP/AFP – Datos clave sobre el presidente de Chad, Idriss Deby, fallecido el 20 de abril de 2021

De acuerdo con el comunicado del general Agouna, ya se ha establecido un Consejo Militar que asegurará la transición pacífica, dirigido por Mahamat Idriss Déby Itno, uno de los hijos del recién fallecido presidente, general de cuatro estrellas y comandante de la guardia nacional presidencial. El consejo ya se ha reunido y ha promulgado una carta de transición que aun no ha sido publicada. 

El presidente chadiano había sido uno de los principales apoyos de Francia en la lucha contra el terrorismo en el Sahel. 

Esta imagen facilitada por el Ejército de Chad el 18 de abril de 2021 muestra a presuntos soldados rebeldes pertenecientes al Frente para la Alternancia y la Concordia en el Chad (FACT) sentados en la arena tras haber sido capturados después de los enfrentamientos con el Ejército chadiano en Nyze, a 50 km al noreste de Zigueye, el 17 de abril de 2021
AFP/EJERCITO DE CHAD – Esta imagen facilitada por el Ejército de Chad el 18 de abril de 2021 muestra a presuntos soldados rebeldes pertenecientes al Frente para la Alternancia y la Concordia en el Chad (FACT) sentados en la arena tras haber sido capturados después de los enfrentamientos con el Ejército chadiano en Nyze, a 50 km al noreste de Zigueye, el 17 de abril de 2021

Resultados de las elecciones en Chad 

El día 19 de abril la comisión electoral chadiana anunció los resultados provisionales de la primera vuelta, que otorgaron la victoria al recién fallecido presidente Idriss Déby Itno. A pesar de que llevaba en el poder desde el golpe de Estado de 1990, la primera vez que fue elegido democráticamente como presidente fue el 3 de julio de 1996. Esta era la sexta vez que el presidente gana las elecciones sin tener siquiera que pasar por la segunda vuelta. 

A estas últimas elecciones también se presentaba el último primer ministro de Chad, Albert Pahimi Padacké por el partido RNDT – le Réveil, que quedó en segunda posición con 10,32% de los votos. La primera mujer en presentarse a las elecciones presidenciales, Lydie Beassemda, ha conseguido el tercer puesto, con un 3,16% de los votos. Los otros cinco candidatos oficiales han conseguido menos de un dos por ciento de los votos. A pesar de que fueron aprobadas 10 candidaturas a las elecciones presidenciales por el tribunal supremo chadiano, tres de ellos anunciaron su retirada antes de la celebración de los comicios. 

Simpatizantes del presidente chadiano Idriss Deby Itno se reúnen para un mitin en N'djamena, Chad, el viernes 9 de abril de 2021
AP/JOEL KOUAM – Simpatizantes del presidente chadiano Idriss Deby Itno se reúnen para un mitin en N’djamena, Chad, el viernes 9 de abril de 2021

De acuerdo con la comisión electoral (CENI), la participación fue de un 64,81%. El hecho de que la participación haya sido tan baja no ha sido una sorpresa ya que varios líderes de la oposición habían llamado a un boicot generalizado de las elecciones. Algunos miembros de la oposición alertaron de violaciones y comportamientos fraudulentos antes y después de las elecciones, como los errores en el registro de votantes. Para asegurar la transparencia en las elecciones, se había añadido un registro biométrico para votar, pero la semana anterior a las elecciones el periódico Jeune Afrique alertaba de casos en los que menores chadianos habían recibido una tarjeta para votar, o de otros fraudes con tarjetas en el que se han imprimido varias con la misma foto y con distinto nombre. También hubo problemas con la distribución de las tarjetas, ya que algunas no llegaron a tiempo para las elecciones, habiéndose publicado las listas electorales antes de que muchos votantes la hubieran recibido. A pesar del aviso de estas irregularidades, los observadores electorales de la Unión Africana y de otras organizaciones regionales afirman que estas anomalías no son suficientes como para afectar a la credibilidad de las elecciones. Varios líderes de la oposición han expresado que en su opinión existen discrepancias entre la realidad del terreno y los resultados de las elecciones. 

atalayar.com

Tercer imperio que cae en la guerra eterna de Afganistán

Pedro González

 Afganistán

Desde que lo lograra Alejandro Magno en el 329 a.C. nadie ha logrado someter a lo que antes se llamó Jorasán y hoy conocemos como Afganistán. Es un territorio tan indomable que ni el imperio británico lo logró en todo su esplendor (1839-1842). Tampoco el soviético, cuya invasión en 1979, sus diez años de guerra y su posterior derrota y salida del país preludió el derrumbamiento de la URSS y la caída del comunismo. Ahora, veinte años más tarde de haber desencadenado la operación Libertad Duradera, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN se aprestan a poner fin a su presencia en el segundo país más peligroso del mundo, después de Siria, según el índice Global de Paz. 

Este vasto e indómito territorio vive en lo que Dexter Filkins denominó como “la guerra eterna”, una situación a la que seguramente volverá en cuanto se marche el último de los 10.000 soldados internacionales, probablemente antes del 11 de septiembre próximo, vigésimo aniversario del atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York, el pretexto esgrimido entonces por el presidente George W. Bush para bombardear  Afganistán. Allí se encontraba Osama Bin Laden, líder de Al Qaeda, protegido por el régimen taliban, los estudiantes de teología islámica a los que Estados Unidos habían financiado y armado para que, desde sus bases en Pakistán, hostigaran sin descanso al ejército soviético.

