Drones yemeníes atacan una refinería de petróleo de la compañía saudí ARAMCO

Drones del Ejército yemení y las fuerzas de Ansarulá atacaron el miércoles una refinería saudí de la compañía petrolífera ARAMCO, causando un incendio en la instalación, según reconocieron medios saudíes.

Por su parte, el portavoz del Ejército yemení ha anunciado que estos ataques contra instalaciones petrolíferas continuarán y constituyen una evolución de las operaciones disuasorias llevadas a cabo por el Ejército yemení contra el enemigo.

El portavoz del Ejército yemení, Sharaf Luqman, dijo que la operación del miércoles 18 de julio contra una refinería de la compañía petrolera saudí ARAMCO en Riyadh forman parte del plan disuasorio contra el agresor.

“Hace falta esperar operaciones sorpresa con drones y misiles de la unidad balística del Ejército yemení. En este sentido, la operación de los miércoles por la noche dirigida contra una refinería de ARAMCO se debe considerar como un desarrollo importante”, dijo Luqman.

El portavoz de la Fuerza Aérea de Yemen, Abdallah Hassan al Yaafri, dijo al canal de televisión Al Mayadin que se había producido un incendio en la refinería.

El miércoles por la noche, drones Samad-2 de largo alcance del Ejército yemení irrumpieron en Riad en una refinería de la compañía petrolera saudí Saudi ARAMCO y lanzaron misiles contra la misma.

Los funcionarios de ARAMCO dijeron al canal de televisión turco TRT que los bomberos de la compañía y la defensa civil saudí habían extinguido un incendio en los contenedores de almacenamiento de la refinería.

Yemen pide ayuda de Putin ante planes de EEUU en el mar Rojo

Yemen pidió al presidente de Rusia, Vladimir Putin, acabar con las conspiraciones de EE.UU. que buscan controlar el comercio mundial en el mar Rojo.

“La batalla que dirige Emiratos Árabes Unidos (EAU) en la costa occidental para controlar el puerto yemení de Al-Hudayda es solo una parte de la conspiración tramada contra Yemen. El fin de esta agresión es dominar las islas y pasos marítimas vitales para convertir el mar Rojo en un lago estadounidense, desde donde Washington podría controlar el comercio y las vías del tránsito de energía del mundo”, aseguró el jueves el presidente del Consejo Político Supremo de Yemen, Mahdi al-Mashat, en una carta enviada a Putin.

Añadió que tanto Arabia Saudí como Emiratos Árabes Unidos siguen la agenda del régimen de Israel y EE.UU. para hundir a Yemen en una guerra sectaria y luego dividirlo en Estados pequeños con el fin de saquear sus recursos naturales.

Al-Mashat dijo que Arabia Saudí y sus aliados lanzaron una guerra contra Yemen “sin ningún fundamento jurídico” y en total contradicción a los artículos de la Carta de las Naciones Unidas, que constituye una violación flagrante de la soberanía yemení y una amenaza para la paz y seguridad regional.

El funcionario yemení también pidió a Putin presionar a Arabia Saudí y sus aliados para que terminen con su agresión y bloqueo marítimo, terrestre y aéreo contra el pueblo yemení.

La situación de Al-Hudayda ha empeorado mucho desde que Arabia Saudí y sus aliados iniciaron en junio una campaña militar contra el estratégico puerto del mar Rojo.

Según las Naciones Unidas, la ofensiva podría acabar con la vida de hasta 250 000 yemeníes, y pone en riesgo la vida de 11 millones de niños.

Desde su inicio en marzo de 2015, la agresión saudí a Yemen ha dejado 11 000 muertos y casi 23 000 heridos, además de hundir al país más pobre del mundo árabe en la hambruna y las epidemias, de acuerdo con el último balance ofrecido por el Ministerio de Salud de Yemen.