Además de la correspondiente venganza, la extremadamente rigorista interpretación del islam y, sobre todo, el vejatorio y humillante trato dispensado a las mujeres, sometidas a un régimen de verdadero terror y a la prisión permanente del burka, justificaron la operación para desbancar a los talibanes del poder. Estos se replegaron en torno al principal bastión pastún, Kunduz, y nunca renegaron  de su objetivo principal: la implantación de un régimen islámico draconiano, sometiendo a las otras tres etnias que habitan Afganistán: tayikos, uzbekos y hazaras, estos últimos practicantes del chiismo. El inmenso coste de un fracaso

Cuando el presidente Joe Biden anunció el final de la presencia militar americana en Afganistán admitió más o menos explícitamente el fracaso en la consecución del supuestamente principal objetivo: la construcción de un Estado viable y democrático. Aludió asimismo al inmenso caudal de dinero que se va prácticamente por el sumidero en mantener esa presencia sin futuro. La guerra, en efecto, es la más larga librada por la superpotencia americana, en la que llegó a mantener –en tiempos del presidente Barack H. Obama- más de 100.000 soldados simultáneamente. Estos veinte años de guerra han costado un billón (1.000.000.000.000) de dólares a los contribuyentes americanos, 2.300 muertos y 20.000 heridos. A España también le habrán supuesto no menos de 3.000 millones de euros y 102 muertos, incluidos dos traductores nacionalizados. 

El que fuera primer ministro británico Gordon Brown justificó la presencia de sus fuerzas en que luchar en Afganistán evita hacerlo contra el terrorismo en las mismas calles de Londres. El argumento, seguramente de buena fe, fue comprado por la totalidad de los países de la OTAN que aportaron sus tropas, incluida España. Sin embargo, el desarrollo de las operaciones sobre el terreno no estaba tan claro  como los políticos querían hacer creer. A este respecto, conviene leer con atención el informe titulado “Lecciones Aprendidas”, redactado por el SIGAR (Oficina Americana del Inspector General para la Reconstrucción de Afganistán), a cuyo contenido tuvo acceso el Washington Post. 

A lo largo de las más de 2.000 páginas el informe de su director, John Sopko, desgrana las distorsiones del Pentágono y la Casa Blanca para justificar la presencia, e incluso el aumento de las tropas en Afganistán, en un relato que recuerda bastante a las mentiras contenidas en los llamados Papeles del Pentágono sobre la guerra de Vietnam. Valga como botón de muestra la declaración del general Douglas Lute, director del programa antidrogas en Afganistán tanto con Bush como con Obama: “Carecíamos de una comprensión básica sobre lo que es Afganistán. No sabíamos lo que estábamos haciendo ni tampoco la más ligera idea de lo que nos estábamos proponiendo realizar”.

Los cerebros de Washington, como sus aliados de Londres, debieron creer que Afganistán es un país en el sentido occidental del término, cuando la experiencia desde Alejandro Magno parece demostrar que es un conglomerado étnico diverso y siempre en guerra, sin duda la primera industria del país, muy por delante de la droga (80% del opio que se produce en el mundo), y por lo tanto muy por encima de la agricultura, que se suponía debía ser el primer sector económico en un territorio mayoritariamente de campesinos. 

El resultado de haber querido implantar una democracia centralizada en Kabul es que se ha erigido una estructura central corrupta, que desde la capital solo puede establecer alianzas con los señores de la guerra de cada región o provincia a base de repartir el dinero de la ONU y de las oficinas de ayuda internacional. También lo es que los talibanes se han ido haciendo con el poder fuera de Kabul en gran parte del territorio; algunas fuentes estiman que ya dominan el 90%. 

A principios de este mes de abril un equipo de la BBC logró entrevistar a diversos líderes talibanes. Todos sin excepción expresaron su determinación a imponer las reglas de su antiguo régimen, si acaso permitiendo a las niñas acceder a una escueta enseñanza primaria. Y naturalmente la correspondiente guerra civil interétnica. Es, pues, bastante probable que vuelvan en Afganistán las imágenes que tanto horrorizaron a un Occidente cuyas convicciones en la propia superioridad moral no han hecho sino tambalearse a pasos agigantados.    

atalayar.com

Refuerzo de la presencia militar internacional en el Sahel

Beatriz de León Cobo

PHOTO/REUTERS  -   Soldados francéses en Mali

PHOTO/REUTERS  –   Soldados francéses en Mali

El pasado 8 de abril Dinamarca anunció su intención de unirse a la Task-Force Takuba, dependiente de la operación Barkhane que acompaña y forma a las unidades de reconocimiento e intervención de las Fuerzas Armadas malienses sobre todo en la región de Liptako Gourma (zona de las tres fronteras de Mali, Níger y Burkina Faso). Es en esta franja fronteriza donde se concentra la mayor actividad yihadista en la región del Sahel. Los protagonistas de la violencia terrorista son los grupos Estado Islámico del Gran Sahara y la coalición yihadista JNIM, vinculada con Al Qaeda del Magreb Islámico. Dinamarca ha asumido el compromiso de enviar una centena de soldados durante el primer trimestre de 2022. Además de los efectivos, el gobierno danés, previa validación de su parlamento, enviará una unidad quirúrgica y oficiales del Estado Mayor. Por otro lado, el gobierno danés se ha comprometido a enviar un avión de transporte tipo C-130 para el contingente de MINUSMA (Misión de Naciones Unidas en Mali) durante seis meses. 

Actualmente, a parte de los franceses, hay otros tres países que ya están sobre el terreno en la fuerza Takuba: Estonia, República Checa y Suecia. Bélgica hace unas semanas también ha anunciado que enviará tres oficiales de enlace. Italia también se ha comprometido a desplegar aproximadamente 200 efectivos, aunque estos deberían haber estado hace tiempo sobre el terreno, puesto que Italia fue uno de los primeros países en apoyar la iniciativa de Takuba (julio de 2020). Como se puede ver en el mapa, la Task Force Takuba tiene su cuartel general en Menaka con oficiales de ocho países distintos. En total, el contingente cuenta con 600 militares a los que se le añadirán otros 300 en el próximo año (200 italianos y 100 daneses).  Italia, Bélgica, País Bajos y Portugal por ahora sólo han enviado oficiales de enlace, en la mayoría de los casos, como el de Países Bajos e Italia, la lentitud en el despliegue se debe a las dilaciones en los procesos parlamentarios. Soldados francéses en Mali

El resto de la Task-Force Takuba está compuesto de un segundo grupo franco-checo está destinado con una Unidad Ligera de Reconocimiento e Intervención (ULRI) maliense, una fuerza de reacción rápida sueca, una fuerza de protección francesa y una antena quirúrgica y de reanimación sueca, también destinados en Menaka. En Gao, otro grupo franco-estonio está desplegado junto con otra ULRI maliense. Desde la base aérea de Niamey, opera una aeronave sueca de transporte táctico C-130 destinada al transporte y a la evacuación medical o estratégica. 

Por otro lado, este pasado marzo 40 soldados estadounidenses de la Fuerza Conjunta del Cuerno de África (CJTF-HOA) desplegados en Yibuti, de la Task Force Bayonet y del Grupo Operativo del Sur de Europa en África (SETAF-AF) hicieron tres rotaciones en Gao (2) y Tombouctou (1) en el norte de Mali para familiarizarse con las prácticas francesas de contraterrorismo. Según el director de estrategia y planes de la Fuerza Conjunta del Cuerno de África, Hugh Baker, es extremadamente importante que la Fuerza sea capaz de llegar y responder rápidamente a las crisis en cualquier parte del continente. Las tres jornadas de formación en Mali responden a la necesidad de mejorar sus capacidades en “entornos austeros” así como para reforzar la interoperabilidad y relación con sus socios sobre el terreno, en este caso, con los franceses. Oficiales de enlace americanos también estuvieron presentes en otras operaciones antiterroristas en la zona de las tres fronteras a principios de este año. De acuerdo con las declaraciones del Estado Mayor del Ejército (EMA) francés recogidas en el periódico Ouest France, hay muchas delegaciones del AFRICOM americano que llevan varios meses recorriendo la Banda Sahelo-Sahariana. Los americanos son socios de los franceses en otras operaciones en el Sahel, como en la Operación Eclipse, donde el 40% de las misiones ISR (Inteligencia – Vigilancia – Reconocimiento) en 2020 y el 30% de las misiones de transporte fueron llevadas a cabo por el AFRICOM. 

atalayar.com

CPO, SPAIN

  • JUNE-JULY-AUGUST 2021.
  • LOCATION: Spain.
  • POSITIONS: 1 TL, 1 TM.
  • REQUIREMENTS:

Only Spanish Nationality.

5 years of military experience (Operative Unit)

RRTSIA CPO Course.

Firearms Competency. Weapons License type C.

TCCC or equivalent.

Discharge certificate from military, or equivalent, service.

Criminal Record Background Check.

Medical Test Certificate (ENG-1 or equivalent)

Psychometric testing (on request)

RRTSIA Member.

Good level of English.

CV: info@rrtsia.com

Daesh, un vector para tener en cuenta en Afganistán

Óscar Ruiz Pérez y Nuria Portero

Atalayar_Afganistan

 –  

Hay incertidumbre ante la salida de tropas extranjeras de Afganistán.

Las principales justificaciones que permitieron al expresidente Trump firmar el acuerdo con los talibanes en Afganistán para abandonar de manera completa y definitiva el país fueron: la escasa presencia de Al-Qaeda en el tablero de juego afgano (y mundial), y la eliminación definitiva de Daesh (o lo que quedase de él) en el país. Esta eliminación del grupo terrorista se podría dar a través de la propia lucha entre talibanes y Daesh, o mediante las fuerzas gubernamentales afganas una vez terminada su lucha contra los talibanes.

Es cierto que la organización terrorista Daesh tiene muchos enemigos y que la ofensiva por partida triple del Gobierno de Kabul, los propios talibanes y las tropas norteamericanas en 2019- 2020 dejaron muy disminuidas las fuerzas y posibilidades del Daesh en Afganistán1Sin embargo, existe un gran temor a lo que pueda suceder en el país una vez las tropas extranjeras abandonen el país. Si finalmente se da esa situación, Daesh podría consolidarse en las provincias donde se encuentran actualmente y podrían seguir aumentando su poder, su presencia en el país, además del número de miembros de su organización. Por eso, esta situación nos obliga a prestar atención a este grupo terrorista en Afganistán y, sobre todo, a tratar de hacer prospectiva si finalmente el Estado afgano es abandonado completamente por las tropas norteamericanas y el resto de los miembros de la OTAN, junto a todo el personal civil que presta ayuda en diferentes capacidades.Atalayar_AfganistanComienzos y Punto de Situación

El Daesh (o ISIS-K) se estableció oficialmente en Afganistán en el año 2015 y lo hizo simultáneamente a la franquicia de esta organización en Asia, la wilaya de Khorasan, creada a través de antiguos miembros talibanes de Pakistán2 y establecida en el noreste del país (Provincias de Nangarhar (Achin) y Kunar (Manogay). En esta región existen una minoría de musulmanes salafistas, al igual que los miembros de Daesh; lo que no se debe confundir con la escuela Hanafi a la que pertenecen los talibanes. De la misma manera, esta zona es una región fronteriza con las antiguas FATA3  paquistaníes, famosas por ser tierras de difícil control paquistaní y que, en su momento, sirvieron de refugio talibán frente a la derrota y total aniquilación a manos de EEUU y sus aliados.Atalayar_Daesh en Afganistan

La wilaya de Khorasan es una de las franquicias del Daesh más potentes y numerosas del mundo y que además mantiene relación directa con los líderes del Daesh en Irak y Siria. Khorasan reclama en esta región partes de la actual Irán, Asia central, Afganistán, Pakistán y otros, aunque su fin último es establecerse en todos los Estados asiáticos donde haya musulmanes.

Atalayar_Daesh Afganistan

Como ya ocurrió con esta organización terrorista en Siria e Irak, cuando pierden mucho terreno y personal, se dividen en pequeñas pero numerosas células independientes, resurgiendo en zonas geográficas de difícil acceso según se les va presentando la oportunidad de vacíos de poder y organización. Este ejemplo lo tenemos en la ciudad de Jalalabad, donde hay docenas de células de 3 o 4 personas del Daesh que trabajan de manera independiente y que también existirían en el mismo Kabul, según fuentes de inteligencia de Afganistán.