ELESPIADIGITAL.COM

Israel ataca 60 objetivos de Hamás tras el asesinato de un soldado en la frontera con Gaza

Los aviones israelíes aseguran haber destruido almacenes de armas y otras instalaciones del movimiento palestino en sus incursiones aéreas.

 

Israel ataca 60 objetivos de Hamás tras el asesinato de un soldado en la frontera con Gaza

Ibraheem Abu Mustafa / Reuters

Israel atacó este viernes 60 objetivos militares del movimiento Hamás en la Franja de Gaza en respuesta al asesinatode un soldado en la frontera, informó en Twitter el portavoz oficial de las Fuerzas de Defensa del país, Jonathan Conricus.

“En respuesta al ataque de esta tarde, en el que murió un soldado de las Fuerzas de Defensa de Israel, el Ejército israelí ha atacado hasta el momento 40 objetivos militares, incluidos dos sedes de batallones de Hamás: Zeitun y Khan Younes. Las incursiones continúan”, escribió Conricus. En un siguiente tuit aclaró que en total Israel atacó 60 objetivos, entre ellos tres sedes militares de Hamás.

Jonathan Conricus@LTCJonathan

Update: 60 targets in total, 3 Battalion HQs destroyed.

Jonathan Conricus@LTCJonathan

In response to this afternoon’s attack, in which an IDF soldier was killed, the IDF has so far attacked 40 military targets, including 2 #Hamas Battalion HQs: Zeitun and Khan Younes. Sorties ongoing.

Entre los objetivos militares destruidos figuran almacenes de armas, campos de entrenamiento e instalaciones de infraestructura. Anteriormente, los militares informaron del comienzo de “una incursión a gran escala” contra las instalaciones militares de Hamás “en respuesta a un incidente grave” en el que soldados israelíes fueron atacados en la frontera. Conricus aseguró que ese incidente no podía quedar sin respuesta.

Посмотреть изображение в ТвиттереПосмотреть изображение в ТвиттереПосмотреть изображение в Твиттере

צבא ההגנה לישראל

@idfonline

בשעות האחרונות כוחותינו פעלו בעוצמה רבה כנגד מטרות טרור של ארגון הטרור חמאס. לאחר תקיפת שמונה מטרות על-ידי כלי טיס וטנקים, נתקפו כ-60 יעדי טרור על-ידי מטוסי קרב. במוקד התקיפה הושמדו כליל שלוש מפקדות גדודיות של ארגון הטרור חמאס: https://bit.ly/2zYauv9 

Poco después, un portavoz del movimiento palestino anunció que Israel y Hamás acordaron restablecer el alto el fuego en el sector de Gaza, que se reactivó este viernes a las 22:00 UTC.

actualidad.rt.com

14 heridos en un ataque de un hombre armado con un cuchillo en Alemania

Foto:
AUTOR

14 personas han resultado heridas, una de ellas de gravedad, por un hombre que ha irrumpido en un autobús armado con un cuchillo en la ciudad de Lübeck, en el norte de Alemania, según informa el diario local ‘Lübecker Nachrichten’, que precisa que el agresor ya ha sido detenido.

Según este medio, que cita fuentes policiales, el ataque se ha saldado con doce heridos leves y dos de carácter grave. Al parecer, el agresor ha subido al autobús, ha sacado un cuchillo y ha comenzado a atacar a los pasajeros. El conductor del autobús, al darse cuenta de lo que estaba sucediendo, ha parado el vehículo y ha abierto las puertas para que los pasajeros pudieran huir.

El portavoz de la policía local, Duerk Duerbrook, ha indicado que el ataque ha tenido lugar en el distrito de Kücknitz y ha confirmado que el sospechoso se encuentra ya bajo custodia de los agentes.

De acuerdo con la información obtenida por ‘Lübecker Nachrichten’, el agresor tendría unos 30 años y sería originario de Irán.

ELCONFIDENCIAL.COM

“Sunna Swahili”: el extraño grupo armado considerado ‘el Boko Haram de Mozambique’

Foto: Varios policías controlan un paso fronterizo en Mozambique, en 2015. (EFE)
Varios policías controlan un paso fronterizo en Mozambique, en 2015. (EFE)

Los soñolientos policías no lo vieron venir. Aprovechando las últimas horas de oscuridad antes del alba, treinta hombres se repartieron por la localidad de Mocímboa da Praia, en el norte de Mozambique, y lanzaron un ataque simultáneo contra tres comisarías, matando a 17 personas, entre ellas dos agentes y un líder de la comunidad. Los asaltantes robaron varias armas de fuego y abundante munición y se hicieron con el control de la pequeña ciudad durante un día y medio, hasta que la llegada de refuerzos les obligó a retirarse. Y lo más sorprendente: durante su breve ocupación del lugar, instaron a los locales a rechazar todo símbolo del estado, incluyendo las escuelas y hospitales, por considerarlos no acordes con la fe islámica, y les conminaron a no pagar sus impuestos.

Los militantes se presentaron ante los alucinados y aterrorizados vecinos con un nombre: “Al Sunna u-Yama’ah”, que puede traducirse como ‘la Comunidad de la Sunna’, o de la tradición islámica suní. Ante otros auditorios se habían identificado de otra manera, bajo el epíteto “Sunna Swahili”. También como “Al Shabaab” (“Los jóvenes”), aunque el grupo carece de vínculos con la organización homónima de Somalia. Pero con quien guarda verdaderas similitudes es con otra milicia extremista africana: expertos y periodistas locales han empezado a denominarlo “el Boko Haram de Mozambique”.

Lo ocurrido el pasado 5 de octubre puede considerarse el rito de paso a la madurez de lo que hasta entonces había sido apenas un grupo incipiente e insignificante en la miríada de grupos yihadistas africanos. Desde entonces, las acciones de este grupo y la lucha contrainsurgente de las fuerzas de seguridad mozambiqueñas han dejado casi un centenar de muertos y un millar de desplazados, y amenazan con convertir el nordeste del país, en la frontera con Tanzania, en un nuevo e intenso foco de conflicto. A finales de mayo, en una de sus peores atrocidades, decapitaron a una decena de personas, incluyendo a varios niños, en la aldea de Monjane, en el distrito de Palma.

La respuesta del estado ha sido contundente. “Cientos de hombres y mujeres han sido arrestados. Algunas mezquitas han sido cerradas y otras han sido destruidas. En algunas áreas, se ha disuadido a los musulmanes de llevar birretes religiosos. Eso ha llevado a algunos líderes islámicos a advertir de que el Gobierno de Mozambique no debe alienar a todos los musulmanes a causa de las actividades de un grupo marginal”, explica Eric Morier-Genoud, profesor de historia africana en la Universidad de la Reina de Belfast.

Los militantes de 'Sunna Swahili' en un vídeo publicado en enero, en el que apelan a los mozambiqueños a unirse a la yihad
Los militantes de ‘Sunna Swahili’ en un vídeo publicado en enero, en el que apelan a los mozambiqueños a unirse a la yihad

De activistas religiosos a insurgentes

Ciertamente, el factor religioso juega un papel fundamental. No obstante, la aparición de una insurgencia islámica no deja de ser extraña en un país donde la población musulmana no supera el 18% del total, y donde incluso en Cabo Delgado, donde se concentran la mayoría de los creyentes, suponen solo el 58%. El islam que se practica en Mozambiqué, además, es de inspiración sufí, alejado del radicalismo de inspiración wahabí que exhiben los grupos yihadistas. Pero los miembros de Sunna Swahili “tienen una gran ignorancia en lo que concierne al Corán y la tradición profética”, afirma el imán local Saide Habibe en una entrevista con la agencia EFE.