Desde que han perdido territorio y operativos, han cambiado su táctica haciéndola similar a la de los talibanes, con menos grandes atentados con bombas, y más pequeños asaltos con objetivos claros.

Conocer con cierta seguridad la composición y origen de los miembros del Daesh en Afganistán es tarea complicada debido, entre otras cosas, al continuo flujo geográfico de combatientes entre Pakistán (FATA4) y la provincia de Kunar en Afganistán, donde se encuentran asentados principalmente y que cuenta con, al menos, 13 puntos de cruce ilegales entre un país y otro.

Atalayar_Afganistan (2)

Mientras que fuentes militares norteamericanas aseguran que al menos el 70% de los componentes de Daesh en Afganistán son de origen paquistaní y otros muchos son ‘foreign fighters’. Un reciente informe5 sobre la situación de Daesh en el Estado afgano revelaría que los afganos presentan la mayoría en la organización terrorista, seguidos de ciudadanos paquistaníes y centroasiáticos, principalmente uzbekos de Uzbekistán.

Actualmente, Daesh tiene una presencia tan escasa que los últimos informes apuntan a que los elementos que quedan en territorio afgano no disponen si quiera de un líder claro o estructura jerárquica6No obstante, es importante recordar que las aspiraciones de Daesh, como organización yihadista terrorista, son globales, es decir, que no se limitan a tratar de imponer su ideario y acciones a Afganistán o Asia, sino que planean para golpear al “no creyente” a nivel mundial. Es por eso por lo que la vigilancia sobre este grupo se hace fundamental para la seguridad de Occidente y Estados vecinos.

Por ello, a pesar de que sus acciones violentas se hayan visto reducidas, podemos repasar algunos de los atentados de los últimos años. Lo que nos llama más la atención de todos los atentados producidos durante el año 2020 y 2021 es que en numerosas ocasiones estos atentados, con diversos modus operandi -ya sean bombas lapa, artefactos explosivos, terroristas suicidas o asaltos-, no son reivindicados por ningunos de los grupos terroristas, creando así una incertidumbre premeditada. No obstante, el público objetivo de los ataques es claro. A pesar de que en ocasiones se atente contra civiles y menores, los objetivos principales son las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad afganas, políticos, milicianos e Imanes.

Atalayar_Afganistan

A modo de ejemplo, de los 40 atentados en total producidos por Daesh y/o la Wilaya de Khorasan -franquicia del primero-, 11 han sido los atentados con un número de muertos superior a 10 personas.

  • 25 de marzo 2020, Daesh atacó un templo de la minoría Sij en Kabul cobrándose la vida de 25 fieles e hiriendo a otros 87.
  • 12 de mayo 2020, Daesh realizó un atentado suicida durante un funeral de un alto mando policial en la provincia de Nangarhar (este de Afganistán), donde murieron al menos 24 personas y 67 fueron heridas8.
  • 12 mayo 2020, no está confirmado, pero se prevé que la Wilaya Khorasan fuera la responsable del ataque a un hospital de atención maternal, causando al menos 40 muertos y decenas de heridos9.
  • 30 julio 2020, se produjo un atentado de la mano de la Wilaya Khorasa con coche bomba contra posiciones de las fuerzas de seguridad afganas en Lawgar (este de Afganistán) con un total de 18 fallecidos.
  • 2 agosto 2020, la Wilaya Khorasan asaltó una prisión en Nangarhar muriendo 29 fuerzas de seguridad afganas y civiles y 9 terroristas.
  • 3 octubre 2020, se considera que la Wilaya Khorasan puso un coche bomba y asaltó en Nangahar a varios civiles, causando la muerte de estos y los terroristas con un total de 14 fallecidos.
  • 24 de octubre 2020, atentado suicida provocado por la Wilaya Khorasan en Kabul matando a 31 civiles y terroristas.
  • 3 noviembre 2020, se produce un atentado en la Universidad de Kabul dejando a 19 muertos y 40 heridos. A pesar de que este ataque es reclamado por Daesh, el Gobierno afgano insiste en que la autoría pertenece al grupo talibán.
  • 24 noviembre 2020, un doble artefacto explosivo detonado en Bamiyán (este de Afganistán) por los talibanes o por la Wilaya de Khorasan (no se tienen más detalles) acaba con la vida de 17 civiles.
  • 18 diciembre 2020, atentado con bomba deja 15 civiles muertos, siendo 11 menores, y 20 heridos en la provincia central de Ghazni. A pesar de que el atentado se atribuye a los talibanes, se destaca que es más similar al modus operandi de Daesh10.
  • 20 diciembre 2020, un coche bomba mata a 10 civiles en Kabul. La autoría del atentado es ambigua, se desconoce si fueron los talibanes o la Wilaya de Khorasan.
Atalayar_Afganistan

Todos estos atentados perpetrados, junto a su impacto mortal evidencian claramente el deseo de Daesh de consolidar su presencia en Afganistán. Su modus operandi híbrido consiste en combinar atentados hacia objetivos “blandos” (indiscriminados) con otros “firmes” (selectivos). Además, al tiempo que crea el mayor terror posible en la zona, confronta a las distintas facciones tribales y religiosas entre sí, promoviendo una ventana de oportunidad.Daesh en un Afganistán sin tropas occidentales

Intentar adivinar el futuro en Afganistán una vez las tropas occidentales se hayan ido es una difícil misión en un escenario tan volátil y complejo como este. Pero es un hecho que, en la historia reciente de Afganistán, un grupo insurgente es sustituido por otro nuevo. Por ello, en este caso, si los talibanes llegasen a un acuerdo de paz con el Gobierno central de Kabul podrían ser, al menos regionalmente, reemplazados por el Daesh.