La Comunidad de la Sunna surgió como un movimiento religioso a principios de la década, aparentemente influido por el clérigo extremista keniano Aboud Rogo, cuyas prédicas incendiarias eran ampliamente difundidas en el este de África a través de internet. Cuando Rogo fue asesinado por desconocidos en 2012, algunos de sus seguidores se dirigieron al sur, a Tanzania, y algunos de ellos se afincaron en Cabo Delgado, donde no tardaron en radicalizar a grupos de jóvenes poco alfabetizados, a quienes abordaban con la excusa de enseñarles “el verdadero islam”.

Pronto, estos jóvenes empezaron a irrumpir en las mezquitas de la zona armados con cuchillos y machetes, acusando a los fieles de practicar un islam “desviado” y amenazándoles si no seguían su propia versión extremista de la religión. Además, empezaron a exigir la implementación de la sharía (ley islámica). A medida que sus acciones iban siendo cada vez más violentas, empezaron a prepararse para la lucha armada en campamentos secretos en Macomia, Mocímba da Praia y Montepuez, donde fueron entrenados por ex miembros de las fuerzas de seguridad descontentos con el Gobierno. Posteriormente, algunos de ellos recibieron formación a manos de militantes de otros grupos yihadistas, como el Al Shabaab somalí, algunos de cuyos miembros ejercieron como instructores a cambio de una remuneración económica. “Algunos de los combatientes fueron entrenados en el Congo, Tanzania, Kenia y Somalia”, asegura un estudio realizado por Habibe y Joao Pereira, profesor de ciencias políticas en la Universidad Eduardo Mondlan.

GRÁFICOS: DANIELE GRASSO

En enero, media docena de los miembros del grupo aparecieron en un vídeo propagandístico en el que, en portugués y en árabe, hacían un llamamiento a los ciudadanos mozambiqueños a unirse a su causa y a rechazar al estado. “Se estima que el movimiento tiene entre 350 y 1.500 miembros organizados en decenas de pequeñas células a lo largo de la costa del norte de Mozambique”, indica Morier-Genoud en un artículo sobre este grupo.

Un estudio del Centro África de Estudios Estratégicos, a partir de conversaciones con líderes religiosos locales, señala a dos de sus cabecillas: un ciudadano de Gambia identificado como Musa, y un mozambiqueño llamado Nuro Adremane, aparentemente uno de los miembros que recibió entrenamiento en Somalia. No obstante, el grupo parece tener una estructura muy flexible, lo que les ha permitido sobrevivir a la detención de cientos de sus integrantes y simpatizantes, y a las numerosas bajas recibidas en los choques con las fuerzas de seguridad.

Soldados del Ejército de Mozambique durante una patrulla en 2013. (EFE)
Soldados del Ejército de Mozambique durante una patrulla en 2013. (EFE)

¿Meras máquinas de saquear?

Pero además de la religión, otros elementos parecen estar alimentando la insurgencia. Cabo Delgado tiene la mayor tasa de analfabetismo de Mozambique, de casi un 65%, y en localidades como Palma llega casi al 90%. El desempleo y las privaciones económicas están muy extendidos, y es frecuente que los jóvenes no tengan dinero para pagar una dote, por lo que permanecen solteros hasta edades muy avanzadas para los estándares africanos, una frustración que les convierte en un objetivo ideal para el reclutamiento.

En ese sentido, algunos expertos consideran que incluso si este grupo tuvo un componente predominantemente ideológico en un principio, ahora se ha convertido en una mera máquina de pillaje de motivaciones fundamentalmente económicas. “Lo primero es crear una situación de inestabilidad en la región para permitir el comercio ilícito de madera, marfil y rubíes, en el cual los líderes del grupo están involucrados”, dice Pereira. “Después, a partir de esos negocios ilícitos, alimentar otras redes con las que están relacionados, como las milicias de la República Democrática del Congo (RDC), Tanzania o Kenia”, explica. Según sus investigaciones, el grupo recauda 3 millones de dólares a la semana sólo con el tráfico ilegal de madera. Además, el vacío de autoridad ha hecho que los puertos de Cabo Delgado se estén convirtiendo en algunos de los principales puntos de entrada de la heroína procedente de Sudamérica en el continente africano, según advierte la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado Transnacional.

D. IRIARTE

En cambio, otros analistas, como Morier-Genoud, son escépticos: “Estas afirmaciones no están respaldadas por evidencias firmes, y es difícil imaginar que un grupo guerrillero que recaudase tres millones de dólares por semana estuviese luchando aún solo con machetes y unas pocas armas de fuego“, indica. Existe, además, un factor étnico que convierte a este grupo en un fenómeno autóctono: la base de la insurgencia la forman miembros de la minoría mwani, que se consideran marginados por las mayorías makua y makonde.

En cualquier caso, el surgimiento del grupo ha venido a poner en riesgo la incipiente prosperidad en la provincia, donde recientemente se descubrieron importantes reservas de hidrocarburos. Grandes firmas energéticas como ExxonMobil, ENI o Anadarko planean una inversión total de más de 30.000 millones de dólares, y las dos últimas empresas trabajan ya en sendas hojas de ruta para establecer dos plantas de gas natural licuado (LNG). Anadarko tiene previsto enviar a dos mil trabajadores extranjeros a Cabo Delgado para iniciar las obras, para lo que ya ha obtenido el permiso del Gobierno, una iniciativa que ahora peligra por la violencia.

El pasado 8 de junio, los empleados de esta compañía se negaron a acudir al trabajo por temor a un ataque, y Anadarko ha ordenado a sus empleados extranjeros que no se aventuren fuera del recinto de la empresa. Si la situación empeora, pondría en riesgo un proyecto que promete dar trabajo a unos 5.000 locales durante la fase de construcción, y a otros mil durante el mantenimiento. Precisamente el tipo de inyección económica que el lugar tanto necesita, y cuya inexistencia está empujando a tantos jóvenes desempleados a los brazos de esta extraña yihad.

ELCONFIDENCIAL.COM

Isabel II condecora a título póstumo a Ignacio Echevarría, el ‘héroe del monopatín’

Foto: Ignacio Echevarría
Ignacio Echevarría

La Reina Isabel II ha condecorado a título póstumo al español Ignacio Echeverría, conocido como el ‘héroe del monopatín’, por la valentía demostrada por haberse enfrentado con su tabla a los terroristas que atentaron en el Puente de Londres el 3 de junio de 2017. Según ha informado el Gobierno británico en un comunicado, Isabel II ha aprobado la concesión al ciudadano español de la Medalla de Jorge, destinada a actos de gran valentía.

“El 3 de junio de 2017, Ignacio Echeverría estaba en el mercado de Borough con sus amigos cuando presenció el ataque terrorista. Al darse de lo que estaba ocurriendo, corrió hacia los terroristas, usando su monopatín para golpearles para impedir que cometieran más ataques”, ha recordado el Gobierno británico. “Los terroristas desviaron su atención hacia él y le hirieron mortalmente. Fue, sin ninguna duda, su intervención lo que permitió que las víctimas escaparan, impidiendo que hubiera más pérdidas de vidas”, prosigue el comunicado.

EC

El Gobierno británico ha subrayado que Echeverría demostró “una gran valentía” cuando se enfrentó a “varios terroristas armados”. “Usando su monopatín como arma, era consciente de que no tenía equiparación con las armas usadas por los ataques. A pesar de todo, corrió hacia ellos con la intención de pararles para impedir que siguieran atentando contra personas inocentes que estaban en las inmediaciones”, ha señalado.

Para el Gobierno británico, “está fuera de toda duda” que Echevarría “demostró una gran valentía” al elegir enfrentarse a los terroristas. “Estaba desarmado y no tenía entrenamiento. El peligro era aparente pero él decidió deliberadamente intentar parar el atentado, poniendose a sí mismo en peligro”, ha concluido.