Atalayar_Afganistan

No obstante, sí podemos atisbar algunas posibilidades que habría que tener en cuenta:

Reclutamiento: las capacidades de reclutamiento y radicalización de esta organización siguen siendo notables y podemos observar situaciones en el futuro que podrían incrementar estos números:

  • Si se alcanzase una paz estable en Afganistán, muchos talibanes se quedarían sin trabajo al no combatir, de manera que estos podrían pasarse al Daesh para seguir cobrando.
  • El Daesh paga bastante mejor que los talibanes por afiliarse y luchar con ellos, especialmente a jóvenes bien educados para convertirse en mandos intermedios y futuros líderes.
  • Las ayudas prometidas a los excombatientes por el Gobierno no terminan de llegar, lo que está produciendo descontento entre los exmiembros del Daesh, pudiendo algunos de ellos volver a la organización.
  • La posibilidad de una guerra civil entre talibanes y Gobierno de Kabul también podría beneficiar al Daesh, aumentando la pobreza y desesperanza del país, facilitando el reclutamiento de jóvenes, especialmente en áreas rurales que son las más desfavorecidas.
  • La continua presión de la alianza contra el Daesh en Siria e Irak de la coalición liderada por Estados Unidos está obligando a muchos de sus miembros a huir hacia la franquicia de Khorasan
  • Daesh se ha nutrido en esta zona de desertores o disidentes de otros grupos armados como han sido Lashkar-e-Taiba (LaT), la Red Haqqani, el Movimiento Islámico de Uzbekistán (IMU) y también de los talibanes, por lo que a la narrativa de este grupo siempre permanece como una opción plausible para milicianos de otras organizaciones armadas11.
  • Incluso movimientos disidentes de los talibanes podrían estar ya asociándose con miembros de Daesh para desestabilizar la ya complicada situación del país. Hay que recordar que los talibanes son un grupo bastante heterogéneo y que sus intereses divergen según su situación, por lo que utilizar a la franquicia de Khorasan para conseguir sus objetivos será una constante tanto para los talibanes como para otros señores de la guerra en Afganistan.
Atalayar_Afganistan

Financiación: los métodos del Daesh en cuanto a financiación en esta región siguen viniendo de la mano de donaciones, transacciones monetarias a través de empresas del sector bancario, malversación de fondos de organizaciones sin ánimo de lucro, importaciones y exportaciones, así como donaciones de países y/o simpatizantes12.

  • Una parte significativa de las transacciones observadas son las transferencias electrónicas de bajo valor enviadas desde y hacia jurisdicciones de alto riesgo en Afganistán, como la provincia de Khorasan.
  • La presencia de numerosos grupos terroristas en la región aumenta el riesgo de malversación de fondos enviados o recibidos por organizaciones benéficas. 
  • Existen transacciones relacionadas con extranjeros políticamente vulnerables y con casos de corrupción.
  • Financiación mediante compras de automóviles de alto riesgo y/o importaciones y exportaciones.
  • Donaciones a través de terceros países- como Turquía o Arabia Saudí-; donaciones mediante transferencias de simpatizantes de la zona, y de grupos como Abtal-ul-Islam13. Normalmente el dinero se transfiere mediante la red de Hawala, un método usado generalmente para hacer transferencias en la región.
  • Las actividades criminales también ha sido una forma potencial de obtención de fondos. 
  • Obtención de fondos a través de los ingresos obtenidos de los territorios controlados por Daesh: impuestos, petróleo/gas, apropiaciones y otros.

Sin embargo, debido a la pérdida de ingresos asociada con el territorio que controlaba, Daesh probablemente tendrá que diversificar sus fuentes de ingresos para continuar sus operaciones. Al mismo tiempo, se puede esperar que disminuyan sus gastos generales, ya que ya no tendrá los costos asociados con la gobernanza y la gestión de civiles.

Esto podría llevar a que Daesh sea más débil en términos financieros en general, pero que continúe teniendo la capacidad de financiar ataques terroristas de máximo impacto en Afganistán, Irak, Siria y en el extranjero14.Monitorear a Daesh a partir del 11 de septiembre de 2021

El miércoles 14 de abril de 2021, el presidente Biden ha confirmado la retirada total de tropas americanas de Afganistan, y, a su vez, representantes del Gobierno británico y alemán han confirmado que la salida de sus respectivos soldados será paralela a la de los estadounidenses por lo que podemos presumir que toda la OTAN se retirará, si la situación y las condiciones lo respaldan, del territorio afgano.

Por lo cual en este momento podemos analizar dos situaciones, la actual, con tropas sobre el terreno, y la futura, con un control y monitoreo remoto por parte de americanos y la Organización Trasatlántica.

Atalayar_Afganistan

En la situación actual hemos tenido y tenemos la presencia de tropas extranjeras sobre el terreno para “controlar” las ambiciones terroristas de Al-Qaeda y Daesh, y también de OTAN para el adiestramiento y asesoramiento a los gobernantes del país.

Muchos de los que avalan la salida completa del país lo justifican con que 2.500 militares americanos apenas significan una diferencia en términos numéricos. Sin embargo, a pesar de que éstos sean “pocos”, su permanencia en Afganistán asegura la presencia de la OTAN en el país, con la consiguiente continuación del adiestramiento y de proyectos en los que las autoridades y militares afganos se ven involucrados. Asimismo, no se debe olvidar la relevante presencia de 10.000-15.000 contratistas que trabajan para las fuerzas armadas y otros proyectos en la zona, ni la importante labor de la presencia americana que ofrece seguridad a todas las organizaciones y empresas internacionales civiles que cooperan en el país. Todo ello es de suma importancia puesto que el colapso económico está estrechamente vinculado al resurgimiento de las narrativas yihadistas globales en esta región.

Atalayar_Afganistan

La situación futura, si no ocurre algo diferente estos próximos 5 meses, radica en conocer la viabilidad de llevar a cabo una misión de supervisión y control del terrorismo en Afganistán sin contar con tropas en el terreno y trabajando, o bien de la mano de los Estados vecinos (China, Rusia, Pakistán, Irán e India) y/o mediante el establecimiento de bases militares en otros países del entorno como Pakistán o Uzbekistán.