Ignacio Echeverría, madrileño de 39 años residente en Londres, estuvo dado por desaparecido durante cuatro días tras el atentado. Echeverría regresaba de patinar con amigos cuando vio cómo un terrorista apuñalaba a una mujer yun policía acudía en su ayuda y decidió ayudar al agente armado únicamente con su monopatín, según relataron después su familia y amigos. El Gobierno español le concedió a título póstumo la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil, la más alta condecoración del Estado para este tipo de supuestos, y ha recibido también homenajes de las asociaciones de víctimas del terrorismo y de varios ayuntamientos.

Nicaragua, de nuevo bajo la sombra del hermano contra hermano

Foto: Paramilitares que apoyan a Daniel Ortega se sientan en una barricada de Monimbo, en Masaya. (Reuters)
Paramilitares que apoyan a Daniel Ortega se sientan en una barricada de Monimbo, en Masaya. (Reuters)

Managua era hasta hace poco una ciudad llena de vida. Las ‘fritangas’, comedores populares callejeros, encendían sus luces al caer el sol preparándose para el momento de máxima actividad, una noche que en Nicaragua es para muchos un respiro más que laboral, por las altas temperaturas del día. Esa Managua ya no existe. Tres meses de protestas antigubernamentales contra el presidente Daniel Ortega han dejado más de 350 muertos en el país, miles de heridos, y una población que ya no sale de noche por temor a perder la vida.

Los negocios que antes cerraban a las siete de la tarde ahora echan el cerrojo a las 4:45, para que todos los empleados lleguen a casa antes de que caiga el sol, lo que en Nicaragua ocurre después de las seis. Un toque de queda autoimpuesto. Pocos se imaginaban el país así a principios del pasado abril. Las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega iniciaron a principios de ese mes contra la actuación de las autoridades en el incendio de la Reserva Indio Maíz, al sur del país.

HÉCTOR ESTEPA. BOGOTÁ

Explosionaron definitivamente unos días después, cuando la Juventud Sandinista reprimió duramente a quienes se manifestaban contra una reforma de la Seguridad Social decretada por Ortega. El 23 de abril las protestas ya se habían cobrado 30 muertos. El presidente y ex guerrillero retiró la reforma, pero ya no era suficiente para los opositores, que desde entonces piden su renuncia.

Ortega lleva once años en su segunda aventura el poder, tras gobernar en los 80. Tuvo que lidiar con protestas contra el fraude electoral denunciado por la oposición en las municipales de 2008, contra su polémica reelección en 2011 y contra el proyecto canalero en los últimos años, pero el nicaragüense no se había manifestado masivamente. Estaba en una especie de letargo, creen los analistas.

Vista de una calle con barricadas el pasado lunes en la ciudad de Masaya. (EFE)
Vista de una calle con barricadas el pasado lunes en la ciudad de Masaya. (EFE)

Por eso la respuesta social en abril sorprendió a todo el país. “A un gran porcentaje de la población no le interesaba lo que estaba pasando en la esfera política. De todos modos votabas por un candidato, había fraude, este candidato dejaba pasar el fraude, negociaba con Ortega algunas cuotas de poder, y quedaba ahí. Entonces la gente pensaba que no iba a pelear por un partido al que no le importa que le roben una elección”, comenta a El Confidencial Carlos Pérez Zeledón, analista político.

“Eso es lo que mantuvo a Ortega. Junto al corporativismo, ya que tenía todas las estructuras sindicales, económicas y gremiales bajo control, la patronal incluida. Una Iglesia Católica acomodada. Y la Evangélica también. Y un 70% de la población que no necesita del Estado para vivir, porque vive en la informalidad. La informalidad de nosotros permite que alguien que tiene control sobre la parte formal, controle todo”, añade el experto.

D. IRIARTE

Managua es estos días el escenario de grandes manifestaciones de uno u otro bando. Pasan por las mismas calles. Incluso a veces cantan las mismas canciones: parte importante de la oposición se declara sandinista, pero no orteguista. Cuando la marcha es antigubernamental, las avenidas estallan en azul y blanco, los colores de la bandera nacional.