La opción de que los países vecinos se involucren de lleno en Afganistán es viable pero complicada, puesto que cada uno de ellos tiene sus propios intereses y agenda sobre Afganistán. Sin embargo, utilizar las bases en países cercanos para llevar a cabo el ¨tracking¨ de operaciones terroristas ya se ha puesto en marcha, aunque es evidente que no todos los vecinos de Afganistán estarían dispuestos a tener botas americanas sobre el terreno. En este asunto, la India podría tener un papel importante, pero desde luego, Pakistán no permitiría jamás una actuación demasiado directa del gigante indio en Kabul.

Atalayar_Afganistan

Entonces, habría que contar solo con la supervisión y actuación remota de EEUU apoyada en cierta capacidad por la OTAN desde bases militares relativamente cercanas. A pesar de los medios tecnológicos y militares americanos y de OTAN, habría que ser muy precavidos a la hora de afirmar que se podría ¨contener¨ la amenaza terrorista del Daesh (y Al-Qaeda) de manera remota, dependiendo siempre en un porcentaje muy importante, del apoyo de naciones como la India, y, sobre todo, Pakistan. Probablemente, en esta situación remota, EEUU utilizaría una mezcla de Inteligencia, contratistas y operaciones clandestinas de fuerzas especiales para rellenar el hueco dejado por la presencia física en el país. Una embajada sobredimensionada, como es en el caso de Irak, permitiría tener operativos y contratistas sobre el terreno para buscar las amenazas de Daesh y Al-Qaeda.

Por todo ello, no cabe duda de que, en la actualidad, Daesh es un actor peligroso y de riesgo potencial en Afganistán, a pesar de que tenga poca presencia en la zona. Su narrativa global, su capacidad de supervivencia en escenarios hostiles hacia ellos, así como su mantenimiento del poder allí donde lo consiga, hacen de Daesh un enemigo potencial que tener en cuenta en la región. Como consecuencia de su impacto y fortaleza, Daesh, sin llegar a tanto éxito como el grupo talibán, no debe ser subestimado ni en términos de número, ni de estrategia ni de peligrosidad. De esta forma, sólo tras la retirada de las tropas extranjeras de la OTAN y de Estados Unidos, podremos observar el rumbo y posición que quede de Daesh en Afganistán.Referencias:

  1. Islamic State Khorasan (IS-K), Center for Strategic and International Studies, 9 noviembre 2018, disponible en línea: https://csis-website-prod.s3.amazonaws.com/s3fs-public/181113_IS-K_Backgrounder.pdf?LgtpuuPVxjdGU6g_idQlIH4cI1ILgZ0t 
  2. Gibbons, T & Ghazi, Z. Foes in afghan war see a common threat of Islamic state’s return, The New York Times, 22 marzo, 2021, disponible en línea: https://www.nytimes.com/2021/03/22/world/asia/islamic-state-afghanistan.html 
  3. Federally Administered Tribal Areas
  4. Las FATA o Federally Administered Tribal Areas por sus siglas en inglés son las Áreas Tribales bajo Administración de Pakistan que comparten frontera con Afganistán. Disponible en línea: https://www.loc.gov/resource/g7643f.ct003120/?r=-0.021,0.278,1.077,0.833,0
  5. Ali, O. & Gharanai, K. Hit from many sides (2): The demise of ISKP in Kunar, 3 marzo 2021, disponible en línea: https://www.afghanistan-analysts.org/en/reports/war-and-peace/hit-from-many-sides-2-the-demise-of-iskp-in-kunar/ 
  6. (Íbid, 2021)
  7. DW, al menos 25 muertos en ataque a templo de la minoría sij en Kabul, DW, 25 marzo 2020, disponible en línea: https://www.dw.com/es/al-menos-25-muertos-en-ataque-a-templo-de-la-minor%C3%ADa-sij-en-kabul/a-52907551
  8. ATALAYAR. Daesh se atribuye uno de los dos atentados en Afganistán que dejaron 40 muertos, Atalayar, 13 mayo 2020, disponible en línea: https://atalayar.com/content/daesh-se-atribuye-uno-de-los-dos-atentados-en-afganistán-que-dejaron-40-muertos
  9. Igualda, C. Observatorio de atentados yihadistas, OIET, 2020, disponible en línea: https://observatorioterrorismo.com/category/atentados-yihadistas-2020/
  10. EFE, Atentado con bomba deja 15 muertos en Afganistán, TeleSurtv, 18 diciembre 2020, disponible en línea: https://www.telesurtv.net/news/afganistan-atentado-bomba-muertes-20201218-0019.html
  11. Jadoon, A., Jahanbani, N., Willis, C. Challenging the ISK Bran in Afghanistan-Pakistan: Rivalries and divided loyalties, abril 2018, disponible en línea: https://ctc.usma.edu/challenging-isk-brand-afghanistan-pakistan-rivalries-divided-loyalties/
  12. Terrorist financing assessment 2018. Financial Transaction and Reports Analysis Centre of Canada. Disponible en línea:  https://www.fintrac-canafe.gc.ca/intel/assess/tfa-2018-eng.pdf
  13. Parvez, T. the Islamic State in Pakistan, United States Institute of Peace, September 2016, disponible en línea: https://www.usip.org/sites/default/files/PB213-The-Islamic-State-In-Pakistan.pdf
  14. Terrorist financing assessment 2018. Financial Transaction and Reports Analysis Centre of Canada. Disponible en línea:  https://www.fintrac-canafe.gc.ca/intel/assess/tfa-2018-eng.pdf

atalayar.com

Proliferación al alza en Oriente Medio

Rafael Arjona Soria

Atalayar_Proliferación aramas nucleares Oriente Medio

El establecimiento de una Zona Libre de Armas Nucleares (ZLAN por sus siglas en inglés) en Oriente Medio es una de las sempiternas propuestas que Naciones Unidas lleva haciendo desde los años sesenta. A pesar del éxito que otras iniciativas de esta clase han cosechado a lo largo del mundo, como el Tratado de Tlatelolco para el establecimiento de una ZLAN en Iberoamérica y el Caribe o el Tratado de Rarotonga para la correspondiente en el océano Pacífico, la realidad es que los avances a este respecto en la región han resultado nimios e insignificantes.

Sin embargo, en la última Asamblea General de Naciones Unidas se aprobó la Resolución 75/33 por la que se insta a las “partes directamente interesadas a que estudien seriamente la posibilidad de adoptar las medidas prácticas y urgentes necesarias para dar efecto a la propuesta de crear una zona libre de armas nucleares en la región de Oriente Medio”. Como vemos, desde Nueva York no se tira la toalla, mas las perspectivas de éxito de un tratado de estas características para Oriente Medio parecen cuanto menos, improbables a tenor de la sin precedentes carrera armamentística en la que está sumergida la región, donde Israel podría dejar de ser la única potencia regional dotada con armas nucleares.

Aun con estos visos tan desesperanzadores para la no proliferación y el desarme, lo cierto es que la concurrencia de una serie de hechos a este respecto hace que al menos el debate sobre las armas nucleares en concreto y sobre el empleo de otras armas de destrucción masiva en la región sea pertinente. El empleo por parte del régimen de Bachar al-Asad de armas químicas en Siria, las crecientes tensiones generadas a raíz del acuerdo nuclear (des)firmado con Irán y los constantes ataques y secuestros de buques en el Golfo y en el estrecho de Ormuz dan fe de ello.

Lo cierto es que la retirada unilateral por parte de la Administración Trump del JCPOA (el acuerdo nuclear de los P5+1 con Irán) y la reimposición de nuevas sanciones sobre la República Islámica con motivo de una serie de supuestos incumplimientos, ha supuesto el retorno de Irán a su programa nuclear. A raíz de este anuncio, Irán anunció que rompería su compromiso de enriquecer uranio por encima del 3,67%, pasando a hacerlo al 20%, lo que es relevante en tanto en cuanto este porcentaje constituye el umbral a partir del cual la cantidad necesaria de energía para alcanzar niveles de pureza del 90% -los ideales para la fabricación de armas nucleares- se reduce drásticamente, allanando el camino hacia la bomba nuclear persa.

Mas la principal preocupación de Israel y del resto de sus aliados no es tanto que Irán posea armas nucleares para mejorar su capacidad negociadora y su peso sobre la región, sino también el hecho de que el régimen de los ayatolás haya demostrado haber desarrollado un sofisticado y avanzado programa de misiles balísticos que podrían transportar las respectivas cabezas nucleares tanto desde Irán como desde cualquier parte del territorio en poder de su proxies; véase Hizbulá en el Líbano, Hamás en Gaza, los rebeldes hutíes en Yemen o Siria.

A este respecto, en el último mes, Irán ha llevado a cabo una serie de demostraciones de su músculo militar para reafirmar su poderío tras el elenco de ataques realizados en Siria, Irak y, especialmente, en las instalaciones petroleras de Arabia Saudí. Estas demostraciones han consistido en una serie de maniobras militares, tanto navales como en uno de los desiertos del interior del país, donde se han empleado misiles de tipo Zulfaqar, Zelzal y Dezful, de la familia Fateh-110, con un alcance de entre 700 y 1.000 kilómetros, los cuales cubren por completo el territorio de todos los Estados del Golfo e Israel. A su vez, la agencia estatal de noticias iraní ha revelado una serie de bases subterráneas, repartidas por toda la costa del país, que sirven de almacén y de plataformas de lanzamiento de su arsenal, lo cual merece ser contextualizado en un clima prebeligerante en el Golfo. Israel e Irán están enzarzados en una espiral de ataques cuyo objetivo no es el territorio de ninguno de los dos países, sino los cargueros y petroleros que cruzan diariamente el estrecho de Ormuz o que se sitúan frente a las costas de Yemen. Desde comienzos de año, los medios regionales han reportado numerosos ataques y represalias y se teme que estas acciones se trasladen a terreno firme o escalen a un conflicto de pequeña-media escala en cualquier parte de la región.

Así, no deja de ser significativo que Israel añadiese en 2018 a sus fuerzas aéreas un nuevo escudo de misiles -conocido como Arrow 3- para actuar en retaguardia de un eventual fallo de las Fuerzas Armadas del Estado judío. El creciente clima de inestabilidad y desconcierto en el que está sumido Oriente Medio en la actualidad –si es que este no es su estado, desgraciadamente, natural- hace que el establecimiento de una Zona Libre de Armas Nucleares en la región sea una quimera. Sería necesario proceder con una fórmula que, si bien no desnuclearizase a Israel -puesto que a juzgar por su política exterior Israel no accedería a tal proceso- garantice una sucinta y gradual reducción de su arsenal; estableciendo también un sistema de control sobre su posible uso. En definitiva, sería necesario gestionar las ya existentes cabezas nucleares israelíes e impedir a toda costa que Irán acceda a su producción con el fin de que las disputas regionales se diriman a través de la diplomacia y otros medios que no amenacen la seguridad global.

Empero, el foco de las grandes potencias y del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no debe recaer exclusivamente sobre las armas nucleares, pues el uso de otras armas de destrucción masiva en la región es un hecho más que constatado y, de la misma manera, el grado de desarrollo de los vectores para estas armas -esto es, los misiles balísticos- no deja de ser inquietante. Por ello, pese a el reciente anuncio del retorno a las negociaciones entre EEUU. e Irán para retomar el JCPOA -que trae consigo un atisbo de esperanza para recuperar la estabilidad de la región- el acuerdo de cooperación entre China e Irán, las medidas aprobadas por el parlamento persa para desligarse de los controles de la Organización Internacional para la Energía Atómica o la oposición del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a un acuerdo nuclear con Irán no hacen sino minar cualquier esfuerzo para evitar una escalada armamentística de resultados inciertos, pero probablemente catastróficos. Lo cierto es que de entre toda esta nebulosa de desencuentros, amenazas y nervios, solo podemos afirmar con certeza que la proliferación está al alza en Oriente Medio.

atalayar.com

La violencia en Irlanda del Norte hace peligrar la paz después de 23 años

Alba Sanz

Atalayar_Violencia Irlanda

AP/PETER MORRISON  –   En esta foto de archivo del miércoles 7 de abril de 2021, la policía forma una línea en la carretera de Springfield para impedir que nacionalistas y lealistas se ataquen entre sí, mientras un autobús secuestrado arde en la distancia en Belfast, Irlanda del Norte

La comunidad unionista se siente traicionada por el Gobierno de Johnson y así lo ha querido evidenciar en una nueva ola de protestas que ha tomado el control de las calles irlandesas al caer la noche. Estas protestas son una consecuencia directa de las nuevas políticas fronterizas avivadas por el Brexit, caracterizadas por los nuevos controles aduaneros en el mar de Irlanda.