“Ortega es malo. Tengo 71 años y estuve en la otra revolución. Y me arrepiento. No era así que iba a tratar a mi patria. Antes de morir quiero que sea libre. Que no sigan matando a los muchachos”, decía en una de las marchas Rafaela Alemán, bandera nacional en mano. Su vida, admitía, ha cambiado mucho en los últimos tres meses. “Pero aguantamos, porque somos guerreros”. Luchó contra el dictador Anastasio Somoza en los 70 y ahora ha desempolvado su bandera para volver a las calles.

Quienes se manifiestan contra Ortega critican la fuerte represión gubernamental. La Policía, junto a los grupos de civiles armados, está cerca de concluir la “operación limpieza”, de barricadas y bloqueos viales, que durante varias jornadas, en mayo y principios de junio, paralizaron casi completamente al país.

En Nicaragua ya es normal ver a paramilitares encapuchados patrullar algunas zonas, como la ciudad de Masaya, acompañados por la policía. El operativo ha dejado decenas de muertos. 38, tan sólo el 8 de julio. En el último ataque esta semana, en Masaya, murieron tres civiles y un policía.

“Lo que queremos es un país donde haya justicia. Lo que sucede aquí es simple. El presidente que tenemos es asesino. Este es su tercer periodo como presidente, y como no quiere soltar el poder, nos manda a asesinar. Queremos que se vaya y tengamos democracia verdadera”, critica Mauricio López, un activista, en otra marcha opositora.

La oposición también critica que el presidente controla de forma autoritaria todos los poderes del Estado, incluidos el electoral y el judicial. “Ortega protege absoluta y totalmente a su gente y les garantiza impunidad total. Eso es uno de los elementos que ayuda a que ellos se mantengan cohesionados.”, señala Luis Carrión, comandante revolucionario y crítico del líder nicaragüense desde hace más de dos décadas.

Personas con la cara tapada que apoyan a Ortega vigilan las calles de Masaya. (EFE)
Personas con la cara tapada que apoyan a Ortega vigilan las calles de Masaya. (EFE)

Los colores cambian cuando la manifestación es oficialista. La bandera rojinegra del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) domina entonces las calles de Managua. Se escucha canción revolucionaria. Los vendedores ambulantes cambian las camisetas con la bandera nacional por otras con la imagen del ‘Ché’ Guevara, Fidel Castro y Ortega. Se escucha canción revolucionaria, pero también puramente ‘orteguista’.

Y el discurso, por supuesto, es totalmente distinto. “Desde que los golpistas comenzaron a interrumpir Nicaragua, el país ha dejado de avanzar. Teníamos avances en turismo, la economía crecía al 5%… Aquí todos queremos que vuelva la paz”, decía José Saavedra, un seguidor de Ortega, en una de las marchas oficialistas.

La posición de los seguidores de Ortega es clara: la economía iba viento en popa, el Gobierno se había alejado de las tesis financieras dogmáticas del socialismo, y el país era el más seguro de Centroamérica, una de las regiones más peligrosas del mundo. Por eso dicen no entender las grandes protestas.

Á. MARTÍNEZ

El Gobierno de Nicaragua ha denunciado estar siendo víctima de un Golpe de Estado ejecutado por “terroristas” y pagado por otros países. Apunta que hay muertos en ambos bandos y ha conminado a la comunidad internacional a que investigue las violaciones de Derechos Humanos hacia sus seguidores.

“Aquí lo que se exige es Derechos Humanos para todos, y no solamente para un sector”, reclama Adolfo Pastrán, un periodista que participa en el diálogo nacional –suspendido hace semanas- en la mesa oficialista. “Vivimos en una situación muy compleja. Esto no es un caso fácil. Venimos de heridas de guerras pasadas. Tenemos una historia de revoluciones y de enfrentamientos armados que nos tiene ahora en esta situación”, añade. Coincide con la oposición en que Nicaragua está dividido. Algunos abogan por cerrar las heridas. Otros creen que es imposible hacerlo si Ortega sigue en el poder.