La tónica que ha hecho estallar este conflicto es el establecimiento de un mayor control sobre productos de origen animal, destinados a Irlanda del Norte desde el resto de Reino Unido. En sintonía con los acuerdos de paz, firmados en 1998, la frontera entre las dos Irlandas debe ser invisible. Sin embargo, tras la entrada del Brexit, se han incorporado controles en los puertos de Belfast y Larme con el fin de que den su visto bueno a lo que entra en la isla.

Para los unionistas de Ulster estos controles significan una aduana en el mar de Irlanda entre la isla de Irlanda y Gran Bretaña. Todavía no existen indicios claros de que las protestas estén siendo organizadas por un grupo en concreto pero la violencia se ha concentrado en zonas donde las bandas criminales ligadas a paramilitares lealistas tienen una fuerte influencia. Aun así, cada vez más pruebas evidencian que figuras de alto rango de organizaciones como la Asociación de Defensa de Ulster están detrás de los disturbios.

Atalayar_Violencia Irlanda del Norte
AP/PETER MORRISON – Antigua carretera de Belfast a Dublín cerca de la frontera irlandesa en Newry, Irlanda del Norte

En este contexto, la Comisión Europea ha anunciado que tiene previsto activar el artículo 16 del protocolo de Irlanda de acuerdo con el Brexit para evitar la fuga de vacunas al Reino Unido. Finalmente, Bruselas terminó dando un paso atrás pero el clima de tensión ya se había fortalecido.

El primer ministro británico, Boris Johnson ha comunicado en un tweet que el compromiso con el pueblo de Irlanda del Norte es “inquebrantable” y que “los recientes movimientos de la UE han socavado el Protocolo y suscitada preocupación. Es necesaria una acción urgente de la UE para resolver los problemas pendientes con la implementación del Protocolo, a fin de preservar los beneficios del Acuerdo del Viernes Santo y garantizar que Irlanda del Norte se beneficie del Brexit como cualquier otra parte de nuestro Reino Unido”.

El Gobierno de Irlanda del Norte ha decidido suspender temporalmente los controles físicos a productos de origen animal ante la proliferación de las amenazas de los grupos paramilitares unionistas. Estos grupos han amenazado con pintadas a los empleados de los controles señalándoles como “futuros objetivos” y personas del lugar han declarado ver como estos han apuntado matriculas de los coches de varios trabajadores.

Atalayar_Violencia Irlanda del Norte
AFP/JESSICA TAYLOR /UK PARLIAMENT – La diputada conservadora y ex primera ministra Theresa May en la Cámara de los Comunes, en el centro de Londres, el 12 de abril de 2021

El portavoz de la Comisión Europea en Bruselas, Eric Mamer, ha denunciado que “la amenaza de la violencia es sencillamente inaceptable”. Estos acontecimientos han hecho que se suspendieran temporalmente el empleo de los funcionarios de la Unión Europea que trabajaban en los controles de los puertos de Irlanda del Norte. 
Estos sucesos han hecho revivir fantasmas del pasado en los que enfrentamientos entre protestantes y católicos en Irlanda del Norte acabaron siendo enfrentamientos políticos exacerbados que culminaron con una serie de atentados perpetrados por el Ejército Republicano irlandés (IRA) y los grupos paramilitares unionistas en la región. Tras varios sucesos, ambas partes consiguieron llegar a un acuerdo tras la firma de los acuerdos de paz donde se puso fin a décadas de violencia entre los “leales” y los nacionalistas católicos, que buscan la unión entre Irlanda e Irlanda del Norte en un solo país.

Los acuerdos de paz fueron firmados por los exministros británico e irlandés, Tony Blair y Bertie Ahern, además de ocho partidos políticos más. Entre los compromisos suscritos en el acuerdo destacaron la creación de la frontera invisible que eliminase los controles de seguridad y aduaneros en la frontera, así como la eliminación de los grupos armados. La actual aplicación del Brexit ha supuesto un nuevo control aduanero, violando así una de las principales medidas de los acuerdos.

En este sentido, los grupos leales han anunciado la retirada de su apoyo al Acuerdo de Paz de Belfast. Así lo comunicó el presidente del Consejo de Comunidades Leales, David Campbell al primer ministro Boris Johnson en una carta fechada el 3 de marzo. De esa manera, los unionistas protestantes que siempre han querido que Irlanda del Norte siga formando parte del Reino Unido, se separan del Acuerdo de Viernes Santo o Acuerdo de Belfast.

Atalayar_Violencia Irlanda del Norte
AP/WILLIAM CHERRY/PACEMAKER via AP – El expresidente estadounidense Bill Clinton, a la izquierda, y el ex senador George Mitchell posan después de recibir la Libertad de la Ciudad de Belfast en una ceremonia en el Ulster Hall, Irlanda del Norte, el martes 10 de abril de 2018

Este hecho ha suscitado recelos entre ambas comunidades y ha provocado nuevos episodios violentos que han hecho peligrar el espíritu de la paz alcanzada tras la firma de los pactos. 
Esto hace aumentar una escalada de tensión en Reino Unido ya que mantener el Acuerdo de Belfast no solo es importante para el país, sino también para sus relaciones internacionales, especialmente con Estados Unidos. El actual presidente del país estadounidense, Joe Biden, advirtió durante su campaña presidencial que, si el Acuerdo de Belfast de 1998 se rompía en medio del Brexit, el país norteamericano no tendría un acuerdo comercial independiente con los británicos.

atalayar.com