“Ya no ruge la voz del cañón / Ni se tiñe con sangre de hermanos / Tu glorioso pendón bicolor” reza el himno del país. La historia de violencia fraterna vuelve a repetirse en el país centroamericano.

El transportador blindado BTR-82A en 60 segundos: un heredero digno de la URSS

alt

El vehículo de combate blindado BTR-82A es una versión profundamente modernizada del mítico BTR-80. El nuevo vehículo cuenta con muchas mejoras, pero la más importante consiste en su armamento.

Ahora el transportador de infantería tiene un cañón de 30 milímetros que va unido a una ametralladora de 7,62 milímetros. El cañón puede realizar más de 330 tiros por minuto a una distancia de hasta cuatro kilómetros.

Las dos armas están montadas sobre una torreta controlada electrónicamente con un visor nocturno que permite llevar fuego incluso de noche. Gracias al sistema de estabilización instalado en la torreta se puede disparar mientras el vehículo está en marcha.

El transportador modernizado también tiene un motor más potente que propulsa esta máquina de 16 toneladas a una velocidad de 80 kilómetros por hora sobre la carretera y 10 kilómetros por hora sobre el agua.

Igual que su antecesor, el BTR-82A tiene una fórmula motriz de ocho ruedas que le proporciona la capacidad de superar fosas de dos metros de ancho y superar los muros que miden hasta 50 centímetros.

BTR-82A tiene una tripulación de tres personas y es capaz de transportar hasta siete soldados equipados. Todos los asientos están dotados de un sistema de amortiguación de golpes.

Actualmente las Fuerzas Armadas de Rusia tienen en servicio más de 1000 BTR-82A. Aparte de Rusia, estos novedosos transportadores blindados se usan por los Ejércitos de Kazajstán, Azerbaiyán y Siria.

Militares sirios se apoderan de un inusual monstruo blindado con dos torres

alt

Durante la liberación del paso fronterizo de Nasib, los militares sirios se adueñaron de una inusual versión del vehículo de combate de infantería anfibio MT-LB.

Antes de llegar a manos de las tropas gubernamentales, este medio de transporte pertenecía al Ejército Libre Sirio, que goza de apoyo de Estados Unidos. La foto de este vehículo ha sido publicada en Twitter.

Este MT-LB difiere de otras unidades de su clase. La diferencia esencial radica en el compartimento de combate, que se inspiró en el blindado de personal anfibio OT-64S, desarrollado en Checoslovaquia en la década de los 60 del siglo XX. La torreta original del MT-LB con todas las armas que suelen instalarse en este modelo permaneció, no obstante, intacta.

Esta versión inusual del MT-LB, apodada como mutante con dos torres, fue avistada por primera vez en Siria en los combates que se produjeron hace un mes.

“En aquel momento los blindados fueron equipados con dos blindajes espaciados. Sin embargo, según la foto, esta protección adicional fue desmontada del vehículo actual”, informa el medio RossiyskayaGazeta.

Aparte de eso, los militares sirios encontraron en el paso fronterizo de Nasib los OT-64S abandonados. A uno de ellos le faltaban piezas que estaban instaladas en el MT-LB. Los especialistas militares creen que ambos modelos fueron transportados a Siria desde Bulgaria a través de Jordania

El Ejército sirio ha arrebatado en los últimos tiempos valiosa maquinaria a los terroristas en Siria. Destacan los sistemas de misiles Tow, las armas antitanques Apilas de 112 milímetros y una gran cantidad de vehículos de combate de infantería BMP-1, además de sistemas antiaéreos ZSU-23-4 Shilka y tanques T-55, T-62 y T-72.

ELESPIADIGITAL.COM